Leyes Cósmicas y su significado espiritual

Las Leyes Cósmicas deben ser cumplidas y respetadas por todos los que conforman el universo, sus principios son el fundamento de que los seres humanos somos capaces de crear nuestro futuro, quiere conocer sobre las Leyes cósmicas, se encuentra en el artículo indicado, de una manera sencilla mostraremos su importante significado espiritual.

LEYES CÓSMICAS

Las Leyes Cósmicas y su significado espiritual

El mundo como lo conocemos hoy en día es un ser vivo cambiante, que evoluciona y podemos darnos cuenta de ello, con tan solo hacer una simple mirada de nuestro entorno, pero también nuestro mundo es una parte del universo. Las Leyes cósmicas existen desde tiempos ancestrales, pero debemos prepararnos, conocerlas y conocernos. Es importante pararnos en el contexto de que existe una nueva manera de ver la vida, situados en este nuevo paradigma, podemos ser más felices, vivir en paz y en armonía.

Los seres humanos estamos destinados a evolucionar y para ello debemos desarrollarnos espiritualmente, pero debemos comprender, que el desarrollo espiritual es definitivamente un trabajo individual que se realiza a lo interno de cada persona. Sin embargo, es de suma importancia que comprendamos que a pesar de ser un desarrollo individual, no podemos realizarlo en solitario, necesitamos de relacionarnos y de interrelacionarnos con otros.

También es de suma importancia saber que esa relación no es para cambiar a otros, sino para aprender de ellos, porque al momento de querer cambiar a esa otra persona, estamos definitivamente distorsionando su propósito. Debemos como personas aceptar, que cada situación es un aprendizaje y cada aprendizaje transmuta la ignorancia, acercándonos cada vez más a la sabiduría. Con la finalidad de construir una nueva civilización, con niveles de satisfacción para todos, debemos armonizarnos nosotros mismos.

Para ello es indispensable estudiar las Leyes Cósmicas o Leyes Universales y aplicar los principios que nos ayudan a transitar el camino, hasta alcanzar la sabiduría. Cuando aceptamos la existencia de las Leyes Cósmicas, las cuales son las que sostienen un orden universal  y decidimos obedecerlas,  entonces nos convertimos en parte de ese equipo de hacedores, que contribuye en la construcción de un nuevo momento evolutivo en la civilización  actual.

LEYES CÓSMICAS

Aceptar la Leyes le dará sentido a nuestra existencia en este planeta, cada experiencia se convertirá en un aprendizaje, porque comprenderemos que todo responde a un propósito que nos permitirá reconocer la Ley que lo rige. Es esta la manera que nos permitirá transcender de los conflictos, de la enfermedad,  el  dolor  y  el cambio de plano, es decir, la muerte.

Somos seres que encarnamos en este planeta y nos encontramos en un nivel energético o vibratorio más bajo, por lo que si nuestro objeto es el alcance de la maestría, de la sabiduría debemos estar sujetos a las Leyes Cósmicas. Las leyes Cósmicas deben ser aplicadas a todos por igual, tanto los que nos encontramos encarnados, como a los que se encuentran entre encarnaciones.

La cumplen de igual manera los Maestros Ascendidos, es irrelevante si el maestro ascendido se encuentra encarnado en la Tierra o su estado es aún más elevado y se ha transformado en un Espíritu Guardián. Por lo tanto, para alcanzar la Ascensión, que es la meta de toda encarnación, debemos evolucionar y para ello debemos conocer y comprender las Leyes Cósmicas e incorporarlas a nuestra vida diaria.

En la mayoría de los casos los seres humanos encarnados nos encontramos en situaciones mentales y corporales, controladas por las perturbaciones del día a día, cuando permitimos que nuestra mente se llene de pensamientos de angustia, incertidumbres, tristezas, ansiedad, entre otros sentimientos negativos, nuestro cuerpo comenzará a responder ante estas causas, generando un efecto negativo que se traduce en enfermedad.

LEYES CÓSMICAS

Pero tras el conocimiento ancestral de las leyes cósmicas, podemos de manera controlada y eficiente, comenzar a manejar este tipo de situaciones, porque en el momento en que comenzamos a comprender la leyes por las cuales, se debe regir nuestra existencia para poder elevar nuestra espiritualidad, vamos a comenzar a sentir paz, recuperar la salud de nuestro cuerpo y nuestra mente y comenzará a llegar la abundancia a nuestras vida.

Las personas que encarnamos y vinimos en este planeta, tenemos la vida unida a las leyes materiales, estamos en lo social obligados a regirnos por la normas y leyes de los humanos, las cuales nos permiten formar de manera honesta, responsable y comprometida nuestra sociedad organizada, por el hombre.

Sin embargo, en el cumplimiento de la leyes humanas, materiales, obviamos que existen leyes universales, bajo las cuales también estamos obligados a desarrollarnos, las cuales tampoco al igual que las humanas, podemos dejar de respetar, ya que al irrespetar o dejar de cumplir la leyes cósmicas, comenzaremos a tener problemas en nuestro desarrollo y crecimiento espiritual, que es el fin último por el cual reencarnamos.

El Universo está regido por una gran ley, nuestro planeta es solo una parte de esa gran unidad, por lo que también debe regirse por esa ley universal, todo cuanto existe, cuanto vemos, así como lo que no vemos y ni siquiera imaginamos o aún no existe, se debe regir por esta ley.

LEYES CÓSMICAS

Podemos entonces imaginarnos que se trata de una ley sumamente compleja, nuestro cuerpo se encuentra regido bajo una Ley Natural, ya que nuestro cuerpo encarnado está conformado por los elementos de nuestro planeta, mientras que nuestro espíritu al ser hechos a imagen y semejanza de Dios, está regido por una Ley espiritual.

