Conoce las mejores reflexiones sobre el día del niño

Lo más importante en cualquier sociedad, resultan ser los niños. Seres que estamos formando, y de los cuales somos responsables, en cuanto a la conformación de una futura sociedad. Teniendo en cuenta que, hasta el futuro de la humanidad está en nuestras manos, es por lo que vamos a realizar algunas Reflexiones sobre el día del Niño. Te invito a continuar leyendo, de seguro que te va a interesar. No te lo pierdas.

Reflexiones del día del niño

Reflexiones del día del niño: El niño de tu corazón

El hablar acerca de las reflexiones del día del niño y sobre la niñez, se trata de hacer el pronunciamiento de lo que fuimos en algún momento de nuestras vidas. Son muchos los que añoran su época de la infancia, tal como una privilegiada etapa, en cuanto a la historia de cada persona. Inclusive algunos guardan en su memoria todo lo que han vivido a pesar de los años que hayan pasado.

En otros casos, solamente se recuerdan evocaciones de reminiscencias que son algo vagas. Así mismo, algunos hacen el esfuerzo por no hacer la idealización de aquellos años primeros de su vida, debido a que no siempre se produjo gozo de aquello que deseablemente es esperado por todo niño. Por una gran cantidad de razones, que pueden ser:

  • Personales.
  • Familiares.
  • Sociales.

Igualmente, la niñez, como cualquier otro ciclo humano, es posible que sea una dura etapa. Lo cierto, es que más allá de lo que son condiciones en las cuales ha sido vivida propiamente la niñez, se encuentra caracterizada, mas bien, en lo que es cualquier otra etapa que la subsigue, mediante la “ley del crecimiento continuo”. Asimismo, en la niñez, procedemos a desarrollarnos cerca de un 70% de lo que se crece en el resto de la vida. Tal como es afirmado por la:

  • Psicología.
  • Psiquiatría.
  • Psicopedagogía.
  • Otras disciplinas afines.

Así es que, haciendo reflexiones del día del niño, la infancia se trata de más bien de la matriz extra uterina, la cual nos contiene, y es en la que pasamos a desenvolvernos, en nuestros años de inicio de existencia.

Se convierte como una cera maleable, siendo que en ella quedan grabadas todas aquellas impresiones, las cuales van a quedar ubicadas en lo más profundo de nuestra psiquis.

Reflexiones del día del niño

Así que, es posible compararse con un rompecabezas, en donde van a irse articulando una cantidad de piezas. Las mismas van a ir construyendo nuestra identidad, así como el perfil de nuestra personalidad.

De cualquiera de las etapas humanas, la que corresponde a la infancia, es aquella que se consolida como la más determinante, de todo aquel proceso que vendrá posteriormente en nuestra vida. Siendo que nuestro crecimiento, se genera:

  • Físicamente.
  • Biológicamente.
  • Psicológicamente.
  • Afectivamente.

Lo cual es en un gran porcentaje, ulterior a nuestro desarrollo.

Hagamos algunas Reflexiones del día del niño

Durante la niñez, hacemos reflexiones para niños, nos abocamos a lo que es la gran tarea, que corresponde al descubrimiento y la exploración, de lo que conforma la realidad de la vida que nos está rodeando.

Asimismo, nos autoconocemos de forma permanente, y damos comienzo a lo que es la socialización, con el resto de las personas. Procedemos pues, a insertarnos dentro de una familia, y en el circuito de otras relaciones.

Ahora no somos ya niños, pero, en algún momento de la vida si lo fuimos. Siendo que al evocar la niñez y recordar esos momentos en los cuales fuimos niños, es posible despertar aquellas emociones, tales como:

  • Alegría.
  • Nostalgia.
  • Agradecimiento.
  • Felicidad.

Y tal vez tengamos, algunos recuerdos que nos llenen de sensaciones, que no logren ser tan positivas.

Así pues, que al momento de conectarte con ese niño que fuiste, ese que tiene grabada tu historia y también tu nombre, ¿qué imagen es la que te viene?, ¿cuál es el retrato en el cual te reconoces y te ves?, ¿de que lugares te acuerdas?, ¿cuáles son los olores que te resultan familiares?, ¿qué paisajes te vienen a la mente? Y las anécdotas ¿las recuerdas?

