Conoce la hora santa de Adoración Eucarística para niños

Veamos a través de este interesante artículo lo relacionado con la Hora santa para niños. Al momento en que tienen su primer encuentro con el Santísimo Sacramento, y esa mágica presencia de Nuestro Señor Jesucristo. Sus oraciones y cantos, sus reflexiones. Y aquello que les motive, a la apertura de su corazón al Amado Maestro Jesús.

Hora santa para niños

Adoración Eucarística con Niños

Haciendo la explicación, de aquello que se hace en la Hora santa para niños, se comienza por hacer que sea guardado el debido silencio. A fin de lograr, cerrando los ojos, la mayor concentración y entregando el corazón y la mente a Jesús, absolutamente todo a Jesús.

Asimismo, se hace el recordatorio a los niños del lugar en el cual están, y también con quien nos encontramos reunidos, se explica quién es Él, y también quienes somos nosotros. Así es que, se requiere que estén claros, de cómo debe ser el comportamiento más indicado.

Exposición del Santísimo

Mediante la exposición del Santísimo es requerido que se recen, una vez cada una de las oraciones de:

  • Padrenuestro.
  • Avemaría.
  • Gloria.

Luego de ello, se procede a cantar el siguiente tema:

“No adoréis a nadie, a nadie más que a Él.

No adoréis a nadie, a nadie más que a Él.

No adoréis a nadie, a nadie más.

No adoréis a nadie, a nadie más.

No adoréis a nadie, a nadie más que a Él.

Jesús está aquí, en la custodia, en el Santísimo Sacramento”.

Por eso hacemos un acto de fe, como los niños de Fátima:

“Dios mío, yo creo, te adoro, espero y te amo.

Y te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman”.

Se van a presentar dos tipos de adoraciones, de las cuales la Adoración 1 resulta más breve que la Adoración 2.

Adoración 1

Queremos consolar a Jesús. En esta adoración, primeramente, se procede a cantar el tema “Vive Jesús, el Señor”, o algún otro tema que sea adecuado para esta ocasión:

“Vive Jesús, el Señor.

Vive Jesús, el Señor.

Vive Jesús, el Señor.

Vive Jesús, el Señor.

Él vive, Él vive, Él vive, vive.

Vive Jesús, el Señor”.

Siendo tantos aquellos que no quieren a Jesús, y que además se encargan de decir tantas cosas feas de él. Es la hora de que nosotros que sí sentimos tanto amor por él, estemos aquí presentes, manifestando nuestro amor. En esta hora santa para niños de catequesis.

Frases dedicadas a Jesús en la Hora santa para niños

Así como también, dando el consuelo a Amado Maestro Jesús. Es por ello que estamos deseosos de decirte Oh Jesús, tantas cosas hermosas, las cuales den alegría a tu bondadoso corazón. Así es que, por tal razón, procedemos a decirte:

En este caso cada uno de los niños, va a leer alguna frase para posteriormente de cada una de ellas, recitar: “Jesús, Jesús, ven a mi morada”.

Son muchos los niños que no te quieren… pero yo te quiero muchísimo.

“Jesús, Jesús, ven a mi morada”

Tu vida la diste por mí, ahora la mía te la doy a ti.

“Jesús, Jesús, ven a mi morada”

Nos diste a tomar y comer tu Cuerpo, dame la preparación para recibirte.

“Jesús, Jesús, ven a mi morada”

Oh mi Señor, nunca voy a cerrarte la puerta.

“Jesús, Jesús, ven a mi morada”

Quiero mi amado Jesús, consolarte.

“Jesús, Jesús, ven a mi morada”

Mi Amado Jesús, yo te necesito, ven a llenar mi corazón de ti.

“Jesús, Jesús, ven a mi morada”

Oh Jesús, te quiero mucho.

“Jesús, Jesús, ven a mi morada”

Jesús Amado, Tú que anhelas entrar a mi corazón, yo también deseo que a mi vengas.

“Jesús, Jesús, ven a mi morada”

Eso que Pan parece, yo sé que es tu Cuerpo.

“Jesús, Jesús, ven a mi morada”

Eso que parece Vino, yo sé que es tu Sangre.

“Jesús, Jesús, ven a mi morada”

Sé que todos te abandonaron, pero yo no lo haré, no te dejaré solo.

“Jesús, Jesús, ven a mi morada”

Y por lo que dijiste, “Dejad que los niños vengan a mí”. Aquí estoy pues.

“Jesús, Jesús, ven a mi morada”

Seguro estoy que no me quiere nadie más que Tú.

