Descubre ¿cómo rezar la Novena al Espíritu Santo?

La Santísima Trinidad, es el conjunto perfecto de gracia y misericordia, cuando sientas que tu camino está perdido, o simplemente no logras ver por dónde ir para llegar a Dios, no dudes en rezar la novena al Espíritu Santo. Él te iluminará, llenará tu corazón y aumentará tu fe. Conócela a continuación.

novena-al-espíritu-santo

Novena al Espíritu Santo

La Novena al Espíritu Santo, como cualquier otra que reces a un Santo, consiste en un rezo extendido por nueve días, en donde cada día pedirás por un favor especial, o también, puedes repetir ese favor único cada día. Recordando que debes dejar un espacio libre único para la oración.

Ese tiempo es tuyo y de Dios, nada te puede interrumpir, allí vas a conectarte para que seas escuchado; puedes utilizar ésta novena, en caso de una urgencia familiar, por un problema en tu trabajo, de salud, incluso un problema amoroso. Sea cual sea el ámbito, el Espíritu Santo te iluminará, y te dará la solución.

A continuación presentamos, la novena al Espíritu Santo completa, con sus oraciones iniciales para cada día, la invocación a este Santo, y también el rezo final; cada uno acompañado, de rezos particulares por cada día, en donde reconoces un don, una plegaria, y un favor diferente.

Oración inicial cada día

Dios Todopoderoso, tú que nos llenas de gracia, de amor, de bendiciones,
tú entregas infinita misericordia, a pesar de que cometemos pecados,
cada uno de ellos los detesto, porque me apartan de ti, oscurecen mi camino.
Permite que con tu luz y gracia, Espíritu Santo, vuelva a Dios,
consiga arrepentirme de mis faltas, y Cristo logre perdonarme,
porque su bondad es inmensa, te pido ruegues por mi alma.

Me arrepiento por haberme cegado, no haber seguido el camino del bien,
por eso propongo que no vuelva a suceder,
no me apartaré de este camino, nunca más.
Acude en mi auxilio, para poder entregarte mi adoración y mis alabanzas,
mi amor es tuyo, mi corazón y mi alma también. Gracias te doy,
por escucharme, amarme y ante todo protegerme. Hasta el fin de los tiempos, Amén.

novena-al-espíritu-santo-1

Invocación al Espíritu Santo

Luego de la oración inicial, debes realizar la invocación, con ella llamas al espíritu Santo para que haga un cambio en tu vida, y escuche la plegaria que realizarás, tanto el primer día de la novena al Espíritu Santo completa, como el último.

Ven a mi Espíritu Bendito, llega a mi corazón,
con tu luz, ilumina mi vida, desde el cielo hasta la tierra,
Ven porque reparas cualquier daño, la desesperanza, eliminas la desolación.

Consuela mi corazón abatido, llena de dulzura mi vida,
haz que sea seguidor de Cristo, que pueda alcanzar mi salvación.
Brinda tu amparo, tu protección,
con tu resplandeciente luz, aleja al mal que asecha mi vida,
aparta las malas influencias, las tentaciones, los enemigos,
ablanda las almas llenas de pecado, para conseguir su conversión.

Concede a tus fieles, todos los dones de tu ser,
para así alabarte y bendecirte, por el resto de nuestros días,
Gracias te doy, aumenta mis virtudes. Amén

Oración final

Luego de rezar la oración del día que corresponde, debes realizar la oración final; con la cual sigues elevando tu plegaria, pero más que todo agradeces al Espíritu Santo, por escucharte, así retribuyes el amor, nada es obligación, menos en el caso de la fe.

Ven Espíritu Santo, tú que nos llenas de gracia,
te estoy eternamente agradecido, porque has acudido en mi peor momento,
alivia mi alma, mi ser, mi corazón,
consigue socorrerme, para finalizar los problemas que tengo.

