Conoce a nuestra señora de la Medalla Milagrosa

La medalla Milagrosa o también conocida como la Medalla de la Inmaculada Concepción, según la leyenda, fue una creación diseñada por la mismísima Virgen María. Descubre más hechos interesantes aquí, a continuación.

La Medalla Milagrosa

La Medalla Milagrosa y nuestra señora de las Gracias

La medalla Milagrosa es un diseño que según cuenta la leyenda, vino de la mano de la propia Virgen María. Fue el 27 de Noviembre de 1830 que se registró el primer avistamiento de nuestra señora de las gracias a Santa Catalina, vestida por completo de blanco.

Al lado de ella, se formó un globo junto a una cruz, y la Santísima Virgen extendió sus brazos y de ellos salieron luces que iluminaron la tierra, y fue allí que le expresó a Santa Catalina las siguientes palabras:

“Este globo que has visto es el mundo entero donde viven mis hijos. Estos rayos luminosos son las gracias y bendiciones que yo expando sobre todos aquellos que me invocan como Madre.

Me siento tan contenta al poder ayudar a los hijos que me imploran protección. ¡Pero hay tantos que no me invocan jamás! Y muchos de estos rayos preciosos quedan perdidos, porque pocas veces me rezan”.

Fue entonces allí, que le expresó a Catalina que debía elaborar una medalla con su forma en ella, para que así todos los portadores que la tengan, estarán bajo el resguardo de la Virgen. En ella debía tener una M sobre una cruz, y en la parte inferior dos corazones, que representarían a Jesús y María.

Luego de este suceso, un Arzobispo de París empezó la fabricación de dichas medallas para distribuirlas a todos los creyentes del mundo.

Símbolos

Como se mencionó anteriormente, el diseño de la medalla milagrosa fue realizada según la historia, por la propia Virgen María, y cada círculo y dibujo que allí tiene un significado especial.

Entonces, ¿qué significa esta pequeña pero poderosa medalla? para poder responder a esta inquietud, es necesario conocer detalladamente que aspectos se encuentran dentro de ella.

Según la historia, la virgen hizo su aparición y le pidió a Catalina acuñar y distribuir una medalla muy especial, en ella debía tener una Virgen con un circulo luminoso en su cabeza; y en la parte de abajo una escritura que dijera:

“María sin pecado concebida, ruega por nosotros, que acudimos a ti.”

Esta pequeña frase debía rodear a la virgen desde su mano derecha y finalizar en su mano izquierda; además, la virgen debía tener a sus pies una pequeña serpiente pisada por la inmaculada. En cuanto al reverso, Catalina no tenía idea sobre qué podía colocar y qué sería lo suficientemente apropiado. Fue entonces que la Virgen le dijo a inicios de 1831, que una M y dos corazones sería los suficientemente bueno.

Con eso claro, Catalina entonces acuñó al reverso de la medalla, una M entrelazada con una cruz; y en la parte de abajo dos corazones que simbolizaban a la Virgen y a Jesús.

En el caso de la Santísima virgen, su corazón debía estar atravesado por una espada y el de Jesucristo debía tener encima una corona de espina; y ambos corazones debían estar rodeados de 12 estrellas en total.

Así mismo, su nombre originalmente era de la Inmaculada Concepción, pero debido a su popularidad entre los devotos, el nombre fue cambiado a “La medalla Milagrosa”.

Ahora, con eso en mente, a continuación se explicará detalladamente qué representa y cuál es el mensaje que posee cada una de estar figuras acuñadas en el medallón de nuestra Señora de las Gracias.

El significado de la parte frontal

la Medalla Milagrosa

  • La virgen pisando la serpiente, representa el poder inmaculado de la Santa sobre el mal, que en este caso sería Satanás.  Significa que ninguno tiene el poder de pasar por encima de ella.
  • Los lineas que salen de sus manos extendidas, simbolizan su amor de madre y la bondad que baña sobre el mundo.
  • El globo que se encuentra a sus pies representa que es la que gobierna los cielos y la tierra.

El significado del reverso

  • Las 12 estrellas que tiene en la parte trasera del medallón, es un símbolo de los apóstoles.
  • La cruz representa el sacrificio que hizo Cristo, fue el pago y la redención.
  • La letra M es un símbolo a María y a su sacrificio como Madre.
  • La barra que cruza la cruz, es una letra griego “yota” o I y que representa a Jesús. Así mismo, su posición debajo de la cruz representa la tierra.
  • Los dos corazones simbolizan la unión y amor a los dos, y al enorme sacrificio que han hecho por la humanidad.

