Jesucristo: joven, su vida, última cena, redentor y mucho más

Jesucristo sigue siendo la figura religiosa más importante, después de más de dos mil años de su paso por el mundo. Ha sido tal su relevancia que se creó una nueva cronología de la historia, la cual se divide en antes y después de su nacimiento. Para muchos es un ser auténtico, que realmente vino y compartió con la humanidad; otros, en cambio, niegan su existencia. En este post revisaremos la vida de Jesús, de manera tal de obtener evidencias de su obra en la tierra.

Jesucristo

¿Quién es Jesucristo?

Jesucristo es una figura muy controversial, en virtud de las diversas opiniones que suscita en las personas, y de los misterios que rodean su existencia en muchos aspectos. Para sus seguidores es el Salvador del mundo, enviado por el Dios Padre para redimir los pecados de la humanidad. Lo catalogan de ser su Redentor, pues gracias a él se formó un ser nuevo y libre de toda culpa.

Otras personas lo consideran un charlatán o lunático, quien con su don de la palabra convenció a mucha gente, los adoctrinó y los indujo a dejar sus hogares para ir tras él por el mundo y llevar el mensaje de Dios. Asimismo están las personas que lo ven como un ser especial por sus virtudes misericordiosas, sus cualidades innatas como ser caritativo y su don de gente, pero no lo ven como el Salvador de la tierra, ni como Dios, tampoco como el enviado de Dios, sino como una persona con dotes extraordinarios.

No obstante, la historia lo ha reconocido como el Hijo de Dios, hecho hombre, de acuerdo con lo extraído de las Santas Escrituras. Sus seguidores lo admiran no solo por las enseñanzas que impartió, sino por los milagros que aseguran que realizó a muchas personas.

Es, sin lugar a dudas, una de las personalidades más importantes del cristianismo y, en general, de la historia, pues por él se sucedieron muchos cambios en la humanidad, en las creencias, en la justicia, en el concepto del tiempo.

Jesucristo
Jesús, figura religiosa

Datos controversiales sobre Jesucristo

Investigaciones que se han hecho para corroborar o verificar detalles de la vida de Cristo, han revelado datos interesantes y distintos a los normalmente divulgados. Así tenemos que:

  • Su árbol genealógico se conecta con la dinastía de David, quien era uno de los hombres más ricos y portentosos de la historia que nos narra la Biblia, lo que ha llevado a señalar que Jesús no provenía de una familia pobre
  • Su nacimiento en un establo o pesebre no se debió a que era pobre, sino que debido a un censo en el que debían comparecer José y María embarazada para los contabilizaran, coincidió con el momento del parto y en virtud de la cantidad de gente que vino al censo, no consiguieron posada, por lo que dio a luz en el pesebre.
  • Los Reyes Magos no conocieron a Jesús el día de su nacimiento, sino dos años después, que fue el tiempo que le tomó a su caravana de camellos seguir la Estrella de Oriente, que les indicó que el Mesías había nacido. Lo conocieron en su casa y por eso los regalos que el entregaron: mirra, incienso y oro, así como especias y piedras valiosas.
  • Se ha evidenciado que él no fue carpintero, sino artesano, lo cual aprendió de su padre putativo José, que tenía ese oficio.
  • Fue criado dentro de las tradiciones del judaísmo, al igual que sus creencias y costumbres.
Jesucristo
Creencias judías
  • María y José no se conocieron hasta que nació Jesús, según las investigaciones hechas, pues no se quería que la sangre pura de Jesús se contaminara con la humana.
  • Cada vez que requería orar, despedía del lugar de oración a toda persona carente de fe.
  • Ajustaba sus enseñanzas según la capacidad de entendimiento de sus oyentes, de manera tal de poder hacer llegar el mensaje.
  • Acerca del sufrimiento que debía sufrir para poder redimir los pecados de la humanidad, el Espíritu Santo se separó de Jesucristo, de manera que pudiera padecer tal cual lo sentía un ser humano.

¿Dónde nació?

Sobre el lugar de nacimiento de Jesús, en un momento de la historia se plantearon ciertas disyuntivas, puesto que incluso los mismos discípulos citan lugares distintos.

Así, por ejemplo, tenemos a Mateo, quien en su evangelio señala que: “Cuando nació Jesús en Belén de Judea, en tiempos del rey Herodes…”. Y también nos encontramos esto en los escritos de Lucas: “Cuando ellos (José y María) estaban allí (en Belén), ella dio a luz a su hijo primogénito”. No obstante, por otra parte, Marcos y Juan, dan indicios de que Jesucristo nació en Nazaret.

Los historiadores más concienzudos sobre esta materia han señalado que es más creíble la versión de que su nacimiento fue en la aldea de Nazaret, en la provincia de Galilea, en virtud de que en muchas ocasiones se hace referencia a él como Jesús de Nazaret, que era la costumbre de nombrar al hijo de una persona en esa época, llamándolo por su nombre y luego el lugar de nacimiento. Esto se evidencia en muchos versículos del Nuevo Testamento.

Nazaret y Belén

La versión de que Jesús nació en Belén se manifestó en virtud de la profecía de Miqueas, la cual tiene su origen judío y señalaba que el Mesías vendría de Belén, por lo cual para dar cumplimiento a la misma se ajustó la historia tiempo después.

Además, existen evidencias documentales que indican que el nacimiento fue en Nazaret, pues allí vivieron sus padres y fue en ese pueblito donde transcurrió su infancia y gran parte de su vida. Por otra parte, no se tienen pruebas de que su nacimiento fuese en un pesebre, ni de que los animales le dieron calor ese día del alumbramiento.

¿Qué día nació?

Otro misterio planteado en la vida de Jesús es la fecha de su nacimiento. Según los entendidos se dice que nació un día de otoño, aun cuando no hay certeza qué día. Según se señala se estableció la fecha del 25 de diciembre, ya que en esa fecha los romanos llevaban a cabo la celebración de la festividad pagana del Sol Invicto como un homenaje que ellos dedicaban al dios Mitra.

En vista de esto, la Iglesia decidió enfatizar la celebración del nacimiento de Jesús ese día 25 de diciembre, con el fin de debilitar esa fiesta pagana, y contrarrestar los cultos y alabanzas con los cuales los paganos competían con las prácticas cristianas.

Jesucristo
Jesús y José, su padre adoptivo

Ese fecha, 25 de diciembre, se produce el solsticio de invierno, que es cuando el día es más corto y la noche más larga. A partir de ese momento va creciendo el día, por lo que los romanos lo comenzaron a llamar “el día del nacimiento del sol invencible” o, en su idioma original, “dies natalis invicti solis”.

Son muchos los misterios que se derivan acerca de la verdadera fecha de nacimiento de Jesús. Por ejemplo también se ha dicho que nació seis años antes de la era cristiana, pero que se modificó la historia para que su divulgación resultará más sencilla. Es un misterio que aún se sigue investigando y, que a la larga dará sus frutos.

¿Jesucristo es Dios?

Otro aspecto pleno de muchas controversias es el referente a si Cristo es el mismo Dios. Para muchos Jesucristo es solo un hombre, para otros, un maestro predicador. Pero, en definitiva, tomando en cuenta los cambios que se generaron en el mundo después de su venida, se dice que es un ser espiritual con dotes que muy bien podrían provenir de un ser superior. Pero, ¿quién es Cristo?, ¿quién es Dios?

El mismo Jesucristo afirmó que él era Dios, que era el enviado de Dios y tenía el poder para perdonar los pecados y la potestad de hacer milagros. Y así también lo declaraban en sus escritos sus discípulos que lo acompañaron y fueron testigos en su peregrinar por la tierra de su obra. Para Juan él fue Hijo de Dios y a la vez Dios mismo. Lo corroboran Timoteo en 1:3:16 y Colosenses en 2:9.