Danos la paz, al mundo y a los que más quiero,
que los conflictos finalicen, no hayan guerras,
que todos conozcan la verdad, la vida de Dios y su santa palabra.
Gracias por darnos tu misericordia, por enseñarme el camino del bien,
A Dios sea la gloria eterna, a Jesús la inmortalidad y a ti Espíritu te alabo por siempre. Amén

novena-al-espíritu-santo-2

Primer día

Antes de comenzar, debes tener en mente por qué realizas la novena al Espíritu Santo, que deseas, que necesitas; también, hay que recordar que no solo puedes pedir, con novenas de este tipo, puedes agradecer por tu vida y por tus bendiciones.

Luego de que tienes claro el propósito, realizas la Oración inicial, la invocación y procedes con la siguiente oración al Espíritu Santo:

Fuente de vida eterna, Espíritu Santo,
que has estado desde la creación del mundo,
bendijiste las aguas en las que Jesús fue bautizado,
siendo ejemplo para todo cristiano, que para ser salvado, hay que bautizarse,
con el agua, nos das vida, nos bendices e iluminas.

Con ésta novena, te pido me concedas la siguiente gracia (MENCIONA LA PETICIÓN),
Para lograr estar en paz, y poder alabarte desde hoy hasta el último día.
Gracias por cuidar mi alma, Amén.

Segundo día

Hoy te recuerdo, cuando le diste la bendición a María de ser Madre,
más que todo de ser la madre del salvador,
ella en ningún momento dudó, ni negó la voluntad del Padre.
Concédeme la gracia que pido, para que mi cuerpo sea digno,
para que logre ser bendecida, y seguir el ejemplo de María,
cumplir la voluntad de Dios.

Permite que mi amor crezca, que sea bondadosa y logre ser signo de paz.
Por gloria de tu nombre, te agradezco por acudir en mi ayuda. Amén.

Finalizas cada día, antes del rezo final, con un Padre Nuestro, un Ave María.

Tercer día

Celestial eres, Espíritu Santo,
representado como una paloma, por ser símbolo de libertad y paz,
demuestras que los animales son de importancia para el Señor,
ayuda a los humanos, a entender que todos merecemos la vida,
que nadie es superior.

Danos fortaleza, piedad, misericordia, para amarnos los unos a los otros.
Haz que respetemos a todo lo que nos rodea,
porque Dios lo creó para nosotros, y hay que cuidarlo.
Gracias te doy por la vida, Amén.

Cuarto día

Espíritu de luz, tú que ante la transfiguración de Cristo,
iluminaste a los apóstoles, para que vieran a Jesús,
lo reconocieran y lo alabaran,
Además le diste los dones de la palabra, para llevar el mensaje a todo el mundo,
con ello les mostraste tu misericordia,
una recompensa por todo el compromiso con Jesús.

Te pido, ilumines mi mente, para llevar la palabra también,
para ser digno de Dios, y de sus obras,
además, ruega por el favor que te pido (MENCIONA LA PETICIÓN).
Sé generoso conmigo, no me dejes decaer, bríndame tu luz,
Gracias por todo, Amén.

Quinto día

Ven Espíritu de luz, a mi vida, a este mundo, a los corazones de los necesitados,
dale fuerza a cada uno de los corazones que esperan,
que añoran amor, y que desesperan.
Fortalece la fe de los que a ti te alaban, para seguir llevando el mensaje,
mensaje de vida eterna,
Concédeme la gracia que he pedido, para seguir el camino de Dios,
hazme un ser de amor, lleno de bondad y compasión.

Amén

Sexto día

Tú que has llevado entendimiento a los pueblos, Bendito seas espíritu de luz,
que eliminaste la barrera del idioma, de la raza, y de la religión,
nos enseñas que somos iguales ante los ojos de nuestro Padre,
haz que aquellos cegados por el poder, entiendan eso,
para que la avaricia se termine, las enemistades también,
el mal nunca triunfará si te tenemos a ti.

Lleva tu luz a todo el mundo, en especial a los lugares más alejados en fe,
Fortalece mi corazón y mi alma, llénala de tu poder.
Te agradezco por siempre escucharme, por concederme la bendición eterna.

Amén.

