Cultura Islámica: historia, vestimenta, tradiciones, y mucho más.

Cuán importante es conocer sobre las distintas culturas que comprenden el mundo plural y diverso en el cual nos encontramos. Muchas de ellas, han sido formadas bajo el carácter religioso, por lo que cada uno de los hechos que en ellas se manifiestan son considerados respetando ciertos lineamientos y parámetros en función a la redención ante una máxima figura religiosa. La cultura islámica es única, por lo que su estudio permitirá reconocer sus aportes en la  actualidad.

¿Qué es?

La cultura islámica corresponde al Islam como basamento. Este refiere a la doctrina religiosa predicada por Mohamad o como también se le hace conocer, Mahoma. Esta designación refiere tanto a los pueblos practicantes como a sus creencias religiosas. Sin embargo, no solamente es una religión, es a su vez una ley que rige de manera estricta a toda la comunidad musulmana. Dios es la causa de todo, es quien da recompensas y castigos.

Asimismo, la cultura islámica desde su perspectiva religiosa, se considera monoteísta. La misma se basa en la revelación y en el estudio orientado hacia el análisis del problema del destino de los hombres, como de sus cosas y del mundo en donde construye vida, siempre en función a la fe como perspectiva, además su libro sagrado es el Corán. El Islam, significa entonces la devoción total a los designios de Dios por medio del Profeta Mahoma.

Historia

La historia de la cultura islámica es una expresión fundamentada en las prácticas culturales de aquellos pueblos bajo la doctrina musulmana. Ya para la edad media, en el occidente del planeta, el islam se extendió a lo largo de la época por una cantidad diversa de reinos, los cuales estarían condicionados por la dominancia religiosa de la cultura islámica. La misma, se transmitía por medio de instituciones educativas y universidades que fueron proliferando.

Ahora bien, como religión monoteísta, considera a un único Dios revelado a Mahoma, quien cronológicamente remite a la tercera corriente de las agrupaciones religiosas abrahámicas. El origen de la misma se remonta a la península arábiga durante el siglo VII después de Cristo. Consideran entonces el Corán revelado a través del arcángel Gabriel, así como a la Torá, El Evangelio y Salmos como textos de revelación, los cuales el hombre tergiversó.

Vestimenta de la Cultura Islámica

Para la cultura islámica, el hecho de diferenciarse va más allá de romper paradigmas. Esta se basa en sus fundamentalismos religiosos y en los modos en los que el hombre debe reflejar su vida en el día y la noche para Dios. La vestimenta es entonces, buena y limpia, sobre todo si es la hora de rezar o cuando las relaciones entre personas así lo sugiera. Por ello, Allah indicó que debían ser cubiertos y engalanados para el momento de rezar.

Para Allah, las personas deben verse engalanadas, puesto que es una forma de hacer ver las bendiciones que este ha concedido. Por lo que el Corán establece el hecho de engalanarse tras todo aquello que se le ha proveído, aplicando entonces tanto para quienes creen en él, como para quienes no. En tal sentido, los ropajes dentro de la cultura islámica cumple en el ser humano varias necesidades, cubre su cuerpo, permitiendo el pudor y lo diferencia de los animales.

Además de esto, la vestimenta es importante en la cultura islámica por lo que permite proteger al cuerpo de la incidencia de los rayos solares y la intemperie. Por otra parte, no existe una vestimenta correcta en el Islam, sino más bien es aceptar las distintas concepciones culturales, siempre y cuando se cumpla el objeto de protección al cuerpo humano, como también evita los abusos, siempre que sean utilizados sin excesos ni extravagancias.

Cultura Islamica

Por su parte, Allah vestía siempre igual que al pueblo de su época. No hubo órdenes, ni mucho menos negaciones en cuanto a la manera de vestirse concretamente. Sin embargo, se prohibió algunas características de la vestimenta que podían ser perjudiciales para el Islam. Por ello, es una norma la licitud la vestimenta. Siempre y cuando exista la caridad, el modo de vestir debe ser sin elementos abusivos ni mucho menos de caracteres opulentos.

Las Mujeres

Correspondiendo a este contenido, el islam y la mujer según el mundo occidental, son consideradas como esclavas, sin derecho y totalmente subordinadas. Históricamente, esta acepción es correcta, por lo que ninguna de ellas poseía derecho alguno en cuanto a propiedades o herencias. Dentro de lo que respecta a los asuntos domésticos, no tenían derechos sobre sus hijos ni por sí mismas.

