Asmodeo ¡el demonio de la lujuria según la biblia!

Asmodeo es definido como el demonio de la lujuria, te invitamos a descubrir quién es Asmodeo, en que escrituras es nombrado, cual es su origen, cuáles son sus intenciones y más. Acompáñenos y sorpréndase!

ASMODEO

 

¿Quién es Asmodeo?

Asmodeo, es uno de los siete príncipes demonios, se le considera el responsable de promover la perversión y los deseos sexuales de los humanos, es quien incita el gusto por la voluptuosidad, los que ceden ante sus provocaciones son condenados a vivir en el Segundo círculo del Infierno. Asmodeo es uno de los ángeles caídos, por ello es un príncipe del infierno que sirve a Satanás.

Asmodeo es el príncipe de la lujuria, recordemos que cada uno de los príncipes del infierno representa un pecado capital. Asmodeo es reconocido por diferentes religiones y llamado de diversas maneras, entre las que podemos resaltar dos de los nombres por no parecerse en nada a su nombre bíblico, estos son Chashmodai y Sydonay, así que si ven estos nombres en algún escrito, están hablando del mismo Asmodeo.

El príncipe Asmodeo se encuentra reseñado en las escrituras bíblicas en el libro Deuterocanónico, también conocido como libro de Tobías, sin embargo, Asmodeo es parte de las religiones abrahámicas y también es nombrado en la historia de los Profetas y Reyes cuyo autor es Tabari un musulmán, es mencionado en el Talmud, en los tratados de demonología  y en la literatura apócrifa. Como podemos ver no se trata de un demonio poco importante, para ser referido en tantos escritos.

No hay mejor manera para describir a este príncipe demonio que utilizar sus propias palabras, las cuales se encuentran reseñadas en el Testamento de Salomón. Asmodeo  acepta su nombre entre los mortales y reconoce que su negocio es conspirar contra los recién casados, para que no puedan conocerse como marido y mujer. Dice que hará lo necesario para quebrarlos con varias calamidades.

ASMODEO

Cuenta sobre su debilidad por la belleza de las vírgenes y anhelo de sus corazones, es quien lleva a los hombres hasta la locura y el deseo por otras mujeres, cuando tienen sus propias esposas, para que ellos las abandonen y se escapen de día y de noche con otras que pertenecen a otros hombres. Acepta que el resultado de todas sus provocaciones hace que los hombres incurran en el pecado y también puedan cometer actos criminales.

Origen de Asmodeo      

El origen de éste  príncipe demonio viene del Mazdeísmo una religión persa de la que se conoce desde el siglo XVII gracias a la traducción del su libro llamado El Avesta, allí se dice que el demonio servía directamente al mal principal llamado por nosotros Lucifer y ellos lo llamaban Angra Mainyu, conocido por nosotros también como Satanás.

Sin embargo, el demonio del mazdeismo era diferente al que heredamos de la tradición judía, se trataba de un demonio de la ira. Desde allí se conoce de Asmodeo y por ello en la historia y en las diferentes culturas es llamado de diferentes maneras, incluso en las obras de Shakespeare es utilizado el diminutivo de “Modo” para referirse a este demonio.

Luego del mazdeismo, esta entidad fue incorporado al judaísmo como un espíritu malvado, se encuentra referenciado en el Talmud y también en los textos donde reseñan la construcción del Templo de Salomón. En el judaísmo también lo describen como el responsable de crear la música, el drama y la danza.

ASMODEO

Según la creencia popular judía Asmodeo era hijo de un hombre mortal y del ángel Naamah, que era el ángel de la prostitución. Otros escritos dicen que el padre de Asmodeo  es  Adán y fue concebido con Lilith. En los textos de los siglos I y IV antes de Cristo que hablan del origen del demonio, indican que nació de la semilla de un hombre y un ángel.

Por su parte, las fábulas hebreas, señalan que Asmodeo es el demonio de la lujuria y la ebriedad. También era miembro de los ángeles serafines, la cual es reconocida como la más alta jerarquía del Reino de los Cielo. En el Cristianismo, Asmodeo era adorado por las brujas, existen evidencias de su idolatría en la Edad Media.

La representación de Asmodeo es con cuerpo humano, cabalgando un dragón. Lleva consigo una lanza y tiene tres cabezas, una de ogro, una de carnero y una de toro. En otros dibujos realizados de esta entidad lo representan con patas de gallo en lugar de piernas, cola de serpiente y va montado en un león que tiene alas de dragón.

