Características de la Iglesia Católica: ¿Cuáles son? Funciones como pueblo de Dios y más

La Iglesia católica es la religión monoteísta con más número de devotos en el mundo y como institución religiosa se ha venido consolidando siglo tras siglo. En la actualidad es una de las más arraigada en el pueblo, pero también es una de las que más polémicas ha levantado y que ha recibido muchas críticas desde su instauración. En este post revisaremos cuáles son esas características de la Iglesia católica que la hacen tan particular, tan reconocida y nombrada y que siempre es motivo de amplios reportajes y grandes titulares noticiosos.

Características de la Iglesia católica
Las tres divinas personas de la fe católica

Características de la Iglesia católica

Como ya es de todos conocido, la Iglesia católica está distinguida como una de las 24 iglesias que conforman la fe cristiana, siendo la más numerosa a nivel mundial, contabilizándose aproximadamente unos 1.200 millones de adeptos. Su expansión se inició en el Oriente Medio, pero rápidamente logró llegar en la actualidad a los lugares más recónditos del planeta.

A partir de las enseñanzas y del peregrinaje en su paso por el mundo que hizo el hijo de Dios, Jesús de Nazaret, se instauró esta doctrina del cristianismo y fue creciendo de una manera vertiginosa como fe y como institución propiamente dicha. En tal sentido, se dice que Jesucristo cumplió cabalmente la encomienda que le diera su Padre, impartiendo preceptos y sacramentos que forman la base de la religión del cristianismo en el mundo. Las características fundamentales e indisolubles, que distinguen a la fe católica, tal como lo establece el Catecismo de la Iglesia Católica, son:

  • Una. Se ha señalado que la Iglesia católica es solo una, pues solo una fue la Iglesia fundada por Jesucristo y que se origina de un solo Dios. Es una unidad en tanto que se apoya en un solo cuerpo y un solo espíritu representado por la Santísima Trinidad en la cual se conjugan las tres divinas personas formando un todo. Asimismo es unidad en virtud de que en ella se profesa una sola fe, se enseña una sola doctrina, que es la misma que difundieron los apóstoles en su peregrinar por el mundo. Por otra parte, según la Biblia, la Iglesia es la esposa de Cristo y como bien señalan las Santas Escrituras, Jesús sólo puede tener una esposa y ella es la Iglesia Católica.
Características de la Iglesia católica
La Iglesia católica es UNA
  • Santa. Se dice que la Iglesia católica es santa pues fue creada por Jesús, quien era santo. Son igualmente santos sus emisarios, sus integrantes, así como misión. Es también santa la Iglesia pues ella es fuente de santidad, sus emisarios deben cumplir con su labor santificadora y los sacramentos son los medios para santificarse. Le corresponde a los fieles acatar el llamado a llevar a cabo acciones santificadoras.
  • Católica. Como ya sabemos el término significa “universal” y es por ello que se distingue a la Iglesia católica como universal, tal como lo predicó Jesús a sus discípulos, que ellos debían llevar el mensaje de Dios a todas las naciones, a todos los seres humanos, a todos los pueblos, por todo el mundo y en todas las épocas. Se fue esparciendo por más de dos mil años por toda la tierra a través del tiempo. Se hizo, entonces, “universal”, “católica“, tal como se encuentra en la actualidad en todas partes del mundo, cumpliendo la misión encomendada por Jesucristo.
  • Apostólica: Se dice que la Iglesia es apostólica en vista de que se sustenta en la predicación llevada a cabo por los apóstoles que Jesucristo eligió para que lo acompañaran en su peregrinar. Ellos lograron transmitir y difundir de la manera más fiel a través de la Tradición Oral y luego por medio de las Sagradas Escrituras. Esta es la labor que ejercen en la actualidad los obispos, que vienen a ser los sucesores de los apóstoles, cumpliendo con su labor apostólica.