De hecho, las mujeres eran puestas en ventas o en otros casos podían ser abandonadas por sus esposos de manera arbitraria. La opción al divorcio era inexistente, aun esta fuera la víctima por abusos realizados por su marido. Dentro de la sociedad, carecían de algún rango o estatus social, no eran respetadas en sus distintos roles como madres, hijas o como esposas. Cualquier mujer que demostrara conocimiento era llevada a la hoguera.

E inclusive, las hijas eran consideradas como inútiles, y muchas de ellas eran asesinadas al nacer por ser motivo de vergüenza familiar. En el plano educativo, recibían muy poca formación, además que no tenían opción al sufragio ni en asuntos religiosos, por lo que eran consideradas incapaces, limitadas e intelectual y espiritualmente nulas. Estos actos degradantes ya para el siglo XIX y comienzos del XX continuaban replegándose.

Sin embargo, con la llegada de la cultura islámica, la mujer comenzó a conferirse de derechos similares a los de cualquier hombre, se le situó en el mismo nivel que esto, respetando el Santo Corán quien expresa de manera clara que Dios ha creado a hombres y mujeres de igual manera. Ya en la actualidad, el Islam hace especial hincapié en la formación educativa de manera obligatoria, tanto para mujeres como para hombres.

Por otra parte, el islam liberó económicamente a la mujer. En tal sentido, le otorga el derecho de poseer riquezas y propiedades, tanto como también las herencias y ganancias, las cuales le son propias y en ningún momento el marido puede exigírselas. Asimismo, existe igualdad entre hombres y mujeres en el plano laboral, administra además sus propias riquezas, y el marido es quien de manera obligatoria debe proveerla desde el matrimonio.

En cuanto al estatus social, a través de la cultura islámica la vida de las mujeres se transformó radicalmente, puesto que se orientó hacia el respeto en el trato como esposa, hija y madre. Se dejaba atrás las prácticas de asesinar a las hijas por miedo a la humillación, siendo esta práctica totalmente abolida por el Islam. En cuanto al rol como esposa, la equiparó al marido, dándole los mismos derechos que el hombre tiene según el Corán.

Cultura Islamica

En cuanto al matrimonio, la cultura islámica establece que el mismo refiere a la unión de manera armónica entre dos almas, siendo el objetivo de ellos el mutuo bienestar. Para el Corán, la belleza de una relación se encuentra en la igualdad. Igualdad entre ambos y apoyo mutuo, así como también protección y compenetración ajustada al cuerpo del otro.

La mujer ha de ser tratada con generosidad y amabilidad, además de tener derecho a divorciarse. Como madre, la cultura islámica remite a la mujer musulmana en este rol dentro del más alto estatus social, puesto que el Islam considera a esta en mayor medida, así como también se indica respetar a los padres y honrarlos.

 Tradiciones de la cultura islámica

Las tradiciones son elementos característicos y propios de una cultura la cual ha sido formada en un sólido basamento religioso, tal como es el caso de la cultura islámica. Es por ello que existe la necesidad imperiosa de conocer cuáles son cada una de las tradiciones populares en el marco religioso del Corán con las que el Islam se da a la tarea de ser reconocida en el espacio mundial:

  • Al menos una vez en la vida del musulmán, este deberá realizar la peregrinación hacia la Meca, vestido totalmente de blanco, enrumbado a realizar los ritos y oraciones concernientes a la misma.
  • No existen ningún tipo de sacramento, por lo que los hijos de musulmanes se les otorga desde el nacimiento el serlo, siempre sus padres lo profesen.
  • Las personas cuyos padres no sean musulmanes y deseen adherirse a la religión, bastará con proclamarse en confesión y fe como miembro, siempre en presencia de dos varones musulmanes.
  • No existe la figura sacerdotal, la relación es directa con Allah, no deben existir intermediarios.

  • Se encuentra totalmente prohibido el consumo de carne de cerdo, así como de animales que no han podido ser desangrados.
  • Las bebidas con alcohol y el vino se encuentran prohibidas.
  • El oro y la plata se encuentra prohibido si es de utilizar para beber o como vasijas.
  • La mano derecha se utiliza únicamente para comer, mientras que la izquierda es para mero aseo personal.
  • Las ropas transparentes y ajustadas se encuentran totalmente prohibidas.
  • Las mujeres musulmanas llevan un velo que cubre su rostro, además utilizan guantes para cubrir sus manos y antebrazos.
  • El maquillaje está permitido siempre y cuando sea llevado de una manera moderada.
  • Las joyas deben ser utilizada sin ostentarse, con moderación total.