Los entendidos investigadores se remiten, no solo a lo que lo que se dice, sino que se van a los hechos, a las evidencias que muestran mucho sobre la identidad de Jesús. De esta manera a partir de una amplia serie de acontecimientos y milagros registrados que fueron realizados por Jesús, establecen que Él es Dios.

Jesucristo

Otra evidencia fehaciente de su identidad divina, es que llevó una vida sin pecado (Hebreos 4:15), que actuó con misericordia para con los más necesitados, lo cual demostró en muchas ocasiones públicamente, que poseía una extraordinaria sabiduría y temperamento equilibrado para abordar las situaciones más difíciles, aun en sus primeros años de vida.

Son muchas la evidencias que ofrece la Biblia que conducen a reconocer que Jesucristo es Dios, que es cierta su santidad y su divinidad, que llevó a cabo acciones que solo Dios podría haber realizado.

Sumo y eterno sacerdote

El título de sumo sacerdote se le otorga a una persona que tiene la máxima autoridad dentro de los servicios religiosos de una Iglesia y cumple las funciones del sacerdote gobernante.

Jesucristo ha sido reconocido dentro de la Iglesia católica con muchos títulos, y uno de ellos es el de sumo sacerdote, el cual llevó a cabo al constituirse en fundador, guía y orientador dentro de la Iglesia católica,y como tal se le dedicó una fecha especial dentro de la liturgia para su celebración.

Jesucristo
Jesucristo Sumo Sacerdote

Su celebración se realiza el primer jueves después del domingo de celebración de la solemnidad de Pentecostés. Es un día especial para los fieles católicos. Fue aprobado por el Vaticano e instaurado por primera vez en 1973 en España e incluida en el calendario litúrgico en 1974.

Luego, se fue expandiendo esta celebración a otros países que la adoptaron en cada uno de sus episcopados. Es una fecha cambiante, en la que se conmemora la entrega que legó Jesús.

Jesucristo joven

Después del acontecimiento de Jesús perdido en el templo de Jerusalén, no se conocen más detalles sobre la infancia y adolescencia de Jesús. Se vuelve a saber de él a la edad de 30 años, cuando comienza su vida de ministro evangelizador.

Se especula que pudo haber seguido las costumbres propias de la sociedad de entonces, en la que los niños debían asistir a la escuela de la sinagoga en el pueblo de Nazaret, donde se cree transcurrieron los primeros años de su vida.

Jesucristo
La infancia de Jesús

Se considera que estudió la primaria donde debía aprender a leer los libros sagrados y luego la secundaria en la que estudiaban los fundamentos de las leyes judías y su aplicación, así como las Escrituras para formarse como maestro o rabino.

En la Biblia específicamente no se encuentra mayor referencia a esta etapa de su vida. No obstante, discerniendo por su comportamiento a la edad de 30 años, se ha deducido el tipo de formación que recibió.  Se supone que, aparte de sus estudios, ayudó a su padre José en el taller artesanal, en labores de carpintería y a su madre María ayudaba en el cuidado de sus hermanos menores.

No obstante, todas estas actividades se estima que también ocupó mucho de su tiempo a la oración, a la reflexión y contemplación, lo que significó un gran crecimiento en su sabiduría.

Jesucristo
Jesús y María orando

Por su carácter y trato hacia sus semejantes, se considera que se crió de una manera humilde, cercano a obras caritativas, con mucha obediencia hacia sus padres, sus mayores, a las autoridades y a Dios. Se estima actuó con mucha disciplina en las actividades que emprendía.

Se comportó como cualquier niño en su infancia, y como todo joven en su adolescencia, compartiendo, jugando y experimentando todas las emociones y sentimientos de cada edad, como cualquier ser humano.

Hijo de David

En muchos pasajes bíblicos se hace referencia a Jesús como el hijo de David, pero ¿quién es David? ¿Cuál es su relación con Jesucristo?

David fue un rey del Reino de Israel, a quien se le menciona en el Antiguo Testamento. Él vivió 1000 años antes de que Cristo naciera, pero en virtud de que José, padre legal de Jesús, era descendiente de David por linaje de adopción y su madre María, según el capítulo 3 del evangelista Lucas, tenía descendencia por sangre, por lo que le proporciona a Jesús descendencia de David.

Esta tradición hebrea se arraigaba en que se debía establecer la línea genealógica para poder reconocer a Cristo como el Mesías, en tiempos del Antiguo Testamento, mediante el record familiar, y así cumplir con las promesas de Dios. ¿Cuáles fueron esas promesas?

Dios había prometido a Abraham de que todas las naciones serían bendecidas a través de su semilla, y a David le prometió que uno de su descendencia sería el Mesías y que iba a ocupar el trono de Israel. Por lo que los judías estaban esperando a un descendiente de Abraham y de David que los liberaría de los romanos.

A través de esta tradición genealógica, se establece la descendencia de Jesús con respecto a David, y de allí que en el Nuevo Testamento se le describa como el hijo de David.

Su vida

La vida de Jesús en la Tierra fue la base para la instauración del cristianismo en el mundo y de una nueva cronología a partir de su nacimiento. Se dice que su vida fue predicha mucho antes de su nacimiento por los profetas, según el Antiguo Testamento.

Jesucristo
La vida de Jesús

Ahora bien, para los cristianos, se trata del hijo de Dios nacido de la Virgen María. Toda la información disponible proviene de lo narrado en la Biblia, y se basa en la interpretación que hace la Iglesia cristiana de lo allí narrado.

Se dice que Jesucristo nació la aldea de Belén en el año 6 antes de Cristo, aun cuando no hay certeza absoluta en cuanto a esa fecha. Tampoco se da totalmente cierta la información de que fue en Belén, ya siempre se le nombraba Jesús de Nazaret, según la tradición de la época de llamar a las personas por el sitio donde nacieron.

Su infancia transcurrió en esa ciudad de Nazaret, la cual fue una niñez normal como la de cualquier otro niño. No obstante, se debe señalar que se ha referido que fue muy disciplinado por las muchas tareas que realizaba, tanto de estudios como de labores en el taller de su padre, y en el cuidado de sus hermanos menores. Tenía mucho temple y era muy responsable.

De esa etapa de su vida sólo se conoce con exactitud el evento ocurrido en la visita de pascua que realizara con su familia a Jerusalén, y al momento del retorno él no estaba en la caravana, pues se había quedado en la ciudad, compartiendo con los sabios, impartiéndoles la Palabra de Dios. Esto aconteció cuando tenía doce años.

Jesucristo
Jesús en el templo con los sabios y maestros

Después de dicho evento, no se tiene más evidencia de su vida hasta la edad de 30 años cuando se inició su vida pública y se presentó ante el pueblo de Cafarnaún como el predicador judío, hablándoles de la “llegada del Reino de Dios”. Se dedicó a peregrinar por los aldeas llevando las enseñanzas de Dios.

Se hizo así el fundador de la religión cristiana y sus seguidores lo comenzaron a considerar el hijo de Dios, y lo llamaban Cristo, que significa en griego «el ungido», lo que equivale el Mesías. Los Libros Sagrados, escritos por sus seguidores más cercanos, le describieron como una persona humilde, sabia, que inspiraba mucha paz y que siempre estuvo alejado de toda situación de violencia.

No obstante, sus palabras fueron muy controversiales y crearon conflictos en esa época, pues contravenían el estatus implantado en esa sociedad. Susprédicas iban en contra de la Torá, que proponían los fariseos, quienes constituían a un grupo político-religioso dentro de la comunidad judía, con ideales separatistas.

A esa edad de 30 años fue bautizado por Juan El Bautista, ocurrido en el río Jordán, y quien lo había reconocido como su sucesor en esa responsabilidad del bautismo y le quería dejar la misma a Jesús. Éste la rechazó, pues le dijo que su misión era otra. Había venido a salvar a la humanidad.

Jesucristo
Jesús y Juan El Bautista

Sus prédicas impactaron al mundo y su crucifixión marcó la historia del ser humano. A partir de él se creó la nueva religión, que fue llevada a todos los confines del mundo por sus discípulos y sucesores, a través de la evangelización implementada por la Iglesia católica.