Como otra característica resaltante de la Iglesia católica es que presenta una estructura jerárquica en la que se observan de manera descendente, los distintos representantes de la fe católica; a saber: el papa, los presbíteros o sacerdotes y los diáconos. Todos ellos se rigen por una autoridad superior y celebran concilios, conferencias, reuniones y consultas específicas para la toma de decisiones. Ellos constituyen lo que se denomina clero. Fuera del ámbito jerárquico, pero acatando y practicando los preceptos católicos se encuentran los fieles y, entre ellos, los laicos, quienes llevan a cabo labores de evangelización.

Características de la Iglesia católica
Jerarquía de la Iglesia católica

Funciones

Como funciones primordiales que debe cumplir la Iglesia para con su feligresía, tenemos:

  • Gobernar en la fe y orientar en los asuntos morales y de la vida cristiana de los fieles.
  • Alimentar al pueblo de Dios en su nombre, para lo cual instituyó a sus ministros sagrados que recibieron el sacramento de orden (los obispos, los sacerdotes y los diáconos).
  • Preservar la Iglesia como fe y como institución ante el mundo y a través de los tiempos, mediante el mantenimiento de la evangelización y formación espiritual de los devotos para conservar unida y consolidada la Iglesia.

Además de estas funciones genéricas, la Iglesia católica efectúa tres funciones pastorales específicas, que son:

Características de la Iglesia católica
Funciones de la Iglesia católica
  • Función profética: Se incluyen en esta función todo lo referente a los métodos más idóneos para la formación espiritual de los creyentes. Se lleva a cabo mediante la evangelización, catequesis y homilía, que emprende el magisterio en las distintas diócesis y parroquias.
  • Función litúrgica: Dentro de esta categoría se presentan la realización de cada uno de los sacramentos, que se efectúan en la Eucaristía, mediante la oración y los sacramentos propiamente dichos.
  • Función real: Dentro de esta función, la Iglesia emprende diversos proyectos para la promoción y orientación de las comunidades que conforman la feligresía, a través de la organización e implementación de obras de caridad que ofrecen a los fieles y mediante charlas y cursillos para estimular el espíritu cristiano siempre vivo y acorde a la realidad reinante. Como parte de esta función, se incluyen programas sociales, tales como de educación, salud, medio ambiente y programas especiales con los jóvenes.

En la Edad Media

La Iglesia cristiana en la época medieval tuvo gran preponderancia, no solo en ámbito religioso, también en campo político y en el económico. Tal fue el poderío que dio lugar a muchas controversias y errores que llevaron a cismas y conflictos, que dieron lugar a nuevas corrientes basadas en Jesucristo, pero con preceptos, creencias y prácticas distintas.

Características de la Iglesia católica
La Iglesia católica en la Edad Media

Algunos aspectos a considerar de la Iglesia como tal son:

  • Logró consolidar las tradiciones de la cultura romana.
  • Gozó de mucho poderío que obtuvo, después de que fue reconocida y oficializada como la religión del Imperio Romano, en tiempos del Emperador Constantino I, quien luego de convertirse al Cristianismo, le dio estatus no solo religioso, sino económico y político.
  • Tuvo el control de muchas instancias de la sociedad feudal a nivel legal, cultural y de formación ideológica.
  • En virtud de lo anterior, ejerció dicho control dictando leyes según conveniencias, normas de conducta y convivencia entre los habitantes. Esto constituyó un aspecto positivo pues se logró mejorar la vida en la comunidad.
  • No obstante, de haber discrepancias o divergencias, la Iglesia era implacable ante cualquier indicio de disidencia.
  • Se originaron muchos actos de corrupción, ya que el poderío dado al clero, hizo que muchos obispados actuaran como si fueran feudos. Esto los llevó a arrendar tierras, cobrar impuestos, llevar a cabo algunos actos legalmente ilícitos e incluso manejar ejércitos.
  • La burguesía, que fue la nueva clase que surgió cuando la gente del campo migró a las ciudades, apoyó a la Iglesia en la construcción de templos de estilo gótico y romano que aún perduran.
Características de la Iglesia católica 7
La Iglesia católica y la burguesía
  • Como institución obtuvo un carácter universal, que transcendió las fronteras de la Europa medieval.

