Rosa de Jericó: Ritual para la abundancia

La Rosa de Jericó es una planta mágica y muy poderosa que nos puede ayudar a que llegue la abundancia a nuestra vida,  si quiere conocer de esta planta maravillosa, cuáles son sus poderes, conocer de su historia y cómo utilizarla para mejorar las condiciones económicas, aquí le mostraremos como hacer el ritual correctamente.

ROSA DE JERICÓ

Rosa de Jericó

Cuando escuchamos sobre la Rosa de Jericó, de manera inmediata nos dejamos llevar por el nombre e imaginamos que se trata realmente de una rosa incluyendo su tallo con espinas, sin embargo, en realidad cuando nombramos a la Rosa de Jericó mágica, estamos hablando de un helecho.

Otro de los nombres comunes como es llamada la rosa de Jericó es doradilla, sin embrago, su nombre científico es Selaginella lepidophilla, es una planta perteneciente a la familia de las licopodíneas, plantas que son por lo general  de tipo rastrera, con  hojas simples, gruesas e imbricadas, que crece ordinariamente en lugares húmedos.

Es por ello que hoy en día se encuentra distribuida en  prados de los Estados Unidos, y también se la puede ser comúnmente encontrada  en algunas zonas del norte de España, al oeste de Francia, Bélgica y Oriente Próximo. Los estudios científicos realizados sobre la planta, la cual realmente tiene la capacidad de resucitar, han verificado que realmente es así y que se debe a la presencia de una molécula de azúcar, denominada trehalosa, la que le confiere la capacidad de “resucitar”.

Sin embargo, a pesar de que el hombre siempre esta buscando la explicación y razón de todo, la capacidad de resucitación de la planta es una de sus propiedades consideradas mágicas, tan es así, que no solo el hombre hace uso de la rosa de Jericó, los animales como los tardígrados, los cuales son animales invertebrados, segmentados y microscópicos, como pequeños gusanos, también hacen uso de ella para salir de estados de muerte aparente. Los griegos la llamaban la planta sagrada de la resurrección, y los árabes rosa de ariha.

ROSA DE JERICÓ

Historia de la Rosa de Jericó

Se dice que en la antigüedad la Rosa de Jericó nacía con libertad en los antiguos desiertos de Alejandría ciudad y parte de la cuna de la civilización en Egipto y también en los afluentes del Mar Rojo y era llamada por los pobladores de la zona “rosa”. Esta hermosa planta tiene una propiedad muy particular y es que puede pasar largos periodos de tiempo creciendo y reproduciéndose, mientras el ambiente es favorable.

Cuando se produce un cambio desfavorable, las flores y las hojas secas se caen, las raíces se sueltan del suelo y sus ramas secas se doblan hacia su centro formando una “pelota”, esta manera de retraerse en sí misma, le permite a esta hermosa planta ser llevada por el viento a otros lugares. Pudiendo entonces ser transportada por kilómetros de distancias, mientras el viento la lleve, se mantiene en un estado latente, hasta encontrar un lugar húmedo que le entregue de nuevo las condiciones adecuadas para sobrevivir.

Cuando llega a ese lugar, la Rosa de Jericó comienza de nuevo abrirse y hunde sus raíces en el suelo húmedo, se abren y vuelve a florecer, es como si resucitara y por eso también es llamada Rosa de la resurrección.  Para conocer un poco más de la rosa de Jericó, vamos a contarles una hermosa historia, que nos permite entender sobre sus poderes.

Cuando el rey Herodes quien fuera rey de Judea, entre los años 37 antes de Cristo y 1 antes de Cristo, dio la orden de asesinar a todos los niños varones, para matar al hijo de Dios. María y José se vieron obligados a huir con el Niño Jesús y tuvieron que cruzar las planicies de Jericó, en la rápida y larga travesía la Virgen María bajo del asno en el que iba montada y al pisar el suelo, surgió ante sus pies una hermosa flor, la Virgen la vio y sonrió, ya que entendía que esta hermosa flor brotaba de la tierra para saludar al niño de Dios.

ROSA DE JERICÓ

Mientras duró la vida de Jesús en la Tierra, las rosas de Jericó florecían y adornaban los campos, pero cuando Jesús fue crucificado las flores se secaron y murieron. Pero la historia cuenta que tres días después, las rosas de Jericó comenzaron a florecer y perfumar de nuevo a los campos, tres días después de su muerte Jesús resucitó en Jesucristo. Esta hermosa historia nos muestra la conexión existente entre la Rosa de Jericó, la espiritualidad y el bien.