Carpintero

Aun cuando se ha referido a Jesucristo con el oficio de carpintero, muchos historiadores coinciden en que no era tal su ocupación, sino más bien artesano.

La confusión surge por que el término original en griego “tekton” se utilizaba para señalar a alguien que trabajaba y construía objetos con sus manos; es decir, un artesano, y luego se le agregaba otro vocablo con el que se especificaba que era lo que hacía con sus manos. Así por ejemplo, si era orfebre, se le añadía la palabra relacionada con metales.

Esto trajo muchas confusiones por la traducción que se hizo del vocablo “tekton“, y que ha dado lugar a que como José, su padre, trabajaba con madera, se comenzó a señalar que Jesús era un carpintero.

Otros investigadores han llegado a la conclusión de que Jesús era más bien artesano, pues construía objetos con sus manos, según lo que se requería en la comunidad donde vivía.

Jesucristo
Jesús artesano

La traducción que se hizo del griego no fue la más idónea, y de allí que se hable de Jesús como carpintero, tal cual era su padre José.

Maestro

A Jesucristo se le llamó el gran maestro, tal como se relata en las Sagradas Escrituras, no porque ejerciera esa ocupación como profesión, sino porque en cada una de sus prédicas había una enseñanza y un mensaje que dar para que el que lo escuche aprendiera a vivir de una manera más digna.

Sus dotes de maestro se observaban constantemente, ya que en cada explicación que daba de las cosas o situaciones difíciles, lo hacía de manera sencilla, fácil de ser comprendido por todo aquel que le escuchaba.

No obstante, el mensaje de Jesús no se limitaba a anunciar el Reino de Dios, tampoco a pedir a sus seguidores que se convirtieran a su religión, sino que enseñaba sobre cómo desenvolverse en cualquier situación rutinaria de la vida, así como también sobre algún aspecto que pudiera generar confusión por la falta de claridad o ambigüedad en las palabras.

De allí que sus apóstoles se dirigieran a él como el Gran Maestro. Enseñó a adultos y niños, a pequeños y grandes grupos.

Dicen los entendidos, que se dedicó a llevar sus enseñanzas por todas las aldeas y pueblos de Israel. No tenía un lugar específico para impartir su palabra. Podía hacerlo en una sinagoga repleta de gente, a orillas de un río a un grupo pequeño, o a una persona en su casa, o que se la encontrará por el camino, o en una barca.

¿Por qué era considerado un buen maestro?

Según sus apóstoles, porque a través de él hablaba el Dios Padre, de quien recibió esas enseñanzas. De igual forma, Jesús era un buen maestro porque amaba a las personas y quería enseñarles tal como Dios le enseñó a él.

Además, se dice que Jesús empleaba una metodología en la que enseñaba a enseñar, lo cual implica un mejor aprovechamiento de la lección que se impartía.

Jesucristo
Jesús maestro de maestros

Los expertos dicen que usó una pedagogía muy útil que incluía diversos métodos basados en relatos de historias, parábolas, milagros, oraciones, discursos y lenguaje simbólicos, preguntas y respuestas, estudio de ejemplos específicos, repetición. Todos estos métodos se han empleado en la actualidad y han sido de muy alto rendimiento.

En Jerusalén

La llegada de Jesús a Jerusalén constituyó un evento particularmente importante en su vida, por el cual muchos de los estudiosos indagaron sobre ¿por qué fue Jesús a Jerusalén? A su entrada a la ciudad fue recibido por algunos con mucho regocijo, palmas y vítores, pero otros lo vieron con desdén y desprecio.

Según lo señalado en los tres evangelios, la vida de Jesús en la tierra estaba destinada a llegar a la ciudad santa Jerusalén, a la cual entró siendo reconocido como un rey para enfrentarse al Templo que había sido corrompido e imponer la autoridad de Dios.

Aun cuando en su Palabra, el templo para Dios no es la estructura física, sino sus fieles defensores de la fe, para Jesús el templo de la ciudad santa constituía un tributo que se hacía a su Padre. Es por ello que siempre se manifiesta que Jerusalén era para Jesús un hito especial en el cumpliemento de su objetivo de liberar la doctrina corrompida y de limpiar las almas de sus fieles.

Jesucristo
Llegada Jesucristo a Jerusalén

Es por ello que la celebración del Domingo de Ramos es tan significativa y de mucho valor cristiano y reconciliación con el Santo Padre, pues representa la entrada triunfal de Jesús para acabar con los pecados, para rescatar la pureza de la religión y para inspirar el amor entre los seres humanos.

Jesucristo el buen pastor

Además de los muchos roles que le tocó desempeñar a Jesús en su paso por el mundo, se añade el de ser pastor. Pero, ¿que es ser pastor? En su primera acepción, pastor es la persona encargada de llevar o conducir el ganado o las ovejas al pasto para procurarles alimentos, protegerlos y luego guiarlos nuevamente a refugio seguro.

En virtud de estas cualidades, la Iglesia adoptó el término para nombrar a las personas que de alguna manera llevan a cabo esas mismas tareas, pero con las personas. Así, se denomina pastor al ministro a quien se le asignó una congregación de fieles, por los cuales debe velar.

De acuerdo con lo que nos revelan las Sagradas Escrituras, Jesucristo llevó a cabo de manera muy humilde esta misión de conducir a multitudes y darles la debida atención, no solo en lo material, sino principalmente en lo espiritual.

Jesucristo
Jesús, el Buen Pastor

Al desempeñarse como buen pastor, Jesús demostró su bondad, su justicia y su don de misericordia, especialmente con los más necesitados. En todo momento protegió a su rebaño, lo guió y le dio alimento para el alma.

Crucificado

Aun cuando se sabe mucho acerca de la crucifixión y muerte de Cristo, existen detalles que todavía no están muy claros al respecto.

Nuevamente, los evangelios son la fuente a consultar para obtener mayores datos. Así también es posible documentarse con los trabajos de investigación de diversos historiadores dedicados a esta tarea. Uno de ellos es el especialista en Lengua y Literatura del Cristianismo Primitivo, Antonio Piñero, autor del libro ‘La verdadera Historia de la Pasión’, quien ejerce en la Universidad Complutense.

Como sabemos la pasión y crucifixión de Jesús se llevó a cabo en la población de Judea, pero no hay precisión en cuanto a la fecha. Unos hablan de que sucedió en el año 30 d. C. y otros, en el 33 d. C. Lo que si es cierto y se reconoce tanto en los evangelios como en las epístolas bíblicas que fue un acontecimiento histórico, con atestiguadores cristianos y no cristianos de los primeros siglos d. C.

Todo el proceso del arresto, juicio de la Asamblea de Sabios (Sanedrín de Jerusalén), condena y tortura que tuvo que sufrir Jesucristo está documentado en el Nuevo Testamento. La sentencia definitiva, así como su flagelación fue refrendada por Poncio Pilatos, quien fungía de procurador de la ciudad. Todo esto fue denominado por la Iglesia como la “pasión de Cristo”.

La crucifixión se constituyó en un hito de la doctrina cristiana en torno al cual se presentan muchos aspectos teológicos que sustenta la fe católica y cristiana. Así se referencia a partir de ella, la doctrina de la salvación y la de la expiación o eliminación de las culpas y pecados. Es por ello que las creencias cristianas tanto de la Iglesia católica como de la ortodoxa ofician la Eucaristía, como una forma de conmemorar la víspera de este sacrificio de Jesucristo.

¿Qué día murió?

Sobre la fecha exacta de la muerte de Jesucristo no hay un dato fehaciente para corroborarlo. Todas las investigaciones apuntan que la misma sucedió el 7 de abril del año 30 d. C. a las 3 de la tarde en la colina del Gólgota, también conocida el Calvario.