Siendo nuestra mente la expresión del espíritu y de nuestra alma, pero que responde a la razón también se encuentra regida por la ley espiritual, se entiende de esta manera, porque la mente es el consciente del ser humano encarnado, pero es la expresión del alma y del espíritu. Cada uno de los seres humanos que habitamos en esta parte del universo, tiene una personalidad y aún cuando creamos que somos una unidad individual, todos formamos parte de una gran Unidad, que es todo el Universo.

Con base en lo anteriormente señalado, cada uno de las personas es responsable en lo individual de transgredir la Ley, lo que traerá consecuencia en su individualidad, reflejado en la salud, en sus relaciones interpersonales, en la economía, entre otros, sin embargo, también tiene un impacto sobre todo lo que esta fuera de su individualidad, porque existe dentro de esta Gran Ley, la Ley de causa y efecto, de la que comentaremos en detalle, mas adelante. El punto importante es que la humanidad toda como esta interrelacionada y forma parte de una gran Unidad, cosechará los efectos, de los errores o de la ignorancia de muchos.

Es por ello que podemos ver en nuestro mundo tanto sufrimiento, tanto dolor, tantas enfermedades, tantas guerras y muertes, si bien no todos son culpables de la causas equivocadas o transgresiones a la ley universal, los efectos pueden afectar las vidas de muchos, quienes tendrán que aprender y crecer sobre esas situaciones.

LEYES CÓSMICAS

Las leyes que rigen la parte material, son transgredidas frecuentemente por las personas y lo cierto es que la inmunidad es la razón por la que no existe un cambio en este comportamiento. La leyes que rigen nuestro bienestar, tanto en la mente como en el cuerpo, también son incumplidas, sin embargo, la capacidad de resiliencia y aguante de nuestro organismo, hace que el no cumplimiento de las leyes que lo rigen, sean notados de manera tardía, pero llega el momento que nos enfermamos y en algunas ocasiones la muerte es irremediable.

Cuando incumplimos con las leyes materiales, es posible que seamos corregidos, porque hay quienes se encarguen de ello, de garantizar su cumplimento, sin embargo, en las leyes espirituales no sucede lo mismo, no obstante, el creer que porque no hay quien vigile, no hay consecuencia, es el mayor de los errores que ha cometido hasta ahora el ser humano.

Dentro de nuestra alma se va archivando todo, en nuestra mente consciente tenemos los recuerdos de esta vida encarnada actual por la que transitamos, pero en la memoria inconsciente que rige nuestra alma, queda guardado todo aquello que hacemos por ignorancia, por desconocimiento de las leyes cósmicas. Esta memoria no tiene capacidad finita, por lo que guarda nuestras programaciones de todas las vidas pasadas, nuestras causas erradas, las trasgresiones heredadas, porque no podemos olvidar que somos uno.

Esta memoria guardará todo pensamiento y sentimiento, por pasajero que sea, dependiendo de la energía que haya generado, se generaran causas positivas o causas negativas, que tendrán su efecto en la vida de esta persona. Es por ello que la ley cósmica tiene un significado espiritual de suma importancia, porque mientras más espirituales seamos, nuestras acciones estarán más apegadas a sentimientos constructivos, armoniosos, de generosidad, por ende los efectos serán placenteros.

Estos efectos que se van grabando también en respuesta a las causas, formarán parte de las encarnaciones presentes o futuras. No obstante, el no regirse y respetar la ley cósmica, generará causas que también se guardarán en esa memoria inagotable y sus efectos serán potentes, pero en esta oportunidad no serán recompensas satisfactorias, sino efectos cargados de negatividad, que pueden afectar la vida de esta persona, igualmente en esta encarnación o en las próximas.

Historia

La Leyes Cósmicas fueron escritas en el antiguo Egipto, esta era una información conservada solo para unos pocos, su creador fue Hermes Trisgemitus considerado el Padre de la Sabiduría, adicionalmente es el descubridor de la Alquimia. Toda la información que era generada por este sabio, era transmitida  de boca en boca, fue posterior al manejo solo verbal de las enseñanzas, que se comenzó a escribir lo que hoy en día conocemos con el nombre de Kybalión.

De las enseñanzas de Hermes Trisgemitus, surge el Hermetismo, que es el compendio de las creencias religiosas y filosóficas fundamentadas principalmente en los escritos de Hermes Trisgemitus, entre los que podemos reseñar  el Libro de los Muertos, el Corpus Hermeticum, la Tabla Esmeralda,  los Textos Herméticos, entre muchos otros.  Hermes Trisgemitus vivió en el siglo XX antes de Cristo en Egipto. Según la historia podemos indicar que vivió en la misma época histórica del patriarca Abraham.

Su prestigio duró durante épocas, es reconocido como Mercurio según la denominación romana, también es reconocido como el dios egipcio Thot, el cual se encuentra en un lugar intermedio entre Dios y hombre. También fue reconocido como el Dios de la Sabiduría en Grecia, fue considerado el padre de todas las ciencias. El Kybalión es un libro en el que podemos encontrar todas las enseñanzas de la filosofía creada por Hermes Trisgemitus y que hoy conocemos bajo el nombre de los siete principios herméticos.

Esta increíble guía espiritual se elaboró a principios del siglo XX, las personas que se dedicaron a compilar toda esta información se hicieron llamar los tres iniciados, por lo que el libro no tiene el nombre de un autor, sino que es un  grupo anónimo.

A parte a Hermes Trisgemitus, se le atribuyen la mayoría de las enseñanzas metafísicas del Conde de Saint Germain, de quien se dice era una de las reencarnaciones del Maestro Hermes.  Lo realmente importante es que todo está sabiduría creada que antes fue exclusiva para unos pocos, hoy en día está al alcance de todos.

