Aprende todo sobre la Doctrina Cristiana, aquí

Así como funciona una Constitución Nacional para un país, la cual es el contrato social;  la Doctrina Cristiana, funciona como el contrato eclesiástico que han convenido sus feligreses, por ella han de regirse para sus actividades, desarrollar sus oraciones y rendir culto a Dios. En este post podrás conocer cuáles son sus los principios fundamentales por los cuales se rigen las diferentes iglesias cristianas.

Doctrina Cristiana

Doctrina Cristiana básica

Lo primero que se debe considerar es que su propósito es servir de principios rectores y orientadores de la iglesia, reconociéndose como las directrices que marcan el rumbo de toda la actividad eclesiástica, a la cual los creyentes deben respetar para ser considerados miembros de una iglesia. Cabe destacar que existen un grupo de iglesias llamadas protestantes, las cuales no se rigen por algunas de estas doctrinas.

Si bien las diferentes religiones cristianas tienen algunas diferencias en sus creencias del cristianismo y sus prácticas respectivas, las cuales precisamente determinan la pertenencia del creyente a alguna de ellas específicamente; existen un grupo de preceptos los cuales son comunes para todas ellas, y es precisamente lo que las identifica como iglesias cristianas.

Es razonable pensar que la sabiduría intelectual de la doctrina cristiana no salva por sí sola. Lo que sí consigue salvar es la experiencia de nacer de nuevo a través de recibir a Jesucristo como Salvador y Señor personal, creyendo que su sufrimiento expiatorio en la cruz es el pago suficiente para la sanación de todo creyente (Juan 3:1-21).

La doctrina nos vale para establecer si Jesucristo, y el plan de salvación que muestra alguna iglesia o grupo, himno, curso, literatura, película, o movimiento, son los mismos que instruye la Palabra de Dios. Numerosos cristianos honestos, pero ingenuos a la vez, piensan que cada vez que se aluden a Jesucristo, se trata del mismo que destallan los evangelios. Sin embargo, no siempre es de esa manera.

Debemos formarnos en identificar al Jesucristo bíblico, de entre las diferentes nociones de Él, que nos exhiben las diversas hermandades del cristianismo. El Jesucristo del evangelio bíblico original es muy distinto del Jesucristo de los mormones, del de los Testigos de Jehová, de los moonies, de los gnósticos, del de la Nueva Era, y del Jesucristo de las diversas sectas.

La salvación se logra al recibir al Jesucristo de Nazaret, a quien detalla la Biblia como el Hijo de Dios; coetáneo con el Padre y el Espíritu Santo a perpetuidad; quien se convirtió en hombre al nacer de la virgen María por obra y gracia del Espíritu Santo; el cual es Dios sempiterno y hombre correcto.

Sufrió, sucumbió y revivió al tercer día, subió a los cielos, se asentó a la derecha del Padre; de donde interviene por nosotros y desde donde retornará para revivir a sus redimidos, a juzgar a las naciones, a ejercer su reinado en la tierra por mil años, a juzgar a los difuntos impíos, a colocar a todos sus opuestos bajo sus pies; y finalmente conceder el reino a Su Padre eternamente.

¿Qué es la doctrina cristiana?

Es el grupo de nociones sobre fe y práctica, en las que se fundamenta la institución de la Iglesia, basados rigurosamente en la Palabra de Dios, manifiesta a nosotros por el Espíritu Santo. II Timoteo 3:16, expresa: “Toda la Escritura es infundida por Dios, y apropiado para enseñar, para discutir, para corregir, para enseñar en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea magnífico, absolutamente dispuesto para toda obra de bondad”.

Doctrina Cristiana

La doctrina debe fundamentarse rigurosamente en las escrituras

Las Sagradas Escrituras son infundidas por Dios como se evidencia en los versículos que acompañan a las doctrinas respectivas, los cuales se encuentran reflejados en la santa Biblia. Los principios religiosos que se señalan a continuación rigen para las diferentes iglesias cristianas, a las cuales los feligreses han de someterse para ser considerados como miembros de una determina iglesia:

  1. Hay un único Dios: Dentro de los versículos de la Biblia que sustentan esta doctrina se encuentran Isaías 44:6,8; 45:6,14,18,21,22. Una de las interpretaciones que se le da a esta doctrina es que confiamos en un solo Dios, Padre todopoderoso, que creó el cielo y la tierra. Esto significa que, si Dios es Dios, principio y fin de todo, se debe aceptar y asumir que de él lo recibimos absolutamente todo, y que independientemente de El no hay nada.

2. No existen otros dioses antes o después de Dios: Esto se encuentra reflejado en Isaías 43:10, donde, entre otras cosas, se le exhorta al creyente no creer en falsos dioses. Ya lo decía el mismo Dios cuando expresaba “Antes de mí no fue creado Dios alguno, y luego de mí continúo sin que lo hubiera”.

3. Dios sabe todas las cosas: 1 Juan 3:20. Esto significa exactamente lo que expresa; Dios es el conocedor de las cosas actuales y futuras, de las que han pasado y las que pasarán, de las ocultas y conocidas, las malas y las buenas.