Entre los datos empleados por los investigadores para precisar esta fecha, se incluye la información de su bautizo por Juan Bautista. Según esta información, Jesús inició su peregrinar poco después de ser bautizado, lo cual ocurrió después del año 26 d. C., y llevó a cabo su predicación por unos tres años y medio.

Jesucristo
Ubicación del Gólgota

Así también los historiadores se valen de cálculos astronómicos obtenidos de la configuración estelar de la época para determinar la fecha de la muerte de Jesucristo. Así, mediante estos datos astronómicos se ha precisado que el día 14 de nisán, que es el primer mes del antiguo calendario judío, sucedió la muerte de Cristo y el cual se corresponde con el 7 de abril del año 30.

Ello permite concluir que su condena y muerte pudo haber acontecido, como se señaló, en la pascua el día señalado del año 30 d. C. y la misma sucedió, según también lo reseñan los cuatro evangelistas, el día viernes.

Su muerte y resurrección se han constituido en hitos tan importantes como la creación misma del mundo.

Última cena

El episodio de la Última Cena o Santa Cena, como también se le denomina, fue un evento en el que Jesús de Nazaret compartió solo con sus doce discípulos el pan y el vino antes de su muerte. En ese momento se instituyó lo que la Iglesia ha señalado como el sacramento de la eucaristía.

Fue una ceremonia religiosa de un carácter especial, pues en él Jesús pronunció palabras e hizo gestos específicos, que, por mucho tiempo se han venido repitiendo en cada uno de los templos de la Iglesia cristiana.

Jesucristo
La Última Cena

Durante esa cena, los escritos señalan que se pronunciaron las siguientes frases: “Mientras comían, Jesús tomó pan, y habiéndolo bendecido, lo partió y lo dio a sus discípulos, diciendo: “Tomad y comed; esto es mi cuerpo, que será entregado por ustedes. Haced esto en memoria mía“.

“Luego, tomando una copa, y habiendo dado gracias, se la pasó a sus discípulos, diciendo: “Tomad y bebed todos de ella, esta es mi sangre que será derramada por ustedes para el perdón de los pecados. Hagan esto en conmemoración mía.”  Finalmente, Jesús dijo: “Este cáliz es la nueva alianza en mi sangre, que es derramada por ustedes.”

Este acto constituye la consagración del pan y el vino que quedan convertidos en la sangre y carne de Jesucristo y que los libros del Nuevo Testamento lo describen muy bien, de allí la precisión de las palabras pronunciadas.

La eucaristía, que se repite todos los días en todas las iglesias, templos y capillas de la religión cristiana, contempla una primera parte en la que se hacen lecturas bíblicas, luego el sacerdote ofrece la homilía, que es un discurso o reflexión sencilla sobre lo leído, para luego proceder a la consagración del pan y el vino y repartir la comunión.

Jesucristo
Homilía del papa Francisco

Previo a la consagración, según lo narrado por San Juan, Jesús había lavado los pies a sus discípulos, con lo cual corroboró su espíritu de humildad y servicio. Luego de este lavatorio, Jesús hizo el anuncio de que alguien lo iba a traicionar, creando confusión entre todos ellos, para luego revelar que sería Judas Iscariote el traidor.

Con esta tradición se conmemora la muerte y la resurrección de Jesús. Allí se hace la remembranza de las horas que precedieron a la Pasión y Muerte de Jesús.

¿Por qué Jesús es redentor?

La palabra redentor hace referencia a alguien que redime y redimir es liberar a una persona de alguna obligación no deseada, poner fin a una situación o trabajo engorroso y doloroso. Pero también significa salvar a alguien de sus pecados.

Esto es lo que Cristo realizó en su paso por la tierra: salvar a sus semejanzas de sus faltas, perdonarles sus errores, librarlos de sus penas.

Jesucristo
Jesús redentor

¿Cómo llevaba a cabo Jesús esta misión?

Jesucristo emprendió varias acciones para cumplir con la misión que Dios le encomendó, que era la de salvar al mundo. Por ello:

  • Se hizo hombre para traer al ser humano el mensaje de paz y amor del Dios Padre.
  • Enseñó a la humanidad a amar a su prójimo.
  • Enseñó a sus seguidores a levantarse ante cualquier fracaso.
  • Murió en la cruz para que se perdonaron todos los pecados de la humanidad.

Beneficios de la redención

Son varios los beneficios que aportan el ser redimido por Cristo; a saber:

Jesucristo

  • La vida eterna
  • El perdón de los pecados
  • El don de la justicia
  • La liberación de la maldición de la ley
  • El ser hijo de Dios
  • La paz con Dios
  • El vivir junto al Espíritu Santo.

Sus milagros

La misión de Jesús en la tierra incluía, no solo era el perdón de los pecados, sino también llevar a cabo hechos sobrenaturales como los milagros para ayudar a los más necesitados. Fueron varios los milagros realizados por Cristo, los cuales están documentados en los distintos evangelios.

Jesucristo
Milagros de Jesús

Según su naturaleza, la Iglesia los ha clasificado en cuatro categorías. A continuación algunos ejemplos de esos milagros:

  1. Curaciones:
    • La suegra de Felipe, que padecía de mucha fiebre y fue sanada cuando Jesús le tomó la mano.
    • La mujer que sufría de flujo de sangre constante, quien se sanó con solo tocar el manto de Jesús.
    • El leproso de Galilea, que sanó al tocar la mano de Jesús.
    • Los diez leprosos camino a Jerusalén y Jesús los curó con su palabra.
    • El ciego de nacimiento, quien sanó cuando Jesucristo le restregó en los ojos el lodo que hizo con su propia saliva.
  2. Exorcismos:
    • El niño que sufría de epilepsia, que Jesús curó, pues los discípulos no pudieron hacerlo por falta de fe.
    • El poseído por los demonios de la región de Gerasa, que Cristo expulsó y se fueron a un hato de cerdos donde murieron.
    • Magdalena, poseída por siete demonios, que fue liberada.
    • El enfermo por los demonios, quien además era ciego y mudo, a quien Jesucristo liberó.
  3. Resurrección de los muertos:
    • La hija de Jairo, de doce años de edad, quien Jesús dijo que no estaba muerta, sino dormida.
    • Lázaro, quien tenía cuatro días muerto y  sepultado en una cueva y Cristo lo resucitó.
    • El hijo de la viuda del pueblo de Naín, que ya estaba en la urna, Jesús la tocó y le ordenó que se levantara.
    • Su misma resurrección después de tres días de entre los muertos, que es la que define su divinidad.
Jesucristo
Resurrección de Lázaro

4. Control de la naturaleza:

    • La tempestad en el mar de Galilea que fue calmada por Jesús, donde les dice a sus discípulos que tienen poca fe.
    • Cuando caminó sobre el agua y los discípulos, que estaban en una barca, se asustaron creyendo que era un fantasma.
    • La primera multiplicación de los panes y los peces en el monte en Galilea. Esto se narró en los cuatro evangelios.
    • Cuando ordena a la higuera secarse y condenándole a no tener más frutos.
    • La pesca milagrosa, en la que Simón Pedro, Jacobo y Juan, en la que perdieron la esperanza de pescar algo y Jesús los instó a un nuevo intento, que fue exitoso. A partir de allí, ellos se hicieron sus discípulos.
    • La transfiguración de Jesús, en él adquiere una apariencia brillante mientras está en la una montaña junto a tres de sus apóstoles.
    • Las Bodas de Caná, en las que Jesús hizo su primer milagro convirtiendo el agua en vino, a petición de madre

Jesucristo y la Iglesia

La Iglesia cristiana se ha mantenido por más de 2.000 años, siguiendo las instrucciones que impartiera Dios a su propio Hijo para que salvara a la humanidad y la encaminara por el camino correcto del amor al prójimo y al establecimiento de la fe entre todos sus seguidores.

Para cumplir su misión, Jesús se dedicó durante toda su vida terrenal a enseñar y orientar al ser humano a seguir los preceptos divinos del bien, prometiéndoles llevarlos a la vida eterna. Se reunió con muchas personas y escogió a los más idóneos para su plan de implantar la religión de su Padre.