El Paraíso Perdido

Para quienes ya son adultos, lo que es la niñez, resulta como si fuera el paraíso perdido de nuestra vida propiamente. Es necesario que demos con él, en todo lo largo de nuestra vida. Siendo que, en ocasiones, lo que deseamos es precisamente regresar a ella, sin embargo, nos hemos olvidado del camino, y no tenemos quien nos pueda servir de guía hasta el mismo.

Se pudiera decir, que se trata de una metáfora la niñez, de lo que es la esencia correspondiente a nuestra condición de humanos. Siendo que no se queda precisamente en nuestro pasado, sino que más bien surge en el horizonte de lo que es nuestro futuro. Como si fuera, un punto correspondiente al itinerario personal, al cual se debe llegar.

Así es que en el transcurrir de la vida, nos vamos perdiendo de todas aquellas características correspondientes a la niñez, dentro de las que figuran, entre otras:

  • Confianza en los demás.
  • Inocencia.
  • Ingenuidad.
  • Capacidad para jugar y soñar.
  • Iniciativa.
  • Imaginación.
  • Creatividad.
  • Alegría.
  • Comenzar algo nuevo siempre.
  • Conocer las cosas.
  • Preguntar sin avergonzarnos.
  • Ser afectivos.
  • Expresarnos sin condicionamientos.
  • Ser espontáneos.
  • Frescos.
  • Ocurrentes.
  • Risueños.
  • Simpáticos.
  • Tímidos en ocasiones.
  • Expresivos sin condicionamientos.
  • Alegres.

Entre muchas tantas cosas buenas más. Siendo que dichas condiciones, lastimosamente, las vamos perdiendo y olvidando, en el transcurso de nuestro crecimiento. Tal como si se tratase de una erosión, las cual la vida se encarga de desgastar. Así es como nos va endureciendo, y nos pone ponemos entonces, entre otras muchas cosas:

  • Fríos.
  • Calculadores.
  • Serios.
  • Precavidos.
  • Desconfiados.
  • Ofensivos.

Luego, al momento en el cual somos maduros y nos percatamos de que tenemos que lograr desaprender ciertos aprendizajes adquiridos, que no son los más adecuados. Entonces llega la vejez, la cual nos trae entonces al calendario personal, aquel esperado reencuentro con nuestra infancia.

Así es que la vida, tiene un comienzo con lo que es una primera infancia, y al final de la misma, llega la segunda infancia. Al tiempo que se arriba a la vejez o la senectud, se llega a lo que es la última infancia. Puesto que volvemos entonces a lo que es esencial, de la vida, y se deja de trabajar, para comenzar a disfrutar.

Siendo que entonces, comenzamos a gozar de aquellas cosas que son simples de la vida. Así como también de los afectos que son sencillos, y que perduran en el tiempo.

Y nos permitimos tiempos que son gratuitos, retornamos a jugar, pero ahora con la vida, como lo era al principio, despreocupados de peso y las cargas. Esas que se fueron sumando y se acumularon, en todo lo largo del camino de la vida.

Es necesario recordar cómo era, cómo se sentía y se veía aquel mundo, de ese niño que fuimos alguna vez. Ir en pos de la reconquista de ese niño perdido. Haciendo reflexiones del día del niño.

Siendo que hay que estar claros, de que no significa que se sea inmaduro o incompleto. Sino de hacer un reencuentro, con lo que es nuestra propia esencia, con lo que es más genuino de nosotros mismos. El cual se nos quedó perdido u olvidado en el camino.

Entonces pues, la vida se trata del camino, el cual queda trazado, entre lo que es una infancia y la otra. Entre lo que fue la primera y la segunda infancia. Luego entonces, existe aún una última infancia, la cual nos está esperando, y es la que nos reconcilia, con todo el resto de nuestra vida.

Siendo que tiene guardada, todas aquellas esperanzas, y las deudas que nos quedaron pendientes en el camino. Y las cuales vuelven a ser, las posibles realizaciones para nosotros. Debido a que todo, puede ser posible de una manera diferente.

