Aprende todo sobre la historia de la Iglesia Ortodoxa, aquí

En este artículo hablaremos sobre la Historia de la Iglesia ortodoxa Rusa, bizantina, de Oriente, rusogriega o simplemente ortodoxa son los nombres que suelen darse a la comunidad religiosa de Oriente por el numero de fieles y la influencia cultural.

Historia de la Iglesia Ortodoxa Rusa.

La Iglesia Ortodoxa Rusa es independiente de cualquier jurisdicción religiosa de mayor jerarquía, y pertenece a la comunión ortodoxa mundial, tiene una población de feligreses aproximadamente de doscientos veinticinco millones, igualmente en Rusia, en Bielorrusia y Ucrania es la principal religión.

En la Iglesia ortodoxa rusa el mayor apoderado es el obispo de Moscú y de Rusia, tiene varios término se entiende como Velikorussia o Gran Rusia, Rusia Blanca Bielorrusia, Malorussia, Pequeña Rusia y comprende actualmente a los Estados independientes de Rusia, Bielorrusia y Ucrania.

Otras congregaciones ortodoxas independiente, los jefes de Alejandría, de Antioquía  o de Constantinopla la congregación rusa llego ser oficialmente la autoridad para declarar solemnemente santo y poner en el catálogo de ellos a un siervo de Dios, ya beatificado con anticipación ante de las demás congregaciones hermanadas en los cambios en su santoral.

Igualmente la congregación ortodoxa considero de suyo los santos de la historia (prismática) esto quiere decir que en el año mil cincuenta y cuatro (1054) el representante del papa excomulgo al patriarca de Constantinopla, quien, a su vez, puso bajo maldición al papa.

Con el tiempo el resultado de aquella división fue que se formaran las iglesias ortodoxas orientales: griega, rusa, rumana, polaca, búlgara, serbia y otras iglesia autónomas.

La captación de la Iglesia ortodoxa por sus fieles

En aquel tiempo los obispo de habla griega y los de habla latina estaban envueltos en un debate sobre la relación entre la ‘palabra’ o el ‘Hijo’ de ‘Dios’ que había sido encarnado en Jesús, y ‘Dios’ mismo, ahora llamado ‘el Padre’, puesto que por lo general su nombre, Yahweh, había sido olvidado. ( ver: artículo El Corán)

Esta frase tan importante para los cristianos de todo el mundo “en el nombre de Padre, Hijo y del Espíritu Santo” fue creada para los bautizados; por lo tanto radica diferencia entre la Iglesia Ortodoxa y la católica.

Todavía no había ninguna doctrina ortodoxa sobre el asunto que principalmente se consideraba, cada bando creía que tenía a su favor la autoridad de las escrituras.

Cada uno decía que los demás se habían apartado de lo ortodoxo y lo tradicional y lo bíblico; existía una división total entre las filas religiosas en cuanto a esta cuestión teológica.

Encontraremos pocos fervorosos ortodoxos rusos que fueron capaces de indicar cuál es la principal diferencia con la Iglesia católica, muchas personas de Ucrania, Rusia y Bielorrusia dicen que ser cristianos ortodoxos  su afinidad viene de la cultura, irrenunciable de la historia de su nación.

La llegada del cristianismo a Rusia

Al hablar de la antigua crónica del cristianismo ruso comienza con los viajes que entablan en los territorios de los pueblos esclavos paganas orientales por el discípulo San Andrés.

La descripción referente a los viajes, fueron tan peligrosos en la memoria popular el cual fueron contados en el pergamino del Cronista Néstor; se habla que las obra de Néstor, San Andrés peregrino el territorio ubicado al norte del mar Negro hasta unirse con el río Dniéper donde se obstaculiza en las montañas de Kiev y la bendice al futuro pueblo, la cual actualmente se le conoce como “madre de las ciudades rusa”.

Diferentes historiadores rusos colocan en tela de juicio la tradición, el cual todos armonizan en que el apóstol si llego a visitar las orillas nórdica del mar Negro, por ultimo, su teología es teocéntrica y descansa ante todo en la revelación, despreocupándose de los problemas antropológicos que la razón plantea filosóficamente a los teológos de Occidente.

Como esta compuesta la Iglesia Ortodoxa Rusa

Se compone de un grupo de Iglesias autocéfalas o independientes, cuyo origen se encuentra en las partes del Imperio romano de habla griega; la denominación de ortodoxa obedece a la afirmación de que siguen estrictamente la enseñanza de los apóstoles.