Son milenarios los usos en las artes mágicas que se le han dado a la Rosa de Jericó, sobretodo en el continente asiático, mientras que en el continente europeo su uso comienza a partir del siglo XIII. Se cree que al principio la planta era utilizada para predecir los cambios del clima, debido a su gran sensibilidad a los cambios de humedad.

Por su parte, las personas que se relacionan con los procesos mágicos, así como los chamanes prestaban atención a las rosas de Jericó del desierto, ya que los cambios físicos que eran identificados en las rosas de Jericó,  les permitían reconocer la llegada de la humedad porque la planta comenzaba abrirse lentamente, pero si la lluvia era inminente, se abrían con más rapidez, mientras que si no había lluvias cercanas permanecían cerradas.

Posteriormente los alquimistas y magos, comienzan hacer uso de la rosa de Jericó en sus preparaciones y la bautizaron con el nombre de “Flor Divina”. También era utilizada para predecir si el parto de una mujer embarazada sería fácil y sin complicaciones, esta predicción la hacía colocando una rosa de Jericó en un vaso de agua de lluvia y la planta se desplegaba con rapidez, era señal de que el parto se llevaría a cabo sin mayores complicaciones.

La rosa de Jericó aún hoy en día es utilizada en algunas iglesias, permitiendo esa fusión entre lo mágico religioso, que es tan antiguo y que ha querido ser separado en el tiempo. Son muchas las leyendas en las que se encuentra presente la rosa de Jericó, existe una que es muy creíble, sucedida en el siglo XIII en la época medioeval,  cuenta lo siguiente, un caballero catalán, el cual formaba parte de la nobleza de Vallespir, a su regreso de las cruzadas trajo a la ciudad varias  plantas de las que estaba convencido tenían fuertes propiedades mágicas, ya eran conocidas en el  Oriente.

Al llegar a su ciudad le dan la noticia que su hijo había contraído lepra, para la época se trataba de la enfermedad más letal. El hombre primero movido por la fe ante tan triste suceso, decide buscar en la iglesia agua bendita y colocó en la misma una Rosa de Jericó, haciendo caso al ritual de la tradición ocultista de las novenas, mantuvo a la rosa allí durante 9 días.

Al cumplirse el plazo hizo que su hijo se lavara la cara en esa agua y cuentan que el muchacho se curó casi de inmediato, dejando sorprendidos a todos los que se encontraban allí, que fueron testigos del suceso. Esta historia cuenta de las propiedades mágicas y curativas de la rosa de Jericó.

Otra leyenda asociada a la planta es una que cuenta sobre nuestro Señor Jesucristo, cuando se encontraba orando en el desierto, la historia cuenta que una Rosa de Jericó fue llevada hasta sus pies por el viento, esta rosa quedó en sus pies, en las noches frías del desierto la humedad del ambiente se convertía en gotas de rocío, que quedaban entre las ramas de la planta. Estas eran las gotas de agua que Jesús recogía con sus dedos y se las llevaba a los labios para calmar su sed. Existen referencias y elogios en la biblia hacia esta hermosa y milagrosa planta, de la que conoceremos más a continuación.

Poderes de la Rosa de Jericó

Las personas que trabajan con las energías y rituales mágicos reconocen que la rosa de Jericó es  una planta sacra y con poderes mágicos. Es por sus reconocidas y comprobadas propiedades que ha sido utilizada desde tiempos milenarios por los chamanes y brujos, sin embargo, con el pasar de los años también se gano un lugar en los laboratorios de los alquimistas.

La Rosa de Jericó absorbe y se alimenta de todo tipo de energías del lugar donde se encuentra, especialmente de las negativas, con la facultad de transformarlas en positivas. Son diversos los usos mágicos que le han dado a la rosa de Jericó, los mismos cambian en las distintas culturas, dentro de los usos que más destacan son los de bendecir y proteger casas, para atraer la suerte, para aumentar el ingreso del dinero, para tener buena fortuna en los negocios.

Las personas que practican el uso de la rosa de Jericó, señalan que mejora la salud de las personas, las relaciones afectivas, mejoran las relaciones laborales y los negocios, por lo que nuestro entorno es positivo y siempre lo será mientras la rosa de Jericó, nos muestre a través de su vigor que así será.

Adicional a las propiedades mágicas de la rosa de Jericó, también se reconocen en ella propiedades medicinales, uno de los grupos chamánicos que dan fe de ello son los que pertenecen a la tribu de los indios Hopi, originarios de América del Norte, específicamente de Arizona, señalan que utilizan con preferencia las rosas de Jericó que nacen entre las rocas, ya que éstas según su experiencia eran mejores para darle usos medicinales.