El Universo como centro

El Universo está concebido para que funcione en perfecta armonía y proyección consciente, se encuentra conformado por una serie de dimensiones y realidades, que van mucho más allá de la que podemos percibir con nuestros sentidos. Todo lo que en él existe se encuentra unido por energía y debemos comenzar abrir nuestra mente a cambios de paradigma, de cómo venimos percibiendo nuestro entorno, que por supuesto incluye el cosmos.

Es importante reconocer la existencia de tres planos, el físico, el mental y el espiritual, para poder comprender como se relacionan, porque todos están unidos. Los seres humanos nos encontramos desarrollándonos en un plano material, el cual contiene siete dimensiones y para poder moverse en esas dimensiones, tenemos más que el cuerpo físico que reconocemos.

LEYES CÓSMICAS

Estos espacios o centros de energía del cuerpo son conocidos como Chakras. Como podemos ir identificando, existen siete leyes, que nos permiten fluir en la existencia física, a pesar que las mismas fueron liberadas para el uso de todos y de esta manera construir esa nueva civilización, muchos no las comprenden y otros las ignoran.

Sin la comprensión e incorporación de estas leyes en nuestra vida, nos encontramos lejos de la sabiduría. Lo importante es que usted se encuentra, leyendo esta información, lo cual es una excelente oportunidad, para que pase a formar parte de los constructores de la nueva civilización.

Las Leyes Cósmicas

Como hemos señalado en la breve historia del origen de las leyes cósmicas, las mismas fueron creadas por Hermes Trisgemitus y fueron posteriormente escritas en el Kybalion, el cual dice textualmente  “Los principios de la verdad son siete: el que comprende esto perfectamente, posee la clave mágica ante la cual todas las puertas del Templo se abrirán de par en par”.

Las leyes cósmicas son la esencia de la enseñanza, son las leyes que debemos incorporar a nuestra vida de manera consciente, para poder lograr tener una vida en abundancia  ilimitada. Cuando hablamos de abundancia ilimitada, incluimos todos los aspectos de la vida, obtener a partir de la comprensión de estas leyes cósmicas el crecimiento espiritual continuo. En la medida que controlemos y crezcamos espiritualmente, alcanzaremos nuestras metas y propósitos de forma más sencilla.

A través de las leyes cósmicas podremos alcanzar el éxito de una manera más espiritual y menos material, encontrando el equilibrio y la convivencia real con la naturaleza, debemos reconocer a la riqueza material solo como un componente de la abundancia, no como la abundancia propiamente dicha.

Adicionalmente las leyes cósmicas y su cumplimiento nos van a permitir disfrutar del camino de la vida, porque en la medida que crecemos espiritualmente, crecemos en todos los aspectos, mejoramos en la salud, en nuestras relaciones y la sensación de bienestar pasa a formara parte del día a día. Venimos a este mundo a desarrollarnos y ha evolucionar, por lo tanto, estamos llamados a experimentar lo divino que reside en nuestro interior y para ello debemos iniciar a reconocer el milagro de la vida.

Cuando en realidad reconozcamos el milagro de la vida en todo lo que nos rodea, es cuando comenzaremos a comprender la razón de nuestra existencia.  El origen de toda la  creación es el espíritu, el proceso de creación la mente y el objeto de la creación es el universo físico, del cual forma parte nuestro cuerpo. El conjunto de estos tres componentes de nuestra realidad espíritu, mente y cuerpo, es lo que rigen las leyes cósmicas, porque aún cuando son tres planos, son en realidad una unidad.

LEYES CÓSMICAS

Hagamos un paseo superficial por las realidades del mundo actual, para que pongamos nuestra mente en contexto de la importancia de incorporar la Leyes Cósmicas a nuestra vida y la inaplazable suma de todos al respeto de la Ley Universal, porque de no ser así, estamos destinados a perder más de lo que hemos construido.

No es un secreto para nadie que los sistemas económicos que imperan en el mundo, no son para nada sostenibles, debido a que la sobre explotación de los recursos, amenaza el equilibrio no solo de los ecosistemas, sino del propio planeta. Por lo tanto, podemos hablar de una maquinaria de destrucción medioambiental y social.

Lo que se conoce como el nuevo orden mundial, dirigido por los grandes grupos  financieros, las multinacionales que captan recursos y seres humanos, el narcotráfico, el contrabando de armas, los paraísos fiscales, la trata de blancas y hasta la Iglesia, entre otros, tienen su participación en esta máquina de destrucción global, no se encuentran ni cerca del cumplimiento de la Leyes Cósmicas.

Adicionalmente a la acción individual de estos grupos, se encuentran los cooperadores, que son fundamentales para disfrazar de legalidad las acciones destructivas de los grupos antes mencionados, estos son los gobiernos y los sindicatos quienes venden al mejor postor los derechos sociales y laborales. ¿Reconocen esta estructura en su país de origen, o en donde viven?.

LEYES CÓSMICAS

Ellos forman una constelación que se aleja de la Leyes Cósmicas, en la que no hay respeto por el prójimo, por la vida, por la naturaleza, por lo tanto, pertenecer o ser parte de ello, nos aleja del respeto de la leyes espirituales.

Es posible que todos de alguna manera hayamos transgredido las leyes espirituales, en algún momento de manera consciente, en otras por ignorancia u omisión, pero es evidente que transgredir las Leyes Cósmicas altera de forma negativa el orden del Universo, porque el  universo  es energía, en diferentes grados de vibración.

Conscientes de la importancia de las Leyes vamos a iniciar a comentar cada una de las Leyes Cósmicas, para que no existan dudas de su necesaria implementación en nuestras vidas y tengan repercusión positiva en nuestro mundo como parte del universo.

El Principio del Mentalismo

El ser humano siempre habla del poder de la mente, pero son muy pocos los que realmente desarrollan este poder. La mente tiene una asombrosa capacidad para transformar, somos capaces de crear lo que creemos, por lo tanto, podemos crear nuevas realidades utilizando la concentración, la voluntad y la sabiduría.

