Conoce ¿Qué es? y las leyes básicas de la brujería

Un tema bien polémico es la Brujería. Siendo muchas las interrogantes que surgen al respecto, acaso de verdad ¿existe la brujería? Y ¿cómo puede una bruja influir en la vida de otro ser humano? Es bueno que sepamos la manera como todo esto comenzó, y todas sus implicaciones. Seguro que te vas a despejar dudas, de toda esta historia acerca de la brujería y de los brujos. No te la pierdas, te será de mucha utilidad. ¡Sorpréndete!

Brujería

Brujería

La Brujería se identifica, como un grupo de creencias, así como también de conocimientos. Siendo que los mismos son prácticos. Al igual que las actividades, las cuales se le atribuyen a ciertas personas, a las cuales se les ha llamado como brujas.

Igualmente existen en forma masculina, y son denominados como brujos. Siendo que, en ambos casos, se encuentran dotados de algún tipo de habilidades mágicas, supuestamente.

Lo que se relaciona con la creencia en la brujería, se encuentra comúnmente en una cantidad de culturas las cuales van desde la que vienen de la más remota antigüedad. Siendo que lo referido a las interpretaciones correspondientes al fenómeno, tienen significativas variaciones entre cada una de las culturas.

Es el caso que, en lo que es el Occidente cristiano, la brujería ha sido relacionada de manera frecuente, con lo que se refiere a la creencia específicamente en lo que se conoce como el Diablo.

De forma especial, en el periodo de la Edad Moderna, en donde fue desatada una obsesión por la brujería en Europa. Siendo que esto terminó, desembocando en una cantidad numerosa de procesos. Al igual que en ejecuciones correspondientes a brujas, lo que ha sido denominado como “caza de brujas”.

Relación entre brujería y antiguas religiones

Es de hacer notar que ciertas teorías, hacen la relación de la brujería europea, con lo que se conoce como, las antiguas religiones que eran paganas, en cuanto a la fertilidad. Aun cuando, en ningún caso se ha podido hacer la demostración de ello.

De igual forma, las brujas tienen una importancia muy grande, en lo que es el folclore, en una cantidad de culturas. Así mismo que forman parte, de lo relacionado con la cultura popular.

Brujería

Si bien es cierto, que se trata éste, del concepto que con más frecuencia se asigna a la terminología de bruja. Luego de llegado el siglo XX d.C. se ha reivindicado dicho término, a través de sectas que son ocultistas. Así como también por religiones de tipo paganas.

Dentro de las cuales se encuentra la Wicca, la misma designa a todas las personas que hacen la práctica de algún tipo de magia. Bien sea la misma maléfica, tal como la magia negra o la benéfica conocida como brujería magia blanca. O también a quienes son adeptos de una religión determinada. Asimismo, se considera a la brujería como una manera de espiritismo.

De la misma forma, un uso con mayor extensión acerca de este término, es empleado a fin de hacer la designación, en algunas sociedades, a quienes son magos o también a los denominados chamanes.

Terminología de Brujería, hechicería y magia

Aun cuando, es utilizado en ocasiones, en el idioma español o castellano la palabra de Brujo, lo cual está en masculino, y que resulta ser sinónimo de la función de mago.

Aquellas personas que independientemente, de la forma de magia de la cual haga práctica, lo más frecuente es que, en cuanto al uso de dicho término, y casi en todas las ocasiones, se refieren al género femenino. Lo que se relaciona con aquellas, personas que hacen la práctica de la magia negra.

Más no fue de esa forma siempre, esto debido a que históricamente, tanto en Europa como también en África y además el Oriente. Lo que son las artes adivinatorias. Así como también la magia y la hechicería, siempre fueron practicadas por el género masculino.

Siendo la excepción, la época en la cual la brujería, denominada como demoníaca, fue sumamente perseguida en Europa durante el tiempo de la Edad Media. El cual fue un momento, en que se consideraron en la mayoría, quienes eran de género femenino.

Luego entonces, fue durante el cristianismo, que se comienza a ejercer la manipulación de las fuerzas que son ocultas, de forma tradicional, en las manos de los varones. Que resultaban ser, las únicas que tenían el suficiente poder como para ejecutar, lo que eran los hechizos benéficos.

Así es que, pasan a consagrarse las manos femeninas, con las capacidades para realizar cualquier maleficio, a quienes eran los sacerdotes de la iglesia.

Brujería

En todos los tiempos ha habido Brujería

De acuerdo a muchos expertos, han existido tanto varones como mujeres en todos los tiempos, los cuales se han indicado de tener poderes. Y también de hacer la práctica de la magia. Siendo esto desde sacerdotes, hasta los que eran emperadores y que arrogaban con el título de magos.

De la misma manera, existían diversos funcionarios del estado, los cuales ejercían labores como adivinos o también como augures. Siendo que se dedicaban inclusive a asegurar quienes los que serían vencedores en la batalla. A ellos se les tildaba de magos.

Mientras que la brujería, más bien era ejercida por gente, que tenía un nivel tanto cultural, como económico menor. Inclusive se veían como un subproducto de lo que era la magia.

Así es que, la gente a fin de ahuyentar a las malas influencias y la mala suerte, acudían entonces a los brujos. Al igual que, cuando deseaban que sus cosechas fueran mejoradas. Cuando todo inició se trataba más bien, de brujería de tipo benéfica, era buena. Siendo que los brujos y las brujas, hacían la práctica de lo que se ha llamado la magia blanca.

Es así como esto era visto en la región de Occidente y también en el Oriente, en lugares como:

  • Antigua Roma
  • Antigua Atenas
  • Y Antiguo Egipto
  • África.

Siendo que inclusive se encontraban talismanes que funcionaban contra:

  • Mal de ojo
  • Amuletos
  • Hiervas mágicas y plantas para brujería
  • Pociones.

Surge concepto real de brujería

Luego de que hiciera su aparición el cristianismo, es que surge el concepto real de la brujería, tal como si se tratase de una herejía de tipo religiosa, la cual se había ligado de forma principal a las mujeres.

Al igual que, el mago (magus), le va cediendo espacio al brujo (maleficus), con lo cual hace su combate contra lo que es la magia, convirtiéndose así en un sinónimo del combate que se tenía contra el paganismo.

Conoce de donde surgiò la Magia

Mientras, se practicaba la magia, en la corte papal o también en la real, por quienes eran llamados como nigromante. Los mismos usaban para controlar a los demonios el conjuro, quienes eran pertenecientes al sexo masculino, y eran, además, los magos más poderosos.

Luego entonces, surgió la condena por quienes eran los teólogos escolásticos, debido a que sostenían, que, si era proporcionado por los demonios el servicio al mago, se trataba de que esperaban entonces, algo a cambio por eso. Lo cual era brujería satánica.

Y fue allí cuando, quien era el mago considerado como Señor, fue transformado en la bruja que era servil. Así fue como fue cambiado el sexo del malhechor y quienes eran brujos se convirtieron en mujeres, en su gran mayoría.

La Bruja

Se tiene en una etimología dudosa, de lo que es la palabra de origen española “bruja”. Es posible que sea prerromana, siendo que puede ser de igual origen que:

  • Portugués y gallego bruxa.
  • Y del catalán bruixa.

Siendo que, se tiene la primera documentación de esta palabra en la forma de bruxa, lo cual tiene una data cerca de finales del siglo XIII. Luego entonces para el año de 1396, es encontrada en aragonés la palabra broxa. Siendo esto en el libro de las Ordinaciones y paramientos de Barbastro.

De igual forma, algunos otros expertos piensan que se pudiera encontrar el origen de la palabra bruja, en el área pirenaica. Asimismo, en Gascuña y Béarn también corrientemente es usada una palabra, que se puede relacionar etimológicamente, la cual es brouche.

Igualmente se hace necesario, tomar en cuenta que, en dicha época, el Languedoc y la Corona de Aragón, se consideraban muy relacionadas de una manera cultural. De igual manera, en el País Vasco y también en Navarra fue utilizado además el término Sorgin, así como en Galicia la voz era meiga.

Breve historia de la brujeria

Cabe señalar que, en latín, se denominaban a las brujas como maléficae, que el singular es maléfica. Siendo que dicho término fue utilizado, a fin de designarlas en Europa, lo cual ocurrió en el transcurso de la Edad Media, y también en la Edad Moderna, durante una gran parte de la misma.

Así es que dichos términos, son equivalentes aproximadamente en otras lenguas. Aun cuando, con algunas diferentes connotaciones. Que son, por ejemplo, entre otras:

  • Witch, en inglés
  • Strega, en italiano
  • Hexe, en alemán
  • Sorcière, en francés.

Diferencias entre brujería y hechicería

De acuerdo a algunos antropólogos, se hace necesario que se diferencie entre lo que son “brujas” y lo que son “hechiceras”. Siendo que en el primer caso, habrían realizado el desarrollo de su actividad predominantemente, en el ambiente rural.

Así como también, se habrían convertido en las víctimas principales de las cazas de brujas, que se produjeron entre los años de 1450 y 1750.

Mientras que, en el caso de las hechiceras, que han sido conocidas a partir de la antigüedad clásica, se trata fundamentalmente, de personajes urbanos. Tal como, por ejemplo, el caso que es característico, en lo que es la literatura española, de la protagonista de la obra La Celestina, perteneciente a Fernando de Rojas.

Igualmente es posible observar, la distinción entre lo que es bruja y hechicera, de manera frecuente, en la literatura española correspondiente al Siglo de Oro, siendo la obra de Cervantes, El Coloquio de los perros.

Siendo que en el mismo hace que el perro Berganza diga: “he querido dejar todos los vicios de la hechicería, en que estaba engolfada, muchos años había y sólo me he quedado con la curiosidad de ser bruja, que es un vicio dificultosísimo de dejar”.

Un tema que resulta de sumo interés, para ser analizado, el cual reviste el mayor de los misterios en la vida humana es ¿Qué hay después de la muerte? Te invito a consultar dicho artículo, a fin de que tengas amplia información al respecto, seguro que te vas a sorprender.

La diferencia es la relación con el oculto poder

En otros casos, expertos en antropología, también hacen la diferencia de igual forma entre lo que es hechicera y bruja. Siendo de la opinión de que la misma está basada, en lo que son las distintas relaciones que, con el poder oculto y el maligno, mantienen las unas y las otras, con el poder demoníaco.

Es de señalar, que la hechicería tiene tanta antigüedad, que en realidad es posible encontrarse con prácticas de magia hechiceril o también maléfica, en todas las culturas. Las cuales se realizaban, con intención de hacerle daño a otros, mediante lo que son técnicas apropiadas. Así como de invocación de los poderes misteriosos o también demoníacos.

Es así como la hechicera, hace la invocación y también se sirve de lo que es el poder demoníaco, a fin de realizar lo que son sus conjuros. En tanto que la bruja, hace un pacto con satán.

Renuncia a su fe y rinde culto al diablo

Así es como renuncia entonces a su fe, y procede a rendirle culto al diablo. “La fuente de lo que es el poder oculto, no se trata ahora de lo referido a la fuerza de las palabras, ni tampoco a lo que es la invocación al diablo, ni menos a la ceremonia de tipo mágica.

Sino más bien, a aquellas que es proveniente de la adoración personal, y también de tipo voluntaria, que se le rinde al demonio. Siendo esto por parte de la bruja hereje, así como también apóstata, por lo cual su poder resulta ser vicario, pero a su vez es diabólico. El cual ha sido adquirido, mediante un pacto que suele ser explícito, personal y además directo con el conocido como satán.

Esto ocurre en el conciliábulo nocturno, así como destructor, que es anunciado como el aquelarre. Luego entonces, pasa de la hechicera a bruja satánica, o bruja aquelárrica, como también son llamadas por el experto Carmelo Lisón. Y fue producida en Europa, cuando se estaban culminando los dos siglos de la Edad Media.

En cuanto a la idea a hacer la distinción, entre lo que es brujería y hechicería, radica en que, en la última, no hay la existencia de un pacto con el diablo, lo cual ha sido compartido por los expertos.

Mientras que en el caso de la brujería son utilizadas hierbas, o también ungüentos y alucinógenos, a fin de que se produzca sugestión en las víctimas. Son utilizados materiales empíricos en el caso de la hechicería.

Dos tipos de bujería

Luego entonces, es posible también decir que se tienen dos tipos de brujería. Siendo una la antigua, que aún está subsistiendo. Y que es la que trata los filtros amorosos, y la otra es la adivinación o también hechicería.

Por el otro lado está la demoníaca, que se encuentra vinculada a lo que son los aquelarres y también al diablo, que la brujería.

Asimismo, en la mayor parte de los idiomas, se utilizan distintos términos para cada una, excluyendo al francés. El cuál es el idioma, en donde solo existe para ambos casos el término de sorcellerie. Por lo tanto, se tiene entonces las denominaciones:

  • En Inglés: sorcery y witchcraft
  • Portugués: feitiçaria y bruxaria
  • Italiano: fattucchieria y stregoneria
  • Alemán: Kunts o Zauberei y Hexerei
  • Castellano: Hechicería y Brujería.

