Descubre La Poderosa Corona De La Divina Misericordia

Una de las imágenes más reconocidas es la del misericordioso Jesús, es por ello que sus rezos son conocidos por muchos; en ésta oportunidad, aprenderás todo sobre la Corona de la Misericordia, cómo debes realizarla, e incluso algunas curiosidades, sobre la imagen de Jesús de la Divina Misericordia.

corona-de-la-misericordia

Corona de la misericordia

La Corona de la Misericordia, es un rezo extendido e el cual, el creyente busca que Dios Todopoderoso le conceda el perdón, y absuelva sus pecados, debido a que en ello consiste la misericordia. Cuando decimos que Dios es misericordioso, quiere referirse a que, sin importar quién seas, él te ama igual.

Su amor de padre trasciende fronteras, obstáculos, no importa cuánto daño le hagas, con tal que logres arrepentirte, él abrirá sus brazos para ti; te recibirá en la vida eterna, pero es importante que conozcas este rezo en particular. Cuando alguien que conozcas no sepa de ello, enséñala, para que sea bendecido por todos y así el mundo reciba la paz que tanto necesita.

Desde hace mucho tiempo, Jesús logró enviar un mensaje a sus seguidores, de que adoptaran el rezo de la Coronilla de la misericordia, en especial, cuando estén en sus últimos días o cuando un familiar haya fallecido. Esto con la finalidad, de conseguir que su alma alcance estar en paz, y vaya al reino de Dios.

Es necesario, que incluso hasta las personas ateas, la conozcan, para que en ese momento final, logren dejar que Jesús Misericordioso les cambie la vida, entre a su corazón y los perdone. Porque ellos también merecen, la vida eterna prometida a los católicos, creyentes de toda la vida.

Mensaje de Jesús

La Coronilla de la Misericordia puedes rezarla, para pedir por intenciones particulares que tengas o la realizas, agregando las intenciones establecidas por Sor Faustina, dictadas en la Iglesia del Señor. Generalmente, las más escuchadas son aquellas de la paz, salud, salvación, perdón de los pecados  y amor entre todos.

A pesar de que sea Jesús de la Misericordia, es un valor muy asociado con el amor, es por ello que las peticiones de este tipo también pueden elevarse ante él; además, siempre nos demuestra, que todos somos hermanos, por lo cual no hay espacio para el rencor, la venganza o el odio, él hace que eso sea posible y no una fantasía.

Una de las palabras que él le dice a Sor Faustina en una de las apariciones, que lleva a que sea venerado con dicha imagen, y siempre lo recuerdan en sus festividades, porque a pesar de ser un extenso mensaje, menciona la importancia de la oración y por qué la corona cambiaría todo, y sería algo nunca antes visto.

Es lo siguiente:

A ti te digo hoy, reza la coronilla que te enseñé, no te detengas, siempre que desees puedes realizarla; invita a todos a rezarla también, porque recibirá mi misericordia en la hora de su muerte, así que es tarea de los sacerdotes que todos la conozcan. Pueden rezarla junto a una persona que agoniza, estaré entre mi Padre, para que no siga la agonía. 

Porque yo siempre he deseado que el mundo entero, sepa sobre mi misericordia, pero que la conozcan personalmente, porque con ella tendrás todo lo que hace falta. Recuerda también, que deben cumplir y aceptar mi voluntad en su vida, seguir el camino que he estipulado, porque será lo mejor para ustedes, y su salvación.

¿Cómo rezar la coronilla?

Como logramos mencionar anteriormente, la Corona de la Misericordia es muy importante, para lograr la salvación de las almas, y que sobretodo consigan estar en paz. Hoy en día, la indiferencia abunda, el desinterés en la oración es notable, no dejemos que siga aumentando y nos alejemos de Dios, cada vez más.

Está en nuestras manos, que la información de salvación llegue a todos los lugares, para que más personas conozcan a Dios y a su promesa. Una forma, es que conozcan cómo se reza ésta coronilla, la cual es muy poderosa, dicho por Jesús, y aquellos que con fidelidad la rezan, porque su confianza es premiada y se conceden los milagros.

Para comenzar, sólo requieres un rosario regular, aquel que contiene las cinco cuentas grandes, y 10 pequeñas por cada cuenta grande. En cada cuenta se realizarán unos rezos particulares, que enseñaremos a continuación, al igual que deberás realizar rezos de inicio y de finalización, de ésta coronilla.

Recuerda antes de iniciar, estar en un lugar tranquilo, tu alma y mente deben estar conectadas en oración, para que tu plegaria logre llegar a Dios; esto es un símbolo de respeto, porque Dios es el ser supremo, nuestro Padre, todo lo que digamos debe ser en su bien, no lo olvides.

