¿Qué es el bullying familiar? consecuencias en casa

No solo en la escuela existe maltrato, sino que hay una variedad de bullying en el mundo, y uno de ellos es el bullying familiar. Descubre todo sobre este tema, y algunos consejos que puedes poner en práctica para ti o tu familia.

bullying familiar

Bullying familiar

El maltrato o también conocido popularmente como Bullying, puede ocasionarse en todos lados, y la familia no está exenta de esta situación. Este tipo de Bullying familiar es muy difícil de detectar, ya que es algo que sucede dentro de un núcleo familiar, y puede ser generada por violencia entre hermanos, entre padres o incluso, entre padres e hijos.

Muchas veces, los mismos padres no logran identificar esta problemática, y más aún cuando son peleas entre hermanos, ya que no saben si es rivalidad normal o traspaso la línea del abuso.

Existen muy pocos estudios al respecto, a pesar de lo loco que suene, pero según un profesor de psicología de Pensilvania el maltrato entre hermanos es el más común de todos dentro de la sociedad occidental, incluso más que el doméstico y el infantil; pero más adelante desarrollaremos un poco este tipo de Bullying.

El bullying intrafamiliar, también como se conoce, puede ser generada por un matrimonio disfuncional. ¿y cuando puedo saber que un matrimonio es de este tipo? cuando la pareja se la pasa constantemente peleando, gritando, existen amenazas de cualquier tipo, agresiones físicas, chantaje, etc.

Este tipo de matrimonios puede crear un ambiente familiar negativo, y muchas veces los padres en el calor del momento pueden dañar o lastimar física o verbalmente a los niños. Las personas dentro de estas relaciones, es decir los padres, pueden tener este tipo de conducta desde el noviazgo, y muchas veces es causado por la mentira

Es necesario tener claro, que muchas personas dicen cosas para impresionar a alguien, y mienten sobre su verdadera forma de ser. Algunos matrimonio generan conflicto dentro del núcleo familiar, a causa de esto, y son los niños que al final reciben la peor parte.

¿Bullying familiar? Si existe

Es necesario que los padres se eduquen, y enseñen a los hijos sobre estos tema, y más aún si vivieron o están viviendo una difícil separación. Debemos recordar, que muchas veces un matrimonio fracasado, es un fracaso en la formación de la familia.

Y esto se debe, que los hijos al convivir en un hogar lleno de conflictos no saben cómo expresar lo que sienten, y lo que hacen es imitar a los padres para dejar salir esas frustraciones. La falta de formación adecuada para los niños, puede crear en un futuro que ellos reflejen los problemas de sus padres, y tengan también matrimonios fallidos.

Y estos problemas muchas veces debe ser arreglado por los psicólogos, quienes tratan de hacerle ver al niño o adolescente que su conducta no es adecuada.

Como podemos notar, la desintegración familiar, violencia en la familia, el abandono, el mal ejemplo, el tener un hogar sin normas; todas ellas son detonadores y causantes de muchos de los problemas de la sociedad de hoy día, como por ejemplo: bullying, la drogadicción, pandillerismo y narcotráfico.

La psicóloga Pilar Sordo, destaca que los padres modernos son también un ejemplo de malos padres, ya que muchos de ellos son demasiados permisivos y realmente no le dedican el tiempo a los hijos, dándole teléfonos, Internet u otros aparatos de entretenimiento, para que ocupen su tiempo en casa sin supervisión alguna.

Esta era moderna es llamada globalización, y es una era donde la tecnología y las pantallas lo son todo. De hecho, es hasta considerado la Santísima trinidad moderna cuyos elementos son: computadora, televisión y celular.

Es incluso sorprendente de ver, que actualmente en los hogares ya no se conviven, sino que solo conviven como huéspedes. Cada miembro está sumergido en sus propios asuntos, no existe casi o ninguna comunicación; los padres no saben las cosas que preocupan a sus hijos o viceversa.

bullying familiar

Muchas veces los niños u adolescentes manifiestan acciones de violencia o malos comportamientos, para tratar de desahogarse o incluso para tratar de llamar la atención de los problemas que tiene el hogar. Debemos recordar que los niños y adolescentes no tienen la madurez para enfrentar este tipo de situaciones, y la única solución que encuentran es la de aliviar un poco la presión que tienen dentro a través de dichos comportamientos.

El bullying familiar es un tema delicado, y de hecho el bullying mismo se origina en casa, por lo tanto es necesario que todos los padres presten atención a lo que sucede a su alrededor.

Si el hogar se encuentra conformado por abuelos, tíos, primos, etc, es necesario que presten atención a las señales que los más pequeños presentan. Pero es necesario aclarar, que no solo el bullying en la familia se genera por conflictos en la pareja, también puede formarse por la integración de otro miembro al núcleo familiar.