LEYES CÓSMICAS

El principio del mentalismo dice textualmente “EL TODO es Mente; el Universo es mental”. Es sumamente importante para poder comprender este principio que estemos conscientes de que existe un único Dios creador, realmente no es nada importante en este momento, cual es la religión que usted asume para su vida, al final todas aunque lo llamen diferente, tienen un Dios creador, un Dios supremo, que controla y gobierna todo, por lo tanto, es uno solo y es el mismo Dios de TODOS.

De los principios religiosos todos sabemos  que nuestro  Dios nos hizo a su imagen y semejanza, si nuestro Dios es el creador, entonces nosotros somos creadores, es posible que como humanos nos fundamentamos, en el hecho de aceptar que somos creadores, pero lo hacemos con materiales tangibles reales, pero en ¿Dónde nace esa creación que luego construimos?, nace primero en nuestra mente.

Acabamos entonces de reconocer el poder que ha pasado desapercibido por tanto tiempo, como es el poder creador de nuestra mente, lo dábamos por hecho. Ahora que estamos conscientes del poder de nuestra mente, podemos entonces hacer de nuestra vida lo que deseemos, podemos construir nuestro propio universo, porque depende solo de nuestra mente.

Es muy común escuchar que el día transcurrirá tal cual lo asumamos, si al levantarnos decretamos que todo nos saldrá tal como lo planeamos, así será y si algo no sale como lo pensamos, debemos crecer de esa experiencia, reconocer la ley que aplica a la situación y de este manera estaremos más cerca de la sabiduría.

Lo que creemos de nosotros es lo que los demás verán, si somos exitosos, optimistas y nos creemos las personas con la mejor suerte, pues personas como nosotros serán las que formarán parte de nuestro entorno, porque no podemos olvidar que atraeremos a los semejantes. El principio dice que el Universo en que vivimos es Mental y por ello responderá a lo que elegimos pensar. Aprendiendo a controlar nuestro pensamiento, es el primer paso para empezar a construir el Universo que deseamos para nosotros.

El Principio de Correspondencia

Las leyes de la naturaleza afectan sin distinción, todos somos iguales ante ella, lo que afecta arriba, afecta abajo y viceversa. Es decir que en el universo el efecto que puede tener una pequeña partícula es tan importante como el que puede tener una de mayor tamaño. Todo es un reflejo de todo, todo está codificado e interrelacionado.

El principio de correspondencia dice textualmente “Como arriba es abajo, como abajo es arriba”. Es un verdadero crecimiento cuando logramos entender que todo lo que sucede en nuestro mundo material, sucede en nuestro mundo espiritual, si llegamos entonces a comprender nuestro mundo material, comprenderemos el espiritual.

Esta analogía nos facilita el trabajo porque con entender uno conocemos el otro y de esta manera podemos llegar a conocer cada uno de los planos. Le es conocido la frase que dice que como te ves por fuera, es como estas por dentro, pues ese en la manera más sencilla de comprender este principio.

 

Cuando entramos a una habitación de un adolescente y la encontramos toda desordenada, no es que el chico es un desordenado, es que así se encuentra por dentro, está en un momento de su vida que no sabe qué hacer, no es niño, pero tampoco es adulto, por lo tanto, su interior es un desorden. El común error de los padres es pedir que ordene su cuarto, pero no lo ayudan a ordenarse por dentro, por lo tanto, el desorden continua, hasta que el logra su orden interno.

Pero también aquellos que son extremadamente rígidos con el orden, reflejan la misma rigidez mental. Este es un ejemplo de la vida cotidiana, que nos puede ayudar a comprender este principio de correspondencia.

Este principio es una de las mejores herramientas, para detectar las mentiras, las personas siempre que mienten tienen una reacción corporal, si una persona se está comprometiendo con usted en hacer algo, y acomoda su cabello, se toca la cara, entre otros gestos no usuales, está mintiendo. Lo que es por dentro es por fuera. Una manera de utilizar este principio es cuando por dentro nos sentimos, tristes, deprimidos, arreglarnos por fuera, nos ayudará a sentirnos mejor.

El Principio de Vibración

Todo se mueve, todo vibra y la vibración es una manera de conocer el estado de las cosas, como nuestra mente es capaz de crear, cambiar, modificar, el movimiento y vibración de las cosas puede ser modificada por nuestra mente. De aquí radica la importancia de controlar nuestros pensamientos, nuestra palabra. No olvidemos que nuestra palabra es vibración, por lo que es transformadora.

LEYES CÓSMICAS

El principio de vibración dice textualmente “Nada está inmóvil, todo se mueve, todo vibra”. Cuando analizamos nuestro cerebro podemos reconocer que el mismo se encuentra conformado por dos partes, una parte que es el estado consciente, el cual controlamos y es donde se encuentra nuestro poder de decisión y una parte Inconsciente, que es la que sirve como una banco de reserva, en donde se encuentran las programaciones y recuerdos incluso de nuestras vidas pasadas.

Es importante que sepamos que es nuestra mente consciente la que se encuentra conectada con lo espiritual, esto es así porque solo podemos cambiar las cosas si somos conscientes que debemos realizar un cambio. Por su parte la mente inconsciente, es la que se encuentra conectada con el alma.

Como podemos imaginar si nos encontramos en un universo que evoluciona, que cambia, entonces todo se encuentra en constante movimiento, nosotros como personas, siempre estamos en búsqueda de estar mejor, de desarrollarnos, de crecer por lo tanto, nos encontramos en constante movimiento.

Las crisis como esta que estamos viviendo en este momento de pandemia, generalmente aparecen cuando nos encontramos rígidos, las crisis son necesarias para hacernos mover, pero después de las crisis definitivamente somos mejores.  Siempre es una inquietud que las personas expresan ante la pérdida de un familiar, un accidente, alguna situación que los hace reaccionar de alguna manera.