Historia de la brujería en el Occidente

Veamos cómo se cuenta la historia de la brujería en distintas etapas de la historia.

La Antigüedad clásica

La creencia de la magia se encontraba extendidas en las antiguas Grecia y también en Roma. Siendo que existía, sin embargo, una distinción bien clara entre lo que son los diferentes tipos de magia, basados en su intención. En relación a la magia benéfica, frecuentemente era realizada hasta públicamente.

Siendo que inclusive, se consideraba como necesaria. Además, existían funcionarios que eran estadales. Los mismos se desempeñaban como augures romanos, que estaban encargados de dicha actividad.

Mientras que en cambio, la magia que se realizaba con fines que eran maléficos, se perseguía. Era además atribuido por lo general, la magia maléfica a hechiceras, que en latín eran denominadas como maleficae. Siendo que se hace mención a las mismas, por una gran cantidad de autores clásicos.

De acuerdo a los textos que son clásicos, era creído que dichas hechiceras podían hacer su transformación en animales. Los mismos podían volar de noche. Y además, hacían la práctica de la magia, tanto en provecho como también mediante el encargo de otras personas. Siendo que más bien estaban dedicadas a la magia erótica.

Aun cuando también, tenían la capacidad de provocar una serie de daños, tales como enfermedades, e inclusive provocar tempestades. Su momento de reunirse era en la noche. Y estaban considerados como sus protectores, a los cuales hacían invocación, cuando estaban realizando sus conjuros a diosas tales como, entre otras:

  • Hécate
  • Selene
  • Diana.

Las más conocidas brujas de la literatura clásica

Es probable, que las brujas que más se conocieran de la literatura clásica sean, dos personajes pertenecientes a la mitología, las cuales son:

  • Circe
  • Medea.

Siendo que ambas, poseían sus habilidades mágicas, basadas sobre el dominio que tenían en cuanto a pócimas, o también filtros que eran mágicos, denominados en griego como pharmakon.

En cuanto a Medea, hace su presentación de sí misma como adoradora de Hécate, se convirtió en lo que es el arquetipo de la hechicería en lo que son las literaturas tanto griega como romana. Siendo que se encuentran inclusive menciones relacionadas con brujas, en las obras de autores como, entre muchos otros:

  • Teócrito
  • Horacio
  • Ovidio
  • Apuleyo
  • Lucano
  • Petronio.

Siendo que la mención de estos autores, va referida de forma especial, a las brujas que realizan lo que es la magia conocida como erótica.

Se pueden encontrar obras de arte, donde se relaciona la creencia grecorromana de que las brujas se convertían en estirge. El mismo es un animal nocturno, el cual posee la mitad de humano y la otra mitad de pájaro, y que tiene como alimento la sangre. Siendo que, además, tiene un precedente en la modernidad, mediante lo que es la figura del vampiro.

Sin embargo, los escritores antiguos, a menudo fueron escépticos, sobre lo que eran las facultades supuestas de las brujas. Y si existe la brujería.

La brujería en el Antiguo Testamento

Es conocido en la Torah, considerado como el Antiguo Testamento cristiano, que no se encuentra el concepto de brujería, con todas aquellas connotaciones y significados, que son desarrollados en el medioevo de Europa.

Así es que, es prohibido en el Éxodo, de manera concreta lo que es la magia o la hechicería, que en hebreo es kasháf, lo que significa “la que susurra”. Es decir, la práctica de hacer la invocación, tanto de dioses como de espíritus.

O también a través de fórmulas que sean mágicas, y que se obtengan gracias a lo que es el conocimiento y la sabiduría que supuestamente son sobrenaturales.

Así como también, el hecho de tratar de influir sobre lo que sean tanto personas, como también acontecimientos a suceder en el futuro.

Brujería

Siendo entonces que aquí, se marca una diferencia, entre lo que es la adivinación, debido a que la última, solamente trata de hacer el descubrimiento de acontecimientos que son futuros, y no de ejercer influencia en los mismos, ni tampoco de hacerles cambios.

Lo que dice la Biblia

En fin, en relación a lo que dice la biblia de la brujería y hechicería, los hechiceros no son satanistas, sino más bien son sacerdotes, los cuales se consideran más o menos formales de cultos, que se realizaban en dicha época. Siendo llamados así, tanto los sacerdotes de Egipto, como también a los que son de Babilonia y también de Persia.

Asimismo, es establecido en la Torah, que lo relativo a la hechicería se debe castigar tajantemente con pena de muerte, tal como es dicho en el Éxodo: “A la hechicera no la dejarás que viva”. Siendo notorio que la brujería, hace su aparición como una actividad en su mayor grado femenina, al igual que en Grecia y Roma.

En relación a otras citas procedentes de la Biblia, tales como Levítico, Deuteronomio 18:11-12, se puede observar que la actividad primera de las hechiceras se trataba de la necromancia, o lo que es la invocación de muertos.

Siendo que en el primer libro de Samuel en 28: 1-25, es relatada la historia acerca de la bruja de Endor, se tiene que Saúl, recurrió a ella, en contravención de las leyes, a fin de hacer la invocación del profeta Samuel, antes de que se realizara la batalla con los filisteos.

Brujería y cristianismo en la Edad Media

En relación a los padres de la iglesia, los mismos mostraron escepticismo, acerca de la realidad correspondiente a la brujería. Así que por ejemplo, Agustín de Hipona, mantenía sus dudas acerca de que existiera posibilidad, de una metamorfosis. Y el desarrollo de lo que es la teoría de los delirios, correspondientes a los brujos, que eran además creación del diablo.

Sin embargo, lo que se refiere al Código Teodosiano, hace por primera vez la promulgación de una ley. La misma, va en contra de lo que es el ejercicio correspondiente a la magia, y hechizos de brujería, siendo esto para el año 429.

Luego entonces, para el año 534, se elabora el segundo Código de Justiniano, en el cual, queda prohibido hacer la consulta a quienes eran los astrólogos y también a los adivinos. Siendo que para ellos, se trataba de una profesión considerada como depravada.

Posteriormente para el año 306, el Concilio de Ancira o también llamado de Elvira, hace la declaración, de que el hecho de matar mediante algún conjuro, se trata de un pecado y lo considera como una obra del demonio. En cuanto al Concilio de Laodice, es solicitado la excomunión en el año 360, de todo el que se encuentre practicando la brujería, así como también lo que tenga que ver con:

  • Adivinación
  • Astrología
  • Magia.

Alta Edad Media

En la época de la Alta Edad Media, se tiene la abundancia de testimonios correspondientes a distintos eclesiásticos, los cuales hacen las denuncias como de ilusiones, a las viejas creencias acerca de las brujas, haciendo la condena de las mismas como cultos paganos. Donde aprendían como practicar brujería.

Asimismo, los obispos estaban preocupados, de lo que eran los hechizos. Así como también, de las viejas que tenían la pretensión, de haber hecho viajes que eran nocturnos y resultaban maravillosos. De la misma forma que, de los que se encargaban de fabricar filtros y también encantamiento.

De igual forma que de clérigos, que eran eruditos y estaban adeptos a la magia, al igual que la astrología, y de aquellos que invocaban a los demonios.

Posteriormente, cuando llega el siglo III d.C. en su mitad segunda, lo que era la percepción sobre la brujería tiene un cambio, y es acentuado lo que se refiere a la preocupación por ella.

Debido a la difusión de una serie de textos de tipo herméticos, y también a lo relacionado a la idea que se mantenía por los clérigos, que eran eruditos. Acerca de que los cristianos, en ocasiones, dejaban que el diablo se apoderara de ellos, o también de cierta parte de su ser.

Pasa de verse de brujería a ilusiones demoníacas

Es así como se pasa, desde una visión de lo que era la brujería, como de superstición, o un resultado de las ilusiones que eran demoníacas. A pensar entonces que los que hacían su práctica, estaban buscando hacer el establecimiento de pactos con el diablo.

Motivo por el cual, se ha creído necesario, que se clasificara muy bien lo que eran sus prácticas, y realizarles un interrogatorio con mucho detenimiento. Luego entonces a partir de que se creía, en lo que eran las directas intervenciones del diablo en cuanto a la vida del hombre.

Es por lo que se hace más real, y de mayor evidencia, hasta mucho más repetida. Como no lo había sido antes en toda la historia medieval. Siendo que es tanto así, que llega dicha preocupación hasta el papa, el cual realiza la consulta a los teólogos.

Siendo que su opinión, se plasmó en la bula de nombre Super Illius specula, con fecha de 1326, en donde es equiparada la brujería a lo que es la herejía. Por lo tanto, dice textualmente que las prácticas mágicas pasan a convertirse en:

“En un gran peligro para el género humano al desafiar los lazos de obediencia, al suscitar la rebelión, convirtiéndose también, como la herejía, en un crimen de lesa majestad humana y divina, justificando el procedimiento más duro, más excepcional, puesto que es la majestad misma la que aparece amenazada por este crimen atroz”.

La teoría de Tomás de Aquino
Así fue que los eclesiásticos, le comienzan a dar crédito, de una forma más seria a lo que es la realidad, concerniente al fenómeno de la brujería, debido a que ya no se consideraba como una superstición meramente. De la misma forma Tomás de Aquino, quien fuera teólogo, y que revestía la mayor importancia en su tiempo.

Procede a realizar la formulación, de la teoría denominada como de los demonios íncubos y súcubos. Siendo que la usa, a fin de hacer la precisión en cuanto a la casuística, que es posible darle a las relaciones sexuales, entre los seres humanos y los demonios.

Entretanto, en las Partidas de Alfonso X el Sabio, aparece reflejado, aun cuando lo colocan bajo la jurisdicción real, tanto a la magia como a la adivinación. Y no en la eclesiástica, debido a que eran consideradas como herejías. Teniendo en cuenta que él era muy aficionado a las prácticas hechiceras.

Asimismo, quien era dominico de origen catalán y nombre Nicholas Eymeric, hace la inclusión de la brujería, en lo que fue su manual famoso para los inquisidores, titulado Directorium inquisitorium de 1376.

Tres tipos de brujería

En él queda establecido tres tipos de brujería, las cuales son en primer lugar, la de aquellos que hacen la adoración a los demonios, y ante ellos se arrodillan. En el mismo encienden cirios, y queman además incienso, también cantan oración y otras actividades.

Después se encuentran, los que rinden un culto, donde mezclan los nombres de los que son demonios con los santos. Y, además, ruegan que los mismos demonios, hagan de mediadores ante Dios, así como otras cosas más.

Y luego se tienen, a los que hacen la invocación en todo momento, de los demonios. Siendo que hacen el trazado de figuras que son mágicas. Y además, colocan a un niño en la parte central de un círculo, entre otras cosas.

Historia de la Brujería 2 / Witchacraft History 2

Asimismo, hace la advertencia Emeric, de que si el brujo o la bruja, hace su comunicación dirigiéndose con un tono que suene imperativo, donde prive el mandato y la orden, no se estará marcando bien la herejía. Mientras que si dijera “te ruego” o “te pido”, se considera eso como oración, así como también adoración. Luego entonces, este hecho se debe castigar de manera severa.

Cuando llega el siglo VI d. C. es acentuada la ofensiva contra la brujería, así como también, aumentaron los procesos que se realizaban debido a la misma. Siendo de una forma extraordinaria en toda la Europa. Así como que fue condenada, y quemada en la hoguera Juana de Arco, por ser bruja.

Presentada brujería como secta diabólica

Luego para el año de 1484, es promulgada por el papa Inocencio VIII, la que fue la bula Summis desiderantis affectibus. Siendo que en la misma es reconocido, de manera formal, el hecho correspondiente a la brujería.

Pasados dos años, teniendo un mayor impacto, sale el libro Malleus maleficarum, perteneciente a dos dominicos de origen alemán. En el mismo era presentada la brujería, como una secta que era diabólica, y la que había que exterminar.

Asimismo, durante el siglo XV d.C. es cuando surgen las representaciones correspondientes a imágenes del Sabbat. Y resulta significativo que de las primeras miniaturas, que aparecen contra lo que era la herejía valdense, es donde se imita una iconografía, que se utiliza en el Cordero místico.

Siendo que resulta ser el cuadro, famoso de Jan van Eyck, donde está cambiando al cordero por el macho cabrío.

Surge el caso de la quema de una bruja, que ocurre en el año 1275, en la localidad de Toulouse, donde estaba el epicentro del catarismo. Siendo que Hugo Baniol, quien fuera el inquisidor, ordenó la condena a la hoguera a una mujer. La misma era enajenada mental, posteriormente a que la misma confesara, que había procreado a un monstruo con un demonio.

Es el caso, que los doctores de la iglesia, tales como san Buenaventura y Tomás de Aquino, si creían posible que se realizara este tipo de encuentros.

