Fe, esperanza y caridad: las tres mayores virtudes

Las virtudes teologales de la fe esperanza y caridad, son de manera particular muy importantes. Puesto que son aquellas que manifiestan lo inherente a la creencia en Dios y todos sus atributos. Te invito a seguir leyendo, te sorprenderás de lo que vas a aprender.

fe esperanza y caridad

Las virtudes teologales Fe, Esperanza y Caridad

Todo ser humano cuenta, con una disposición la cual es muy especial, y es aquella donde se alberga la capacidad para la virtud. Es por todos conocidos que, al momento de comenzar a tratar el tema de las virtudes teologales, algunas personas proceden a disponerse como si fueran a aguantar un discurso elaborado a base de prescripciones.

Tal como si fuera un sermón el cual van a percibir como alejado de aquellos intereses que le son propios. Así es que las virtudes teologales Fe, esperanza y caridad, parece que se encontraran más bien reservadas a unos pocos.

Siendo el caso que en la gran mayoría, no existe la ocasión a fin de practicarlas, y menos de conocer a fondo todo esto de las virtudes. Y mucho más, cuando se encuentran sumergidas, en todos los asuntos que corresponden a este mundo.

Así es que las tratan como algo teórico, pues, para la gran mayoría de los mortales comunes, es muy poco lo que les toca el propio interés, e inclusive hasta la propia vida.

Sin embargo, no se debería tomar esa actitud. Debido a que la vida de fe, esperanza y caridad ha de convertirse en el hábitat. Así como en la atmósfera, en la cual se encuentre siempre respirando el cristiano. Bajo la pena de que se asfixie y ahogue, con todo el smog materialista que es lo que ahora abunda en el mundo que habitamos.

Las virtudes en general aparte de la Fe, esperanza y caridad

Sin duda alguna que las virtudes, no se tratan de algún ropaje, que se pueda colocar la persona. Ni tampoco de ningún título el cual se pueda sacar de algún Instituto Educativo. Inclusive la virtud, no se puede considerar como un don que sea natural. Aun cuando se hace necesario aclarar, que se encuentra en la naturaleza humana, la disposición a practicar las virtudes.

Así como también la capacidad, a fin de que la virtud se manifieste. Y que además es posible facilitar la adquisición de las virtudes, cuando se encuentran en los medios adecuados para que ellas surjan florecientes.

Es así que entonces, se puede decir que virtud, se trata de una disposición que resulta ser habitual del hombre. La cual se va adquiriendo a través del ejercicio repetido, de mantener una actuación de forma consciente y libremente.

fe esperanza y caridad

Siendo esto en cuanto al orden hacia la perfección o hacia el bien. Por lo tanto, la virtud a fin de se pueda considerar como virtud, tiene que ser habitual, no un acto que resulte esporádico o que sea aislado. Así es que se trata pues, de algo como una segunda naturaleza que se manifiesta a la hora en la cual nos toca:

  • Actuar
  • Pensar
  • Reaccionar
  • Sentir

De la misma forma, se tiene que aquello que es contrario a lo que es la virtud, se trata del vicio. Siendo que el mismo también se consolida como un hábito, el cual es adquirido mediante la repetición de una serie de actos, los cuales son contrarios al bien.

Virtudes teologales

En cuanto a las virtudes teologales, tenemos que son las siguientes tres:

  • Fe
  • Esperanza
  • Caridad

Siendo que las mismas se infundieron por el mismísimo Dios dentro de nuestra alma, lo cual ocurrió, de acuerdo a la iglesia, el día del bautismo. Esto sucedió tal como una semilla, la cual se debía de hacer crecer mediante el esfuerzo, el riego, la oración y el sacrificio.

El Fin de las virtudes teologales Fe, esperanza y caridad

Así es que las tres virtudes fe, esperanza y caridad, se les llama teologales, debido a que tienen por objeto de una manera inmediata a Dios. Todo esto dado a que por la fe, somos adheridos nosotros a aquello que fue revelado por Él.

Posteriormente, en cuanto a la esperanza nos encontramos en todo momento apoyados por Dios, por lo cual mediante su socorro esperamos llegar a poseerlo. Así como también que lo podamos ver cada a cara.

Luego entonces, mediante la caridad vamos a amar a Dios de una manera sobrenatural, más que a nosotros mismos. Es por todo lo anterior que resulta sin duda, que son fe, esperanza y caridad, las más elevadas virtudes.

