Virgen de la Dulce Espera: Oración para primerizas

Esperar es una de los mejores regalos de la vida, pero para aquellas madres primerizas puede llegar a ser todo un reto; por ello, te traemos varias oraciones de la Virgen de la dulce espera para que le pidas a Dios salud y bienestar durante todo el embarazo.

Virgen de la Dulce Espera

Oración a la Virgen de la dulce espera

Cuando una mujer se encuentra embarazada, es una de las mejores etapas en la vida de una mujer, y una en la que la madre espera con ansias la llegada de su bebé. Es un momento de mucha alegría, pero así mismo, de tensión e incertidumbre por el crecimiento del bebé y de la salud de ambos, debemos recordar que a pesar de avances en la tecnología, todavía siguen existiendo embarazos riesgosos.

Es por ello que muchas mujeres para estar tranquilas, deciden orarle a la Virgen de la dulce para que las proteja y cuide de ellas y de su bebé, hasta el nacimiento.

La queridisima Virgen de la dulce espera, guardiana de las mujeres en cinta, resguarda la integridad de todas aquellas mujeres que recurren en su auxilio. Es por esta razón, que la Iglesia la bautizo como la Santa Patrona de todas las mujeres que se encuentren esperando la llegada de un bebé, aquellas que van a dar a luz y las ayudantes, que son conocidas como parteras.

Por tal razón si deseas tener un hijo, o buscas adoptar, o tienes problemas para quedar embarazada, ya sea por problemas médicos o por ser considerado de alto riego; te traemos una variedad de oraciones a la Virgen de la dulce espera, para que busques en ella consuelo y tranquilidad.

Oración a nuestra señora de la dulce espera

Existen diferentes modelos de oraciones para la Virgen de la dulce espera, y es por ello que solo les traemos dos oraciones más poderosas de todas. Además, si te encuentras cerca de su día, el 18 de Diciembre, puedes orarle y rendirle tributo para mayor efecto.

Además, para las madres primerizas y su familia, además de aquellos padres que tengan algún inconveniente para poder concebir un hijo, deben orar a la Virgen de la Dulce espera, y pueden así mismo colocar una imagen de la Virgen para que surta mayores efectos.

Oración 1

María, madre inmaculada, amorosa madre de Nazareth. 

Tu que alabaste y protegiste el destino del hijo de Dios; 

Virgen de la Dulce Espera

Tú que aceptaste con gracia y sin miedo la importante tarea que Dios te encomendó, engendrar el salvador; por favor te ruego escuches mis suplicas.

Dentro de mi esta creciendo una vida, un pequeño tesoro que nos dará alegría a todos nosotros, pero de igual forma preocupación y miedo. 

¡Te pido que lo protejas mientras se encuentre en mi vientre!

Y que al momento de nacer, cuando oiga esos primeros llantos, vea sus manos y rostro; pueda darle mi eterna gratitud a Dios, nuestro creador, por darme la oportunidad de traer una vida al mundo. 

Tu que eres el ejemplo de toda buen madre, puedas ayudarme a vencer los malos tiempos y me ayudes a criar a un buen hijo, igual que hiciste tu. 

Ayúdame para que pueda decirle las palabras correctas, que mi hijo vea en mí un apoyo y una fuente de consejos. 

Así mismo, Dulce Virgen María.

Cuida a todas esas mujeres que se encuentran solas y no tienen ningún tipo de ayuda o de amor, ayúdalas para que oigan a Dios, y puedan sentir su amor y que el hijo que esperan es una bendición. 

Que escuchen que la decisión que han tomado de tener y cuidar a su hijo, es la mejor. 

¡Amada Señora de la dulce espera, danos cobijo y fuerzas!

Amén.

Oración 2

Bendita seas Virgen María, Madre de Dios.

Tu que recibiste la gracia del espíritu Santo, y fuiste bendecida con el Salvador Jesucristo. 

Virgen de la Dulce Espera

Te pedimos e imploramos por todos aquellos hombres que desean tener un hijo, en darles la paciencia y comprensión. 
Ayuda a aquellos que tengan dificultad en el camino, ayuda a todos aquellos padres que han abierto su corazón a la adopción.
Así mismo, protege a esos padres y madres con la bendición de Dios, porque con su amor han concebido a un milagro de Dios. 