“Jesús, Jesús, ven a mi morada”

Meditaciones en la Hora santa para niños

Luego entonces, es posible que se den algunos puntos, correspondientes a la reflexión y meditación. En esta hora santa para niños de primera comunión. Pudiendo recitar al Amado Maestro:

Oh Amado Maestro Jesús, ante ti somos tan pequeños, tan pobres. Nos percatamos de toda clase de necesidades, que ahora se padecen en el mundo, y resulta ser tan poco aquello que podamos hacer para mejorarlo.

Sin embargo, tú sí lo puedes hacer todo, y además nos das tanto amor. Por eso nos puedes dar todo aquello que pedimos, si es pedido con toda la fe. Es por esto que te pedidos nos escuches Oh Amado Maestro Jesús, y has que sea mejor para nosotros, de acuerdo a tu corazón. Así es que sea hecha tu voluntad sobre todo Señor.

Sin embargo, Oh Señor, deseamos hacerte algunas peticiones, con toda nuestra fe y esperanza, en que seremos bendecidos con tu permanente ayuda y compañía en todo lo largo de nuestra vida. Y más allá. Es por esto que te pedimos:

  • Por todos los niños que nos encontramos aquí reunidos, en este momento, para que no nos separemos nunca de ti. Roguemos al Señor.
  • Por aquellos que no tienen la dicha, de conocer al Amado Maestro Jesús. Para que al fin logren descubrir, que son queridos grandemente por el Señor. Roguemos al Señor.
  • También por Nuestros padres, los que nos han brindado su ayuda para que conozcamos a Dios. A fin de que vivan de un modo, en el cual puedan llegar al Cielo, algún día. Roguemos al Señor.
  • Por aquellos niños que se alejaron de Dios, luego de que lo conocieran y lo recibieran. Para que finalmente regresen de nuevo hasta él. Roguemos al Señor.

Oración de agradecimiento en la Hora santa para niños

Oh Amado Jesús Nuestro, Tú que tantas cosas nos has dado. Queremos darte las gracias, porque has sido tan bondadoso. Y te agradecemos, todo lo que de ti hemos recibido. Ahora de una manera muy especial, te queremos dar las gracias, porque nos has dado a tu misma Madre la Virgen María.

Y es por ello que estamos seguros, de que vamos tomados de su mano, por lo que no tenemos temor alguno. Siendo que ella nos quiere dar la guía, para que nos indique el camino para llegar al cielo. Así es que le vamos a dejar, que sea nuestra guía. Por lo tanto, nos consagramos a ella, para que se convierta nuestra guía y protectora, contra todo mal.

Amén.

Hora santa para niños

Orando todos juntos al finalizar la Hora santa para niños

Luego del agradecimiento al Señor Jesús, vamos todos juntos a dedicarle una oración muy especial, la cual dice:

Oh amantísima Madre de Jesús, la cual también eres mía. Por favor dame la enseñanza, para que pueda consolar yo también a tu amado Hijo, Nuestro señor Jesús. Quiero darte mi corazón, el cual desea ser tu sagrario y el de nuestro Señor también. Siendo Tú tan buena dame la guarde en tu amante corazón.

Así mismo, has que el Amado Maestro Jesús, se encuentre contento regocijado en mi alma, y que siempre la quiera. Madre se mi defensa ante cualquier mal. Quiero contar con tu ayuda para guardar mi fidelidad al Señor Jesús. Tómame muy fuerte de la mano. A fin de que alguna vez, pueda yo verte en el cielo, conjuntamente con toda mi familia.

Amén.

Oración de Consuelo a Jesús

Asimismo, a fin de terminar con este rato que he compartido contigo, Amado Jesús, deseamos, elevar una oración de manera muy especial, para consolarte, y para decirte, que todos los niños queremos ser tuyos. Así como también que seas tú nuestro mejor amigo. Es por estos que juntos todos decimos:

“Creo en Ti Señor.

Firmemente creo que tú me quieres y que tus deseos son vivir dentro de mi corazón.

También creo que te encuentras en la Eucaristía, mediante tu cuerpo, tu alma, toda tu sangre y Divinidad.

Estoy consciente de que has muerto en la Cruz por amor a mí.

Te pido perdón por todo aquello que te haya ofendido.

Perdóname por olvidarme tantas veces de Ti.

Seguro estoy de que me conoces mejor que nadir,  inclusive que mis padres o mis hermanos.

O también más que cualquier de mis mejores amigos.

Por lo tanto, sabes cuánto te quiero.

Siendo que sufriste tanto en tu Pasión por mí.

Y por todos los hombres de la tierra.

