La sexualidad en el noviazgo durante la adolescencia

La sexualidad en el noviazgo durante la adolescencia tiende a ser un tabú y un tema al extremo delicado tanto para padres como para autoridades políticas y sociales quienes oficializan datos y estadísticas de las consecuencias más comunes de estas prácticas que a futuro suman más inconvenientes que ventajas a la población mundial. A continuación, estudiaremos los pormenores del tema.

sexualidad en el noviazgo

¿Cómo tener una buena relación afectiva?

Antes de entrar al tema de la sexualidad en el noviazgo es importante que primero estudiemos y demos un paseo por los puntos más relevantes que hay que tomar en cuenta a la hora de querer establecerse en una relación afectiva y que ésta cumpla con los parámetros establecidos tanto por la sociedad en cuanto al respeto mutuo como por la parte personal de lo que desea el individuo para su vida.

Una cosa muy distinta es lo que la persona quiere para su bienestar emocional en pareja y otra es la que se encuentra cuando se enfrenta a la realidad al unirse a otro mundo totalmente distinto con un pasado y un presente desconocido absolutamente pero que se ciega por ese sentimiento que nace casi de la nada y que lo mantiene atado sin razón aparente.

Pero vamos a empezar este paseo por los detalles de lo que se supone que es una relación afectiva y vamos a despejar incógnitas que nos den una respuesta más clara de que será lo correcto para garantizar armonía y estabilidad amorosa para el individuo, según lo que se conoce.

Tener una buena relación afectiva depende de los requerimientos de las dos personas que desean establecerse como pareja. Las mujeres tienen sus requerimientos muy aparte del de los hombres, es decir, una mujer desea sentirse acompañada, desea ser escuchada y necesita saber que la persona que estará a su lado le proporcionará seguridad y amor pleno.

Ahora bien, los hombres no es que no sientan o deseen lo mismo, pero, como bien han dejado saber los especialistas en la materia con respecto a la idiosincrasia masculina, ellos ven este tipo de cosas de otra manera, sin alejarse de su misión de amar a su par. Los hombres tienden a ser más directos, son visuales por naturaleza y es poco lo que retiene su cerebro cuando una mujer les habla o le exige algo en específico.

Ellos sin lugar a duda desean compartir y estar con la mujer que aman, pero es de vital importancia que la mujer sepa y conozca la manera de cómo los hombres pueden ser llevados sin interferir en ese aspecto que los caracteriza, que es un enfoque unilateral prácticamente. En esto la diferencia hombre -mujer es realmente notable porque los intereses no se cruzan y a simple vista parecieran no tener elementos comunes que los una.

Para remediar o minimizar el impacto que estos elementos diferenciales pudieran tener en una buena relación afectiva, cada persona debe centrarse en esas condiciones de su par y entender la naturaleza del individuo, tratando de concatenar aspectos que en lugar de querer cambiar, simplemente deben buscar acoplar para alcanzar la armonía de las partes.

Buscar ayuda profesional o simplemente acudir a un terapista o consejero es una alternativa factible, si ambos ven un futuro remediable y posiblemente compatible. De esta manera se estarían enlazando los cimientos con mucha mayor fortaleza en la que el dialogo y comunicación en la familia tendrían una participación realmente protagónica para un futuro estable y de confianza.

El enamoramiento temprano

Hacer prevalecer los valores y principios de cada uno de los miembros de una pareja con un futuro prometedor les otorgará la libertad de la confianza sin entrar en el libertinaje y la confusión, pues al conversar y enterar al otro de sus planes y proyectos de vida así como lo que desea para su propio bienestar o el de ambos, proporcionará a ambos los métodos más certeros para sostener una buena relación afectiva.

Hacer prevalecer un enamoramiento sano
Normalmente se dice que las mujeres son las que primeramente se enamoran cuando ven la posibilidad de tener una relación con alguien que les ofrece la oportunidad de establecerse como pareja, o simplemente les proponen un noviazgo.

No significa que los hombres no sientan amor a primera vista, sino que para ellos tal vez ese aspecto entra como en un segundo plano o tal vez no se lo permite vivir por una infinidad de razones arraigadas inclusive a sus raíces o costumbres provenientes de sus padres o abuelos.

Sin embargo, una vez que se unen dos almas con un fin común, ambos tienen la necesidad de sentirse amados de alguna manera, y aquí debe prevalecer ese cariño sincero, esos detalles únicos que el uno sabe del otro para consentirlo, como por ejemplo abrir la puerta del vehículo, regalar una flores, una invitación inesperada, o momentos especiales para recordar los lugares en el que se vieron las primeras veces.

Los síntomas del enamoramiento

Estas prácticas antiguas no son pasadas de moda, son acciones que siempre se mantendrán en la palestra porque son características propias de un caballero cuando quiere cortejar a una dama y hacerla sentir como una reina, es decir, validos 100% si desea conseguir un objetivo amoroso, considerando que las mujeres pueden ser dominadas sutilmente al notar tal comportamiento.

