¿Masturbarse es un pecado? conoce que tan grave es

Saber si está bien masturbarse o no, al igual que saber si masturbarse es pecado en la Biblia es un tema que muchas personas se preguntan a diario; es por esta razón que vamos a responder esta interrogante, al igual que muchas otras a continuación.

masturbarse es pecado

¿Masturbarse es un pecado?

El masturbarse es un tema que muchas personas prefieren no tratar públicamente, debido en parte al poco avance que ha tenido nuestra sociedad sobre este tema. Claramente, el ser humano es una criatura sexual y sin importar donde habitemos siempre será considerado una necesidad fisiológica.

El sexo se encuentra en todos lados, en la televisión, en la calle, en los periódicos, en las vallas publicitarias e incluso en nuestras mentes. Biológicamente el ser humano está programado para procrear, es una necesidad que se encuentra arraigada tan profundamente que es imposible de suprimir, pero esto no quiere de decir que el sexo solo se lleve a cabo para ese único propósito.

Existen culturas que celebran las relaciones sexuales de diferentes maneras, como por ejemplo la antigua tradición de consumación de matrimonio celebrada en el Cáucaso y en muchas partes más, donde confirman la consumación del matrimonio por medio de las sabanas manchadas de sangre.

Este ejemplo algunos pueden verlo como una tradición y otros como una aberración, pero todo depende de donde se situé la persona y el tipo de cultura que posea. No solo existe este ejemplo, pueden existir muchos más como el tema que estamos abarcando el día de hoy.

Existen diversos puntos de vista que giran en torno al sexo, y uno de ellos es con respecto a la masturbación. ¿Acaso es un acto considerado natural en el ser humano? ¿O solo es un modo de suprimir un deseo mucho más profundo?

Para poder responder a esta interrogante, vamos a comenzar primero con la definición del término. La masturbación se describe como la estimulación manual de una persona sobre los órganos sexuales propios o de terceros, con el fin de lograr tener placer ya sea por caricias o por otros medios.

Ahora bien, a pesar de ser considerado algo natural es tachado como un tema tabú que causa mucha vergüenza en las personas, razón por la cual son considerados temas solo para dormitorios. No obstante, existen personas que incluso en privado se preguntan si el masturbarse es pecado.

De acuerdo al Catecismo de la Iglesia Católica, la masturbación es una acción totalmente voluntaria que involucra los órganos genitales con el propósito de satisfacer un deseo o impulso sexual.

Este fenómeno es considerado como un hábito común, pero muchos lo señalan como un fenómeno sustitutivo que tienen el propósito de satisfacer deseos sexuales y que no es propio de la naturaleza humana.

Como podemos observar, existen diversos puntos de vistas que giran en torno a este tema, y es por ello vamos a presentarles algunas posturas.

A favor

Como mencionamos anteriormente, existen personas que se encuentran a favor de la masturbación y muchos estudios demuestran que el acto en sí no es considerado pecado, sino un modo de liberación.

Mencionando uno de ellos, en el año 2005 se realizó una encuesta a 5865 personas de entre 14 y 94 años que residían en Estado Unidos, con el fin de revelar si habían practicado la masturbación alguna vez en su vida; dando como afirmativo más del 78% de las personas.

Entre otras opiniones tenemos a algunos cristianos devotos, quienes afirmaron que la práctica es aceptada y no mal vista debido a los beneficios que se obtienen con ella, solo sí es controlada y no se convierte en un acto compulsivo y fuera de control.

La masturbación según algunas investigaciones, como por ejemplo la investigación publicada en la revista SAGE Journals, señala que la masturbación es considerado un tema polémico, principalmente debido a cuestiones religiosas, y que en la vida real se ha comprobado que al masturbarse se obtienen efectos positivos en la salud como por ejemplo: elimina dolores de cabeza, alivia estrés, reduce el riesgo de sufrir cáncer de próstata, mejora tus niveles de sueño, etc.