Ayúdalos Virgen María, obséquialos con el abrazo del Espíritu Santo, para que todos podamos vivir en paz. 

Amén. 

Para un embarazo feliz y saludable

Muchas veces una madre puede sentir miedo de la salud de su bebé, y más aún cuando es primeriza y no sabe que esperar; además de por supuesto de aquellas madres que se encuentren delicadas de salud, y deban guardar reposo por seguridad de ella y de su hijo. Todas estas mujeres, pueden realizar esta oración para pedir por un embarazo saludable y feliz, puede ser algo corta, pero si se puede con fe y desde el corazón, puede ser una de las más poderosas de todas.

Virgen de la Dulce espera, te doy mi eterna gratitud por esta vida que está creciendo dentro de mí; es algo tan increíble, que hace que vea el mundo con uno nuevos ojos. 

Estar embarazada es algo que deseo, y es un sentimiento que me causa asombro y completa ternura en mí, porque sé qué cargo un milagro y una de las creaciones de Dios en mi vientre. 

Soy inmensamente feliz por ser llamada madre, y por ello te ruego veles por la seguridad de este bebé. 
Te doy las gracias por haberme ayudado a estar embarazada, porque se que muchas mujeres en el mundo no puede. 

Te ruego tu ayuda durante el parto, por favor quédate a mi lado y lléname de paz durante ese duro momento; sé que puedo confiar en tu sabiduría y gracia. 

Amén. 

En agradecimiento

Esta oración de agradecimiento, es para aquellas madres que durante largo tiempo desearon quedar embarazadas y por fin lo lograron; para aquellas madres que tuvieron a su hijo sin ningún problema, a pesar de ser considerado un embarazo de alto riesgo; para aquellas madres que les dijeron que no podían tener hijos y lo lograron, y para aquellas madres que tuvieron un embarazo y un parto tranquilos.

Todas esas mujeres pueden realizar esta oración para agradecer a Dios y a la Virgen María, debemos recordar que muchas mujeres no cuentan con esa suerte, y por ello es bueno dar las gracias de que tu si pudiste hacerlo.

En esta corta oración Virgen de la dulce espera, te oro por este milagro que crece dentro de mí; y por ello estoy y siempre estaré inmensamente agradecida por obsequiarme el don de traer una vida al mundo. 

Humildemente de agradezco por ser merecedora de tu gracia y bendición, durante todo mi embarazo; por ello siempre estaré agradecida a ti y a Dios por sus constantes ayudas. 

Te pido me obsequies con un corazón bondadoso, ser capaz de criar de forma generosa y amorosa a mi hijo; te ruego Virgen de la Dulce espera, que mi hijo pueda nacer sin ningún problema y mandes lejos a todo mal que quiera dañarlo. 

Amén.

Para padres

Para todos los padres que están a la espera de un hijo, o desean recibir este Don, esta oración es para ustedes. Solo debes orar con fe, y recordar que si pedimos a Dios y a la Virgen de la dulce espera un embarazo tranquilo, tu deseo se concederá.

Nuestra amada Virgen de la Dulce espera, tú que fuiste madre del salvador Jesucristo, acudo a ti hoy por tu experiencia en la maternidad. 

Tu que viviste en carne las tristezas, preocupaciones y alegrías de una madre, ruego por tu ayuda y por la ayuda del espíritu Santo. 

Ya que como madre de Dios, eres la reina y madre de los cielos, te rogamos por auxilio. Escucha nuestras suplicas, y protegenos y al hijo que deseamos tener. 

Rodeános con tu luz, para que podamos criar a nuestro hijo con sabiduría y por el buen camino de Dios. 

Amén. 

De los padres para el bebé

Ya mencionamos una oración para los padres, pero ahora les traemos una oración de los padres a los hijos, para que pidan por su seguridad y les transmiten el amor que sienten con su llegada.

¡Amada Señor de la Dulce espera!

