Letanías de la Humildad para una sanación de la soberbia

En el inicio de este articulo encontrará las letanías de la humildad,  del cardenal Merry de Val, luego podrás seguir esta formidable conexión con Dios, mediante una oración que lo trasladará a un mundo lleno de paz y plenitud, lea a continuación.

letanías de la humildad

Letanías de la humildad: cardenal Merry del Val

“Dios mío, no soy más que ceniza y polvo”.

“Jesús, manso y humilde de corazón, haz mi corazón parecido al tuyo”.

Después de cada frase decir “Líbrame, Señor”:

Del deseo de ser alabado,

del deseo de ser honrado,

del deseo de ser aplaudido,

del deseo de ser preferido a otros,

del deseo de ser consultado,

del deseo de ser aceptado,

del temor a ser humillado,

del temor a ser despreciado,

del temor a ser reprendido,

del temor a ser calumniado,

del temor a ser olvidado,

del temor a ser ridiculizado,

del temor a ser injuriado,

del temor a ser rechazado,

Antes de cada frase decir “Concédeme, Señor, el deseo de”:

Que otros sean más amados que yo,

que otros sean más estimados que yo,

que otros crezcan susciten mejor opinión de la gente y yo disminuya,

que otros sean alabados y de mí no se haga caso,

que otros sean empleados en cargos y a mí se me juzgue inútil,

que otros sean preferidos a mí en todo,

que los demás sean más santos que yo con tal que yo sea todo lo santo que pueda.

De ser desconocido y pobre, Señor, me alegraré,

De estar desprovisto de perfecciones naturales de cuerpo y de espíritu.

que no se piense en mí,

que se me ocupe en los empleos más bajos,

que ni se dignen usarme,

que no se me pida mi opinión,

que se me deje el último lugar,

que no me hagan cumplidos,

que me reprueben a tiempo y a destiempo,

bienaventurados los que son perseguidos por causa de la justicia,

porque suyo es el Reino de los Cielos.

 Oración

Dios mío, no soy más que polvo y ceniza.

Reprime los movimientos de orgullo que se elevan en mi alma.

Enséñame a despreciarme a mí mismo, vos que resistís a los soberbios y que dais vuestra gracia a los humildes.

Por Jesús, manso y humilde de Corazón.

Amén.

¿Quién escribió estas letanías?

El cardenal Pietro Parolin, dirigió el pasado 3 de octubre, una misa en honor y memoria del cardenal Rafael Merry del Val, en el marco del  aniversario número 150 de su partida física.

letanías de la humildad

Merry del Val, fue secretario de Estado de San Pío X de 1903 a 1914, originario de una familia prestigiosa y  modesta.

En torno a su vida formativa,  Merry, recibió su educación en Inglaterra y en Bélgica, dominaba varios idiomas, era considerado un políglota. Señalan que su carrera en Roma fue brillante, debido a su ingreso en la Academia de los nobles eclesiásticos, institución que forma a los futuros directivos de la diplomacia vaticana.

Igualmente Obtuvo la licenciatura en derecho canónico, al igual que  dos doctorados uno en teología y el otro en filosofía en la Universidad Pontificia Gregoriana.

Un monje diplomático, cardenal a los 38 años

Con tres años luego de ser nombrado obispo Rafael se convirtió en cardenal a los 38 años de edad. De igual manera fue enviado a misiones diplomáticas por parte del papa León XIII, también fue remitido al jubileo de la reina Victoria, así como al diálogo con la Iglesia anglicana o la situación de los católicos de Canadá.

Muchos consideran Rafael Merry del Val, conjugaba su agilidad racional en la Curia y regla de vida austera y monacal. En cuanto a sus obras de caridad con la juventud desfavorecida de Roma son reconocidas.

Para el año 1903 durante el cónclave, que eligió al casi desconocido Giuseppe Sarto, que tomó el nombre de Pío X y al joven Merry del Val por secretario de Estado se desempeñó como secretario del colegio. Rafael fue el primer español que ocupó este prestigioso puesto.

