Conozca todo sobre el Cristianismo Protestante

En toda agrupación de carácter social siempre existen las desviaciones de sus directrices, de sus principios fundamentales o diferentes interpretaciones que hagan de ellos sus miembros. De allí que surgen diferentes instituciones, que tienen un origen común. En lo que respecta a la religión cristiana también ha sucedido así, donde se dio paso al cristianismo protestante, por una serie de observaciones que se le hacía a la iglesia de entonces.

Cristianismo Protestante

Cristianismo Protestante Luterano

El padre del cristianismo protestante fue el teólogo y fraile católico, Martín Lutero, nacido el 10 de noviembre de 1483, en Alemania, el cual inició e impulsó la reforma religiosa en Alemania y en cuyas sabidurías se infundieron la Reforma Protestante y la doctrina teológica y cultural llamada luteranismo. Fue bautizado católico al día posterior a su nacimiento.

Se incorporó a un monasterio agustino católico en año de 1505, y fue ordenado sacerdote católico en 1507.

El protestantismo es una corriente cristiana surgida en el siglo XVI, a raíz de la Reforma protestante de Martín Lutero. El vocablo es usado especialmente para remitirse a los grupos que se alejaron de la Iglesia Católica Romana motivados por la reforma. El reformador religioso Martín Lutero apresuró la reforma protestante al divulgar en 1517 sus 95 tesis acusando las indulgencias y los abusos de la Iglesia católica.

El nombre “protestantes” se empieza a usar para referir a los seguidores de las doctrinas de Lutero. Se les denominó de esta manera porque en la Dieta de Espira (asamblea política y legislativa), llamada por el emperador Carlos V, se acordó que el luteranismo no podía propagarse fuera de Alemania.

Los líderes luteranos de la dieta desaprobaron  el referido edicto; y por esa causa les fue impuesto el calificativo de protestantes, que se usó luego de los luteranos, para llamar a todos cuantos seguían el movimiento reformista.

Reforma Protestante

Fue un movimiento reformador que comenzó en Alemania, dirigido por el monje alemán Martín Lutero, el cual publicó 95 Tesis, donde reprochaba la venta de indulgencias, como una manifestación contra los dogmas de la Iglesia Católica Apostólica Romana. Prontamente este movimiento que se oponía a varias creencias del cristianismo, se propagó por diversos países de Europa, adoptando en muchos de ellos la apariencia de un movimiento político, económico y social.

Cristianismo Protestante

Causas de la Reforma Protesatante

Se desarrollaban en la sociedad alemana y de otros países, ciertos factores que confluyeron para propiciar un cambio dentro de las estructuras eclesiásticas, algunos de los cuales se presentan a continuación.

La corrupción del Clero

Numerosos autores se encuentran de acuerdo en sustentar que la situación de corrupción e ignorancia dentro del clero católico, fue la razón principal de la Reforma. Ciertamente, a inicios del siglo XVI, la iglesia enfrenta una difícil situación ocasionada, justamente, como resultado de la conducta perdida de una porción de los eclesiásticos los cuales, dejando de lado su condición, actuaban fuera de las instrucciones religiosas.

La difusión de la Biblia

Por el surgimiento de novedosos inventos como la imprenta y el papel, fue factible la propagación de la Biblia, el libro Sagrado que compila los Evangelios, fuente de la palabra de Dios. El bajo costo y su sencilla lectura ayudaron a su difusión. Desde 1457, hasta 1518, emergieron a la luz más de cuatrocientas impresiones de la Biblia, y los Evangelios fueron convertidos del griego, que era su versión original, por los sabios humanistas.

El Humanismo y el Renacimiento

La incidencia del Humanismo y la propagación de la Biblia, motivaron las críticas a los ideales religiosas sostenidos por la Iglesia; se evidenciaba una clara contradicción entre las instrucciones de los Libros Santos y el comportamiento del clero; llegando a la conclusión de que cada fiel podía descifrar el contenido bíblico de acuerdo a su particular conciencia (libre examen), sin la mediación de la Iglesia Católica.

Cristianismo Protestante

La incidencia de la imprenta y el adelanto de la educación colocaban a la Biblia a la mano de todos, difundiendo el convencimiento de que la sanación del alma, y el perdón de los pecados podían buscarse con solamente respetar correctamente los principio de la Sagrada Escritura.

El Renacimiento, con su pensamiento crítico, trajo consigo el cuestionamiento de las enseñanzas y prácticas de la Iglesia, cotejándose valores humanistas con la teología escolástica medieval. Con la venida de la imprenta como nuevo factor propagador, los ideales de los reformadores se propagaron con apresuradamente. Igualmente, fue concluyente el desarrollo de las ciudades y de su factor intelectual, la universidad, de donde surgiría la Reforma.

Programa reformador

Los importantes reformadores, de extensa cultura teológica y humanista, se asumían a sí mismos creyentes cristianos que anhelaban volver a los dogmas apostólicas y a modernizar la iglesia cristiana en práctica y doctrina.

Dentro de sus representantes más significativos destacan Juan Calvino, quien se formó en la Sorbona y su progenitor laboraba con un obispo; Martín Lutero era monje y docente universitario de la Biblia; Zuinglio era humanista y sacerdote.

