Santo Cristo de Las Limpias: historia y enigma

Conoce a continuación la historia y los enigmas de santo Cristo de Limpias, fiel patrón de las nobles causas cristianas.

cristo de las limpias

Historia

Usando el camino Compostelana que atraviesa por la provincia de Cantabria de España nos hallamos con la Villa de Limpias, que es famosa por el Santuario del Santo Cristo de la Agonía.

El nombre de Limpias tiene su origen simplemente del agua termal que brota durante su término y era llamado como Aguas de Limpias. La villa es pequeña pero tiene una hermosa iglesia parroquial para honrar a San Pedro. En el altar principal, una imagen adorable de Cristo de la angustia es digna.

En ella podemos llegar apreciar la imagen donde se puede apreciar lo que sería una representación de Jesús crucificado. La imagen de Cristo es de tamaño natural. Mide seis pies de altura y se coloca en una cruz de 2.30 metros de altura.

Sus brazos se sienten suaves y relajados como los de un hombre que los abrió sin esfuerzo y sus dedos índice y angular, con ambas manos extendidas como si estuvieran dando la bendición final.

No Hay manera de expresar la características del rostro de esta figura,de una belleza especial: dirige su mirada al cielo y, desde el punto de vista que ve, la expresión es diferente, no solo de dolor, sino de oración y contemplación del Padre.

cristo de las limpias

Un detalle son que a ambos lados de Cristo hay otras dos imágenes: la virgen Dolorosa moderna y San Juan, el evangelista.

El origen de esta bella imagen es poco conocido. Se cree que fue venerada en Cádiz en la Iglesia de los Padres franciscanos y que cuando se derrumbó por las inundaciones, la imagen de Cristo en el oratorio pasó a Don Diego de la Piedra, un probado caballero de la Orden de Santiago.

Dicen que un tsunami amenazó la ciudad de Cádiz, el pueblo cristiano tomó en procesión las imágenes más queridas de la ciudad, el agua se detuvo y comenzó a desaparecer solo ante la santa imagen de Cristo cristiano.

Ante la maravilla, la gente agradecida rezó para que la imagen del Santo Cristo se conservará en una de las iglesias de Cádiz.

Para el año 1755 muere Don Diego, pero no antes en su testimonio le otorgaron varias cláusulas que recuerdan a su ciudad natal, Limpias: Asumiendo su autoridad para re acondicionar la parroquia de San Pedro de Limpias, pagar por su retablo mayor y su oro, colocar en las imágenes existentes.

El de nuestro salvador moribundo en la cruz, el de su bendita madre y el del evangelista San Juan. Es por eso que esta congregación se convierte en el santuario del Santuario Del Santísimo Cristo De La Agonía.

El 30 de marzo de 1919, se empezó a correr por todos lados que estaban sucediendo eventos extraordinarios en la villa de Limpias. Dijeron que la bella imagen del Santo Cristo tocó sus ojos y le dio la sensación de un cuerpo vivo que estaba pálido, sangrando y sudando.

El nombre de Limpias se hizo famoso y sus calles fueron visitadas por peregrinos que vinieron de todo el mundo.

La primera persona en observar la maravilla de lo que sucedió fue el cura Antonio López, que daba clases en el Colegio San Vicente de Paúl que estaba en el pueblo: «Un día, en agosto de 1914, fui a la iglesia para instalar iluminación eléctrica en el altar principal.

Para ese momento se encontraba solo en la iglesia en una escalera apoyada por un andamio improvisado que yace en la pared que sirve de telón de fondo a la imagen del Cristo crucificado, y después de dos horas de trabajo, comencé a limpiar la imagen para que se pudiera ver más claramente.

Según nos dice el cura que el se encontraba al mismo nivel del Cristo, a menos de un metro de distancia; realmente era un día muy hermoso y a través de la ventana cruzaron los rayos de luz que iluminaban el altar por completo sin percatarse la más mínima desviación y después de un largo tiempo de trabajo detuve mi vista a los ojos de la imagen y noté que los tenía cerrados.

Durante varios minutos lo observo claramente, así que dudo si generalmente los tenía abiertos. No podía creer lo que pensaban mis ojos, comenzó a sentir que faltaban las fuerzas; perdió el equilibrio, se desmayó y cayo del andamio al suelo y se dio un gran golpe.

Cuando recuperó el sentido, pudo confirmar dónde estaba, para ver los ojos de la imagen del crucifijo permanecieron cerrados. Salió rápidamente de la iglesia y se lo comunicó a la comunidad. Minutos después de salir de la iglesia, se encontró con el sacristán que tocaría las campanas para Ángelus.