Asimismo, con data de 1360, se encuentran otros tempranos, así como también escasos informes, acerca de la persecución que se les hiciera a las brujas. Siendo las mismas ejecutadas, por medio de la justicia civil tanto en Suiza como en Croacia.

Se emprende la persecución de mayor intensidad

Más, sin embargo, durante dicha época los que ejercían el poder judicial civil, no se encontraban separados, del conocido poder religioso. Así que los territorios del Sacro Imperio Romano Germánico, once de ellos, emprendieron la persecución de mayor intensidad, en cuanto a los términos de la cantidad de brujas que fueran condenadas.

Brujería

Siendo que 7 de los mismos resultaban ser territorios católicos, los que eran:

  • Colonia
  • Maguncia
  • Würtzburg
  • Bamberg
  • Tréveris
  • Eichstätt
  • Ellwagen.

Así es que allí, en el nombre de dios procedían a matar. Siendo que se encontraban además implicadas, las autoridades católicas.

Posteriormente, en el año de 1829, quien fuera el novelista de origen francés llamado Lamothe – Langon, indicaba que lo relacionado a la tolerancia que se tenía, hacia las brujas por parte de la iglesia. Entonces tuvo su cambio, al momento en el cual la Iglesia comenzó a realizar, la persecución de las herejías cátara y valdense.

Siendo que, en ambos casos, se le concedía mucha importancia al demonio. Luego entonces, a fin de que se combatieran dichas herejías, se procedió a la creación, de lo que fue conocido como la Inquisición pontificia. La misma fue ocurrida en el siglo XIII d.C.

Y al llegar el siguiente siglo, entonces empiezan a surgir, enmarcando los procesos de brujería, las acusaciones de pacto con el Diablo. Siendo el elemento primero, que determinaba lo relacionado al moderno concepto de brujería.

Asimismo, se manifestó en desacuerdo, primeramente, a dicho cambio de pensamiento con relación a la brujería, el que fuera matemático y cardenal Nicolás de Cusa. El mismo, mediante la insistencia, mantenía su posición de la no existencia de las brujas, como si fueran seres que hacían su transformación en animales.

Brujería y cristianismo en los inicios de la Edad Moderna

Al llegar la reforma protestante, lo que era la situación de las brujas, no presentó ningún tipo de cambio, contrariamente Martín Lutero, estaba convencido acerca de que existían los brujos. Por lo tanto, manifestaba su insistencia en cuanto a la persecución. Aun cuando no se considera responsable, acerca de las hogueras tal como sí fue Juan Calvino.

En cuanto a la primera persona la cual, alzó la voz contra esta cacería que se había levantado contra las brujas, fue Johann Weyer, el cual era médico protestante.

Siendo que, para el año de 1563, llegó a la conclusión de que las acusadas principales de brujería, resultaban ser mujeres. Las misas que mayormente eran ancianas, y que, de acuerdo a él, estaban padeciendo de melancolía.

Luego entonces, se sumaron contra la existencia de las brujas, quienes eran protestantes también:

  • Johann Jacob Wecker
  • Herman Witekind
  • Johannes Ewich.

De la misma forma fueron dos figuras que dentro de la iglesia católica, se destacaron en su lucha contra la cacería de las brujas, quienes fueron:

  • Alonso de Salazar y Frías, español
  • Friedrich Spee, Jesuita alemán.

Luego, en la localidad de Logroño, para el año de 1610, es llevado a cabo el enjuiciamiento de algunas presuntas brujas. Siendo que dicho episodio es conocido, como el Juicio a las Brujas de Zugarramurdi.

Es el caso que eran tres, los inquisidores que se encargaron del proceso, destacándose Alonso de Salazar y Frías. Siendo que el mismo, manifestó oposición a quienes fueran sus dos colegas. Los cuales se encontraban convencidos, de que eran culpables las supuestas brujas.

Brujería

Abolidas las quemas de brujas

Así que, en su informe, a quien fuera el inquisidor general, presenta la conclusión Salazar de que “No hubo brujos ni embrujados, hasta que empezó a hablar y escribir de ellos”. Siendo que esta investigación hizo la contribución, a que fueran definitivamente abolidas, las quemas de brujas, en todo lo que fue el Imperio español.

Cuando llega la Guerra de los Treinta Años, durante los años de 1626 y 1631, se produce en periodo en el cual, fueron producidas grandas matanzas. De la misma forma que se produjeron saqueos. Y unas hambrunas bastante terribles, inclusive también llegaron a darse hasta episodios de canibalismo.

Siendo que los príncipes católicos, que hicieron la reconquista de territorios luteranos, llevaron adelante una cantidad de juicios. Los mismos eran masivos, y estaban en contra de personas, que habían sido acusadas de brujas, hecho ocurrido en la ciudad de Würzburh.

Además de que fueron ejecutadas, una cantidad superior a las mil personas, entre hombres, mujeres y niños a los cuales se les acusó de que fueran brujos.

Brujería en Europa en la Edad Moderna

Son considerados como periodos culminantes de la caza de brujas, los siglos XVI y XVII, de manera especial, en lo que era el centro de Europa, y también en las islas británicas.

Siendo el caso que, en la parte sur de Alemania, procedieron a quemar la cantidad de 3229 brujas, hecho ocurrido entre los años de 1.560 y 1670. Asimismo, en Escocia la cantidad de 4.400 entre los años de 1590 y 1680. De igual forma en Lorena fueron más de 2.000 durante los años de 1576 y 1606.

Luego entonces, es señalado por Ricardo García Cárcel, que la incidencia mayor en dichas regiones fue debido, a que las mismas “habían sufrido guerras de religión y que, en una gran cantidad de casos, se trataba de zonas que se encontraban en una gran tensión tanto política como también social.

Y que estaban padeciendo las consecuencias de la Reforma”. Asimismo, en el mundo católico, en lo relativo a la primera mitad del siglo XVII, tomaron el relevo los Jesuitas de los dominicos en cuanto a la “caza de brujas”.

Cabe señalar que las matanzas, resultaron estar acompañadas de una gran proliferación de libros relacionados con el tema, siendo Alemania la cabeza. En cuanto al Malleus maleficarum, fueron realizadas un total de 34 ediciones, entre los años de 1486 y 1669. Siendo que esto equivale, a unos 30.000 a 50.000 ejemplares.

Libros con alto tiraje

Asimismo, en el año de 1569, El teatro de los diablos, el cual era un anónimo. Y también Instrucciones sobre la tiranía, y el poder del diablo de André Musculus, se encuentran entre algunos de dichos libros, que estaban dedicados a la brujería y también a la demonología.

Siendo que harían la suma, de más de 200.000 ejemplares, solamente en el mercado alemán. De igual manera, la obra Demonomanía de Bodino en el año de 1580, se convirtió en el mayor éxito en Francia.

Inclusive, se tiene que ciertos protagonistas de lo que se conoció, como la revolución científica del siglo XVII, tales como Francis Bacon o Robert Boyle. También tenían la creencia tanto en las brujas, como también en la existencia de espíritus malignos.

Así fue que Boyle inclusive, hizo la proposición de que fueran interrogados los mineros, con la finalidad de hacer la determinación, si habían visto en algún momento un demonio subterráneo. Siendo que si así fuera, indicaran la apariencia que tenían.

Buscando explicaciones

Más, sin embargo, también hubo otros intelectuales, los cuales, estaban más bien en la búsqueda de explicaciones. Las cuales fueran racionales, en cuanto al fenómeno correspondiente a la brujería, como Ulrico Melitor, Johann Wier o también del de origen inglés Reginald Scot, con lo que se conoce como Discoverie of Witchcraft en el año de 1584.

Asimismo, de acuerdo a Julio Caro Baroja, tanto dicho libro, como también algún otro, el cual contenía invocaciones a la prudencia. Procedió a encolerizar de tal modo a quien fuera el rey Jacobo I, siendo que se vio en la obligación de refutarlo.

Por lo que procedió a realizar la condena, de las dañinas opiniones que allí eran expuestas. Y la cuales, no eran sino más bien, las de hacer la consideración de que los malignos espíritus. Solamente con circunstancias muy excepcionales, tenían con los hombres algún comercio.

Es de señalarse que el libro de Scot, aun cuando fue quemado por quien fuera el verdugo, tuvo quienes le leyeron. Y luego de algunos años, fue publicado de nuevo, con un cierto grado de adulteración.

Luego entonces cuando llega la Ilustración, se produce la desaparición de la obsesión por lo que era la brujería. Y para el siglo XVIII d.C. es cuando se producen las últimas condenas. Siendo que de acuerdo a los países, se fueron produciendo en:

  • Inglaterra y Escocia en 1722
  • Francia 1746
  • Alemania 1775
  • España 1781
  • Suiza 1782
  • Polonia 1793.

Es bueno indicar, que se produjo una oleada de quema de brujas en toda Sudamérica en todo el transcurso del siglo XIX.

El concepto de brujería: Orígenes y desarrollo

Cuando van llegando los finales de la Edad Media, se comienza a configurar, lo que era una imagen nueva de la bruja. La cual principalmente, tiene su origen en la asociación de la brujería, con el culto al Diablo (Demonología) y, por lo tanto, se presenta la adoración de los dioses que son falsos, que es la idolatría. Así como también la desviación de la ortodoxia, que es la herejía.

En cuanto, en el primer proceso que se atribuye a brujería, en las cuales se documentan acusaciones correspondientes a la asociación con el Diablo, fue realizado en Kilkenny ubicado en Irlanda. Lo mismo sucedió, entre los años de 1324 y 1325. También entre 1420 y 1430, es posible que se considere como consolidado, lo que fue el concepto nuevo de brujería.

Siendo el caso que existen, además, diversas variantes que se enmarcan en las cuestiones regionales, pero es posible que se describa una cantidad de características, la cuales son básicas.

Y que se reiteran, asimismo, en las actas correspondientes a los juicios. Tal como también en la literatura culta bastante abundante, acerca de dicho tema, y que fue escrita entre los siglos XV al XVII d.C. en Europa.

Características de la bruja

Dentro de las características, consideradas como principales que posee la bruja, de acuerdo a una serie de teóricos acerca del tema en aquella época, se tienen las siguientes:

  • Vuelo que se realizaba en palos, animales también demonios o ayudadas por ungüentos.
  • Encuentros en la noche con el diablo, y también con otras brujas durante el llamado Sabbat o aquelarre.
  • Pactos con el Diablo
  • Sexo con distintos demonios con la forma de íncubos y súcubos
  • Práctica de la Magia Negra.

Dicha idea de lo que era la brujería que predominaba en la Edad Moderna y con base a las cazas de brujas, resultó verdaderamente alarmante, durante esa época, debido a que fue extendida la idea de que dichas brujas, hacían conspiraciones con el fin de hacer extensión del poder del diablo.

Siendo que dicha negativa caracterización de las brujas, inclusive se compara, con algunas características correspondientes al antisemitismo. Con las expresiones tales como sinagoga de satanás, o el mismo shabat, para hacer la designación de diversas reuniones de las brujas, realizadas en las noches.

Fuerte aversión a las mujeres

Asimismo, tiene un carácter bastante fuerte de tipo misógino, es decir, de una fuerte aversión a las mujeres. Aun cuando no todos, de los que se sospechaba practicar la brujería eran de sexo femenino. Siendo que también un porcentaje significativo de hombres, fueron procesados.

Así como también, ejecutados por cometer el delito de la brujería. Sin embargo, era considerada la mujer, como la que más se inclinaba hacia el pecado. Y que era más receptiva, a lo que eran las influencias del demonio, por lo tanto, era más proclive a que se convirtiera en bruja.

Brujería

En cuanto a la misoginia que la iglesia implantó, logró influir en lo que fue la creación del imaginario social acerca de la bruja. Siendo el caso que la iglesia no realizaba la tortura, ni tampoco quemaba de forma directa a las brujas.

Sin embargo, si realizó su colaboración muy grandemente, en lo que fueron las persecuciones para la exaltación, de la imagen del demonio correspondiente a la mujer. Motivo por el que avivó pues, el sentimiento de odio hacia las mujeres, que fue de total predominio, hacia todo lo que fuera femenino en aquella época.

Asimismo, la iglesia se encargaba de acusar a las mujeres, de que fueran lascivas. De igual forma que sostenía su inferioridad moral, así como también la intelectual.

De tal suerte que no existía separación entre el poder judicial y el religioso, obviamente que la iglesia no hizo nada con el fin de hacer oposición a la persecución de las brujas.

Además de que asistía a las ejecuciones. Luego entonces, cuando apenas se arriba al año de 1657, es cuando realiza la condena correspondiente a las persecuciones. Siendo el caso que ya se habían torturado y además asesinado a miles de mujeres.

El Malleus Maleficarum y la polémica sobre la realidad de la brujería

En cuanto a la definición de lo que es la brujería, tal como la adoración que se hace al diablo, fue difundido por toda Europa, a través de una cantidad de tratados correspondientes a la demonología.

