Al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios

Este artículo lo abrimos con una de las frases breves  de  Jesús que han dejado una huella en la historia y en el lenguaje del hombre, esta es “Al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios” vamos  a informarte su origen, en que momento de la historia se usó y  porque  esta expresión es el principio de ver a la religión y la política separadas.

Al César lo que es  del César 

En un escenario de un alto conflicto en  contra de  Jesús, los fariseos, hostiles a la ocupación romana, se unieron con los herodianos, con el mismo objetivo,no  le hacen a Jesús  una pregunta sincera, sino capciosa. Eso sí, en una forma aparentemente humilde y previa una  “captatio benevolentiae”:

Maestro, sabemos que eres sincero y que enseñas con toda fidelidad el camino de Dios, sin tener en cuenta la condición de las personas”. He aquí la pregunta: “¿Es lícito pagar impuestos al César?” Si respondía que sí, lo podían acusar de agregado de los romanos y  podrá el pueblo enemistarse.  Si respondía  que no, podía ser acusado de discrepar con las  autoridades romanas.

Ante estas circunstancias Jesucristo prefirió usar la expresión Al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios, así de una forma inteligente se zafó de la trampa tendida por los fariseos de ese entonces.

Zona teocrática

En este articulo que estamos analizando la frase de Jesús, los pertenecientes , a la  fracción  del grupo de Herodes, se mantenían con una relación en armonía con la autoridad romana. Su alineamiento coyuntural con los fariseos para confundir a Jesús, se explica por el hecho de que Herodes Agripa mandó a decapitar a San Juan Bautista, seguidor  del Mesías. En el caso de  dar una respuesta afirmativa en la cual era obligatorio pagar el impuesto, estaría repudiando la condicion teocrático  de Israel (gobernado por Dios) y sometidos a Roma,

Una respuesta de Jesús, que les permitiese obligarlo  con la autoridad romana, ciertamente los animaría.  Por su parte, los gobernantes de la nación aceptaban de hecho la dominación romana, que los protegía contra los tiranos  de  Herodes. Por eso, usaban en su nación las monedas romanas, exponiendo de ese modo que reconocían el dominio de César sobre ellos.

Para un pueblo como lo era Israel teocrática, no era el estado ideal, pero era una situación de estado deformado, cuyo desenlace  ellos precisaban asumir. Como esas fruto se situaba en esa territorio donde  circulaba la moneda con efigie de  César, no obligaban  en su esencia la reinvindicación de una región de esa  naturaleza.

Las obligaciones para con el César eran en tiempo determinado; las obligaciones para con Dios eran inmateriales, la ofrenda no puede ser una obligación impuesta; tampoco se puede hacer esperando una retribución, sino que acontece voluntariamente y con fe, por agradecimiento y amor.

En este orden de  ideas,  como todos sabemos  la opresión romana en Israel venía del tiempo de los Macabeos se dice que son antes de Cristo, 150 años atrás , cuando los propios judíos pidieron ayuda y la custodia de parte  de los romanos contra los enemigos que los asediaban por diferentes sitios.   Fue una alianza quue se  dio en muchas oportunidade.

Tras su entrada en Jerusalén, durante sus debates con los sacerdotes más importantes, los escribas y los abuelos,​ Jesucristo eludió la trampa retórica que le habían tendido entre los fariseos y los herodianos​ al preguntarle si era legal para los judíos pagar el tributo a las autoridades romanas, a través de  este recurso:

Al replicar que se trataba de César, Jesucristo replicó: Dad pues a César lo que es de César y a Dios lo que es de Dios Información escrita  en griego y en latin , como lo veremos más adelante:

(Ἀπόδοτε οὖν τὰ Καίσαρος Καίσαρι καὶ τὰ τοῦ Θεοῦ τῷ Θεῷ en el griego bíblico y Reddite ergo, quae sunt Caesaris, Caesari et, quae sunt Dei, Deo en el latín de la Vulgata)

En la biblia esta descrito de  la siguiente forma

Mateo 22, 15-21

15 Los fariseos se reunieron entonces para sorprender a Jesús en alguna de sus afirmaciones.

16 Y le enviaron a varios discípulos con unos herodianos, para decirle: «Maestro, sabemos que eres sincero y que enseñas con toda fidelidad el camino de Dios, sin tener en cuenta la condición de las personas, porque tú no te fijas en la categoría de nadie.

17 Dinos qué te parece: ¿Está permitido pagar el impuesto al César o no?».

18 Pero Jesús, conociendo su malicia, les dijo: «Hipócritas, ¿por qué me tienden una trampa?

19 Muéstrenme la moneda con que pagan el impuesto». Ellos le presentaron un denario.

20 Y él les preguntó: «¿De quién es esta figura y esta inscripción?».

21 Le respondieron: «Del César». Jesús les dijo: «Den al César lo que es del César, y a Dios, lo que es de Dios».

“Den al César lo que es del César, y a Dios, lo que es de Dios”

Cómo se escribe en párrafos anteriores, Jesús, realizó una separación de  lo divino y lo terrenal, con está frase, se separa la política, de toda deidad, hablamos en este articulo del Cesar representado por Tiberio el cual  quiere cobrar impuesto le hacen a JesúsCristo una pregunta de  agilidad mental los aliados de Herodes y Jesús de una forma muy aguda da una respuesta que permite dividir lo espiritual de lo sagrado, sin molestar al pueblo de Israel y mucho menos los gobernantes de turno.Así coloca a cada quien es su lugar.