Al verlo tan conmocionado le preguntó si algo le estaba pasando. Le conté todo lo que sucedió que no lo sorprendió porque ya había oído que el Santo Cristo había cerrado los ojos en más de una ocasión.

Al verlo tan conmocionado le preguntó si algo le estaba pasando. Le conté todo lo que sucedió que no lo sorprendió porque ya había oído que el Santo Cristo había cerrado los ojos en más de una ocasión.

Pensando que el movimiento que había visto en sus ojos se debía a algún tipo de mecanismo, el vicario dijo que algo cerraba la visión y se dio la tarea de examinar cuidadosamente la imagen.

Podría confirmar que no tiene mecanismo y que sus ojos están tan fijos que incluso presionarlos con fuerza no puede hacer que se muevan. Esto lo probó una y otra vez.

A pedido de sus superiores, el Padre Antonio escribió la historia de todo lo que sucedió y mantuvo la precaución por orden de su jefe espiritual. No fue hasta el 16 de marzo de 1920, un año después de los muchos milagros en 1919, que se publicó esta declaración.

Al comienzo del año 1919, las misiones se continuaban realizando a cabo en la parroquia de Limpias, ya en el último día de la misión, mientras el sacerdote oficiaba la Santa Misa, dando una homilía donde hablaba de las palabras de Prov. 23:26: y dentro de los 2 confesionarios se encontraban sacerdotes.

A uno de los confesionarios se acercó una niña que la cual le dijo al sacerdote que la imagen del Santo Cristo tenía los ojos cerrados, por supuesto el sacerdote, pensando que esto era producto de la imaginación de la niña, ignoró lo que sucedió hasta que otros niños se acercaron a él, relatando el mismo evento.

Al final de la misa, al sacerdote celebrante, otro sacerdote se le acercó para informarle de lo que estaba sucediendo. Ambos sacerdotes miraron la crucifixión sin encontrar nada inusual que le sucediera.

Al mismo tiempo, uno de los creyentes entre las congregaciones gritó: «Miren la crucifixión», en pocos minutos, la gente confirmó con entusiasmo lo que los niños habían visto.

Las personas presentes comenzaron a llorar, otros gritaron que habían presenciado un milagro y otros se arrodillaron y oraron a Dios por misericordia.

Para verificar el fenómeno, cuando pudo cerrar el templo, levantó al párroco con una escalera hacia la imagen sagrada tocando su rostro y cuello con un pañuelo y pudo verificar que la imagen estaba sudando, confirmando el hecho mostrando los dedos de los presentes mojados.

Para la segunda exhibición tuvo lugar el 13 de abril de 1919, el Domingo de Ramos, cuando dos personajes de importancia de la comunidad de Limpias se acercaron dudosamente al altar sobre lo que estaba sucediendo allí y considerando los hechos de la excitación colectiva y la alucinación.

Al acercarse, podían ver los ojos y la boca de Cristo moviéndose, al mismo tiempo, cayeron de rodillas y pidieron perdón y clamaron piedad.

La tercera exhibición tuvo lugar el 20 de abril de 1919, siendo Domingo de resurrección, donde estando presente un una cantidad de hermanas religiosas de la Orden de la Cruz-hijas que presenciaron el movimiento de los ojos y la boca del Santo Cristo mientras rezaban el Santo Rosario.

Desde el 24 de abril de ese año, las manifestaciones se repitieron casi a diario y, como se esperaba, la iglesia estaba abarrotada de personas que querían presenciar el milagro.

El pastor Baron Von Kleist, un sacerdote de la ciudad, nos dice que muchas personas fueron las personas que testificaron que nuestro Señor los había mirado, algunos de manera sutil, otros con cierto dolor e incluso algunos con una mirada penetrante y lateral.

Una gran cantidad de personas observaron lágrimas en sus ojos, otros dicen haber visto gotas de sangre de las heridas hechas por las espinas en su corona. Existieron una gran cantidad y variadas manifestaciones reportadas, al ver la imagen de Cristo moviendo nuestros ojos de lado a lado en el momento de la bendición.

Y pone su mirada cautivadora en toda la congregación que está allí, hasta que su cabeza coronada se mueve y suspira.

Peregrinaciones y propagación mundial

Después de los hechos, por las manifestaciones del Cristo, empezaron a efectuarse las peregrinaciones desde todas partes y comenzaron a llegar a la ciudad de Limpia. Los periódicos por razones obvias están repletos de historias detalladas sobre los eventos en Limpias inundaron la prensa de toda España y el extranjero.