Inicio de la corona

Realizas la señal de la cruz, con el respectivo rezo que dice:

Por la santa señal de la Cruz de Cristo, líbranos Padre Nuestro de todos los enemigos, que atentan contra nosotros, hoy y siempre. Amén.

Primera cuenta grande

Aquí, iniciarás la plegaria o petición que tengas, puedes tenerla en la mente o decirla, luego realizarás dos oraciones, que en algunos lugares son opcionales; preferimos mencionarlas, porque fueron entregadas por Dios, a seguidores aquí en la tierra.

Recomendamos que las realices, debido a que son rezos breves, que complementan la intención de la coronilla de la misericordia; sin importar, la plegaria que tengas, son generales, y conectas a mayor nivel con el Padre y el Hijo. No olvides, la comunicación es la oración.

Primera

Jesús, tú que ya no formas parte del mundo terrenal, lograste que tu pasión y ejemplo llenara la vida de muchos, como una semilla que dió frutos. Logrando abrir la mente, de los que se negaban, los ojos del que no deseaba ver. Tú eres nuestra fuente de misericordia, de vida.

Inagotable es tu poder, por eso y mucho más, hoy acudo ante ti, para conseguir tu divina misericordia, que me eleve el alma, la logre entender y sanar. Vacía tu bendición en mi vida, en mi corazón y en el de aquellos que yo tanto amo. Porque así como me amas, te amaré, siempre te alabaré, desde hoy hasta el último de mis días. Gracias Jesús Misericordioso, bendito seas.

Segunda

Sangre bendita, Agua del manantial de vida, ambas salieron de Jesús misericordioso, pido que sean derramadas hoy sobre mí, en este momento. Porque en ti confío Señor, gracias por tu inmenso poder, no dudo nunca, y tampoco lo haré. Atiende mi súplica, que hoy realizo por ésta coronilla, que nos entregaste a través de Sor Faustina.

Cuando se menciona, en el final de este rezo, la palabra “súplica”, si posees una intención especial, por la cual estés realizando la coronilla, aprovechas de mencionarla allí. En ese momento, la presentas ante Jesús, así cada rezo que conforma la corona de la Misericordia, es elevado por y para ese problema que tienes, él lo escuchará y te atenderá.

Como buenos creyentes, nunca debemos esperar tener un problema para rezar, o que sucedan situaciones de gravedad para elevar una súplica, cualquier cosa Dios la escucha y la soluciona; además, los rezos también son agradecimientos, que él merece recibir, por amarnos como él lo hace, y además salvarnos de la perdición.

Puede que suene difícil, o te dejes llevar por el día a día, la rutina; pero, haz que la oración también sea un rutina, con la cual vivas, y sin ella no puedas vivir, de esa forma, haces que tu corazón se llene poco a poco de Dios, y lo necesite siempre. Alaba y bendice su nombre, porque te ha dado la vida, y la protección eterna.

Primera cuenta pequeña

Aquí vas a realizar el tradicional Padre Nuestro, recuerda que lo debes rezar al inicio de la corona y al finalizar, ya que realizaste la vuelta al rosario; llegas al punto de inicio, en donde la primera lleva el Padre Nuestro:

Padre, tú que estás sentado en el cielo, bendecimos tu santo nombre, permite que logremos entrar a tu reino. Que tu voluntad sea la que se cumpla, en nuestra vida y en la de aquellos que amamos. Permite que el pan de cada día llegue a nuestros hogares, te pido perdón por pecar, logra darme la misericordia del perdón.

No permitas que el maligno se acerque a nosotros ni que las tentaciones interrumpan nuestro camino, para seguir alabándote, por los siglos de los siglos. Amén.

Segunda cuenta pequeña

Procedes, a realizar el Ave María, recuerda que tanto ésta cuenta, como la anterior y siguiente, son fijas, a juro deben ser estos rezos los que las acompañen; ya que, son el inicio y el final de la Corona de la Misericordia. Como sucede en un rosario regular, puedes agregar una plegaria que acompañe este rezo, como una petición.

Esto significa, que invocamos a la Santísima Trinidad y a nuestra Madre, a que nos escuche, para que atienda nuestro llamado, y nuestra alma puede ser salvada. Son rezos básicos, pero que no se deben olvidar nunca, siempre con mucha devoción y fe para que lo que pidas se te conceda.

Dios te salve, reina Madre, tú que desde el primer día fuiste bendecida, aceptaste la voluntad del Padre, por ello eres nuestro mayor ejemplo; eres una entre todas las mujeres, en el cielo y en la tierra. El fruto que llevaste en tu vientre, te bendigo por ello también.

Madre Santa de Jesús Misericordioso, ruega por nosotros, para que logramos ser absueltos de los pecados y además sigamos el camino de Dios, no nos dejes Madre, aleja todo el mal. Permite, que nuestro corazón alcance la gloria, y así vivir en la vida eterna. Amén.

