Descubre ¿qué sucedió en el concilio de Nicea?

El concilio Ecuménico I Nicea, también denominado como primer concilio Ecuménico. Es el evento que se convocó por parte del emperador Constantino el Grande, pues se encontraba en contra los arrianos. El punto de encuentro fue en Nicea en el año 325 y contó con la asistencia de 318 obispos. Este es denominado como el primer concilio Ecuménico y se dio lugar en el momento en el que la iglesia disfrutaba de paz.

concilio de nicea

Concilio de Nicea I

El concilio de Nicea I o primer Concilio de Nicea se cataloga como un sínodo que se conformó por obispos de la creencia cristiana. Fue ejecutado entre el 20 de mayo y el 19 de junio del año 325, en la ciudad de Nicea, Bitinia, justo cuando se vivía aún bajo el poder del Imperio Romano.

La ciudad en donde se ejecutó el evento, en la actualidad es llamada en turco Iznik y es parte de la provincia de Bursa, en la actual Turquía. Se dio lugar tras la convocatoria que realizó el emperador romano de ese entonces Constantino I. Por otro lado, como ya se indicó, es denominado como el primer concilio ecuménico.

Se considera, según los registros, que quien lo presidió fue el obispo Osio de Córdoba. Además de ello, se cataloga al obispo como uno de los legados del papa. Entre los elementos que se trataron en la convocatoria, estuvo el arreglo de la cuestión cristológica relacionada a la naturaleza del hijo de Dios y la relación que existe con Dios Padre.

El elemento primordial es conformado por el Símbolo niceno que da a entender a la primera doctrina cristiana uniforme. Lo que a su vez, trae consigo, el establecimiento de la fecha en la que se celebra la Pascua y por último la promulgación del primer derecho denominado canon.

Causas del concilio de Nicea

Tras la reunión en la que se encontraba el emperador de Roma Constantino I, en el desarrollo del pontificado de San Silvestre, en contra del arrianismo, se logró entender el verbo que defendía Atanasio, quien era el diácono de Alejandría.

La iglesia surgida en el concilio de Nicea

Es por ello, que se procedió a sancionar las tres sedes patriarcales que formaban parte de Roma, Alejandría y también de Antioquía, lo que llevo consigo una extensión de todas las iglesias, que contaban con las costumbres romanas a concertar la fecha en la que se debía celebrar la Pascua.

Además de ello se hablaría del verbo del verdadero Hijo de Dios, que posee entonces la misma sustancia que tiene el Padre, y es por ello que es considerado el verdadero Señor Creador.

Convocatoria al concilio de Nicea

El emperador de Roma Constantino I había dado señales de su fe hacia los movimientos cristianos, a través del Edicto de Milán en 313. Es por ello que, en concordancia con Licinio, se ocupó de reconocer a los cristianos. Esto a su vez permitió que los creyentes en Cristo pudieran reunirse con libertad, practicando su culto sin miedo de ser torturados y asesinados. Aquí puedes conocer más sobre el Edicto de Milán.

Años posteriores a esta situación, se registra que existió un enfrentamiento en contra de Licinio, que era el que dominaba la zona oriental del Imperio romano, lo que llevó a su derrota en el 323. Tras esto, Constantino comprendió la gran cantidad de divisiones que existían en la nueva creencia que estaba aumentado cada día más sus seguidores.

Es debido a esta situación que escuchó la recomendación de un sínodo, que fue realizada por Osio de Córdoba, justo en ese año. Por esta razón el emperador tomó la decisión de efectuar un Concilio Ecuménico de obispos, el cual se ejecutó en la ciudad de Nicea, pues en ese lugar se encontraba el palacio imperial de verano.[/su_note]

concilio de nicea

El dilema

El objetivo de esta convocatoria era lograr la paz religiosa cristiana y a su vez construir la unificación de la iglesia. Entre los propósitos primordiales se encontraba el resolver los desacuerdos que existían dentro de la Iglesia de  Alejandría, en relación a la naturaleza del Hijo en sintonía con la del Padre.

En relación a ello, se discutía que si el Hijo había sido engendrado por parte del Padre a través de su ser, no venía de la nada o este no contaba con un principio. Alejandro de Alejandría y también su discípulo: Atanasio de Alejandría, quien sería su sucesor, se decidieron por la primera posición.

Mientras tanto, el presbítero Arrio, causante del término arrianismo, considero que la segunda opción era más viable. En esos tiempos ese era el primer tema que dividía la creencia cristiana.

Esta situación se debía a que Alejandro y Atanasio consideraban que Jesús contaba con una doble naturaleza, que se componía en la humana y la divina, es por ello que creían que Cristo era el verdadero Dios y también el verdadero hombre.

