Conoce la historia de la creación de Dios para niños

La biblia es el libro más conocido a nivel mundial, es un conjunto de libros escritos por hombres inspirados por Dios y que corresponden como bases para diversas religiones como el cristianismo. Entre las diversas historias descritas en la biblia, se destaca la creación del mundo. En el siguiente artículo vamos a discutir de forma muy dinámica  La creación para Niños.

la creación para niños

La Creación de Dios para Niños

Existen muchas teorías relacionadas a la evolución del hombre, algunas muy defendidas por la ciencia como que el hombre proviene del mono, mediante diversas situaciones adversas el mono evolucionó hasta llegar a ser el hombre de hoy en día.

Está también la teoría del big bang, basada en que debido a una gran colisión de cuerpos celestes en la atmósfera, se dio origen al planeta tierra.

Una de las teorías más seguidas es la de origen religioso, donde Dios es el creador del cielo y la tierra, dedicando siete días para su obra.

La creacion para niños

Según la biblia, empleado en las religiones cristianas, se narra en su primer libro “Génesis”, como fue la creación del universo por obra de Dios, podemos visualizar esa historia en los textos de Génesis 1 y 2.

Primer día: Dios creó la noche y el día

En las escrituras se describe que al inicio Dios creó el cielo y la tierra, todo se encontraba completamente vacío y desolado, Dios se encontraba solo.

Lo primero que hizo fue crear un cielo, grande, extenso, sin fin; el cielo es todo aquello que se encuentra en el espacio ultraterrestre, un planeta inmenso hecho de rocas y suelo sólido e incluso agua, pero estaba completamente desértico.

Las tinieblas cubrían todo el abismo, se percibía oscuridad por donde miraras, todo estaba completamente desordenado.

Pero el Espíritu de Dios se paseaba por las aguas y dijo: “Haya luz” y hubo luz. La luz resplandeció en medio de las tinieblas, prevaleciendo, dando claridad a su creación inicial.

Dios viendo que la luz era buena, calida y llena de vida la separó de las tinieblas, dándole nombres a cada uno, dijo Dios: de ahora en adelante la luz se llamará “día” y las tinieblas tendrán por nombre “noche”.

Y se hizo la tarde y la noche, cumpliéndose así el primer día.

Segundo día: Dios creó el cielo y el mar

Al día siguiente observó su creación y decidió que la tierra debía estar más organizada, ya que el caos y desorden era muy grande.

Organizando la tierra, colocando cada suelo firme en forma de montañas, praderas, valles; decidió que debía separar la tierra del cielo, creando un firmamento que cubriera la tierra.

El cielo variaba en sus tonalidades de colores según pasaba el día, tenía conjunto de formas, conocidas como nubes o cúmulos.

Pero Dios observó que todavía se encontraba desordenada la tierra, así que separó las aguas, Dijo Dios: “júntese en un lugar todas las aguas y aparezca lo seco”.

Al observar, su creación llamo las aguas mar a las extensiones de agua salada; y vio Dios que era buena su creación.

Así llegó el ocaso del tercer día, pasando la tarde y la noche.

Tercer Día: Dios creó las plantas

Al día siguiente, Dios observó su creación y se percató que necesitaba color y formas variadas, y Dijo Dios “Hágase la tierra, hierbas, plantas y árboles, cada uno con sus semillas”.

Llenándose el firmamento de variedades de plantas de color verde, de diversos tamaños y tonalidades, además se observaban árboles con hojas de diversos colores.

Aparecieron árboles frutales que abundaron en zonas de valles, árboles de tronco grueso y firme que se encontraban en los bosques, también arbustos diminutos pero hermosos por sus pequeños frutos.

Hay que mencionar, que las plantas son una especie muy importante para nuestro planeta, ya que son las responsables del proceso de fotosíntesis generando así oxígeno para toda la tierra.

Al crear las plantas Dios estaban empezando a dar vida a nuestro planeta, llenándolo de oxígeno para que la atmósfera cambiara y fuera un mundo diferente al caos inicial.

Al observar Dios los pastos, los valles, montañas, el mar y el hermoso cielo azul; se maravilló tanto y viendo que era buena su creación.

Luego anocheció y se cumplió el tercer día.

Cuarto Día: Dios creó la luna, el sol y las estrellas

Al día siguiente Dios observando los cielos y la tierra, Dijo “háganse lumbreras en el cielo que separen el día y la noche, las estaciones y los años”.

En eso apareció el astro Sol en el cielo, un gran circulo brillante en el firmamento que brindaba luz y vida, a pesar de la distancia aportaba calor a toda la tierra; pero solo se vería durante el día.

Para la noche, apareció la luna, un hermoso circulo blanco mucho más cercano a la tierra que el Sol, de color blanco y un poco pálido; encargada de ser la lumbrera nocturna.

La noche era muy extensa y oscura y con eso Dios creo las estrellas, pequeños puntos brillantes en todo el firmamento que serian luz y brillo durante la noche junto a la Luna.

Una vez culminada, la observó y le gusto como iba su creación.

