Conoce todo sobre el Cristianismo y Judaísmo aquí

Existen un sinfín de religiones con diferentes bases, distintas creencias y una gran variedad de costumbres, algunas religiones nacen de otras; con el paso de los años una misma religión se divide y se forman dos, este es el caso del cristianismo y el judaísmo, en este artículo aprenderás sobre las diferencias y similitudes de estas dos religiones monoteístas, sus características, creencias y más.

¿Qué es el judaísmo?

Cuando decimos judaísmo hacemos referencia a una religión que incluye aspectos tanto culturales como tradicionales de los pueblos judíos; existen tres religiones denominadas abrahámicas, las cuales nacieron en el Medio Oriente, estas religiones se consideran las religiones del Libro y son islam, el cristianismo y el judaísmo, de las cuales esta última es considerada la más antigua entre todas.

A pesar de esto y de que tanto el islam como el cristianismo provienen del judaísmo según la historia, dicha religión posee el menor porcentaje de fieles entre las tres antes mencionadas, sin embargo no se puede considerar un único sistema, aquel relacionado con el argumento indiscutible e incuestionable del judaísmo según sus principios.

En cuanto a la base y guía de sus creencias y prácticas, se encuentra bajo las lecciones reflejadas en la Torá, esta es la escritura sagrada del judaísmo la cual se basa o compone de cinco libros fusionados en uno, este al mismo tiempo se considera uno de los tres componentes del Antiguo Testamento.

Cuando se trata de la práctica fiel y legítima de dicha religión, es conocido que la tradición oral, la cual es aquella se viaja de generación en generación, es sumamente importante pues se tiene la firme creencia que estos principios nacieron desde la existencia de Moisés, al cual se le otorgó de la mano de la Torá, logrando mantenerse y conservarse desde los años en los que vivían Moisés y los profetas cristianos.

Dicha tradición se basa en la forma del judaísmo de interpretar los textos bíblicos así como su forma de descifrarlo y comprenderlo, todo esto se plasmó de forma escrita como la Mishná, la cual sirvió como principio fundamental del Talmud así como de otros determinantes de las leyes judías, que a lo largo de los años y hasta la actualidad se han ido desarrollando; todo esto fue conformando poco a poco la Halajá, lo cual se entiende como el conjunto de leyes por las cuales se rigen los judíos.

La característica principal de la dogma o fe de los judíos se basa en creer única y absolutamente en la existencia de un Dios, que posee el conocimiento de todo lo que existe y es posible, el cual es capaz de hacerlo todo y de poder con todo, el cual otorga bondad y todos los aspectos necesarios a todos siendo providente.

Además según las creencias de esta religión, este Dios fue el creador de todo lo que se conoce, el universo y todo lo que lo compone. De tal forma, fue quien decidió que fuera al pueblo judío a quienes se les otorgara el revelamiento de las leyes formadas dentro de los Diez Mandamientos, así como el reflejo escrito de ellos en los diferentes textos pertenecientes a la Torá.

Subsecuente a esto, se extiende una determinada forma de vida para los judíos la cual se rige tradicionalmente por las leyes plasmadas en dichos textos, sin embargo la interpretación y punto de vista de todo esto, sufre algunas diferencias notables entre los diferentes grupos de judíos alrededor del mundo.

Otro punto diferencial importante entre el judaísmo y otras religiones con creencias monoteístas, es que esto no es solo visto por los judíos como una religión, pues de esta forma también se aprecia como una nación, una tradición y una cultura, esto se considera así porque a diferencia de las demás religiones las cuales se extienden a culturas y naciones distintas alrededor del mundo, el judaísmo se considera la cultura propia de un pueblo en especial.

Dentro del judaísmo no existe una exigencia u obligación para las personas que no sean de la religión judía a conectarse con el pueblo judío, así como tampoco a acoger y seguir las costumbre ni la religión como tal, aunque todo aquel que haya nacido bajo el judaísmo y lo haya abandonado para unirse al cristianismo, aún se le seguía considerando judío.