Por lo tanto, yo no tengo deseo alguno de ahora abandonarte.

Cuando tantos te abandonan, yo quiero estar junto a Ti,

quiero consolarte, decirte durante mil millones de veces que te quiero.

Voy a decirlo junto a tu Madre, que fue, además, la única que no te abandono.

Déjame, Señor, estar junto a Ti este ratito y no permitas que me aparte nunca de Ti.

Sagrado Corazón de Jesús, en Ti confío.

Inmaculado Corazón de María, sé la salvación del alma mía”.

Hora santa para niños

Adoración 2

Vamos a pedirle ayuda a la Madre María, porque ella se encuentra aquí. Adorando tanto a su Hijo, como también a nosotros. Asimismo, le vamos a dar las gracias por ese maravilloso regalo, que fue su Amadísimo Hijo.

Así es que es bueno saber que Tú Amado Maestro Jesús, te encuentras presente realmente en la Sagrada Hostia, siendo pues nuestro Dios escondido. Él nos otorga un profundo amor, y también desea que nosotros le entreguemos nuestro amor puro e incondicional. Siendo que siempre nos está esperando en esa pequeña forma, que es la hostia. Y desea escucharnos y que le demos nuestra mayor adoración.

La Adoración de los niños al Santísimo

Luego entonces camina hacia el Santísimo un Niño, el cual se coloca delante de él de rodillas, y dice: “Jesús, el Hijo de Dios, de nosotros por favor, ten misericordia”.

Y la respuesta que le dan, el resto de los presentes, es mediante el canto que dice:

Yo sé que aquí estás Tú Señor. Yo sé que estás aquí.
Yo sé que aquí estás Tú Señor. Yo sé que estás aquí.

Posteriormente sale un niño delante del Santísimo y dice: “Corazón eucarístico de Jesús, aumenta en nosotros la fe, la esperanza y la caridad”.

Y la respuesta que le dan, el resto de los presentes, es mediante el canto que dice:

Yo sé que aquí estás Tú Señor. Yo sé que estás aquí.
Yo sé que aquí estás Tú Señor. Yo sé que estás aquí.

De Nuevo, sale un niño delante del Santísimo y dice: “Jesús, Tú que eres manso y humilde de corazón, danos también un corazón como el tuyo”.

La respuesta que le dan, el resto de los presentes, es mediante el canto que dice:

Yo sé que aquí estás Tú Señor. Yo sé que estás aquí.
Yo sé que aquí estás Tú Señor. Yo sé que estás aquí.

Nuevamente, sale un niño delante del Santísimo y dice: “Jesús, Tú que eres bueno con todos. Profesamos nuestro amor por ti presente en la Eucaristía.”.

La respuesta que le dan, el resto de los presentes, es mediante el canto que dice:

Yo sé que aquí estás Tú Señor. Yo sé que estás aquí.
Yo sé que aquí estás Tú Señor. Yo sé que estás aquí.

Pidiendo perdón

En ocasiones, aun cuando hacemos todo lo posible por ser buenas personas, en algún momento, le procuramos una ofensa a Dios. Es por ello que vamos a reflexionar cada uno de nosotros, en alguna acción que hayamos cometido, y que haya sido motivo para ofender a Dios.

Motivo por el cual, le procedemos a pedir perdón, situados en el más profundo silencio de nuestro corazón. Siendo que el Amor de Dios es infinito y puro, él nos perdona, al momento en el cual nos arrepentimos. Así como también, le otorgamos toda nuestra Fe a él, y le pedimos el perdón y su misericordia.

Así es que un niño ha de rezar la siguiente oración:

Si Creo mi Dios amado, que me encuentro ante tu presencia.

Que tu me amas y que vas a escuchar esta mi oración.

Siendo que Tú Dios Mío, eres el más grande y santo yo te prometo adoración.

Porque Tú todo me las has dado, y por eso yo te doy inmensas gracias.

En cuanto a mis ofensas por las malas acciones que pude cometer.

Yo te voy a pedir perdón con todo el corazón y el alma.

Puesto que se de tu generosidad y mayor bondad, es que te pido de tu ayuda.

A fin de que cada día logre ser mejor y mejor.

Amén.

Canción: Tan cerca de Mí

Ahora todos los niños y los presentes habrán de cantar el siguiente tema:

“Tan cerca de mí, tan cerca de mí, que hasta le puedo tocar.

 Jesús está aquí.

No busques a Cristo en las alturas ni lo busques en la oscuridad.

Muy cerca de ti, en tu corazón, puedes adorar a tu Señor.

