Dioses de los Toltecas: Orígenes e Historias

¿Sabías tú que los Toltecas como civilización cuentan en su historia teológica con aproximadamente cuatrocientas deidades? ¡Vaya que es un gran número! Esto es así porque se trata de una antigua forma de organización politeísta. Continúa leyendo y descubre más acerca de los dioses de los toltecas.

Dioses de los toltecas

Dioses de los Toltecas

Los dioses de los toltecas son parte de la conformación de la civilización mesoamericana que agrupan a este pueblo, a los mayas y los aztecas.

Historia

Los toltecas se establecieron en el territorio mexicano entre los siglos X y XII, esto quiere decir que existían mucho antes de los llamados colonizadores de América.

Curiosamente, saber que los toltecas poblaron mesoamérica sin la ayuda de otros habitantes de múltiples continentes, nos demuestra que eran un grupo de personas autóctonas de esas determinadas tierras y ,en ese sentido, hace vislumbrar que el mito de que el continente europeo era el descubridor del americano es falso. De haber sido ese cierto, no hubiese sido posible ningún tipo de forma de organización en Latinoamérica.

La historia nos cuenta que el acontecer de los toltecas no se trata  solamente de una cultura nómada que sintió la necesidad de empezar a buscar sitios donde ubicarse porque sí. Ellos, querían encontrar un lugar donde establecerse. Y en el año 511 fue que por fin dieron con el hogar que los acogería y  se conocía como ciudad de Tula, en la que habitaron por trescientos cuarenta y ocho años aproximadamente hasta la aparición de los aztecas.

En Tula se establecieron, desarrollándose culturalmente hasta llegar con el sistema de creencias que se generó por esa necesidad constante que tienen el hombre y la mujer de asociar sus problemas con la divinidad para dar con la resolución de ellos y sentirse protegido ante las dificultades ambientales, de hambruna y de cualquier tipo de peligros.

Ese sistema de creencia tuvo tanta influencia que se estableció en Zacatecas y Yucatán (otras poblaciones de México). El idioma oficial de los Toltecas era el náhuati y su forma de organización estaba fundamentada en un gobierno monárquico en el que dieron frutos importantes: huellas arquitectónicas, culturales, artísticas y mitológicas.

“Morador de Tula” es lo que la palabra “Tolteca” significa y la razón lleva consigo el trabajoso peregrinar que cesó cuando por fin encontraron el sitio donde moraron y se destinaron a construir sus hogares, sus formas de aprendizajes y sus demostraciones para honrar a las divinidades.

La agricultura era un fuerte principal en su economía, que les aseguraba su sustento, dado que en esa época era irreversible la necesidad que tenían los pueblos de cultivar. El ser campesino era un lugar común entre los hombres y lo que se cultivaba usualmente eran maíces y frijoles (cosechas que también eran tradicionales en las posteriores civilizaciones de Mesopotamia).

Dioses de los toltecas

Otros datos

Su sociedad, siendo jerárquica beneficiaba a ciertos grupos que eran los más privilegiados -porque como se sabe, en toda cultura existente se consiguen distintos escalones que miden las mejores oportunidades y estándares de vida- entre los habitantes con mayores comodidades se encontraban los jerarcas, los funcionarios, las fuerzas de seguridad, el gobernante máximo, las figuras religiosas (sacerdotes y serviles). En cambio, los menos privilegiados eran los obreros, campesinos y artesanos.

En cada pueblo precolombino hay una forma de manifestación que va hacía la misticidad del ser, por la misma necesidad de creencia que hablábamos más arriba. Esta manera tenía una fuerte influencia hacía la gente que se manifestaba en un gran panteón para honrar a sus dioses y su enorme sistema de creencias con sus respectivos rituales.

La religión era chamánica y, como tal, debía entonces tener un jefe llamado Chamán que era su máxima representación física que hacía cumplir a cabalidad las funciones de las creencias.

Los Toltecas eran grandes adoradores de todas las manifestaciones que les otorgaba la naturaleza. Cualquier fenómeno que pudieran notar que brotaba de las maravillas del mundo verde, lo asociaban con sus creencias.

Ellos establecieron que su sistema de creencias era dualista porque tenía dos principales jefes o deidades con la máxima autoridad espiritual y ellos eran Quetzalcóatl (Dios al que llamaban “serpiente hermosa”) y Tezcatlipoca (Dios al que nombraban “espejo negro”).