El mensaje de María a Catalina

La Virgen María a través de diversas apariciones, decidió encomendarle la tarea a Catalina de elaborar una medalla muy especial, esto con el propósito de que aquellos que la portaran recibirían bendiciones y milagros a través de la virgen de la medalla milagrosa.

Catalina reveló cada detalle dado por la Santa, a su confesor, para que él se encargara de acuñar el medallón y que éste se diera a conocer por todo el mundo, con la condición de que su nombre nunca fuera revelado.

Con el visto bueno de la Iglesia, las primeras vieron la luz por primera vez en 1832 por toda París. Los Milagros que otorgaba se dieron a conocer, y su popularidad creció como la pólvora, siendo entonces llamada como “la Medalla Milagrosa”.

En 1836 se abrió una investigación en dicha ciudad, para verificar y cuantificar si dichos relatos eran ciertos. Debe aclararse, que la medalla no debe ser considerada como un amuleto de la suerte, ella debe ser un objeto de fe y el testimonio de la oración a la Virgen María.

Esto se refleja en sus Milagros, ya que concede salud, amor y perdón a aquellos que lo necesitan. Es por esto que la asociación que lleva el mismo nombre, iglesia de la medalla milagrosa en Misuri, otorga y cumple la palabra de la Virgen de una manera particular, ya que ellos obsequian las medallas de manera gratuita a aquellos que lo deseen.

Instrucciones de la Santísima Virgen

Según el confesor de Catalina, el padre Juan María Aladel, entre la Virgen y Sor Catalina se dieron algunos intercambios en modo de confidencia, y que por ende muchos de ellos jamás podrán ser conocidas, ya que se hizo un pacto de completo silencio.

Pero entre algunas de las que sí pudo mencionar y divulgar, fueron consejos de aspecto espiritual dados a Catalina, recalcando, que inicialmente el padre no creía en dichas apariciones. Dicho eso, algunas fueron:

  • La forma correcta de cómo tener un comportamiento con el director de la congregación, es decir, ser una persona humilde y obediente.
  • Cómo debía ser su comportamiento durante las penas de las personas.
  • Cómo era la manera correcta de rendir tributo en un altar, siendo esto de la siguiente manera: mostrar la mano izquierda, ponerse al pie del altar, orar con fe y desde el fondo del corazón.

Ahora bien, la inmaculada también reveló el porqué de las apariciones y revelaciones que había tenido hasta entonces de San Vicente y del todo poderoso. En ella le plantea:

Que Dios tiene una tarea para ella, y que no será difícil de realizar, pero que con el tiempo será capaz de lograrlo. Ella conocerá la gracia del Señor, y dejará de sufrir cuando todo sea revelado al director.

Así mismo, le revela que habrá mal tiempo sobre Francia, que el trono cambiará. Todo el planeta sufrirá por los cambios que están por venir, por ello, reza ante los pies del altar, y se bendecirán a todos aquellos que pidan por fervor, sin importar su estatus en la sociedad.

Así mismo, la Virgen le confiesa su enorme deseo de rodear con gracia a toda la comunidad, pero le duele los abusos y la falta de compromiso y el caso omiso de las reglas. Le dice a Catalina que debe alzar la voz, sin importar su rango, que de hacerlo otra comunidad se integrará a la de ellos.

Revela que existe un peligro inminente, el mundo creerá que ya nada existe, pero le dice que debe tener confianza, que ella estará con ellos, al igual que el resguardo de Dios y de San Vicente en ambas comunidades.

Sin embargo, le aclara que no será lo mismo con las demás, en ellas habrá victimas, entre ellas el clero de París y el mismo señor Arzobispo.

Nuevamente la cruz y Jesucristo serán despreciados, habrá sangre por las calles y el planeta enmudecerá de dolor. Catalina consternada le suplica cuándo sucederá todo lo que le dice, a lo que una voz le responde: cuarenta años y diez, y posteriormente la paz.

Y por último, le revela que tendrá una relación de Madre, un abrazo de familiaridad y sencillez. Luego de revelarle todo esto, la Virgen desaparece en silencio.