De igual forma a las personas judías se les ha delegado la función de otorgar, difundir y extender por el mundo el monoteísmo ético gracias a las bases de sus escrituras, a pesar de la relación que tiene el judaísmo como religión, con la cultura judía y el pueblo judío estos no son considerados bajo la misma definición exacta.

Esto se debe a que tanto su cara tradicional como la cultural se consideran variadas y diferentes, pues se crearon y desarrollaron de una forma diferente en cada una de las comunidades, así mismo cada una de estas introdujo dentro de su sociedad ciertas características a nivel cultural, que pertenecieron a los diferentes países a los que los judíos se anclaron una vez que se dispersaron.

¿Qué es el cristianismo?

Esta es una de las tres religiones abrahámicas existentes, la cual al igual que el judaísmo tiene creencias monoteístas, es decir creen en un solo Dios capaz de lograrlo todo.

Dicha religión se basa en cada una de las lecciones provenientes de Jesús de Nazaret, así como en sus milagros realizados y en su vida misma, temas que se encuentran perfectamente reflejados y desglosados en la parte que le hace continuidad a la Biblia, el Nuevo Testamento, los cuales se consideran dentro del cristianismo libros o escrituras sagradas.

Entre todas las religiones que existen alrededor del mundo en las diferentes culturas y entre todas las creencias, incluyendo las religiones politeístas, el cristianismo es considerado la religión con más número de seguidores y fieles, tomando en cuenta que existen casi 2500 millones de cristianos creyentes.

Entre las características de sus creencias cristianas se encuentra el considerado Mesías hijo de Dios, al que el Antiguo Testamento profetizó, dicha persona es Jesús Cristo quien padeció el sacrificio de la crucifixión y quien posteriormente descendió al infierno, resucitando entre los muertos y siendo aquel que otorga la vida eterna a todo el que crea, confié y tenga fe en él y así redimir cada uno de sus pecados.

Existen cuatro ramas del cristianismo que son consideradas las fundamentales, cada una con determinada cantidad de seguidores entre las que destaca el catolicismo con un 1300 millones de católicos, seguidamente tenemos el protestantismo con 920 millones de seguidores; la iglesia ortodoxa la cual cuenta con un poco más de 270 millones de fieles, y finalmente las iglesias ortodoxas pertenecientes al oriente, que son las que cuentan con una cantidad menor de seguidores de 86 millones de creyentes.

El cristianismo nacido del judaísmo

Esta religión cristiana nació a mitad del siglo I d.C desde las bases del judaísmo en Judea, que es una provincia romana, tanto los apóstoles como los padres apostólicos fueron los líderes principales de las primeras comunidades del cristianismo primitivo.

Este fue propagándose poco a poco por el mundo, a pesar de que se consideraba la religión menos extensa de todas y sufría la persecución de diferentes países y regiones como por ejemplo Egipto, Judea, Transcaucásica, Etiopía, Siria, Mesopotamia, Anatolia y Europa.

El Edicto Milán fue aquel que legalizó en el año 313 al cristianismo en el imperio romano principalmente, mientras que el Concilio de Nicea fue convocado más adelante en el año 325 gracias al emperador Constantino, quien se convirtió en cristiano durante esta época. En dicho Concilio fue manifestado el credo niceno, el cual es básicamente una declaración de las creencias dentro del cristianismo.

Unos años más tarde durante el año 380 específicamente, esta religión se transformó en la religión oficial para el imperio romano, considerada así por Teodosio I el Grande. Así mismo, entre tanto transcurrían los primeros siglos, se fue afianzando de forma progresiva y gradual todas las doctrinas fijadas en el cristianismo por los considerados Padres de la Iglesia, quienes a su vez se encargaron de inspeccionar y guiar el progreso del canon perteneciente al Nuevo Testamento.

Los concilios ecuménicos son aquellas asambleas realizadas por las iglesias donde se reúnen los obispos para discutir las doctrinas dentro del catolicismo, la iglesia perteneciente a los primeros siete de estos concilios es reconocida mayormente bajo el nombre de la Gran Iglesia, esto se debe a que tanto la iglesia católica como la ortodoxa y las orientales se encontraban bajo comunión total.

