Conoce ¿qué son los Evangelios? y sus orígenes

Los evangelios son mundialmente conocidos, como relatos y la palabra de Jesús, en vida. Su creación y los responsables de cada uno de ellos serán detallados a continuación, además de otros datos más interesantes como las teorías que se esconden detrás de ellos.

Los Evangelios

Los Evangelios

La palabra Evangelio, según su traducción en griego y latín, significa buena noticia, y representa la historia y palabra de Cristo en la tierra; pero además de esto, refleja la promesa de Dios a abraham, Isaac y Jacob sobre la llegada de un salvador, en donde expiaría con su sacrificio los pecados del mundo.

A pesar de que existen cuatro evangelios, el primero que fue predicado entre los discípulos fue sobre la muerte y resurrección de Jesús al tercer día; y la profecía de David.

Pero ahora bien, de manera más general, evangelio se refiere de forma plural, a las escrituras de los primeros cristianos en la tierra; que fueron recogidos de la la historia y predicciones de Jesús. Centrándose, como se menciono anteriormente, en la muerte y resurrección de Cristo.

Ahora, explicando brevemente el tema, estos evangelios que se ubican en el Nuevo Testamento de la Biblia, son llamados evangelios canónicos, y sus autores fueron: Mateo, Marcos, Lucas y Juan; todos apóstoles cercanos de Jesús.

Según los historiadores, estos evangelios fueron realizados entre los años 65 y 100 después de Cristo, aunque no son fechas confirmadas en la actualidad.

Por otro lado, hay otros relatos llamados evangelios apócrifos, que actualmente no son reconocidos por la iglesia cristiana, y por lo tanto no son considerados como relatos que fue inspirados por actos divinos. Aunque no se puede negar ni confirmar esta afirmación, ya que en nuestra actualidad, todavía existen disputas sobre su legitimidad, de hecho, muchos expertos prefieren usar el termino evangelios extracanónicos que apócrifos, para evitar entrar en discusión.
Significado de los Evangelios: explicación de su origen y diferencias

Teniendo eso claro, a continuación te planteamos de manera más extensa, el significado de que son los evangelios, su origen, que tiene que ver la biblia en el tema; y un desarrollo breve sobre los evangelios según los apóstoles.

Representación simbólica

Cada uno de los Evangelistas se encuentra representado por una figura, dados por su contribución al mundo, y estos son: un león, un novillo, el rostro de un hombre y el de un águila en vuelo.

En primer lugar tenemos a San Mateo, que es representado como el hombre, dado que su Evangelio inicia con genealogía humana de Cristo.

En segundo lugar tenemos a San Marcos, que simboliza al León, esto debido a que su forma de predicar en el Evangelio es semejante al ruido que hace este animal.

Después tenemos a San Lucas, identificado como el novillo, dado que su Evangelio inicia con el sacrificio de Zacarías, donde estos animales eran las estrellas.

Y por último a San Juan, que representa al águila en vuelo, dado que en su Evangelio narra la encarnación del Verbo.

¿Qué son?

Como se menciono anteriormente, los evangelios son un conjunto de cuatro libros que se encuentran registrados en el Nuevo Testamento, y que muestras lo que hizo y dijo Jesús en vida.

Los Evangelios

A pesar de la importancia de estos Evangelios, no se tiene un registro exacto y preciso sobre su creación, de hecho, algunos señalan que fue escrita en los años 60 d.c y otros en el año 90 d.c. No obstante, si pueden afirmar que el texto más viejo que se encuentra dentro del Nuevo Testamento, es un pequeño relato del Evangelio de Juan, y que tiene como fecha estimada el año 125 d.C

Sin embargo, un dato interesante que a pesar de ser los primeros en aparecer en el Nuevo Testamento, no fueron los primeros en escribirse, ya que estos fueron las escrituras de las cartas de Pablo que tienen una fecha estimada del año 50 d.C.

Estos registros cuentan el papel que tuvo la muerte de Jesús, su sepultura y resurrección; pero solo de manera superficial. Solo es en los evangelios que se encuentra información detallada de esos sucesos, además de datos como el nacimiento y su vida, información esencial para conocer la vida de Jesucristo.