El ser humano necesita sentirse respetado, amado, necesita ser atendido y que le demuestren que significa en la vida de la otra persona. El individuo requiere de todo esto por ser algo totalmente natural para su desarrollo y crecimiento emocional, social, espiritual y que conlleva a que mantenga una salud mental sana que lo convertirá en una persona estable en todos los aspectos.

Afecto y ternura en los hombres

Como explicamos en los párrafos anteriores con respecto a la naturaleza de los hombres, en la sociedad desde tiempos muy antiguos cuando el machismo estaba mucho más arraigado e identificado con las época en donde la mujer era un poco más relegada en algunas áreas de la cotidianidad, los hombres trataban por todos los medios de no manifestarse o expresar cariño o afecto alguno y menos en público.

La sociedad ha sido parte ejecutora y promotora de tal inhibición, y es precisamente con la intención de mantener la premisa de que el sexo débil son las mujeres y los hombres deben negarse a sentir o llorar. Tal cual pasa cuando son niños, que de forma natural e involuntaria la mayoría de las veces, tanto la madre como el padre al ver llorar a un niño por cualquier tema éstos le incitan a no sentir y dejar de llorar alegando que llorar solo es para las niñas.

En el inconsciente esto queda registrado como la propia máquina, y su ser aun cuando ya es adulto y desarrolla todas sus facultades para modificar cualquier aspecto de su vida, simplemente prevalece tal premisa anclada en una parte de su cerebro.

Noviazgo y sexualidad

Como bien explicamos previamente al respecto de la unión de dos mundos totalmente diferentes, y los aspectos para establecer una buena relación afectiva, es importante desarrollar un poco más al respecto del noviazgo y la sexualidad como elemento diferencial y territorial entre ambas partes.

El término territorial no se aplica con intención de comparar con una geografía o un mapa mundial, sino que el hombre  y la mujer de forma indistinta al establecer una relación que se proyecta duradera entran en un aspecto más íntimo y asumen que es el sello que necesitaban para consolidar algo específico.

Pero un tema mucho más delicado es la sexualidad en el noviazgo durante la adolescencia, pues aquí se confabulan muchos otros aspectos ligados a la sociedad y a la relación familiar de ambos, hablando específicamente de sus padres o representantes, considerando todo lo que rodea esta decisión.

Es mucha la propaganda que se teje alrededor de este tema; por un lado el aspecto de índole bíblico cuyo fundamento es el de primero de Corintios 10:23 que reza “todo me es licito, pero no conviene: todo me es licito pero no edifica”. Con esta premisa el cuestionamiento se hace con respecto a que un noviazgo preferiblemente debe mantenerse intacto hasta el cumplimiento del sacramento del matrimonio.

Sin embargo, es indudable que un adolescente es invadido por un frenesí inherente a su edad. Esto corresponde a la necesidad de darle a su cuerpo lo que pide sin medida y si bien no tiene el enfoque de lo que significa la espera oportuna y lícita ante el tema de la sexualidad en el noviazgo durante la adolescencia, entonces se deja llevar por sus instintos.

sexualidad en el noviazgo

¿Cómo entender el noviazgo?

Son muchos los aspectos que se manejan al respecto de un noviazgo y más aún si se incluye la sexualidad. Vamos a pasearnos por lo que no corresponde al noviazgo, y esto es por ejemplo, amarrar, disfrutar y dejar para buscar otra persona, incluyendo aquí el aspecto superficial, de la banalidad, el dinero, la belleza, etc.

La mujer moderna o la adolescente del siglo XIX deben comenzar a entender que el noviazgo no es como lo pintan o lo cantan los artistas o las novelas rosas o los programas de televisión basura. Igualmente los jóvenes necesitan entender el noviazgo como una institución que fortalecerá su cimiento masculino y que lo hará un hombre bien plantado ante una sociedad que luce agresiva y del que se salva el más valiente.

Esto incluye no atentar contra la relación de su amigo tratando de robarle la novia, sino comenzar a hacer prevalecer el respeto y pensar también que un noviazgo no inicia bien si no se comienza con la sinceridad y la honestidad.

Noviazgo - Principios Básicos

El noviazgo tampoco es simplemente un desayuno en la cama, salidas, vacaciones y todo rosa llevado por las mariposas en el estómago que los llevó a enamorarse. Para entender el noviazgo es necesario conocer todo lo que implica unirse a un mundo totalmente distinto y con intereses nada comunes la mayoría de las veces.

Es entender que el noviazgo incluye luego cierto nivel de responsabilidad, compromisos, cargas, diferencias, que con el tiempo y un nivel importante de madurez y sensatez se puede aprender a llevar por un objetivo en común si el deseo de hacerlo sostenible en el tiempo prevalece.

Intermediación de los padres

Actualmente los expertos y profesionales en la salud mental y emocional que habla directamente de la educación sexual en la adolescencia describen que los jóvenes en esa etapa son ahora llamados como analfabetas emocionales, y describen el tema como uno de los más delicados en cuanto a la educación de los hijos, por ser algo que está en el tapete y se ha complicado con el pasar de los años.