A lo largo de los años existieron muchas separaciones entre las iglesias cristianas por diferentes razones, por ejemplo las desigualdades de opinión en el aspecto cristológico que tuvo el Concilio de Calcedonia con las iglesias orientales en el año 451, y la discrepancia que se dio en base a la autoridad del papa en el año de 1054, la cual provocó la separación de la iglesia ortodoxa con la iglesia católica.

En cuanto al protestantismo, se puede considerar como un grupo de designios el cual se originó en el siglo XVI, en el tiempo en el que existió la Reforma protestante. Además de esto se apreciaban una gran cantidad de críticas alrededor de la destacable percepción de ciertas bifurcaciones, tanto teológicas como eclesiológicas que se originaron gracias a la iglesia católica.

Además de esto, se pudo apreciar un significativo y extenso aumento del cristianismo dentro de América posterior a su descubrimiento en el año de 1492, observándose más adelante una contrarreforma por medio del Concilio de Trento, influenciada por la iglesia católica a la reforma protestante que inició en el año de 1545 y finalizó en 1563.

De esta misma forma se destaca una característica destacable entre el cristianismo y el judaísmo, pues algunas de sus sagradas escrituras son compartidas entre ambas religiones.

Un claro ejemplo de esto es la base principal de las distintas biblias cristianas fundadas del Antiguo testamento, la cual se compone tanto del Tanaj como de la Biblia Griega, la cual es entre ambas la más antigua.

Esta es la razón por la que se considera tanto el cristianismo como el judaísmo y el islam las religiones abrahamicas, incluyendo el islam en la edad media. Existen estudios realizados durante el siglo XX, los cuales no comparten como incuestionable e irrefutable el hecho de que la muerte de Jesucristo sucediera en el año 33 d.C.

Esto se debe a que existen diferentes personas, las cuales investigaron las diferentes fechas y concluyeron que existe la posibilidad de que se dé una falta de coincidencia entre los años en los que se considera el comienzo del cálculo perteneciente a la era del cristianismo, y la fecha en la que se dio el nacimiento de Jesús Cristo que corresponde aproximadamente entre 4 a 8 años de diferencia.

Adicional a dichos estudios, tampoco existe una seguridad exacta así como tampoco hay una aprobación por parte de los autores de estos estudios, así como de las escrituras que especifique la veracidad de que la muerte de Jesús sucediera cuando él contaba con 33 años de edad, como lo especifican algunos textos dentro de la biblia.

Por otra parte, se destaca el hecho de que el cristianismo se consideró durante las primeras décadas como una ideología que partía de las tradiciones originarias del judaísmo ortodoxo. Así mismo, una vez que dicha religión se transformó en la religión oficial dentro del imperio romano, se puede apreciar la gran influencia que ha tenido a lo largo de los años y hasta la actualidad dentro de diferentes culturas alrededor del mundo, incluyendo principalmente la cultura occidental.

¿Por qué se separaron el Cristianismo y Judaísmo?

Estas dos religiones se complementaron por un tiempo, tomando en cuenta que el cristianismo surgió del judaísmo, sin embargo en un punto de la historia ambas se separaron, específicamente en el transcurso de los primeros siglos d.C.

El motivo se basa usualmente en un conjunto de situaciones entre las que figuran por ejemplo las discrepancias sobre los hechos del año 33, en el cual Jesús fue rechazado y crucificado; así mismo la diferencia de opinión sobre el concilio de Jerusalén, el cual se dio durante el año 50, posterior a eso en el año 70 se llevó a cabo una institución del impuesto judío y la destrucción del Segundo Templo.

En el año 90 otro evento que influyó fue la postulación llevada a cabo por el concilio de Jamnia, y finalmente una revuelta de Bar Kojba que se abrió paso entre los años 132 y 135, toda esta cadena de eventos fueron puntos de discusión y dando como resultado una separación entre ambas religiones.