Y es por esta razón o uno de sus motivos, que los evangelios son clasificados como biografías antiguas. Ahora bien, más adelante profundizaremos en cuales fueron exactamente los autores y lo que se puede encontrar en cada uno de ellos, por lo que a continuación te detallaremos algunos datos que son importantes para comprender los Evangelios como un todo.

Introducción

Antes de profundizar en el tema, es necesario tener claro algunos datos históricos que son importantes para el Cristianismo. En primer lugar, sin importar todos los personajes que aparecen registrados y las obras que realizaron por la humanidad, el más importante de todos es Jesucristo, y sencillamente por ser la 2da persona de la Santísima Trinidad e hijo de la madre de Dios.

Los Evangelios

Dios no eligió a un pueblo, o al más poderoso Rey, no, el pidió a un viejo llamado Abraham que creara el pueblo de Dios; confiando mediante un acto de fe y esperanza. Toda este relato se encuentra dentro del libro más importante de todos, la Biblia.

Pero algunos se preguntarán, ¿qué tiene esto que ver con el tema? Pues fue el inicio de todo, de la historia de Jesús, de su nacimiento y de la profecía.

¿Qué es la Biblia?

Desde hace 18 Siglos, la historia ha conocido a Jesucristo y Abraham, dos personajes históricos que revolucionaron lo que es conocido hoy como Israel, pero no fueron los únicos. Existieron otros importantes profetas, que representaban a Dios, y cada uno de sus obrar, acciones y triunfos fueron registrados en archivos que fueron protegidos por el Pueblo de Israel.

Todos estos momentos en la historia fueron agrupados en un libro Sagrado, llamado Antiguo Testamento de la Biblia, y representan la herencia de Dios al mundo. Ahora bien, en la Biblia también se encuentra una sección llamada el nuevo Testamento, y representa como se menciono anteriormente, la persecución, muerte y resurrección de Cristo en la tierra.

Ambos libros, tanto el viejo como el nuevo, forman lo que es conocido hoy día como la Biblia, y se divide en: 73 libros, divididos en 46 del Antiguo Testamento y 27 del Nuevo; ambos recolectan los evangelios de la biblia.

La Biblia fue Inspirada por Dios

Cuando se lee la Biblia, normalmente culmina al final de la lectura con la frase: Palabra de Dios, y esto representa el origen divino que tienen estos relatos, siendo claramente Dios. Pero esto no significa que Dios los escribió con su puño y letra, sino que fue su autor, pero fue representado a través de personas como: Isaías, Jeremías, San Mateo, San Pedro, etc.

Ahora bien, en otras culturas la Biblia no es reconocida como un libro sagrado, como por ejemplo la cultura Hindú o Islam, pero su comparación no tiene cabida. La autoría de la Biblia se respalda por las profecías que se narran antes de que sucedan, teniendo hasta incluso siglos de separación entre la profecía y su cumplimiento.

Un ejemplo de ello es cuando el Rey David o Isaías profetizaron detalladamente la pasión y muerte de Jesús, un milenio antes de que ocurriera.

Es por esta razón, que los elegidos por Dios para componer los libros sagrados, como los Evangelios, son relatos que se escribieron tal cual sucedieron las cosas, y lo que realmente Dios quería.

La Interpretación de la Biblia

La Biblia al ser un objeto sagrado, no debe ser interpretada de manera desinteresada ni descuidada, y es por ello que su mensaje debe ser recibido a través de la Iglesia católica, instituto creado por Cristo y los apóstoles.

Su lenguaje es completo y difícil de entender, ya que su escritura fue realizada hace miles de años, y por muchos autores además. Es por este motivo que desde temprana edad, a los niños se le inculca la forma correcta de leerla, y las herramientas para interpretarla.

Y ¿cuáles son estas? pues el catecismo de la Iglesia Católica, donde los jóvenes deben leer y estudiar cada página de este sagrado libro.

Origen del término

Anteriormente explicamos el significado de la palabra Evangelio, pero en este apartado descubriremos el origen de esta palabra, y de donde provino por primera vez.

La palabra Evangelio, fue registrada por primera vez en los relatos de Pablo de Tarso, más específicamente en la carta a los corintios, por el año 57 d.C.