  • Es considerado como un acto dignificado y de alabanza el hecho de cuidar del cuerpo, de asistir a funerales y visitar enfermos, como también de acudir a banquetes y hacer regalos.
  • Las mujeres deben estar depiladas como acto de limpieza, además que indica que se elimina los signos de naturaleza salvaje exterior. Todo debe estar limpio, puro, pulido y civilizados.
  • El único Dios que existe se llama Allah, y el único enviado es Mahoma.
  • Es obligatorio rezar cinco veces al día en dirección a la Meca. También es obligatorio ayudar en el mes del Ramadán durante el alba.

  • Está permitida la poligamia, y es obligatorio que entre musulmanes contraigan nupcias.
  • También se obliga a formar parte de la guerra en caso de difundir y defender el Islam.
  • Las casas de familia posee un espacio para rezar. En las cenas aunque la mujer prepara la misma, no tiene permitido compartir la mesa con los hombres.
  • En los lugares de rezo o mezquitas como también se conocen, los turistas no pueden permanecer en ella mientras se encuentren en la hora del rezo, ni las mujeres, únicamente deben estar los hombres.

Literatura

Si es de reconocer un elemento potencial dentro de la cultura islámica es sin duda alguna su rica y prodigiosa literatura. Es el Corán, la obra musulmana más influyente, no únicamente por el par religioso con el cual se ha escrito, sino por lo ardua y compleja de su redacción, siempre de manera expresiva, con calidad y rica en figurismo literarios. El Árabe clásico, es el periodo de mayor impacto para hacer conocer el Corán, con el poder de la lectura no se hace esperar.

Además del Corán, se registran cautivadores referentes literarios de poderosos contenidos religiosos, entre los que se mencionan las Sunnah, el comentario sobre el Corán, también las palabras de Nahj-al-Balagha y el camino de la elocuencia. Sin embargo, tanto como el Corán como la Sunnah, fueron los primeros referentes de los musulmanes para desarrollar una vida erudita en el Islam. Estas se encuentran destacadas en el campo de la poesía, y en distintas expresiones del área literaria, tales como las biografías.

Entre este lineamiento, la biografía de Wahb Munabbih, o la más reconocida biografía de Muhammad ibn Ishaq, tanto como también ciertos estudios realizados por Califa, los cuales se perfeccionaron de la mano de Sibuyé. Se menciona a su vez el primer diccionario árabe realizado por Khalil ibn Ahmad. Por lo que corresponde, otras obras literarias de gran reconocimiento en la cultura islámica se mencionan:

  • Las crónicas de viajes, en relatos de Ton Battuta.
  • Dentro del campo de la historia, la majestuosa Muqaddina del autor Ton Jaldún.
  • En el área de la prosa ficticia popular, se mencionan destacadas obras como las mil y una noches, la maravillosa lámpara de Aladino, Simbad el marino y Alí Babá y los 40 ladrones.

Forma de Vida de la Cultura Islámica

Considerando la cultura islámica, las formas de vida que deben llevar los musulmanes se consagran desde la médula del Corán. De ella se enseña que Dios ha creado el mundo para ser descubierto y para adorarlo. Se debe respetar que la única religión es la consciencia de Dios. De este se expresa que los actos mundanos se refieren si se pretende complacer a Dios, limitando los rituales religiosos. Estas enseñanzas son misericordiosas y curan el alma.

El realizar este potencial, desarrollaría cualidades tales como el ser caritativo, humilde y paciente además de ser sincero. De tal modo, que el Islam condena el orgullo y los caminos desviados de la rectitud. Los musulmanes no consideran que el hombre y el ser humano se concibieron tras el pecado, ni mucho menos han sido malversados por la naturaleza. En contradicción a esto, se menciona que la concepción tiene capacidades de hacer el bien como el mal.

Por ende, las enseñanzas dentro de la cultura islámica remite que las creencias deben estar en unísono por los actos. Tanto es ello, que se respeta la naturaleza del hombre, sus fallas serán consideradas para que estos se arrepientan, siendo entonces el Todopoderoso quien en su obra, ama al pecador, acepta su arrepentimiento, y lo hace más que hacia aquellos que no pecan en lo absoluto. El musulmán debe tener un balance entre su estilo de vida y el amor a Dios.