Dioses de los toltecas

Uno de los datos religiosos de los Toltecas que más asombra a la humanidad de hoy en día  es que estos realizaban sacrificios con su pueblo para rendirle honor a los dioses porque tenían una concepción distinta de la muerte y de los requerimientos que los dioses necesitaban para ser adorados.

Una de las máximas de los Toltecas acerca de lo que creían de sus deidades eran que ellos tenían una condición doble, o en todo caso, una doble facultad que trata de que así como crearon a la civilización, también estaban prestos a darle su fin por completo. Con un lema que más o menos dice “Crea el mundo y también lo destruye”.

Ellos no necesitaban de una gran manifestación para crear nuevos dioses. Adoptaban todo Dios cuanto podían ocurrírseles y eso es así porque no entendían de dónde venían tantos fenómenos y formas en la que la naturaleza se expresaba. Para ellos, en esa época, era impresionante la cantidad de fenómenos que se podían presentar en tan variadas formas por tan solo existir en un determinado terreno de la faz de la tierra.

¿Cuáles son los Dioses de los Toltecas?

Bien, después de habernos introducido un poco en el tema histórico del proceder de la cultura religiosa de esta antigua civilización, vamos a continuar nombrando los principales dioses toltecas a los que le dieron vida espiritual los ya mencionados.

Dioses de los toltecas

Quetzalcóati

Según la cosmogonía llamada Náhuati, este Dios, también llamado Iztauhqui-tezcatlipoca conforma uno de los hijos de los primeros dioses denominados Ometecuhtli y Omecíhuatí. Según la narrativa que describe el origen del universo, estos dioses eran los padres de Tezcatlipoca porque entre sí conformaban una representación masculina y otra femenina.

Quetzalcóati es símbolo de la vida, la luz, el saber y lo engendrado puesto que fue el hijo producto de esa fuerza y trascendental unión. También, este Dios representa un líder o patrón para los vientos y su control y el día.

A través del tiempo, otras creencias de este Dios se fueron amasando. A Quetzalcóatl no solamente le otorgaron la responsabilidad de creador del universo, sino que después le añadieron na responsabilidad de ser el rey de la famosa y aclamada ciudad de Tula.

Al lado de su hermano Huitzilopochtli, le dieron a Quetzalcóatl el lugar del Rey del sol. Y como ambos cumplían la función, la el sol salía al amanecer en la guardia de uno y al atardecer bajo el cuidado del otro.

Aunque se considera que eran hermanos Huitzilopochtli y Quetzalcóatl, no para todos los Toltecas era de esta manera, para algunos eran rivales. De igual manera, a ambos se le atribuían un sitio muy importante dentro de las deidades.

En la semántica o significado de la denominación del Dios Quetzalcóatl hay varias interpretaciones de su nombre, es decir que todas son relativas y corresponden a sus funciones dentro de la teología.

Se considera que el nombre de Quetzalcóatl significa serpiente con plumas, doble precioso, ave de edades, gema de los ciclos, ombligo o centro precioso, serpiente acuática de la fecundación, el de las barbas de serpiente, el precioso aconsejador, divina dualidad, femenino y masculino, pecado y perfección, movimiento y también movimiento y quietud.

Simbolismo

Esta deidad, que es parte de los dioses de los toltecas, surgió a partir de otra tradición de Teotihuaca , en la que está una gran muestra arquitectónica en forma de pirámide que rinde honores a la serpiente emplumada que se data en el siglo II. Distintos tipos de estudios asumen una posición que se orienta en que la mitología olmeca fue la que le dio origen a la serpiente emplumada.

Dioses de los toltecas

En las manifestaciones artísticas se hace evidente la gran insistencia en resaltar a la Serpiente Emplumada como deidad de Mesoamericana.

Otro de los significados que tiene la palabra Quetzalcóatl es el de la composición de dos palabras que dan como resultado un ave y una serpiente. Quetzal es la criatura aérea de un plumaje verde brillante que se encuentra en Centroamérica y Cóatl es la serpiente.

Tezcatlipoca

Se trata de uno de los dioses de los Toltecas que lleva por nombre Tezcatlipoca, cuyo origen proviene del náhuati. Se le considera el Dios de la providencia, de lo que no es visible a los ojos y de lo oscuro. Notamos que Quetzalcóatl también es llamado Tezcatlipoca, pero con la diferencia de que la serpiente de plumas, viene acompañada con el segundo nombre de Blanco. En ese sentido, este es el Dios Tezcatlipoca Negro.

