Meditación de la Luna Llena: ¿Por qué es práctico?

La Meditación de la Luna Llena, es una de las técnicas para meditar que tiene resultados muy efectivos en lo individual, pero especialmente para la humanidad, si desea conocer sobre la meditación de la Luna Llena, se encuentra en el artículo indicado, le comentaremos de qué se trata y le enseñaremos cada unos de los pasos para que la realice de la manera correcta.

MEDITACIÓN DE LA LUNA LLENA

¿Qué es la Meditación?

Meditar es una de las técnicas que permiten que las personas puedan llegar a controlar sus pensamientos, guiándolos a obtener niveles de consciencia cargados de energías positivas, lo cual lleva a procesos de sanación. Cuando se medita somos un canal de energía, lo que permite mejorar diversos ámbitos de nuestra vida, en los que se incluyen el plano físico, el plano mental y el plano espiritual.

Esta fuerza nace de la voluntad de hacer el bien y la misma se encuentra en todas las religiones, son llamadas de manera diferente, pero en esencia significan lo mismo.  La meditación es una técnica de relajación y conexión con nuestro lado inconsciente, siempre estamos conectados con nuestro lado consciente y por ello es tan necesario, desconectarnos y poder alcanzar otro nivel de energía más armónico.

Debemos reconocer y mucho más en estos tiempos, que nuestra mente consciente se encuentra llena de información que recibe de todas partes y rara vez elegimos en qué deseamos pensar, tampoco estamos atentos como se siente, a qué responde y como responde. Estamos llenos de malos hábitos y nuestra vida se encuentra controlada por una serie de emociones, que en oportunidades son nocivas.

La meditación es una habilidad que debemos desarrollar, es el entrenamiento de nuestra mente y muy por el contrario de lo que la mayoría de las personas piensa, meditar no es poner nuestra mente en blanco. Se trata de lograr la atención y aprender a gestionar las dificultades, llegando a fortalecer la paz, el amor, la tranquilidad, la compasión, el optimismo, entre otros sentimientos, llenos de energía positiva, para combatir aquellos que están llenos de energía negativa.

Meditación de la Luna Llena

Como ya hemos comentado, la meditación se trata de canalizar energía, sabemos que durante la fase de Luna Llena hay muchísima más energía, la cual se encuentra disponible para todos. Es oportuno que las prácticas de meditación se realicen entonces por grupos, que permitan canalizar esa gran cantidad de energía y la misma sea utilizada para promover el desarrollo  consciente de nuestro mundo.

Como ha sido demostrado en el Universo los procesos y movimientos son cíclicos y nuestro planeta se encuentra o forma parte de esa energía cíclica que permite procesos de flujo y reflujo. Nuestro satélite la luna también forma parte de esos ciclos, en donde los ciclos de flujo se producen de manera comprobada y visible, como son por ejemplo los cambios de las mareas, lo que es una demostración de su influencia energética sobre el planeta.

Esta es una de las pruebas que permite afirmar que realizar la meditación de la Luna Llena, genera una mayor disponibilidad de energía para quienes la practican, si a esta ecuación le sumamos personas, pues la eficiencia en la atracción de la energía que se puede canalizar durante la meditación de la Luna Llena, puede multiplicarse notablemente, si la comparamos con la energía que se puede generar en una meditación en fase menguante o realizada en luna llena pero por una persona.

Es por ello, que para la meditación de la luna llena se recomienda sea realizada de forma grupal, para magnificar la energía. Es importante resaltar, que adicional a la energía que provee la fase de luna llena, también tenemos la influencia de otros factores astrológicos, los cuales son individuales para cada una de las personas, por ello, no podemos crear expectativas sobre el grupo de la influencia de la energía de la luna llena.

MEDITACIÓN DE LA LUNA LLENA

Se debe señalar que el grupo realizando la meditación de la luna llena, puede generar una gran cantidad de energía, no obstante, esta tendrá una influencia individual en cada uno de los participantes, porque somos influenciados por factores, de manera individual y no grupal.

La práctica de la meditación de la luna llena, nos permite centrarnos en nuestras emociones, así como a controlar nuestros pensamientos, cuando hacemos de la meditación un hábito, podemos acceder a otro nivel de consciencia, entrar en contacto con nuestra verdadera esencia y ponerla al servicio de la humanidad.

Características relevantes

La luna por sí sola no tiene influencia en el trabajo, sin embargo, en el momento indicado cuando el orbe de la luna se encuentra totalmente iluminado, es el momento que indica que existe una alineación libre y sin obstáculos entre nuestro planeta Tierra y el astro Rey, el Sol. Siendo el centro solar, la fuente de energía para toda la vida en la Tierra, podemos en estos momentos de alineación, realizar un acercamiento que se encuentre dirigido a Dios, el Creador, el centro de vida e inteligencia.

Lo acertado de realizar este tipo de acercamiento se fundamenta en todas las experiencias históricas de civilizaciones ancestrales y las numerosas  fiestas religiosas que hacen referencia a la luna o una constelación zodiacal. Otra de las características es la generación de La Ley esotérica de los Ciclos, la cual está simbolizada por la intensificación del brillo de la luna seguida de su disminución, lo que evidencia el flujo de energía.