Tu que sufriste en carne propia el dolor de una madre, rogamos intercedas y nos bañes con sentimientos amorosos. Te pedimos querida Virgen María, que nuestro lazo se fortalezca y que el hogar que pronto será hogar de nuestro hijo, se encuentre rodeado de pura paz y amor. 

Rogamos que intercedas ante Jesucristo, tu hijo, para que nos obsequie la gracia que tanto anhelamos; y con ello, podamos crecer como una familia amorosa y digna de Dios. 

¡Por tu Hijo, Jesucristo, que vive y reina, por los siglos de los siglos!

Amén.

Novena a la Virgen de la dulce espera

Primero que nada, antes de entrar de lleno sobre la Novena a la Virgen de la dulce espera, es necesario conocer que es una Novena.

Las novenas forman parte de un ritual muy antiguo en el cristianismo, y de hecho su origen se remonta desde la ascensión de Jesús  y la fiesta de Pentecostés.

Según los textos bíblicos, un día Jesús se encontraba comiendo con los apóstoles y les dijo que no debían alejarse de Jerusalén, porque debían esperar la promesa de Dios.

A los pocos días, esta revelación se cumplió, justo el día que se celebrara el Pentecostés judío. Según el apóstol Lucas en su Evangelio nos dice, que Jesús bajo de los cielos y estuvo con ello durante 40 días, después de su resurrección.

Sacando la cuenta, el tiempo entre la ascensión y la llegada del espíritu Santo al Pedantescos son 9 días, y es por esta razón que muchos creyentes y devotos usaron estos días para orar y rendirle tributo a Dios o a otro Santo en particular.

El nueve es considerado una expresión divina, por lo que las novenas son usadas como una fuente de oración. Ahora bien, una de las Novenas más antiguas tuvo una duración de 9 meses continuos, y le rendía tributo al embarazo de la Virgen María.

A pesar de que antes el número 9 se le atribuía a la novena de navidad, actualmente existen muchos tipos como las novenas de misa, novenas para pedir salud, etc.

Con todo lo anterior dicho, es bastante claro que las novenas forman una parte importante de la devoción cristiana, y la novena a la Virgen de la dulce espera no es la excepción.

Tendrás una novena para nueves días, y para comenzar deberás realizar la señal de la cruz, leer el Salmo 51:3-12 y pedir perdón por los pecados cometidos; y por último, deberás rezar el Ave María, Padrenuestro y Gloria.

Día 1: Dios nos otorga la vida

Antes que nada, debemos reflexionar esta primera novena con fe, al igual que ella lo hizo. María confío sin dudar en Dios, mostró una valentía y determinación en recibir el Espíritu Santo y como regalo, recibió la gracia de Dios.

Oración: Este primer día de Novena te damos nuestra devoción, acudimos a ti con total confianza y fe, para que intercedas ante el señor de los cielos, para que escuches nuestros ruegos.

Con cada solicitud que hagamos, debemos decir:

A ti María, Virgen de la dulce espera, te rogamos Dios y pedimos por todos los padres que quieran un hijo; por todas las personas del mundo rezamos. Por la querida Virgen María, te rogamos Dios nuestro Señor.

Luego, debemos realizar la oración a la Virgen de la dulce espera y terminar con un Ave María, Padrenuestro, Gloria.

Día 2: Dios todopoderoso nos inspira a velar por la vida

Las emociones de Isabel, familiar de María, durante la anunciación es una ratificación de la fe en el Todopoderoso que María posee a lo largo de toda su vida, y que la auxiliaran contra todas las angustias que se le van a mostrar en el camino.

Oración: Virgen María, madre de todos nosotros, te rogamos para que intervengas ante Jesús por nosotros. Ayúdanos a tener la paciencia ante nuestro prójimo, y a velar por este regalo que Dios nos ha dado. Por la queridísima Virgen María, te rogamos nuestro amado Dios.

Posteriormente, debemos realizar la oración a la Virgen de la dulce espera, y terminar con un Ave María, Padrenuestro, Gloria.