En su peregrinar formó el grupo de los doce discípulos, quienes lo ayudarían a establecer la Alianza que Dios le inculcó. Estos discípulos fueron Simón, a quien llamó Pedro, su hermano Andrés; Santiago el de Zebedeo, su hermano Juan; Felipe y Bartolomé; Tomás y Mateo, Santiago el de Alfeo, Tadeo, Simón el Cananeo y Judas Iscariote.

Se escogió doce discípulos o apóstoles como una manera de hacer referencia a las doce tribus que salieron de Egipto hacia Israel, en busca de la tierra prometida. Los integrantes de estas tribus se consideraron los primeros llamados por Dios para su plan divino en la tierra.

Los apóstoles recibieron de Jesús el compromiso y conciencia de la misión que debían cumplir como emisarios de Dios. De allí que se afanaron en lograr captar y enseñar sus sucesores, sin importar los sacrificios que ello implicaba. A través de ellos se alcanzó la organización de la Iglesia como institución y la preparación de los ministros encargados de conducirla, haciéndoles saber la responsabilidad de la consolidación de la misma como una comunión entre ella y Jesucristo.

Asimismo para poder arraigar la doctrina cristiana en el mundo, Jesús dejó el legado de la celebración de la eucaristía, primeramente a sus apóstoles para que, luego ellos, la transmitieran a todos los fieles. Esto ya es una tradición que se traspasa de generación en generación y a través de la cual se llevan las mismas palabras que Jesús comunicó en un principio.

De igual modo, a través de su condena a morir en la cruz, Jesús dio a conocer a toda la humanidad su victoria sobre la muerte cuando resucitó y se levantó de la tumba. Esto tuvo su impacto en que los seres humanos puedan ser redimidos y recibir los beneficios de la vida eterna. Es a través de Jesús que que los fieles alcanzan una vida sin pecados y reciben el amor en sus corazones.

La presencia de los doce apóstoles en la creación de la doctrina cristiana son la evidencia más palpable del deseo y voluntad de Jesús de que exista su Iglesia por siempre y es la garantía de que Cristo e Iglesia son inseparables.

¿Jesucristo tuvo hijos?

Por siglos la tradición cristiana ha mantenido que Jesús no tuvo esposa ni hijos. Su dedicación fue total a la causa de la salvación de la humanidad, a dar a conocer la misericordia del Señor y a instaurar su Iglesia en la tierra.

No obstante, algunos historiadores siempre les ha interesado el tema sobre el celibato de Jesucristo. De allí que muchos investigadores, dedicados a temas controversiales, que generan polémica entre el público, han revelado algunos estudios los cuales, aun cuando no hay plena evidencia, señalan que Jesús engendró dos hijos con María Magdalena.

Jesucristo
María Magdalena

Uno de esos estudios es el libro “El evangelio perdido: decodificando el texto sagrado del matrimonio de Jesús con María Magdalena”, de los catedráticos Barrie Wilson y Simcha Jacobovici, quienes sustentan sus investigaciones en un manuscrito que data de hace más de 1.400 años.

Sin embargo, la Iglesia, fiel a sus principios cristianos, ha reiterado que Jesús tuvo como ya hemos visto, una misión muy concreta y que ha ella entregó toda su devoción. Era su prioridad en la tierra la expiación y salvación de los seres humanos, el amor entre ellos, la instauración de la doctrina cristiana y la causa del Reino de los Cielos. Para dar cabal cumplimiento a estas prioridades requería de su total compromiso con la obra de Dios.

No había en la mente de Jesucristo nada más importante y apremiante que llevar a cabo la voluntad de su Padre. Por ello se sacrificó y abandonó todo, motivo por el cual no se casó y tampoco tuvo hijos. Ello hubiera requerido de su parte tiempo para sacar adelante una familia.

¿Tuvo hermano?

Sobre esta interrogante de si tuvo o no hermanos Jesús, se ha escrito mucho. Al respecto se han hecho especulaciones y algunos entendidos aseveran que si tuvo hermanos, mientras otros señalan que no eran hermanos, sino primos.

De la revisión que se ha hecho al respecto en las Sagradas Escrituras, se han encontrado específicamente en el Nuevo Testamento afirmaciones concretas de que si tuvo hermanos directos. Así lo expresan los evangelistas Mateo, Lucas y Marcos en sus escritos. También Juan hace mención de los hermanos en varios versículos. Igual referencia se halla en los escritos de Hechos y en las Epístolas.

Incluso en algunos pasajes están identificados de manera muy clara; a saber: Santiago, José, Judas y Simón. Incluso en algunos pasajes se hace mención de también tuvo dos hermanas, pero de ellas no hay mayores detalles, ni se han identificado.

Estos fueron todos hermanos biológicos, producto de la unión de María y José.

¿Jesucristo era judío?

Jesús nació en una región en la que la religión predominante era el judaísmo y siendo su ascendencia de la tribu de Judá, pues sus ancestros provenían de la familia de David, se le identificaba en un principio con los judíos.

Ahora bien, una persona era considerada judía o bien cuando su madre o su ascendencia era judía, o cuando la persona haya pasado por el proceso formal de conversión al judaísmo.

En Jesús se cumple la primera opción. Nació dentro de una etnia que religiosamente era judía, y según su misión, él vino a salvar y corregir al pueblo corrompido y perdido. Así estaba el pueblo judío y como él era el Mesías, su deber era involucrarse con ese pueblo y lograr su salvación.

Los fariseos habían tergiversado las normas y habían cometido muchas faltas a la religión. Dios envió a su hijo para establecer una nueva forma de relacionarse con el Santo Padre.

Jesucristo
Judaísmo y cristianismo

Se instauró así la doctrina y filosofía cristiana para establecer el cristianismo, lo cual para algunos investigadores significó la expresión de la versión completa del judaísmo.

De allí que como lo indican los preceptos de la Iglesia cristiana, los cristianos son adoptados por la tradición judía, así como por su historia y evolucionaron en la fe. Y como bien lo expresara en su momento San Juan Pablo II, los judíos son “nuestros hermanos mayores en la fe”.

Jesucristo y la Virgen María

La relación de Jesús con la Virgen María está fundamentada en el amor, en el respecto y en la entrega del uno por el otro. Esto lo que se desprende de las apariciones de la Santa Madre en las Sagradas Escrituras. En la Biblia son pocas las veces que se menciona lo que habló la Virgen María, pero cada vez ella intervenía lo hacía de una manera contundente y siempre para corroborar lo que Jesús había dicho o hecho.

Y Jesús como su hijo primogénito, siempre procuró ser el soporte para su madre, mostrándole la debida devoción, cada vez que se refería a ella. Entre ellos se refleja la comprensión del uno hacia el otro en cuanto a entender con pocas palabras los deseos e intereses de cada uno. Él necesitaba de ella para ser su sostén y estímulo y ella requería de Jesús como su Salvador.

Jesucristo
María y Jesús

San Juan Pablo II, devoto ferviente de la Santa Madre, siempre ofreció palabras de alabanzas hacia ella por su caridad y piedad hacia Jesús y hacia la humanidad en general. Así también los fieles la veneran por haber dado vida y ser el apoyo de Cristo y, en definitiva, por ser la intercesora entre él y los fieles. Esto la hace la mediadora por excelencia.

La Santa Madre recibió de Dios a través del Espíritu Santo la gracia divina, la cual a su vez le profesó al Salvador del mundo. Ella fue un ser humano ordinario, pero con cualidades extraordinarias otorgadas por Dios para poder llevar a cabo la tarea encomendada de dar vida, ayudar a crecer, formar y apoyar al Hijo del Padre.

Así ha quedado plasmado en varios versículos de los apóstoles en la biblia, tales como Lucas, Mateo, Marcos, Juan, al igual que Eclesiastés, Romanos y Hechos, entre otros.