Así como también a manuales escritos para los inquisidores, los cuales se publicaron cuando estaba terminando el siglo XV d.C., hasta que estuvo bien adelantado el siglo XVII d.C.

El que fue primero en lograr alcanzar la repercusión, se trató del Malleus maleficarum, lo que significa “martillo de las brujas”. Este fue un tratado de tipo filosófico – escolástico, que tiene como fecha de publicación el año de 1486. Siendo esto realizado, por quienes fueran los inquisidores dominicos de nombres:

  • Heinrich Kramer
  • Jacob Sprenger.

Así es que el libro, no solamente hacía la afirmación de la realidad, en cuanto a la existencia de las brujas, de acuerdo a la imagen que ha sido mencionada. Sino que también se realizaba la afirmación, de que el hecho de no creer en brujas, se convertía pues en un delito que equivaldría a la herejía, puesto que indicaba textualmente: “la mayor herejía es no creer en la obra de las brujas”.

En relación al libro, se trató del resultado de una cantidad de experiencias las cuales fueron vividas por los dos frailes. Siendo que los mismos, se enviaron a ocuparse de lo relacionado con las supersticiones en la parte norte y también en el centro de Alemania.

Recopilación de hechos reales

Luego entonces, procedieron a la recopilación de una cantidad bastante grande de historias, las cuales se presentaron no como si se tratase de supersticiones. Sino más bien, como hechos que fueron reales, en cuanto al comercio que tenían con satán. Así como también, con los poderes de las llamadas tinieblas. Citando entre otras cosas textualmente a Kramer:

“Las brujas comían y devoraban realmente a los niños, copulaban con demonios, volaban por los aires para acudir en sus encuentros en el sabbat, atacaban al ganado, provocaban tormentas y conjuraban los poderes del rayo. Ningún otro libro de su época promovió más una materia que trataba de combatir”.

Asimismo, se muestra en el libro una obsesión marcada acerca del tema sexual, relacionado con las brujas al cual de manera constante se le alude, de forma textual:

“Cuestión VIII: ¿pueden los diablos impedir la impotencia genital?

Cuestión IX: ¿Pueden crear las brujas ilusiones hasta el punto de hacer creer que el miembro viril ha sido separado del cuerpo?.

Capítulo VI: sobre la manera como las brujas suelen impedir la capacidad genital.

Capítulo VII: sobre la manera como suelen untar a los hombres el miembro viril, etc”.

Luego entonces, tanto el conocido Malleus maleficarum, como también otra serie de muchos otros libros, los cuales fueron publicados durante la época, se convirtieron en el fundamento para que se produjera la caza de brujas.

Lo mismo, se dio inclusive en toda Europa, en el transcurso de la Edad Moderna, de manera muy especial, en el transcurso de los siglos XVI y XVII. Siendo que ocasionó la muerte, de acuerdo a algunos cálculos de lo que fueron unas 60.000 personas.

Renacentistas italianos

Cabe señalar que, algunos filósofos renacentistas, tales como Marsilio Ficino, tuvieron la creencia de la realidad correspondiente a la brujería. Sin embargo, algunos otros, tal como Pietro Pomponazzi, si la cuestionaron.

De una manera contundente, en lo que fue su impugnación del Malleus, fue quien se conoció como el jurisconsulto, de nombre Gian Francesco Ponzinibio. El cual a partir del Canon Episcopi, hace la negación de los que eran vuelos que realizaran las brujas. Así como, de algunas otras fantasías que le fueron atribuidas a las mismas.

Luego entonces, las críticas a lo que era la creencia en cuanto a las brujas, terminaron siendo rechazadas por el que era inquisidor, de nombre Bartolommeo de Spina, quien procedió a acusarle de hereje.

Asimismo, el eclesiástico Samuele de Cassinis, en lo que se llamó un opúsculo que fuera publicado en Milán en el año de 1505, también realizó la negativa, en cuanto a que existieran los actos de los cuales eran acusadas las brujas.

Siendo esto de manera inmediata respondido, por el dominico de Pavía Vicente Dodo. Igualmente, esa misma línea, de estilo inquisitorial de Spina, y también de Dodo, resultó ser defendido por Paolo Grillandi. Lo cual salió en un libro, relacionado con los sortilegios, las herejías, y también las cópulas carnales.

Por lo que el mismo revelaba, casos de brujería en los cuales él había sido juez en el sur de Italia. Tal como en el ducado de Spoleto, y también de unas reuniones supuestas, que las brujas realizaban en Benevento.

Asimismo, en la obra de Gillandus, y también la de otros. Los mismos hacían la defensa, de la realidad de la brujería. Igualmente, se criticaron por diversos filósofos tales como:

  • Andrea Alciato
  • Gerolamo Cardano
  • Andrea Cesalpino
  • Guambattista della Porta.

Experiencia del doctor Laguna en Metz

En cuanto al doctor, de nombre Andrés Laguna, en Metz, al noreste de Francia, realizó una experiencia en el año de 1545, la cual serviría para demostrar, que la acusación correspondiente a brujería, que se había incoado sobre una pareja de ancianos.

Donde los mismos habían sido acusados de ocasionar, una enfermedad muy grave a quien fuera el duque de Lorena, del cual Laguna resultaba ser su médico, y que no tenía fundamento alguno.

Así fue que, para mostrar tal fin, tomó el ungüento que era de color verde, y que tenía además un olor bastante fuerte. Siendo que se pudo descubrir por ese olor, el sitio donde habitaban los que eran supuestos brujos. Y procedió a aplicarlo, en una mujer que sufría de insomnio, y que era su paciente.

Luego entonces, dicha mujer cayó en un sueño muy profundo, siendo que en el mismo tuvo sueños de cosas muy disparatadas. Por lo tanto, el doctor Laguna se convenció, de que lo que las brujas y brujos decían era producido por alucinaciones.

Más, sin embargo, este experimento, no hizo que se convenciera a los jueces. Así fue que a la supuesta bruja la quemaron, y su marido también falleció un poco después, en unas circunstancias bastante misteriosas. Posteriormente, el duque también murió y se fue de Metz el Dr. Laguna.

El Imperio Germánico

En cuanto al Malleus, el mismo tuvo una réplica prácticamente de inmediato, por parte de quien fuera el abogado de nombre Ulrico Molitor, de Constanza. El mismo, hizo la publicación de Lamiis et phitonicis mulieribus.

Siendo que, en la misma, se hacía la negación de la realidad en cuanto a los vuelos de las brujas. Así como también, al resto de los prodigios que les eran atribuidos a ellas.

Es de resaltar, que su inspiración, fue la doctrina del Canon Episcopi. En relación al libro, el mismo tuvo una serie de ediciones. Y además fue bastante apreciado, en cuanto a sus grabados en los cuales eran mostradas las acciones, supuestamente de las brujas.

Mas, de cualquier manera, la opinión del abogado fue, que las mismas deberían castigarse, por lo que era su apostasía y también por corrupción.

La reforma ante la caza de brujas, Lutero y algunos otros

Por otro lado, los que fueran los reformadores Lutero, Melachton y algunos otros, tenían la firme creencia, en lo que era el poder que tenían los maleficios.  Así como también, en la presencia del Demonio, y en la realidad de lo que eran los vuelos, y las metamorfosis que sufrían las brujas.

Brujería

En otro caso el médico de nombre Johann Wier, el cual fue discípulo de Heinrich Cornelio Agrippa, escribió en francés un libro el cual tuvo su edición en el año de 1579, en la ciudad de París. En el mismo hizo la recolección, de todas aquellas opiniones, las cuales resultaron contrarias, a lo que era la realidad de aquellos actos, que se les atribuían a las brujas, inclusive a los demonios.[/su_note]

De acuerdo a Caro Baroja, este escritor Wier, hace la negación de que el mismo demonio, coloque su poder en servicios de las supuestas brujas, y que por ello, sean verificadas de manera real sus propósitos.

Así como que tenga lugar, lo que fuera un pacto de mutuo acuerdo. Teniendo más bien presente, que el demonio solamente lo que estaba haciendo es engañándolas, y tomándose para él su espíritu. Luego entonces, es comprensible que, para tal fin, haga la escogencia de gente que sea la mas propicia, es decir, aquellas personas las cuales sean, entre otras cosas:

  • Débiles
  • Melancólicas
  • Ignorante
  • Maliciosas.

Luego entonces, como lo que abundan son este tipo de personas, según ellos, más entre las mujeres que entre los hombres, resulta ser natural también que entre las mismas sea la mayor captación.

Prácticas atribuidas a las brujas

Son distintas las prácticas, que le han sido atribuidas a las brujas, mediante una serie de estudios y escritos, relacionados con conocedores de la materia. Dentro de las mismas se encuentran:

Pacto con el diablo

A todos aquellos que se acusaban de brujería, les era atribuido un pacto que hacían con el diablo. Asimismo, se creía que, al momento de concluir dicho paco, el diablo hacía una marcación en el cuerpo de la bruja, y que además le realizaba una inspección completa a la misma, a fin de que fuera permitido identificarla como hechicera.

Así que, a través del pacto, se hacía un compromiso de la bruja por rendirle el culto al diablo, a cambio de que le fueran otorgados los poderes sobrenaturales, entre quienes los que se encontraban la capacidad para que pudieran ocasionar maleficios de distintos tipos. Siendo que los mismos, pudieran afectar tanto a las personas, como también a los elementos correspondientes a la naturaleza.

Capacidad para volar

En una gran cantidad de ocasiones, conjuntamente con dichos poderes, también eran consideradas las brujas, con la capacidad de volar. Siendo esto mediante palos, o también sobre animales, o también demonios, inclusive con ayuda de ungüentos. Así como también, hacer la transformación de su cuerpo, en animales, teniendo preferencia por los lobos.

Esta capacidad supuesta de volar, se encuentra también asentada sobre algunos informes, los cuales han sido remitidos por quienes fueran los inquisidores, dirigidos a Felipe II, luego de su misión realizada en Galicia.

Así es que tanto Felipe II, como también quienes le antecedieron, hicieron la solicitud a la Santa Inquisición, acerca de investigaciones sobre lo que es la veracidad, en cuanto a las leyendas populares, y la capacidad de volar que se hace referencia.

Luego entonces, en los informes primeros es afirmado que no se había encontrado nada, que fuera capaz de hacer la confirmación, de las mencionadas historias populares. Pero las investigaciones que se efectuaron con posterioridad, hicieron un cambio radical.

Y en los escritos posteriores, quienes eran los inquisidores hicieron la afirmación, de que vieron volar a las brujas. Y también que las vieron salir, con sus escobas a través de las chimeneas.

El aquelarre o Sabbat

También era creído, que las brujas hacían la celebración de una cantidad de reuniones, las cuales eran en horas de la noche. Siendo que en las mismas practicaban la adoración al demonio. Igualmente, en dichas reuniones se les daban diversos nombres correspondientes a aquella época, aun cuando el predominio era el de dos:

  • Sabbat
  • Aquelarre.

En el primer caso, dicha denominación, casi es seguro que hace una referencia de tipo antisemita. Siendo su razón de ser, lo que es una analogía entre lo que eran los ritos, y lo que eran los crímenes que se le atribuían a las brujas.

Y que de acuerdo a las acusaciones populares, eran cometidos por los judíos. Mientras que la palabra aquelarre en cambio, tiene su procedencia del euskera aker, cuyo significado es macho cabrío y larre que significa campo. Lo que hace la referencia al sitio en el cual eran practicadas las reuniones en cuestión.

Así es que, se tenía la creencia de que en dichos aquelarres, eran realizados una serie de ritos. Los mismos eran supuestamente, una inversión de tipo sacrílega correspondiente a los cristianos. Siendo que entre los mismos se encontraban, por ejemplo, la recitación de la oración conocida como Credo, pero se realizaba al revés.

Brujería

Asimismo, que se practicaba la consagración, pero la hostia era de un color negro, la que pudiera estar realizada con distintas sustancias. También la bendición era hecha con hisopo negro.

Infanticidio y sacrificios humanos

Asimismo, en casi la mayoría de los documentos correspondientes a la época, se hace la referencia a banquetes muy opíparos, es decir, bastante espléndidos y copiosos. Siendo también con frecuencia sometidos a la antropofagia, lo que indica el consumo de carne u algunos otros tejidos humanos.

Así como también, una promiscuidad sexual abundante. Siendo entonces que, la más común de las acusaciones era la de que cometían infanticidio, y que también realizaban sacrificios humanos de manera general.

Sin embargo, la finalidad principal de los aquelarres resultaba ser siempre, de acuerdo a lo que es considerado real en dicha época, a la adoración de forma colectiva del diablo. El cual se hacía presente en dichas reuniones, revestido de forma humana, o también animal, tal como el macho cabrío, o como un gato negro, entre otros animales.