¿Cómo es esto? Cuando en un matrimonio solo existe un hijo único y van a tener a su segundo bebé, si los padres no tratan de forma progresiva este tema en el hijo mayor, puede crear celos y deseos en éste niño, creando a largo plazo deseos de querer expulsarlo.

Como podemos observar nuevamente, los padres son los garantes de educar correctamente a los hijos, y por ello muchas veces el bullying familiar crece y se alimenta de los ambientes disfuncionales.

Tener un hogar donde no existen límites, donde los padres permiten a los hijos excesos para demostrarles su amor, es un concepto erróneo de la realidad.

Así mismo, donde existen depravaciones, carencias de lazos afectivos, abusos; e incluso la misma sociedad son creadores de esta situación, ya que con sus películas, noticias y otras fuentes de comunicación y entretenimiento hacen ver que la violencia es cool y genial; premian a las personas que viven con excesos.

bullying familiar

Cuando tu acosador es tu hermano

Ya mencionamos el origen del bullying familiar, y el mayor causante de esta situación, pero es necesario conocer más de cerca el maltrato y abuso entre hermanos.

Y aunque suene un poco loco, de hecho este tipo de acoso es considerado el más frecuente de todos, incluso del abuso infantil. Según Mark Kiselica, un profesor de Pensilvania señala que estadísticamente, cada tercio hasta la mitad de los infantes que son menores de edad, sufren o se involucran en algún tipo de acoso fraternal, y que de hecho ocurre mucho más que el bullying escolar.

Seguro estos números los pueden sorprender, e incluso ser algo escépticos al respecto, ya que los hermanos son conocidos por llevarse como perros y gatos. Y realmente es verdad, pero existe cierto límite que muchas veces las personas pasan por alto, al considerarlo algo “normal de hermano”.

Los pellizcos, el jalar el cabello del otro y hasta lanzarse patadas de vez en cuando tipo bruce lee no es indicativo del maltrato o acoso entre hermanos. Muchas veces los hermanos poseen personalidades muy diferentes, y hasta pueden generar una rivalidad o competitividad sana entre ellas.

Hasta los celos y el querer llamar la atención de los padres es normal, odiarse y amarse es algo muy representativo de hermanos, e incluso dentro entre otros miembros de la familia. Pero ¿que sucede cuando el comportamiento crece, y se convierte en algo constante y cruel?

La rivalidad es recíproca, el acoso no

Es su mayoría, muchas veces cuando los hermanos discuten o pelean no es una señal de verdadera alarma, ya que este tipo de conducta es bastante normal a esa edad y que van superando a medida que van creciendo.

De hecho, estos mismos conflictos ayudan a moldear la personalidad del niño, y le ayudan a afrontar problemas que surjan en su vida. Las peleas por saber de quién es el juguete, quien le toca primero probar un juguete nuevo o quien fue el culpable de una situación, son conflictos que se solucionan hablando, disculpándose y ya.

Pero el bullying entre hermanos no se compara con estas situaciones, no son peleas triviales ni mucho menos, ya que una pelea normal debe ambos estar en el juego y no uno solo.

Cuando se presencia el abuso continuo de uno de los hermanos hacia el otro, aprovechando su edad y su tamaño, ya no estamos en una relación sana, y que muchos padres comparan con los comportamientos anteriores.

Es erróneo pensar que un hijo que constantemente moleste y abuse del otro sea normal, los padres deben detener cualquier conducta del hijo abusador, porque de lo contrario ellos creerán que su forma de actuar está bien y lo reflejaran en otras relaciones que tengan.

La violencia e insultos causan daños psicológicos en el hermano abusado, e incluso las ofensas verbales son mucho más dañina que las físicas, ya que se impregnan en la personalidad y autoestima del niño.

Otras conductas que reflejan maltrato son el de tratar de anular o eliminar al hermano, ya sea por medio de la ridiculización entre amigos y familia. E incluso más de un hermano puede involucrarse en este tipo de agresiones, llamadas como ganging, y que su propósito es el de aislar y hacer sentir solo al hermano no deseado.

Causas que lo originan

Anteriormente mencionamos algunos de los causantes que generan el bullying familiar, pero vamos a describirte otros más, para que los tengas en cuenta y puedas detenerlo a tiempo.

  • Generalmente este tipo de maltratos son originados por personas con baja autoestima, que se originaron de un hogar conflictivo.
  • Otras veces puede ser causado por un hermano o varios, que han tenido una relación abusiva con uno de los hermanos de la familia.
  • Otro catalizador para que los niños propicien el bullying, es la carencia de valores, causado por padres desinteresados o la ausencia permanente de uno de ellos.
  • El ser educado por padres indiferentes o por lo contrario, exigentes y controladores también son detonadores de este comportamiento.