Séptimo día

Sagrado sea tu fuego, que ilumina el mundo eterno, y el corazón de los creyentes,
el día del pentecostés, encendiste el fuego en los corazones, de cada apóstol,
para llevar el mensaje de Dios, eliminando barreras de idiomas,
Haz que en el mundo se encienda de nuevo,
para que las diferencias se acaben, y podamos estar unidos,
juntos encontraremos la paz que tanto necesitamos.

Une los corazones de mis hermanos, para que el amor prevalezca,
el mal nunca reinará, y es gracias a ti espíritu Santo.
Concédeme la gracia que te pido, si cumple con tu gloria,
Gracias por tu luz, Amén.

Octavo día

Espíritu Santo, tu fuego le permitió a los apóstoles comunicarse,
hablar con desconocidos sobre la vida de Jesús,
sobre la promesa de la vida eterna, hiciste que fueran predicadores,
Te pido me concedas tu luz, para llevarla a los lugares que habito,
a cada persona que conozco,
porque deben conocerte, a ti y tu gracia, tu misericordia y bondad.

Permíteme ser un ser de luz, de vida y de amor,
para dar ejemplo de que con la fe todo se puede,
al igual que superaré este problema, que te he pedido con ésta novena,
haz que sea capaz de afrontar este obstáculo,
lo venceré gracias a ti, a tu bendición y a la fortaleza que me das.

No permitas que me aparte de tu lado, te alabo,
te bendigo y te agradezco, por todo lo que haces,
por escucharme y atender mis súplicas.
Gracias espíritu de luz, bendito seas. Amén.

Último día

Al llegar al último día de la novena al Espíritu Santo, debes hacer una introspección a tu alma, ver qué ha cambiado y si conseguiste purificarte; debido a que el cambio, se nota cuando pones de tu parte, debes sacar la fortaleza y aumentar tu fe con la oración.

De nada vale, repetir unas palabras, si ellas no te llegan al corazón, la oración no consiste en repetir palabras, es entenderlas y ver qué significan para ti. Cada oración tiene un mensaje diferente para cada persona, porque no todos tenemos los mismos problemas, ni carencias; abre tu mente.

Utiliza tu don de entendimiento, dado por el Espíritu Santo, para que veas todas las bendiciones que tienes, cada una ha sido otorgada por Dios. Él ha hecho posible que estés aquí, que tengas vida y que sigas en el camino de su palabra. Recuerda su promesa, la salvación de aquellos que lo adoren.

Rezo

Bendito seas Espíritu Santo, por tu caridad y compasión,
has logrado que cada gracia tuya sea un don hecho realidad,
has llenado y completado mi vida espiritual, me has mostrado la realidad,
todos necesitamos ver la verdad, pero sobretodo entenderla,
yo lo he hecho.

Permite que sea un mensajero de la promesa,
para que más personas fortalezcan su fe,
encuentren así a Dios, y se unan a la oración.
Hazme un instrumento de tu paz, para terminar los conflictos.

Protegiste mi vida, del mal, iluminaste mi camino.
te amo y confío en ti, te agradezco por lo que haces por mí.
Si lo que he pedido con esta novena, engrandece tu nombre, concédemelo,
lo necesito, igual confío en tu voluntad. Amén

Antífona del último día

Luego de que realices la respectiva oración final, procedes con el Padre Nuestro, Ave María, y el Gloria. De esa forma agradeces porque todos te han escuchado, han respondido a tu plegaria. La novena puedes volverla a realizar, cuando desees.

Ahora debes, ejecutar la antífona, son rezos cortos, con una pequeña respuesta, que te de un acercamiento y agradecimiento, al Espíritu Santo. Incluso a Dios, por estar contigo siempre, escuchando y suplicando por tu alma.

Rezo: Hoy es el noveno día, en el que nuevamente el Espíritu cambió mi vida, bajó para atender mi llamado, mis súplicas y mis necesidades. Agradezco su bondad, su misericordia, Aleluya. Llena nuestros corazones de tu paz, Aleluya

Rezo: Todos recibieron los dones del Espíritu Santo, Aleluya

Respuesta: Porque así comenzaron a predicar, Aleluya

Oración por los dones del Espíritu Santo

El Espíritu Santo ha sido dotado de siete dones, los cuales con cada sacramento al que decides unirte, recibes uno; cuando lo invocas, le pides que te derrame cada uno de esos dones, que te brindarán cualidades especiales.