Tercera cuenta pequeña

Creo en Dios, nuestro poderoso Padre, aquel que ha creado el mundo en el que vivimos, y el reino que se nos ha prometido. También creo en su hijo, único entre todos los hombres, que nos salvó y cuya Madre, ahora nos acobija con su manto, para protegernos de todo mal.

El Espíritu Santo le dió la bendición de ser Madre, Jesús padeció por un pueblo que desconfió de su palabra, en manos de Poncio Pilatos, lo crucificó, muriendo allí frente a su madre. Como decía en las escrituras, resucitó y ahora acompaña a su Padre, en el cielo.

Desde la derecha del Todopoderoso, nos protege y juzga las acciones que realizamos, permite que por medio de la Iglesia, obtengamos el perdón de nuestras culpas, alcancemos la vida eterna, y logremos llevar tu palabra a todo aquel que desconozca. Porque creo en ti, y en la fe. Amén.

Cinco cuentas grandes

En cada cuenta grande, las cuales en un rosario, son cinco, vas a realizar el siguiente rezo; el cual, sólo se realiza en la Coronilla de la Misericordia, no existe otro motivo en el que se utilice, por lo tanto, es muy especial y a la vez específica. No dudes, ni tampoco lo omitas, puedes acompañarla con intenciones especiales, o agradecimientos.

En otro tipo de rosarios, aquí iría el nombramiento de un misterio, rememorando la pasión de Cristo o incluso la de la Virgen María; pero en este caso, es una invocación a Jesús de la Misericordia, para que atienda la súplica. De ésta forma, consigues que el Señor bendiga tu vida, y escuche la oración que llevarás con las cuentas pequeñas.

Las cuentas pequeñas, llevan el rezo de repetición, con el que se busca llamar a Cristo y al Padre, las cuentas grandes, son la apertura a dicho llamado, no puede dejarse a un lado; es necesario que sean las cinco, ya que es un rosario regular, y por respeto debe realizarse de ésta forma.

Padre de misericordia eterna, hoy acudo a ti ofreciendo mi cuerpo, mi alma y mi sangre, por la divinidad de tu bendito Hijo. Concédenos el perdón de nuestros pecados, así como todas las ofensas que han realizado hacia ti en el mundo entero, para alcanzar tu gloria.

Diez cuentas pequeñas

Luego de realizar, el rezo mencionado anteriormente, que corresponde a la cuenta grande, (de los misterios en otros rosarios), ahora procedes a orar en cada una de las diez cuentas, la siguiente plegaria, que es considera un rezo de repetición. Toma en cuenta las pausas, y no lo realices muy rápido, toma tu tiempo, porque las oraciones no son rápidas.

Debes tomar en cuenta, que es un rezo seguido, sólo que se divide en una mitad, con la finalidad de que una persona empiece y otro le conteste; si realizas la coronilla de la misericordia, sin compañía, igualmente podrás rezar completo, sin dividirlo en una respuesta.

Rezo: Por la dolorosa pasión de Jesús Misericordioso

Respuesta: para que su misericordia llegue a nosotros, y a cada persona del mundo entero.

Recuerda, que debes repetir esto hasta llegar a la décima, antes de la última, no hay otro rezo de por medio entre cuentas; la respuesta es igual de importante, es un complemento que demuestra el poder de Jesús, y nos recuerda su célebre frase de: Jesús en ti confío, la cual nunca debes olvidar tampoco.

Oración final

Luego de que hayas pasado, por las cinco cuentas grandes, y cada decena de cuentas en medio de ellas, finalizaría la coronilla principal; sin embargo, aún queda un conjunto de rezos, para que se diga, que se completó la Corona.

Justo cuando hayas rezado la última cuenta pequeña, debes repetir tres veces el siguiente rezo:

Santo seas tú Padre, Fuerte, Inmortal eres; logra que la misericordia, sea derramada sobre nosotros, y en cada corazón de los que viven en todo el mundo. 

En un rosario normal, es la sustitución del Gloria; por ello, debe repetirse tres veces, y con esto se habla de la Santísima Trinidad, y la petición para nuestra alma. Ahora, pasas a la oración final:

Bendito sea Dios, tu misericordia es infinita, inagotable es el deseo de compasión que reside en ti. Así que, te pido logres mirarme con esos atributos, para que mi alma se fortalezca en tu fe, sea perdonada por mis ofensas y además, logre superar los obstáculos en el camino. 

No permitas que me desaliente, ni me desespere, tampoco dejes que pierda mi fe y mi confianza en ti, porque eres grande, así de grande es mi amor hacia a ti; perdona mis ofensas, pero sé que tu voluntad se cumplirá, sea lo que sea, en ti confío. Gracias por todo, te alabo hoy y siempre. Amén.

