Hechos a imagen y semejanza de Dios: Significado

Somos creados a imagen y semejanza de Dios, es una frase que solemos escuchar frecuentemente. Sabemos que nuestro Dios siempre es admirable por su creación, los hermosos paisajes, el hombre, los animales, todo lo que nos rodea. Cada uno de nosotros tenemos un don el cual fue dado por nuestro padre celestial, muchos tienen el poder de crear, no en la magnitud de Dios, pero si para aportar beneficios al mundo. Te invitamos a seguir leyendo para que conozcas el significado de estar hechos a imagen y semejanza de Dios.

imagen y semejanza de dios

Significado de imagen y semejanza de Dios

Cuando se dice que el hombre fue creado a imagen y semejanza de Dios, no se hace referencia al aspecto físico. Dios creo al mundo y en el último día creo al hombre, lo doto de espiritualidad dando aliento al mismo. El hombre tiene la capacidad de pensar y amar; que son algunas de las maravillosas semejanzas con Dios

En el sagrado libro: La Biblia se expresa la creación del hombre de la siguiente manera:

«Una vez que había creado las infinitas estrellas, la tierra con sus montañas, mares, bosques y todo tipo de animales, Dios, según la Sagrada Escritura, formó su obra culmen diciendo: Hagamos al hombre a nuestra imagen y nuestra semejanza, para que domine sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo, sobre los ganados y sobre todas las bestias de la tierra y sobre cuantos animales se muevan sobre ella».

(Gen 1,27)

En este versículo se confirma el poder que el hombre tiene sobre los otros seres vivos que habitan en el mundo. El hombre por su capacidad de pensar, tiene el poder del libre albedrío, quiere decir que toma sus propias decisiones de lo que es bueno y es malo.

Los ángeles que también son creación de Dios son seres espirituales que no tienen apariencia física, estos están a la orden de Dios para cumplir diferentes funciones en beneficios y apoyo al hombre.  Es conveniente preguntarse ¿Por qué Dios creo al hombre a imagen y semejanza?

La respuesta a esta pregunta es que Dios nos dio la bendición de ser semejantes a él, de manera espiritual para sentir, amar y conocer su grandeza. En el mundo, solo el hombre tendrá la dicha de vivir y compartir con Dios más allá de la vida terrenal.

Cuando se dice que estamos creados a imagen y semejanza de Dios, también es para parecernos a él, quien se caracteriza por ser un Dios amoroso y misericordioso. La Biblia expresa en Juan, 4:24 que Dios es Espíritu, esto quiere decir que existe sin cuerpo material y el hombre fue creado a su imagen y semejanza para seguir sus características espirituales

Preguntarse cuál es la imagen física de Dios, es una pregunta que no tiene sentido, la imagen física de Dios creador no ha sido contemplada. Dios se caracteriza por ser la fuente del bien, de la vida, de amor, de la alegría. Nada ni nadie precede a Dios. La creación trata justamente en el hecho de que Dios, decidió que existiera todo cuando no había nada. «Y vio Dios que era bueno«, como se repite 6 veces en Génesis 1. Relacionado a esto también te podría interesar leer nuestro artículo: Quién creó a Dios y de dónde viene.

Jesucristo es Dios hecho hombre, en esta frase también se expresa que Dios no tiene una imagen física pues quiere decir que el mismo tomo la imagen del hombre para redimirlo del pecado.

Jesucristo en su estancia en la tierra también mostró grandes cualidades de nuestro Dios, su amor, su misericordia, su comprensión antes los demás, su lealtad y fidelidad a Dios. Un ejemplo a seguir para ser semejantes y seguidores de Dios.

Cristo es semejante a Dios. Jesús en la última cena expresa:

 «Quien me ha visto a mí, ha visto al Padre, ¿cómo dices tú muéstranos al Padre?».

(Jn 14,8-11)

El hombre es especial para Dios, es único, privilegiado por ser creado a su imagen y semejanza, al ser dotados de algunas cualidades de Dios nos da el poder de ser responsable del resto de la creación; gobernar y disponer de todo lo que nos rodea, depende de nosotros su cuidado y conservación sin perjudicar lo que él hizo con tanto amor.

El hombre tiene la capacidad de razonar, planificar, razonar y evaluar las alternativas y consecuencias de los actos que realiza. Está dotado de conciencia que no tiene el resto de los seres vivos, es por eso que debemos ser como Dios para cuidar su creación, ser justo con el prójimo, actuar sin dañar a los demás.

Todos los seres humanos tenemos un don en particular que es semejante a Dios, está en cada uno descubrir cuál es y poner en práctica para sentirse más completos y agradar a nuestro padre; muchos tienen el:

  • Don de crear, los científicos están dotados de la inteligencia para crear medicinas para sanar enfermedades
  • Don de entregar amor, muchas personas entregan amor a quienes más lo necesita aliviando su espíritu haciéndolos sentir amados
  • Don de ser justos, los encargados de hacer las normas y leyes deben estar dotados de sabiduría para ponerse en el lugar del afectado y formular las leyes de acuerdo al beneficio de todos

Así como estos hay muchísimos más dones que Dios ha impartido en todo el mundo. Seamos más parecido a él, siendo amorosos y misericordiosos con los demás

Cumplir con los mandamientos que Dios ha designado para el mundo nos ayudar a ser más parecidos a él. Cuidemos nuestros pensamientos y comportamientos con quienes nos rodean, aunque no demos importancia a ello, en algún momento podemos afectar a los demás de manera emoción

En el Padre nuestro decimos pedimos a Dios: “Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los demás” entonces reflexiones sobre esta frase y evaluemos porque nos cuenta tanto perdonar a los demás si Dios perdona nuestras ofensas. Es otra manera de ser semejantes con el. Relacionado a esto te puede interesar nuestro artículo: Conoce ¿qué es el valor del perdón? y su importancia.

Imagen y semejanza de Dios para niños

Es conveniente informar a los niños sobre las cualidades de Dios, para que estos en su etapa adulta puedan ser más semejantes a él; sigan el ejemplo de Jesucristo en la tierra, cuiden el planeta y sobre todo sepan alimentar su espíritu que es la primera y más importante similitud con nuestro creador. Nuestro cuerpo físico estará sano y pleno si nuestro espíritu está feliz y goza de la presencia de Dios.

El hombre es su etapa de niñez se expresa más semejante a Dios, es muy difícil encontrar en un niño maldad, este es inocente, es como una hoja en blanco que emprende su escritura a medida que va creciendo, por ello es de suma importancia la influencia de los padres para que estos mantenga su pureza en el tiempo

imagen y semejanza de dios

(Visited 3.353 times, 1 visits today)

Deja un comentario