Tan cerca de mí, tan cerca de mí, que hasta lo puedo tocar.

Jesús está aquí”.

Agradecimiento

En este momento, vamos a pensar, en todas aquellas cosas que han sido tan buenas y maravillosas, las cuales nos ha dado el Padre Celestial. Y vamos a proceder a pensar unos minutos. Luego de ello, vamos a agradecerle por tanto amor y plenitud.

  • Asimismo, Un Niño, comenzará a decir:

Gracias Señor Jesús, por todos esos árboles, por el agua, también el sol y la luna. Así como también por las flores, y por toda, toda la Creación.

Así es como TODOS los Niños y Presentes dirán: Gracias, Señor.

  • Luego viene otro niño, el mismo dirá:

Gracias, Mi Amado Jesús, por mi familia, por mis abuelos. Así como también por mis amigos, por mis maestros, mis catequistas. También por el párroco, y por todas a aquellas personas, que siempre están ocupadas de mí.

Así es como TODOS los Niños y Presentes dirán: Gracias, Señor.

  • Nuevamente solo uno de los Niños, dirá:

Gracias Amado Maestro Jesús, por mi cuerpo, mis manos y mis pies, también por mis piernas, mi nariz. Por el don de la vida, porque soy tu creación, la que has hecho a tu imagen y semejanza.

Luego pues así, TODOS los Niños y Presentes dirán: Gracias, Señor.

  • De nuevo solamente uno de los Niños ha de recitar:

Gracias mi Amado Jesús, porque quieres quedarte, aquí entre todos nosotros, en el Santísimo Sacramento del Altar.

Así es como TODOS los Niños y Presentes dirán: Gracias, Señor.

  • Ahora solamente un niño ha de decir:

Gracias, mi Señor Jesús, por darnos todo ese inmenso amor que nos profesas.

Así es como TODOS los Niños y presentes dirán: Gracias, Señor.

  • Finalmente, un Niño dirá:

Gracias, Amado Maestro Jesús, porque tu entre Nosotros quieres vivir.

Respondiendo TODOS: ¡Gracias, Señor!

Canción Yo te Adoro

Luego de terminados los agradecimientos al Dios Amado, se procede entonces a cantar el siguiente tema:

“Yo te adoro a Ti, Señor.

Yo te adoro a Ti, Señor.

Desde lo más profundo de mi corazón.

Te doy gracias Señor.

Te doy gracias Señor.

Desde lo más profundo de mi corazón”.

Oración a la Virgen

Digamos pues ahora, una sentida oración a la Madre de nuestro Amado Maestro Jesús, la cual fue convertida por su propio Hijo, en la madre de todos los humanos. Es así como entonces unos de los Niños habrá de rezar:

Amada y Adorada Virgen María, en este momento no te voy a pedir nada.

Solamente vengo, para deleitarme mirándote, así como también para decirte cuanto te amo. Siendo que profesas tanto amor a Dios, es por lo que, Tu eres tan bella y tan pura, te conviertes toda en llena de gracia.

Oh Madre de todos los niños, quiero yo ser tan bueno, como lo fuiste Tú. Siendo que me gusta tanto llamarte Inmaculada concebida si el pecado original. Puedo decirte que no siento vergüenza alguna de decir al mundo que eres Tú la Madre de Dios, y también la Madre Nuestra.

Así es que ¡estás viva! Con tu cuerpo y con tu alma, que desde el cielo nos está cuidando y esperando a todos. Oh Virgen María. ¡Eres tan bella!

Hora santa para niños

Canción a la Virgen

Ahora cantemos con alegría y mucho amor, esta canción tan hermosa, a nuestra Madre María.

“Yo no puedo creer y me cuesta entender que haya niños que aún no te conozcan.

Yo les quiero enseñar tu dulzura y bondad, diles Tú a todos que eres su Mamá.

No hay olas en el mar tan bonitas como tu mirada, inmaculada virgen.

Los niños llegarán contigo al cielo sí a tu lado de tu mano van”.

Agradecimiento y Bendición Final

Gracias Señor Dios, por ese inmenso amor que nos das hasta el extremo. Por el cual te entregaste para redimirnos. Gracias Señor Amado, porque te encuentras aquí con nosotros. Gracias por todo aquello bueno y bello que nos das diariamente. Por curar nuestros corazones y darnos toda la bondad a repartir a nuestros semejantes.

“En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén”

No te pierdas los interesantes artículos relacionados con la conexión hacia lo sublime y divino como:

La Historia y ¿Cómo surgió en santo rosario?.

Tan cerca de mi
(Visited 7 times, 1 visits today)

Deja un comentario