Romana

La Iglesia católica es eminentemente romana, en virtud de que su origen se encuentra en Roma, donde se dice que el apóstol Pedro asentó el catolicismo. De hecho, fue el primer obispo de Roma y, por lo tanto, el primer pontífice, por lo que cual se construyó allí la Plaza y la Basílica de San Pedro, centro del Estado del Vaticano y lugar de peregrinación de muchos fieles de todo el mundo.  Según estudios científicos e históricos revelan que la sepultura de San Pedro se halla directamente bajo el altar mayor de la basílica.

Como sabemos en la actualidad se mantiene esa preponderancia de que la Iglesia católica es romana, en virtud de que el asiento de la Santa Sede y la residencia del papa están en Roma. El basamento para calificar la Iglesia como Romana se establece en el hecho de que se asevera que es la única instaurada por Jesucristo y por sus apóstoles y que Pedro fue designado papa por Él.

Características de la Iglesia católica
Iglesia católica romana

No obstante, las divisiones y distanciamientos ocurridos entre la Iglesia católica y la Iglesia ortodoxa, en un principio, y más tarde entre los católicos y los protestantes y las muchas otras religiones minoritarias, no han disminuido la relevancia que a través de dos mil años de existencia se ha ganado la Iglesia católica y que, todo el control que la mantiene unida proviene de Roma.

Como pueblo de Dios

De acuerdo con lo señalado en la Biblia, Jesús vino para que el hombre tuviera vida, o como lo dice el Evangelio de Juan 10,10: “para que tuviéramos vida”, o también como lo dice Lucas 19,10: “para salvar lo que estaba perdido”. Pero Jesucristo imaginó esta vida de una manera comunitaria, no individual, por lo cual eligió a un pueblo al que unió en una comunidad que llamó Iglesia, y le enseñó los medios para mantenerla y preservarla hasta la vida eterna.

De allí que a lo que Jesucristo se refería con Pueblo de Dios es a la Iglesia como agrupación de personas guiadas por el amor al Santo Padre y que, a través del Bautismo se convierten en Hijo de Dios y, por ende, en miembro de ese Pueblo de Dios.

Características de la Iglesia católica
El Pueblo de Dios

Los atributos del Pueblo de Dios, que lo diferencian de otros grupos de distinta índole, son:

  • No pertenece a ningún pueblo, es el pueblo de todos los que siguen a Dios. Es “una raza elegida, un sacerdocio real, una nación santa” (1 P 2, 9).
  • Se es miembro por la fe en Jesucristo y por el bautismo. Es un miembro por “nacimiento de arriba“, “del agua y del Espíritu” (Jn 3, 3-5).
  • La cabeza de este pueblo es Jesús, el Mesías.
  • El Pueblo de Dios se caracteriza por la dignidad y la libertad que tienen todos los hijos de Dios en quienes habita el Espíritu Santo.
  • El Pueblo de Dios se rige por el mandamiento nuevo: “amar como el mismo Cristo mismo nos amó” (cf. Jn 13, 34)”.
  • La misión del Pueblo de Dios es: “ser la sal de la tierra y la luz del mundo” (cf. Mt 5, 13-16).
  • Su destino es el Reino de Dios, que él mismo comenzó en este mundo, que ha de ser extendido hasta que él mismo lo lleve también a su perfección” (LG 9).

Esta definición y atributos del Pueblo de Dios están estipulados en el Concilio Vaticano II. Involucra el ámbito propio del obrar de Dios y sus enseñanzas puestas en práctica por el Pueblo de Dios. Se origina, según lo expresado en el Concilio, del amor y la unidad de Dios, quien creó al hombre a “imagen y semejanza”. Jesucristo es su ideal para actuar según el Espíritu Santo y alcanzar su destino que es el Reino de Dios.