La masturbación es un acto que estimula la oxitocina en el cuerpo, y por ende promueve la felicidad. Imagínense una persona soltera o viuda que no tenga posibilidad de encontrar un compañero sexual, que por motivos ajenos a él o ella no pueda encontrar ningún alivio si no solo a través de la masturbación personal.

masturbarse es pecado

La masturbación ofrece la posibilidad de satisfacer ese deseo natural en el ser humano cuando no tiene pareja, y de hecho según estudios el 70% de las mujeres han confesado que no encuentran liberación alguna en las relaciones con coito vaginal sino a través de la masturbación.

Así mismo ocurre con las parejas que de alguna forma no encuentran la capacidad para satisfacer los deseos de la pareja, motivado a problemas de salud como impotencia o por problemas de la edad. Como por ejemplo los matrimonios, que por la edad o el estado de salud de los cónyuges se ven en la necesidad de recurrir a la masturbación en pareja para encontrar placer o demostrar ese amor físico que se tienen entre ambos.

Este caso y muchos más existen en la actualidad, por lo que podemos decir que la masturbación no es un acto impuro como lo denuncian algunas personas. Debemos recordar que para algunos, la masturbación es el único medio que conocen y que están en la posibilidad de realizar en pareja para lograr satisfacer ese deseo sexual, y ¿acaso una persona se debe privar de una necesidad básica y biológica, por el simplemente hecho de ser moralmente juzgado por algunas personas?

Para responder a esta pregunta, vamos a describirles los puntos de vista que se oponen a este acto sexual y que consideran que el masturbarse es pecado.

En contra

Ya hablamos un poco sobre los que opinan que la masturbación es acto natural en el ser humano, pero ahora vamos a detallar los que creen lo contrario, es decir los que están en contra.

Según algunas opiniones, la masturbación es un acto que se considera inmoralmente sexual que deshonra a Dios, ya que según él, el cuerpo es el templo del Espíritu Santo.

masturbarse es pecado

Desde este punto de vista, algunos afirman que el solo realizar el acto no basta para el ser humano, sino que va de la mano con una fantasía mental o visual de un tercero, creando entonces una relación impropia con dicha persona.

El acto de masturbarse genera un hábito egoísta en la persona, afirman algunos como por ejemplo Clive Staples Lewis, ya que la persona se habitúa a satisfacerse a sí mismo dejando en el olvido la intimidad de la otra persona, creando en el proceso una falta de intimidad que se vuelve al tiempo innecesaria.

Así mismo, al obtener un orgasmo a través de este medio crea un patrón adictivo en el individuo, trayendo como consecuencia la sustitución de un cónyuge o una relación íntima con alguien por la masturbación.

Según Lewis, novelista cristiano, comenta que el mal que se encuentra en este tipo de satisfacción no es el acto en sí mismo, sino que el individuo se priva en sí quitando entonces la oportunidad de conocer y corregir su personalidad para adaptarse a otra.

Este hábito crea novias o novios imaginarios en la mente de la persona, creando entonces un patrón donde el individuo se ve negado a abandonar su fantasía con el fin de unirse a una mujer u hombre real. ¿Con que fin? pues en su mente la fantasía es mucho mejor que la realidad, ya que no tiene la responsabilidad de renunciar o hacer sacrificios para adoptarse a esa otra persona.

Sus parejas imaginarias jamás le fallaran y siempre será amado por ellas o ellos, y claro está, siempre será considerado el amante ideal. Al final estas supuestas relaciones creadas en su mente, convierten a la persona en vanidosa y en los centros de su propio universo.

Ahora, desde un punto de vista médico la masturbación no causa ningún mal físico, no obstante se ha podido verificar que la angustia o estrés que presentan las personas que lo practican causan más adelante algunas repercusiones físicas como por ejemplo: eyaculación precoz, impotencia o frígidas durante el acto sexual, etc.