Jesucristo y María Magdalena

Según el Nuevo Testamento María Magdalena fue discípula destacada de Jesús, a quien acompañó en algunas de sus prédicas. Ella lo siguió y se dedicó a él en gratitud por haberla socorrido en momentos cuando era poseída por siete demonios. Apoyó a Jesús no sólo con su participación en las enseñanzas de Jesús, sino también económicamente, brindándole recursos financieros cuando se requerían para alguna actividad. Por otra parte, fue testigo de su crucifixión y la primera en verlo resucitado.

Debido a esta estrecha relación que mantenían, se ha señalado que entre ellos podría haber una relación más de tipo romántica y sexual que de colaboración. Pero no se ha establecido nada en concreto por no contar con respaldo para ello.

 Jesucristo
María Magdalena y Jesús

Algunos han señalado que María Magdalena era una prostituta, no obstante, tampoco se ha encontrado evidencia de ello en ninguno de los escrito de los apóstoles. Esta fama surgió ya avanzado el siglo VI cuando se le identificó con una mujer pecadora que lavó los pies de Jesús, según el relato descrito por Lucas en 7:37 y de allí se le consideró como tal.

Fue, sin embargo, considerada santa tanto por la Iglesia católica, como la ortodoxa y la anglicana, por lo cual se estableció para su conmemoración la fecha de 22 de julio. Juan Pablo II se ha referido a ella como la “apóstol de los apóstoles” y el papa Francisco recientemente exaltó su esta conmemoración al nivel de fiesta en el Calendario Romano General.

¿Jesucristo ha resucitado?

La conmemoración de que Jesús ha vencido la muerte es el acontecimiento más importante que celebra la Iglesia cristiana en Semana Santa. Ello significa la victoria del bien sobre el mal. Así lo relatan sus apóstoles en sus escritos dando evidencias de varios testigos de dicho acontecimiento.

En varios capítulos de las Sagradas Escrituras, se señala que al tercer de su muerte, algunas de sus seguidoras, entre ellas María Magdalena, acudieron a la tumba a ungir el cuerpo de Jesús y la encontraron abierta, a pesar de la enorme roca que la cerraba y la tumba estaba vacía. Se presentaron dos ángeles que les dijeron que no buscaran allí pues Jesús ya no estaba allí y debían informarlo a todos.

Jesús se les presentó cuando iban camino a contárselo a los apóstoles y les pide que no teman, sino digan sus hermanos que los quiere ver en Galilea. Igualmente se le presentó a otros dos discípulos que iban a Emaús y les dijo que ya no estuvieran tristes, que ya se habían cumplido todas las profecías, según lo que decían las Escrituras.

Estando estos discípulos ya reunidos con los otros contándoles la buena nueva, se aparece Jesús y les pide no dudar de lo que ya estaba escrito y les dijo que: “Está escrito que el Cristo sufriría y se levantaría de entre los muertos al tercer día”, según lo relató Lucas en :38, 46.

Jesucristo
Jesús resucitado con los apóstoles

El Cristo resucitado se le presentó a los discípulos con el fin de lo hace de reanimarlos y estimularlos a continuar en su misión de llevar esa buena nueva e impartirles nuevas instrucciones.

Y continuó Jesús presentándose en distintos lugares y a distintas personas durante cuarenta días. En un momento preciso se apareció más de quinientas personas, como para dar fe de que Jesús ha resucitado. En esa ocasión pidió a sus seguidores continuar la labor de predicación diciéndoles: “Vayan […] y hagan discípulos de gente de todas las naciones, […] enseñándoles a observar todas las cosas que yo les he mandado. Y, ¡miren!, estoy con ustedes todos los días hasta la conclusión del sistema de cosas”. Esto lo narró Mateo en 28:19, 20.

Tumba de Jesucristo

La tumba o sepulcro de Jesucristo es el sitio más sagrado del cristianismo y el más venerado por los cristianos, al cual acuden millares de peregrinos para visitar y conocer el lugar donde fue enterrado Jesús.

La tumba, según la tradición cristiana, se encuentra en la Iglesia del Santo Sepulcro de la Ciudad Vieja de Jerusalén. En dicha tumba se observa una losa, que sirvió de lecho mortuorio hecho de piedra caliza tallado dentro de una cueva. De acuerdo con los historiadores, alrededor del año 1555 se tuvo que tapar el lecho con una cubierta de mármol para protegerlo y evitar que las personas arrancaran fragmentos del mismo como reliquia.

Los estudios que aún se siguen realizando en el sitio por parte de investigadores dedicados a esta materia, señalan que aún se observan partes de la tumba que se conservan a pesar de los siglos y de los daños propios del paso del tiempo.

Según lo que relatan los expertos historiadores sobre la tumba es que primero fue una cueva, o tal vez puede haber sido un espacio abierto en la roca. Allí se excavó la tumba en la roca maciza y en ella se colocó el cuerpo flagelado de Jesucristo.

Luego, al pasar cierto tiempo, se tapó el sitio sagrado con tierra y piedras y, durante el reinado de Adriano, se alteró el lugar mediante la construcción de un templo. Más adelante el emperador Constantino I, quien fue uno de los defendió a los cristianos y su fe, ordenó que se demoliera ese templo, que se construyó sobre la tumba de Jesús, para levantar una basílica. Esta basílica ha sido destruida en varias ocasiones y ha tenido que reconstruirse a lo largo de la historia.

Para la fe cristiana, en el centro de Jerusalén existen dos lugares sagrados. Uno es el Gólgota, donde fue crucificado Jesús y el otro es su tumba en la iglesia del Santo Sepulcro.

Reparaciones de la tumba de Jesucristo

A fin de recuperar muchas áreas deterioradas por el tiempo en el sepulcro donde fue enterrado Jesús, se llevó un proyecto de restauración tanto del espacio donde estuvo Jesús como del templo que protege la tumba´, el cual finalizó el año 2017 y se abrió nuevamente para beneplácito de la feligresía .

Aparte del daño causado por el tiempo, también la estructura había experimentado desperfectos hidráulicos, incendios por mala manipulación de las velas, daños por humo, humedad, excremento de pájaros, el trajinar de millones de visitantes. Asimismo hay que incluir los conflictos surgidos entre las distintas corrientes que conviven en ese espacio, que en mucho retrasaron los trabajos, ocasionando más daños a la capilla.

Jesucristo
Restauración de tumba de Jesucristo

Como parte del proceso de reparación, se realizó el movimiento de muchas estructuras originales en el sitio. Así, por ejemplo, en octubre de 2016, los albañiles levantaron una lápida de mármol que, por primera vez en casi 500 años, cubrió el sitio sagrado.

La experta arqueóloga y escritora Kristin Romey, perteneciente al equipo de National Geographic, expresó con respecto a los estructura: “Lo que realmente buscamos es investigar cómo ha evolucionado este sitio a lo largo del tiempo, cómo se convirtió en un punto central de veneración para más de 2.000 millones de cristianos hoy en día”.

Asimismo precisó la escritora: “Es la primera vez en la memoria moderna que se ha removido el mármol de la tumba y tenemos la oportunidad de mirar allí e investigar la roca original sobre la cual, según la tradición cristiana, fue colocado el cuerpo de Jesucristo”.

Las seis corrientes de la fe cristiana que comparten este espacio sagrado; a saber: Iglesia católica, coptos, armenios, etíopes, ortodoxos, sirios y griegos ortodoxos, lograron dirimir sus diferencias y ponerse de acuerdo para el logro de la restauración realizada. Se acordó también el proyecto entre ellas el proyecto para mantener este lugar de culto de múltiples denominaciones. Se continuó con el cuidado de las llaves de la Iglesia del Santo Sepulcro, la cual ha estado en poder de una familia musulmana por varias generaciones.