Día 3: Dios nos ofrece lo mejor para vivir nuestra vida

Cuando María quedó embarazada del espíritu Santo, hizo saber su alegría a Isabel por el obsequio que Dios le permitió cargar, pero no solo eso, sino ser la elegida de portar la promesa hecha a Abraham hace mucho tiempo.

Oración: Virgen María, obséquianos con la gracia de ser humildes para abrir nuestros corazones a Dios y a la fe, para que así nuestros rezos salgan palabras de amor y bondad a Dios. Por la Santísima Virgen de la dulce espera, te rogamos Señor.

Al igual que en los nos días de novena, debemos culminar con la oración a la Virgen y con el Ave María, Padrenuestro, Gloria.

Día 4: Dios concede el tiempo de la santa maternidad

María al recibir el espíritu Santo, acepto con total amor su destino, y de esa manera se convirtió en la madre del salvador y de Dios.

Oración: Virgen María, ayúdanos a caminar por el sendero de la vida y a abrir nuestras almas a la fe, al amor y a la humildad para poder comprender a tu hijo Jesús. Te rogamos por tu auxilio, para que nos alejes del pecado y nos bendigas con la gracia de Dios. Por tu queridísima santidad, te rogamos querido Dios.

Terminamos con la oración de la Virgen de la dulce espera, y un Ave María, Padrenuestro, Gloria.

Día 5: El hijo es un designio de Dios, único Padre

María nunca dudo de la fe en Dios, ni del camino que había preparado para su hijo, por lo que ella y José criaron a Cristo basados en la palabra de dios. Gracias a su educación, Jesús desde pequeño contó con gran elocuencia para hablar en público, sin importar la edad de las personas, y estas acciones causaron gran orgullo en María, porque sabía que todos sus dones se los debía a Dios.

Oración: Virgen de la Dulce espera, escuchas nuestros ruegos, te pedimos por tu gracia para poder comprender esos duros momentos que se nos presentan en nuestra vida. Ayúdanos a reafirmar nuestra fe en Cristo, para de esa manera entender la voluntad que Dios nos ha preparado. Por la querida Virgen María, te lo rogamos.

Terminamos con la oración de la Virgen y un Ave María, Padrenuestro, Gloria.

Día 6: Dios nuestro padre celestial sabe nuestras carencias

Dios escucha todo, como omnipresencia, él lo sabe, ve y conoce todo; y por ello que acudimos a él buscando su cuidado, resguardo y auxilio. Solicitamos su ayuda para recibir la gracia de Cristo, y de la misma forma con la Virgen María, para que interceda ante nosotros con el salvador. María nos ayuda y alienta a ser mejores personas, y a cumplir con la voluntad de su hijo Jesucristo.

Oración: Virgen María, te rogamos para que intervengas por nosotros ante tu querido hijo Jesús, para que él nos auxilie en estos momentos de necesidad. Así mismo, ayúdanos a que Dios escuche nuestras plegarias, para que fortalezca los lazos de amor y de fe y podamos cumplir de esa manera con la voluntad que nos ha preparado.

Ayuda a todas esas mujeres que se encuentran solas, por la querida virgen María te lo pedimos. Luego, culminar con la oración a la Virgen de la dulce espera, y un Ave María, Padrenuestro, Gloria.

Día 7: Dios da a cada alma un propósito

Muchas veces podemos encontrarnos perdidos, y es por ello que debemos pedir asistencia y guía a la Virgen María, para que ella nos muestre el camino hacia Jesucristo y podamos cumplir su voluntad. Todos en la vida tenemos un propósito, al igual que la dulce Virgen María, quien fue portadora del hijo de Dios.

Oración: virgen María te rogamos por tu amor, por favor no nos dejes jamás, ni tu ni tu amado hijo, porque gracias a ustedes conocemos de la palabra de Dios. La fe nos alienta cada día, nos enseña a ser amorosos y ser respetuosos con la voluntad de Dios.

Te suplicamos por nuestro hijo, para que nos ayudes a criarlo al igual que tu con Jesucristo; te rogamos por aquellas personas que buscan adoptar a un niño para formar una familia, llénalos de sentimientos puros. Por la santísima Virgen, te pedimos.