La masturbación crea una sexualidad egocéntrica en el individuo, y cuando la masturbación se convierte en un habito entonces se reduce la excitación de buscar a una pareja potencial, y por tanto se ve aislado de las relaciones sociales.

Ahora desde el punto psicólogo, señalan que hacer de esta actividad como habitual crea algunas consecuencias como por ejemplo: alta posibilidad de sufrir una personalidad narcisista y pérdida de sensibilidad por el excesivo manejo de los genitales.

Así mismo, este punto de vista también señala que la masturbación es un acto desordenado y que no corresponde realmente a la sexualidad humana. La masturbación genera en la persona una personalidad retraída, inconstancia, apática, con un sentimiento de soledad y de vació además de provocar constantemente deseos en el individuo, generando entonces una incapacidad de controlar la mente.

Según el Catecismo de la Iglesia Católica, la masturbación es una actividad sexual que no cumple con el propósito real de una relación conyugal, y por ello contradice la definición real del sexo.

Ahora bien, existen cuatro razones que impulsan este comportamiento:

  • Por el deseo de conocer su cuerpo: Este comportamiento generalmente se genera en varones y considerado normal, ya que es una curiosidad que se crea por corto tiempo y normalmente se genera en la adolescencia o por impulsos sexuales.
  • Por ansiedad: Cuando la persona se encuentra bajo presión, estrés, pérdida afectiva de una persona o está constantemente en presencia de muchos estímulos visuales, puede generar la masturbación.
  • No posee una buena autoestima: cuando la persona sufre carencias de afecto, tienen muchos fracasos en su vida y está en constante soledad puede generar la masturbación.
  • Por un trastorno Psicológico: Es cuando el comportamiento se crea por un problema mental y el acto en sí es considerado la consecuencia.

Teniendo en cuenta toda la información dicha, según el punto de vista psicológico la masturbación es considerada un pecado y por ende una falta grave.

Según la Biblia: Pecado mortal

En la biblia no existe mención alguna sobre la masturbación, y por ello los cristianos que se guían de ella no saben si etiquetarla como pecado o no. Muchos están de acuerdo en que el sexo es una parte fundamental en el matrimonio, y que Dios por ello creo a un hombre y a una mujer a su semejanza.

No obstante, algo que no se menciona en la Biblia es el auto placer propio previo, después y durante el matrimonio. Pero a pesar de no estar documentada, la masturbación ha sido considerada como pecado por el cristianismo, y de hecho no fue sino hasta el año 1930 que toda actividad sexual que no tuviera el propósito de concebir era tachada de impura y pecaminosa.

Teniendo eso en cuenta, ¿cómo fue que la Iglesia termino concluyendo que el masturbarse es pecado sin documentación alguna?

Para poder responder a esta interrogante la iglesia tomo diferentes fuentes, siendo una de ellas la historia en el Génesis 38, donde se cuenta la historia de Onán y Tamar y el castigo a la concepción descontrolada. Ahora, para poder entender esta historia debemos tomar en cuenta algunos antecedentes.

Según la ley Hebrea, cuando una mujer enviuda y no deja un hijo varón como heredero del linaje de su difunto esposo, la mujer es obligada a casarse con un familiar de su ex-esposo con el propósito de preservar la sangre de la familia y la de su fallecido esposo. Este hombre que era elegido se le llamaba pariente redentor, y el hijo que naciera de esta unión debía llevar el nombre de su hermano muerto con el fin de que su nombre perdurará en el tiempo.

Este ejemplo es la misma situación que se plantea en el Génesis 38, donde cuenta la historia de una viuda llamada Tamar y su cuñado de llamado Onán.

Inicialmente muestran a Onán totalmente de acuerdo en asumir su papel como pariente redentor, pero más adelante se descubre que esa no es la verdad, porque sabía que los hijos que tuviera no serían reconocidos como tal y por ello evitaba dejar embarazada a Tamar cada vez que tenían relaciones sexuales. Tal acción era mal vista por Dios y por ello decidió quitarle la vida a Onán como castigo.