Pero este hecho no fue abrupto, por el contrario la separación total del cristianismo con el judaísmo tardo siglos en afianzarse, pues la creencia más común se trata de la gentileza que caracterizaba la iglesia establecida durante la vida del apóstol Pablo, por este motivo existe una diferencia de opinión sobre la relación que tenía dicho apóstol con el judaísmo.

Sin embargo dentro de este tema existe una cantidad variada de opiniones, teorías y estudios que buscan desmentir la opinión dentro de las tradiciones cristianas y judías.

Pues si bien es cierto que se cree que el judaísmo nació antes del cristianismo, y que este último se dividió del judaísmo posterior a la destrucción que sufrió el Segundo Templo, existen ciertas investigaciones que poseen el argumento de que las sectas judías existentes en aquella época eran muchas, y en Tierra Santa competían unas con otras a medida que avanzaba el tiempo en el que el Segundo Templo existió.

Debido a esto, se decía que aquellos que adoptaron el judaísmo rabínico como religión así como las personas que se unieron al cristianismo proto-ortodoxo, solo se trataban de dos sectas judías más; gracias a esto nació la creencia de que existe una posibilidad de simultaneidad entre la creación y nacimiento, tanto del cristianismo como del judaísmo rabínico, y que debido a esto no se puede considerar como una separación entre ambos.

Existieron muchas formas de comprender dicho tema pues existía una estrecha interacción entre el cristianismo cuando recién comenzaba a formarse, y el judaísmo antiguo, por este motivo se observaba detenidamente la relación, y tan estrecha entre ambas religiones, consideradas “nuevas” de cierta forma, para aquella época.

En base a esto, durante aproximadamente los tres primeros siglos en los que ambas religiones coincidieron, tanto el judaísmo como el cristianismo de cualquier forma existente se complementaban, formando parte de la misma rama religiosa, las cuales buscaban identidades distintas pero que tenían las mismas bases.

Por este motivo y porque las delimitaciones entre una religión y otra no son realmente definidas, incluso en las escrituras y textos estudiados en la actualidad, era que en aquella época resultaba tan difícil comprender y definir claramente quienes eran seguidores de la religión judía y quienes eran fieles al cristianismo sin la autoridad de la iglesia ortodoxa y los rabino,s y a pesar de esto seguía siendo complicada la definición.

Por estas misma razones, se puede llegar a creer que ninguna de las dos religiones se separó de la otra, pues según los estudios podría interpretarse más como una especie de evolución ramificada de la evolución dentro del ámbito religioso por parte tanto del judaísmo, como del cristianismo.

Adicional a esto, se ha discutido el hecho de que durante el siglo I no muchos judíos se convirtieron a la fe cristiana, por lo que se puede decir que quizá no existieron más de 1.000 seguidores judíos dentro del cristianismo a lo largo de este siglo. Así mismo, existen personas que creen fielmente que pudo darse un cifra desmedida de la cantidad de seguidores cristianos existentes, así como de la importancia que se le daba a esta religión durante su época naciente.

Esto se basa en un estudio realizado por un sociólogo, el cual según sus cálculos y bajo la suposición de que en el año 40 existieran alrededor de 1.000 seguidores cristianos, el aumento de estos se basaba en un 40% por cada década que pasaba, contando hasta la llegada del año 300 al finalizar el siglo I d.C existirían 7.530 personas que se guiaban bajo la fe cristiana; sin embargo no todos los estudios concuerdan con dicha conclusión.

Mesianismo

Se conoce como mesianismo, a aquella inclinación ideológica que guarde relación con una única interpretación histórica que se trate sobre la llegada de un mesías, el cual trae consigo un cambio significativo sobre el crecimiento de una sociedad existente o naciente; a dicho mesías se le otorga el deber de establecer un ordenamiento nuevo que originara una utopía en el mundo.

Existe una variedad de mesianismos que se han desarrollado a lo largo de la historia, siendo el más popular aquel conocido como mesianismo judeocristiano, el judío, el cristiano, el islámico, el adventismo, entre otros.