La Fe, esperanza y caridad perfeccionan el resto de virtudes

Puesto que son ellas las que hacen que sean perfeccionadas, el resto de las otras virtudes morales. Las cuales además, no alcanzan el fin último del hombre, pero sí aquellos medios para lograr llegar a este fin.

Siendo el caso que al momento en cual Dios tomó la decisión de crear, -teniendo en cuenta que se está utilizando un lenguaje humano, para su mejor comprensión. Dado que la palabra decisión para Dios proviene de toda la eternidad -. Mantuvo en su vista antes que cualquier otra cosa, a Nuestro Amado Maestro Jesús.

Y no lo que ha sido la creación, tal y cual nosotros la conocemos, de la manera cronológica. Siendo el caso que toda la creación se encuentra dispuesta en función del Verbo de Dios y tal como si fuera un reflejo de él mismo.

En cuanto al fin que nos fue dado por Dios, se refiere a que seamos capaces de realizar una actuación hacia lo divino. Es decir, tal como los hijos de Dios. Y de esta manera contrarrestar a los impulsos, que son naturales en el ser humano, y que tienen que ver con el egoísmo, la comodidad y el placer. Es por ello que se resaltan entonces la fe, esperanza y caridad, que debe practicar.

Características de las virtudes teologales

Son muchas las características que se pueden encontrar, en relación a las virtudes teologales, teniendo en cuenta entonces dentro de las más importantes:

  • Que son dones entregados por Dios y no se conquista ni furto del hombre
  • Sin embargo, por supuesto que van a requerir de toda nuestra colaboración libre y consciente. A fin de que sean perfeccionadas y vayan creciendo con el tiempo.
  • No se trata de virtudes que sean teóricas, sino que más bien se trata de una manera de ser y de vivir.
  • Siempre van a ir en conjunto la fe, esperanza y caridad.

La virtud teologal de la Fe

En cuanto a las virtudes que se conforman por fe, esperanza y caridad, la relativa a la Fe, se trata de un don, que se pudiera considerar como una luz que es divina. Y mediante la cual vamos a ser capaces de hacer el reconocimiento de Dios.

fe esperanza y caridad

Al igual que vamos mirar su mano, en relación a todas aquellas cosas que nos suceden. Teniendo además la capacidad, de mirar las cosas de la forma como son vistas por Dios.

Motivo por el cual, entonces la Fe no se trata de un conocimiento que se pueda considerar ni como teórico, ni tampoco como abstracto sobre alguna doctrina que deba ser aprendida. Sino que más bien se trata la Fe, de la luz con la cual es posible entender más claramente las cosas que son de Dios.

Características de la Fe

Es de notar que la fe se trata pues, de un encuentro el cual se hace con Dios, y que se consolida como su designio para lograr la salvación. Así como también, para que se hagan realidad las oraciones, que hasta él son elevadas.

Por lo tanto, todo aquello que se hace con fe por el hombre es respondido de una forma libre, a lo que es el encuentro que realiza con Dios, en donde hace su entrega a Él, mediante la inteligencia y también a través de su propia voluntad.

Por otro lado, de las virtudes de Fe, esperanza y caridad. Se tiene que la fe, resulta ser la más sencilla de las mismas. Siendo el caso que no surge mediante ninguna elucubración, ni tampoco discurso alguno. Sino que más bien ha de ser considerada como una adhesión muy verdadera a Dios. Tal como por ejemplo fueron los casos de extrema fe, que nos mostraran María, o también Abraham.

Otra de las características que le podemos indicar a la fe, es que ella es vital. Siendo que esto significa, que ha de encargarse de cambiar la vida de quien la profesa. Ha entonces de demostrarse en su vida. Es por ello que se debe tener como norte el hecho de vivir de la fe.

fe esperanza y caridad

El conocimiento de Dios es la Fe

De igual manera, de las virtudes teologales de Fe, esperanza y caridad, la Fe resulta ser experiencial. Lo cual quiere decir que se basa en un conocimiento correspondiente de Dios en una profunda intimidad. Siendo el caso que aquellas personas que realmente son dueños de la fe, siempre logran gozar de Dios.

Siendo el caso de que la fe, ha se tenerse en cuenta que se trata no de un sentimiento propiamente dicho. Sino más de bien, de un arto conocimiento de lo que es el espíritu el cual Dios, nos da la concesión para que intimemos con Él.