Este final es asociado por la Iglesia con la masturbación, ya que ambos personajes de la historia se involucran en un acto sexual sin el propósito de procrear. No obstante, muchos no coinciden con esta opinión y señalan que la acción de Onán fue castigada no por el acto sí, sino por la razón que lo condujo a hacerlo.

Este ejemplo puede que no hable específicamente de la masturbación y del tema en sí, pero la Biblia menciona el sexo en general. Según el libro de los Cantares, el sexo no solo se creó con el propósito de procrear, sino que Dios creo la intimidad con el objetivo de satisfacer a dos personas con el propósito de incentivar el amor y el compañerismo entre ambos.

Ahora bien, existen otros ejemplos en la Biblia que podemos mencionar como por ejemplo una lista escrita por San Pablo, en donde detalla alguno de los pecados mortales que condena tu entrada al Reino de los Cielos. Debemos destacar que en la lista no se ubican todos los pecados mortales existentes, solo los más comunes y primarios.

Estos se pueden encontrar en el pasaje de Gálatas 5:19-21 escrita por San Pablo, donde nos dice: que el adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, enemistades, celos, herejías, envidias, homicidios, desenfrenos y cualquiera que se asemeje a ellas, son denunciadas por Dios y cualquiera que lo cometa no heredará el reino del Señor.

Así mismo, en el primer Corintios 6:9-11 nos dice: ¿no saben que aquellos que se portan mal no heredan ni entran al reino de Dios? aquellos fornicadores, afeminados, sodomitas, avaros y todo lo que sea igual a ellos no podrá recibir la gracia de Dios.

¿Pero dónde entra el tema de la masturbación? primero debemos recordar que en ese entonces el vocablo masturbación aún no existía, por lo que no veremos mención alguna de dicho término en la Sagrada Escritura. Tomando eso en cuenta, acuerdo a la opinión de Santo Tomás de Aquino la palabra masturbación se le identifica como “inmundicia” y “afeminación”.

Esta aclaratoria podemos encontrarla en el Summa Theologiae, pt. II-II, c. 154; donde explica los diferentes aspectos de la lujuria. Según de Aquino la lujuria se cataloga de dos maneras: la primera es aquella donde el acto choca con la razón por el vicio de la lujuria, y en segundo lugar es aquella que se comete en contra del orden natural de las cosas, y que va en contra de lo apropiado para el ser humano.

Esto último Aquino lo amplia mucho más, según él este acto inapropiado puede ocurrir de diferentes maneras:

  • La primera es que se realice el coito por puro deseo y placer, a lo que en ese entonces era llamado inmundicia.
  • En segunda instancia, cuando una persona realiza el coito con alguien distinto a su especie lo cataloga como bestialidad.
  • En tercer lugar, Aquino señala el acto de coito con personas del mismo género y que es llamado como un vicio sodomítico.
  • En cuarta instancia, tenemos el caso cuando el coito se realiza de una forma diferente a lo normal, como por ejemplo usando instrumentos u otras formas antinaturales.

Como podemos observar, existen razones por la cual la iglesia considera que el masturbarse es pecado mortal, dando como referencia algunos pasajes bíblicos para ello. Además de eso, se establecieron algunos otros pecados y porque se califican como tal.

Ahora bien, vamos a tratar de plantear esta disyuntiva de otra forma para que podamos aclarar dicho tema, esto mediante algunos puntos de vista.

Áreas grises

Cuando escuchamos áreas grises seguro podemos no entender a qué se refiere, pero eso no significa que no lo hayamos escuchado alguna vez en nuestra vida, y de hecho con bastante frecuencia. Áreas grises se refiere a esas reglas o normas no explicas que se siguen por sentido común, no porque no esté allí físicamente no significa que exista, ¿verdad?