Corona en forma de novena

Una novena, consiste en un rezo extendido por nueve días seguidos, suele realizarse en momentos o fechas especiales. Incluso, puede ser rezada cuando tengas un problema o situación de gravedad, para que se te conceda el favor que requieres. Además, aliviará tu alma, y la llenará de tranquilidad.

Cuando Jesús se le presentó a Sor Faustina le pidió, que la novena debía realizarse de forma obligatoria, los nueve días antes de la fecha de su nombre, es decir, antes del día de la Misericordia. Como símbolo de agradecimiento, y para que derrame su poder en todo el mundo.

Su palabra fue promesa para toda la vida, diciendo que todo aquel que la rezara, recibiría su gracia y bendición, así como el perdón de sus pecados. Es por ello que es necesario, que si realizas la Corona de la Misericordia, no te saltes ningún día, sino que los nueve días cumplas con ello.

Además, recuerda que la corona la debes realizar cada día a las tres de la tarde, porque es la hora certificada por la Iglesia, como hora de la misericordia. No importa el lugar en el que estés, sólo debes conectar tu alma con Dios, y olvidar tus preocupaciones para que él, vea tu corazón y lo llene de sus bendiciones.

La novena de la Misericordia, tiene los rezos iguales que mencionamos anteriormente, cuando hablamos de la Coronilla como tal; así que no olvides ningún rezo, trata no sustituir las oraciones finales ni iniciales, porque la idea es mantener lo que fue entregado por Sor Faustina.

Oración de la Divina Misericordia

Así como la Coronilla de la Misericordia, es muy conocida; su uso, es para conseguir salvar el alma, pero si no dispones de tanto tiempo libre un día, puedes en la mañana o en la noche, realizar la oración de la Divina Misericordia. 

Con ella, buscas conseguir el perdón de tus pecados, pero también su protección; por ello, si la realizas en el inicio del día, pides que te acompañe durante este trayecto, para que así logres cumplir lo que tienes planeado, que se aleje el maligno y que también a los que amas los llenes de bendiciones.

El rezo es el siguiente:

Dios de misericordia y gracia infinita, tú que nos das tu amor incondicional, te pido que hoy me mires con compasión, para que en este día calmes las ansiedades, y no permitas que me desespere, porque debo confiar en ti y en tu voluntad. Haz que me conforme con ella. Y siempre te agradezca por ello.

Porque está llena de bendiciones, porque tú eres nuestro Padre, nuestro Rey eterno, hoy te recuerdo que mi corazón está lleno de ti, de tu Hijo único, y del Espíritu Santo, confío en que llegaré a alcanzar la vida eterna, si así lo deseas. Gracias por siempre escucharme, y atender mis súplicas. Amén.

Oración de misericordia

Además de la oración presentada anteriormente, existe un rezo elaborado por unas religiosas, que cambia algunas palabras de la original, y llama aún más a la misericordia y compasión de Cristo; así puedes decidir cuál es la que más te gusta.

Recordemos, que al rezar debes sentir conexión con las palabras que dices, deben significar algo para ti, es por ello que, antes de rezar lee la oración, busca qué debe cambiar en tu vida. No hagas un rezo, sólo por hacerlo, ya que de esa forma, no te conectas con Dios.

Que misericordioso eres, Cristo bendito, incluso cuando más sufrías, mostraste tu compasión por nosotros, al salvarnos y dar tu vida. Mi corazón siente preocupación, pero al saber que me has salvado, sé que nada puede detenerme. Escucha mi oración, para el exilio del mundo terrenal.

Para que en el día de tu venida, estemos preparados para ti, nuestros hogares, limpios para ti, y así obtener la salvación prometida. Con tu misericordia protégeme, de los enemigos que lanzan flechas en mi contra, que buscan mi perdición y quieren dañarme.

Aleja todo el mal, y fortalece mi fe en ti, porque tus ojos están puestos en nosotros, tu compasión es muy grande. Te agradezco por no dejarme caer, ni tampoco fallar, de esa forma obtengo la firmeza de la fe, y mi confianza siempre estará puesta en ti. Gracias por todo.

Jaculatoria para los difuntos

Este rezo breve, puede servir de acompañamiento en un rosario de la misericordia o en la corona de la misericordia, como también puede ser particular; en solitario si la realizas, buscas el perdón de tu alma, o de algún ser querido, que haya fallecido o no.

Jesús misericordioso, la hizo llegar al mundo por medio de Sor Faustina, ella mencionó que su poder sería más especial, cuando la persona en cuestión creía fielmente en la misericordia; sin embargo, los ateos deben conocerla, intentar que su corazón conozca a Dios en su último momento.

La Jaculatoria es la siguiente:

Bendita sea el agua y la sangre que brotó de Jesús, lo cual se convirtió en la fuente de misericordia para nosotros, que somos hijos del Padre Todopoderoso. Yo confío en ti, en el perdón de los pecados y en la protección, por tu santísimo nombre, ven a mí, en mi rescate. Para así alabarte por siempre.