Estas situaciones en oportunidades son necesarias, para que las personas valoren, reconozcan la existencia e importancia de algo, es por ello que de situaciones difíciles, de las crisis siempre debemos crecer.

Las personas que no toman decisiones, el universo las tomara por ellos, pero no se detendrá. ¿Qué debemos comprender de este principio?, pues que debemos estar preparados para aceptar los cambios que se producen en nuestras vidas, no podemos aferrarnos a nada, ni a cosas materiales, ni a personas, ni a trabajos, a nada en algún momento cambiara, porque el universo no se detiene.

También debemos comprender que lo que vivimos hoy no se repetirá en el futuro de la misma manera, por eso cuando las personas quieren repetir algo que vivieron, se llevan una desilusión si quieren reproducir el momento de la misma manera, pueden mejorarlo, pero jamás será igual.

Para entenderlo mejor debemos estar conscientes que la materia está compuesta de millones de átomos, que se mueven y cambian de niveles de energía, que se transforman, por lo tanto, la vibración se comportará de forma extrema será baja o será alta, siendo reconocida como la vibración más alta la que se produce en lo espiritual.

En ambos extremos los niveles de vibración o son tan bajos o tan altos, que no somos capaces de percibirlos, sin embargo, estamos en contacto con todo y por ello, en oportunidades tenemos esas sensaciones que no sabemos explicar, como por ejemplo cuando ingresamos a un lugar  y sentimos que hay buena o mala vibra.

Hagan un ejercicio mental y ubíquense en un lugar natural, agradable, puede ser playa o montaña y noten que la energía que sienten con solo imaginarlo es una energía positiva. Estos lugares nos recargan de esa energía, es por ello, que la gente siempre que esta en este tipo de espacios naturales, le oímos decir “regrese con la pilas recargadas”.

Es porque nuestro cuerpo se renueva con esos átomos de excelente calidad energética. Por su parte, si estamos en un sitio de bajas vibraciones, pues absorberán nuestra energía y nos sentiremos agotados, derrotados.  Pero tenemos la mejor medicina para contrarrestar las malas energías, nuestra Mente, como somos lo que pensamos, pues debemos hacer uso de ella y darnos vitalidad y entusiasmos.

Estamos entonces obligados a tener pensamientos felices, para que nuestro cuerpo reaccione a ellos, si tenemos pensamientos negativos, si estamos deprimidos, nuestro cuerpo responderá a ello y comenzará a deteriorarse. En el momento en que cambiemos nuestra forma de pensar y nos llenemos de buenas energías y pensamientos positivos, nos comenzaremos a curar.

En este momento se deben estar preguntando, pero cómo entonces me explica la razón de nuestro envejecimiento, sencillo, según las leyes cósmicas nuestro cuerpo se regenera de manera constante, sin embargo, estamos programados para pensar que es el deber ser envejecer y además que nuestro cuerpo se deteriore.

Pero hoy estamos conociendo y comprendiendo que esto puede ser diferente y que no necesariamente los cincuenta son la cima y comienza la caída hacia una vejez llena de dolores y medicamentos, estamos en la capacidad de poder cambiar esto, porque tenemos una mente creadora, estamos en un universo en movimiento, que vibra a la frecuencia que yo decida, por lo tanto, podemos cambiar esa “realidad”.

Nuestro cuerpo nos escucha, pero también reconoce nuestras dudas, si creemos en las enfermedades, nuestro cuerpo las reconocerá, por lo que nuestro sistema inmunológico se debilita, pero si creemos en la salud, entonces nuestro sistema inmunológico se fortalecerá. En su mente se encuentra el cambio de su propio universo.

El Principio de Polaridad

Este principio nos muestra que todo tiene dos polos, nada es único, todo es doble y tienen por supuesto su par que es opuesto. Que significa este principio que los semejantes y los contrarios son lo mismo. Todo lo que sea opuesto es idéntico en naturaleza, todas las verdades son solo medias verdades. Al encontrarnos en un Universo en donde todo tiene su pareja, debemos por naturaleza vivir en equilibrio.

El principio de Polaridad dice textualmente “Todo es doble; todo tiene dos polos; todo, su par de opuestos, los extremos se tocan”. Este es uno de los principios que nos permite reconocer en donde se ubica realmente el centro o el medio y comprenderlo, nos permitirá realizar grandes cambios en nuestra vida.

Podemos realizar un ejercicio sencillo y ustedes completar el opuesto de cada una de las palabras que diremos a continuación: Hombre/…….; Alto/……; Odio/……; Paz/……. y de esta manera podemos hacerlo con todo. Cuál es la misión que tenemos en nuestra vida, lograr a aprender a construir una vida en la que exista la armonía de los opuestos, es decir, debemos aprender a pararnos justo en el medio. El libro de el Kybalión en donde se encuentran todos los principios o leyes cósmicas dice que “los opuestos son iguales en naturaleza, pero que difieren en grados”.

Lo que debemos comprender de esta ley, es que podemos estar hablando de los mismo y solo va a cambiar el grado en que se está expresando, es decir, no hay diferencias en la temperatura de las estaciones climáticas, sino tuviéramos la referencia de los grados, no pudiéramos reconocer que hace frío o hace calor sin la referencia de los grados, porque simplemente estuviéramos hablando de la temperatura.

Cuando reconocemos que por debajo de cero grados es frío y por encima de los 40 grados es calor, aún cuando estamos hablando de la temperatura, tenemos la referencia que nos permite diferenciar entre el frío y el calor. Es exactamente igual cuando vemos a una persona buena y a una que no lo es tanto, lo que es diferente en ellas es el grado en el que se expresa la bondad o la maldad, pero estamos hablando de lo mismo.