Los libros  que refieren características y cualidades de Asmodeo lo ubican en el puesto 32 de los demonios poderosos, también las descripciones y cualidades hacen referencia a su poder para promover el deseo carnal y la lujuria. Señalan que el mayor poder de Asmodeo se hace presente en el mes de noviembre, lo relacionan con el signo zodiacal acuario, detesta el agua y las aves. Como el bien siempre se impone sobre el mal, Asmodeo fue encadenado por el Arcángel Rafael.

Historia de Asmodeo

En el Libro de Tobit, como es mayormente reconocido el Libro de Tobías, relata que Asmodeo se enamora de Sara, quien era hija de Raquel esposa de Jacob. Como podemos imaginar Asmodeo  no es correspondido, por lo que cada vez que Sara iba a contraer matrimonio, Asmodeo mataba al esposo durante la noche de bodas.

En siete oportunidades hizo lo mismo, por lo que Sara envejecía sin poder consumar el matrimonio. Más tarde, Sara se compromete con un joven llamado Tobías, quien recibe la ayuda del arcángel Rafael, quien le enseña cómo librarse del demonio.

Asmodeo no toleraba el olor de las vísceras sobre brazas, es así que Tobías toma un pez y le arranca el corazón, los riñones y el hígado, colocándolos sobre brasas. De esta manera Asmodeo por no soportar los vapores desprendidos, huye a Egipto. Al llegar a Egipto el Arcángel  Rafael lo encadena.

En las historias que se reseñan en el Talmud que es el libro que compila los acuerdos rabínicos sobre leyes judías, también se encuentra en el mismo las tradiciones, algunas de las historias, leyendas y más, se refieren a Asmodeo como un ser poco maligno, sus historias no lo hacen reconocer tan cruel y sanguinario como en otros libros.

ASMODEO

En el Talmud  se cuentan historias especialmente del trato de Asmodeo con el rey Salomón, quien fuera el tercer y último rey del reino unido de Israel. En las historia resalta el hecho de que el rey Salomón atrapó al demonio Asmodeo y lo obligó a construir el Templo de Jerusalén. Otra de las leyendas señala que Asmodeo y Salomón se intercambiaron el uno por el otro durante varios años.

Asmodeo nunca aparece referenciado como un ángel sino como un demonio, llegando a encontrarnos relatos en el que indica que fue presentado como el rey de todos los demonios, lo que viene a ser una versión similar a Lucifer o Satanás en la religión cristiana.

También en el libro hacen relatos que Asmodeo se hizo amante de Lilith después de que ésta abandonara a Adán, fue llamado “El Veneno de Dios” Lucifer lo llama también Samael, es él quien provoca la tentación en Eva con el fruto de uno de los árboles prohibidos. Es luego de su caída del cielo que inició una relación con Lilith, la primera mujer de Adán y con ella engendró miles de demonios.

Como podemos identificar en cada una de las historias, indistintamente de la época y religión Asmodeo es relacionado como el demonio de la lujuria, acto reconocido como un pecado capital. Es esta entidad del mal la que incita a las personas a cometer actos impuros, en todas las formas posibles, en pensamiento, palabra y obra. Su maldad y poco decoro conlleva a la destrucción de matrimonios estables y relaciones de parejas. Asmodeo es de los traidores que habitaban en el cielo, en conjunto con Lucifer y Belcebú.

Oraciones para el Demonio

En la humanidad hay afectos a los demonios y también hay quienes no los quieren cerca de sus vidas, este artículo como está dirigido a todo tipo de público, podrán encontrar oraciones tanto para invocarlo, como para alejarlo de nuestras vidas.  A continuación mostraremos las oraciones para liberarnos de Asmodeo, es importante recordar que las plegarias siempre deben ser realizadas desde la fe, para que las mismas lleguen con fuerza y sean atendidas.

Si usted siente que Asmodeo se encuentra rondando su relación de pareja y siente que la estabilidad de la misma se encuentra en riesgo, entonces esta oración es para usted. La presencia de Asmodeo en la mayoría de los casos provoca la destrucción de la familia. Se recomienda rezarla con fe y durante todos los días mientras sienta su presencia, rondando su vida.

Liberación de Asmodeo

Oh, Señor, tú eres grande y poderoso, tú eres el Dios creador, tú eres Padre de todos, hoy me inclino ante ti para rogar tu intercesión y con la ayuda de los arcángeles Miguel, Rafael y Gabriel, te pido no solo por mí, sino también por todos mis hermanos y hermanas, que en este momento, se encuentren esclavizados por el poder maligno de Asmodeo, para que sean liberados.

Amados Arcángeles por favor vengan en nuestra ayuda. De esta lujuria obsesiva, te rogamos, Líbranos, oh Señor. Del deseo desmedido de la fornicación y la envidia, te rogamos: Líbranos, oh Señor. De los pensamientos de celos, de rabia y de muerte, te rogamos: Líbranos, oh Señor.