Judío

Una característica distintiva dentro del judaísmo es el mesianismo múltiple, es decir la permisión de varios mesías entre los cuales destacan dos. El mesías ben Yosef y el mesías más conocido dentro del judaísmo, ben David; existen además ciertas teorías y argumentos que expresan que realmente no existió una abrupta separación del judaísmo y el cristianismo como se cree y se ha dicho durante siglos.

Así mismo, la idea que se da de un mesías que sufría y otro que cumplía con las promesas de Dios era propagada y creída fielmente dentro del judaísmo antiguo desde mucho antes de que surgiera la idea del mesías Jesús dentro del cristianismo, quien cumplía con ambos papeles antes mencionados, de cumplidor y de sufrimiento.

Algunas teorías también consideran que más que una separación de dos religiones diferentes o la creación del cristianismo, se podía interpretar como la creación paralela de dos judaísmos nuevos que poseían características distintas y compartían bases religiosas, tomando como ejemplo de esto la vida y nacimiento de los gemelos Esaú y Jacob.

La base o inicio del mesianismo judío se da desde los primeros dos siglos antes de Cristo, específicamente en el momento apocalíptico que se refleja en la literatura. Durante esta época surgió la promesa de un mesías o líder, el cual daría paso a la resucitación del Reino de Dios, lo cual corresponde a la misma época de la rebelión macabea, la cual fue iniciada en ataque hacia los seléucidas.

Posterior a esto, cuando el reino Asmoneo cayó se redirigió hacia la administración que tenía la provincia de Judea, la cual para el momento pertenecía a los romanos. En el censo de Quirino durante el año 6 d.C., dicho ataque inició el desarrollo de los zelotes, sin embargo esta rebelión no ocurrió de forma significativa y abierta sino hasta el año 66, cuando se dio la primera guerra entre los judíos y los romanos.

A pesar de que durante el año 6 d.C. se dieron varios problemas que afectaron la relación judío-romana, como por ejemplo los sucesos del censo Quirino y situaciones ocurridas en años posteriores; la primera ruptura contable entre los judíos y Roma se dio a raíz de la crisis que se dio entre los años 37 y 41 bajo Calígula.

Cristiano

Ahora bien, muchos estudiosos argumentan que la imagen del mesías Jesús Cristo tuvo un impacto importante dentro de los fieles seguidores del cristianismo, pues muchos de ellos eran incapaces de aceptar el hecho de su muerte, pues tenía una especie de trasfondo que figuraba en el fracaso lo cual resultaba inaceptable.

Dentro de las escrituras del Nuevo Testamento se reflejan los testimonios de aquellos seguidores de Jesucristo, quienes expresaron haber visto a Jesús posterior a su crucifixión, lo cual se podía comprender como una resurrección, lo cual significaba el punto focal de las creencias fariseas en la época mesiánica.

Así mismo, se da fe de que el mesías volvería nuevamente con la finalidad de definir un comienzo nuevo del Reino de Dios, para así lograr cumplir todas y cada una de las profecías existentes bajo el mesianismo como lo es por ejemplo la resurrección y el juicio final.

Existieron por otra parte, personas que optaban por aplicar dicha adaptación como una manera de que tanto la validez como la importancia de las lecciones de Cristo se mantuvieran vigentes a través de los años.

Por otra parte, existían entre los primeros creyentes del cristianismo una gran cantidad de personas, los cuales pensaban que Jesús había logrado reemplazar el templo como el término de un pacto nuevo, esto significa que dichos cristianos no tenían un interés por el templo y la destrucción de este no les afectaba.

Ahora bien, existe una cantidad de historiadores que argumentan que la mayoría de las lecciones que predicó Jesús se trataban de enseñanzas comprensibles por todos, y aceptadas dentro de las demarcaciones que se establecían dentro del judaísmo perteneciente al Segundo Templo.

