Aprende todo sobre la Iglesia Católica y Masoneria? Aquí

La Iglesia Católica y Masonería son completamente incompatibles. La Masonería es una falsa religión  que no es compatible con el cristianismo. A lo largo de su historia la Iglesia católica ha condenado y desaconsejado a sus fieles la pertenencia a asociaciones que podían poner en peligro la fe, Una de estas asociaciones se encuentra la Masonería.

Iglesia Católica y Masonería

Incompatibilidad entre Iglesia Católica y Masonería

El Catolicismo es una religión que proviene de la revelación y es por esencia sobrenatural. Por eso la Iglesia enseña con autoridad la doctrina revelada.

La Masonería afirma y ofrece la perfección a través del orden natural y ve el orden natural como el más elevado destino. Por lo expuesto anteriormente se puede concluir que Iglesia Católica y la Masonería son particularmente contrarias. Si una renunciara de su oposición a la otra, dejaría de ser lo que es.

La encíclica hace una consideración que se basa en las dos ciudades de San Agustín que simbolizan dos reinos contrarios en guerra. En un lado está Jesucristo, en el otro está Satanás. La fuerza que apoya a la Masonería, que además es la causa de sus mentiras y su rencor a la verdad de Jesús, no puede ser sino Satanás, el príncipe de la mentira.

El Papa enseña que dejar de lado las virtudes cristianas es el primer motivo que ocasiona los males que amenazan a la sociedad. (ref. Misericors Dei filius, 23 de junio, 1883) (Ver artículo de Fundación de la Iglesia Católica)

¿Qué dice la Iglesia Católica de la Masonería?

El antagonismo de la Iglesia Católica a la Masonería se basa en tres puntos claves que señalamos  y serán descritos correctamente a continuación:

Violación del Primer Mandamiento

Los masones poseen una concepción de la divinidad muy contraria al de la revelación judeo-cristiana. No creen en el Dios Trino, Único y Verdadero. Su deidad es impersonal. El falso dios de la razón.

Violación del Segundo Mandamiento

Abusan de manera constante de los juramentos en nombre de Dios. Seriamente claman la deidad en sus ritos de iniciación para someter al hombre, bajo sanciones directas, a destinos opuestos a la voluntad divina.

Rechazo a la Iglesia Católica

La Masonería tiene como objetivo destruir la Iglesia Católica.

Creencias, doctrina y enseñanzas masónicas

El centro vital de la masonería está en su simbolismo, su inaccesibilidad, su exigencia de ayuda mutua y sus ritos secretos. Las ceremonias, suelen ser  largas y complejas, deben saberse de memoria y se realizan utilizando un léxico y una indumentaria particular.

Los símbolos frecuentes de la masonería son muchos, pero los que más se conocen son el Compás y la Escuadra, la Plomada y el Nivel, el Martillo y el Cincel, la estrella de cinco puntas, las columnas, entre otros.

La masonería no admite que se trate de una doctrina y afirman que se trata de un sistema determinado de moral que se transmite por la alegoría a través de símbolos, es decir, que se trata de un sistema que permite el libre pensamiento y la libre discusión acerca de cualquier tema, menos del método en sí, mientras que haya respeto por la opinión de la mayoría.

La verdadera filosofía masónica es el humanismo secular, una ideología totalmente humana que propone la razón y el naturalismo. Según ella, la naturaleza está dirigida por la razón que contiene en si misma toda la verdad y, como consecuencia, a una utopía de libertad, igualdad y fraternidad. (Ver artículo de Cristianismo y Masonería)

Dios según la Masonería

La Masonería no acepta el Dios de la revelación de la Iglesia Católica. Dios es un concepto y no una persona. Dios es el Gran Arquitecto que creó la Masonería. El hombre se transforma en su propio dios, lo mismo que pasó con Adán y Eva y la serpiente antigua: Coman y serán como dioses.

Jesús según la Masonería

Pocos masones dicen que creen en Jesús pero, si son fieles a la masonería, no pueden creer en Él, en la forma que el católico  lo acepta y reconoce como Dios. Los masones creen que Jesús es el apóstol más importante de la humanidad porque pudo vencer el fanatismo de los romanos y de los sacerdotes. Jesús es el Gran Maestro pero, para no provocar ofensas a otras religiones, el nombre de Jesús está prohibido en la logia.

El secretismo y los ritos de iniciación

Los antiguos masones custodiaban con ahínco los secretos de su arte. Con la Masonería moderna, el afán de secretismo se incrementó y se le exigió rigurosamente a los miembros en los ritos de iniciación. Los aspirantes deben hacer juramentos de no decir nada en absoluto los secretos de la logia bajo pena de auto-mutilación o incluso de ser castigados con la ejecución.

(Visited 160 times, 1 visits today)

Deja un comentario