Los distintos colores designados a los dioses con nombres similares provienen de los que la cultura teológica les ha dado porque entre todos ellos existe una asociación sanguínea, que es la de la hermandad.

Todos estos hijos provienen de la pareja creadora, que mencionamos arriba hace poco (Ometecuhtli y Omecihuatl) que representa la dualidad femenina y masculina. Ellos, dieron en su unión varios frutos que conformaron a cuatro Dioses.

El Tezcatlipoca AFI o negro tenía como hermanos al ya mencionado Quetzalcóatl (Tezcatlipoca blanco), a Tlatlauhqui Tezcatlipoca (Tezcatlipoca Rojo) y el tercero se trata de Tezouhqui Tezcatlipoca (Tezcatlipoca Azul).

Y de estos cuatro hijos de Tonacatecuhtli y Tonacacihuatl, el Tezcatlipoca era el que sabía todos los pensamientos y estaba en todo lugar y conocía los corazones, y por esto le llamaban Moyocoyani, que quiere decir que es todopoderoso(…)” Esta es parte de la cita del libro “Historia de los Mexicanos por sus pinturas” de  Ángel Ma. Garibay Kintana.

Y sigue la cita con “Estos dioses tenían estos nombres y otros muchos, porque según en la cosa en que se entendían, o se les atribuían, así le ponían nombre, porque cada pueblo les ponía diferentes nombres, por razón de su lengua, y ansí se nombran de muchos nombres.”

Afirmando lo mencionado acerca de la distinción de cada uno de los hermanos y sus particulares nombres, atribuyéndoles su importancia y relación con la espiritualidad.

Una de las leyendas mesopotámicas cree en que Tezcatlipoca y Quetzalcóatl crearon el mundo, como lo hemos mencionado, pero esto ha sido así porque en la Tierra (antes que nadie) existía un monstruo llamado Cipactli y Tezcatlipoca, luego  desapareció al monstruo a través de una trampa con un pañuelo.

Cuando el mundo quedó sin el monstruo que tan terriblemente acechaba el planeta Tierra, los hermanos Dioses hicieron uso del ya mencionado cadáver para crear estanques, lagunas y cuevas.

Otra de las leyendas cuenta que estos dioses estaban realmente enemistados. Para ellos, Tezcatlipoca era un protector que transformaba la tierra y quería destruir lo que Quetzalcóatl había hecho envenenándolo con Pulque.

A Tezcatlipoca se le consideraba el Dios Negro porque llevaba consigo un espejo místico que soltaba humo para destruir al enemigo.

Este Dios fue deidad del norte, señor del mundo y de la naturaleza. Era visto como el Dios de la guerra y lo hermoso, ya que se decía que su aspecto era muy atractivo.

Tiáloc

Este corresponde a uno de los dioses Toltecas que tiene por nombre uno provenido del náhuati y consiste en la deidad del agua celeste. La respuesta sintáctica que corresponde a su nombre es la de “tierra” y “néctar”, entonces este representa al néctar de la tierra.

dioses de los toltecas

Se le atribuían las lluvias y por ello era muy importante en el ámbito agrícola para la plantación de maíz y frijoles, entonces el primer mes del año de el calendario Tolteca era dedicado a honrar a este Dios que traía consigo el agua del cielo.

También le consideran a Tláloc como el Dios responsable de los rayos en medio de las tormentas eléctricas y los terremotos. A este, también lo llamaban “Señor del Tercer Sol”, Chaac, Pitao Cocinó, Chaneco y sus representaciones de han encontrado en la Capilla norte del Templo Mayor que está en un yacimiento del monte Tiáloc.

Su familia estaba conformada por sus padres Ometecuhtli y Omecihuatl; su dualidad femenina Xochiquetzal, como primera esposa, Chalchiuhtlicue como segunda esposa y por su hijo Tecciztecatl.

Dioses de los toltecas

Las armas que usaba este Dios para estremecer a la naturaleza eran el granizo, los truenos, el agua y los rayos para causar inundaciones, sequías y tormentas.

Este Dios era representado físicamente por uno de cualidades antropomórficas con lentes o anteojos redondos, colmillos de víbora, una cruz florida y una planta.

Tiáloc es considerado uno de los dioses más antiguos de la civilización mesoamericana, pues su existir entre las prácticas religiosas fue tomado por distintas manifestaciones y corrientes (no solo las Toltecas). Fue mayormente venerado por la divinidad agrícola que le conferían sus atributos.