Características de la Iglesia católica
Expresión del Pueblo de Dios

Ortodoxa

La Iglesia ortodoxa, como se ha señalado en otros artículos de este blog, surgió del cisma acontecido en el año 1054, cuando por discrepancias de los representantes de la Iglesia católica apostólica ortodoxa en cuanto a la forma como se estaban llevando los asuntos religiosos en Roma, así como por muchos errores y actos corruptos del clero, optaron por separarse y formar una corriente cristiana distinta en cuanto a sus preceptos a la romana, pero guardando los fundamentos que Cristo había dejado dentro de los que se llamó el cristianismo primitivo.

Al igual que la fe católica se remonta a los tiempos de Jesús y los 12 apóstoles y se sustenta en las creencias cristianas de la Iglesia de principios del siglo I y ha mantenido sucesión apostólica.

Es una de las más numerosas del mundo, después de la católica. Entre sus fieles se estiman más de 300 millones personas. Se implantó principalmente en casi toda la región oriental del Mediterráneo.

Características de la Iglesia católica
Representantes de la Iglesia ortodoxa

Su doctrina surgió de los llamados primeros siete Concilios Ecuménicos, que se celebraron entre los siglos IV y VIII. Luego de diversos conflictos y desavenencias, se separó de la iglesia católica, lo que constituyó un hito histórico, el cual fue denominado por la mayoría de los historiadores como el “Cisma de Oriente y Occidente”, que ocurrió el 16 de julio de 1054.

Desde entonces, se expandió por Europa Oriental y Mediterráneo por el trabajo de sus grupos misioneros y con el apoyo de los líderes de entonces del Imperio Bizantino.

La Iglesia ortodoxa está conformada por 15 iglesias autocéfalas, mantienen una misma doctrina y los mismos sacramentos cristianos, pero sólo reconocen el poder de su propia autoridad jerárquica, que es el Patriarca de Alejandría, de Constantinopla, de Antioquía o la de los llamados metropolitanos.

Del Magisterio

Se conoce en el ámbito religioso católico como el magisterio de la Iglesia el oficio o misión que Cristo encomendó a los apóstoles y a sus sucesores para que  custodiaran, interpretaran y propusieran la Verdad Revelada con su autoridad y en su nombre. Así también, se llama magisterio a todas las enseñanzas dadas al ejecutar dicho oficio, por medio de su autoridad y a su nombre según lo revelado por Jesús a sus discípulos.

Este magisterio conferido por Cristo es fundamental y auténtico, porque se ha instituido según el mensaje que el Santo Padre reveló al Hijo, y que está siempre vigente en virtud de la esencia que emana del Espíritu Santo. Claramente lo expresa Lucas cuando señala: “El que a vosotros oye, a Mí me oye” (Lc 10,16).

Le corresponde a los ministros consagrados, legitimados según el ordenamiento, difundir este magisterio a todo el Pueblo de Dios en forma pública.

Son varias las modalidades para ejercer el magisterio que Cristo concedió al papa, a apóstoles y a pastores para enseñar la fe y las costumbres cristianas:

  • Magisterio según su ejercicio: se trata del magisterio solemne, tal como lo expresa el Papa en sus declaraciones o en un concilio ecuménico y también se refiere al magisterio ordinario, que es el cotidiano de toda institución religiosa.
  • Magisterio según la extensión: se refiere al magisterio universal, el cual se sostiene con el consentimiento moralmente unánime de cada creyente. Es el magisterio particular.
  • Magisterio según el grado de autoridad: éste señala al magisterio auténtico y está referido al magisterio que ejercen los pastores cuando actúan como tales; profesando un magisterio auténtico infalible. Se puede decir que conjuga en si mismo este magisterio al solemne por las verdades de fe que profesa al igual que el  ordinario y/o al universal que transmite la certeza de tales doctrinas.