Terminamos con la oración a la Virgen y con un Ave María, Padrenuestro, Gloria.

Día 8: Solo a Dios nos debemos

La Virgen María a pesar de su inexperiencia, supo como criar, educar y proteger a su hijo Jesús; recibió la gracia del Espíritu Santo y fue misionera y seguidora de la palabra de Dios. Por ello, debemos pedir por la bendición de Dios, para que nos guíe al igual que María, y nos guié durante la crianza y enseñanza de nuestros hijos. Para de esta forma los lazos familiares se fortalezcan, y la fe en Dios crezca en nuestros hogares.

Oración: Virgen María, rogamos a ti para que nos guíes durante esta nueva aventura, tú que eres un ejemplo de vida, porque criaste de manera sencilla a un hombre maravilloso y por ello te convertiste en la madre de todos.

Ayúdanos a continuar por el sendero de Dios, ayúdanos a continuar practicando la palabra de Dios, y que con tus enseñanzas podamos ser cada día más conscientes de nuestro entorno. Por la querida Virgen María, te lo rogamos Señor.

Terminamos con la oración de la Virgen de la dulce Espera, y el Ave María, Padrenuestro, Gloria

Día 9: Dios convierte a María en Madre Universal

Este último día de Novena, nos habla sobre la promesa de Dios de hacer a María madre de Todos, por llevar en su vientre al salvador de la humanidad, y por llevar tan pesada carga que ninguna madre debería soportar.

Jesús fue nuestro salvador, murió en la cruz por nuestros pecados y subió a la gloria, y María sin dudar acepto la misión de ser su madre. María es la madre de todo hombre y mujer en la tierra, pues ella fue la portadora del hijo de Dios, y por ello es merecedora del Reino de los cielos. Por la Virgen, te lo rogamos Señor.

Finalmente terminamos con la oración, y con un Ave María, Padrenuestro, Gloria.

Nuestra señora de la dulce espera

La Virgen María tienes muchas advocaciones a lo largo del mundo, la Virgen es una sola, pero como se dijo, en distintas partes del mundo existen muchas versiones, y una de ellas es la Virgen de la dulce espera.

Su adoración es una de las más veneradas, ya que representa a la Virgen cuando estaba embarazada de nuestro Salvador Jesucristo de Nazareth, y por ello esta Virgen protege y ayuda a todas las mujeres que se encuentren embarazadas.

La Iglesia católica la considera Patrona de las mujeres en gestación, y su imagen representa la vida y la llegada del espíritu Santo. Su día de celebración es cada 18 de Diciembre, y por ello en ese día en particular existen muchas peregrinaciones de mujeres embarazadas que van a presentar sus respetos, agradecimientos y solicitar ayuda.

Esta celebración se considera muy importante, y por ello desde hace muchos años es festejada la imagen de la Virgen de la dulce espera.

Historia

La tradición de rendirle honor a la Virgen de la dulce espera se remonta desde el siglo V, y por ello es considerada una de las más antiguas y sagradas dentro de la religión cristiana. Su devoción inició antes de que incluso la Virgen diera a luz, es decir cuando Jesús se encontraba todavía en gestación.

La primera devota fue Isabel, madre de Juan el Bautista y primera de María, quien según el Evangelio de Lucas versículo 39, María fue a Judea a visitar a Isabel y a su esposo Zacarías cuando aún se encontraba embarazada.

Según la historia, María le contó todas las cosas que Dios le había dicho y que su hijo fue concebido por el espíritu Santo; y al momento de Isabel palpar el vientre de María, pudo sentir a su hijo moviéndose de alegría y comprendió entonces, que ella portaba al redentor y que fue bendecida por Dios.

Es allí cuando se formo la frase en la oración de la Virgen María, que dice:

“Llena eres de gracia entre todas las mujeres”

Esta simple frase representa el milagro en la concepción de Jesús en María, y por su santidad y divinidad, La virgen se transformo en la santa Patrona de las embarazadas.