Jesucristo
Trabajos de restauración de la tumba de Jesucristo

El 22 de marzo de 2017 finalmente se abrió a los miles de feligreses cristianos, así como a miembros del clero la capilla en la Ciudad Vieja de Jerusalén con el fin de celebrar la finalización de un trabajo de meses y de años de gestión: la restauración de la tumba de Jesús.

¿Jesucristo fundador del cristianismo?

Con la predicación pública que inició Jesucristo luego de su bautizo, se dio comienzo a la gestación de una nueva forma de religión destinada a la expiación de los pecadores y a la salvación de la humanidad de manera tal de renovar su fe y depurarla a partir de la misericordia de Dios.

El mensaje que expandió Cristo, o el ungido por Dios, en su largo peregrinar durante su paso por el mundo comenzó muy pronto a ganar adeptos a la causa de esta nueva religión, sustentada en los cimientos judíos.

Jesucristo
Cristianismo

Es por ello que se señala que Jesús de Nazaret fue el fundador del cristianismo, ya que fue el que sentó las bases del mismo y llevó el mensaje a los pueblos.

Esta nueva religión se estructuró sobre los siguientes fundamentos inspirados por Jesucristo:

  • El libro sagrado es la Biblia cristiana, constituida por el Antiguo y el Nuevo Testamento.
  • El centro de la fe es el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, que conforman el misterio de la Santísima Trinidad. Ello se traduce en que hay un solo Dios, pero en tres personas distintas.
  • La creencia en la resurrección y su día de celebración es el domingo.
  • La creencia en la vida eterna junto a Dios.
  • La Iglesia está formada por todos los cristianos.
  • El principal mandamiento es el amor al prójimo.
  • Los profetas anunciaron la venida del Mesías, enviado por Dios y que sería su hijo mismo.
  • La creencia en Jesucristo como verdadero Dios y verdadero hombre. Él fue el Mesías esperado y anunciado por los profetas.
  • La celebración diaria de la eucaristía.
  • La celebración de los sacramentos.

Jesucristo

    Jesucristo fundador del cristianismo

Semana Santa

La Semana Santa es una conmemoración que celebra la Iglesia cristiana anualmente y la cual se le conoce también como la Semana Mayor.  En ella se conmemora la pasión, muerte y resurrección de Jesús de Nazaret, también denominado Triduo Pascual.

Tiene una duración de ocho días que comienzan con el Domingo de Ramos y termina con el Domingo de Resurrección. Es un período de mucha actividad en la liturgia en cada una de las corrientes cristianas.

La Semana Santa viene precedida por la cuaresma, que es el período de cuarenta y seis días, que se inicia con el miércoles de ceniza y finaliza el domingo de Ramos, cuando se da inicio oficial de la Semana Mayor. Dentro de este período se realizan jornadas de días de ayuno, así como de penitencia para recordar los cuarenta en los que Jesús ayunó en el desierto.

Esta semana es un tiempo en el que la Iglesia invita a la oración y reflexión sobre Jesucristo y sobre los episodios de la pasión, muerte y su resurrección. También es el tiempo propicio para la meditación de cada uno de los fieles sobre su actuación y lo que debe cambiar para agradar a Dios, así como cumplir con sus mandamientos.

Programación de la Semana Santa

La Semana Mayor ofrece en cada día un evento distinto como remembranza de los episodios vividos por Cristo durante la pasión, crucifixión y muerte.

Jesucristo
Semana Santa
  • Domingo de Ramos: Celebración de la entrada triunfal de Jesucristo en Jerusalén.
  • Lunes Santo: Unción de Jesús en casa de Lázaro y expulsión de los mercaderes del Templo de Jerusalén.
  • Martes Santo: Anuncio por parte de Jesús de la traición de Judas y las negaciones de Pedro.
  • Miércoles Santo: Conspiración de Judas Iscariote con el Sanedrín, o Asamblea de Sabios, para traicionar a Jesús por treinta monedas de plata. Nazareno de San Pablo.
  • Jueves Santo: Lavatorio de los pies. La Última Cena. Eucaristía. Oración de Jesús en el huerto de Getsemaní. Arresto de Jesús.
  • Viernes Santo: Prisión de Jesús. Los interrogatorios de Caifás y Pilato.La flagelación. La coronación de espinas. Vía Crucis. Crucifixión de Jesús. Entierro de Jesús.
  • Sábado Santo o Sábado de Gloria: Vigilia Pascual.
  • Domingo de Resurrección o Domingo de Pascua: Ascensión de jesucristo

Es una semana intensa, plena de diversos actos, como procesiones, jornadas de oración, peregrinación, escenificación del drama sufrido por Cristo, entre otros.

Procesión del Nazareno San Pablo

Una particularidad que se celebra todos los Miércoles Santos en Caracas, Venezuela, es la procesión del Nazareno de San Pablo. En esta tradición, los fieles salen de procesión por las calles de la ciudad, cargando una gran estatua de Jesucristo hecha en madera, vestido con túnica morada cargando la cruz, escenificando el via crucis en tiempos de Herodes.

Jesucristo
Procesión del Nazareno de San Pablo

Dicha estatua fue traída de España en 1674 y llevada a Caracas con mucha veneración y se instaló en la Capilla de San Pablo, localizada en la área sur de la Catedral. De allí el nombre de Nazareno de San Pablo.

Cuentan los cronistas de la ciudad que esta tradición se inició cuando en tiempos antaños se desató en Caracas una terrible epidemia, a la que se llamó la peste del vómito negro, que mató a muchas personas. Como un ruego a Dios para que cesara la enfermedad, el pueblo sacó en procesión la enorme figura del Nazareno San Pablo El Ermitaño, lo cual para  asombro de todos coincidió con el término de la espantosa epidemia.

Durante el terromoto de 1641, la capilla resultó destruida y tuvo que ser reparada para reabrir nuevamente al público unos pocos años después.

Jesucristo
El Nazareno de San Pablo en la capilla antes del terremoto

Esta imagen envuelve muchas las historias de casos particulares milagrosos de curaciones pedidas al Nazareno y concedidas. De allí que infinidad de fieles devotos pagan penitencia ese día de la procesión del Nazareno de San Pablo en la Semana Mayor.

Según leyendas que relataron personas locales de la época, al escultor una vez finalizada su obra se le apareció el mismo Nazareno y le dijo: “Donde me has visto que tan perfecto me has hecho“.

Algunos años después durante el gobierno del presidente, Guzmán Blanco, se ordenó la destrucción de la Capilla de San Pablo y en sitio se construyó lo que es hoy el Teatro Municipal de la ciudad. Debido a ello se llevó el Nazareno de San Pablo a la Basílica de Santa Teresa, en Caracas.

Desde ese momento los feligreses vestidos de morado acuden por miles a venerar el santo y a hacer sus peticiones de curación y llevar sus ofrendas. La tradición se expandió a muchas otras ciudades del país.

Jesucristo
Devotos del Nazareno

Jesucristo y el diezmo

El diezmo u ofrenda es un aporte que se hace a la Iglesia. Es una especie de donación a la Iglesia y que históricamente se ha calculado en la décima parte o 10% del ingreso por persona. Éste ha sido un punto de controversia en cuanto los pro y contra de diezmar.

Diezmar fue un mandamiento que se instauró en tiempos del Antiguo Testamento, como requisito de ley. En ese entonces todos los israelitas debían llevar su aporte al templo. Este aporte se estableció en el 10% de lo que se cultivaba de las cosechabas, así como del ganado que criaban. Esto está referenciado en  Levítico 27:30; en Números 18:26; en Deuteronomio 14:23, entre otros.

Jesucristo
El diezmo

Se llegaron varios tipos de diezmos. Así se tenían diezmos para el uso del templo, para las fiestas, para los pobres. En ocasiones se usaba el diezmo como tributo para las necesidades de los presbiteros.

En el Nuevo Testamento, por su parte, no se especifica en ningún sitio orden alguna de aportar un porcentaje para la Iglesia. Sólo se hace una mención a que los fieles reserven algo “según haya prosperado”.