Todas las profecías se cumplieron

Como se mencionó en el apartado anterior, la Virgen María proclamó a Catalina una serie de eventos que ocurrirían en el mundo, y una serie de tareas que ella debía cumplir, siendo en resumidas cuenta lo siguiente:

  • Le habla sobre un plan que Dios tiene para ella.
  • Le habla acerca de cómo debe ser su trato con su director.
  • Le revela que en el mundo se darán hechos que pondrán en duda la fe.
  • Le obsequiará el regalo de un abrazo de Madre.

De acuerdo a esto, cada una de las palabras dichas a Catalina, y ella a su vez al Padre Juan María Aladel, su confesor, cada una de ellas sucedieron como la Virgen lo pronosticó.

En primer lugar, la misión que Dios tenía planeada para ella, fue revelada como la medalla milagrosa que se popularizó en toda Francia y en el mundo en general.

En segundo lugar, luego de la aparición de la Virgen, estalla la revolución. Se dan saqueos en París y múltiples muertes, hasta finalizar con el destrono de Carlos X y la llegada de Luis Felipe I.

En tercer lugar, el padre Aladel es ascendido a director de la Congregación de las Hijas de la Caridad en 1846. Él pone en orden las reglas, y a finales de 1860, se da una unión con otra comunidad femenina.

En penúltimo lugar, en 1870, ya con 40 años, se dan los terroríficos sucesos de la Comuna y el asesinato del Arzobispo Mons. Darbo y otros sacerdotes.

Y por último, el fallecimiento de Catalina, siendo recibida en los brazos de la Virgen María, reina de los cielos.

Su historia

La historia de la medalla Milagrosa se remonta hace muchos años, y a su vez, se divide en apariciones a Santa Catalina Labouré. A continuación te presentamos cuál fue el origen de la medalla y qué propósito tuvo que ver la Virgen María en su diseño final.

Catalina sueña con ver a la Virgen

Antes que Catalina recibiera la visita de la Virgen, ella fue visitada en ella en sueños. Según se data, fue un domingo de Julio de 1830, en los festejos de San Vicente de Paúl, donde Catalina recibe cátedra sobre los santos y especialmente sobre la Reina de los cielos, la Virgen María.

Fue entonces allí donde Catalina Labouré tuvo el deseo de ver el rosto de la Santa, y comenzó su fe y devoción hacia ella. Esa noche, Catalina consumió un pedazo de lienzo del ropaje de Vicente por celebración al Santo, y se acostó pensando en su deseo de ver a la Virgen, sin saber que esto estaba por ocurrir muy pronto.

Las apariciones a Santa Catalina Laboure 

Fue en 1830 en la ciudad del amor, París, que la Virgen fue vista por primera vez. Según el Padre Pio XII, fue el inicio de lo que el denominada “la era de María”, ya que se dieron sucesos celestiales con la Virgen María y una mujer de orígenes humildes llamada Catalina Labouré.

Pero antes de entrar en lleno sobre las apariciones de la Virgen, es necesario conocer quién fue Santa Catalina y qué significa una aparición.

En primer lugar, una aparición en una manifestación de un ente, a través de sueños, señales o espejismos, y comúnmente los ángeles y demonios son los que normalmente suelen aparecer frente a los seres humanos. Estas manifestaciones no tienen forma física y ninguna explicación lógica, además que pueden aparecer en cualquier periodo de tiempo y de diferentes maneras.

Con eso en mente, a continuación te detallamos una breve biografía de quién fue esta mujer a la que la Virgen María se manifestó, y cuál fue su participación con la Medalla Milagrosa.

Santa Catalina Laboure

Catalina llegó al mundo el 2 de Mayo de 1806 en Francia, y fue miembro de una familia numerosa, ya que tuvo en total 10 hermanos, donde 7 eran mayores que ella. Su padre fue granjero, aunque su crianza se la debió a su tía, posterior a la muerte de su madre.

A los 12 años, retornó a la granja y se encargó de los quehaceres domésticos como el de cocinar y cuidar de los animales que criaban allí.

Sin embargo, ella no se sentía satisfecha con su vida, siendo un claro ejemplo el sueño que le instaba a seguir el camino religioso. Además, Catalina por venir de una crianza humilde, no sabía leer ni escribir, pero esto cambió gracias a la ayuda de un primo de la familia.