Ahora bien, para rendirle honor a la Virgen de la dulce espera, establecieron el día de su conmemoración el 18 de Diciembre; gracias a un grupo de obispos de origen hispano, quienes establecieron dicha fecha en el quinto concilio de Toledo del año 656 d. c

Esta fecha de conmemoración tiene muchos nombres, al igual que la Virgen María, y se le puede conseguir como:

  • Adoración de la Virgen de la esperanza
  • Virgen de la “O”

Siendo esta última una referencia al símbolo del vientre de una mujer, debemos recordar que el círculo representa también la aureola de la Virgen que porta encima de su cabeza, y que simboliza su divinidad y santidad.

Su imagen representa una fuente de inspiración alrededor del mundo, tanto en Oriente como en occidente, es decir en América y Asia. Es necesario destacar, que otra fecha para conmemorar a esta virgen es el 25 de Mayo de todos los años, ya que conmemora la encarnación y el inicio del embarazo.

¿Cómo hacer la oración?

Hemos hablado mucho sobre la virgen de la dulce espera, y distintas presentaciones de rendirle conmemoración.¿Pero como debemos realmente realizar dichas oraciones?

La sencillez y la humildad es algo que siempre a caracterizado a Cristo, y las obras que realmente provengan del corazón siempre son las recibidas por Dios, por lo que no es necesario preparar nada tan ostentoso ni llamativo.

No obstante, no esta demás preparar algo pequeño para demostrar nuestro amor y devoción a la virgen María. Para ello, estas oraciones de la Virgen de la dulce espera son las indicadas para mostrar gratitud de estar embarazada, para pedir resguardo, salud, y para pedir por su bendición.

Así mismo, también pueden ser recitadas para aquellas parejas o mujeres que tienen complicaciones a la hora de concebir, que les cuesta o que según sus doctores, no tienen ninguna posibilidad de tener bebés.

Debemos recordar que Dios es obrador de milagros, ¿quién no ha escuchado esas historias de mujeres que según la medicina no podían concebir, y de repente quedan embarazadas?

Los milagros existen, y más aún si le pides ayuda a la Virgen de la dulce espera y a Dios. Para ello, toma un momento del día y busca un sitio tranquilo para orar.

La tranquilidad y paz es fundamental, es necesario concentrarse y pedir de corazón, si alrededor tuyo hay sonidos fuertes y escándalos, Dios no podrá escucharte.

Además, no te apures, si bien es cierto que la sociedad actual nos pide estar en constate movimiento, es necesario tomarnos unos minutos al día, ya sea al levantarte o al acostarte, para rezarle a Dios y a la Virgen María.

Es necesario hacer una conexión espiritual, pedir por pedir no vale, se necesita de fe y verdadera concentración.

Al comenzar, debes realizar la señal de la cruz o también conocida como persignación, y la misma acción la debes repetir al finalizar.

El rezar el Ave María también puede potenciar tu solicitud, y posteriormente rezar una oración del Arcángel Gabriel.

¿Y porqué específicamente el de este ángel? la razón detrás de ello se debe a que este arcángel representa la anunciación, es decir la llegada profetizada de Jesús luego de su crucifixión. Finalmente, puedes terminar con las oraciones rezando un Padrenuestro.

Debemos también destacar, que las oraciones pueden estar acompañadas de ofrendas como velas y flores que sean de devoción de la virgen, como por ejemplo: velas y rosas blancas, o cualquier otra flor que puedas encontrar también es bueno; lo importante es el color, ya que representa la pureza de la virgen María y el niño que lleva en el vientre.

Para finalizar, es necesario recordar que Dios no nos pide los regalos más caros, los gestos de verdadero amor son los que importan de verdad.

Con rezar desde el fondo del corazón, persignarte a ti y a tu vientre con la señal de la cruz, poner las manos en tu corazón, contemplar una imagen de la Virgen, dar una muestra de amor con un beso, usar un poco de agua bendita, prender en su honor una vela, darle una flor o un simple dibujo; todo ellos son pequeñas acciones y actos que puedes realizar al momento de realizar la oración a la Virgen de la Dulce espera.

Para complementar la información leída, te dejamos a continuación algunos artículo que pueden ser de tu interés:

(Visited 695 times, 1 visits today)

Deja un comentario