Las disensiones que hay entre la iglesia de Roma y la de Constantinopla se convierten en tirantez casi insostenible en el siglo VII, por motivos históricos y por razones doctrinales, principalmente la procedencia del Espíritu Santo del padre y del Hijo, y el culto a las imágenes. ( ver: artículo Arte Cristiano)

La situación empeora en el siglo IX con excomunión del bizantino Focio, y el cisma definitivo acontece en el año 1.054,  las esperanzas de componenda se pierden con la intervención de los cruzados en Bizancio, y la conquista de Constantinopla por los turcos en 1453 sanciona definitivamente el estado de cosas, quien solo en la actualidad parece comenzar a alterarse con los contactos entre las Iglesias ortodoxa y catolicorromana.

Las Iglesias de esta denominación son autocéfalas o independientes, en cuanto a la administración pero se hallan unidas por la misma fe; algunas gozan de gran antigüedad, como la de Jerusalén, Chipre, Antioquía y Alejandría.

Las que existen ahora son; Jerusalén; Alejandria, con las comunidades sudafricanas;  Antioquía, que es archidiócesis y abarca a los sitios de América; Moscú; patriarcado de Georgia, en la URSS, con sede en Tbilisis; patriarcado de Rumanía; patriarcado de Yugoslavia; exarcado de Bulgaria; Albania; archidiócesis de Chipre; Grecia, cuyo primado es el arzobispo de Atenas; Polonia; Checoslovaquia, Lituania; Estonia; Finlandia; el Monasterio de Santa Catalina en el Sinaí, cuyo abad es arzobispo; y Constantinopla, en la que el arzobispo, con el titulo de patriarca ecuménico administra a las  comunidades ortodoxas del oeste de Europa, Australia, Norteamérica y Sudamérica, más los rusos exiliados. El metropolitano de Tiatira, que reside en Londres, gobierna la Europa central y la occidental.

Católicas Ortodoxas

Estas iglesias basa su doctrina en las decisiones de los siete primeros concilios ecuménicos, en la Biblia, en los Padres de los tiempos iniciales del cristianismo y en la tradición. Los sacerdotes o popes, de obligaciones muy semejantes a las del clero católico, pues den casarse antes de ser ordenados; pero los obispos han de ser célibe o viudos.

Los monjes, forzosamente solteros, ocupan los monasterios, entre los que destacan los típicos meteora, en la cima de elevaciones de terreno aislada; algunas de estas casas monacales, como Santa Catalina del Sinaí y el monte Athos, son famosas en todo el mundo.

La lengua ritual tiene que ser la del lugar en que está la iglesia, aunque prepondera el uso del idioma griego, la liturgia, los ornamentos sagrados, la iluminación y los iconos son una impresionante muestra de la veneración que profesan a Dios.

La Iglesia copta o egipcia es monofisita y tiene considerable antigüedad, en señal de protesta contra las decisiones del I Concilio de Constantinopla (381) y el de Calcedonia (451) sobre cuestiones de política eclesiástica, llega a convertirse en una Ilglesia independiente de la del Imperio romano y sufre la dura persecución de los griegos.

Tiene a Pedro IV, patriarca monofisita de Alejandría, por el primero de la serie continua de sus patriarcas, titulados “santísimo padre y patriarca de Alejandria, de todo Egipto, Nubia, Etiopía, la Pentápolis y toda la tierra evangelizada por san Marcos”, al cual consideran fundador de su comunidad religiosa.

Su lengua litúrgica no se emplea más que en el ritual: se escribe en caracteres griegos, pero arranca del egipcio antiguo; las obligaciones de los sacerdotes, lo mismo que su jerarquía, se asemeja mucho a la católica; el clero puede casarse más o menos en las mismas condiciones que el ortodoxo, y los monjes han de ser solteros.

Observan los siete sacramentos, respetan ayunos y prohibiciones alimentarias, utilizan iconos (las estatuas están vedadas) y se circuncidan a los siete años.(ver: artículo Mezquita de Córdoba)

Estrecha semejanza con la anterior presenta la Iglesia abisinia o etiópica, monofisita, que se independiza d aquélla tras muchas luchas y esfuerzos, este afán de de libertad se muestra en la resistencia que ha presentado a los intentos de unión efectuados por los católicos, ortodoxos griegos y anglicanos.

Su lengua litúrgica es el geez, idioma semítico, la iglesia metropolitana está, desde fines del siglo pasado, en Addis Abebe y su centro espiritual en el convento de Dabra Libanos; junto a la observancia de costumbres judaicas, como el respeto al descanso sabático, la circuncisión e interdiccione dietéticas, rinde cultos especiales a la Virgen y los santos, en iconos, pues rechazan las imágenes en bulto.

También es monofisita la Iglesia jacobita o siria su nombre nace del de Jacobo Burdeana o Bardeo que, en el siglo VI, lucha con encarnizamiento en favor del monofisismo, que peligra por culpa de las persecuciones imperiales.