Una de las características que conformó el cristianismo y a los cristianos en sí y los diferenció de los judíos, era la fe que tenían y tienen en Jesucristo como un mesías enviado por Dios, el cual rescato y otorgó la redención de los pecados.

Este hecho a diferencia de la aceptación que tiene dentro del cristianismo, no es para nada aceptado dentro del judaísmo. En la actualidad, así como no lo fue para los judíos rabinos ni las autoridades de dicha religión, por lo cual es la explicación principal que dan los judíos para justificar la separación de ambas religiones.

Aparte de estas opiniones existen otras dadas por los historiadores, que reflejan una complejidad mayor en cuanto al tema de la creencia hacia Jesús como mesias, por parte de los judíos existentes durante la época del segundo templo y del cristianismo en sus inicios primitivos.

Estas opiniones se tratan de que anterior a la muerte de Jesucristo, éste formó una idea certera dentro de la población creyente, que aseguraba la existencia del Reino de Dios así como de la resurrección, afirmando que esto podría ser alcanzado por todos.

Posterior a esto, cuando Jesús fue crucificado la mayoría de las personas aseguraban sin duda alguna que la resurrección del mesías era real, lo cual llevaría a la pronta reconstrucción del reino prometido. Así mismo, todas estas creencias eran las que compartían los judíos, pero una vez que fueron pasando los años y observaron que dicha reconstrucción no se dio de la forma ni dentro del tiempo esperado, las creencias sobre el mesías Jesús cesaron dentro de esta religión.

Por otra parte, el cristianismo aún continuaba dando su fe a dicha afirmación, creyendo que Cristo no representaba a dicho mesías que los judíos profesaban, si no que se trataba más bien de la encarnación viva de Dios, el cual se sacrificó por la humanidad y pago por todos los pecados de las personas dando paso a la creencia de una fe que otorgaría la vida eterna.

El rechazo de parte de los judíos

Es conocido que los discípulos de Jesús, considerados los primeros seguidores del cristianismo, eran todos en esencia judíos según su etnia, por lo que se puede decir que Jesús también era judío y que al pueblo al cual predicó también lo era, de aquí el hecho de que sus discípulos lo fueran. A pesar de esto, la gran comisión la cual fue difundida posterior al momento de la resurrección tiene un enfoque más amplio, incluyendo a las diferentes naciones en su totalidad.

Aquellos cristianos que a su vez eran judíos fieles y religiosos, tuvieron en cuenta el cristianismo como la confirmación de cada uno de las características pertenecientes al judaísmo contemporáneo, añadiendo a esto una convicción más que incluía la consideración de Jesús como el mesías.

Los fundamentos pertenecientes a los apóstoles de Jesús dentro de la iglesia, se encontraban en disputa con ciertas figuras de autoridad religiosa dentro del judaísmo, esto podría relacionarse con la posterior expulsión de las personas fieles al cristianismo de las sinagogas. Por parte del marcionismo, se manifestó un rechazo inminente de cualquier influencia que pudo tener el cristianismo por parte del judaísmo.

Sin embargo, el cristianismo proto-ortodoxo manifestó y reconoció la conservación de ciertas creencias nacidas dentro de las comunidades judías durante el primer siglo después de Cristo, de igual forma existieron otras prácticas que fueron rechazadas.

Así mismo, se declaró la creencia en la autoridad que imponían los textos judíos así como la consideración sagrada que se les tenia, poniendo en pie así ciertas traducciones de ellos como por ejemplo los Tárgum o la Septuaginta. además de esto, se añadieron más escrituras que fueron reveladas como lo fue claramente el canon perteneciente al Nuevo Testamento.

Por otra parte se destaca otra práctica que se continuó desde el judaísmo hasta el cristianismo, dicha práctica es el bautismo.

Diferencias entre judaísmo y cristianismo

Dentro de las religiones en general existen muchas diferencias y características que las identifican, ni el judaísmo ni el cristianismo son la excepción, a pesar de que se puede considerar que la última mencionada nació del judaísmo.