Consecutivamente, la palabra aparece nuevamente en el Evangelio de Mateo y de Marcos; aunque en total es usada en 76 ocasiones en el Nuevo Testamento. No obstante y aunque parezca increíble, la palabra Evangelio no aparece en los evangelios de Juan y Lucas, y si en las cartas de Pablo, más específicamente, unas 60 veces.

Pero en términos no religiosos, la palabra evangelio se encuentra registrada en una inscripción en el siglo 9 a.c, pero no con el mismo sentido que se le da actualmente, aunque si similar.

Una inquietud pertinente

Al ser escritos unos 30 años después de los sucesos, los Evangelios son objetos de dudas por su fidelidad en los relatos.

Tanto creyentes como no creyentes, afirman que su elaboración fue de vital importancia para sentar las bases del cristianismo, y es necesario tomar en cuenta que en esa época no existían los libros mecanografiados, y era común usar solo la memoria y la retención.

De hecho, muchos predicadores podían repetir con facilidad frases, oraciones o parábolas sin mucha variación; y es por ello que la teoría de su fidelidad es refutada. Además, los evangelios no fueron escritos por hombres desconocidos, sino por hombres cercanos al propio Jesús, que además fueron testigos de los sucesos narrados.

Los cuatro evangelios

Cuando se menciona a cuatro evangelios, se refiere a cuatro versiones de un evangelio general, y es por ello que se le designa con la palabra según, luego el nombre del autor, siendo éstos cuatro en total llamados apóstoles.

Su elaboración se debió a dichos apóstoles y algunos discípulos, y su compromiso fue tal, que incluso muchos dieron su vida por ello, un hecho muy común en las persecuciones que se dieron en el imperio romano.

Ahora, los Evangelios fueron transmitidos por Jesús de forma oral, y fueron los apóstoles que decidieron plasmarlo en papel, para evitar las deformaciones que pudieran surgir en el tiempo. Fue a partir de allí que empezó a surgir los 4 Evangelios, y los demás textos que aparecen en el Nuevo Testamento.

Pero es necesario aclarar, que a pesar de que ni Jesús ni Dios escribieron los Evangelios, no se les quita la autenticidad de sus relatos, tanto así que es considerada la biografía de Jesús.

Dicho eso, muchos historiadores se han dado a la tarea de estudiar las fuentes de cada uno de ellos, y como ejemplo tenemos al evangelios de Marcos, quien es considerado el más antiguo de todo. Según los expertos, este evangelio es señalado como la memoria de Pedro, ya que existe la posibilidad de haber sido narrado por este mismo hombre.

En cuanto a los otros Evangelios, se cree que los evangelios de Mateo y Lucas fueron establecidos después del Evangelio de Marcos, y de hecho, algunos afirman que tienen pruebas reales de que Marcos fue usado como una referencia para la elaboración de las escrituras de Mateo y Lucas.

Los cuatro Evangelios

Aunque por supuesto, no es un asunto que pueda ser considerado extraño, ya que tanto Mateo, Marcos y Lucas tuvieron una relación cercana entre ellos, y es por esto que sus tres Evangelios se les llama como: Evangelios Sinópticos, palabra que proviene del griego parecer.

¿Pero que pasa con el cuarto evangelio? pues nada, su separación solo representa la distensión de su material con los demás, tanto así que el evangelio según Juan es llamado como singular, y esto se debe a que representa la mayor cantidad de relatos importantes en él.

Ahora, todos los Evangelios fueron escritos en griego, en papiro y escrito en tinta negra; aunque ninguno logró sobrevivir; de hecho, los evangelios que se poseen pertenecen a copias de copias. No obstante, algunos fragmentos aún sobreviven, y son resguardados en biblioteca.

El Evangelio según San Mateo

Primero que nada, ¿quién fue San Mateo? y como lo explica el mismo Evangelio, fue un hombre que trabajaba como cobrador de impuesto, que un día se topo con Jesús y lo siguió.

Es necesario aclarar, que todos los apóstoles de Jesús, llevaban un nombre diferente antes de conocerlo, y Mateo no fue la excepción, de hecho, su nombre dado en su nacimiento fue Leví, hijo de Alfeo.

Fue un recaudador de impuestos, y por ello fue odiado por el pueblo de Israel, ya que consideraban a todos los que ayudaran al imperio romano como traidores. Pero a pesar de ello, Jesús lo eligió y Mateo se encargó de redactar el Evangelio entre los años 40 y 50 d.C.