No hacer política y siempre escoger el camino correcto

A pesar de las dificultades que vivían, además de las leyes del año 1905 en Francia, las cuales privaban a la iglesia de sus propiedades, sumadas a las persecuciones y acechos en América Latina y Portugal.

La postura de la iglesia fue en la de  “no hacer política y siempre escoger el camino derecho”, lo que señala que no fue nada fácil la historia con la iglesia bajo el pontificado de  Pío X, pero señalan que  la lealtad del cardenal Del Val nunca falló.

Vale mencionar que la  historia de los vínculos  entre un Papa y su secretario de Estado está sumergida en una gran gama de acontecimientos.

letanías de la humildad

Para el 1914, Pío X murió  y fue sustituido  por su sucesor Benedicto XV, quien le nombró secretario de la Congregación del Santo Oficio lo que actualmente equivale  al de prefecto de la Congregación para la Doctrina de la fe, dicha responsabilidad la ejerció durante 16 años.

Una vez aislado de los temas  políticos de la iglesia, el cardenal compuso una letanía de la humildad que declamaba cada día tras la celebración de la misa.

Examen de conciencia sobre la humildad

A continuación te dejaremos unas interrogantes para que evalúes planteártelas cuando lo consideres necesario, pero te recomendamos que te tomes tan solo unos minutos para que disfrutes de esta reflexión:

-¿Hablas  siempre de ti y de tus asuntos?

-¿Realmente te das cuenta y tienes presente que nada eres y nada puedes sin Dios?

-¿Buscas de los demás reconocimiento y aceptación?

-¿Te das  aprobación y reconocimiento. O cualidades y logros los refiero siempre a Dios?

-¿Te molestas ante las vejaciones, insultos, críticas, ataques y humillaciones?

-¿Te gusta llevar la voz principal?

-En los momentos que colaboras, ¿Te proyectas tú mismo o eres portador de Dios?

-¿Aceptas  y asumes tus fallas cuando eres corregido o crees tener siempre la razón?

-Cuando hablas ¿Te dejas inspirar por Dios o es tu propio yo la fuente de inspiración?

-¿Tratas de llamar la atención con tu supuesta “sabiduría”?

Recomendaciones

Te dejamos una serie de orientaciones respecto a las oraciones más conocidas,  para que día a día aumentes tu cercanía con Dios y recibas ese mensaje o señala que tanto buscas.

La oración del Padrenuestro

El Padrenuestro, es la oración pilar para los creyentes, el extracto y guía de toda oración cristiana y un inicio  de muchas  reflexiones, sabidurías, aprendizajes, consejos y enseñanzas.

Oración para pedir que se haga la voluntad de Dios

Una manera para que se haga la voluntad de Dios es hacerle todas nuestras peticiones para superar la rutina, de manera sincera y con palabras espontaneas y clara.

El Avemaría

El Ave María te traslada a un contacto directo con la madre de Dios.

¿Cómo se hace la señal de la cruz?

Es esencial que aprendas  cómo se debe hacer la señal de la cruz adecuadamente y de esa manera darle un sentido especial en cada instante.

Padre, Hijo y Espíritu Santo; de esta manera pides  protección a la Santísima Trinidad, pídesela primero al Padre; para protegerte bajo su mirada misericordiosa. Pídesela al Hijo, el Buen Pastor, y al Espíritu Santo que te guía por el buen camino.

Alma de Cristo

Es una oración que todo el mundo debería rezar y profundizar a menudo. El papa Juan XXII concedió numerosas indulgencias a todo aquel que la rezara.

Señor, ayúdame a ser humilde

Desconéctame, Señor, de las cosas de mi vida que tanto amo, quiero que tu me ayudes a encontrar esa “perla escondida” que es aprender a vivir en la humildad.

Recuerda que te invitamos a visitar los siguientes enlaces, para que sigas conectado en este mundo de paz espiritual:

(Visited 330 times, 1 visits today)

Deja un comentario