Algunas de estas diferencias son por ejemplo, “el día del señor” también considerado el día sagrado; para los judíos este es el día de reposo el cual se conoce como el sábado, por otra parte dentro del cristianismo este día el cual hace referencia al día de la resurrección es el domingo.

Así mismo la representación de la figura de autoridad es diferente en ambas religiones, dentro del judaísmo quien los representa es el denominado Rabino, mientras que para los cristianos es el Sacerdote. Además para los judíos no es permitido o no se creen en la idolatría, mientras que dentro del cristianismo es permitida la deidad de los humanos.

Por otra parte tenemos las creencias sobre la vida eterna, los judíos creen fielmente en que todas las personas son merecedoras de esto, mientras que los cristianos creen en la existencia de un paraíso donde los creyentes y seguidores lograran ir si siguen la guía de los mandamientos de Dios, y un infierno al cual los pecadores pertenecen.

El lugar y forma como se reúnen los creyentes de cada religión también es diferente, por ejemplo la denominada sinagoga es aquella estructura en la que se lleva a cabo las asambleas judías, mientras que el lugar donde se encuentran y reúnen los cristianos es la Iglesia. Además de esto, la creencia religiosa del judaísmo se basa en una gran familia que se une como nación, en cambio el cristianismo comprende una variedad de iglesias.

Finalmente se puede destacar una diferencia notable en el inicio de cada una, pues el judaísmo proviene de la familia del tipo patriarcal mientras que el cristianismo se compone desde sus inicios por distintas personas de varias naciones; así mismo los cristianos tienen tres divinas figuras que son el padre, el hijo y el espíritu santo; en cambio los judíos solo creen en Yahvé a quien consideran eterno e inigualable.

En las pascuas

Las pascuas tanto para los judíos como para los cristianos se trata de una celebración del tipo religioso, sin embargo sus conceptos y celebraciones así como los motivos son diferentes, por ejemplo, para los judíos esta festividad representa la celebración de la libertad que tuvieron los habitantes del pueblo judío quienes se encontraban esclavizados en Egipto, dicha celebración la llevan a cabo al llegar la primera luna llena que se presente durante la primavera.

Para los cristianos en cambio esta celebración simboliza la conmemoración de la resurrección de Jesús después de su crucifixión, y tiene lugar el domingo posterior al plenilunio luego del 20 de marzo de cada año. Las diferencias entre las celebraciones de ambas religiones también son destacables, al igual que los cambios de fechas en las que se presenta tanto la semana santa cristiana como las pascuas en sí.

El motivo de estos cambios en las fechas en las que se celebra todos los años, se debe a las diferencias que existen dentro del calendario judío en comparación con el calendario cristiano o el calendario que la mayoría de las personas conocemos, esto se debe a que nuestro calendario es solar mientras que el calendario judío se basa en la luna, es decir que es lunar y por eso es complicado encontrar la forma de cambiarlo de un calendario a otro.

Existe un cambio que se da cada cuatro años en el calendario judío, en el cual el sanedrín bajo su criterio intercala un mes, dicho acto provocó discrepancias sobre cuáles serían las fechas en las que se celebraría la pascua cristiana. Aun así, continuaba éste calendario siendo guía para los primeros años de celebración, por ejemplo el viernes santo era celebrado el 15 de Nisán, el cual es el primer mes perteneciente a dicho calendario, sin importar el día que fuese.

En esta misma fecha es en la cual los judíos consumen el cordero pascual, esto se debe a que la última cena se llevó a cabo en el tiempo de la pascua judía en la fecha del 14 de Nisán, y la muerte de Jesús ocurrió el día siguiente, es decir el 15 de Nisán resucitando, el 17 que fue día domingo durante aquel año; así mismo la pascua de resurrección era celebrada por los cristianos el 17 de Nisán, aunque no coincidiera la fecha con el día Domingo.

Por otra parte se consideró por parte del imperio romano el hecho de que según la historia, la resurrección de Jesús se dio un día Domingo, por lo cual dicha fiesta debía ser celebrada en domingo cada año. De esta manera la guía del calendario cambio y se comenzó a tomar en cuenta el primer domingo que viniera posterior a la primera luna llena, luego de pasar el equinoccio de la primavera.