El patriarca jacobita recibe el titulo oficial de “Patriarca de Antioquía y de todo Oriente”, es elegido en el convento de DarUz-Zafaran (cerca de Mardin, Turquía) y toma siempre el nombre de Mar Ignatios.

La Iglesia armenia, cuyos fieles hacen remontar a Bartolomé, Judas Tadeo, etc., e incluso a Jesús, nace de la evangelización de san Gregorio el Iluminador (257-332); en el siglo IV se crea el alabeto y el ritual armenios, que se mantienen hasta nuestros días.

Esta Iglesia, la más antigua de las nacionales, sigue un monofisismo extremista; al frente de ella está el katholikós de Eschmiazin, “patriarca y obispo de los armenios, obispo de Ararat, archiarzobispo, cabeza de los obispos y sacerdotes” subordinados a él se hallan los katholikós de Sis, Constantinopla y Jerusalén.

La Iglesia nestoriaba surge, descontando la rivalidad existente entre Alejandría, Antioquía y Constantinopla, de Nestorio (m.451), patriarca de Bizancio, que se aprovecha de las discusiones y rencillas para sostener que la naturaleza humana de Jesucristo es independiente de la divina, doctrina que condena el sínodo de Roma de 430 y el Concilio de Éfeso (431). (ver: artículo Karma Budista)

Pero el nestorianismo alcanza poco a poco la forma de Iglesia nestoriana o caldea con su amplia e intensa expansión en Siria y Persia, que desean oponerse a la Iglesia del Imperio; llega a Arabia, Ceilán, Malabar y China y se difunde entre los turcos y mongoles, hasta que empieza a decaer a causa de la presión china y la musulmana. En la actualidad hay comunidades nestorianas o caldeas en el Kurdistán y en el sur de la India.

Los cristianos de la costa indostánica de Malabar se dan el nombre de “cristianos de santo Tomás, por creer que tal santo ha evangelizado aquella región,  pretensión tal vez no tan legendaria como pudiera parecer.

Como los maabares cristianizados dependen de la Iglesia siria, resulta explicable que se introduzca el nestorianismo entre ellos, tanto más cuanto que usan la misma legua litúrgica, el siríaco, y el rito jacobita.

Los melquitas o “fieles al emperador” en forma de patriarcados, son sirios y egipcios que responden a las Iglesias monofisitas y jacobitas, estrechando sus lazos con Bizancio y aceptando la liturgia griega, para significar su apoyo a Roma y Constantinopla.

Al producirse el Cisma de Oriente, se dividen en melquitas católicos y ortodoxos y cada comunidad elige a su propio patriarca; los maronitas, cristianos de Siria y del Líbano, representan una Iglesia fundada en el siglo V por el monje Marón.

Su Biblia está escrita en árabe y su liturgia es siríaca; sus sacerdotes, como los ortodoxos bizantinos y los de otras denominaciones, pueden casarse antes de recibir el sacramento del orden.

Estudian en el Colegio Maronita de Roma y su patriarca, residente en Antioquía, recibe la confirmación pontificia, se trata, pues, de una Iglesia uniata; asimismo son uniatos lo fieles de otras comunidades religiosas, cuyo nombre produce a veces confusiones por su coincidencia con Iglesias no católicas.

entre ellas figuran, por ejemplo, los armenios católicos, los italogriegos, los melquitas católicos, los coptos católicos, los malabares católicos, etc. ( ver: artículo Juan Pablo II)

En fin en las iglesias rusa los capellanes tienen el permiso de unirse con una pareja antes de convertirse, y aquellos capellanes no desean hacerlos es porque serian mojes o harán una trayectoria en la que ocupan cargos que se dedican tiempo completo; “la adoración mariana” es más importante en la religión ortodoxa rusa, donde existe una amplio de credibilidad en la Virgen María y su adoración a ella entretanto que el catolicismo es una manera de tener una comunicación con Jesús.

Es decir que se destaca que más allá de las distinciones, recientemente existe un intento de añadir fuerzas para se pueda lograr la paz;  igualmente se menciona que en los años 60, la Iglesia Católica se transformó.  Juan XXIII en el año 1959 comunica el Concilio Vaticano II, un concilio ecuménico que se inclina a la renovación de la unidad de todas las iglesias cristianas.

En este contexto el heredero de Juan, que tuvo cuatro audiciones entre 1962 y 1965 el papa Pablo VI estuvo con el patriarca de Constantinopla en el año 1964 en la ciudad de Jersalén, al respecto desde la diócesis ortodoxa en Argentina se aseguró que con los cristianos católicos hay menos inconveniencia que con otras iglesias cristianas, resulta ser que los matrimonios entre católicos y ortodoxos si son permitidos.