Por otro lado, Arrio y también el obispo Eusebio de Nicomedia consideraban que Cristo formaba parte de la primera creación de Dios, antes del inicio de los tiempos. Esto daba entender entonces, que él había sido creado, por lo tanto no era el mismo Dios.

Controversia Arriana

Arrio no estaba de acuerdo con la catalogada “divinidad del Hijo”, que contaba con un proceso consustancial al Padre. Es por ello que se consideraba que si Jesús nació, hubo un tiempo en el que no existía, lo que da entender, que si él se convirtió en Dios, existió un tiempo entonces, en el que no lo era.

Este concilio, por tanto, considero que las enseñanzas de Arrio eran una herejía que no podía ser aceptada para la iglesia, a su vez se decretó que Jesucristo es Dios, lo que se lleva a entender que el Padre y el Hijo cuentan con la misma esencia.

Asistencia

Este formó parte del primer concilio que se hizo a nivel general de la historia de la iglesia cristiana, siempre y cuando no se tome en cuenta el denominado “concilio de Jerusalén”, realizado durante el siglo I, y en donde se había reunido a Pablo de Tarso, en colaboración con sus allegados, los apóstoles originarios de Jerusalén, que eran encabezados por Pedro y por Santiago el Justo.

Se debe mencionar que en este evento, Constantino invitó a 1.800 obispos aproximadamente. A su vez estos contaban con sedes que se encontraban dentro del Imperio romano, con un aproximado de 1.000 en Oriente y 800 en el Occidente del Imperio.

Sin embargo, únicamente un pequeño número indescifrable asistió, tres obispos que formaban parte del concilio contaron con estimaciones diferentes, estos eran: Eusebio de Cesárea que poseía 250, Atanasio de Alejandría que poseía 318 y por ultimo Eustacio de Antioquía que contó con 270.

Posterior a esto, Sócrates de Constantinopla, registró alrededor de 300 y Evagrio de Antioquía, Jerónimo, Hilario de Poitiers, Rufino de Aquilea y Dionisio el Exiguo, contaron con 318. El número por otro lado se preserva dentro de las narraciones existentes de la Iglesia Ortodoxa y también de la Iglesia Ortodoxa Copta.

Es importante mencionar que, en su mayoría, los obispos eran originarios de oriente, a pesar de ello, asistieron dos representantes del papa Silvestre I. De igual forma se encontraba presente Arrio, al igual que algunos defensores de sus creencias teológicas. La posición teológica contraria a la que tenía Arrio fue defendida por otros como: Alejandro de Alejandría y su discípulo Atanasio de Alejandría.

Llegar a Nicea
La forma de llegar a Nicea, y a su vez, retornar a sus sedes o lugares de origen, se le dio a cada obispo de forma libre y gratuita, lo que trajo consigo circulación y también alojamiento. Cada participante fue recibido con el permiso de asistir con 2 sacerdotes y 3 diáconos.

La reunión estuvo conformada principalmente por obispos de origen oriental. Entre los que asistieron se encontraba Macario I de Jerusalén.

De igual forma muchos consideras padres congregados, como es el caso de:

  • Pagnucio de Tebaida.
  • Pablo de Neocaesarea.
  • Potamon de Heraclea.
  • Eusebio de Cesárea.
  • Eusebio de Nicomedia.
  • Leoncio de Cesárea.
  • Aristakes de Armenia.
  • Hispacio de Gangra.
  • Jacobo de Nísibe.
  • Melicio de Sebastopolis.
  • Protogenes de Sárdica.
  • Espiridón de Tremitunte.
  • Aquilo de Larisa.

Por otro lado, personajes que no formaban parte del territorio del Imperio Romano fueron: Juan de Persia y también de India, el obispo gofo Teófilo y de igual forma Stratopholus de Pitsunda proveniente de Georgia.

Además de ello, los que asistieron de la parte occidental del Imperio romano, fueron menos de cinco y se conformaban por: Marcos de Calabria, Osio de Córdoba, Caecilianus de Cartago, Domnus de Estridón y Nicasio de Drijón.

Mientras tanto, los participantes que creían en las palabras de Arrio eran: Segundg de Ptolemais, Zphyrio Dathes, Theong de Marmarica, Paulino de Tiro, Eusebio de Nicomedia, Menophanto de Éfeso, Theognis de Nicea y Actio de Lydda.

¿Qué sucedió en el Concilio de Nicea?

El concilio de Nicea es denominado como el primer concilio Ecuménico, a pesar de que existió otro con anterioridad en Jerusalén. Los participantes fueron obispos cristianos que venían de varias regiones del Imperio romano y fuera del mismo.