Debe ser una devoción saludable, esperanzado en la infinita misericordia de Dios con las mejores intenciones de superación. Además de ello, dentro de su forma de vida se considera las enseñanzas más allá de la muerta, así como también en el día del Juicio Final. Por ello, dentro de su vida cree que serán juzgados al final de los tiempos, bien sea por las creencias como también lo serán por los actos. Este juicio no será más allá de las potencialidades de Dios.

En la cultura islámica, el islam se encarga de enseñar que la vida es una mera prueba. Por consiguiente, todos los seres humanos son responsables ante un único Dios. Debe existir fe en las creencias hacia el más allá, la cual será clave para llevar en la tierra un estilo de vida moralmente balanceado. Asimismo, la felicidad se obtiene cuando se vive entendiendo a Dios, además de satisfacer lo que este exige a través de su infinita sabiduría.

Considerando el ser libre no es satisfacer los deseos sin restricciones e inhibiciones, por el contrario significa no ser esclavos de los bajos instintos, además de las ideologías que el hombre ha creado de manera irracional y mundana. El propósito de vida de la cultura en el islam, ofrece al ser humano un  óptimo propósito de vida, definido como miembro de una grandiosa hermandad, cuyas enseñanzas y positivas prácticas son una fuente de confort.

La relación del hombre es unidireccional con Dios según el Islam. Otorgándole un estilo de vida completo y puro. Además de ello, el mismo se encuentra edificado sobre el autocontrol, así como también sobre las disciplinas de oración, ayuno y el ser libre de creencias totalmente fuera de contexto, como también de discriminaciones originadas por el estatus social, racial, cultura o país de procedencia.

El Islam acepta que el hombre deba vivir consciente de Dios, paras poder ser distinguido por la piedad y dignidad con el que se realiza.

El Arte y Cultura Islámica

Dentro de lo que corresponde a las características del arte islámico, se puede sintetizar que la misma posee un fuerte elemento abocado a la geometría en cada una de sus distintas manifestaciones. Por lo que se pueden observar en los distintos templos creados bajo este dogma, tales como mezquitas, palacios, hogares privados y madrazas.

De tal modo que esta amplia y compleja geometría se encuentra de igual manera en mínimos adornos, floreros, decoraciones de alfombrados y textiles, como también en patrones de azulejos.

De manera repetitiva, el arte islámico se orienta a maravillar al ojo humano, como también a inspirarlo en la contemplación de su magnitud como del orden con el cual se ha realizado. Estas grandes edificaciones por ejemplo para dar un referente amplio y exacto de su complejidad, han sido levantadas con materiales de la mejor calidad, tales como el mármol y la roca ígnea.  Incorporan entonces deambulatorios que respetan la geometría circular, con un exterior octogonal.

Asimismo, los trazados que se presentan en estas obras son asombrosamente rígidas, mientras que la planta, es el resultado de cuadrados que se superponen, y a su vez giran uno sobre el otro para generar entonces un octógono sobre una circunferencia. Se realizan cúpulas que además se revierten en un chapado de cobre, con un exterior de mármol, el cual se erige hasta las ventanas.

Se utiliza en su revestimiento cerámica turca, y desde el 1554 después del nacimiento de Cristo,  el mosaico de vidrio. Algunos autores y viajeros afirman que los mosaicos de vidrio en algún tiempo histórico poseían un fondo de color dorado, policromo, con algunos dibujos que representaban a la naturaleza, tales como árboles, plantas, flores y edificios.

Arquitectura

En correspondencia a la cultura islámica, es la arquitectura otro de los elementos majestuosos con los cuales se puede determinar el poderío y la influencia del Islam, no solo en tierra árabes, sino también a lo largo y ancho del mundo. Existen entonces magníficas mezquitas, las cuales fueron diseñadas por arquitectos de la talla de Mimar Koca Sinam. Dentro de lo magnífico de estas mega estructuras, es que las primeras se levantaron en los abrasivos desiertos.

Las primeras grandes obras arquitectónicas se erigieron entre los años 650 y 1600 después de Cristo. Estas, tomaron ciertos elementos de la arquitectura cristiana, tales como los domos. Fueron a medida construidas con un hospital en el centro de ellas además de que se incorporaban en las mismas las escuelas coránicas o como también se les conoce, madraza. Estas arquitecturas no solamente son religiosas, desde el punto de vista civil se destacan palacios, la construcción de ciudades y los caravasares.