Se identifica la histórica definición de equidad, recomendada por Aristóteles (384-322 AC), filósofo griego, y reiniciada por Ulpiano (h 170-228), jurista romano, y Justiniano I (483-565), autorizado por el Imperio Romano de Oriente, que manifestaba, de otra forma: “darle a cada uno lo que le corresponde”. 

Por entonces, el César era Tiberio, la más alta autoridad del emporio Romano. Hoy recita que deben distinguirse adecuadamente elementos de diferentes naturaleza y, en su uso más habitual, que deben discriminarse con exactitud las cosas, según la competencia de las personas relacionadas.

A continuación explicación del tema por el presbítero Joel. 

 Como un gobierno dirigido por Dios en toda la tierra por medio  de su pueblo. Ahora en cambio, la palabra de Cristo devela un reino de Dios que está en el mundo pero celestial, que camina en una longitud de onda diferente y que, por ello, logra convivir  con cualquier otro régimen, sea de tipo sagrado o “civil”.

Se revelan así dos tipos  de soberanía de Dios en el mundo: la “soberanía espiritual” que constituye el reino de Dios y que ejerce linealmente en Cristo, y la “soberanía temporal” o política, que el Gran Padre ejerce de forma no lineal, confiá la libre elección de los individuos y al juego de las segundas causas.

César y Teo, sin embargo, no están al mismo nivel, porque también César se  subordina a Dios y debe rendirle cuentas. “Dad a César lo que es de César” significa, por tanto: “Dad a César lo que ‘Dios desea’ que le sea dado a César”. Dios es el soberano de todos, incluyendo a César.

No estamos divididos entre dos pertenencias, no estamos obligados a servir “a dos deidades”. El cristiano es libre de obedecer al Estado, pero también de resistir al Estado cuando éste manifiesta contra Dios y la obediencia a sus mandatos. En este caso, no vale invocar el principio del orden ejercido por los superiores, como suelen hacer ante los tribunales los responsables de crímenes.

En todo caso la obediencia a las leyes de Dios debe ser absoluta, sin preguntas ni dudas, mientras que la autoridad del hombre puede ser cuestionada cuando es inmoral y nos perjudica como personas. por otra parte, es propicio hacer valer nuestro derechos ante la opresión que quieran hacernos los gobernantes.

En primera fase quién escribió estas conclusiones  prácticas de esta instrucción de Cristo fue San Pablo. Redactó: “Sométanse todos a las autoridades constituidas, pues no hay autoridad que no provenga de Dios, y las que existen, por Dios han sido constituidas.

De modo que, quien se opone a la autoridad, se rebela contra el orden divino. Por eso precisamente pagáis los impuestos, porque son funcionarios de Dios, ocupados asiduamente en ese oficio” (Rom 13, 1 ss.). Pagar espantablemente los impuestos para un cristiano (igualmente para toda persona honrada) es un deber de justicia y por tanto un deber de conciencia

Cancelando impuesto garantiza el orden, el comercio y todos los demás servicios, el Estado da al ciudadano un beneficio por lo que tiene derecho a una partida, precisamente para poder seguir dando estos servicios.

Estas conclusiones a las que llegaron los discípulos romanos era un deber de justicia y por tanto un deber de conciencia. Garantizando todos los demás servicios.La evasión fiscal, cuando alcanza ciertas proporciones, nos recuerda el Catecismo de la Iglesia Católica, es un pecado mortal, idéntico al de cualquier robo grave.

Es un robo hecho no al “país” sino a la comunidad, es decir, a todo el pueblo. Esto implica que naturalmente  el Estado  debe ser justo y equitativo cuando impone las tasas para los impuestos.La colaboración de los cristianos en la edificación de una sociedad justa y pacífica no se logra solo con pagar los impuestos; debe ampliarse también a la protección de valores comunes, como la familia, la amparo de la vida y la fraternidad con los más débiles.  

Hay también otro ámbito en el que los cristianos deberían dar una contribución más grande a la política. No tiene tanto que ver con la capacidad como con los métodos, el estilo. Es necesario desimponer el clima de contienda permanente, procurar mayor respeto, compostura y dignidad en las relaciones entre fracciones. 

Para concluir con este artículo que versa sobre la frase pronunciada por Cristo “Al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios” ,podemos contextualizar  la  advertencia de  Nuestro Señor Jesucristo en una circunstancia comparable: Encontrar  primero el bien de  Dios y su justicia, así todo lo demás se les  otorgara por añadidura. No tienen que temer, hermanos  cristianos, porque ha sido del agrado de vuestro Padre darles su reino. 

Así concluimos este popular dicho de  nuestros tiempos y te recomendamos visitar los siguientes enlaces que guardan relación con temas propios del cristianismo:

 

La justicia de Dios y su perfección en la Biblia

Padre perdonalos porque no saben lo que hacen

Salmo 103 explicación de la Bondad de Dios

(Visited 20 times, 1 visits today)

Deja un comentario