Mi alma te necesita, en especial en este momento, porque la desconfianza, la desesperación nublan mi ser, no permitas que la luz no llegue; haz que el camino se ilumine, y pueda llegar a ti, para alabarte por el resto de mis días. Desde la eternidad, junto con todos tus fieles creyentes. Amén. 

Rezos cortos para las 3 de la tarde

Ahora bien, la jaculatoria presentada anteriormente, es también un rezo corto, lo que pasa, es que es especial para almas comprometidas, o que estén en sufrimiento; aquellos, que sientan que es su último día, o simplemente se encuentren perdidos. Es un rezo más específico, con el cual se consigue igual la misericordia y la salvación del alma.

En cambio, a continuación tenemos otros rezos, de brevedad, para ser realizados tanto en el día como en la noche, o en uno de esos momentos; lo importante, es que en ese momento estés libre, tu concentración puesta en Dios. Nada puede interrumpir tu conexión, y comunicación con el Padre, recuerda que es sagrado.

La cultura de respeto hacia nuestro Padre Todopoderoso, se ha perdido un poco, muchos creyentes olvidan que es necesario rezar, cada día, no para pedir únicamente, o cuando tengas un problema; las oraciones, son para agradecer también, y cada día que vivas, debes estar agradecido por ello.

La imagen de la misericordia, se ha reconocido por brindar salvación y consuelo en los últimos días de las personas, sea porque esa persona rezó éstas oraciones, o porque alguien cercano pidió por esa persona, él intercede ante el Padre, para que su alma sea salva, y para que no sufra su cuerpo, su carne, ya que, el dolor él no quiere que padezcamos.

Primer rezo corto

A pesar de que partiste de este mundo Jesús, eres fuente de vida eterna aún, tu misericordia fue sembrada, y brota en favor de todos aquellos que en ti creen. Tu divinidad sigue iluminando el mundo, ruego porque nunca abandone mi vida ni de aquellos que amo; porque sabes cuánto importa, y cuánto te amo.

Derrama sobre mi alma, tu sangre bendita, para que las bendiciones abunden, y pueda continuar llevando tu mensaje, a todo aquel que lo desconoce o desconfía. Porque creo en ti, en tu palabra, tu gracia y bendición, mi corazón se encuentra de gozo cada vez que en ti pienso, gracias por la vida. Amén.

Utilizado en cualquier situación, tiene un sentido general, que nos recuerda la sencillez de la oración, pero a la vez, todo lo que con ello logras; no sólo es para tranquilidad, sino que llegas a lo máximo, tu salvación, llegar al reino de los cielos, y disfrutar de la vida eterna, pero para ello debes arrepentirte; sólo así, recibes la misericordia de Dios.

Todos somos pecadores, es por ello, que en cada rezo debemos agregar un perdón, mostrar nuestro arrepentimiento; porque nuestras acciones, la mayoría del tiempo no favorecen a la religiosidad, atienden sentidos carnales, propios de las tentaciones. Y recordemos, que siempre debemos alejarnos de ello, hoy y siempre.

Segunda oración corta

Confío en ti, Jesús de misericordia divina, porque de ti brota el agua y sangre de la vida, aquella que nos concede el perdón de los pecados, y nos da un puesto para llegar a la vida eterna. Cada día, contigo es vida pura, por ello te agradezco y te alabo, por los siglos de los siglos. Amén. 

En el caso de este segundo rezo, suele ser utilizado en los colegios, enseñado a los niños para que se involucren en la religión (si es el caso de un colegio católico), por tratarse de palabras sencillas, y a la vez que la misericordia de Jesús, no excluye, además que los niños son más amados por Dios.

Recordemos que siempre ha dicho, que para entrar al reino de los Cielos, hay que volver a ser niños, con el alma pura e inocente, siendo lo más sencillos y honestos posible; ese es el alma que busca Dios, para la salvación. Así que, intenta llevar el mensaje de Jesús de la misericordia, por medio de sus oraciones, para que más logren salvarse.

Además de ello, son los que no se han dejado corromper por las tentaciones, su pureza se los ha impedido; es así, como para salvarte, debes renunciar a las tentaciones debes arrepentirte, de esa forma mediante un rezo, logras alcanzar la salvación, siendo tu alma purificada y bendecida. Nunca lo olvides, sé lo más agradecido que puedas.

Palabras de Jesús de la Misericordia

El mensaje de Jesús de la Misericordia, como el de las advocaciones de la Virgen María, llegaron al mundo a través de personas, cuyo corazón recibió la gracia de verlos y escucharlos. Para transcribir lo que ellos decían, e incluso cumplir con lo que pedían.

En el caso de Jesús de la Misericordia, se presentó a Sor Faustina, una muy creyente religiosa, quien dedicó su vida a la alabanza de Dios Todopoderoso; ella, fue la encargada de establecer como primordial, la coronilla de la misericordia, la cual debe ser rezada todos los días a las tres de la tarde.