Señalan que la rosa de Jericó tiene propiedades medicinales, una de ellas que debemos resaltar es la capacidad de evitar la retención de líquidos, así como también para la cura y mejoramiento de la cicatrización de heridas. Las culturas precolombinas también la reconocen como una planta sagrada, pues se han encontrado restos de rosa de Jericó en muchas tumbas de jefes y grandes sacerdotes.

Se dice que la rosa de Jericó en realidad no es oriunda de esa zona, por ello la historia de su aparición en los campos de Jericó como señal del nacimiento y vida de Jesucristo, es señalada como leyenda por algunos y otros lo asumen como una ratificación de los poderes de la rosa de Jericó.

Existen  evidencias que la rosa de Jericó formaba parte de las especies de intercambio comercial en los primeros siglos de la Edad Media, para este momento la misma era llamada Rosa Hiericontea. Jericó, era un punto comercial importante en el que se vendían principalmente hierbas medicinales y aromáticas, la rosa de Jericó comenzó a ser utilizada para bendecir casas y atraer fortuna a los negocios y a partir de allí, su fama como planta mágica no hizo más que extenderse.

Rituales con la Rosa de Jericó

Ahora que ya conocemos sobre la planta, su historia y sus propiedades vamos a conocer sobre la rosa de Jericó y sus rituales. Existen muchos y diversos rituales en los que se utiliza la rosa de Jericó, pero a pesar de sus amplios y fuertes poderes, no podemos dejar todo a las grandes propiedades de la planta, debemos actuar con fe, la cual no debe ser hipócrita o en el momento, nuestra fe debe ser honesta, debemos tener nuestra mente optimista, llena de pensamientos positivos.

No tiene sentido llenarnos de malos pensamientos porque éstos solo atraen cosas negativas, por lo que no atraeremos buenas cosas y por último tener buena  voluntad y respeto del procedimiento, no podemos modificar a nuestro antojo, porque no obtendremos lo que estamos solicitando. A continuación vamos a dejar algunos de los rituales más utilizados, para que ustedes elijan el que más les favorezca y se ajuste a sus necesidades.

Rosa de Jericó ritual para conseguir trabajo

Si estamos necesitando conseguir un buen empleo podemos realizar el siguiente ritual. Se debe colocar en un bol de cristal con agua pura una rosa de Jericó, luego escribimos en un papel limpio, el deseo o necesidad de obtener el trabajo ideal para nosotros, podemos hacer hincapié que sea pronta la respuesta.

Una vez que tenemos listo nuestro deseo, lo enrollamos alrededor de un imán o un trozo de piedra magnetita, lo hacemos un paquete pequeño y lo atamos a las raíces de la planta. Debemos tomar en cuenta que el tamaño de la roca o del imán no sea tan grande que haga mucho peso y hunda toda la planta en el agua. Luego y por espacio de 28 días desde la luna llena hasta que regrese la fase de luna llena, rezaremos la siguiente oración.

Santa Rosa de Jericó y San Pancracio, esta ofrenda les entrego, con un deseo puro y limpio lleno de ilusión, que un empleo serio, bueno y largo, llegue hasta mi corazón. Luego de obtenido el deseo, vamos a sembrar nuestra rosa de Jericó en una maceta o en nuestro jardín, para recibir por siempre su protección.

Rosa de Jericó ritual para proteger el hogar

Cuando presentimos que las cosas no están marchando bien, que nuestros proyectos no avanzan exitosamente o se encuentran estancados, cuando no estamos de buen humor y desconocemos la razón por la cual nos sentimos de esa manera,  podemos utilizar el siguiente ritual. Debemos tener 3 rosas de Jericó y 3 velas de colores, una de color blanco, otra verde y una roja.

El día lunes en la noche, colocaremos en un espacio de nuestro hogar, 3 boles de cristal con agua y colocaremos una planta de Jericó en cada uno de ellos. Estos boles de cristal los vamos a disponer de manera que formen un triángulo. Dentro de ese triángulo vamos a colocar las velas, las cuales debemos frotar con aceite de mandrágora en un rincón de la casa tres boldos de agua con una flor en cada uno de ellos.