4. Dios es todopoderoso: Salmo 115:3. Esto se puede interpretar como que Dios lo puede todo, su poder es total e incondicional; llega a todas las criaturas. Ninguna cosa es imposible para Él, es un ser omnipotente.

Doctrina cristiana

5. Dios está en todas partes: Jeremías 23:23-24. Se encuentra en todos los espacios de forma espiritual; como Dios está en nosotros nadie se puede esconder de él. Es un ser omnipresente.

6. Dios es espíritu: Juan 4:24. Es evidente que Dios es un ser inmaterial, invisible e imperceptible mediante los sentidos del ser humano; aunque fuimos hechos a su imagen y semejanza, pero El no es semejanza de nosotros, pues no es tangible, no tiene cuerpo.

7. Un espíritu no tiene un cuerpo de carne y huesos: Lucas 24:39. Esto ratifica complemente la doctrina anterior; Dios es espíritu, no presenta cuerpo tangible. Sin embargo Dios está en nosotros, por lo que debe considerarse divinidad espiritual y humana.

8. Dios siempre ha sido Dios: Salmo 90:2. La mejor interpretación de esta doctrina es que no empezó a ser en ningún instante, sino que lleva existiendo desde siempre. Es decir, desde el inicio de los tiempos Dios siempre ha existido, es un único Dios; no hay un dios anterior, y no habrá otro dios después de este Dios.

9. Jesús es Dios: Juan 1:1,14; 8:58; 20:28; Colosenses 2:9; Hebreos 1:6-8. Esto se confirma considerando que Dios se hace hombre mediante Cristo, el cual fue engendrado en el vientre santo de la Virgen María. De acá se deduce que Cristo es Dios.

Doctrina Cristiana

10. Jesús llegó a ser un hombre: Filipenses 2:5-8. Se hizo hombre por mandato de Dios, a través de la Virgen María, la cual fue concebida sin pecado original, lo cual constituye un misterio divino, al igual que el de las Tres Divinas personas.

11. Jesús tiene dos naturalezas: la divina y la humana Colosenses 2:9; 1 Timoteo 2:5. Esto tiene su explicación. Jesús es totalmente divino y humano. Su naturaleza divina se conservó después de venir a la tierra. De nuevo se hace referencia al misterio de las tres Divinas Personas.

12. El Espíritu Santo es Dios: Hechos 5:3-4. Tiene que ver con el misterio de las Tres Divinas Personas donde Dios es Padre, Hijo y Espíritu Santo.

13. El Espíritu Santo no es una fuerza: Él está vivo Hechos 13:2

14. Toda la gente ha pecado: Romanos 3:23, 5:12. Indudablemente que todos somos pecadores, y muchos hemos violado los mandamientos de Dios. Lo importante es reconocerse como ser pecador, arrepentirse de los pecados y recibir a Dios en su corazón para poder ser salvo.

15. El pecado nos separa de Dios: Isaías 59:2. Si somos pecadores nos alejamos de su pureza y violamos sus mandamientos.

16. Jesús murió por todos nuestros pecados: 1 Juan 2:2. Se sacrificó en la Cruz por nosotros. Jesús muere en nuestro lugar, para ser perdonados ante Dios por nuestros pecados. Es decir, asume nuestros pecados como suyos.

17. Jesús resucitó físicamente de entre los muertos Juan: 2:19-21. Demostró que es un ser eterno, omnipresente y omnipotente. Acá se demuestra que es una divinidad natura y espiritual.

18. Quienes rechazan a Jesús irán al Infierno: Apocalipsis 20:11-15. Negar a Dios tiene sus consecuencias, pero también los que no oyen la palabra de Dios por acción u omisión tendrán el mismo final.

19. El infierno es eterno: Mateo 25:46. Así como Dios y el cielo son eternos, también el castigo que aplica a quien lo niega o no le oye, es eterno, es decir, vivirán eternamente en el infierno.

20. Los perdidos irán al infierno para siempre: Apocalipsis 21:8. Se refiere a los pecadores y a los que niegan a Dios o no lo oyen; éstos estarán eternamente en el infierno.

21. La salvación es un regalo gratuito de Dios: Romanos 4:5; 6:23; Efesios 2:8-9. Es un obsequio que nos hizo Dios por el gran amor que nos tiene, al enviar a su hijo Jesús para que tomara nuestros pecados como de él.

22. La Biblia es la Palabra de Dios: 2 Timoteo 3:16. Las Santas Escrituras están inspiradas en la palabra de Dios.

23. Jesús volverá visiblemente a la tierra: Hechos 1:11. Es la promesa divina de la segunda venida del Señor. Son extensos los análisis sobre la venida de Cristo y la forma en que se hará presente en la tierra, basados en las Santas Escrituras, tanto de la biblia original como del Nuevo Testamento, incluso se especula que hará una tercera venida de cristo.

(Visited 73 times, 1 visits today)

Deja un comentario