De hecho, San Mateos demostró conocimientos en las costumbres judías de esa época, y de lugares sagrados, muy seguramente por ser el único que tuvo un trabajo de estatus.

Ahora, en su Evangelios se destacan 5 relatos que son:

  • El Sermón de la Montaña: Caps. 5 al 7.
  • Instrucción a los Misioneros: Cap. 10.
  • Las parábolas del Reino: Cap. 13.
  • La Convivencia en la Iglesia: Cap. 18.
  • El porvenir de la Iglesia: Caps.23 al 25.

El lenguaje que usa en su Evangelio es sencillo y directo, los relatos se encuentran organizados, y su narrativa demuestra grandes cualidades de escritura.

El Evangelio según San Marcos

Considerado el más corto de todos, este evangelio fue redactado por el año 50 d.C, y su escritor fue un judío que vivió en Jerusalén conocido como Juan Marcos.

Según su historia, Marcos acompaño a su tío Bernabé a un lugar llamado San Pablo, pero debido a algunas dificultades en el camino, tuvo que volver a Jerusalén.

Unos años después, Marcos se traslado a Roma donde conocido al apóstol San Pedro, quien lo volvió su discípulo, ayudante e interprete. Fue allí donde Marcos tuvo la tarea de escribir las enseñanzas de Pedro dadas por Jesús, aunque no tuvo palabra o libertad en ello, él solo se limito a escribir lo que decía el apóstol Pedro; y es por ello que este Evangelio se le llama evangelio de Pedro.

En este Evangelio se ve poca referencia del Antiguo Testamento, se describen las costumbres judías y más importante, no muestra una imagen muy llamativa de Jesús, un claro ejemplo de su volátil temperamento.

No obstante, la narrativa se presenta muy bien organizada y su lenguaje es clasificada como vigorizante; Además, describe muy bien el carácter de Jesús.

El Evangelio según San Lucas

Este tercer Evangelio, es el de San Lucas, redactado para el año 62 d.C, y se encuentra dedicado a un hombre llamado Teófilo. No se sabe exactamente quien o que fue, por lo que hay algunas conjeturas al respecto, siendo uno de ellos que Teófilo representa un nombre cristiano o un titulo que hace referencia a Dios.

En cuanto a su escritura, se escribió en griego y se redacto con un rico conocimiento literario, razón por la cual su autor demuestra un elevado nivel de conocimiento.

Su forma de pensar fue avanzada para su época, San Lucas tenía un pensamiento más del tipo moderno, y además tenía preferencia por la escritura en griego y romano. Y es debido a esto, que su Evangelio es el más fácil de entender.

Ejerció la profesión de médico, y es una característica que se distingue por su detallismo y las descripciones de muchas enfermedades.

De acuerdo a Eusebio de Cesarea, un historiador de la Iglesia, San Lucas provino de Siria, y fue descrito como un hombre gentil y que se crió como cristiano. En cuanto a como termino escribiendo un evangelio, San Lucas fue un amigo intimo de San Pablo, y de hecho fue su compañero en viajes y de cautiverio.

Su veracidad es puesta en duda, ya que la muerte de San Pablo fue plasmada en el Evangelio; pero eso no omite la vida que dedicó a predicar el Evangelio, razón por la cual fue asesinado.

En cuanto a lo que se puede encontrar en su Evangelio, la escritura se encuentra narrada de forma cálida; y muchas de las parábolas existentes se ubican en él, siendo un ejemplo del amor de Cristo por los pecadores.

Un dato interesante, es que se le llama el Evangelio de la misericordia, y es el único que narra la juventud de Cristo de manera detallada.

El Evangelio según San Juan

Este Evangelio como se menciono anteriormente, es muy diferente a los otros tres, y su primera diferencia es que se escribió en Efeso y fue promovido para los pueblos de Asia Menor, conocido hoy día como Turquía.

Es considerado complementario, ya que no narra las obras de Jesús en Galilea, sino en Judea y Samaria. En él se ubican textos profundos y hermosos, considerados por ello complejos de entender, tanto que solo los judíos que contaran con estudios serían capaces de entenderlo.