Pero a pesar de sus fuertes deseos de seguir el camino de Dios, su padre decide enviarla a París para que labore como cantinera en el bar de uno de sus hermanos, y quitarle de su mente el deseo de volverse religiosa. Pero las cosas no resultan como su padre quería, ya que ella al ver la miseria de la gente decide volverse Monja, para así poder ayudar a los necesitados.

Fue el 22 de Enero de 1830 que decidió finalmente formar parte de la hijas de la caridad, junto a su hermana María Luisa. Pero un dato curioso sucede al momento de ella ingresar a aquel lugar, y es que en la pared se encontraba la foto de un viejo sacerdote idéntico al que se le apareció en su sueño. Ella pregunta el nombre del dueño del retrato, y le responden que fue San Vicente de Paul, fundador de la congregación.

El tiempo pasa, y Catalina empieza a mostrar una enorme devoción por la Virgen María, pero luego de las apariciones a su persona, Catalina se dio a la tarea de ser la divulgadora del Medallón que la Virgen le había encomendado.

Catalina se trasladó al hospicio de Enghien, que son casas públicas que se encargan de servir y ayudar a los más necesitados, en París. Sirvió durante 45 años en diversos oficios, como por ejemplo en la cocina y en servir a las personas mayores que llegaban al lugar.

Finalmente Catalina fallece el 31 de Diciembre de 1876, y un hecho interesante sobre ella, es que nunca reveló que ella fue la vidente de las apariciones de la Virgen en sus años de servidora; sin importar los constantes maltratos a su persona en el convento.

Tanto así, que el único que supo su secreto fue su superiora y su confesor, que posterior a su muerte publica un libro con los relatos de Catalina, obviamente colocando sus relatos en modo de anonimato.

Sin embargo, la hermana mayor al que le reveló su secreto, divulgó dicha información a toda París, y por ello Catalina fue visitada por miles de devotos antes y después de su fallecimiento.

Su cuerpo fue exhumado en 1933 para darle un entierro más apropiado. Su ataúd fue cambiado por uno de cristal, y su cuerpo fue revestido por un nuevo ropaje. Hoy en día Santa Catalina puede ser visitada en la Capilla de Nuestra Señora de la medalla milagrosa, en París.

En 1933, el papa Pío XII la beatificó, es decir, un homenaje que el papa solo puede hacer, y representa la gloria eterna y la celebración a sus logros en vida. Y en 1947 la canonizó, es decir, donde la iglesia Santificó a Catalina.

Finalmente Santa Catalina es celebrada cada 28 de Noviembre de cada año, alrededor del mundo por la iglesia y por sus fieles devotos.

La primera aparición: El Ángel la despierta

Como se ha mencionado anteriormente, la primera manifestación dio lugar entre el 18 y 19 de Julio de 1830. Según los relatos, Catalina se encontraba durmiendo en la comunidad de las Hijas de la Caridad en París, hasta que escucha la voz de un niño que le llamaba tres veces por su nombre cerca de las 11:20 pm. Al levantarse y corriendo las cortinas de la ventana, vio lo que era la presencia de un niño no mayor a los 5 años vestido con ropas de color blanco.

La voz angelical le indica que debe ir a la capilla y que la Virgen se encuentra a su espera. Consternada, Catalina duda ya que no quería ser aprendida por andar levantada tan altas horas de la noche, pero la voz le tranquiliza y le dice que todos están durmiendo, y no hay nada de qué preocuparse.

Ella entonces sin dudarlo, se viste rápidamente y decide ir a su encuentro de inmediato; mientras caminaba junto al niño, Catalina nota que todo se iluminaba a su paso, pero esto queda olvidado cuando llega a la capilla, y nota que se encuentra cerrada.

El niño al notarlo, solo extendió su dedo y levemente empujó la puerta; al ingresar, Catalina notó flores y velas por doquier.

Al entrar a la capilla y esperando un poco la presencia de la Santa Virgen, finalmente Catalina logra escuchar el roce de un vestido con el piso. Sin poder creerlo, la joven muchacha vio con enorme asombro a la Virgen y su inmensa belleza, pero Catalina seguía sin creer que era verdad. Entonces el niño la insta a que se acerque y le dice en breves pero en imponentes palabras, ¿qué a caso una criatura celestial no puede tomar la forma que le parezca?.
Historia completa de la Medalla Milagrosa

Catalina decide postrarse a sus pies, y poner las manos en las piernas de la Virgen y proclamar su fe y devoción a ella. La virgen María entonces decide encomendarle la misión de la medalla milagrosa, y en no temer en la tarea a la que fue encomendada.