Las tres de la tarde, por pedido de Jesús, fue reconocida por la Iglesia como la hora de la Misericordia; todo aquel que en Jesús crea, debe invocar su nombre en ese momento, sea con el rezo largo del rosario, o con la Oración a la Divina Misericordia, la cual es más breve pero representa el mismo mensaje.

Todos debemos enfocarnos, en cumplir la voluntad del Padre, y en alcanzar su promesa, de la vida eterna. Para ello, es necesario rezar, porque ha sido lo que tanto él como la Virgen, han pedido en sus múltiples apariciones, que todos en la tierra debemos orar, para salvarnos.

Mensajes

Algunas de las palabras, que Sor Faustina transcribió de su encuentro con Jesús Misericordioso, las mencionaremos a continuación; debido a que, son de gran importancia para nosotros, demostrando así, lo que debemos hacer y que siempre hay que confiar en él.

“Cada vez, que un creyente rece llenaré su alma de tranquilidad, así será feliz hasta el día de su muerte, en donde también lo será. En ningún momento, su alma tendrá temor, ni tampoco dudará de mí, porque mi misericordia lo protegerá, como símbolo de agradecimiento, por rezar, con fe y respeto. “

“Cuando aquellos que están en su último día, reciben un rezo de los que he dado, la ira de Dios es aplacada, así el dolor físico y emocional de ellos desaparece; mi misericordia llegará a sus almas, porque lograré calmar a mi Padre, para que extienda su poder y la salvación de su alma, para siempre. “

“Los sacerdotes, almas que decidieron entregar su vida a Dios, para conseguir el perdón de los pecadores; les pido, que recen la coronilla de la misericordia, en favor de todas las almas. Almas de creyentes y no creyentes, porque todos merecen la misericordia y salvación, sin importar de lo que hayan dudado. “

Oración Jesús en Ti confío - Al señor de la misericordia

Historia del cuadro de Jesús Misericordioso

En el año 1931, Jesús se aparece a Sor Faustina, entre los rezos que le pide que escriba, para que los seguidores alcancen la vida eterna; le pide, que debe crear un cuadro con su imagen, donde ella lo pintara tal cual como lo veía, para que todos pudieran venerar y conocer cómo era. Fue la única en verlo, pero la representación quedó muy similar.

Dicha imagen, debería contener la frase: Jesús, en ti confío; ya que, se convertiría en símbolo de Jesús de la Misericordia, y de nadie más; para que, cuando un cristiano estuviera en necesidad, las dijera, y se sintiera acompañado. Además, que es una frase tipo agradecimiento, por todos los favores recibidos y bendiciones de vida.

Ella atendiendo la petición de Jesús, acude con su padre confesor, el cual tres años más tarde, ordena a un pintor reconocido de la época, llamado: Eugenius Kazimirowski. Ella supervisó el trabajo de este pintor, ya que le mencionó cada detalle específico, de Jesús.

Inició con su vestimenta, ella dijo que presentaba una túnica de un blanco celestial, muy luminoso y pulcro, una de sus manos estaba levantada como símbolo de bendición, mientras que la otra tocaba su pecho. De su pecho, brotaban dos rayos de luz, uno de color rojo y otro de un azul muy pálido.

Jesús le dijo, que el rojo simbolizaba su sangre, y el blanco el agua que con ella se mezcla; era de suma importancia, que se reflejara a los rayos brotaban al mundo entero, porque son símbolo del amor, misericordia, bendición que derrama él sobre todos nosotros.

Su descripción

En cuanto a su rostro, lo describió como siempre se había conocido al Hijo de Dios, en especial enfatizó en la importancia de su mirada, ya que mostraba una luz de compasión y amor profundo; su expresión decía, que nos amaba y que volvería a dar la vida por nosotros; lo cual, nos llena el alma de regocijo, de verlo así.

Lamentablemente, este cuadro que fue supervisado por Sor Faustina; por daños que sufrió en un acontecimiento, fue restaurado, y el rostro de Jesús ahora no mostraba la misericordia y compasión original, parece otra persona muy diferente. Es por ello, que la Iglesia recomienda que se venere el cuadro de Hyla.

Jesús, le mencionó a Sor Faustina que todo aquel que venerara esa imagen, sería reconocido con la salvación, no sufriría, y en la tierra vencería a todos aquellos que sean sus enemigos. Además, la Fiesta de la Misericordia, la estableció para el domingo después de Pascua; siendo aún mantenida en la actualidad, como su fiesta.

Él siempre resaltó, que quería que los sacerdotes llamaran a todos los pecadores a rezar a Jesús de la Misericordia, que no tuvieran miedo de acercarse por sus pecados, ya que su compasión es infinita, al igual que su perdón; es por ello, que igual su corazón se beneficiaría, sin importar cómo, sólo que así sería.