Como sabemos los fieles se rigen por el Nuevo Testamento y practican la fe de acuerdo a sus preceptos,

Pan de vida

Como sabemos, en los primeros primitivos de la era cristiana, el pan era uno de los alimentos más importantes que consumían en la dieta los judíos.

También para algunos representaba una forma de vida, por lo que pensar en pan involucraba muchos aspectos de la vida tanto social, como laboral.  El pan daba significado al tiempo y esfuerzo invertido, pues servía para dar de comer a todos, sean niños o ancianos, mujeres u hombres, judíos o no, de todas las regiones.

Jesucristo
Danos el pan nuestro de cada día

A partir de esa necesidad diaria, se comenzó a comparar a Jesús con el pan, ya que en su prédica se hacía necesario como alimento para el alma. Jesucristo comenzó a ser visto como ente requerido por todos y por todo el tiempo, sin limitaciones de ningún tipo.

Según lo revelado por el Padre, Jesús estaba consciente de que después de su muerte y resurrección se convertiría en el Salvador, el Expiador y en el pan de vida, tal y como lo hizo saber Juan cuando escribió su evangelio: (Jn 6, 35).

Jesucristo
El pan de la vida

Jesús consciente de lo imprescindible que es el pan para el diario vivir, le pidió a sus seguidores que esforzaran por buscar las formas de obtener de manera permanente el alimento tanto físico para subsistir, como el espiritual que da la vida eterna. De allí su preocupación por los más necesitados, por los hambrientos, por los mendigos.

La pasión de Jesucristo

La pasión de Cristo es un episodio importante, doloroso y muy fuerte de la vida del Hijo de Dios. En virtud de su importancia, los fieles de la fe cristiana guardan el debido respeto en los días de su conmemoración.

Estos eventos que corresponden a la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo dominan todo el año litúrgico ya que se usan como inspiración de virtud, gracia y salvación. Según la liturgia, el Adviento es el inicio, luego prosigue el período de Navidad, seguidamente se efectúan los domingos del tiempo ordinario para llegar a los  misterios de la cuaresma, el triduo santo y período pascual.

El Viernes Santo de la Semana Mayor la Iglesia lleva a cabo esta conmemoración con la debida solemnidad para recordar el sufrimiento de Cristo. Para dicho evento se destacan varios momentos particulares de la pasión de Cristo; a saber: la oración en el monte Getsemaní, el juicio, la tortura y flagelación y, finalmente, la muerte en la cruz.

La pasión de Cristo, conmemorada en Viernes Santo, es uno de los días más importantes de la religión católica ya que durante este día se recuerda la oración en el monte Getsemaní, el juicio, suplicio y muerte de Jesús en la cruz. En las iglesias se celebra la Liturgia de la Pasión del Señor, que tiene lugar en una iglesia con las luces apagadas (o en penumbra). El Papa y los oficiantes visten de rojo y se postran con la cara al suelo para orar.
La pasión de Cristo

En los templos se lleva a cabo la Liturgia de la Pasión del Señor, que se realiza con todas las luces de la iglesia apagadas y los oficiantes usan la vestimenta  roja. Durante la ceremonia se postran con la cara pegada al suelo para orar.

Este evento es repetido todos los años por millones de devotos cristianos recordando lo vivido por Jesucristo en cada una de las etapas de la pasión, su muerte y resurrección.

Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, también conocida como la Iglesia mormona, pertenece al Movimiento de los Santos de los Últimos Días. El apodo de Iglesia mormona proviene del derivado del Libro de Mormón, que es uno de los libros canónicos que acepta esta Iglesia.

Es un libro muy parecido a la Biblia, y toma su nombre de Mormón, quien es, según el libro uno de los últimos profetas que escribieron en él alrededor del año 390 d. C. Comúnmente se hace referencia a esta iglesia como mormonismo.

Jesucristo
Miembros de la Iglesia mormona

Esta iglesia se inició en abril de 1830. Su fundador fue el estadounidense Joseph Smith. Su objetivo era radicar en América del Norte lo que él llamó la Nueva Jerusalén, que también se denominaría Sion. La Iglesia comenzó actividades en la parte occidental del estado de Nueva York. Luego fue mudada a la población de Kirtland en Ohio.

Cuenta con libros esenciales mediante los cuales sustentan la fe de la iglesia, Estos libros sagrados, que son distintos de la Biblia, al igual que algunas doctrinas de carácter personal y prácticas, son rechazadas por su contenido por algunas corrientes cristianas, tales como protestante y católica más cercanas al cristianismo. (Ver artículo: cristianismo en el mundo).

Creencias de la Iglesia de los Santos Últimos Días

Entre las creencias que sustentan esta corriente cristiana están:

  • ​Jesucristo, el Salvador: Él es el Salvador del mundo. Es Hijo de Dios y Redentor.
  • El plan de felicidad de Dios.
  • Restauración del evangelio.
  • Los mandamientos de Dios.
  • La Iglesia de Cristo.
  • José Smith.
Jesucristo
José Smith
  •  El Libro Mormón
  • Artículos de fe

Jesucristo redentor

Dentro de la fe cristiana se hace constante referencia a la redención. Se menciona tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento. Se presentan también los tipos prácticos propios de redención, tales como liberar a un esclavo de su pena o a una persona de alguna obligación no deseada, terminar con  una situación o trabajo difícil o penoso y perdonar los pecados.

Ya desde el mismo Antiguo Testamento, se hablaba que Dios iba a ser el redentor del pueblo de Israel, lo cual logró a través del mensaje enviado a los profetas logró liberarlos confinamiento en Egipto. Así quedó expresado en el Exodo: “Yo los sacaré de debajo de las cargas de Egipto, y los libraré de su servidumbre, y los redimiré con brazo extendido, y con juicios grandes” (Exódo, VI: 6).

Jesucristo
Jesucristo redentor

En virtud de su relevancia se ha constituido la redención como uno de los dogmas centrales de la doctrina cristiana, para reconocer esa virtud de servicio.

Considerando las características de la redención y las cualidades de Jesucristo, se le ha reconocido como “el Redentor” de la fe, por el servicio que siempre dispensó a su prójimo en paso por la tierra y por su muerte en la cruz con el fin de salvar a la humanidad del pecado y de la muerte y abrirle las puertas del Reino de los Cielos. Es por lo tanto el Redentor de todos los seres humanos y los liberó del pecado.

Pantocrátor

El término pantocrátor se deriva del idioma griego, y en su acepción más simple significa todopoderoso.  La palabra se aplicado en forma muy particular a una imagen de Jesucristo, en la que aparece sentado en su trono extendiendo su mano derecha en señal de bendición y en la izquierda sostiene las Sagradas Escrituras.

Por lo general, se le coloca enmarcado en una aureola ovalada. Es la representación del Dios Todopoderoso, en sus acepciones de Padre e Hijo, significando con ellos al Creador y al Redentor.

Imagen de Cristo sentado en su trono, con la mano derecha en actitud de bendecir y sosteniendo en la mano izquierda el libro de los Evangelios. "el pantocrátor es característico del arte románico y del bizantino y generalmente está enmarcado dentro de una aureola ovalada"
Pantocrátor
Es una imagen típica del arte bizantino y románico, que se puede encontrar en la parte exterior de las iglesias esculpida en piedra cerca de los portones, o también en la parte interior, pintado en las bóvedas localizadas detrás del altar, en los sitios llamados ábsides. Es una figura muy difundida de Jesús y se le refiere a la Epifanía del Dios en forma humana.
Se ha dicho que es la imagen del Señor del Universo, del Omnipotente.Según algunos datos de estudiosos del Antiguo y del Nuevo Testamento han establecido que el Pantocrátor engloba cuatro conceptos: la Omnipotencia, la Omniconservación, la Omnicomprensión y la Omnipresencia, con lo cual se quiere señalar que el Dios Pantocrátor domina todo lo creado y contiene todo en sí.
(Visited 770 times, 1 visits today)

Deja un comentario