Luego entonces, este conocimiento el cual sin duda es experimental acerca de Dios, va a tener sus momentos de privilegio para que se hagan manifiesto a las almas, las cuales se van a encontrar en:

  • En el sacrificio
  • El dolor
  • En los momentos de prueba

Siendo el caso que, es en esos momentos cuando es requerido por las personas, una suprema humildad, y un desprendimiento de sí mismos sumamente elevado.

De igual manera cabe señalar, que la fe resulta ser objetiva. Lo cual indica que no solamente se ubica a nivel subjetivo, considerado además como intimista. Sino que también se tiene la completa creencia, en un Dios, el cual fue revelado mediante las escrituras. Y también a través de la palabra que es profesada mediante la Iglesia.

Conocer y aprender la Palabra de la iglesia

Es de señalarse que dicha palabra, es necesario que sea conocida. Además de que sea aprendida de una manera profunda, para así hacerla entonces vida propia. Asimismo, lo que se relaciona con los dogmas correspondientes a la Iglesia, se trata de luces que se van colocando en el camino de lo que es la fe. Y que además proceden a iluminarlo, por lo cual lo tornan entonces más seguro.

Asimismo, de las virtudes teologales como la fe, esperanza y caridad. La Fe, es aquella que va a terminar en un compromiso. Puesto que se hace el compromiso de la vida propia con Dios, en cuanto a la fidelidad que se le ha de profesar a su ley.

Así como también al compromiso que se hace de emprender la defensa con lo que es el ejemplo, siendo mediante el testimonio y la palabra. Y además de mantenerse alimentando la fe con la lectura continua, así como también con la meditación de la Biblia. Por lo tanto, surge el compromiso de hacer la difusión de la misma, en el entorno donde se desenvuelve la persona, ejerciendo así el apostolado.

La virtud teologal de la Esperanza

En el caso de las virtudes teologales de la fe, esperanza y caridad, la que está referida a la esperanza, nos coloca en una interrogante la cual es ¿Cómo ha de ser la reacción de un cristiano ante el mal, ante los problemas y las dificultades de la vida?

Resulta que hay algunos, que caen en un profundo desaliento y que piensan, además, de que no se puede hacer nada en esos momentos. Así como que resulta inútil el hecho de hacer cualquier cosa.

Mientras que en otros casos, hay aquellos que se enfocan en decir que la esperanza resulta ser genuina, y que se trata de idealismo. Así como también hay aquellos que dicen, que la esperanza tiene algo de egoísta.

De todo lo anterior, en base a la fe, la esperanza y caridad, resulta entonces una serie de interrogantes, ante lo que es la virtud de la esperanza. Dentro de las cuales tenemos:

  • ¿Por qué no resulta propio de un cristiano, lo que se refiere al desaliento y a la desesperación?
  • ¿Es cierto que Dios tiene su actuación en nuestras vidas?
  • ¿Cuál tendría que ser la más grande aspiración de un cristiano?

La definición de Esperanza

En relación a las virtudes teologales de la fe, esperanza y caridad. Tenemos que la esperanza entonces se trata de una virtud, la cual es teologal. Y que nos consolida el deseo de tener a Dios como el Bien supremo.

Así como también que se le entrega de manera completa y firme, el hecho de que logremos alcanzar la felicidad eterna. Al igual que también los medios necesarios para lograr esos objetivos.

Es así que todo esto está fundamentado en el hecho de que hay que vivir confiado en lo que es la esperanza. Esto debido a que se tiene la certeza y creencia en Cristo, y en que Dios es omnipotente. Así como también bondadosa y que además no puede fallar en relación a sus promesas.

Eso nos lo han establecido en las sagradas escrituras de la Biblia, en el Eclesiástico, donde indica:

“Sabed que nadie esperó en el Señor que fuera confundido. ¿Quién que permaneciera fiel a sus mandamientos, habrá sido abandonado por Él, o quién, que le hubiere invocado, habrá sido por Él despreciado? Porque el Señor tiene piedad y misericordia” (2, 11-12).

Los efectos

Luego entonces se tienen unos efectos, en relación a la virtud de la esperanza, las cuales nos dan la claridad de que todo aquello que pudiera estar sucediendo, será atendido por Dios, y se resolverá de la mejor forma.

Siendo que entonces nos coloca en el corazón, aquel deseo procedente del cielo, es decir de Dios y su posesión. Siendo que nos desase de los bienes que corresponden a lo terrenal.