Según el programa de los humanistas, investigaron en documentos de la antigüedad cristiana los fundamentos para una renovación. Analizaron la Biblia y a los Padres de la Iglesia (principalmente a San Agustín), descifrando una visión de la fe y una doctrina más bíblica y cristocéntrica, desestimando, por otro parte, toda la tradición cultural y religiosa acumulada por la iglesia desde los incipientes siglos.

Cristianismo Protestante

Doctrinas protestantes

Si bien no existen doctrinas protestantes similares, las doctrinas de “sola scriptura, sola fide y sola gratia” son creencias compartidas. “Sola scriptura” sustenta que la Biblia ―en lugar de las tradiciones o las interpretaciones eclesiásticas― es la fuente final de autoridad para todos los cristianos.

La doctrina “Sola fide” sostiene que la salvación procede solo por la fe en Jesucristo, y no mediante las buenas obras. “Sola gratia” sustenta que la salvación del creyente no estriba en su esfuerzo, sino solamente por la misericordia de Dios (que se logra mediante el empeño del creyente).

Las iglesias protestantes regularmente refutan las doctrinas católicas y ortodoxas de la sucesión apostólica; teoría que los papas han impuesto como ley, la cual sostiene que el papa es el delegado de Dios en la Tierra, y el ministerio sacramental del clero, el cual posibilita que los sacerdotes dirijan únicamente los sacramentos.

Existen tres importantes lemas dentro del protestantismo: solo Dios, solo la escritura y solo la gracia. Por ello, de acuerdo a esta fe, Dios solamente se manifiesta mediante la escritura, no encargando en instituciones; la iglesia no poseería una autoridad santificada ni sería indudable; e igualmente, nadie debería ser factor de veneración, ni los santos, ni la virgen María, etc.

En cuanto a los sacerdotes, estos pregonan y dirigen sacramentos, pudiendo ser seleccionados por la congregación. Igualmente, se pueden casar a diferencia de lo que sucede en la Iglesia católica y ortodoxa. Son, por tanto, iglesias más colegiales que jerárquicas.

Dentro de estas iglesias podemos destacar las siguientes:

  • La Iglesia anglicana: su origen se ubica en Inglaterra, en el siglo XVI, con la ruptura con Roma en tiempo de la Reforma protagonizada por Enrique VIII. Son iglesias en comunión con el arzobispo de Canterbury y tienen una importante influencia de su pasado católico, aunque rechazan la autoridad del Papa.
  • La Iglesia luterana: conformada por los seguidores del reformador Lutero, el cual predicó regresar a las enseñanzas de la Biblia y el Evangelio en su trato con cualquier problema doctrinal. Es una institución que solo acepta tres sacramentos, bautismo cristiano, penitencia y eucaristía, y rechaza el valor del celibato. Su organización de gobierno es a través de una asamblea presidida por un superintendente general.
  • Iglesias presbiterianas: se las llama igualmente reformadas. Estas iglesias son seguidoras de los principios de Calvino. Como protestantes, los presbiterianos conceden mucha importancia a la autoridad de la Biblia. Estos miembros son dirigidos por presbíteros y cónclaves de ministros. Sus prácticas de culto son muy sencillas, donde se utiliza la predicación y lectura de la Biblia, los cantos de salmos e himnos.

  • Iglesias bautistas: semejante a las otras iglesias reformadas, son rigurosos seguidores de la Biblia, y destacan por su negativa al bautismo de los niños, ya que éste debe ser profesado solamente por personas adultas.
  • Cuáqueros: se identifican por el desarrollo del culto en silencio, sin guía espiritual, credo religioso o ritual, negándose a los sacramentos e impulsando la acción social y la autonomía de la persona ante los gobiernos.
  • Metodistas: se trata de una agrupación que se origina en el siglo XVIII en el seno del anglicanismo, y la cual presenta una visión de la Biblia flexible, donde cada creyente hace su propia interpretación. Sus iglesias se disponen en circuitos y distritos, con un gobierno estructurado por una conferencia de ministros y de representantes de los miembros, y un culto muy independiente.
  • Iglesias pentecostales: poseen una específica fe en la acción directa del Espíritu Santo y una cierta tendencia ecumenica, en vista de que todos los grupos se llaman solamente cristianos.

  • Evangelistas: tienen sus raíces en el metodismo inglés, la iglesia de Moravia y el pietismo luterano, asimismo en las iglesias que son fruto de las misiones de fe estadounidenses, país en el cual es una corriente de mucha importancia. Los evangelistas conceden un particular valor al compromiso individual con Cristo y a los documentos sagrados.
  • Testigos de Jehová: se trata de una iglesia instituida en EEUU por el líder religioso Charles Taze Russell, en el siglo XIX, que procede del protestantismo de esa nación, con unas características muy definidas: no creen en la vida del más allá ni en el infierno, indicando que las personas que han fallecido vivirán de nuevo cuando Dios las reviva.

Presentan un sólido monoteísmo, no admitiendo la idea católica del Dios de la trinidad, ni en la condición de santa de la Virgen; y conservan un extremado puritanismo sexual.

(Visited 67 times, 1 visits today)

Deja un comentario