Realizar la meditación de la luna llena en grupo para potenciar la energía que fluye en el momento de esta fase, como servicio a la humanidad, es otra de las características de este tipo de meditación. Es importante resaltar que el trabajo no comienza desde cero cada mes, es una adición que se construye mes a mes, por lo que es de suma importancia la contribución que cada uno puede hacer en la meditación.

Como se trata de una meditación de naturaleza grupal,  cada individuo tiene un nivel de desarrollo y comprensión, sin embargo, el trabajo conjunto a través del esfuerzo del grupo, se consolida como una unidad funcional que permite mantener una condición fluida, que no afecta la potencia de la energía que fluye a través del mismo, por lo que es de suma importancia cuando participamos en este tipo de meditación de la luna llena, estar conscientes del dar y no del recibir.

Cuando nos preparamos para realizar la meditación de la luna llena, es muy importante, que se pueda realizar una pequeña charla, para ayudar a los participantes a enfocarse, unir y elevar los pensamientos con un objetivo.

Iniciación a la Meditación de Luna Llena

Si está interesado en conocer los beneficios de la meditación, existen en este mismo blog artículos excelentes que le pueden guiar en referencia a este tema, por el momento podemos resaltar, que una de las practicas que permite a las personas que la ejecutan de manera regular, es  mantener un equilibrio mental, físico y espiritual que se traduce en una serie de beneficios, que hacen que nuestra calidad de vida mejore, esto visto desde el aspecto individual, sin embargo, la meditación también tienen un impacto positivo importante en la consciencia del mundo, cuando se realiza de manera grupal.

De manera  que la meditación es una práctica que puede tener un fuerte impacto positivo, sobre la humanidad, cuando se une un grupo de personas a canalizar las energías positivas, como son las energías de amor, de luz y de fuerza y las mismas son dirigidas a elevar los niveles de consciencia de la humanidad, no puede haber equivocación, es un éxito asegurado en el alcance del objetivo.

Una de las ventajas de la meditación de la luna llena es que todos los meses del año tenemos un ciclo de luna llena, es decir son doce oportunidades para canalizar la gran cantidad de energía que nos brinda la luna. La mejor manera de potenciar la energía es realizar la meditación en grupos, sin embargo, en caso de encontrarse solo puede colocarse frente a un espejo, lo que le permitirá potenciar la energía de la luna llena.

Debemos procurarnos un espacio relajado, armónico, para ello podemos utilizar una iluminación tenue, la cual promueve este tipo de ambiente, para ello se pueden utilizar velas aromáticas, que también contribuyen con la energía del ambiente en donde realizaremos la meditación de la luna llena.

También suele realizarse la meditación de la luna llena en ambientes a cielo abierto, podemos reunirnos con los compañeros a meditar en una playa, en un jardín, en un parque, esto permite una conexión directa en la visualización de la luna llena y utilizar directamente la iluminación que ellas nos brinda.

MEDITACIÓN DE LA LUNA LLENA

Recuerde evitar las distracciones es lo mejor para lograr el nivel de concentración necesario, recomendamos apagar o colocar en modo avión su teléfono celular y advertir a las personas que no participan en la meditación grupal, pero que comparten el espacio, por favor no interrumpirlos. Ya listos con el ambiente, debemos entonces colocarnos de manera cómoda, con nuestra espalda erguida, nuestros hombros y brazos relajados, frente al compañero que nos acompaña en la meditación.

La manera como organizarnos es libre, aquí sugerimos enfocarnos con un compañero, sin embargo, se puede realizar una rueda en donde inequívocamente, quedaremos enfrente de alguien que comparte con nosotros este gran momento. Cuando todos ocupemos entonces nuestro lugar podemos iniciar.

Concentrémonos inicialmente en nuestra respiración y realicemos la inhalación profunda y exhalación pausada  por la nariz, nuestros ojos cerrados pueden contribuir con el estado de concentración que necesitamos. Luego de realizar entre 5 a 10 respiraciones profundas, vamos a llevar nuestra respiración hacia nuestro abdomen, visualicemos con entra el aire hasta nuestro abdomen y como sale por la nariz cuando exhalamos.

Relajados, no hay prisa, estamos empezando a habitar nuestro cuerpo, en control de nuestro Yo interior, podemos abrir nuestros ojos y mirar a nuestro compañero. Es posible que aparezca alguna inquietud y debe controlarla, manténgase tranquilo y permita que fluya, mantenga su mirada fija y relajada en su compañero por espacio de al menos 15 minutos, luego de ese espacio de tiempo puede cerrar nuevamente sus ojos y mantenerse en silencio, 15 minutos más.

Permítase sentir y reconocer cada una de las sensaciones, el frío, lo ligero o pesado de su cuerpo, el calor, respire, si llega a perder el foco, no se juzgue, tampoco alimente los pensamientos que intervinieron en su concentración, reconózcalos identifique su influencia y retome el foco.  Abra sus ojos, quédese frente a su compañero, respire y agradézcale a su compañero la oportunidad de compartir esta energía, agradézcase a usted mismo, el momento.

Como podemos observar la meditación de la luna llena es una oportunidad enorme de canalizar una gran cantidad de energía, que puede ser dirigida hacia el beneficio y elevación del estado de consciencia de la humanidad, lo que se traduce en un bienestar global. Le invitamos a formar parte de esta gran practica de meditación

Si este artículo ha sido de su agrado le invitamos a continuar la lectura de los enlaces que le recomendamos a continuación:

(Visited 4 times, 1 visits today)
Categorías Religión

Deja un comentario