Su corazón representado con los rayos, simboliza el momento en el que su corazón agonizaba cuando estaba por fallecer, ya que, un guardia le atravesó el pecho con una lanza; esa abertura, es la que se representa en el cuadro, permitiendo que los rayos salgan. Del dolor que pasó, nace su amor hacia nosotros, porque dió su vida, y lo haría de nuevo.

Padre Sopocko

En la imagen principal, de la cual hemos hablado, no se encontraba pintada la célebre frase, por la cual se reconocería a la Misericordia; es por ello, que luego de que Jesús se la hace saber a Sor Faustina, el padre Sopocko, es el encargado de agregarla, al cuadro y no a la imagen.

Decide que se haría en una placa, donde se escribió “Jesús en ti confío”, agregándola al borde inferior del marco, para que no se dañara, ni tampoco modificar la pintura. Así fue como, luego fue expuesta en la Iglesia de San Miguel, siendo el año 1935 la primera vez, que dicha imagen era adorada en festividades, por un grupo de fieles.

Así todo comenzó, gracias a la insistencia de Sor Faustina, junto al apoyo del Padre Sopocko, quien luego de que ella fallece, se encarga de proteger la imagen, para que los comunistas no la destruyeran; porque la fe, mueve montañas, y con ella la salvación del mundo, en ese momento en específico.

El ejemplo del padre Sopocko debe ser tomado en cuenta, hoy y siempre, ya que muchas veces, los sacerdotes olvidan que la Iglesia debe ser todo, y deben hacer todo para que los feligreses, crean. En especial, porque no dudó de Sor Faustina, incluso la ayudó en su misión, fue el guía que todo sacerdote debe ser para la comunidad religiosa.

La imagen de la Misericordia, no solo debe ser utilizada por los sacerdotes en sus iglesias, para que sea adorada si un sentido; ellos deben tenerla como ejemplo de vida, buscar ser misericordiosos, ayudar al que está perdido en el camino, hacer ver que los pecados no alejan, Dios siempre está dispuesto a recibirte a pesar de ello.

Durante la guerra

La adoración al Misericordioso Jesús, continúo día tras día, en especial, porque los momentos de guerra afianzan la fe, ya que son momentos de mucho peligro, y la oración consigue tranquilizar el alma. Incluso hay relatos que mencionan, que cuando intentaban esconder el cuadro, la imagen hizo milagros.

Los milagros fueron, que el transporte en donde se llevaba, desapareciera, o mejor dicho, se hiciera invisible ante las autoridades comunistas; muchos lo describen como, que él cortaba las redes de trampas, que intentaban detenerlo. Luego de la guerra, aumentaron los fieles, asistían para agradecerle por protegerlos de la destrucción.

Faustina siempre mencionó, que los rayos trascendían de la imagen, que todo el que tocaba o se acercara al cuadro podría recibirlos, que se veía como en el momento de la bendición en la ceremonia, resplandecía; sus diarios, son testimonio de los encuentros con Jesús de la Misericordia, y de la fe tan inmensa que ella tenía.

El Padre Sopocko para 1970, logró salvar la imagen que sufría peligro de nuevo, él no podía regresar a Lituania, pero se comunicó con alguien que estaba allá, para que rescatar la imagen que colgaba de una Iglesia abandonada; así, los comunistas nunca la tuvieron en sus manos, ni la destruyeron.

Para el año 2004, se renovó la Iglesia de la Santa Trinidad, en Lituania, y fue consagrada como templo de la Divina Misericordia, allí se expone la imagen, y siempre que se acerca la fecha, se comienza con la novena de la misericordia, y festividades en su nombre. Como siempre quiso Cristo, se logró y su misericordia se ha derramado.

Misión de Sor Faustina

Jesús le había pedido a Sor Faustina que fuera ella quien realizara el cuadro, mucho antes de contactar al pintor mencionado anteriormente, ella pasó tres años intentando; sin tener experiencia con el arte, pintaba un lienzo, sin conseguir un resultado digno de Dios, ni de su imagen. Por lo cual sentía que lo decepcionaba.

Los días pasaban, y no sabía qué hacer, incluso Jesús se le vuelve a aparecer, al tercer año de que su cuadro no había sido realizado, y le dice, que está incumpliendo su promesa. Así que se llevaría, muchas almas a su juicio. Esto fue el momento, en el que ella decide llamar a otra persona, que consiga el mejor resultado.

Su ayuda llegó cuando mencionando sus votos, el sacerdote confesor de su convento, oye su misión, y decide ayudarla. Le menciona que al darle la tarea  a otra persona no incumple con la palabra de Jesús, porque conseguiría la imagen de la Misericordia, para que fuera venerada.