Cumpliéndose así el día y noche, llegando a su fin el cuarto día.

Quinto Día: Dios creó las aves en el cielo y los peces del océano

Al día siguiente observó Dios que ya todo estaba en orden, los cielos brillaban con fuerza con el sol, la noche era tranquila y hermosa junto a la luna y las  estrellas.

Pero al observar la tierra y las agua, se dio cuenta que faltaba algo; entendiendo que era hora de empezar a dar vida, dijo Dios “Produzca el agua toda clases de animales y haya también aves que vuelen en el aire”.

En el agua, aparecieron una gran variedad de peces de muchos tamaños, eran animales que con aletas y respiraban bajo el agua; creando también grandes criaturas de formas increíbles que habitaban por todo el mar.

En el cielo, aparecieron aves con formas llenas de plumas de diversos colores y especies, todas volaban el firmamento, recorrían los cielos y habitaban en la tierra cerca árboles y arbusto.

Y vio Dios que era hermosa su creación, al dar vida la tierra empezó a ser mucho mas vistosa y dijo “Creced y multiplicaos, llenad las aguas del mar, y multiplíquese las aves sobre la tierra”.

El anochecer cayó sobre las aguas y se oscureció el firmamento, llegando a su fin el quinto día.

Sexto Día: Dios creó los animales y al hombre

Dios creó una gran cantidad de criaturas a los cielos y las aguas, pero al sexto día vio que la tierra necesitaba más vida.

Dijo Dios “Produzca la tierra todo tipo de seres vivientes según su género, bestias, serpientes y animales de la tierra según su especie”.

Apareciendo una gran cantidad de mamíferos que caminaban en cuatro patas, otros se arrastraban, otros trepaban, algunos caminaban en dos patas; algunos eran velludos, otros con plumas, con escamas o lampiños.

La variedad de animales fue muy grande, extendiéndose por toda la tierra, según su especie y su género siendo machos y hembras.

Entonces dijo Dios “Hagamos al hombre a nuestra imagen, confirme a nuestra semejanza; para que sea el señor de los peces del mar, de las aves del cielo y sobre toda bestia que se mueva en a tierra”.

Formó Dios al hombre del polvo de la tierra y sopló en su nariz aliento de vida, fue el hombre un ser viviente. El hombre que señoreo toda su creación se llamó Adán.

Dios le entrego toda planta, toda semilla y árbol que se encontrara en la tierra, todo era de Él para comer y cuidar de toda la creación de Dios.

Vio Dios que todo lo que había hecho era bueno en gran manera, fue la tarde y la mañana, llegando a su fin el sexto día.

Séptimo día: Dios descanso

Observó dios toda su creación, los cielos en el firmamento, el sol alumbrado y lleno de vida, el día y la noche, la luna junto a las estrellas. Las especies de animales desde los peces, monstruos marinos, aves que volaban los cielos y los animales que caminaban la tierra.

Las plantas que rodeaban todos los valles, montañas, colinas, los diversos colores de la tierra y las estaciones que se presentaban en distintos lados del mundo.

Acabó Dios su obra y descanso el séptimo día y se maravilló con toda su obra, bendijo y santificó por todas las maravillas de su creación.

La Creación Parte II

La creación no culminó allí, según lo descrito en las escrituras, la creación continuo en el segundo (2do) capítulo del libro de Génesis.

Al crear Dios la tierra, plantó un huerto en Edén, al oriente; colocando al hombre para que habitará allí, siendo un huerto hermoso cubierto con todas la maravillas de Dios.

Encargándose Adán de labrar la tierra del huerto del Edén, permitiéndole comer de cualquier árbol que se encontraba en el Edén, menos del árbol de la ciencia del bien y el mal.

Además, Dios lleno de gracia, inteligencia  y sabiduría, encargándose de colocar los nombres a todos los animales que habitaban la tierra ganado, aves, peces, bestias; todo animal.

Un día Adán  trabajando la creación, Dios lo observó y dijo “No es bueno que el hombre esté solo, le haré ayuda idónea para él”.

Entonces Dios lo hizo caer en un sueño profundo, mientras dormía, tomó una de sus costillas y cerró la carne en su lugar. De esa costilla creo Dios a la mujer, hermosa y bella en apariencia, llamándose Eva.

Al despertar Adán, se encontró con su mujer y se enamoró completamente de ella, uniéndolos Dios como pareja e indicándoles:

“Quiero que se reproduzcan, que se multipliquen que llenen la tierra y la pongan bajo su domino. Que dominen a los peces del mar y a las aves del cielo, y a todos los seres vivos que se arrastran por el suelo”.

(Génesis 1:28)

Finalmente queremos acotar que es necesario que los niños conozcan el origen de la vida, enseñándoles por medio de la fe, que existe un Dios que da la vida y formo todo lo que nos rodea.

Esperamos que este artículo haya sido de tu agrado, te dejamos el enlace de otros que puedan ser de tu interés:

(Visited 5.355 times, 1 visits today)

Deja un comentario