Ahora bien, enfocándonos un poco en el autor, San Juan se crió en las cercanías del lago Genezaret; fue hijo de un pescador llamado Zebedeo y su madre que según se cuenta, estuvo emparentada con el propio Cristo.

Tuvo un hermano que también fue apóstol, llamado Santiago el Mayor, aunque San Juan se unió un tiempo después. Este apóstol estuvo presente en alguno de los momentos más importantes de la historia, en: la última cena y en el drama del Calvario.

En cuanto a su posición como apóstol, fue uno de los favoritos de Jesús, y esto seguro se debió a la corta edad que tenía, comparada con los demás miembros. De hecho, fue Juan a quién Jesús dejo el cuidado de su Madre María.

Fue un apóstol devoto, dedico su vida a predicar en Galilea, en Samaria y Judea; pero luego de la muerte de Pablo, dedico su vida a ser obispo en Efeso. Pero su vida no fue un lecho de rosas, fue exiliado por el emperador Domiciano a una isla llamada Patmos, en donde sufrió horribles tormentos.

Finalmente murió entre los años 96 y 117 d.C.

Ahora bien, vamos a describir un poco sobre como Juan estructuro su Evangelio, y podemos decir que en su redacción se encuentra la fe que le tenía a Jesús. Su forma de narrar los acontecimientos son juveniles, y esto seguro se debió a la edad en la que fue acogido.

En sus páginas, señala a los judíos como enemigos de Jesús; pero además describe hechos inéditos que no aparecen en los otros evangelios, siendo uno de ellos el discurso de Jesús en la última Cena, así como el Lavatorio de pies que hizo Jesús a su doce discípulos.

Es necesario aclarar, que en ninguno de los Evangelios, se describe una completa y detallada biografía de Jesús, solo se muestran las enseñanzas, los sucesos históricos y la visión que tuvieron cada uno de ellos sobre Jesús.

También te puede interesar la información de los doce apóstoles, ya que con ella podrás complementar la información antes planteada.

Evangelios canónicos

El mundo a sido testigo de muchos Evangelios, pero solo cuatro han recibido el visto bueno de la Iglesia, y llamados canónicos; esa decisión que suena tan ligera hoy día, fue una seria preocupación que causo en su época.

Según los registros, por el año 185 d.C, hubo una seria preocupación de este tema por parte de Ireneo de Lyon. En esa época solo era conocido o usado el evangelio de San Mateo, un acto impensable que fue duramente criticado, ya que para este hombre los cuatro evangelios representaban los pilares de la Iglesia, y debían ser usados como tal y no de manera individual; además que negaba los Evangelios que estaban surgiendo en la época.

Pero se preguntarán, ¿qué significa esta palabra? Pues canónico es una palabra que representa las leyes internas de la Iglesia, y por ello el uso inadecuado de los evangelios representaban un tema serio.

Origen

La historia de donde provienen los evangelio es bastante compleja, por no decir confusa, ya que existen una cantidad de teorías que la envuelven.

De hecho, algunos se centran en el origen de los evangelios sinópticos, y de ello se han obtenido dos teorías llamadas: teoría de las dos fuentes.

Pero, ¿por qué no se considera el evangelio de San Juan? Pues sencillamente al ser el último de los evangelios canónicos, incluso que los sinópticos, y por la forma en que se plasma a Jesús, no fue considerado dentro de las teorías.

De hecho, en el evangelio según Juan, las obras de Jesús se muestran mediante signos, gestos que tienen la intención de revelar a Jesús en toda su gloria.

Teoría de las dos fuentes

Esta teoría se basa en las diferencias y semejanza que tienen los evangelios canónicos con los sinópticos, ¿qué quiere decir esto?.

Según esta teoría, describe al Evangelio de Marcos como el más antiguo de todos, y que fue usado de hecho como una referencias para los otros dos, debe recordarse que no se toma en cuenta el evangelio de Juan.

Esta teoría puede ser la razón detrás de las similitudes de los evangelios sinópticos, pero no puede ser confirmado, dado que los tres fueron redactados en épocas y lugares totalmente diferentes.

Centrándonos en esto, entre los evangelios de Lucas y Mateo existen muchas más coincidencias que en el de Marcos, y esto se puede deber, según la hipótesis, a las enseñanzas de Jesús en forma concreta sin elementos narrativos.