Así él, consigue al pintor de la primera obra, quien tuvo que visitar la Congregación, para que Sor Faustina fuera la que le diera las instrucciones, ya que ella había sido la única en conocer a Jesús de la Misericordia; sus especificaciones fueron perfectas, tanto así que ella quedó muy complacida con el resultado, y Jesús también.

Segunda imagen de Jesús Misericordioso

Como hemos mencionado, existen varias imágenes de Jesús Misericordioso, ya que diferentes artistas se han puesto con la tarea, de recrear lo que Sor Faustina relató; sin embargo, no ha sido una labor fácil. En especial, desde que la restauración del original, fuera una muy mala imagen de nuestro Salvador.

En el caso de Hyla, justo cinco años después de que fallece Sor Faustina, acude a la Congregación en la que ella se consagró, un pintor de nombre Adolfo Hyla. él confesó que era devoto de la imagen de Jesús, así que quería regalarle a las religiosas un cuadro pintado por él.

Así que, ellas aceptaron que lo realizara, tomando como ejemplo el primer cuadro; él admitió, que lo estaba haciendo como regalo de agradecimiento, porque Jesús de la Misericordia salvó a su familia durante la guerra. Es por ello, que decidió no seguir el modelo, sino que fuera inspiración divina lo que lo ayudara.

Cuando finalizó, en el año 1944, se expuso en la capilla del convento en Cracovia, donde aún en la actualidad se encuentra intacto; es la imagen, reconocida en todo el mundo, ya que logró expresar la compasión, luz y misericordia de Jesús, mejor que el original.

Luego de varios años, pasó a la Iglesia del Divino Corazón, en Polonia; por órdenes del párroco, sacerdote de la congregación, se pintó un suelo bajo los pies de Jesús, y el fondo que originalmente tenía unos árboles, fue tapado con una pintura oscura, para que fuera lo más universal posible, y se enfocara en Jesús y no en el fondo.

Controversia

La primera imagen, debemos recordar fue pintada en territorio de la Unión Soviética, durante el transcurso de la Segunda Guerra Mundial; la tensión que vivían los habitantes de esos países, era muy alta, a tal punto que tenían que ocultar su religión.

Los católicos, debieron ocultar su fe en Jesús de la Misericordia, con la finalidad que los militares comunistas, no consiguieran el cuadro con la imagen, y la destruyeran. Es así, como ese primer cuadro fue escondido, sufriendo los daños, que lo llevaron a ser restaurado posteriormente.

Nadie hablaba de Jesús de la Misericordia en público, por lo cual, fueron años tristes, porque se sabía que él sería la salvación del mundo, para que la guerra finalizara, pero pocos conocían las oraciones. Sin embargo, los que las conocían, en su hogar las rezaban.

Así es, como al finalizar la Segunda Guerra Mundial, muchos le rinden alabanza a la imagen, porque sus familiares, conocidos, e incluso ellos, sobrevivieron a esa terrible masacre, y todo gracias, a su fe en él. Por salvarlos, le estuvieron eternamente agradecidos, y difundieron sus milagros.

Por dicha razón, fue nuevamente expuesto el cuadro, cuando se crea la segunda imagen, sirve de distracción para los comunistas, ya que, desconocían el paradero de la imagen, y al saber que eran dos ahora, no sabían cuál era real y cuál no. Así, ninguna fue localizada ni destruida.

Otros datos de interés

Como suele suceder con el arte, la imagen original fue trasladada a diferentes parroquias, capillas, iglesias; en cada uno de los traslados, algo se modificaba, no era a propósito, sino que al manipularlo con poco cuidado, algunas marcas quedaron de forma permanente.

Si visualizan el cuadro actual, se puede notar restos de pegamento en sus esquinas, y la marca de clavos, que solían mantener la imagen en su exposición principal; además, que años después, aproximadamente en 1980, tuvo que cambiar sus dimensiones, para que fuera expuesta en la Iglesia del Espíritu Santo.

Al reducirse unos centímetros, se obtuvo que nuevas marcas se añadieran, la pintura se modificó en sus bordes, luciendo ahora un poco desgastada; desde el año 2004, la asociación en Vielna encargada del cuadro, realiza copias fotográficas, que son distribuidas a todo el mundo.

Ellas son bendecidas, por los sacerdotes, para que los creyentes tengan una en su casa; de esa manera, bendicen el lugar en el que están, a toda su familia, y recuerdan la importancia de las palabras: Jesús en ti confío; para nunca dudar de su misericordia.

Si deseas conocer, más rezos que te ayuden a salvar tu alma, o incluso a encontrar mejor conexión con Dios, para luego elevar tus plegarias, ya que, sabes que con ellas logras tranquilizar tu espíritu, y conseguir la vida eterna. No dudes en visitar los siguientes artículos, que te enseñarán muchos rezos más, de igual poder y bendiciones:

(Visited 737 times, 1 visits today)

Deja un comentario