Cuando entonces nos manejamos en los extremos, se hace mucho más difícil encontrar el equilibrio, encontrar la mitad o el lugar intermedio en donde existe la paz y la armonía. Mientras más cerca nos encontremos del medio, pues más cerca de Dios estaremos, estamos en este mundo para evolucionar, estamos llamados a encontrar ese punto medio, para poder vivir en armonía, debido a que todo es una unidad. En la medida que nos movamos hacia los extremos se manifestaran los conflictos.

Como acabamos de comprender en el principio de la vibración, podemos encontrar dos niveles de vibración, el bajo que se encuentra en lo material y el alto que se encuentra en lo espiritual, pero ahora con el principio de polaridad, estamos en capacidad de reconocer que se trata de lo mismo.

Como logramos la armonía, identificando el punto medio en nuestra vida, no podemos vivir en el mundo material sin crecer en lo espiritual, no encontraremos el crecimiento espiritual, si no ordenamos el mundo material. Comencemos a unir las leyes cósmicas que hemos comentado, primero el Universo es Mente, lo que es arriba es abajo, todo tiene su par, lo extremos se tocan, es decir, que somos capaces de cambiar el universo, que como estoy por dentro, estoy por fuera y que si camino en la misma dirección en algún momento retornaré al punto de partida.

Si se presenta una situación que nos coloca en uno de los extremos, debo crear la energía opuesta, para encontrar el punto medio, trabajaremos con elementos de la misma naturaleza y revertiremos extremos con su par opuesto.

El Principio del Ritmo

Todo fluye, solo imaginen una ola que llega a la orilla de la playa y se va, con base en ese principio podemos entonces reconocer que lo que sube, baja, que todo lo que va hacia la izquierda, irá hacia la derecha. Como en el Universo debe haber equilibrio, existen movimientos de compensación. Por lo tanto, es normal que tengamos periodos de fuertes aprendizajes y otros más tranquilos, no podemos olvidar que en la medida que en la vida adquirimos conciencia podemos encontrar más fácilmente el equilibrio. Es una ley natural.

El principio del Ritmo dice textualmente: “Todo fluye y refluye; todo tiene sus períodos de avance y retroceso; todo asciende y desciende; el ritmo es la compensación”.  El Universo como hemos señalado anteriormente se encuentra en constante movimiento, por lo que en este movimiento podemos tener avance y retroceso.

Está demostrado a través de las leyes de la física, que la vida describe un movimiento pendular, en donde los procesos de nacer, crecer, desarrollarse, multiplicarse  y morir se repiten sin parar.  Recordemos que lo mismo que sucede es un plano, se repite en los otros, es decir, en el plano físico, mental y espiritual.

Esto es tan cierto que nos llenamos de dichos y frases que nos señalan este comportamiento pendular, “después de la tormenta siempre llega la calma”, es decir, después de situaciones de tristeza, vendrán las de alegría, los cambios pueden sucederse en corto tiempo o en tiempos más prolongados, pero siempre se producirá el cambio, debemos es aprender a controlar ese movimiento pendular, para no caer en las polaridades no deseadas.

 

Debemos comprender en conocimiento de las leyes anteriores a la ley del ritmo, que estamos en constante cambio, en constante movimiento, en constante vibración, que todo depende del grado de expresión, por lo que no podemos, pretender ser permanente felices, pero tampoco podemos estar permanentemente triste, siempre ese movimiento pendular, nos moverá hacia uno de los sentimientos que estamos poniendo de ejemplo, y nosotros estamos en la obligación de encontrar el medio.

El Principio del Ritmo nos advierte también que debemos aprender a sacar el mejor y mayor provecho de los buenos momentos, pero también nos da la oportunidad de comprender que podemos manejar el Principio del Ritmo a voluntad. Si estamos en una excelente racha económica debo ahorrar para momentos menos provechosos.

Con la ley cósmica del ritmo tenemos la oportunidad de reconocer si estamos o no estancados en una polaridad que no nos favorece, cuantas veces no hemos visto en otros que se encuentran inmersos en la pobreza, en la tristeza y nada los saca de ese estado, es porque se encuentran polarizados.

Puede sucedernos a nosotros una situación como esa y debemos reconocer nuestro movimiento pendular para sacarle el mayor provecho, no es lo mismo nadar contra corriente, que nadar aprovechando la corriente, ya que el esfuerzo será menor. Como podemos lograrlo, conociéndonos y reconociéndonos como una triada conformada por el Cuerpo, El Espíritu y el Alma, recordemos que dijimos anteriormente que el espíritu corresponde a la mente consciente, es nuestra fuerza de voluntad.

Nuestra alma se corresponde con la mente inconsciente, es esa programación que traemos de las vidas pasadas y nuestro cuerpo el vehículo ejecutor. Si logramos ordenar nuestros niveles de existencia podremos llegar a ese lugar en donde el movimiento del péndulo no nos afecta.  Por lógica en el recorrido de la vida en esta gran escuela, podemos reconocer que las mayores fuerzas del movimiento son recibidas por el cuerpo físico, es quien recibe los mayores golpes.

Nuestra parte emocional se encuentra en segundo lugar del recorrido pendular y por último la parte espiritual, que como podemos intuir es la que menos movimiento pendular recibe, por lo que a medida que subimos de nivel del corporal hasta llegar al espiritual es donde nos encontraremos en un ritmo sereno y tranquilo. Como indicamos la meditación es una de las herramientas que más nos ayudan a alcanzar esos niveles superiores, ayudándonos a controlar los embates de la vida cotidiana.