Así que ven, sal de ti mismo, sal afuera, y llégate hasta la casa donde guardas a tu infancia. Quítate los zapatos, pisa la hierba, corre, siente como la brisa te recorre el cuerpo, como roza tu cara.

Anda coloca los pies en el agua del río, transparente y cálida. Juega con las luces y las sombras, baila al son de esa música, que sale desde dentro de ti. Escucha tu propia canción, y abre tus brazos al sol, ¡te imaginas a dónde podrías llegar si tuvieras alas!

El final de cada cuento

En todos los cuentos infantiles, no siempre se termina con un final feliz, como tampoco lo es en la vida misma. Sabemos que no todas las historias, van a terminar bien o son muy alegres, en algunos casos resultan ser bien dramáticas. Hay historias en las cuales, a veces las lágrimas de algunas personas, pasan a convertirse en la luz de otras.

Mucho de nuestro comportamiento, se encuentra muy ceñido a los que es la ética y los valores, por eso te invito, a descubrir la definición y ética de los actos humanos, que nos llevan a practicar en nuestro diario vivir, aquello que es más indicado, según la moral y la ética.

Infancias robadas

En este mundo de la globalización, en el cual estamos viviendo ahora, resulta que muchos, de los que el sistema ha generado como los nuevos excluidos son los niños. Siendo que en la actualidad se habla mucho acerca de los derechos del niño.

Más, sin embargo, son muchas las graves y variadas violaciones a dichos derechos. Así es que, mediante las reflexiones del día del niño, es posible recordar tanto social, como también de manera solidaria, fundamentalmente a todos los niños, especialmente a los que se consideran como los nuevos pobres.

Se hace necesario hacer reflexiones del día de niño, en donde se considere ¿Cuáles son las condiciones de vida que le estamos dando? ¿Qué ambiente es el que les está quedando para su futuro? ¿Qué clase de ser humano estamos creando para las generaciones de relevo? ¿Qué estamos haciendo para que se logre un mundo mejor? ¿Cómo se puede contrarrestar, toda la sombra de muerte, de hambre y miseria, que abarca al mundo actualmente?.

El Dios Niño

Si hay quien nos dijo claramente lo que debíamos hacer, para entrar al reino de los cielos, fue el Maestro Jesús. En esa escena donde los apóstoles trataron de alejar a los niños que querían estar con el Maestro Jesús, y fue muy claro cuando dijo: “dejad que los niños vengan a mí, porque de los que son como ellos, es el Reino de los Cielos”.

Está claro que nos hizo un llamado a ser como niños, a tener ese puro comportamiento, sin mentiras, ni vanidades, con todo ese amor tan sincero y dulce. Tampoco con hipocresías y mentiras, que muchos adultos asumen al crecer.

Es pues una invitación a sacar lo más noble, puro, hermoso de nuestra esencia, y vencer aquello que nos ha llevado a odiar a nuestro prójimo. Más claro es imposible, saquemos a ese niño que todos llevamos dentro. Aprendamos de nuevo a comportarnos nos ellos. Ellos son nuestros mejores maestros y guías.

Para encontrarnos y obrar de la manera que Dios Padre ha estipulado, conoce todo sobre la existencia de Dios, y seguro que encontrarás muchas respuestas.

Reflexiones del día del Niño

Se puede notar que los niños, se visibilizan solamente en ciertas fechas que son clave, teniendo siempre el orden de sujetos y objetos de consumo. Es por lo que, mediante las reflexiones del día del niño, podemos observar como los días de navidad y el día del Niño, se convierten en los pocos espacios en los cuales, se les otorga el protagonismo.

Sin duda alguna que no se trata esto de un fenómeno, que ocurre dentro del vacío. Sino que más bien es la respuesta a los discursos que se encuentran instalados en nuestra sociedad. Y los cuales son digeridos y reproducidos por un mundo, el cual es adulto, y que actualmente es el modelo de aquellas generaciones nuevas que ahora se están levantando, cargado de alto nivel de consumismo e interés, más material que espiritual.