Es necesario educar a los niños y a las personas en general, que el bullying no está bien ni es correcto, sin importar el tipo que sea. Es necesario fomentar en los hogares 4 pilares esenciales que son: la obediencia, respeto, libertad y responsabilidad.

Cuando comienza en casa

El bullying es un fenómeno que actualmente se ve en las escuelas, pero algo que muy pocos saben, es que su origen proviene del hogar.

Ahora, hemos mencionado la palabra bullying ¿pero aún no sabes qué significa? este término se le define como acoso físico o mental de un individuo o un grupo de personas a otra, de manera consciente. Pero con esto no queremos decir que el hogar sea el único lugar donde surge, ya que la escuela es uno de los ambientes más propicios para surgir.

Teniendo eso claro, queda bastante claro que el acoso no es un instituto ni lugar, sino las personas que la rodean y lo habitan, que provienen en su mayoría de un ambiente familiar inestable.

Un matrimonio inestable, actos de agresividad de los padres, problemas económicos y otros factores, son los alimentos perfectos para generar agresividad en los infantes. Además, si los padres no le dan la importancia debida a las tareas o responsabilidades, e incluso los valores como el respeto y obediencia; puede crear un ambiente bastante negativo en el que vivir.

Si los padres usan el castigo físico frecuentemente, el niño o el adolescente puede crecer resentido y con una personalidad hostil y conflictiva, que es liberado en la escuela por medio del acoso. Y también puede suceder en el caso contrario, en donde los niños se le reprima tanto que no tienen el autoestima de defenderse.

Consejos para el hogar

La solución inmediata para el bullying familiar no existe, ya que es un problema que se debe resolver de a poco, pero te damos algunos consejos que puedes poner en práctica en tu hogar:

Los padres o el tutor responsable de los niños, deben ser garantes de establecer un ambiente emocional equilibrado, lejos del conflicto de pareja o de otro tipo.

Escucha a tus hijos, no juzgues sus sueños o anhelos; si lo haces, él te verá como una fuente para filtrar sus pensamientos y sus temores.

No desprecies los sentimientos de ellos, siempre se abierto para escuchar lo que te van a decir.

Los padres deben garantizar un ambiente de amor, respeto e independencia en el núcleo.

No seas sobre protector o por el contrario, indiferente hacia el interés de tus hijos; no generes un ambiente sin libertad y opresión.

El problema es de todos

El bullying familiar y el bullying en general, no es solo de los padres, de los psicólogos o de los profesores. Este fenómeno es un cáncer que afecta a todos, y por ende es un problema que entre todos debemos atacar.

En el caso del hermano abusivo, los padres deben darse cuenta que él solo reproduce lo que presencio, y en muchos casos, lo que sufrió en persona. Para solventarlo, los padres pueden tratar de ponerse en los zapatos del niño y entender su forma de comportarse.

En el caso de la víctima, es decir el hermano acosado, los padres deben ofrecerle soporte emocional para tratar de levantarle el autoestima, y demostrarle que no está solo.

No es correcto normalizar el acoso entre hermanos, y según la revista The Journal of Family Violence son los casos más frecuentes. Según una encuesta realizada a grupos familiares, cuando los hijos le confesaban a los padres de los abusos del hermano, los padres sencillamente respondían que era normal.

Dicha actitud de los padres ante la situación real de la casa, es una clara señal de desinterés en los hijos, y es algo que no debería aceptarse sino corregirse.

Los niños esperan estar seguros en el hogar

Una de las investigaciones realizar por la revista Developmental Psychology, detalla que los abusos entre hermanos se generan mucho más en familias que tengas más de tres hijos, y los mayores son los que se encargan de generar la intimidación.

Y de hecho, mucho de estos factores se generan por instinto primitivo, aunque suene una locura. Un hijo que convive solo con sus padres, y que tiene la atención de ellos solo en él, puede sentirse amenazado con la llegada de un nuevo integrante a su núcleo familiar, ya que el afecto y atención se ve reducida a la mitad.

El sentir celos y egoísmo es algo bastante normal y natural, y es allí donde los padres deben intervenir y tratar el asunto antes de que éste pueda generarse. Los niños esperan crecer en un ambiente de cariño y seguridad, y los padres deben ser garantes de esto, porque de lo contrario los niños crecerán con graves problemas emocionales.

Para complementar la información leída, te recomendamos otros artículos de interés:

(Visited 1.146 times, 2 visits today)

Deja un comentario