De esa mirada tentadora de la mujer o del hombre ajeno, te rogamos: Líbranos Señor, en ella y el reconocemos la presencia de Asmodeo y no queremos ser engañados por ese demonio del mal, por eso te rogamos: Líbranos oh Señor.

De todo desorden entorno a la sexualidad, te rogamos: Líbranos oh Señor. De todo pensamiento de suicidio y de aborto, te rogamos: Líbranos, oh Señor. De todas esas falsas amistades que buscan interferir en nuestra relación matrimonial, te rogamos: Líbranos oh Señor.

De todo maleficio, hechizo, brujería y cualquier mal oculto, te rogamos: Líbranos, oh Señor. Tú amado Padre que dijiste ” la paz os dejo, mi paz os doy”, por la intercesión de la Virgen María concédenos la liberación de toda maldad y permítenos el gozo de tu paz. Por Cristo nuestro Señor. ¡Amén!

No podemos olvidar que estamos lidiando contra un demonio que tiene un gran poder, es por ello que debemos realizar oraciones que nos permitan obtener lo mejor de nosotros mismos, para que nuestros ruegos puedan ser escuchados y atendidos. Es por ello que dejamos a continuación otras oraciones, para que usted use aquella con la que se sienta mejor.

Oración

Espíritu de Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo, ustedes que conforman la Santísima Trinidad, a ti Virgen Inmaculada, a ustedes ángeles, a ustedes arcángeles y a todos los santos del paraíso, les pido que desciendan sobre mí. Llénenme Señor, de su espiritualidad, de su fuerza y de su poder, que sea yo un instrumento de su mensaje, hoy y siempre necesito de su presencia, Oh Padre, Rey de reyes lléname de Ti.

Expulsa de mí todas las fuerzas del mal que hoy quieren controlarme mi Señor, destrúyelas, para que yo pueda estar bien y hacer el bien. Expulsa de mí todo maleficio, toda brujería, todo hechizo, toda magia negra, cualquier atadura, toda manifestación diabólica o  posesión diabólica, que me obsesiona, que me empuja a la perfidia.

Expulsa de mi Señor todo lo que me incite al pecado, al deseo de la mujer o del hombre ajeno, a los celos, saca de mi todo pensamiento lujurioso sobre la mujer o del hombre ajeno. Llévate lejos de mi cualquier poder o manifestación de Asmodeo, ese espíritu  de la lujuria que nos enferma espiritual, física y mentalmente, sácalo de mi, libérame de su domino y quema todos estos males en el infierno, para que nunca más me toquen a mí ni a ninguna otra criatura en el mundo.

Demando con toda la fuerza de Dios omnipotente, en nombre de Jesucristo Salvador, por la intercesión de la Virgen Inmaculada, que todos los espíritus del mal, que todas las presencias que me molestan, que todas las energías de maldad enviadas a mí, me abandonen de inmediato, que se vayan de mi cuerpo de mi mente, de mi alma definitivamente. Que todo el mal que salga de mi sea encadenado por San Miguel Arcángel, por San Gabriel y por San Rafael, Amén.

Es muy importante al realizar las oraciones tener fe, sentir que estamos conectados con el Altísimo, pedirlo de corazón y con honestidad. Tener presente la importancia de la familia y su bienestar, querer alejarse de las situaciones, lugares y personas que son una tentación puesta por Asmodeo para pecar y tenga la tranquilidad de que estará bien.

Oraciones para invocar a Asmodeo

Es muy importante hacerles saber que las oraciones que dejamos a continuación , tienen el objeto de que usted haga el mejor uso de ellas, que las mismas no sean para promover el pecado, sino más bien para que su relación con su esposa, mantenga siempre la llama de la pasión encendida entre ustedes, de esta manera las intenciones de Asmodeo, se mantendrán alejados de su matrimonio y usted engañara al demonio, en lugar que el demonio lo engañe a usted.

Si bien las oraciones están realizadas con la finalidad que las personas que caen en la trampa de Asmodeo y llegan a ser infieles, no sientan remordimiento y el acto salga lo mejor posible, se sugiere que su uso sirva para invocar el disfrute del amor con su pareja y de esta manera, no tendrá la tentación fuera del hogar.

Señor de las tinieblas y de la oscuridad Satanás, tu que también tienes poder atiéndeme, aquí me encuentro rogando tu atención, dame el poder para concebir en mi mente y para ejecutar lo que deseo hacer, oh Poderoso Satanás, único Dios de los infiernos que vive y reina por los siglos de los siglos.