Los temas en la Biblia son iguales, existen temas que no se discuten abiertamente pero siguen allí y dependiendo del acto, pueden ser considerados pecados o no. Uno de estos es la masturbación, un tema que no se discute abiertamente ni aparece directamente en la Biblia, y por ello no significa que porque no aparezca frente a nuestros ojos no significa que no sea un pecado.

Según la Iglesia, lo que pensamos, lo que nos imaginamos y fantaseamos impacta en la forma en la que nos comportamos. Nuestros pensamientos si pueden influenciar en nuestra forma de comportarnos, aunque lo neguemos.

Relación con Dios

Otra consideración que se debe hacer con respecto a la masturbación es, ¿por qué debemos hacernos esta pregunta en primer lugar?

¿Acaso es naturaleza del hombre es siempre buscar hasta donde se encuentran los límites establecidos por Dios? Si es así realmente la relación con Dios se encuentra debilitada. Una relación con Dios no se basa en reglas y normas, sino en comunicación y amor.

Contra el pecado de la Lujuria

Muchas personas no saben que puede ser considerado pecado, y mucho menos aquellos que se relacionan con la lujuria. Es por ello que vamos a plantearle algunos de ellos y aclarar el tema en general, no solo responder la interrogante de si masturbarse es pecado.

Pero para no dejar las cosas en el aire, vamos a definir que es lujuria y pecado. El primero se define como un deseo sexual descontrolado y desordenado de una persona hacia otra, no obstante, dentro de esta categoría también podemos encontrar término deseo apasionado, que no nos indica necesariamente un deseo sexual hacia una persona sino más bien a un deseo de lograr un objetivo en la vida.

En cuanto al pecado, se le considera una propagación voluntaria de una orden moral o religioso mediante un acto malicioso.

Teniendo eso en claro, vamos a seguir adelante con el tema de la lujuria y cuáles son las causas y efectos en el ser humano.

Las causas de la impureza

La Biblia se refiere a impureza cuando una persona comete un pecado, en este caso por lujuria y deseo, y por ello el individuo es considerad impuro. Estas causas se generan por dos factores, los externos e internos, siendo llamados oportunidades de pecar a los factores externos.

Las internas: Anteriormente mencionamos un poco este factor, pero vamos a ampliarlo un poco más. Cuando nos referimos a factores internos, son aquellas situaciones que son generados por la propia persona y su personalidad; y estas pueden expresarse de diferentes maneras:

  • Descontrol al comer y beber es una señal de un descontrol en el deseo de una persona, siendo llamado gula por la Biblia.
  • La ociosidad o también conocida como pereza, señal de que la persona tiene poca voluntad para salir de los vicios.
  • El orgullo es aquella actitud que toma una persona ante una situación, generando un ambiente de disgusto y de peligro, ya que por soberbia a si mismo cree que esta en lo correcto y niega a dar un paso atrás.
  • Falta de oración real, donde la persona no ve la necesidad de rezar ni mantener un lazo con Dios para expiar sus pecados.

Las externas: Son factores que están fuera de nuestro control, pero de ser posible se pueden evitar si se desea y se mantiene un control. Estas se dividen en comportamientos que ocasionan impureza en una persona, y son:

  • Miradas insistentes y libres, que definen el comportamiento de una persona al mirar libremente y constantemente a otra.
  • Cuando se mantiene compañías y conversaciones indeseadas, y por ello la persona se ve envuelta en un mundo de pecado y llevada por el camino del mal.
  • Cuando se recurre a lecturas indebidas, al igual que otras formas de entretenimiento como el cine, baile y teatros. Cuando nos referimos a este factor, es cuando dichas formas de entretener mantienen un contenido que fomenta la lujuria descontrolada y solo se respira inmoralidad.
  • El mal comportamiento hacia una persona, siendo en este caso comportamientos que mantengan un propósito oculto y sexual, como por ejemplo tratos demasiados familiares hacia otra.
  • Por último, otro factor externo que genera impureza en el ser humano son las modas indecentes y vulgares. Y con esto Dios no nos dice que vestirnos libremente esté mal, más bien el descontrol y la inhibición que tengamos con ella, como por ejemplo los vestuarios que conlleven la exposición desmedida del cuerpo de una persona.