Finalmente, en 1921, el número de peregrinos había aumentado de tal manera que el volumen de tráfico extranjero en Limpias excedía el de los visitantes del Santuario de Lourdes. Los directores, así como los miembros honorarios de la Iglesia de España, incluidos obispos y cardenales, visitaron el santuario del Santo Cristo de Limpias.

Finalmente, en 1921, el número de peregrinos había aumentado de tal manera que el volumen de tráfico extranjero en Limpias excedía el de los visitantes del Santuario de Lourdes. Los directores, así como los miembros honorarios de la Iglesia de España, incluidos obispos y cardenales, visitaron el santuario del Santo Cristo.

Los testigos incluyeron miembros de órdenes religiosas, sacerdotes, médicos, abogados, profesores, profesores, oficiales, comerciantes, ganaderos, no creyentes e incluso ateos.

Cuba

Don Manuel Ruiz y Rodríguez, obispo de Cuba, después de una visita a Roma, él se fue a Limpias y el sería el primer obispo que pudo ver las diferentes exhibiciones del Cristo.

De vuelta en su tierra natal, escribió una carta pastoral a todos los miembros de su diócesis, en la que presentó sin reservas todo sobre el crucifijo milagroso. Relató cómo los ojos de Cristo se movían de lado a lado y cómo la cara, en un punto, adquirió una expresión agónica.

Encarnación Canut

Pero la gran propagadora de Cristo por Limpias fue una mujer: Encarnación Canut Lauder, una laica de quien no se habla nada en la Iglesia de La Habana, pero que jugó un papel fundamental en la religiosidad durante el siglo XX en Cuba, en la medida en que dicen » Cristo de Limpias, es decir, la Encarnación Canut.

Esta mujer era de origen español, pero había vivido en Cuba durante varios años cuando, por una gracia recibida, dedicó su cuerpo y alma a la difusión de la devoción.

Para aquellos que la recuerdan, comentan que se presentaba en cada iglesia, en un vehículo llena de fotos de Cristo de Limpias y hablaba con los curas que la dejaran colocar dentro de cada una y así logro llevar la imagen a toda Cuba.

También la recuerdan a la cabeza de las procesiones masivas que salían de su casa cada 16 de julio, donde llevaba una crucifixión y gritaba «cura y cura», «misericordia, misericordia»,  pero no era una loca o una exaltada, mucho menos una explotada, era una misionera completa, al estilo de la época, por supuesto.

De nuevo en España:

El 29 de julio de 1919, el padre Celestino María de Pozuelo, monje capuchino, visitó la congregación en Limpias y escribió una historia que contenía la siguiente declaración: «El rostro muestra una expresión vívida de dolor, el cuerpo se decolora como si hubiera pestañas crueles y completamente bañado en sudor».

El pastor Incío, de Gijón, dice que visitó Limpias el 4 de agosto de 1919. A su llegada, se unió a un grupo de peregrinos que en ese momento presenciaron el milagro. Había entre 30 y 40 personas, otros dos sacerdotes, 10 marineros y una mujer que seguían llorando. El padre Incio escribió:

Cuando llegué, miré a nuestro Señor como si estuviera vivo. Más tarde su cabeza retuvo su posición habitual y su contorno era la expresión natural, pero sus ojos estaban llenos de vida y miraban en diferentes direcciones.

En un momento, su mirada se centró en los marineros que había observado durante mucho tiempo, y luego miró con cansancio hacia la sacristía durante un tiempo. En este momento, sucede el momento más conmovedor de todos:

Jesús enfoca sus ojos en todos nosotros, pero de una manera tan dulce, tan suave, tan expresiva, tan amorosa y divina, que todos los presentes allí cayeron de rodillas, lloramos y adoramos a Cristo.

Nuestro Señor continuó tocándose los ojos y los párpados, que brillaban como si estuvieran llenos de lágrimas y movió sus labios suavemente como si estuviera diciendo algo o rezando.

Al mismo tiempo, la mujer que mencioné anteriormente estaba a mi lado y vio al Maestro tratando de mover sus brazos y luchar para relajarlos desde la cruz. «El testimonio de esto nos dijo que eran 3 sacerdotes, 10 marineros y la mujer.

«Todos los presentes vieron el rostro del Santo Cristo aún más triste. Su boca también estaba más abierta que de costumbre, su mirada se fijaron sutilmente en ellos y luego en dirección a la sacristía. Sus gestos al mismo tiempo expresaban a un hombre luchando por sobrevivir».