Luego entonces el ritual, que hace el simbolismo de esta adoración, era consistente por lo general, en que se besaba el ano del diablo. De la misma forma, también es dicho que, en dichas reuniones, era impuesto por el diablo, supuestamente que se marcara a sus brujas.

Siendo que él, le proporcionaba drogas las cuales eran mágicas, a fin de que ellas realizaran sus hechizos. Además, era creído que los aquelarres eran celebrados en lugares muy apartados, que por lo general eran zonas bastante boscosas.

Brujería

Escenarios más célebres

Se tiene pues que existen algunos escenarios que se consideran más célebres en cuanto a la celebración de dichos aquelarres, dentro de los mismos están:

  • Cuevas de Zugarramundi, en Navarra
  • Las Güicas, cerca de Villanúa provincia de Huesca España
  • Monte Brocken, que se menciona en el Fausto obra de Goethe, en Alemania
  • Carnac, en Francia
  • El nogal, de Benevento
  • El paso de Tonale, en Italia.

Asimismo, es creído que también eran celebrados algunos aquelarres, en sitios que quedaban lejos de los lugares de residencias, de las supuestas brujas. Así que, por lo tanto, era necesario que hicieran uso de sus poderes de tipo sobrenatural.

A fin de que se desplazaran entonces volando, tal como por ejemplo fueron acusadas, algunas brujas que eran del País Vasco francés, de que asistieran a los aquelarres de Terranova.

En cuanto a las fechas, algunas eran consideradas también de forma propicias a fin de que se celebraran los aquelarres, aun cuando existía variación de acuerdo a las regiones. Siendo una de las mismas, la noche del día 30 de abril para amanecer al 1 de mayo, la cual se conoce como la noche de Walpurgis.

El Vuelo

Una de las atribuciones que les era dada a las brujas, era la capacidad de hacer su desplazamiento hacia los aquelarres, mediante el vuelo. Siendo que dicha creencia está remontada, por lo menos hacia la antigüedad clásica. Aun cuando con frecuencia, se vio todo esto con escepticismo. Siendo que, por ejemplo, en el Canon episcopi, fue afirmado que dicha idea era absolutamente falsa.

En cuanto a los procedimientos que utilizan para volar, los mismos de acuerdo a distintos testimonios, tienen variaciones. Es así como, en el Canon Episcopi, por ejemplo, es referenciada la creencia de que las brujas, hacen su desplazamiento mediante animales, los cuales son voladores.

Sin embargo, el medio que más ha perdurado en el tiempo, como su medio de locomoción de mayor frecuencia ha sido la escoba.

Siendo que la escoba es el simbolismo, el cual ha sido interpretado de distintas maneras. El mismo para diversos autores, se trata de un símbolo que es fálico, denominado como Wicca. Lo cual se pasa a relacionar, con una supuesta promiscuidad de tipo sexual de las brujas.

En cambio, mediante otras teorías, es mencionado que la escoba, era posible que se utilizara para hacerse la administración de ciertas drogas. De cualquier manera, este objeto se relaciona casi, que de forma exclusiva con la mujer.

En cuanto a los vuelos de las brujas, los teólogos de la época formularon opiniones bien divididas. Siendo que para algunos se manifestaban de manera física, mientras que en otros casos eran consideradas como ensueños que eran inducidos por el diablo. En la modernidad, han sido relacionados con el consumo de una cantidad de drogas en la Europa rural, tales como son:

  • Beleño
  • Belladona
  • Estramonio.

La metamorfosis

De acuerdo a la cultura popular, correspondiente al norte de Europa, es atribuido a las brujas, lo que se refiere a una transformación la cual es preferentemente, en la figura de un gato de color negro.

Luego entonces, en la cultura guatemalteca, por ejemplo, es dicho que ciertas brujas hacen un ritual mediante el cual, a través de unos pocos movimientos. Los cuales realizan en su cuerpo, proceden a vomitar el alma. Siendo que así, logran el poder de transformarse luego en cualquier tipo de animal.

Magia Negra

Las brujas eran acusadas, de realizar una cantidad de hechizos, los cuales eran ejecutados a través de la magia negra. Siendo esto con fines que eran maléficos.

A través de dichos hechizos, se lograba supuestamente el hecho de morir, o también de enfermar a otra cantidad de personas. Así como también al ganado. O también desencadenar una serie de fenómenos de tipo meteorológicos, los cuales procedían a arruinar todas las cosechas.

Definición del delito de brujería

La forma definitiva de lo que era el delito de brujería, lo tomó en Francia. Fundamentalmente, gracias a la obra que fuera realizada por Jean Bodin, cuyo título era el de De Demonomanie des Sorciers, el cual fue editado en París, durante el año de 1580 y en la cual se determinó que los brujos y las brujas, resultan ser culpables de quince crímenes, los cuales son:

  • Renegar de Dios
  • Maldecir de él y blasfemar
  • Hacer homenaje al Demonio adorándole y sacrificando en su honor
  • Dedicarle los hijos
  • Matarlos antes de que reciban el bautismo
  • Consagrarlos a satanás en el vientre de la madre
  • Hacer propaganda de la secta
  • Jurar en nombre del diablo en signo de honor
  • Cometer incesto
  • Matar a sus semejantes y a los niños pequeños para hacer cocimiento
  • Comer carne humana y beber sangre desenterrando muertos
  • Matar por medio de venenos y sortilegios
  • Matar ganado
  • Causar la esterilidad en los campos y el hambre en los países
  • Tener cópula con el demonio.

Leyes civiles y eclesiásticas sobre la brujería

Dos años posteriores Piérre Grégoire, hace la publicación de un tratado. En el mismo, se compendia lo relacionado a las leyes civiles y eclesiásticas, acerca de la brujería. Así como también, da noticia de la cacería de brujas, que fue realizada en el año de 1577, en Languedoc. Siendo que fueron quemados la cantidad de 400 brujos y brujas.

Sin embargo, aquellos que terminaron de perfilar, el delito correspondiente a la brujería, resultaron ser tres jueces, los cuales eran civiles. Siendo el primero Nicolas Rémy, el cual hizo público en Lyon el año de 1595. Lo que se refiere a su experiencia cuando era magistrado en el ducado de Lorena.

Teniendo en cuenta que, en el transcurso de quince años, de su actuación entre los años de 1576 y 1591, dio la orden para que fueran quemadas, alrededor de unas novecientas personas. Las cuales habían recibido acusación de ser brujos o brujas.

Seguidamente Henri Boguet, denominado como “gran juez de la ciudad de Saint Claude”, el cual escribió un libro en el año de 1602, en el cual cuenta, lo que fue su actuación en la zona conocida como del Jura. Y en la que hacía la descripción, de cómo descubriría a los brujos, mediante las señales que eran características en sus cuerpos o también en sus cabezas.

Las mandaban a rapar para marcarlas

Debido a que a las mismas las mandaba a rapar, y al que no le temblaba el pulso, para mandarles a aplicar la tortura, con la finalidad de que dieran su confesión. Luego el tercer juez fue, el de nombre Pierre de Lancre, el cual dio la orden, para que quemaran alrededor de ochenta brujas en la localidad de Labourd, en el país vasco francés.

Siendo que su actuación, produjo consecuencias en el otro lado de la frontera, mediante el proceso famoso, de las brujas de Zugarramurdi. Y que además hizo la publicación de su experiencia, en dos libros los cuales fueron muy famosos.

De igual manera, tratadistas de otras partes de Europa, también hicieron su contribución, a lo que fue la definición del delito correspondiente a brujería. Siendo que hay que destacar al flamenco, Peter Binsfeld, el cual en el año de 1591, hizo la publicación del Tractatus de confessionibus maleficorum et sagrarum.

Asimismo, fue que el castellano flamenco Martín del Río con lo que se conoció como Disquisitionimum magicarum libri sex, el cual se publicó en el año de 1599, de acuerdo a Julio Caro Baroja, hace una versión del Sabbat, en donde toma los elementos de allí y allá.

Haciendo la cita ora a Rémy, ora a Binsfield mismo. Y también ora a los inquisidores de más antigüedad, los cuales eran franceses y también italianos, etc. Así como también, al milanés Francesco María Guazzo con lo que fue su Compendium maleficarum.

Las brujas de Zugarramurdi

La persecución de las brujas

Durante los siglos del XV al XVIII, fue dada una persecución la que resultó bastante intensa, particularmente para la brujería. Siendo que la misma fue conocida, como la caza de brujas. Esta persecución logró la afectación, de lo que era la práctica total en el territorio europeo.

Aun cuando fue de manera particular, muy intensa en Centroeuropa, en los estados que eran semiindependientes, bajo la autoridad denominada nominal del Sacro Imperio Romano Germánico, y también en la Confederación Helvética.

Actualmente, los estudiosos de la materia se atreven a dar una cifra de aproximadamente, unos 110.000 procesos. Y una cantidad de ejecuciones, de unas 60.000. Aun cuando, dichos cálculos anteriores han arrojado, una cantidad mucho más grande que esa.

En cuanto a la acusación principal que se les daba, era la de demonolatría, o la adoración del diablo. De manera concreta, en una obra clásica referida al tema, de nombre el Malleus maleficarum, que significa martillo de brujas.

Luego entonces, entre los siglos correspondientes del XVI al XVIII, hicieron su aparición, una cantidad numerosa de obras de tipo eclesiásticas y juristas relacionadas con dicho tema.

De forma contraria a lo que es creído, la mayoría de los procesos que fueron realizados por brujería. Los mismos fueron ejecutados, mediante los tribunales civiles, y la inquisición tuvo un papel bastante menor.

En cuanto a los procesos, los mismos tuvieron lugar, de igual forma en los países tanto católicos, como también los protestantes. Mientras que, en la religión ortodoxa, lo relativo a la caza de brujas resultó ser de una intensidad mucho más pequeña.

Aplicación de torturas
Cabe señalar que, en el transcurso de todos los procesos, fue aplicada muy frecuentemente la tortura, a fin de que obtuvieran las confesiones. Motivo por el cual, los investigadores en la actualidad, hacen la manifestación de algo de escepticismo, sobre lo que fue manifestado en esos juicios por brujería.

Asimismo, algunos procesos se hicieron de forma especial célebres, tales como el de los Juicios de Salem, realizado en los Estados Unidos. Siendo que de allí se tomó el tema, de la famosa obra de nombre Las Brujas de Salem, perteneciendo al dramaturgo Arthur Miller.

El cual tiene como fecha de publicación el año de 1953. Y que hizo popular la famosa expresión de “caza de brujas”, en cuanto al Comité de Actividades Antiestadounidenses, correspondientes al senador Joseph Mccarthy, durante la época que se conoció como macartismo.

Luego, a partir de entonces, la expresión de caza de brujas es aplicada de manera metafórica, a cualquier tipo de persecución que sea de tipo ideológico. En cuanto a dicho código, el mismo hacía la indicación en cuanto a la forma de reconocer a las brujas. Siendo por ejemplo las manchas en la piel un signo de las mismas.

Asimismo, enseñaba contra ellas una diversidad de maneras de torturar, tal como por ejemplo, el meter a una bruja en el agua. Siendo el caso que de flotar, se trataba de una bruja.

Igualmente, instruía sobre la forma de realizar diversos interrogatorios. Los mismos eran confusos de forma intencional, a fin de desconcertar a las acusadas, y de esa manera lograr que se traicionaran o traicionaran finalmente a otros.

Brujería

El proceso que paró la persecución

De igual forma en España, la inquisición paró la persecución, a raíz del proceso contra las brujas de Zugarramurdi, hecho ocurrido en el año de 1610. En el mismo los inquisidores, se encontraron ante una posibilidad, de que tuvieran que hacer la quema de varios miles de mujeres. Siendo esto en el caso de que fueran condenadas.

Por lo tanto, fue resuelta la cuestión, haciendo la declaración de que no tenían pacto con el diablo. Y desde entonces dejó de quemarse a las brujas.

Luego entonces, en el siglo XVI d.C. quien fuera Anton Praetorius, el cual era un pastor, y además teólogo calvinista de origen alemán. Hizo la lucha contra lo que fue la persecución y tortura de brujas. Reflejado en su obra titulada, Gründlicher Bericht. El mismo se trata de un informe bien completo, sobre lo que es la brujería y las brujas.

La crisis de la brujería en el siglo XVII

De acuerdo al antropólogo y también historiador de origen español Julio Caro Baroja, durante la época del Barroco, es cuando sobrevino una crisis bastante grande de la brujería. Siendo que la misma, fue manifestada de dos formas distintas.

En el primer caso, es que cada vez fueron más abundantes y con mayor fuerza, aquellas voces que se encargaban de negar la realidad, en cuanto a los actos propugnados por los brujos y las brujas.

Y la segunda, se trataba de que la brujería como tal, era el derivado frecuentemente, a formas diferentes. Y se fue complicando, cuando se le fue llamando como estados de posesión demoníaca.

Luego entonces quien fuera el pionero, en cuanto al cuestionamiento de la realidad relacionada con la brujería, se trató del inquisidor de origen español, y de nombre Alonso de Salazar y Frías.