Se efectúo, justo en el tiempo en el que la Iglesia disfrutaba de momentos de paz y estabilidad. Es por ello, que disponía de libertad para reunirse sin riesgos de muerte. Algunos de los obispos participantes tenían como recordatorio en sus cuerpos, algunos de los castigos que habían padecido tras ser fieles a la creencia de Cristo, justo por las pasadas persecuciones.

El emperador de Roma Constantino, para ese entonces, no había realizado su bautizo, sin embargo, fue el quien facilitó la participación de los obispos en esta reunión, ofreció la hospitalidad necesaria tanto en el viaje como en su palacio ubicado en Nicea de Bitinia.

Esta reunión fue sumamente oportuna para Constantino, pues tras la victoria en contra Licinio, se realizó una reunificación del Imperio. Este proceso implicaba una nueva unidad a la iglesia, que en esos momentos sufría de las predicaciones de Arrio, sacerdote que no consideraba la divinidad de Jesús.

La situación se había iniciado cuando Arrio, en el 318, se opuso al obispo Alejandro de Alejandría. Es por ello, que el mismo fue excomulgado de todos los obispos de Egipto y decidió huir e ir hasta Nicomedia, junto al obispo Eusebio.

Partido de Arrio

Los partidos conformados por la creencia de Arrio, poseían también cierta simpatía del emperador Constantino I. Es por ello, que consideraban que al ir a esa reunión, sus puntos de vista serian vistos de otra forma, permitiendo que tuvieran la razón.

A pesar de ello, en el momento en el que Eusebio tomo la palabra, para expresar que Jesús era solo una criatura, sin naturaleza divina, la gran mayoría noto que la doctrina que pretendía tener traicionaba la fe que los apóstoles brindaron.

Para acabar con tan graves creencias, los llamados Padres Conciliares, realizaron una redacción que se basaba en el credo bautismal impuesto por la iglesia Cesárea.

Esto implica que Jesús es de la substancia de Padre Creador, es decir, es parte de Dios, considerado la luz verdadera, engendrado por su Padre. Los Padres Conciliadores estuvieron de acuerdo con esto, a excepción de dos obispos. Es de esta forma que se logró realizar el Credo.

Celebración de la pascua

Por otro lado, se trató como punto fundamental, cuando seria la celebración de la Pascua, se pusieron de acuerdo en que sería el primer domingo, posterior al primer plenilunio de la primavera.

Esto se relaciona específicamente a la praxis habitual del convenio con la iglesia, que se encontraba en Roma, al igual que otras, principalmente occidentales. De igual forma se habló de otros elementos de importancia que se relacionaban a asuntos internos de la iglesia.

Crisis arriana

El tema de la crisis arriana fue el elemento de mayor importancia a tratar en el Concilio de Nicea. Además de ello, es importante resaltar que posterior a esto, Eusebio de Nicomedia contaba con apoyo del emperador Constantino I. Es por esta razón que logró volver a su sede.

Es importante resaltar que fue el propio emperador de Roma que ordenó al obispo de Constantinopla que admitiera a Arrio a formar parte de la comunión.  Por otro lado, posterior a la muerte de Alejandro de Alejandría, Atanasio tomo el puesto en el episcopado de Alejandría.

Se debe mencionar que se convirtió en una de las mayores figuras de la iglesia en el siglo IV, éste se ocupó de defender con gran intelecto la fe de Nicea. Es por ello, que fue enviado al exilio por parte del emperador Constantino I.

Eusebio de Cesárea y la tesis arriana

El historiador Eusebio de Cesárea, tenía cierta afinidad hacia la tesis arriana. Es por ello que exagera en sus narrativas la influencia que existía por parte de Constantino I en el llamado Concilio de Nicea.

Es por esta razón que se debe mencionar que si se leen únicamente sus escritos, se puede creer que el emperador romano, además de participar brindando el saludo de inicio de cada sesión, tuvo protagonismo en el reconcilio.

Sin embargo, Constantino no tuvo influencia en la restauración de la concordia y el desarrollo de las doctrinas, ese tema era dirigido específicamente por los obispos que formaron parte del Concilio de Nicea. Por esta razón se considera que su narrativa es una visión sesgada de los acontecimientos.

Según estudiosos de documentos históricos, relacionados a este acontecimiento, describen que el emperador no tuvo ningún tipo de influencia en relación a la formulación de la fe con la que se realizó el credo.