El 24 de diciembre de 1919, en compañía de un grupo de personas, el Padre confesor de la Iglesia del Pilar en Zaragoza, Don Manual Cubi, vio morir al Santo Cristo; «Nuestro Señor trató de soltar la cruz con movimientos violentos y espasmódicos, luego levantó la cabeza, movió los ojos y cerró la boca.

A veces podía ver su lengua y dientes. En aproximadamente media hora nos mostró cuánto le había costado nuestra salvación y cuánto había sufrido por nosotros al abandonar la cruz.

Milagros de curaciones y reconocimiento oficial de la iglesia

Las manifestaciones milagrosas del Santo Cristo no fueron las únicas informadas; también ha habido muchas curaciones milagrosas. En julio de 1920, había más de 1,000 médicos certificados por médicos.

Muy pocas de estas curaciones tuvieron lugar en Limpias, más bien cuando los peregrinos regresaron a casa e hicieron contacto con objetos que tocaron la crucifixión.

El obispo de Santander, la fundación a la que pertenece Limpias, introdujo el proceso canónico el 20 de julio de 1920. Un año y un día después, se dio una violación plenaria por un período de siete años a todos los creyentes que visitaron la Santa Cruz.

El papa Nuncio visitó Limpias en septiembre de 1921. Rezó frente a la crucifixión y la examinó desde todos los ángulos. Nuncio les dijo al clero y a los nativos que la imagen lo había impresionado profundamente y los honró por haber sido elegidos para que el maestro se revelara a través de esta imagen en su iglesia.

Las manifestaciones públicas cesaron por completo varios años después. Una guerra nacional en el medio parecía dejar al santo Cristo de Limpias en el olvido, pero la dedicación nacida del calor de algunos eventos obviamente increíbles aún permanece.

Sorprendente, hay en cualquier momento, tanto turistas como peregrinos que continúan atraídos por la fama de las maravillas y la belleza en el desafío sagrado.

En la actualidad, los Padres de Paules son responsables de la Parroquia / Santuario, que trata de seguir a sus predecesores y valiosos sacerdotes seculares. Además de la vida ordinaria de la congregación, siempre busca promover el culto al Cristo bendito.

Los milagros del Cristo de Limpias en Cochabamba

Todo comenzó hace 19 años, en la residencia de los Arvelos, que habían comprado la imagen del Cristo de Limpias para honrarlo en su casa, en el área de San Pedro, experimentó un fenómeno extraordinario.

La imagen irradiaba lágrimas y corrientes de sangre que salían a través de grietas en los ojos y la frente, con los años y los milagros, aumenta el número de creyentes que lo visitan.

Estos milagros han llegado a los oídos del mundo, por eso los extranjeros vienen de diferentes países para visitar la capilla de Cristo.

Después de este «milagro» para muchos y «una cosa del diablo» o «un engaño» para otros, los testimonios se dan cuenta de que Cristo, llorando, como también se le conoce, «ha recuperado la salud».

Hay cientos de documentos que llegaron a la iglesia, donde las personas afirman que se les ha confiado este Cristo y, por ejemplo, curado de cáncer. Incluso la medicina no pudo explicar este fenómeno, pero los creyentes ahora están sanos.

El algodón que es «bendecido» por Cristo y empapado en agua bendita sería la clave. Y es que aquellos que llegan a la capilla usan una pieza de este material o un pañuelo y realizan algún tipo de ritual antes de pedir el «milagro».

UN RITUAL: La persona a cargo de la Capilla Angie es la que se comunica con los visitantes y les pregunta sobre el propósito de su visita y la necesidad de tomar las «lágrimas y sangre» de Cristo y el agua bendita, «Por salud», dice Daysi, una mujer con su hijo en brazos.

«Ayúdelo Señor», reza suavemente la mujer mientras pasa el algodón a la cara de Cristo, en un cristal protector, y luego a través del envase donde se almacena la imagen y luego lo sumerge en agua. Cuando lo toma en sus manos, inmediatamente lo pasa por la frente y el cuerpo de su hijo de un mes y va a rezar.

Al igual que ella, al menos 200 personas en los días de visita llegan a la capilla para pedir su «milagro». Algunos días, principalmente cerca de su fiesta, en mayo las filas son largas y los visitantes se arrodillan o en una silla de ruedas. Pero también hay quienes te agradecerán por «salvar tu vida».