Otras teorías

Existen otras teorías que giran en torno a estos evangelios, siendo estas:

Algunos consideran a Mateo como una fuente importante, pero otros se mantienen firmes con la antigüedad de Marcos.

De acuerdo a la hipótesis de Farrer, propone que el evangelio de Marcos fue el primero en plasmarse en papiro, y usado como referencias por Mateo. En cuanto a Lucas, éste habría usado ambos evangelios como fuentes para su evangelio.

Otra teoría es la de Griesbach, en donde postula una prioridad en el evangelio de Mateo, que según sus teorías; sería Lucas el primero en usarlo como fuente literaria, y posteriormente el uso de ambos evangelios por parte de Marcos.

Otra hipótesis es la agustiniana, universidad colombiana, y la que muchos comparten, entre ellas la iglesia; y postula lo siguiente: fue Mateo el primero, luego Marcos y por último Lucas, utilizando las fuentes en ese orden para los evangelios.

Y la última hipótesis es la de Goinheix, donde dice lo siguiente: el primer evangelio que se dio a conocer fue el de Mateo, pero en idioma arameo. Fue después de esto, que Marcos y Lucas redactan sus evangelios. Posteriormente, al Mateo conocer estos evangelios, decide traducir su evangelio a griego, tomando elementos de los otros dos.

Y para finalizar, Juan es el primero en publicarlo en Jerusalén y en Éfeso.

Autoría 

Como me ha podido observar, la redacción u autoría de los cuatro evangelios son para: el apóstol Mateo; a Marcos, quien fue pupilo de Pedro; Lucas, quien fue pupilo del apóstol Pablo; y por último el apóstol de Jesús, Juan.

Pero a pesar de este hecho que muchos afirman, no puede ser comprobado de ninguna manera su veracidad. Pero a pesar de ello, la Iglesia y el propio Vaticano, señalan que defienden los cuatro evangelios y el origen apostólico. Esto debido a que fueron los apóstoles quienes estuvieron junto a Jesús.

Fechas exactas

A pesar de la fama e importancia que tienen los evangelios, no existen fechas exactas de su circulación o creación. La gran mayoría de los historiadores, dan una fecha aproximada de su redacción, y es en la segunda mitad del siglo I d.C., medio siglo después de la partida de Jesús en la tierra.

Otros afirman que su creación fue después de la destrucción del templo de Jesús en Jerusalén, y no después.

Pero según Raymond E. Brown, planteó fechas exactas de estos momentos, que fueron:

Marcos: 68-73 d.C.

Mateo: 70-100 d.C.

Lucas: 80-100 d.C.

Juan: 90-110 d.C

Estas fechas fueron recolectadas por años de estudios de diferentes fuentes y referencias bibliográficas, pero la arqueología también proporciona algunas hipótesis.

De acuerdo al papiro más viejo de los evangelios que aún se preserva, que perteneció al evangelio de Juan, y al análisis de la escritura, la fecha estimada es la mitad del siglo II d.C. Una fecha que muchos no comparten, ya que colisiona con la fecha de algunas de las copias que aun se guardan.

Por último, se encuentra a María de Jesús de Ágreda, miembro del convento de las Madres Concepcionistas de Ágreda, ubicada en España. Según ella, Mateo escribió su evangelio mientras vivía en Judea, en el año 9 d.C.

Unos años después le siguió Marcos, como por el siglo 13 d.C., mientras vivía en Palestina. Luego, en el siglo 15 d.C., Lucas redactaría en griego su evangelio mientras vivía en Grecia. Y por último Juan, quien escribiría su evangelio alrededor del siglo 58 d.C., en Anatolia, Turquía.

Los Evangelios Sinópticos

Se ha mencionado mucho la palabra evangelios sinópticos, ¿pero realmente qué significa? primero que nada vamos a describir un poco sobre la estructura que poseen los evangelios, para entender mejor este término.

Los evangelios poseen estilos, narrativas y estructuras ligeramente diferente, especialmente el de Juan. Es por ello que los evangelios de Mateo, Marcos y Luchas son llamados Sinópticos, que significa que hay un parecido o son muy similares entre sí.

Tanto así, que pueden encontrarse de la siguiente manera: Primero comienzan con la profecía de San Juan Bautista, luego la profecía y obra de Jesús en Galilea; y por último su viaje a Jerusalén, donde ocurren la pasión, muerte y resurrección.