El Principio de Causa y Efecto

Es también reconocido como la ley del Karma, todo sucede de acuerdo a una ley, por lo tanto, toda causa tiene un efecto, por lo que debemos asumir que la suerte no existe. Si nuestra mente tiene un poder transformador, nuestros pensamientos  y nuestras acciones, son los responsables directos de lo que vivimos. En nuestra mente este el cambio que deseamos, si nuestros pensamiento  son positivos y muy luminosos, así será nuestras vida, por lo que modificamos el futuro.

La ley cósmica de la Causa y Efecto, también conocida como la ley de El perdón dice textualmente: “Toda causa tiene su efecto, todo efecto tiene su causa; todo sucede de acuerdo con la Ley; la suerte no es más que el nombre que se le da a una ley no conocida; hay muchos planos de casualidad pero nada escapa a la Ley”. No hay manera de escapar de la Ley y siendo una ley debe ser cumplida por todos y su incumplimiento traerá consecuencias inevitablemente.

LEYES CÓSMICAS

Todo lo que sucede en nuestras vidas lo hemos generado en algún momento, no importa si ha sido de manera consciente o es de manera inconsciente. No podemos olvidar que venimos de otro plano en el cual hemos elegido a nuestra familia, hemos diseñado nuestro propósito de vida y venimos a este mundo, para aprender y evolucionar.

Estando conscientes de ellos no podemos hablar que lo que nos sucede en la vida es producto de la casualidad, simplemente es que desconocemos que ley rige la situación o el momento vivido. No podemos hablar de casualidad si tenemos un plan de vida, un propósito de vida y estamos destinados a evolucionar. Es normal como humanos tener cierta resistencia a aceptar que las situaciones negativas que nos suceden en la vida también son nuestra creación.

Para poder comprender de lo que estamos comentándoles, debemos interiorizar que estamos compuestos de infinidades de causas, que no necesariamente son de esta plano que estamos viviendo, sino que provienen de otros tiempos. Que estas causas ni siquiera tenemos porque recordarlas, que se encuentran en el banco de programación del inconsciente y que además pueden incluso ser heredadas, de nuestros padres, abuelos y más, en realidad es una cadena infinita.

Cuando nos paramos en nuestra vida actual, tenemos otros planos de causación que provienen de nuestro entorno, de los amigos, de las escuelas en donde estudiamos, entre otros, y nosotros somos la suma de todos ellos. Es decir, somos el resultado  de todo lo que haya influido en nuestro patrón mental y que asumamos como verdadero, estamos en esta vida en la libertad de elegir y es lo que conocemos el libre albedrío, pero debemos estar atentos que es la única oportunidad que tendremos de elegir nuestros pensamientos.

Si venimos entendiendo todo lo que hemos comentado hasta este punto, somos capaces de identificar entonces, que este es la oportunidad de tomar las riendas de nuestra vida. Cuando estemos entonces en ese proceso de seleccionar los pensamientos con los que deseamos redireccionar nuestra vida, no asumamos el papel de victimas, porque no nos ayudará a crecer.

Es de suma importancia que comprendamos y aceptemos que aunque no lo recordemos, en las numerosas vidas vividas antes de esta, hemos ido generando causas, que traen sus consecuencias, si las mismas no se sucedieron en la vida en la que fue generada, es por ello, que muchas veces nos preguntamos ¿por qué a mí?, esta pregunta dejará de llegar a nuestra mente, cuando asumamos que alguna causa anterior la generó.

Cuantas veces decimos, pero este si tiene suerte, es un afortunado, simplemente es el efecto de haber realizado causas buenas en el pasado, que están siendo recompensadas en esta vida. En el caso de no haber cumplido con las leyes cósmicas en las vidas pasadas es posible que se encuentren atrapados en dificultades. Esta es la razón por la que nace gente en la pobreza, con enfermedades, pero también hay quienes nacen saludables, en hogares económicamente estables, por ejemplo.

Lo importante de esto es que venimos a este mundo a crecer, evolucionar y sanarnos, debemos aprender la lección, es la oportunidad de estar conscientes del nuevo conocimiento, es lo que conocemos como “karma”, mientras que la recompensa es el “dharma”.

El karma puede ser eterno, sin embargo, podemos llegar a detenerla si decidimos perdonar, no es una acción sencilla y a lo que conocemos como destino no lo vamos a engañar, haciendo un acto intelectual decir te perdono, pero estar llenos de resentimiento. Perdonar es olvidar, perdonar debe llenarnos de paz. No olvidemos entonces que cosecharemos lo que sembramos.

El Principio de Generación

Es momento de poner el doble de atención “Todo tienen su principio masculino y su principio femenino” Si todo en el universo se complementa, si somos capaces de trasformar y crear con nuestra mente, si lo semejante atrae a lo que es semejante, entonces absolutamente todo lo que existe se complementa, por lo que la generación se produce en todos los planos.

Cuál es la importancia del principio de generación, que con la combinación de los principios podemos crear mecanismos que tienen mayor fuerza espiritual, siendo este el verdadero secreto del universo, las leyes cósmicas y su significado espiritual.  La ley cósmica de Generación dice textualmente “La generación existe por doquier.

Todo tiene sus principios masculino y femenino. La generación se mantiene en todos los planos”, este es un principio que se encuentra muy relacionado con el principio de polaridad, sin embargo, está estrechamente relacionado con la creación. No quiere decir que es exclusivo del acto reproductivo, este es solo una de las manifestaciones del principio, pero no exclusiva.

LEYES CÓSMICAS

Es de suma importancia que entendamos que todos los seres humanos tenemos una parte femenina y una parte masculina y si nos basamos en el  principio  de la polaridad, debemos encontrar el punto medio. Siendo hombres no podemos ubicarnos en el extremo machista, porque dejaremos de ser intuitivos, perceptivos y siendo mujeres no podemos ubicarnos en el extremo feministas, porque nos faltará confianza, poder de decisión. Por lo tanto, debemos evitar polarizarnos, estamos llamados a evolucionar y desarrollar entonces de manera equilibrada, nuestra parte masculina y nuestra parte femenina.