Con unos valores que van, de acuerdo a ese modelo que se está promoviendo, mediante los medios y el sistema implantado. El mismo, inculca el individualismo, así como también el consumo y un hedonismo tan vacío.

Es por ello que esas fechas, correspondientes a la conmemoración, nos deben llevar a tener ciertas reflexiones del día del niño, las cuales están prestadas a ver, como se prestan más para la industria, que para los avances y los desafíos que se tienen como sociedad.

Es necesario tener en cuenta que se ha señalado, mediante organismos internacionales, tal como puede ser la UNICEF. Que en muchos países, se tienen importantes deudas, en cuanto a temas que corresponden a, entre muchos otros:

  • Igualdad.
  • Buen trato.
  • Garantías de derechos.
  • Cuidados.
  • Seguridad.
  • Alimentación.

Y una gran cantidad de garantías, en cuanto a los derechos que son básicos y sociales de la población infantil en general. Así es que cuando hacemos reflexiones del Día del Niño, debería ser superado lo que es la vorágine la cual arrastra a las familias a un consumismo compulsivo, comprando objetos que realmente, no se corresponden a lo que son las verdaderas necesidades de la infancia actual.

Sino que más bien están obedeciendo a la construcción de una forma distorsionada de lo que es darle, el protagonismo a los niños. Puesto que es una distorsión, la cual está obedeciendo a valores e ideologías que corresponden más bien, a una cotidianidad que está muy arraigada en el orden social, y que no genera un interés hacia valores más profundos de amor y respeto, por ejemplo.

Reflexiones del día del niño del Papa Francisco

En muchos países es celebrado el día del niño, entre los meses de julio y agosto, y para este motivo en papa Francisco ha realizado algunas reflexiones del día del niño. Tales como son textualmente:

“Cuando se trata de los niños que vienen al mundo, ningún sacrificio de los adultos será juzgado demasiado costoso o demasiado grande.” (Audiencia General del Papa Francisco, miércoles 8 de abril del 2015)

“Una sociedad que abandona a los niños y que margina a los ancianos corta sus raíces y oscurece su futuro. Y vosotros hacéis la valoración sobre qué hace esta cultura nuestra hoy, ¿no? Con esto. Cada vez que un niño es abandonado y un anciano marginado, se realiza no sólo un acto de injusticia, sino que se ratifica también el fracaso de esa sociedad. (Discurso del Papa Francisco a los participantes en la plenaria del Consejo pontificio para la familia.” Viernes 25 de octubre de 2013)

“Es curioso: Dios no tiene dificultad para hacerse entender por los niños, y los niños no tienen problemas para comprender a Dios.” (Audiencia General del Papa Francisco, Miércoles 18 de marzo de 2015)

“Los niños nos recuerdan otra cosa bella; nos recuerdan que somos siempre hijos. Incluso si uno se convierte en adulto o anciano, aún si se convierte en padre, si se ocupa un lugar de responsabilidad, por debajo de todo esto permanece la identidad de hijo. Todos somos hijos. Y eso nos vuelve a llevar siempre al hecho de que la vida no nos la hemos dado nosotros, sino que la hemos recibido.” (Audiencia General del Papa Francisco, miércoles 18 de marzo de 2015)

“Los niños son en sí mismos una riqueza para la humanidad y también para la Iglesia, porque nos llaman constantemente a la condición necesaria para entrar en el Reino de Dios: aquella de no considerarnos autosuficientes sino necesitados de ayuda, de amor, de don…” (Audiencia General del Papa Francisco, miércoles 18 de marzo de 2015)

“Los niños no son diplomáticos: dicen lo que sienten, dicen lo que ven, directamente. Y muchas veces, ponen en dificultad a los padres… Dicen: “esto no me gusta porque es feo” delante de otras personas… Pero, los niños dicen lo que piensan, no son personas dobles. todavía no han aprendido aquella ciencia del “doblez” que nosotros, los adultos, hemos aprendido.” (Audiencia General del Papa Francisco, miércoles 18 de marzo de 2015)

Volver a ser un niño (Reflexión)

(Visited 242 times, 1 visits today)

Deja un comentario