Mercedes de Jesús Molina: la Patrona de los Misioneros

Mercedes de Jesús Molina de Ayala también conocida cariñosamente como La “Rosa del Guayas” se caracteriza no solo por sus dotes espirituales y religiosos sino también porque no se queda con ellos, también los comparte mediante su vida firmemente activa y totalmente contemplativa; estos grandes valores los institucionaliza al realizar su misión de fundadora, de una Familia Religiosa en la Iglesia de Ecuador llamado: las Hermanas Marianitas.

mercedes de jesus molina

Vida de Mercedes Molina de Jesús

Mercedes Molina de Ayala, santa ecuatoriana nació en Baba, el 20 de febrero de 1828, que en su momento se consideraba departamento de Guayaquil, Mercedes fue cuarta hija del hogar del señor Don Miguel Molina y Arbeláez y de la señora Rosa de Ayala y Olvera, familia de buen estatus social, adinerada, dueña de grandes extensiones de terreno con plantaciones de cacao y frutos tropicales, que recibía el nombre de “Hacienda Guayabo”.

Mercedes es bautizada en la ciudad de Pueblo Viejo, el 5 de marzo en el año de su nacimiento, realiza su Primera Comunión y Confirmación y la recibe de manos de Mons. Francisco Javier de Garaicoa, un 19 de mayo de 1839.

Su Madre queda viuda cunado Mercedes tiene apenas dos años y se dedica totalmente al cuidado de sus hijos, les inculca buenos valores y ser firmes con sus propósitos, ser justos y solidarios, le enseña a que la verdad siempre sea parte de sus labios. Mercedes siendo una niña de un hogar respaldado por una gran fortuna, estaba llena de singulares virtudes. Otra biografía que te puede interesar conocer es la de San Ramón Nonato Nuestro Patrono.

En el año 1841 muere Doña Rosa, cuando Mercedes se encuentra cerca de cumplir 13 años, siendo una hermosa joven que con su belleza atraía a muchos jóvenes cercanos con protecciones amorosas

Al perder a su madre, Mercedes siente un amargo y profundo dolor que agobia su corazón, quedando huérfanas de padre y madre, ahora cuenta con la compañía de sus hermanos; Miguel y María Molina de Ayala. Cumpliendo sus 20 años de edad rechaza a un brillante matrimonio y decide entregarse y dedicarse a la acción social y evangélica en un asilo de huérfanos.

Es cuando entrega todos los bienes que le fueron heredados de sus padres, quienes contaban con suficiente dinero con el que podía educarse de manera intelectual y artísticamente.

La Beata Mercedes de Jesús Molina, se convierte en la Fundadora del Primer Instituto Religioso en la Iglesia de Ecuador, denominado el Instituto de “Hermanas de Mariana de Jesús”, nombre de su elección por haber tomado desde su juventud, la espiritualidad de la Santa ecuatoriana. La Fundación se ejecuta en la ciudad de Riobamba el 14 de abril de 1873.

Mercedes de Jesús Molina es un ejemplar en la educación de la mujer ya que a sus inicios del siglo XX las escuelas encargadas a la educación de la mujer eran por decirlo de una manera; desconocidas, la educación era beneficio de los varones y de las clases altas, se pagaban educadores e institutrices que impartían sus conocimientos a domicilio.

Mercedes es la mujer generosa que abre camino en un lugar geográfico y en un tiempo histórico en los que nadie, en ese entonces pensaba en ello. Es la fundadora de su propia Pedagogía argumentada en el método práctico, directo e integral, interpersonal y grupal.

mercedes de jesus molina

Tiene objetivos claros, concretos y precisos; su preocupación siempre presente no fue elaborar objetivos teóricos sino prácticos, caracterizados por una acción personal, directa, interpersonal, oportuna, oportuna, individualizada, persistente y maternal. Siempre identificada por su variedad de valores; de manera tranquila, serena, accesible, amable, segura, firme, respetuosa, con gran capacidad de comunión, diálogo y sencillez.

Sus aspectos humanos se caracterizaban porque en su juventud como cualquier joven experimento la ilusión, la algarabía, el enamoramiento mismo de una muchacha, pero al mismo momento no sucumbió en el desespero ni la pasión.