AGRADECIMIENTO: La persona a cargo recordó que una mujer de pollera de La Paz llegó con miles de flores para decorar la capilla y una banda de mariachis interpretando algunas canciones en el acto.

La mujer dijo que tenía cáncer de médula espinal y tuvo que someterse a una cirugía, pero después de visitar a Cristo de Limpias y pedirle ayuda, se curó. Los médicos interrumpieron la operación y desde entonces está sana.

La expresión de gratitud es diferente, una gran cantidad de personas deja pequeñas placas con sus nombres y frases de amor y devoción, «Todo está permitido si vienen con fe», dice la persona a cargo.

Todo comenzó cuando la Sra. Silvia Arévalo, que laboraba como aeromoza en 1995, fue a una tienda para obtener la imagen de la Virgen María, pero al no hallarla, le llamo la atención una figura que representaba de Jesús (Señor de Limpias) y la compró.

Un busto de Jesús de unos 30 centímetros tiene una corona de torre que mira hacia el cielo y lleva un manto. La cara se asemeja a una imagen encontrada en España, en una región llamada Limpias (Santander).

Después de la adquisición, se demostró que tenía una especie de agua que se le cayó de la cara, se pensó que eran gotas de agua que cayeron mientras regaba algunas plantas. El 2 de abril de ese año se descubrió que tenía sangre en la cara y ya no podía explicar lo que estaba sucediendo.

El sacerdote jesuita, doctor en bioética y profesor de filosofía en la Universidad Católica Boliviana de Cochabamba, Miguel Manzanera, ha participado en la comisión que emitió un informe parcial, luego de un estudio de la imagen de Cristo realizado por Limpias. Se refirió a su experiencia y a lo que la Iglesia hace al respecto.

Se tomo en cuenta la investigación del Dr. Ricardo Castañón, quien encontró hemoglobina y las muestras que envió a los Estados Unidos, indicó que la sangre humana cayó de Cristo en la cara de Limpia. El arzobispo convocó una comisión teológica y en 1997 se envió un informe a Roma.

El arzobispo Tito Solari formó una nueva comisión con los obispos Oruro, Aiquile y él mismo, y solicitó la cooperación de un padre polaco para buscar una evaluación más precisa y cómo se interpretaría este hecho. Ese informe se presentaría en abril de 2015.

También se analizó una teoría parapsicológica, que decía que el propietario tenía los poderes o facultades para convertir su sangre en energía y transferirla a la imagen y materializarla nuevamente. Finalmente, se dijo que fue un engaño del diablo y que la imagen fue destruida.

Una comisión de cuatro sacerdotes determinó que había un fenómeno inexplicable debido a causas naturales, donde Dios requiere el arrepentimiento del corazón y el llanto porque hay mucho pecado.

El obispo de ese momento, René Fernández, emitió un decreto que daba permiso para honrar la imagen, lo que causó problemas para que la familia y el párroco la tuvieran. Luego se recomendó no manipularlo mucho.

Oración

Mi Señor Jesucristo, por el dolor que sentiste en el dolor en el hombro donde llevabas la cruz pesada, por el dolor que sentiste en tu espalda, donde recibiste los látigos que cuando te quitaste la túnica, tu piel se aflojó y debido al dolor que sentías en tus pies y manos delgadas y por el dolor en tu costado.

Por el dolor que sentías al sentarte en la corona de las torres y por la sangre que derramabas y por el dolor que tu santa madre sentida al pie de la cruz, cuando te viste morir, te pido la paz del mundo, la salvación de las almas y dame la gracia que te pido (realizar la petición) (Ore también por todos los que meditan sobre el sufrimiento y la muerte de nuestro Señor Jesucristo y lo siguen con la cruz)

Meditación

Recuerda que Jesucristo está con los brazos abiertos esperando que el alma arrepentida salga con todos tus pecados; hacer una buena confesión a la luz de las enseñanzas de la iglesia y el municipio. No lo dejes hasta mañana, será tarde.

Escuche al menos mucho los domingos y días de preceptos y ame a su prójimo como a usted mismo, si tiene hijos, enséñeles a amar a Dios sobre todo, y estará en el camino de la felicidad. Sé el apóstol de Jesucristo al propagar que todos los que carecen de bautismo, comunión o confirmación lo reciben. Matrimonio encontrado en la iglesia. Todos debemos tener nuestras almas listas.

Ahora te invito a visitar para que te sirvan de mucha utilidad y ampliar conocimiento por ejemplo:

(Visited 1.255 times, 1 visits today)

Deja un comentario