Sin embargo, no todos los cristianos seguían esta decisión de celebrar las pascuas en domingo y continuaban guiándose por el calendario judío, no fue sino hasta el siglo III que se consideró gracias al calendario romano, que la muerte de Jesús sucedió un 25 de marzo y su resurrección el día 27 del mismo mes.

Gracias a esto existieron ciertos obispos que decidieron celebrar los días santos con estas mismas fechas cada año, hasta el año 325 en el que esto cambió nuevamente, continuando con la celebración por días y no por fechas. En la actualidad existe una variedad de las fechas de pascua las cuales pueden darse entre el 22 de marzo y el 25 de abril.

Pascuas cristianas

La pascua para los cristianos es el fin de la semana santa, en este día la resurrección de Cristo es celebrada, además existen unos días previos a toda esta semana la cual se basa en una preparación llamada cuaresma, que se comprende entre los cuarenta días en los que se realiza penitencia antes de iniciar dicha semana.

Ahora bien, ¿qué significan cada uno de los días de la Semana Santa?, esta semana inicia con el Domingo de Ramos, en el cual simboliza la venida de Jesús a Jerusalén; en el Lunes santo y el Martes santo se conmemora el anuncio por parte de Jesucristo sobre la traición inevitable de Judas.

Posteriormente en el Miércoles santo, es recordada la predicción sobre el acto traicionero de Judas, en Jueves santo se conmemora la realización de la Última Cena; el Viernes santo es el día en el que cristo fue crucificado; durante el Sábado santo se lleva a cabo una vigilia para finalizar el Domingo de pascuas, donde finalmente se celebra la resurrección de Jesucristo.

Esta fiesta es la más importante en el año cristiano, por este motivo aunque se conozca popularmente como una celebración que dura solo una semana es celebrada realmente por 50 días, dividiéndose en el inicio de la octava de pascua, posterior a ello se da la cuaresma antes mencionada, prosigue el tiempo de la semana santa y finaliza en Domingo de pascua.

Pascuas judías

Tal como en el cristianismo, dentro del judaísmo y del calendario hebreo esta celebración es la más importante, la cual a su vez es una pieza importante dentro de las tres peregrinaciones bíblicas a Jerusalén, acompañada de la fiesta de las Cabañas y la celebración Pentecostés.

Esta celebración de las pascuas judías se basa en la conmemoración de la libertad de dicha religión como comunidad, dentro de la esclavitud a la que se les sometió cuando se encontraban en Egipto.

La historia de dicha celebración inicia en el momento en el que los hijos de Israel, quienes iban guiados bajo el liderazgo de Moisés, lograron huir de la esclavitud tomando como refugio el desierto; en este lugar lograron sobrevivir por cuarenta años donde posteriormente lograron alcanzar la tierra prometida, Canaán.

Ahora bien, entre las costumbres bajo las que funciona la pascua judía se encuentra destacadas por ejemplo la alimentación, en el tiempo que dure la fiesta, que es básicamente una semana, está prohibido el consumo de alimentos que se encuentren bajo fermentación

Esto debido a el recuerdo que se relaciona con el deseo de abandonar de manera veloz el Egipto, razón por la cual no se logró la preparación de pan que contenga levadura, para lograr sustituir este pan durante dichos días se consume La Matzá.

Otra costumbre que suelen seguir los judíos como herramienta de preparación es la limpieza a fondo que realizan todas la familias en sus hogares, de manera consciente y voluntaria. Además algunas personas tienen vajillas especiales, las cuales utilizan solo en esta época del año pues la cena de pascua judía es sumamente especial, es conocida como Séder y posee alimentos específicos, los cuales suelen ser especialmente simbólicos.

Además durante esta cena se realiza una lectura de la Hagadá, la cual es una escritura que relata cómo fue la salida de los judíos de Egipto.

(Visited 219 times, 1 visits today)

Deja un comentario