De igual forma se afirman que las vinculaciones entre los representantes de estas dos religiones en Argentina son excelentes desde muchísimos años, con la ayuda del arzobispo de Buenos Aires, Jorege Bergoglio, a las festividades de las navidades y otras celebraciones importantes, la relación continua con su heredero el cardenal Mario Poli en ese tiempo existía en tiempos de Antonio Quarracino, quien estuvo en el puesto entre los años 1990 hasta 1998

El periodo del Santo Sínodo de 1700-1917

Unos de los últimos patriarcas antes de los cambios por Pedro el Grande fue Adrián (1690-1700) llego ser un individuo muy conservador y por disconformidad a las renovaciones del joven zar.

Al fallecer Adrián, Pedro en su anhelo de colocar toda Rusia bajo su control, inhabilito las elecciones para los nuevos patriarcas y al término de veinte años creo el Colegio Eclesiástico, el cual fue bautizado como “Santo Sínodo”.

Este organismo adjunto del Estado, se encargó de las gestiones de la Iglesia desde el año hasta la 1721 hasta la Revolución de Octubre, aun siendo los emperadores unos de los últimos solicitudes en las decisiones del dicho organismo.

A pesar que precedentemente la independencia de la Iglesia fue bastante relativo, su transformación de Pedro I era decisivo para las recientes relaciones entre las Iglesias y Estado.

La objetividad de la creación del Santo Sínodo, ese “Ministerio de la Religión Ortodoxa”, conllevo el control estatal de la vida religiosa y ceñir la ideología de la política de la nación.

Estos fueron armonizados por individuos originario del clero, el Sínodo estuvieron presidido por funcionarios laicos y el procurador general, ellos fueron los ojos y oídos del gran poder imperial.

Uno de los más importantes era el poderosísimo Konstantín Pobenonóstsev; desde el año 1880 fue el procurador general del Santo Sínodo de la Iglesia ortodoxa hasta el año 1905 y el protector religioso y político de los emperadores Alejandro III y Nicolás II.

El comisionado de finalizar las reformaciones iniciadas por Alejandro II fue Pobedonóstsev y convenció al emperador entrante Alejandro III para fortalecer el control del estado en todos sus aspectos de la vida.

En el siglo XVIII, la iglesia le privaron casi todos sus terrenos y lo que era más grave los presbíteros los obligaron a denunciar a las autoridades todo aquel que pudiera ser un peligro de estado, y si era necesario rompiendo el secreto de confesión allí fue cuando las autoridades del sacerdocio comenzó a decaer en la sociedad.

Por lo tanto como nivelación a las intimidaciones del Gobierno, dentro de la Iglesia comenzaron a procesar de marcada libertad espiritual, ya que la iglesia rusa tenía que obedecer a las autoridades terrenales, en este caso los representantes nunca aceptaron.

Esta actitud no se manifestó como protesta sino como un retiro voluntario que se determinó por una silenciosa forma transmitida de boca en boca que instruían  sin libros solo por medio de la palabra, hablando con los creyentes y se les transmitió la esencia de la fe ortodoxa.

Los llamados startsy, no obstante su nombre viene del vocablo starik quiere decir “viejo”, no tenía ninguna relación con las edades, solo se trataba que eran guías espirituales y maestros.

Uno de los más importantes de los startsy rusos era el reverendo Serafín de Sarrov (1759-1833) fue el autor de muchos milagros y célebre visionarios, según cuentan que la entrada de su celda estuvo abierto para todo el mundo.

Según cuenta que uno de los tantos peregrinos que llegó acercarse a recibir sus consejos fue el emperador Alejandro I, sus predicciones estuvieron el lapso de acosamiento de la Iglesia ortodoxa y su subsiguiente resurrección.

Pronostico el fallecimiento de la familia imperial rusa, su predicciones que se hizo real a inicio del siglo XX; Nicolas II , el último emperador sus sirvientes y familiares fueron ejecutados en el año 1918, por los bolcheviques.

Los llamados startsy del convento de Óptina Pustin se crearon una fama especial, el convento, a dos Km de la vieja pero modesta ciudad rusa de Kozelsk perteneciente a la provincia de Kaluga, actualmente es el lugar de peregrinación los que mas lo visitan fueron los escritores rusos Lev Tolstói y Nikokái.

Aun siendo esta cara informal de la ortodoxa en la Iglesia rusa se llegó a desarrollar infinidades de problemas que irradiaron de su formalismo, del poco prestigio del sacerdocio y de sus relaciones con las autoridades laicas.

Por lo tanto, la naturaleza del imperio y las autoridades tanto civiles como religiosas no consideraron la convocatoria de una asamblea que restaurara el patriarcado en la Iglesia rusa.

(Visited 47 times, 1 visits today)

Deja un comentario