Ninguno es reemplazable, cuando consigues los siete, entiendes que el mejor regalo es la vida, seguir el camino de Dios; cuando comprendes esto, te conviertes en un ser de luz, y lo transmites a tu entorno, a aquellos que aún se niegan a creer.

Recuerda siempre creer, unirte en oración y agradecer lo que te dan, así reconocerás la vida y los beneficios de ella; cuando te acercas a Cristo, nada más te falta, el Espíritu Santo forma parte de la Santísima Trinidad, su gracia y misericordia son infinitas.

Primer don

Te pido que vengas ante mí Espíritu Santo, con tu don de Sabiduría, para que permitas que yo reconozca los beneficios, la gracia que me has dado, y cómo ha cambiado mi vida.

Gloria al cielo, por permitirme entenderlo, y que día tras día las bendiciones abundan.

novena-al-espíritu-santo-8

Segundo don

Con tu don de Entendimiento, haz que las mentes de todos tus seguidores se iluminen, para así seguir el camino de Dios, no dudar de él y no desviarse. Aleja el mal, con este don logramos diferenciar el bien del mal.

Además, conseguimos entender los misterios de salvación, cómo conseguirlo y alcanzar la vida eterna. Gloria al cielo.

Tercer don

Ven, derrama tu don de Consejo sobre mi vida, para que logremos actuar con justicia, así como siempre ha debido ser; para que, los corazones del mal, entiendan sobre la conversión. Permíteme darles tu mensaje, a ellos que lo necesitan.

Cuando alguien desee una palabra de aliento, allí estaré. Gloria a ti, y a todos en el cielo.

Cuarto don

Con tu don de Fortaleza, nos permites llenar nuestro corazón de este valor, para enfrentar los males, los obstáculos de nuestro camino; además, así podremos hacer frente a los enemigos, para que nunca reine el mal.

En la vida, y en la muerte, hace falta ser fuerte; lo necesito para adorarte, y no desviarme en el camino. Así ganaremos la corona de la victoria, y la vida eterna, Gloria al Cielo.

Quinto don

Ven a mí Espíritu, bendito eres, con el don de Ciencia, haz que la fe y este valor se unan, para hacer del mundo un lugar mejor. Que a pesar de tener una vida terrenal, no olvidemos la promesa de la eternidad.

Gracias por permitirnos, hacer un cambio positivo en la vida, pero que nunca dudemos ni dejemos de creer por rumores, porque existes y nos amas. Gloria a todos, en el cielo y la tierra.

Sexto don

Concédeme el don de la Piedad, para tener compasión de aquellos que nos hacen daño; porque tú nos perdonas, todos los daños que te hacemos.

Haz que también lo hagamos nosotros, porque perdonar es parte de un buen cristiano; así lograremos alcanzar el cielo, en la eternidad y en el mundo terrenal. Gloria al Cielo, y a todos en la tierra.

Séptimo don

Llega a mi vida, con tu don de Temor, aquel que tenemos que tenerle a Dios; no significa nada malo en realidad, simplemente nos hace entenderlo, amarlo y respetarlo ante todo. Para obtener la salvación de mi alma y mi ser.

Rezo

Dios que llenaste al Espíritu Santo de los siete dones, cada uno nos enseña más de la vida contigo, nos dan una razón para seguir este camino. Porque la luz es la única solución a los problemas, incluso nos salvará por siempre. Te suplico, que los derrames sobre mí.

Cada uno de esos dones, hará un cambio positivo en mi vida; me ayudará en especial, a seguir tu ejemplo, con sabiduría y bondad. Llena mi alma de tu amor, de conocimiento, y la voluntad para saber la verdad. Amén.

Si quieres conocer otras oraciones, ingresa en los siguientes enlaces:

Novena al Espíritu Santo - Día Primero
(Visited 11 times, 1 visits today)

Deja un comentario