Siendo que su informe fue demoledor, presentado en los años de 1612 – 1613, a lo que fuera el Consejo de la Suprema Inquisición. El mismo fue con el motivo de un proceso famoso de las brujas de Zugarramurdi, y que hizo la relativa política benigna acerca de la brujería de la inquisición española.

Brujería

Informe que hablo de la falsedad de la brujería

Sin embargo, no fue hecho público su informe, siendo así que le es reputado a quien fuera jesuita de origen alemán, Friedrich Spee la autoría del mismo. Así es que fue el primer autor, que habló acerca de la falsedad de la brujería.

El caso es que Spee tenía conocimiento de la obra del jesuita Adam Tanner, el cual era profesor de la universidad de Inglostadt, y el cual en su libro titulado Theologia scholastica, hacía oposición a todos los juicios que se ejecutaban por brujería.

Siendo que Spee, estuvo presente en los Juicios de Würzburg. Además, tuvo su actuación como confesor, de muchas de las personas acusadas. Llegando finalmente a concluir, que ninguna de aquellas personas que fueron llevadas hasta la hoguera, tenían culpabilidad en relación a la brujería.

Ase es que se trató Spee, de un rebelde el cual tuvo que hacer la publicación de su obra Cautio criminalis, como si fuera un autor anónimo. Esto a fin de darse protección, puesto estaba sin la autorización, de quienes eran los superiores de su orden.

Asimismo, Spee estuvo negado a renunciar a la orden, en el momento que le fue pedido. Debido a que su objetivo en particular era el de desacreditar, el conocido Melleus maleficarum.

Es de señalarse que, en su libro, él comienza aclarando que no hace la discusión, en cuanto a la existencia de las brujas. Sin embargo, insiste en que de aquellos condenados, a los cuales él mismo tomó la confesión, ninguno resultaba ser culpable de brujería.

Motivo por el cual, abogaba para que pararan los juicios por este motivo. Siendo que, de hecho, los mismos comenzaron su declinación en Alemania durante el siglo XVII.

Spee no negaba la intervención del diablo en la vida humana

Igualmente, Spee no hacía la negación de que el demonio hubiese intervenido en la vida humana, pero había la denuncia, tal como también había sido hecha por el inquisidor Salazar, de los abusos que eran producidos en aquellos procesos que se hacían por brujería.

Siendo el caso que ya, a partir del momento en que era detenida la persona que se acusaba, se le daba el trato de culpable al momento que era interrogada. Así como cuando le eran buscadas marcas, o cualquier señal diabólica que tuviera en su cuerpo.

Luego entonces, las confesiones resultaban ser conseguidas a través de la tortura, y no era tomado en cuenta las retrataciones que posteriormente surgían. Inclusive en Alemania, se continuaba recurriendo a las ordalías, a fin de hacer la determinación, de la inocencia o de la culpabilidad que tuviera el acusado.

Siendo esto una práctica medieval, la cual ya se había abandonado en la mayoría de los países de Europa. Es de señalarse que una de las ordalías, era consistente en la inmersión en agua de quien era acusada. Siendo el caso que, si quedaba flotando, sería condenada como culpable. Y en el caso de hundirse se consideraría inocente.

Asimismo, era pinchada con una aguja la supuesta bruja, luego aquellas que tuvieran partes que fueran insensibles daba la prueba, para ellos, de que si era bruja.

Brutalidad de las cacerías de brujas

Luego entonces el Cautio cirminalis, lo leyó el jesuita e inquisidor de nombre Franceso Albizzi, el cual terminó quedando impresionado debido a la obra. Siendo que quedó convencido, de lo que se refiere a la brutalidad de las cacerías de brujas.

Resulta pues, extremadamente duro el hecho de que con los que eran seguidores, del reconocido astrónomo Galileo Galilei. Siendo uno de los perseguidos por Albizzi, su postura en contra de la caza de brujas fue bastante dura.

Los mitos de las Brujas en la edad media

Luego para el año de 1631 Albizzi, el cual era en ese momento nuncio apostólico, en Colonia, la cual era una ciudad alemana, presenciara pues horrorizado lo que era una quema de brujas. Diciendo entonces textualmente: “Nuestros ojos hubieron de contemplar un espectáculo terrible. A las afueras de muchas ciudades y aldeas, vimos numerosas estacas, a las que habían atado a pobres y desgraciadas mujeres para quemarlas por brujas”.

Posteriormente en el año de 1636, siendo los inquisidores Franceso Albizzi y también el cardenal Marzio Ginetti, ofrecieron oposición a lo que era la cacería de brujas que se encontraba desatada, por quien fuera el príncipe elector de nombre Fernando de Colonia.

Más entre los años de 1648 al 1651, es desatada una cacería de brujas en la zona aislada de la región de los Grisones. Siendo llevados a cabo los juicios, en la ciudad de Vaduz, que es conocida en la actualidad como Liechtenstein, donde alrededor de unos 100 brujos, terminaron siendo ejecutados en la hoguera.

Rescate de hijos de ajusticiados

Para el año de 1655, Albizzi logra hacer el rescate de quince niños, los cuales eran los hijos de las personas que ajusticiaron en los juicios de Vaduz, y que fueron acusados de realizar prácticas de brujería.

Así que los niños sufrieron de amenazas, sin que fueran asistidos en confesión por ningún sacerdote. Con la aseveración de que, si no procedían a confesar que ellos eran brujos, terminarían padeciendo del executio bestialis, lo que significa, la ejecución de los animales.

Luego entonces, todos los niños fueron llevados como refugiados a Milán, amparados por protección de Albizzi, donde llevaron sus vidas normales.

Posteriormente, entre los años de 1679 hasta el 1682, es conformado un tribunal nuevo, el cual ejecuta la condena de muerte a 200 personas, por practicar brujería.

Brujería

Siendo que una comisión que enviara Leopoldo I de Habsburgo, y que presidió el príncipe obispo de Kempten, hizo la determinación de que los juicios se llevaran a cabo mediante el señor local, el conde Franz Carl von Hohenems. A fin de poder quedarse, con lo que eran las propiedades de los acusados. Siendo que un total de 300 personas, que había sido ejecutadas en los dos juicios. Hacia la representación de un 10% de la toda la población del condado de Vaduz.

Así las cosas, el conde fue capturado y puesto preso, y posteriormente a su muerte el obispo de Kempten, procedió a vender las tierras en cuestión a Juan Andán Andrés de Liechtenstein. Siendo el nombre de esa familia el que recibe la región.

Nuevas ideas no influenciaron a jueces

Así es que, no fue ejercida ninguna influencia, sobre una gran cantidad de jueces ni sobre otras personas. Las cuales eran responsables de la administración de justicia, lo que habían sido las nuevas ideas acerca de la brujería.

Hecho éste, no solamente en el transcurso del siglo XVII, sino además en el transcurso del XVIII, cuando fueron condenados a la hoguera, una cantidad de personas acusadas de ser brujos y brujas. Aun cuando, las causas no se consideraron casi nunca, tan sensacionales como las que ocurrieron en los viejos tiempos.

Cabe destacar que, uno de esos procesos que fueron tardíos, y de más abundancia en los países que eran protestantes, que en aquellos que eran católicos, se dio en Suecia, en el año de 1670. Siendo que algunos niños y jóvenes del pueblo de Mohra, hicieron la denuncia acerca de unas supuestas brujas.

Así que de acuerdo a ellos, les habían trasladado hasta un Sabbat, que se encontraba presidido por el demonio. Asimismo, que fueron obligados a renegar de dios, y que los bautizaron, luego por un infernal sacerdote. Fue entonces abierto un proceso y se quemaron entonces a setenta mujeres.

Al igual que fueron azotadas otras cincuenta. En cuanto a los niños que habían acusado, los que tenían dieciséis años, resultaron ser quemados, y cuarenta de ellos terminaron siendo azotados.

Brujería en la América española

A partir de la época prehispánica, quienes fueran los habitantes antiguos, tenían un concepto de lo que era la brujería, bastante distinta al que existe en la actualidad.

Siendo que las personas, que pudieran tener algunos poderes que sean sobrenaturales, o en este caso posee el don para realizar hechizos. Entonces se concebían como distinguidos habitantes. Y además, eran muy respetados por el resto de los habitantes de los lugares en donde se encontraban.

Así que la brujería se consideraba, como una actividad que era muy digna de hacerle reconocimiento. Debido a que los hombres, que tenían una importancia mayor, tal como eran los Tlatoanis. Eran los que, en una cantidad de ocasiones, tomaban decisiones. Por lo cual, ejercían la afectación al resto de la comunidad.

Luego entonces, sus decisiones estaban supeditadas a la información, que obtenían mediante los brujos. Inclusive en ciertas ocasiones, también recurrían a los brujos, a fin de que se curasen de algún tipo de enfermedad.

A fin de que se realizaran los actos, correspondientes a la brujería, las personas que eran especializadas tomaban algún elemento de la naturaleza, con la finalidad de ejecutar sus diferentes trabajos.

Asimismo, a medida que el tiempo pasaba, los mismos fueron evolucionando, hasta llegar al punto de que se convirtieron, en una creencia también para los pobladores. Lo cual fue logrado mediante la ayuda de quienes eran escribanos que provenían desde España, al momento que comenzó la conquista.

Y los que, en ciertas ocasiones hacían exageraciones en cuanto a lo que veían. Siendo que es de allí, de donde deviene una gran parte de lo que es el pensamiento mágico – religioso, en cual actualmente aun es mantenido.

Las creencias arribaron con la conquista

Así que al arribo de las primeas huestes de origen español, no solamente arribaron la numerosa cantidad de creencias sobre lo que era la brujería. Sino que además, surgieron una diversidad de prácticas de tipo adivinatorias y también de hechicería.

Lo mismo se recibía, tanto de quienes eran hispanos, como también de los esclavos. Los cuales pertenecían además a distintas etnias africanas, las que prontamente procedieron a fusionarse con lo que son las creencias de tipo mágico – religiosas correspondientes a los pueblos aborígenes.

Brujería

En base a los procesos de tipo judicial, que pertenecieron a la época colonial, la mayor parte del pueblo estaba convencido, que los brujos y las brujas tenían sus reuniones en el transcurso de la noche los días viernes. Siendo esto, en unas cuevas que eran secretas, y se encontraban habitadas por seres de características sobrenaturales. Todo ello con la finalidad de:

  • Beber
  • Comer
  • Bailar
  • Celebrar su trato con el demonio.

Siendo que todo esto, antes era bien visto, y ahora era tomado como algo en extremo negativo. Asimismo, era pensado que aquellos que practicaban dicho rito, tenían la capacidad de hacer una transformación convirtiéndose en animales.

Luego entonces, a este tipo de personas les comenzaron a llamar nahuales, de los cuales, a lo largo de la historia, fueron una fuente primordial de leyendas de tipo sobrenaturales. Siendo que las mismas comenzaron a tomar mucho peso en México.

Artes adivinatorias y hechicería

Es de señalarse que la hechicería tiene asociada a ella, lo que son las artes adivinatorias. Siendo que entre las que más se conocieron, y que se practicaban en el tiempo del periodo colonial, se encontraban la nigromancia, que se refiere a la adivinación a través de la invocación de aquellos que ya han muerto.

De la misma manera que la geomancia, que se trata de la adivinación mediante las líneas, los círculos, o los puntos que se hacen en la tierra. De igual manera, que la hidromancia, que se trata de la adivinación mediante la observación del agua.

Igualmente, también practican lo que es la onomancia, la cual es la adivinación a través de cálculos numéricos, y también anagramáticos. Los cuales se realizan surgiendo, del nombre de la persona. Así como también la quiromancia, que se trata de la lectura de las líneas de la mano.

Brujería

Siendo el caso que las autoridades de la iglesia, propinaban castigo a las personas que se encargaban de realizar dichos actos, a través de una legislación bastante copiosa, y canónica, la cual fue emanada de los concilios y los sínodos sucesivos.

Luego entonces estando en dichos escenarios, lo que se relaciona con el proceso judicial, se encontraba a cargo de quienes eran los mismos jueces eclesiásticos. Siendo que en algunos casos que eran excepcionales, era el Tribunal del Santo Oficio, perteneciente a la Inquisición, el que se encargaba de hacer la condena, lo cual era con penas en donde se incluían, castigos tales como, entre otros:

  • La excomunión
  • Los azotes
  • Las multas pecuniarias
  • La cárcel
  • El destierro.

Y en el amor

Asimismo, lo que es el amor, desempeña un papel sumamente importante en todo lo largo de la historia. Así que, en el tema referido a la brujería, no se queda por fuera, debido a que, al evolucionar estos actos, los pobladores nuevos comenzaron a recurrir a los brujos. A fin de que les fueran realizados trabajos para el amor.