De la vida marital de Tiáloc se cuenta que este se casó con Xochiquetzal primero, que era muy bella y le otorgaron la denominación de deidad de la belleza; pero esa unión se confirma acabada porque Tezcatlipoca la secuestra.

Seguramente Tiáloc, no resignado a quedarse solo, se casa por segunda vez con la hermana menor de Huixtocíhuari, Matlacueye.

Tiáloc, como divinidad de aquella época, poseía una fuerza suprema en el cosmos que se debatía entre creyentes como buenas y malas según su corriente Tolteca. Se creía que era dador de vida y destructor de ella. Es una dualidad que se observa mucho entre la comunidad de los dioses Toltecas.

Cintéotl

Se trata de uno de los dioses de los toltecas más aclamados porque representaba uno de los rubros más importantes de su alimentación: el maíz.

Era el dios del maíz, el señor de la ebriedad y la bebida dentro de los rituales religiosos. Se le considera en ocasiones como un Dios que cumple la función dual de la identidad masculina y femenina. Y en ese sentido, tiene varios nombres que lo muestran.

Como entidad masculina, lleva por nombre Cintéotl y Centeotltecuhtl y como representación femenina se denomina “Chicomecóatl” y Centeotlcíhuatl.

Dioses de los toltecas

Algunos autores afirman que el maíz nació a partir de la unión de Cintéotl y su esposa Xochiquétzal que tras la muerte del Dios, su cuerpo se convirtió en maíz y sirvió para dar cosechas en toda la civilización Tolteca.
Cintéotl era representado como un joven Dios con una marca que atravesaba su rostro en forma de espiga de maíz y se podía confundir con una arruga. También lo asocian a la imagen de las ranas.
El autor David Tavarez cuenta en su libro sobre Mesopotámica denominado “The Invisible War: Indigenous Devotions, Discipline, and Dissent in Colonial Mexico” que el cuerpo del Dios del maíz proviene de la tierra, diciendo que su cabello era de algodón, su nariz hecha de chía, sus dedos maíz y uno de sus ojos hecho de semillas.

Itzlacoliuhqui

Se trata de uno de los Dioses de los Toltecas que personifica la justicia, que es el señor del elemento obsidiana, del sacrificio, los objetos filosos, los desastres y lo relacionan con las temperaturas extremas.

Dioses de los toltecas

Itztlacoliuhqui también fue considerado el Dios de la brillantina o escarcha del hielo, pues ya vemos que se le asocia con las temperaturas bajas.
Esta relacionado con la oscuridad porque simboliza el pecado, castigo y miseria humano.Se cree que su nombre significa “Espada Curvada de Obsidiana” por la demarcación que otorgan las bajas temperaturas que este emplea en el ambiente. Algunos consideran que su nombre significa “El que lleva el gancho de obsidiana”.

Su apariencia a veces era comprendida por una venda que cubría sus ojos y le decían “la justicia con los ojos vendados”. De ahí su carácter justiciero contra los malos y los espíritus del inframundo. Otros creían que las heridas habían sido causadas por una flecha del Dios del Sol. También se cree que absolutamente toda su cabeza está compuesta por obsidiana con un pedazo de flecha atravesado.

Uno de los mitos de la creación que incluyen a este, dicen que comenzó siendo el Dios de la madrugada y el del planeta Venus, Tlahuizcalpantecuhtli. Que era una deidad muy contenta hasta que el Señor del sol demandó sacrificios de otros dioses antes de moverse y Jefe de la madrugada le disparó una flecha, pero no lo alcanzó y cuando la flecha le fue devuelta lo destruyó y al tiempo fue convirtiéndose en Itzlacoliuhqui.

Esos han sido los dioses más significativos entre la mitología Tolteca. A continuación les dejaremos un vídeo relacionado con el tema:

¡Muchísimas gracias por leernos! Si deseas continuar disfrutando de contenido de calidad similar a éste, te invitamos a entrar en estos links:

Dioses de Mesopotamia: Historia y Características

Dioses Mayas:  Historia y Características

Dioses Olmecas:  Origen e Historia

(Visited 52 times, 1 visits today)

2 comentarios en “Dioses de los Toltecas: Orígenes e Historias”

    • Qué bueno que te haya gustado, Fredy. Eso nos motiva mucho. Esperamos que sigas disfrutando de nuestro contenido que con mucho cariño preparamos para nuestros lectores.

Deja un comentario