Un punto a destacar son los hábitos, que si los padres no intervienen a tiempo bien sea por descuido involuntario, los jóvenes que empiezan a temprana edad a visualizar pornografía sin control y con una alta frecuencia,  las consecuencias serán nefastas cuando apenas alcance los 20 años.

Eso es solo hablando del tema de la pornógrafa, pues si se toca el tema de la sexualidad en el noviazgo durante la adolescencia y la pareja se ve con plena libertad de seguir actuando así, de igual forma las consecuencias no son nada favorecedoras para ambas partes.

La psicología en cuestión trata el tema de la siguiente manera: en las antiguas épocas no habían los peligros que acarrean las redes sociales y ese tipo de libertad de información. Los padres no se deben dar el lujo de esperar a que los amigos les aporten la información  a sus hijos. Los hijos actualmente están expuestos a escenas violentas de sexualidad mucho más que los abuelos juntos en toda su vida.

En este punto, si los padres buscan muchos aspectos a investigar para abordar el tema, también es una alternativa la parte bíblica que posee un amplio contenido que puede ser incluido en su biblioteca de consulta personal, con temas de formación para jóvenes católicos.

Ahora la desventaja que tienen los padres es que los hijos en la actualidad manejan de una forma más eficaz de información e imágenes poco apropiadas y al no tener la orientación oportuna se convierte en mala información y sin control además.

Existen signos y señales que indican que el hijo está preparado para escuchar. Por ejemplo, cuando se observa que los hijos comienzan a tocarse como un comportamiento natural, entonces es el momento de entender que está explorando la sexualidad. Allí es preciso iniciar una conversación con palabras que corresponden sin disfrazar la verdad.

Es decir, los padres deben educarse antes de iniciar esta etapa con sus hijos y utilizar las palabras correctas de cada parte del cuerpo sin inhibirse y sin sentir vergüenza, porque de lo contrario estaría aduciendo que los nombres de los órganos reproductores son malos, por ejemplo: pene, vagina, senos.

Cómo hablar de sexualidad a los hijos adolescentes

De igual forma tocando el tema religioso si los padres desean utilizar con fe otra herramienta, la oración oportuna es la opción. Pueden citar el artículo las mejores oraciones para jóvenes.

Momento propicio para iniciar la actividad sexual

El sexo es un acto normal como parte de la naturaleza, pero para otros es la peor cosa en la que se puede estar pensando. El sexo es una actividad humana tanto natural como saludable, entonces hablemos de la edad propicia para comenzar a tener sexo.

Se trata de un tema controversial sin duda porque depende mucho del cristal con que se mire. Si se mira en el cristal de la ley es una cosa y de la cultura o la religión los resultados son distintos diametralmente.

Según la ley en América Latina la edad legal para el consentimiento sexual varia de los 13 a 18 años dependiendo del país, por ejemplo en México es de 16 a 18 años según el estado.

De acuerdo a la religión y considerando que la religión católica es la principal religión la edad del inicio sexual no dependen de la edad sino del estado matrimonial. Básicamente la religión indica que una persona está lista para tener sexo si está lista para comenzar una vida en matrimonio con su pareja y que la primera relación sexual debe ocurrir dentro del matrimonio.

En cuanto a la parte cultural es la que más varía porque América Latina está influenciado por la religión y también está influenciado por aspectos como la apertura cultural hacia el tema y la madurez.

Etapas de toda relación amorosa

Algo que a los jóvenes les cuesta considerar son la etapas que se deben cumplir de forma natural en una relación en la que se incluye la sexualidad en el noviazgo durante la adolescencia. Por lo cual es importante tener información sobre el amor y la sexualidad.

Lo que deben considerar en primer lugar es tratar de mantenerse de forma serena y con paso firme durante los primeros meses de su relación, que aunque se puede tornar una situación altamente difícil, no resulta imposible si sienten amor verdadero y manejan desde temprano planes de vida.

Con el paso de los meses y si la relación continua fortalecida, la pareja debe instruirse de la manera más sabia y madura para adentrarse en el aspecto familiar e integrar a padres y hermanos que contribuyan de manera sana al noviazgo, alentando el enriquecimiento oportuno de la unión hasta tanto saber si realmente están listos para cumplir con el matrimonio.

Consecuencias

Entre las consecuencias más comunes y que son tema de preocupación y ocupación de las políticas de salud pública y familiar, están los embarazos no deseados que vienen a generar una serie de problemas como por ejemplo abortos naturales, abandono infantil, desigualdad social, complejidad emocional, rechazo social, etc.

Otro punto no menos importante son las enfermedades de transmisión sexual, porque si bien hablamos en un principio del frenesí propios de la edad, los jóvenes en plena acción no miden y no piensan y prefieren sentir y no cuidarse ni protegerse, desencadenando una carga a la salud pública y multiplicando los problemas de insalubridad.
(Visited 176 times, 1 visits today)

Deja un comentario