En este caso hacían pues brujería amarres de amor. Al igual que, entre muchas otras:

  • Brujería para volver loco a un hombre.
  • Brujería ritual.
  • Brujería blanca y negra.
Con lo cual hacían trabajos para el amor, de aquellos que se los pedían. Igualmente también existen maneras para conocer cómo quitar amarres de brujería, al igual que oraciones para voltear trabajos de brujería. Es de hacer notar que han sido realizado estudios, los cuales se han plasmado en libros. Así es que en los mismos se habla acerca de la existencia de registros, en donde era utilizada una planta, cuyo nombre es doradilla. Y la que se usó a fin de realizar una serie de trabajos amorosos.

Siendo que, de los mismos, algunos procedieron a denunciarlos ante lo que era el Santo Oficio. Sin embargo, de este tipo de trabajos, solamente se encuentran registros de que sucedieron como tal, en lo que fue la época de la Colonia, y no en la época prehispánica.

La Ilustración y la crítica final de la brujería en el siglo XVIII

Fueron ciertos filósofos naturales procedentes del siglo XVII, tales como Gassendi y Malebranche, los que prestaron ocupación para demostrar de una forma empírica, lo que era la irrealidad de la brujería. Siendo que esto sentó las bases, para que se criticara de manera definitiva, lo cual fue realizado en el periodo de la Ilustración.

Siendo pues aquello, que fue resumido por Voltaire, con una contundente frase, la cual decía: “Sólo la acción de la Filosofía, ha curado a los hombres de esta abominable quimera, y ha enseñado a los jueces que no hay que quemar a los imbéciles”.

En el caso de Gassendi, el mismo acudió a lo que era el método experimental, con la finalidad de quitar el crédito a la creencia en la brujería. Así que hizo tomar un narcótico, a una cantidad de aldeanos procedentes de los Bajos Alpes, y les dijo que iban a presenciar un aquelarre.

Luego entonces, al momento de despertar, procedieron a contar que efectivamente, si había estado en una reunión de brujos y brujas. De la misma forma Malebranbre, por su lado, de acuerdo a su tratado famoso, De la recherche de la verité, le hace la atribución a la mayor parte de las brujerías a la fuerza correspondiente a la imaginación.

Luego entonces, un libro que resultó clave para que fuera demolido el mito de la brujería, se trató de Betoorverde weereld, que significa “El mundo encantado”. Cuyo autor fue Baltasar Bekker, de origen holandés. El mismo se publicó en el año de 1691 en la localidad de Leuwarden.

Contradiciendo la creencia de siglos

En cuanto a la importancia de dicha obra, la misma radica en que fue propuesta la demostración, de una idea la cual contradecía una creencia. La cual había durado durante siglos, y que era la de que el demonio no hacia intervención en la vida de los hombres.

Es por tal motivo, que dicha obra la condenó un sínodo, es decir, en un concilio. Motivo por el cual, le fue quitado el cargo que desempeñaba. Teniendo que llevar el resto de su vida hasta morir, una vida errante y bastante insegura, de acuerdo a Caro Baroja.

Luego de transcurridos unos veinte años, para el año de 1710, hizo su aparición un libro que era anónimo. El mismo estaba escrito en idioma francés, y abordaba el tema correspondiente a la brujería, de una manera humorística. Siendo que tuvo un éxito bastante grande.

Así es que el título de la obra, es L’histoire des imaginations extravagantes de Monsieur Oufle. Siendo que se trataba pues, de una sátira correspondiente a los libros que eran de brujería, y también a los de magia. Es así que, estaba siguiendo el ejemplo, que expuso Cervantes en su obra de Don Quijote, con relación de los libros de caballería.

Asimismo, en el año de 1725, fueron publicadas unas cartas por el médico St. André. Siendo que, en las mismas, hacia la denuncia de que las declaraciones que fueron dadas por los supuestos brujos. Se encontraban muy influidas por todo lo que era la literatura, que había sido publicada acerca del tema.

Desacreditando la creencia

En su diccionario filosófico Voltaire, se encargó de hacer ironía, acerca de la brujería que era más propia en otros tiempos. Siendo que en el mismo hacía la exposición textualmente, de lo siguiente:

“Es pena grande que hoy no haya ya ni poseídos, ni magos, ni astrólogos, ni genios. No puede concebirse lo que hace cien años suponían todos estos misterios como recurso. […]

Cada aldea tenía su brujo o su bruja, cada príncipe tenía su astrólogo. Todas las damas se hacían decir la buena ventura; los poseídos andaban campo traviesa. La cuestión era saber, quién había visto al Diablo o quién lo había de ver. Y todo esto era objeto, de inagotables conversaciones que mantenían los ánimos suspensos.

De la misma manera, quien fuera el ilustrado de origen español, llamado Benito Feijoo. También estuvo ocupado en la desacreditación de la creencia en la brujería.

Asimismo, en el transcurso del siglo denominado como de las Luces, hicieron su aparición, una serie de historiadores de origen europeo. Los mismos hacían la acusación directa a la Iglesia, así como también a la inquisición, de lo que fue la caza de brujas.

Esto fue debido a las persecuciones, las cuales habían sido hechas en el nombre de Dios, y donde habían sido los mismos sacerdotes, los que se encargaron de inventar la imagen de quien fuera la bruja maléfica.

Brujería

Reivindicando a la Iglesia

Igualmente, otros autores católicos, de manera posterior, hicieron la reivindicación del papel que tuvo la iglesia, aduciendo, que lo relativo a la creencia de las brujas, no se trató de una invención de la iglesia. Siendo que hasta el momento se mantiene esta controversia.

Es de señalarse que el último juicio, que se realizara por la práctica de la brujería, se efectuó en Alemania. Y tuvo lugar en la localidad de Würzburg. Siendo su fecha en el año de 1749. Asimismo, hay que indicar que, para el año de 1783, en Suiza, fue ejecutada una niña, la cual fue tildada de bruja, en el cantón protestante de Glarus.

Edad Contemporánea

Surgen una serie de cambios, cuando arriba el siglo XIX. Donde la inquisición deja de existir, por lo cual la condena a la hoguera o a la horca, quedan atrás. Veamos ahora lo ocurrido.

Siglo XIX

Cuando llega el romanticismo, a excepción de Goethe, lo que se refiere al tratamiento dado a la brujería experimenta un retroceso, debido a que el tema es banalizado, cuando se trata con un criterio el cual es efectista y además teatral. Y también al darle un toque, que sea de color local. Siendo como Merimée al momento de escribir acerca de las brujas españolas.

Al igual que también aquellas, que son de color histórico, tal como son todos los imitadores de Walter Scott. Siendo un ejemplo de ello, que se puede mencionar a la descripción correspondiente al Sabbat, que es hecha por Théophile Gautier, en Albertus ou l´ame et le péché.

Y que se realizara en el año de 1832. Siendo que, en el mismo, de acuerdo a Caro Baroja, lo que fue el color procede a dominar sobre todo el resto, haciendo que un color que sea brillante a veces, en otras ocasiones es oscuro. Hace recordar a los grabados de Gustave Doré, y también a otros dibujantes y también pintores de la época.

Así es que la banalización que le fue dada a la brujería, continúa así en todo lo largo del siglo XIX d.C. y también a principios del siglo XX. Siendo el caso que la bruja es expuesta hasta en las zarzuelas y las operetas. Así como también en dramas y en novelones.

Es el caso que la literatura regional, hace lo que es un amplio uso de la misma. Asimismo, los poetas, que son finiseculares, así como también los modernistas y otros afines, hacen la explotación de su silueta.

Siglo XX

En el año de 1944, quienes fueran las médiums de nombres:

  • Helen Duncan
  • Jane Rebecca Yorke.

Se convirtieron, en las últimas mujeres en procesar y encarcelar debido a la Ley e Brujería el año de 1735. Aun cuando no por el hecho de ser brujas, sino debido a que engañaron a la gente, haciéndoles creer que eran capaces de hacer la invocación de espíritus. Siendo que la ley, procedió a derogarse en el año de 1951.

Asimismo, en la Alemania que salía de la guerra, para el año de 1950, en lo que fue la zona rural que se encontraba en las cercanías a Luneburgo. Quien fuera un granjero muy próspero, de nombre Johannes Bading, realizó la denuncia de que sus animales estaban muriendo. Esto debido a un gas extraño, el cual salía desde la casa de un vecino.

Es el caso que Bading le atribuía esto a unos vecinos, los cuales eran muy envidiosos y que practicaban la brujería. Así que el mismo Bading, procedió a dar muerte a una vecina, lo cual hizo mediante un instrumento que era de labranza, debido a que la creía bruja.

Asimismo, alrededor de unos 15 casos de brujería, fueron denunciados ante los tribunales de la región. Siendo que los jueces manifestaban tanto sorpresa como también incredulidad.

Interpretaciones de la caza de brujas

En un principio, lo que se refiere al debate acerca de la brujería fue producido entre los realistas y los nominalistas. Es decir, entre los que tenían sus creencias en cuanto a que lo que las brujas decían, era realmente cierto. Y los que tenían el pensamiento de que se trataba del producto de solamente su imaginación, o simplemente mentiras.

Brujería

En el día actual, de lo que realmente se trata, es de que no sean juzgadas las brujas. Sino que más bien se interprete la brujería, con un análisis basado en la lógica de lo que es su discurso.

Siendo que así, una de las tareas primeras en cuanto a los estudiosos, se ha delimitado a lo que era dicho por las brujas, de lo que le gente tenía la creencia de ellas. A fin de realizar el establecimiento, en forma clara, de lo que podía ser la frontera, entre la brujería de manera objetiva. Y aquella, que había sido prácticamente prefabricada por la opinión en general.

Teoría del origen pagano

Como una de las interpretaciones, que ha tenido un arraigo mayor en los medios neopaganos, es la que se hace a las brujas, que son representantes de los cultos antiguos. Los cuales fueron anteriores al cristianismo, y que sus perseguidores tendrían identificado, de manera errónea o tal vez malintencionadamente, donde se plantea la adoración al diablo.

En cuanto al precursor de dicha interpretación, el mismo fue Ernest Jarcke, de origen alemán, y que es profesor de la universidad de Berlín. Siendo que, en el año de 1828, hizo el planteamiento de que la brujería, sería como una manera de religión de tipo natural. La misma, habría sido la relacionada con los pueblos germánicos que eran además paganos.

Luego entonces, dicha idea paso a ser ampliada en el año de 1839 por quien fuera Franz Joseph Mone, cuando hizo la afirmación de que la brujería, estaba fundamentada sobre las bases precristianas.

La procedencia

Así que las mismas, procedían de un culto el cual era subterráneo, de tipo esotérico. Y que era practicado, por los sectores populares, donde estaban adorando a un dios que era nocturno, y que tenía la forma de una cabra.

Así como también, se celebraban orgias, magia y además envenenamientos. En relación a la teoría de que la brujería, no se trataba más que de la previvencia, de una religión que fue anterior al cristianismo. Fue formulada de una manera muy fina, en la obra literaria titulada La rama dorada, cuyo autor fue James George Frazer.

Siendo que, en la misma, planteó la formulación de dos leyes, en las cuales estaría basada la brujería: una era la ley del parecido, de acuerdo a la cual la bruja hacia la deducción, de cómo, puede hacer la producción del efecto que desee, solamente mediante la imitación.

Asimismo, la Ley de contacto, de acuerdo a la cual la bruja, tiene la creencia de que todo aquello que realice, con un objeto que sea material, procede a afectar igualmente a la persona que se encuentra en contacto con él mismo.

Sin embargo, fue más bien Margaret Murray, mediante su obra literaria The Witch-Cult in Westen – Europe, publicada en el año de 1921, la que hizo el desarrollo de esta teoría, haciendo su centro en el culto correspondiente a Diana y a la fertilidad.

De acuerdo a Murray, la cual escribió igualmente God of the Witches en el año de 1933. Y también The Divine King, hecho ocurrido en England en el año de 1954. Lo que era la brujería, se trataba de una derivación, de una religión neolítica, en la cual eran practicados sacrificios humanos.

El Sabbat ritos de fertilidad de la tierra

Asimismo, lo que se reconoce como las noches de brujas o el Sabbat, era correspondiente a las épocas del año. En la cuales eran realizados los ritos de fertilidad, durante el tiempo Neolítico.

brujería

A fin de que la naturaleza se mantuviera viva, y no muriera durante el invierno. Y, además, les concediera las mejores cosechas durante el verano, los días 31 de julio y el 1 de febrero. Así es que, de esta manera, la brujería siempre permaneciera ligada, de una forma subterránea a las religiones panteístas. De forma concreta, a las de influencias germánicas, y también a las celtas.

Luego entonces dichas reuniones se convertían, en el residuo de lo que eran los ritos femeninos griegos. Y también los romanos, a quien fuera el dios Baco, y también a otros ritos que son de origen tracio.

Así también, las denominadas brujas, serían pues las herederas de aquellas que eran sacerdotisas Bacantes. Luego de la llegada del cristianismo. En relación al macho cabrío, parece que corresponde más bien, al Dios de la fertilidad Pan y los sátiros.