Sobre las lecturas, bailes, cines, modas

Anteriormente mencionamos que las lecturas, bailes y otras formas de entretenimientos que mantengan un contenido lascivo e impuro son condenados por Dios y la Iglesia, pero vamos a explicar porque y detallar correctamente que se considera inapropiado.

Cuando nos referimos a lecturas, nos referimos a libros, revistas, periódicos y todo tipo de texto que incentive el pecado de la lujuria, incluyendo el más dañino de todos, el Internet.

No es un secreto que con el avance de la tecnología y la moda, cada vez es más difícil escapar de contenidos maliciosos, porque dichos contenido lo encontramos en todas partes y en todos lados. Existen libros de todo tipo, desde lecturas que insinúan el sexo descontrolado hasta libros que son totalmente explícitos, y no solo se quedan allí, en la televisión y en la calle podemos observar todo tipo de cosas a cualquier hora del día.

Todos estos factores externos son situaciones que crean en la mente de una persona el deseo y la lujuria desmedida, debido a la sobre-estimulación visual del sexo. Pero no solo eso, afecta a un individuo hasta el punto de crear fantasías y deseos perversos sobre algo o alguien, generando entonces una búsqueda constante para satisfacer dichos deseos.

Dentro de estos factores se involucra incluso el baile, pero claramente no todos los bailes, solo aquellos que por medio de la danza, movimientos o vestuario generan un ambiente de fantasía en el espectador. Antiguamente los bailes eran considerados modestos y recatados, donde las mujeres y hombres bailan en grupo pero de forma pudorosa y lírica.

En nuestra actualidad los bailes son inapropiados y realmente lo que se distingue de él no es el baile en sí, sino más bien la escasez de ropa y los movimientos atrevidos.

En cuanto a los cines, según la Iglesia es una fuente total de inmoralidad, ya que al parecer su propósito real es incitar el sexo y la lujuria entre los espectadores. Y aunque pueda sonar algo ilógico y fuera de lugar, pensemos por un momento sobre este punto.

¿Acaso las películas actuales no se encuentran abarrotadas de escenas de sexo? ¿Incluso si no son necesarias? las películas son otras de las fuentes que actualmente promueven el pecado de la lujuria, y no solo ellos, sino también la televisión en general.

Estos medios de comunicación y de entretenimiento cada día se ven más en la necesidad de recurrir a contenido lascivo para captar la atención del público, algo que verdaderamente causa preocupación, pero además de esto existe otro factor como lo es la moda, tanto en hombres como mujeres.

Si bien es cierto que la moda es una forma de expresión, actualmente la moda se ha convertido en un objeto de sensualidad que busca provocar al que lo observe. Miren las prendas que cada día vemos en las calles, faldas que más bien podrían considerarse ropa interior, ropas transparentes que no dejan nada a la imaginación, hombres vestidos con lo que ellos llaman camisas.

Cada día la sociedad se va degenerando más, y si bien es cierto que muchas personas no pueden evitar caer en las tentaciones, es necesario mantener una relación con Dios y tratar de llevar una vida sana.

Riesgo de pecar 

Como mencionamos en el apartado anterior, existen muchas fuentes en nuestra actualidad que ocasionan que una persona peque o se encuentre en peligro de pecar. Pero todo depende de la voluntad de la persona en mantenerse lejos de estos malos hábitos, y en otros cuatro factores que son:

  1. Depende de que tan grave es el pecado cometido
  2. Cuanta malicia encierra el pecado.
  3. Que tan desviado es la persona.
  4. Y cuando tiempo deja que dure el pecado.