A pesar de tener un enfoque parecido, no son idénticos, cada uno tiene diferentes matices y formas de cortar la historia, incluso a veces mencionan hechos que no aparecen en los otros dos.

Esto motivado a la responsabilidad de los evangelistas, ya que tenía el trabajo que plasmas la palabra de Dios, y los sucesos de Jesús tal cual ocurrieron.

Evangelios apócrifos

Este termino de apócrifos o también llamado extracanónicos, describe a las escrituran que fueron creadas en los primeros años del cristianismo y la figura de Jesús, y que no se incluyendo ni fueron aceptados por ninguna versión de la Biblia, ni por ningún grupo cristiano como la Iglesia cristiana, la Iglesia ortodoxa o Comunión anglicana e Iglesias protestantes

Textos fragmentarios

Llamado así por la brevedad de los textos, y por conocerse solo una fracción del texto original. Estos son:

  • Evangelio de los Hebreos
  • Evangelio griego de los egipcios
  • Evangelio de Marción
  • Evangelio secreto de Marcos
  • Evangelio de Judas
  • Evangelio de María Magdalena
  • Evangelio de la esposa de Jesús
  • Fragmentos de Oxyrhynchus.

Apócrifos de la Natividad

Termino que describe el nacimiento e infancia de María, y como muy bien dice la palabra, el nacimiento de Jesús. Estos son:

  • Protoevangelio de Santiago
  • Evangelio del Pseudo Mateo
  • Libro sobre la Natividad de María
  • Liber de infantia Salvatoris.

Apócrifos de la infancia

Estos textos narran la infancia de Jesús y sus milagros, y estos son:

  • Evangelio del Pseudo Tomás
  • Evangelio árabe de la infancia
  • Historia de José el Carpintero
  • Evangelio armenio de la infancia
  • Libro sobre la infancia del Salvador.

Apócrifos de la Pasión y Resurrección

Estos textos narran la pasión y resurrección de Cristo en la tierra, y pueden leerse en:

  • Evangelio de Pedro
  • Actas de Pilato
  • Evangelio de Bartolomé.

Apócrifos gnósticos de Nag Hammadi

En estos textos se pueden detallar dichos de Jesús, narradas en forma de sentencias, proverbios y parábolas; y estos son:

  • Evangelio de Tomás
  • Evangelio de Felipe
  • Evangelio de Nicodemo.

Armonización y concordismo

¿Qué es armonización y concordismo? Primero que nada la armonización es un térmico que se uso para obligar que las diferencias o contradicciones en los evangelios, concordaran entre sí. Es de allí que provino el término problema armónico, problema que encontraron para integrar los cuatro evangelios en uno solo.

Un ejemplo claro del uso de este término, es la obra celebre llamada Diatéssaron, creada entre los años 165 y 170 d. C. El método usado fue recopilar elementos de los evangelios canónicos, además de algunos textos de origen apócrifa, para crear un evangelio general.

Para ello, eliminó los textos que se repetían entre sí, y armonizo la narrativa para esconder las contradicciones que habían entre ellas. A pesar de lo loco que suene, fue una obra muy popular en los habitantes de la Iglesia aramea, llegando incluso a volverse en el evangelio para las iglesias de Siria.

Pero a pesar del esfuerzo de Taciano, su creador, de volverlo un evangelio único; su obra no refleja los mensajes reales que habitan en los cuatro evangelios. Es por este motivo, que en el siglo V se exigió su abolición y se retomo la lectura de los evangelios de forma independiente.

Ahora bien, en cuanto al concordismo, este término fue usado en algunos textos bíblicos para lograr coincidir términos científicos antiguos con los actuales, logrando que muchas veces se forzaran en los textos, descripciones que no tenían sentido alguno.

Y al igual que con el término de armonizar, este método también fue popular en su momento, pero fue abolido y no tomados en cuenta en la actualidad. Los evangelios son profecías apostólicas, que se iniciaron o se centraron en Jesucristo, y su presencia representa la salvación, no verdades científicas.

Para mayor información, a continuación te dejamos algunos enlaces que pueden ayudarte a complementar la información antes leída:

(Visited 541 times, 1 visits today)

Deja un comentario