Aprende la Gloriosa Oración a la Divina Providencia

La Oración a la Divina Providencia es una conexión con el Dios Supremo, es la oración que nos permite solicitar la ayuda, el socorro de nuestro Creador.

ORACION A LA DIVINA PROVIDENCIA

Dios Padre Divina Providencia

Existen Santos que tienen hermosas palabras y consideraciones para con la Divina Providencia, las cuales pueden ayudarnos a entender su magnificencia.  San Francisco de Sales nos invita a confiar en la Divina Providencia.

Santo Tomás nos pide realizar la oración a la Divina Providencia con una fe firme, ya que el único obstáculo que se puede presentar para recibir la asistencia de Dios,  es pensar que la Divina Providencia no atiende los asuntos terrenales.

San Ambrosio dice que cuando nos sintamos abandonados de toda humana asistencia o ayuda, es cuando más debemos esperar y confiar en la asistencia de Dios. El llamado de los Santos es confiar, creer, tener fe, porque no podemos engañar la magnificencia de la Divina Providencia.

Oración a la Divina Providencia

¿Qué acontecerá hoy en mi vida, Dios mío? lo ignoro mi Señor.

Estoy seguro, de que nada puede sucederme

Sin que tú lo hayas planeado, tú lo creaste para mí

Estar seguro de ello me basta Dios mío, me siento más que reconocido

Respeto, acepto y adoro tus designios,

Soy incapaz de refutarlos y me someto a ellos,

con toda mi alma  por el amor que por ti siento Señor.

Uno mi sacrificio, al de tu hijo Jesús,

y te pido en su nombre

me entregues paciencia para soportar las penas y resignación

para aceptar todo lo que haya sido tu decisión me suceda.

Amén

Oración a la Divina Providencia para el dinero

La oración de la Santísima Providencia para el dinero, debe ser realizada con fe y confianza en que Dios concederá lo que necesitamos. Amada Santísima Providencia, por el amor que te tengo,  te pido no ignores mi oración

A través de esta sentida oración a la Divina Providencia, espero tu compasión y  misericordia,  ayúdame con lo que hoy vine a pedirte.  Sabiendo que son tus planes, mi suerte se ha vuelto adversa, soy humano mi Señor y quizás mis necesidades te parezcan banales.  Por eso ruego primero sabiduría.

Usando la oración a la Divina Providencia, pido que mis palabras sean escuchadas, que sean coherentes y permitas que el dinero fluya con prontitud y así deje de escasear el pan en la mesa de mi amado hogar, Señor.

Tócanos con tu vara milagrosa para que seamos impregnados  del Milagro de tu Poder celestial, sálvanos de esto que nos agobia mi Señor, tú que nos amas y no quieres vernos sufrir. Te entrego Padre haciendo esta oración a la Divina Providencia mi desconsuelo, mis lágrimas y angustia.

Rezaré la oración a la Divina Providencia, día y noche, con fe y esperanza, para que mis suplicas sean escuchadas y concedas el milagro pedido. Amén

Oración para casa, vestido y sustento

Oh Santísima Providencia, Tú que ves y conoces todas mis penurias y necesidades, te pido, te imploro que me ayudes a mantener la casa, el vestido y el sustento para mi adorada familia.

Esa familia que tú permitiste formar y bendices todos los días, hoy necesita de tu milagro y misericordia infinita. Reconozco la oración a la Divina Providencia como la mejor manera de comunicarme contigo y ser escuchado mi Señor, Padre Creador.

Acepto tus planes creados para mí y mi familia, los respeto y no los juzgo mi Señor, pero debo comprar casa, vestido y con el sustento poner pan en la mesa todos los días, es por ello, que te pido y te suplico a través de intervención pueda yo cumplir con esas obligaciones.

No pido fortunas, ni riquezas, sólo pido que desde tu santa mirada, me proveas de lo que consideres necesario para que mi familia no viva en miseria y enfermedad.  Santísima Providencia, el milagro sea cumplido. Amén.

Oración a la Divina Providencia día primero

Sin tu clemencia nada somos Padre Amado, mi plegaria  en oración a la Divina Providencia día primero estará llena de mucha fe y esperanza, cada palabra que salga de mi boca, será sincera y llena de amor, para honrarte, para que escuches a tu hijo agradecido por todo lo que me has dado.

También te haré saber de mis miedos y mis angustias, para que por favor me concedas tu clemencia.  Dios santo y poderoso, dirige hacia mi tu mirada compasiva. Santo, Señor Dios de los ejércitos llena  los cielos y la tierra con tu  gloria y en medio de toda tu grandeza, Escúchame, confieso mi redención ante ti.

Protégenos de la desnudez, el hambre, la enfermedad y la miseria,  que nunca lleguen a las puertas de mi hogar, Dios mío, ten  piedad de mí, sé mi amparo y concédeme la constancia para que no se separen de mí las alabanzas: Santo, Santo, Señor Dios de los ejércitos, llenos están ahora los cielos y la tierra de tu gloria. Amén

Letanías a la Divina Providencia

Señor, ten piedad de nosotros, Cristo, ten piedad, Señor, ten piedad, Cristo, óyenos, Cristo, escúchanos. Dios, Padre celestial, Hijo Redentor del mundo, Espíritu Santo, Trinidad Santa, Un único Dios.

Dios, Tú  que creaste los cielos y la tierra, Tú, que creaste las cosas con medida, número y peso exacto, Tú, que lo diriges todo según el designio de tu voluntad, Tú, que con solo abrir tus manos llenas de bendiciones a todos los vivientes.

Cuídanos de la enfermedad, del hambre, de la guerra, del rayo y de la tempestad, de la lluvia intensa y de la sequía. De toda desconfianza, del desánimo, de la preocupación y angustia excesiva, cuídanos en tu divina Providencia. Amén

Si te ha gustado este artículo te invitamos a indagar más sobre:

(Visited 968 times, 1 visits today)

Deja un comentario