Los caravasares, tenían la especial atención en racionar el agua, y proteger al hombre de la incidencia de la radiación solar, como también de las altas temperaturas típicas de la zona. Otra de las edificaciones importantes dentro de la cultura islámica son los mausoleos. Los mismos, referían a los sepulcros de las altas jerarquías, como simbología de su poder en el plano terrenal.

En este sentido, cabe mencionar que la arquitectura islámica posee un sinfín de elementos bases dentro de su compleja y majestuosa estructura, como también de elementos decorativos en común. Ejemplo de ello, en las mezquitas el muro conocido como quibla indicará cuál es la dirección correcta en la que se encuentra la Meca para poder orar. Esta pared posee un pequeño ábside o nicho (Mihrab) cuyo parecido es similar al altar cristiano.

Por ende, el resto de la mezquita conformará espacios techados, divididos por arcos y columnas paralelas. Esta formación es heredada de las basílicas paleocristianas, las cuales se transformaron por la realización del culto musulmán. A este tipo de mezquitas se les conoce como hipóstila, la cual evita las articulaciones del espacio que se encuentran a modo de jerarquización, tal cual lo realiza su antecesor y referente cristiano.

Para concluir, la arquitectura de la cultura islámica se puede apreciar en África, Europa, India y parte de Asia, así como también en el Golfo Pérsico. Su creación es producto de la energía de la población, es guerrera y hasta se le otorga el género masculino. Además, demanda sumisión y refleja su historia milenaria. Por el contrario también se aprecian mezquitas que se remiten más tranquilas, con un carácter más relajado.

Ciencia y Cultura Islámica

Ahora bien, no solamente fueron las artes las principales manifestaciones dentro de lo que corresponde a la cultura islámica, la ciencia y las técnicas creadas por el Islam, también remiten un importante aporte para el mundo. Estas comenzaron a desarrollarse en le edad media y un poco más allá de 200 años, bajo un espacio-tiempo en donde los hechos políticos y religiosos permitían la expansión musulmana a lo largo de los países árabes.

Durante la época de su apogeo, entre los siglos VIII y XIV después de Cristo, la edad de oro de la ciencia en el mundo árabe se desarrolló principalmente en Siria, en la ciudad de Damasco. De la mano de las agrupaciones sociales conocidas como Omeyas y en Bagdad por los Abbásidas, compartieron la creación de saberes para la traducción de textos antiguos, los cuales remitían a una serie de ciencias que hasta ahora eran desconocidas.

En este orden de ideas, las ciencias a las cuales se buscaba traducir se encuentran las matemáticas y la física, la astronomía, e inclusive las ciencias básicas como es el caso de la medicina. Estas traducciones, contribuyeron a la generación de una cultura clásica, que no pudo ser igualada por sus vecinos aledaños. Es decir, tenían el conocimiento amplio y puro para generar una independencia intelectual, con capacidades únicas para la época en conjunto a India y China.

Países de Cultura Islámica

Al menos en 50 países, a excepción del Vaticano, existe población musulmana pese a ser considerados estados laicos. De tal modo que en ellos se conjugaron un promedio de 1.800 millones de musulmanes en el mundo. Estos se concentran al norte y centro del continente africano, además del oriente medio y próximo, como también en el sureste de Asia. Aunque en la mayoría se concentran en África y Asia, no todos los países musulmanes son árabes.

  • África, países como Chad, Mauritania, Burkina Faso, Marruecos, Sierra Leona, Túnez, Guinea, Somalia, Egipto, Nigeria, Senegal, Algeria, Malí, Sudán, Libia y Yibuti.
  • El Islam en Europa y Asia central, en estas latitudes vale hacer mención a Bosnia-Herzegovina, Azerbaiyán, Albania, Uzbekistán, Kazajistán, Paquistán, Kirguistán, Turkmenistán y Bangladesh.

  • Oriente Medio, las naciones musulmanas en este territorio son Líbano, Irak, Emiratos Árabes Unidos, Afganistán, Bahréin, Irán, Kuwait, Yemen, Qatar, Turquía, Siria, Omán, Arabia Saudita y Jordania.
  • Sureste de Asia, espacios territoriales correspondientes a Malasia, Las Maldivas, Indonesia y Brunei.
(Visited 257 times, 2 visits today)
Categorías Islam

Deja un comentario