De la fe

La Iglesia católica, al igual que la mayoría de las religiones, se fundamentan en la fe de sus devotos para sustentar sus creencias y apoyar sus mensajes. Ahora bien, ¿qué es la fe? Sabemos que es algo intangible, no lo podemos ver, no lo podemos tocar y puede tener distintos significados para diferentes personas.

Características de la Iglesia catolica
La fe católica

Lo que sí es cierto es que la fe es una elección. Y así lo expresa la Iglesia y así lo difunde. Por ejemplo en Hebreos 11:11 se nos dice que: “Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve”. Podemos decir que es un sentir que mueve a la persona según su escogencia, según su circunstancia y la lleva a ferrarse a algo que espera que suceda o que no suceda, dependiendo de lo que se esté viviendo. De allí que se elije creer en Jesucristo y creer que Él puede acudir al que lo llama, al que lo necesita.

La doctrina cristiana difunde la fe en Dios como el elemento principal basado totalmente en las Sagradas Escrituras, pues de allí se sustenta la Palabra. Para los católicos la fe es una confianza plena en lo que la Palabra de Dios, que dan por sentado es verdadera y probada y que sus promesas son auténticas.

Y la promesa, según estas palabras, es clara, como lo expresa Juan 3:16: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.”

Catecismo

El  Catecismo de la Iglesia Católica es el documento por el cual se rigen los católicos al momento de poner en práctica sus creencias y acciones. En el catecismo involucra varios aspectos; a saber:

  • Se expresan de manera sucinta todos los contenidos esenciales y básicos de la fe de la Iglesia.
  • Ofrece de una manera organizada a todos los devotos una orientación  sobre cómo profesar su fe católica.
  • Ofrecer la posibilidad de conocer mejor el Catecismo, como exposición de la fe católica.
  • Va dirigido a todo cristiano que quiera renovar su compromiso de evangelización y educación de la fe. Igualmente a quien esté interesado en conocer los distintos aspectos que abarca la fe de la Iglesia.
Características de la Iglesia católica
Catecismo de la Iglesia Católica (CIC)

La propuesta de elaboración del Catecismo de la Iglesia Católica (CIC) fue un proyecto que se presentó en  la Asamblea Extraordinaria del Sínodo de los Obispos, en reunión celebrada en el año 1985, en ocasión de  XX aniversario de la clausura del Concilio Vaticano II.

De los Sacramentos

Los sacramentos constituyen el método mediante el cual la Iglesia y el creyente profesan y santifican su relación dentro la fe católica. Asimismo es la manera como Dios le concede la bendición al que cree en su Palabra.

Son siete los sacramentos de la Ley de Dios, que son:

  • El bautismo: Mediante este sacramento se recibe la gracia de Dios de convertirse de criatura en Hijo de Dios. Elimina el pecado original
  • La eucaristía: A través de la comunión que se hace en la eucaristía se recibe el cuerpo y sangre de Dios consagrados por la intercesión del sacerdote.
  • La confirmación: Permite al creyente demostrar a toda la comunidad religiosa que está confirmando su fe católica.
  • La penitencia y reconciliación: Gracias a ella los creyentes tienen la posibilidad de arrepentirse de los pecados y faltas cometidos y redimirse de la culpa ante un presbítero, a través del cual Dios intercede por el perdón de esa persona y el sacerdote le orienta para evitar volver a caer en pecado.
Características de la Iglesia católica
Los siete Sacramentos
  • La unción de los enfermos: Es el sacramento mediante el cual se atiende, consuela y se reconforta a los enfermos, ancianos y personas en necesidad, para que puedan volver a tener una vida normal y feliz.
  • La orden sacerdotal: Sacramento dirigido a todas aquellas personas quienes quieran consagrar su vida a la Iglesia y a los mandatos del Señor Dios. Va dirigido a los que han recibido ese llamado de Dios para formar parte del grupo de emisarios en la tierra.
  • El matrimonio: A través de este sacramento se bendice la unión de un hombre y una mujer en un solo cuerpo, para amarse y procrear hijos.