La segunda aparición: 27 de noviembre del 1830

Meses después del suceso ocurrido en la capilla, María nuevamente tiene una visión de la Virgen María el 27 de Noviembre de 1830. Catalina se encontraba en una de sus meditaciones nocturnas, hasta que ve nuevamente la presencia de la Virgen pero esta vez parada en una especie de globo y sujetando algo en su mano, vestida de blanco con mangas largas y cubierta hasta los pies, con un hermoso velo cubriéndole el rostro.

Según relata, la Virgen le explicó que el globo representaba el planeta, y los rayos de luz que salían de sus anillos, representaban la misericordia de aquellos que lo necesitaran.

Así mismo, alrededor de ella debía ir una pequeña frase y al reverso un círculo formada por 12 estrellas, una M y una cruz con dos corazones debajo de ella.

Luego de darle una breve descripción de que debía tener acuñada la medalla, la Virgen le dio la misión de ir con su confesor para que pudieran ser impresas, sin antes decirle:

 “Todos aquellos que porten la medalla recibirán grandes gracias.”

La tercera aparición y la Medalla Milagrosa

En esta oportunidad, la visión fue cambiada, ya la Virgen María no sostenía un globo, sino que tenía sus brazos extendidos y de sus dedos salían los rayos de luz. Ya con esta forma final, y dos años luego de la segunda aparición, la medalla Milagrosa es fabricada en toda Francia, claro está, sin ser revelada la fuente de las visiones.

Su popularidad fue tal, que la frase leída en la pequeña medalla fue utilizada como una doctrina no oficial por la iglesia. Pero fue finalmente el 8 de Diciembre de 1854 que el papa Pio IX proclamó como dogma:

Concebida sin pecado

Y finalmente es celebrada como el día de la medalla milagrosa en todo el mundo.

Testimonios

Primero que nada, es necesario determinar qué es un testimonio, y es una declaración que confirma un suceso o da veracidad de un hecho. Ahora, existen muchos testimonios que juran haber visto apariciones o manifestaciones de distintos santos o seres celestiales, pero uno de los más destacados, fue el de la aparición de la Virgen de la Milagrosa y el poder de la Medalla Milagrosa en el ateo Ratisbona. A continuación, una relato de lo más interesante.

Conversión de Ratisbona

Su nombre completo es Alfonso Ratisbona, un judío que trabajó como abogado y banquero; ateo y repudiado por su familia.

Según su historia, Alfonso fue un hombre ateo con una personalidad cuestionable, poseía un carácter que muy pocos lograban tolerar, y su odio por los católicos era bastante conocido; pero esto cambió cuando luego de contraer matrimonio con Flora, hija de su hermano mayor, en 1842.

Alfonso decidió realizar un viaje a Nápoles y Malta, pero esto nunca llegó a suceder, ya que su tren terminó en Roma. Debido a estas circunstancia, Ratisbona tomó la decisión de realizar una corta visita al barón Teodoro de Bussiere, un antiguo conocido de la familia.

El barón con total cordialidad se ofreció a darle un tour por la pintoresca ciudad, y en conversaciones entre ambos hombres, salió el tema del catolicismo. Bussiere era un hombre devoto que tenía como misión, el educar y enseñar su fe a los no creyentes, algo que no le caía muy bien a Alfonso.

Pero Alfonso como un hombre terco, decidió portar una medalla y rezar el Memorare todos los días con el fin de ganar la apuesta hecha con el barón. Pero sucede algo inesperado, un amigo de Ratisbona muere repentinamente y el hombre empieza a realizar los preparativos del funeral. El día de la conmemoración, Alfonso le pide al barón que se reúnan en la basílica de Sta. María la Mayor, y cuando el hombre se presenta se encuentra con una sorpresa.