Te ruego que inspires a Asmodeo, Señor de la Lujuria, para que se manifieste ante mi presencia y haga presente la lujuria y la pasión para obtener de mi la respuesta y el auxilio necesario para el cumplimiento de mi deber como esposo. Esto yo lo pido de manera humilde y respetuosa, si tu consideras que soy merecedor de ello, Rey de las Tinieblas,  Señor Satanás, concédemelo.

Al igual que lo hemos realizado para las personas que desean mantener alejado de su vida a  Asmodeo, dejaremos otra oración para las personas que consideran la necesidad de tenerlo cerca en su vida, para que seleccione aquella con la que se sienta usted más identificado.

Oración para la Lujuria

Acude, en este momento Oh Gran Señor de todos lo infiernos y manifiesta tu presencia, Tú rey y amo de la lujuria y la pasión, ayúdame a concentrar todos mis pensamientos en el resplandeciente pináculo que brilla con lujuria y que crece con el deseo.

Hazte presente con tus incontables mensajes llenos de deleites voluptuosos y permite que las visiones de mis deseos, tomen forma en maravillosas proezas y hechos futuros. Yo he reunido y preparado ya mis galas de lo que ha de ser, y la imagen que me he creado del momento esperado, se remueve en mi mente con absoluto frenesí y solo espera ser liberado.

Se que mi visión con tu ayuda y tu presencia se tornará en realidad. Sal del vacío de la noche Luz del Día, entra en mi mente que responde con pensamientos llenos de Lujuria desenfrenada. Príncipe de las tinieblas, Oh Satanás! ¡Oh Lilith!, ¡Oh Asmodeo!, hinchen mis deseos sexuales, hagan que los mismos me llenen de placer y satisfacción.  ¡Loado sea Satanás, Señor De Los Abismos!

Para terminar, podemos concluir que aún cuando Asmodeo se encuentra en el número 32 de la lista de los demonios, es uno de los representantes de uno de los siete pecados capitales, como es la lujuria. En los momentos que vivimos actualmente como sociedad, es honesto reconocer que Asmodeo está haciendo un excelente trabajo, la infidelidad, los incestos, la envidia, la proliferación de relaciones e hijos fuera de los matrimonios, son solo algunas de las demostraciones, que vemos se encuentran muy presentes en la sociedad.

La actuación tanto de hombres como de mujeres en actos inadecuados, que minimizan el amor propio y el respeto por el prójimo son el alimento de Asmodeo.  Es posible que hasta hoy no reconociéramos la presencia de Asmodeo en el mundo y quizás en nuestra vida, pero después de la lectura de este artículo, no hay excusas para no reconocerlo en cualquier tentación que nos aleja de una relación estable y respetuosa.

Asmodeo tentará cada vez que pueda, existen muchos dichos que se han hecho populares, como por ejemplo cuando pasa una mujer o un hombre atractivo se suele decir “ El menú es para verlo”, ese es Asmodeo rondando nuestra mente. Desear la mujer o el hombre de otra persona, hace evidente la presencia de Asmodeo. Es por ello, que debemos ser honestos y analizar muy bien nuestros pensamientos y nuestras acciones con respecto, al sexo y a los actos lujuriosos en general.

No podemos bajar la guardia, Asmodeo es un ángel caído, por lo que tiene poder e influencia, por lo que es muy sencillo para él, hacer que las personas realicen actos impuros y que estos lleguen a ser vistos como algo dentro de lo normal y lo aceptable, e incluso decir que es parte de la cultura o una condición natural intrínseca del ser humano.

Es muy importante tener cuidado, estar siempre atentos a las trampas a las que podemos estar sometidos, para ello siempre es conveniente estar conectados con las buenas acciones, esto ayuda a disminuir el riesgo.

Es un acto natural y forma parte de nuestra especie el sexo, es una condición biológica para garantizar la especie, esto está muy bien, sin embargo, lo que no es correcto es que sobre este fundamento, netamente científico, biológico y natural, se apoyen acciones que nos alejen, del respeto, del amor que son básicos para mantener una relación estable y una familia fuerte y sana.

La tentación se encuentra en todas partes a donde vamos, disfrazada de belleza, disfrazada de soledad, disfrazada de falta de amor, los demonios siempre tienen mil formas y estrategias para engañarnos, es por ello, que debemos estar muy atentos, para poder seguir en el camino correcto y no vivir llenos de arrepentimientos.

Si este artículo ha sido de su interés y agrado, le invitamos a continuar la lectura de los enlaces que le recomendamos a continuación:

(Visited 5 times, 1 visits today)
Categorías Satanismo

Deja un comentario