Podemos entonces identificarnos con el símbolo del Yin-Yan en donde la zona de color negro es el Yin la cual representa a la energía femenina y la parte blanca el Yan que representa la energía masculina, ambas en absoluta armonía, donde termina una comienza la otra, además que el centro de la energía en la femenina es la masculina y viceversa.

Esta manera de complementar la energía la vemos en muchas parejas, si bien atraemos a los semejantes, también atraemos a las personas con la polaridad que nos falta en nuestras vidas. Es por ello, que podemos ver como personas que son relajadas, tímidas se relacionen con personas extrovertidas y hasta agresivas, sin embargo, no podemos olvidar que lo polos opuestos son iguales y que solo son diferentes en el grado en el que se manifiestan.

Debemos armonizar entonces los opuestos para lograr el equilibrio, por ello es que logramos encontrar, personas totalmente disimiles, pero que se complementan de manera extraordinaria, es porque han logrado alcanzar ese equilibrio, en el cual ninguno depende del otro. Cuando comprendemos cada una de las leyes cósmicas y aprendemos a identificarlas  y utilizarlas, nuestra vida alcanzará la armonía, la paz y la felicidad sin ninguna dificultad.

Premisas para aplicar Las Leyes Cósmicas

Es de suma importancia que no solo leamos cada uno de los principios, sino que comprendamos el mensaje, la razón de su existencia, el poder que tiene cada uno de ellos, que practiquemos reconocerlos en cada situación de nuestras vidas. Para poder lograr su comprensión y aplicación, es necesario tener una disciplina espiritual en nuestra vida, no podemos quedarnos en la vida material, pretendiendo crecer en lo espiritual.

Desarrollar el crecimiento espiritual necesita de nuestro compromiso, para poder ir construyendo el camino, ya que si no lo hacemos de manera responsable y disciplinada, realmente no podremos desarrollar de manera plena los principios universales. En la medida que seamos disciplinados, constantes con nuestro crecimiento espiritual, se fortalecerá nuestra voluntad y por ende tendremos mayor control de nuestras emociones, de nuestras respuestas, de nuestras actitudes y en consecuencia menos vulnerables a ser manipulados.

También es importante ejercitar nuestra mente, de la manera más fisiológica que podemos referirnos a nuestra mente, es reconocerlo como un músculo, siendo entonces un músculo debemos fortalecerlo y desarrollarlo, así de sencillo. Por lo tanto, otra de las premisas es la ejercitación de la mente.

Debemos aprender y fortalecer la visualización, si mantenemos una mente concentrada en lo evidente, en lo que vemos, en lo que tocamos, será siempre una mente débil, por lo tanto, será sumamente difícil aplicar los principios de los que venimos hablando.

Una manera de fortalecer nuestra mente es realizando ejercicios de meditación,  la meditación es una de las herramientas más beneficiosa, ya que en la medida que controlemos nuestros pensamientos, podremos visualizar con mayor facilidad, porque tendremos una mente concentrada y fuerte.

Por supuesto que una de las premisas debe ser la comprensión de la leyes, no es simplemente un acto de fe, es lógico que siendo aprendices no comprendamos toda la información que nos brindan los siete principios, pero lo que si debemos tener muy claro, es que la fe se sustenta en el conocimiento. Los milagros existen, pero no son hechos sorpresivos, inesperados, los milagros forman parte del mundo espiritual y saber cómo ocurren, es parte del conocimiento  que debemos adquirir, para poder potenciar su ocurrencia.

Como podemos ver las leyes cósmicas son las que gobiernan al universo, nuestro planeta forma parte del universo, por lo tanto, es lógico que también gobiernen al planeta, la vida forma parte del planeta y los humanos formamos parte de la vida, entonces las siete leyes cósmicas, lo gobiernan todo, en los diferentes planos, físico, mental y espiritual.

Es de suma importancia para poder lograr el cambio en la civilización y poder evolucionar, que comprendamos las leyes cósmicas, que las hagamos parte de nuestra vida. Una de las maneras de iniciarnos en este camino, es siempre estar rodeado de energía positiva y evitar que las malas energías estén cerca de nosotros.

La importancia de mantenernos siempre rodeados de energía positiva, es que la energía es la amalgama que mantiene todo unido en el universo y en los diferentes planos, por lo tanto, es fundamental que esta sea positiva. Estar llenos de buena energía y en conocimiento y comprensión de las siete leyes cósmicas, nos permitirá mantener el control de nuestra vida, de nuestra salud, del entorno donde nos desenvolvemos, de nuestros pensamientos creadores y de nuestros sentimientos.

En la medida que avancemos en este camino de luz y de crecimiento espiritual, seremos capaces de transmutar los vicios y convertirlos en virtudes, por lo que la enfermedad la convertiremos en salud, el odio en amor, lo negativo en lo positivo, creando un mundo lleno de virtudes y en plena armonía.

Como podemos observar en este artículo las leyes cósmicas son las leyes sobre las que funciona el universo, como bien pudimos darnos cuenta a lo largo de la lectura, todos somos parte del universo, por lo tanto, las leyes son también para ser cumplidas por nosotros.

Son una guía que no ayudan a mantenernos equilibrados, lograr el control de las situaciones, reconocer los aprendizajes de cada una de las situaciones que se nos van presentando en este trayecto llamado vida y que además, nos permiten que el mismo sea realizado en abundancia, armonía, paz y amor mental, corporal y espiritual. Esperamos  que a partir de este momento reconozca de manera consciente que usted tiene en su interior un poder divino.

Si este artículo ha sido de su agrado le invitamos a continuar la lectura de los enlaces que le recomendamos a continuación:

(Visited 8 times, 1 visits today)
Categorías Religión

Deja un comentario