Alfonso Ratisbona se encuentra orando de rodillas en la iglesia, y según su testimonio, cuando estaba por encontrarse con el barón Bussiere tuvo un impulso de entrar a la Iglesia. Allí vio a la Santísima Virgen María llamándolo y pidiéndole que se pusiera de rodillas, él explica que ella nunca habló, sólo le señaló con sus brazos extendidos a que se acercara y su inmenso poder le rodeó por completo.

Este suceso marcó para siempre al banquero, ya que dejó atrás su escepticismo, y fue bautizado como católico en la Iglesia del Gesu en Roma. En 1847 se convirtió en Sacerdote y en 1855 sentó las bases del convento de nuestra Señora de Sion.

Muere finalmente en 1884 a los 70 años, y entre sus mayores logros fue la conversión de 200 judíos y 32 protestantes. Alfonso nunca logró conocer a Catherine Labouré, a pesar de sus esfuerzo, esto debido a la hermana no tenía contacto con nadie del mundo exterior.

Parroquia a la medalla Milagrosa

Una parroquia es una comunidad de fieles devotos, que se encuentra constituida como lo establece la iglesia, y que se considera un territorio propio. Ahora bien, en el mundo existe un sin fin de templos que le rinden honor a la Virgen de la medalla Milagrosa, siendo un claro ejemplo el que se encuentra  actualmente en la calle Falangista Marina Farinósde, en España, fundada en 1939.

Santuario de la Medalla Milagrosa (París - Francia)

 

Pero la más importante se ubica en París, Francia, siendo esta conocida como la Capilla de Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa. Según relata la historia, fue en este templo donde la Virgen hizo su aparición a Catalina Labouré el 27 de Noviembre de 1830, pidiéndole la elaboración de una medalla Milagrosa.

Así como estas dos, hay un sin fin de parroquias que le rinden tributos a esta Virgen, como la que se ubica frente a la plaza Cipriano Miró en Uruguay; y en la ciudad de Cali, Colombia.

El Corazón de San Vicente

Primero que nada es necesario conocer quién es San Vicente, y qué significado tiene su corazón. San Vicente de Paúl fue un sacerdote Francés, y una de las figuras más importantes del catolicismo del siglo XVII.

Fue el fundador de muchas congregaciones, siendo entre ellas las Hijas de la Caridad en 1633. Ahora bien, luego de fallecer, su corazón fue sacado y puesto en una pequeña urna que se encuentra actualmente todavía en la Casa Madre de las Hijas de la Caridad en Francia.

Teniendo eso claro, Santa Catalina Labouré presenció el traslado de los restos del Santo Padre a la iglesia de los Padres Paules, pero además de esto, tuvo una visión del corazón de San Vicente en 3 diferentes colores.

Este suceso se dio cuando se realizaba la novena a los restos en dicha capilla; en primer lugar presenció el color blanco, que representaba la unión entre las congregaciones fundadas por el difunto. Luego el corazón se tornó rojo, que simbolizaban la pasión para distribuir la palabra de Vicente de Paúl.

Posteriormente, el rojo se volvió más oscuro, que simbolizaba la tristeza de ella en su corazón. Pero además de eso, Catalina escuchó en ese momento una voz interior que le decía que el corazón del Padre se encontraba afligido, por todas las cosas que estaban por suceder en Francia.

Así mismo, le comentó que San Vicente quería ver unida a las congregaciones, y que para ello, Dios usaría una de ellas para potenciar la fe.

Visiones del Señor en la Eucaristía

¿Qué es una visión del señor en la Eucaristía?  en sencillas palabras, es la aparición de Dios durante una ceremonia católica, en memoria del sacrificio, la muerte y la resurrección de Jesucristo. Ahora bien, esta celebración consta de dos partes: la primera es que se lee las lecturas bíblicas y en segundo lugar, la consagración del pan y del vino.

Teniendo eso en claro, Catalina fue una joven que fue conocida por sus visiones, pero esta se destaca entre muchas, ya que fue una que se dio a sus 9 meses que estuvo de novicia en la Rue du Bac.

Según en confesión con el padre Juan María Aladel, el 6 de Junio de 1830, el Señor se le apareció a Catalina durante una misa con la presencia de un Rey, con una cruz en su torso. Sin embargo, estos cayeron a sus pies como símbolo de malos presagios que estaban por venir, algo que ella no comprendió en su momento.

Continúa fortaleciendo tu espíritu con las siguientes oraciones: 

(Visited 26 times, 1 visits today)

Deja un comentario