Los tres recipientes deberán formar un triángulo de lados más o menos equivalentes, entre los que colocaremos las tres velas antes mencionadas, y a las que habremos frotado previamente con aceite de mandrágora, el cual es un potenciador de la magia. Estas velas las vamos a encender durante 3 minutos cada día, durante nueve días. Cada vez que las encendamos diremos la siguiente oración, recuerden tener fe, ser honestos al rezar.

Por la santa llama de Melquisedec, por la flor divina que renace, por los colores de San Alejo presentes en esta velas, que el mal que mi casa está sufriendo, desaparezcan para siempre, por las 3 fuerzas divinas (realizamos  la señal de la cruz). Al terminar con los tres días, debemos tomar las velas, las rosas y botarlas en la basura, porque estarán impregnadas de malas energías. Si es nuestro deseo  podemos colocar una rosa de Jericó en nuestra casa para que vaya trasmutando de ese día en adelante las malas energías.

Como cuidar la Rosa de Jericó

Si decidimos tener una hermosa y mágica Rosa de Jericó, debemos buscar un plato hondo o un bol de cristal, o una pecera preferiblemente de material orgánica, es decir, barro cocido, madera, en donde la vamos a colocar. La elección de este tipo de cuencos y del material es porque los materiales sintéticos no son tan afines y afectan a la hora de dejar pasar las energías. Sin embargo, el vidrio es un material que puede ser utilizado.

La primera agua que debemos colocar tiene que ser un día martes o un día viernes a las nueve de la mañana o a las tres de la tarde. Colocamos agua en nuestro recipiente seleccionado, colocamos nuestra Rosa de Jericó y cambiaremos el agua cada dos semanas, cada vez que cambiemos el agua debe ser siempre a la misma hora.

Cuando deseemos, pedirle algo a  nuestra Rosa de Jericó debemos pedirle con fe y rezar la siguiente oración: Divina Rosa de Jericó, tú que la bendición de nuestro Señor Jesucristo has recibido, por la virtud que en ti se encuentra y por el poder que se te ha concedido, ayúdame a (realice su solitud, recuerde que la rosa de Jericó ayuda con las dificultades de la vida, canaliza la paz, la prosperidad, la salud, la felicidad).  Divina Rosa, todo esto te lo pido en virtud de todo aquello que tú encierras, por el amor de Cristo Jesús. Amén.

Después de hacer realizado su solicitud debe estar atento al color del agua, si el agua se pone turbia los primeros días, es que efectivamente está ejerciendo su acción vibratoria y purificante del lugar. Vamos agregarle agua para que se mantenga sumergida dentro del recipiente. Por el contrario si no hay cambios en el agua después de la solicitud, significa que todo está marchando muy bien y no hay de qué preocuparse.

Debemos recordar que es importante utilizar agua potable o filtrada, debido a que el agua de los grifos,  sobre todo si vivimos en grandes ciudades vienen cargada de muchas sustancias, que interfieren con el trabajo de limpieza que realiza la rosa de Jericó. No olvide colocar la planta en un lugar donde reciba rayos de sol. Cuando la Rosa de Jericó haya cumplido su ciclo de vida, podemos utilizar los restos y hacer saquitos de la suerte, colocando restos de la planta, mezclados con ruda, lagrimas de Balaal y muérdago.

Algo que es de suma importancia es concienciar que la rosa de Jericó entra a nuestra casa para hacernos el bien, por ello debemos ofrecerle nuestra bienvenida a nuestra casa, ella nos cuidará y debemos ser agradecidos, además que siendo tan receptiva y sensible, ella absorberá nuestra buena vibra. A la rosa de Jericó le gusta ser consentida, por lo que es aconsejable colocarle inciensos o velas, algunas veces y si vamos a solicitar un favor, debe ser obligatorio.

La relación que se genera entre esta mágica y poderosa planta es muy fuerte, por ello, si notamos que la misma comienza a deteriorarse de manera inesperada, es muy probable que nuestras energías o estado de salud, no esté pasando por un buen momento. Para que su planta se encuentre conectada solo con su energía, usted debe colocar las palmas de sus manos hacia abajo sobre la rosa, concentrarse y emitir su energía a través de una bendición.

En sus palabras puede decir, Mágica y Poderosa Rosa de Jericó, desde mi buena energía bendigo las aguas que te dan vida, para que las mismas se conviertan en un vehículo de protección y amor, por el poder divino de Dios o de la luz, que así sea. Permanezca con las palmas de sus manos concentrando y dejando que toda la energía fluya por un instante.

Si este artículo ha sido de su agrado le invitamos a continuar la lectura de los enlaces que le recomendamos a continuación:

(Visited 146 times, 1 visits today)

Deja un comentario