El Instituto Mariana de Jesús, fundado por Mercedes se caracteriza por ser de espiritualidad misionera. Mercedes Molina resalta su modo de hacer misión, caracterizado por la inculturación: Como mujer de grandes valores, Tres años transcurrieron ejerciendo el oficio de amada madre, prestando servicio en sus enfermedades, llena de caridad y dulzura con todas. Cuando realizaba su trabajado en el asilo de huérfanos.

Mercedes goza su fe desde una manera totalmente misionera, sirviendo a los seres humanos de su entorno en su realidad concreta, les atiende en sus enfermedades, su vocación cristiana está compuesta de sangre misionera y la experimenta con todo su ser de mujer; su dulzura, ternura y carisma se reflejan en las personas, llenándolas de amor.

Luego en 1870 Mercedes viaja al oriente con el objetivo de evangeliza a los jibaros, y es así, como pasa la vida de esta sierva, entre la ilusión juvenil y la fe total a Dios, entre una profunda experiencia de caridad de orfandad temprana que refleja en sus acciones y votos de virginidad perpetua, asumiendo el camino del sacrificio, la oración, la meditación y la bondad.

Mercedes llevo una vida de caridad, una vida ejemplar, de amor al prójimo, de sacrificio al heroísmo. Siempre permaneció en ayuno y penitencia, por lo que su cuerpo se fue debilitando poco a poco hasta el día que llego su muerte el 12 de junio de 1883.

Mercedes Molina de Ayala santa ecuatoriana el 8 de febrero de 1946 por su Santidad el Papa Pío XII decretó la inclusión de la causa de su beatificación, y es el 27 de noviembre de 1981, cuando el Papa Juan Pablo II expidió el Decreto sobre las Virtudes Heroicas y le otorgo el nombre de Venerable.

Luego de cuatro años, el 1 de febrero de 1985, “La Rosa del Guayas” fue beatificada mediante la visita pastoral que el Santo Padre hizo a la ciudad de Guayaquil. Otra mujer venerada y de grandes obras es Santa Cristina de Bolsena, no dudes en conocer su historia.

Mercedes es un un ejemplo de fe y amor puro al prójimo, mujer lleno de grandes valores espirituales y humanos. Sus restos se encuentran en descanso en la ciudad de Riobamba, en la casa donde fundó la Congregación de las Marianitas. Donde ofreció donde entrego sus mejores años de vida e impartió y dejo el siguiente lema de su legado para los que hoy entregan su vida a ser misioneros.

“¡Seamos misericordiosas, allá donde haya dolor humano!”

Oración a la Patrona de los Misioneros

Se elevan las oraciones a Mercedes de Jesús Molina sierva amorosa de Jesús para que sea mediadora por su ejemplar fe y entrega de vida a Dios. Para que sean fortalecidos quienes entregan hoy su vida al servicio misionero, que los llene de amor y valores que ella mostró a sus enfermos.

Sigamos el ejemplo de esta fiel servidora y vivamos una vida llena de valores para agradar a Jesucristo:

Oh eterno padre celestial, te alabamos como nuestro creador.

Te suplicamos hoy por la mediación de la Beata Mercedes de Jesús, para que nos concedas vivir en fe y Cristianamente y obtener la vida eterna.

(Rezar un Padrenuestro)

Mi señor Jesucristo, Hijo del padre, Mediador supremo de los hombres ante el Padre Celestial.

Te Suplicamos como nuestro señor redentor y te pedimos, mediante tu fiel sierva la Beta Mercedes de Jesús, que nos permitas y fortalezca para vivir de acuerdo a nuestro bautismo para gozar de los dones que brinda tu Pasión, Muerte y Misericordia.

(Rezar un Padrenuestro)

Oh Divino Espíritu Santo, te asumimos como nuestro Santificador celestial, por eso hoy te rogamos por medio de la Beta Mercedes de Jesús, que nos conceda vivir plenos de tu gracia y amor para conseguir con ella la perfección cristiana.

(Rezar un Padrenuestro)

Oh patrona de los misioneros danos la fortaleza para seguir cumpliendo con este amoroso acto, para ofrecer a los más necesitados nuestra mejor versión y entregar amor para recibir sonrisas de alegría.

Ayúdanos a ser más bondadosos, ambles, cariñoso como lo fuiste tu en tu momento.

Ser honesto y entregar amor puro.

Guíanos en este hermoso camino.

Amén.

mercedes de jesus molina

(Visited 562 times, 2 visits today)

Deja un comentario