¿Cuáles son los efectos del vicio de la impureza?

Ya hablamos sobre que causa la masturbación y el pecado general de la lujuria, pero lo que no hemos detallado es obre los efectos que tienen en nuestro cuerpo y mente. Por ello, vamos a enlistarte algunos efectos de cometer este pecado mortal:

  • Disminuye la fortaleza en el cuerpo y por lo tanto, se aumenta la posibilidad de sufrir alguna enfermedad.
  • Reduce la capacidad de pensar lógicamente.
  • Religiosamente, la lujuria causa un debilitamiento con Dios y por ende nos alejamos del reino de los cielos.
  • Degrada la voluntad del hombre, y por ello lo reduce al nivel más bajo y primitivo de todos.
  • La lujuria acarrea todo tipo de pecados, y por ello condena eternamente a mucho de los que caen en ella.

Debemos tomar en cuenta que la lujuria abarca muchos pecados y crímenes, de la cual se hablaba el punto anterior y que hemos aclarado anteriormente. Ella ocasiona fracturas en las familias, causa escándalos y en el peor de los casos crea en el individuo perdida de la fe y el suicidio.

La lujuria afecta en su mayoría a los jóvenes, iniciando con la perdida de la bondad, luego de la fe y por último el olvido de Dios. La mayoría de las veces la impureza convence al joven en que el pecado que esta cometiendo no esta mal, y hecho hace ver a la religión como un fuente constante de reproches hacia la persona.

¿Cómo vencer por completo el vicio de la impureza?

Ya sabemos lo que causa, pero ahora debemos saber cómo vencer estos males que aquejan diariamente a la personas. Para ello planteamos dos métodos: el natural y el sobrenatural.

Medios naturales

Cuando hablamos de métodos naturales, nos referimos a formas propias de la personas para luchar, alejarse y mantener lejos de estos pecados. Tomando en cuenta esto, podemos decir que algunos métodos naturales lo encontramos:

  • Pidiéndole a Dios
  • Tomando en consideración la importancia de mantener las impurezas lejos.
  • Y mantener una voluntad firme.

Además de esto, también podemos encontrar otros más cotidianos como por ejemplo:

  • Dejar la gula con la comida y la bebida
  • Controlar la imaginación y los sentidos, siendo el más importante el aspecto visual.
  • Dedicarnos a cosas más importantes como nuestros deberes como hijos.

Medios sobrenaturales

Cuando hablamos de medios sobrenaturales, no nos referimos a fantasmas y espectros, ojo con eso. Medios sobrenaturales son métodos que nos indica Cristo para luchar contra el pecado, y que podemos encontrar en la Biblia y son:

  • Vigilancia: Se refiere a estar atentos de nuestro alrededor y cuando la situación lo requiera, alejarnos de esa situación impura.
  • La mortificación: Este término hace referencia al castigo, y puede generarse de dos formas, el externo e interno. El externo consiste es mortificarnos mediante del castigo, como por ejemplo el guardar ayudo por un día o el que se considere necesario claro está, siempre cuidando la salud. El interno se refiere a controlar los sentidos y la imaginación, no dejar tentarnos por los vicios que nos rodean.
  • La oración: Que con ella podemos alcanzar a Dios y pedir por su consejo y perdón. Para ello podemos usar diferente tipos de oraciones: la oración por petición, la oración mental y la oración para pedir la presencia de Dios en nosotros.

Así mismo, según la Iglesia existen otras formas que puedes usar para evitar la impureza y mantener lejos el pecado de la lujuria, que son:

  •  Ir a Misa para recibir los santos sacramentos.
  • Ser devoto a la Virgen María.
  • Leer activa y cuidadosamente la Sagrada Escritura.

Para complementar la información, te recomendamos otros artículos de interés:

(Visited 999 times, 6 visits today)
Categorías Dudas

Deja un comentario