Más sobre los sacramentos

Hemos de señalar que las personas realmente creyentes y practicantes de la fe católica consideran que los sacramentos son realmente importantes, porque ellos les inspiran a ser mejores devotos de su fe, pues se sienten más arraigados a su fe y más comprometidos con la Iglesia y sus preceptos.

Es por ello que todo católico participa de forma activa para cumplir con su deber con la Iglesia, con los mandamientos, con el buscar más conocimiento de Dios para acercarse más Él.

Características de la Iglesia católica
Devotos de la fe católica

Es por ello que los verdaderos creyentes consideran que los sacramentos no son solo una apariencia para manifestar a los demás que cumplió con su deber cristiano. Al contrario, el conocimiento y práctica de los sacramentos los impulsa a estar más activos e incluso a convertirse en un misionero de la fe, predicar la Palabra y ayudar a los más necesitados. Se comprometen realmente.

De la Iglesia católica actual

A lo largo de sus dos mil años desde que Jesús fundó el Cristianismo, la Iglesia como institución ha tenido impacto en muchos ámbitos, además del religioso. No obstante, su poder como ente garante de la religión se ha mantenido hasta llegar a ser actualmente la institución religiosa de carácter mundial más reconocida.

Su influencia se hace sentir en nuestros días en diversas áreas y temáticas controversiales. Así tenemos, por ejemplo, que la Iglesia ha tenido que intervenir en temas tan delicados y que la comprometen como es el caso referente a la pedofilia, para el cual el papa ha tenido que salir al frente no a defenderse, sino a fijar posición contundente al respecto. También, ha hecho valer su parecer en cuanto a la homosexualidad y su desacuerdo con respecto a los actos íntimos entre los del mismo sexo. Igualmente, ha levantado su voz de desaprobación con respecto a los transgéneros.

Por otra parte, también ha hecho escuchar su desacuerdo en cuanto a la implementación de las células madres, al igual que lo ha hecho contra el uso de los anticonceptivos.

Son muchos los entornos en los que la Iglesia debe participar cuando se trata de defender la fe en su institución.

Unidad y Santidad

La Iglesia católica se ha comprometido con sus fieles ofreciéndoles una Iglesia unida, no solo con respecto al estricto cumplimiento de los preceptos y mandamientos, sino unida a sus creyentes, atendiendo sus inquietudes e intereses, siempre en consonancia con el mensaje de Jesucristo.

Características de la Iglesia católica
Unidad y santidad

Asimismo, la Iglesia católica ha mantenido su promesa de consolidar su santidad como institución y mantener santa su doctrina y poder así cumplir con las promesas de Dios. Asimismo, pedir siempre a sus fieles creyentes confianza y tesón para con su Iglesia y que estén siempre atentos al llamado del Señor.

¿Sabías que…?

Según la doctrina que la Iglesia católica nos enseña, cada vez que en la eucaristía se convierte el pan y el vino en la sangre y el cuerpo de Cristo, es como si se viviera nuevamente el sacrificio que Cristo hizo para el perdón de los pecados de la humanidad, con lo cual ellos reciben mediante la ostia la salvación cada vez que la consumen?

Al respecto señalan las Santas Escrituras en Hebreos 9:24-26 en donde se expresa que el sacrificio de Cristo es uno solo y para siempre: “Porque no entró Cristo en el santuario hecho de mano, figura del verdadero, sino en el cielo mismo para presentarse ahora por nosotros ante Dios; y no para ofrecerse muchas veces, como entra el sumo sacerdote en el Lugar Santísimo cada año con sangre ajena. De otra manera le hubiera sido necesario padecer muchas veces desde el principio del mundo; pero ahora, en la consumación de los siglos, se presentó una vez para siempre por el sacrificio de sí mismo para quitar de en medio el pecado”

(Visited 9.685 times, 1 visits today)

Deja un comentario