Punto de vista con mucho atractivo

Es así como, el punto de vista correspondiente a Murray, acerca de la brujería, resultó tener mucho atractivo. Debido al destacado papel que le era concedido a la mujer, al igual que a su sexualidad. Y por lo cual, estaba implicada la resistencia contra la opresión que ejercía la iglesia.

Luego en el transcurso de 30 años, surgió en el Reino Unido, un movimiento el cual fue de recuperación de la brujería. Siendo que, en gran medida, se encontraba con el basamento de las teorías de ella.

De la misma forma, otro que generó gran influencia fue Gerald Gardner. El cual fue el autor que se puede considerar, como el texto fundacional, de lo que es la Wicca, Witchcraft today, del año de 1954. Y cuyo prólogo se escribió por Murray.

Fue así como los seguidores de Murray, procedieron a dedicarse al estudio que, hacía la comparación de la brujería, con lo que fueron los cultos correspondientes al Antiguo Egipto, y también los de Mesopotamia. Siendo que se buscaba un origen común hipotético. Que partía desde el supuesto de que la brujería, sería una cultura antigua que había evolucionado muy poco.

Sin embargo, ha resultado ser muy criticada esta teoría, debido a que tiene la pretensión, de hacer la aplicación de esquemas mentales. En base a lo que es la cultura erudita, hacia un fenómeno como el que corresponde a la brujería. La cual se encuentra formando parte de lo que es la cultura popular.

Por lo que la tesis de Murray además, han sido bastante cuestionadas. Debido a que se ha basado en fuentes, que no tienen mucho crédito, tal como son las confesiones correspondientes a las propias brujas, que a menudo fueron realizadas bajo la tortura.

Teorías psicológicas y psiquiátricas

A partir del siglo XIX d.C. han sido abundantes las explicaciones de tipo psicológicas, y también las psiquiátricas de lo que es la brujería. Así como también, otros investigadores también han indicado el paralelismo que es existente.

Siendo el mismo, entre la sintomatología, de lo que son las drogas de tipo alucinógenas, con lo que son las expresiones físicas. Así como también emocionales, de lo que son las brujas. Sobre manera han sido muy insistentes, por ejemplo, Michel Foucault, en lo que se refiere al componente de histeria sexual de la brujería.

Siendo un buen ejemplo de esto, se pudiera considerar lo que es el Malleus maleficarum, en el cual hay abundancia de las alusiones, que son referentes al tema de tipo sexual.

Teorías Escépticas

Se tiene que iniciando el siglo XX d.C. H.Ch. Lea, hizo la afirmación de que la brujería, se trataba más bien de un invento de la inquisición. Así como también, de los legos. Y además de los teólogos, que se encontraban al servicio del poder temporal relativo a la iglesia católica, una idea que fue compartida por el canónico de nombre Dollinger.

Asimismo, en la segunda mitad del siglo, quien fuera de origen danés de nombre G. Henningen, hizo la afirmación de que, de manera efectiva, la brujería se había convertido en un producto de la elaboración teológica. Correspondiente a quienes eran intelectuales, y que nunca llegó a formar parte de lo que era la tradición popular.

Por lo tanto, no habría sido posible que hubiera sectas paganas, que realizaran cultos a la fertilidad. Sino que más bien, se habría difundido la brujería mediante las reuniones, y también las sugestiones que se dieran a conocer, mediante los sermones de los que eran predicadores.

Teorías sociológicas y antropológicas

En la obra conocida como La Sorciére, quien fuera el historiador francés de nombre Jules Muchelet, para el año de 1862, ubicó a la brujería en el contexto de lo que era la lucha de las clases. Las cuales eran oprimidas, en contra del orden social que se encontraba establecido.

Así fue que, de acuerdo a Michelet, la brujería se convirtió en la respuesta, que, de forma desesperada, el pueblo encontró como posibilidad. A fin de ponerle remedio a los males que tenían, tanto física como moralmente.

Luego entonces, a este planteamiento se sumó, quien fuera el sociólogo de nombre Emile Durkheim, en el año de 1912. Siendo que el mismo hizo, la descripción de la brujería, como si fuera la expresión de una conducta anti social, así como también individualista primitiva.

De igual forma, el antropólogo Malinowski para el año de 1955, hizo destacar que la brujería, se trata de una respuesta, a lo que era la desesperanza que es producida en el hombre, o también en la mujer. Siendo esto en un mundo en el cual no pueden ejercer ningún control.

Así es que, dicho enfoque de tipo sociológico y antropológico, se ha desarrollado por una cantidad de numerosos historiadores. Los cuales han hecho el estudio del tema relativo a la brujería, en el paso correspondiente del mundo medieval hacia el mundo moderno.

Siendo que, para algunos de los mismos, el caldo de cultivo que corresponde a la brujería, se convertiría en las tensiones de la aldea. Al momento en que se pasa de la comunidad que es orgánica y solidaria medieval, a lo que se conoce como individualismo del capitalismo agrario.

Interpretaciones socio – económicas

La autora Silvia Federici, de origen italiano, en su libro Calibán y la bruja, hace la defensa de la teoría de acuerdo a la cual “la caza de brujas está relacionada con el desarrollo de una nueva división, de tipo sexual del trabajo, que confinó a las mujeres al trabajo reproductivo”.

Siendo concretamente, con los inicios de lo que se conoce como el capitalismo, el cual requería el aumento del mercado de trabajo, potenciando el trabajo asalariado. Así como también, haciendo la eliminación de la agricultura de subsistencia. Y cualquier otro tipo de práctica de supervivencia autónoma, que se encuentre ligada, en ocasiones, a tareas la cuales sean agrícolas, en terrenos que sean comunales.

La brujería en otras culturas

Entre la gran diversidad de manifestaciones que existen del chamanismo, en lo que es el norte del continente americano, se encuentra el nagualismo o también conocido como nahualismo mexicano.

En el mismo el brujo o la bruja, pueden hacer la transformación en lo que es su animal protector, el cual puede ser tanto volador como también terrestre, de igual forma que doméstico o salvaje.

Asimismo, de acuerdo a la tradición de Chile en Suramérica, y a ciertas zonas de Argentina, lo que se refiere a la transformación de las brujas, de forma principal era en aves.

Aun cuando también, son mencionados algunos otros animales, donde destaca un tipo de brujo o bruja, al que igualmente que los Calcu, pertenecientes a la tradición Mapuche, se les atribuía la capacidad para convertirse, en un pájaro muy mítico que se conoce como Chonchón.

De igual forma en Perú, los chamanes se suelen convertir, en animales de la granja, tales como cerdo o cabra.

Brujas en el folclore europeo, y su reflejo en la literatura infantil

En los cuentos infantiles, la bruja juega un papel que es esencial, tal como los que se pueden recopilar a través de los Hermanos Grimm, en donde se consolida como el personaje que es malvado. Dentro de las más famosas brujas de cuento se tienen:

  • La madrastra de Blancanieves
  • La bruja de La Sirenita
  • Bruja de la casita de chocolate de Hansel y Gretel
  • Baba Yaga, correspondiente al folclore ruso.

En la literatura reciente de los Estados Unidos, también es recogido el mito que corresponde a la bruja, pero ya no necesariamente es malvada. Tal como en El Mago de Oz, donde salen dos brujas que son malvadas, y dos que son bondadosas.

La belleza y la fealdad

De manera tradicional es asociada la imagen de las brujas, a una anciana mujer, la cual es fea y de forma especial aspecto desagradable. Sin embargo, era creído que entre los poderes que tenía, se encontraba el de poder hacer la modificación de su aspecto, de manera voluntaria.

Siendo que se mostraba como una hermosa y deseable joven. Así es que dicha apariencia, era aprovechada para hacer la seducción a los hombres. Y así llevarlos hasta la perdición.

Brujería en la cultura popular

En la mayor parte de las series televisivas es posible ver que es tratado el tema de la brujería. Así como también son presentadas las brujas con mucha hermosura y siendo buenas y heroínas. Una de las primeras series de televisión en tocar dicho tema, se trató de Hechizada, protagonizada por Elizabeth Montgomery. Luego fue seguida por, entre otras por:

  • La peor bruja
  • Sabrina, la bruja adolescente
  • Buffy la cazavampiros
  • Charmed
  • Hex.

De igual forma en los comics, también se vio la buena imagen de las brujas. Una de las recordadas es la del fantasmita Cásper. Igualmente, las brujas buenas también hicieron su aparición. En una serie de trabajos de tipo literario. Siendo de manera particular, en la determinante serie de Harry Potter su brujería.

Asimismo, nos encontramos con la malvada bruja blanca, la cual aparece en la serie literaria católica de nombre Las crónicas de Narnia. Sin embargo, las brujas son buenas y heroínas valientes. Las cuales luchan contra el gobierno, opresor en la serie de libros que se conocen como La materia oscura.

En cuanto a la literatura juvenil actual, se suele desmarcar de dicha visión. Son muchos los dibujantes, que han hecho la representación de las brujas, mediante mujeres. Siendo que las mismas, son jóvenes y se encuentran dotadas de un atractivo innato enorme.

Son ejemplos de ellas, las que tratan de hechizar y utilizar a quien fuera el al famoso Conan el Bárbaro. Asimismo, se encentra la deslumbrante Reina Bruja de Anuvis. La cual trató de seducir y hechizar al ese es capitán Trueno. Y finalmente, en la línea de no mostrar lo bruja que somos, se dio vida por reina Sigrid, a fin llevarlos juntos antes de morir.

Películas acerca de hechicería y brujerías
También es posible encontrarnos, con una cantidad de películas, tanto como de villanas, por ejemplo, en Brujas y también en Hocus Pocus. Las que son más glamorosas, tales como las Brujas de Eastwick, o también en calidad de heroínas. Las que se encuentran en la versión fílmica de Harry Potter, y también en la Brújula Dorada.

Igualmente, son citadas las brujas en las series de anime, que son los dibujos animados japoneses. Tales como héroes, o también como villanos. Como por ejemplo en la serie de nombre Soul Ester.

En la misma, quienes protagonizaron la serie, tienen la tarea de hacer la eliminación, de todos los demonios y las brujas. Haciendo la confiscación de sus almas, para el Dios de la Muerte. Y de esa manera evitar que se produzca el caos, que las mismas ocasionan al mundo.

La Brujería en el folclore chileno

En su libro titulado Mitos y Supersticiones recogidos de la tradición oral chilena, el auto de origen chileno, Julio Vicuña Cifuentes, dedica en su capítulo de mitos, un apartado especial a los Brujos, siendo que los señala también como Mandarunos o Mandarunas, como son llamados en Chile. Y los cuales se reúnes en sus aquelarres, en la cueva que se llama Salamanca.

¿Existe la Brujería?

Son muchas las personas, que acuden a la brujería, cuando se encuentran desesperados, y creen que es su último recurso a utilizar. Es muy difícil hacer la distinción clara, entre lo que es brujería, así como la hechicería y la magia.

Siendo que dichas prácticas, hacen uso de medios que son ocultos, y los cuales no son de Dios. A fin de hacer la producción de efectos, que van más allá de los poderes, que de manera natural posee el hombre.

¿Por qué se recurre a la brujería?

Son distintas las razones por las cuales se recurre a la brujería. Las que se consideran como principales son entre otras.

  • Hacer daño a quien se odia
  • Atraerse la pasión amorosa de alguien
  • Invocar a los muertos
  • Suscitar calamidades o impotencia contra enemigos, rivales y opresores
  • Resolver problemas los cuales se hayan convertido en obsesión.

¿Es real el poder de la Brujería?

Es posible que sea real, sin embargo, en una gran cantidad de casos se puede convertir también en sugestión producida por la mente, lo cual indica que es mentira. Siendo que, en ambos casos, se dice que, se encuentra actuando el demonio.

¿Qué hacer contra las brujerías?

Al momento en que se entere de que alguien le hace trabajos de brujería, son muchas las personas, que tienen miedo. Siendo que es lo que la maldad deseo, debido a que por medio del miedo es posible ejercer la dominación.

Sin embargo, es necesario recordar que el demonio no puede para nada contra lo que son los fieles a Dios. Puesto que el Padre Celestial y Todopoderoso, nos ama y cuida de nosotros.

Fantasías en torno a la brujería

Aun cuando, para algunos, es cierto que existe acción diabólica en la brujería. Han sido creadas una serie de fabulas y supersticiones, procedentes de gente muy supersticiosa.

Así se dice que, existen brujas que vuelan montadas en una escoba. O también encantaciones, que proceden a transformar en sapo a cierta víctima. Siendo que dichas fantasías, no se causan por medio de la religión. Sino de manera contraria, su ocurrencia proviene de una falta de auténtica fe.

La Terrible Historia de las Brujas de Salem
(Visited 295 times, 1 visits today)
Categorías Brujería

Deja un comentario