Esto se debe principalmente a que Constantino no contaba con capacidades teológicas para dominar aspectos que se debatían en esta reunión. La mayor prueba de ello, además, es que las fórmulas que se efectuaron no tenían relación con la inclinación personal que tenía Constantino, influenciado principalmente por las doctrinas arrianas.

concilio de nicea

Para Constantino Jesús no es Dios, es más bien una criatura excelsa, no una divina.

Resoluciones

A pesar de la simpatía que existía por Arrio, Eusebio de Cesárea se adhirió de las decisiones que se tomaron en el Concilio de Nicea, es por esta razón que decidió aceptar el credo.

Los obispos, que al inicio apoyaban la creencia de Arrio, eran numéricamente pocos. Posterior a un mes de discusión, el 19 de junio, únicamente están a favor de Arrio, Theonas de Marmárica en Libia y también Segundo de Ptolemais. Los que anteriormente estaban a favor de Arrio decidieron aceptar el credo por completo.

A pesar de ello, personas como Eusebio de Nicomedio y Theognis de Niz,a estuvieron de acuerdo con ciertas excepciones, relacionadas a afirmaciones. Es de esta forma que el Concilio de Nicea pasó a ser un pronunciamiento en contra de los seguidores arrianos. De esta forma los dos que quedaban junto a Arrio fueron desterrados a Iliria y a su vez excomulgados.

Otros temas
Un resultado aparte del acontecido con Arrio, se relaciona al acuerdo de celebración de la Pascua. Esta fiesta desde este punto fue considerada la más importante, en relación al calendario eclesiástico. Es por ello que se decretó en una epístologia a la iglesia de Alejandría

Los  melecianos se unieron posteriormente a los arrianos y causaron más problemáticas dentro de las creencias cristianas, hasta su extinción en el siglo V. Además de ello, en el Concilio de Nicea se procedió a organizar la iglesia en patriarcados y diócesis, lo que provoco que las sedes de Roma, Alejandría, Antioquía y Jerusalén tuvieran el mismo rango.

concilio de nicea

Cánones

En el Concilio de Nicea se promulgaron 20 nuevas leyes, que conformaban la iglesia cristiana. Estos fueron denominados cánones. Sin embargo, es necesario mencionar que el número de promulgo está sujeto a constante debate. Adem estas son las reglas de disciplina inmutables.

El credo

Es importante mencionar que el credo fue ratificado en el Primer Concilio de Nicea o Concilio Ecuménico, como hemos especificado anteriormente. Además de ello, el Concilio de Nicea se ocupó de sancionar a los privilegios de las sedes patriarcales de Roma, Alejandría y Antioquía.

El símbolo Niceo

En el símbolo Niceo se refleja la creencia de un solo Dios, el Padre omnipotente, que es el creador de todas las cosas visibles e invisibles. Así como existe un solo Jesús Hijo de Dios, nacido del unigénito y el Espíritu Santo que conforma la Santísima Trinidad.

Del bautismo de los herejes y del viático de los moribundos

Se relaciona a la iglesia Católica y Apostólica, en relación al Concilio y su imposición, que permanecen en el clero. Es la mejor forma de decretar y seguir las creencias Católicas Apostólicas.

De igual forma, se habla de los que fueron paulianistas, y al refugiarse en la iglesia Católica, se rebautizaron, y de esta forma pertenecieron al clero.  Por otro lado, los que estaban a punto de salir del mundo y forman parte de la antigua ley canónica.

El papel de Constantino en el concilio

El papel de importancia que desempeño Constantino I en el Concilio de Niceo, se relacionó a brindarles a los obispos el lugar de reunión y las atenciones necesarias para que estos se sintieran cómodos. Además de ello, hizo el saludo inicial durante cada sección.

Defensores de la ortodoxia

Fueron San Atanasio el grande y San Basilio el Grande, ambos padres de la iglesia, muy valientes y campeones de la ortodoxia. Estos trazaron el modelo de expresión de las doctrinas referentes al misterio de la Santa Trinidad

Los tres Jerarcas

Se constituyeron por parte de San Basilio, San Juan Crisóstomo y también San Gregorio Nacianceno. Estos fueron denominados a partir del Concilio de Nicea como los Tres Jerarcas.

Consecuencias

Posterior al Concilio de Nicea siguieron los debates relacionados con la cristología, por décadas. En este se logró efectuar el Credo, la fecha que se celebra la Pascua y se afirmó la Trinidad de Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Por otro lado, se declararon heréticos los escritos doctrinales de los arrianos.

El concilio de Nicea y las creencias cristianas - Historia del cristianismo

Para seguir conociendo mucho más sobre el cristianismo, puedes leer sobre los siguientes artículos:

(Visited 512 times, 1 visits today)

Deja un comentario