Por lo tanto, va a lograr que nuestras peticiones, siempre consigan tener una eficacia suprema. Así como también procede a darle a quien se mantiene esperanzado, el ánimo al igual que la constancia para que se mantenga siempre la lucha, siendo que de esa manera se encuentra asegurado el triunfo.

Igualmente, de las virtudes teologales de fe, esperanza y caridad. La virtud de la esperanza, nos hace la proyección hacia lo que es el apostolado. Debido a que se desea en todo momento, que muchos sean aquellos que lleguen a alcanzar lo que se aspira que es la posesión de Dios.

Los obstáculos

La presunción se convierte, en uno de los obstáculos que se interponen en cuanto a la virtud teologal de la esperanza. Debido a que se presenta el hecho que se espere que Dios otorgue el cielo.

Y todas las gracias que se necesitan para llegar hasta él, sin que se haga el mayor esfuerzo en poner de parte de nosotros, los medios los cuales se hagan necesarios para el logro de los objetivos pedidos.

Otro de los obstáculos que se presentan con la virtud de la esperanza, se trata del desaliento y de la desesperación. Siendo que en ocasiones se presenta el cansancio, pues se harta de tantos intentos y a veces se llega al vencimiento de las ganas de seguir luchando.

Si quieres aprender a establecer tu contacto directo con Dios, no dejes de visitar los Ejercicios espirituales de san Ignacio de Loyola. Tan noble santo, el cual contaba con sus más hermosas virtudes teologales tales como fe esperanza y caridad. Y que a través de sus ejercicios, se encarga de enseñarnos como hacer ese mágico contacto. !No te lo pierdas, te va a ser de gran ayuda si deseas encontrarte con Dios!.

La eucaristía, prenda del mundo venidero

En cuanto a las virtudes teologales de la fe, esperanza y caridad. Relacionado con la virtud de la esperanza. Una de las que más están exaltadas, se trata de lo que es la más esperada por todos los cristianos, y que está referida a lo que es la venida del Reino. Así como la segunda venida del Amado Maestro Jesús.

Siendo que lo que se refiere a la esperanza, relacionada con la venida del Reino es realizada de una forma muy misteriosa. Así como también verdadera en el hecho de la comunión eucarística. En cuanto a la comunión, se trata de comenzar a gustar en lo que es la promesa procedente del cielo.

La virtud teologal de la caridad

En cuanto a las virtudes teologales de la fe, esperanza y caridad, es bueno señalar que la fe y esperanza no se les puede atribuir ningún sentido, si no hace su desemboque en el amor, que será de tipo sobrenatural o de la caridad cristiana.

Siendo el caso que mediante la fe, es que podemos tener el conocimiento de Dios. Luego entonces, a través de la esperanza es que podemos confiar en lo que es el cumplimiento de la mayor promesa de Cristo, que es su segunda venida.

Luego entonces, es mediante la virtud teologal de la caridad, que se procede a obrar de acuerdo a lo que son las enseñanzas, que se encuentran escritas en los Evangelios.

La definición

Teniendo en cuenta las virtudes teologales de la fe, esperanza y caridad. En cuanto a la caridad hay que decir que se trata de la virtud, mediante la cual es posible amar a Dios y también a todo nuestro prójimo. Asimismo, es por medio de la virtud de la caridad.

Y también en la caridad, en donde el mismísimo Dios nos ha hecho partícipes de lo que es su propio ser, lo que es la muestra del más grande amor. Siendo el caso que son muchos los hombres que han podido vivir lo que ha sido la experiencia del amor de Dios.

Es así como por ejemplo san Pablo dice: “Me amó y se entregó por mí”. De la misma manera todos aquellos que han logrado tener la experiencia del amor de Dios, han quedado completamente satisfechos. Siendo el caso, que han dejado todas aquellas seguridades que tienen en la vida, con el fin de darle correspondencia a este tan grande amor de Dios.

Características del amor de Dios

Sin lugar a dudas, que lo más cierto y lo más seguro que se puede tener es el amor de Dios. Siendo que su existencia ha sido desde siempre. Y se encontraba en el espacio, antes de que nosotros estuviéramos presentes. Inclusive antes de que naciéramos.

Teniendo en cuenta que una vez que es posible encontrarlo, se va a llegar inclusive a tener la sensación, de que se perdió de una manera sumamente inútil todo el resto del tiempo. Estando fatuamente entretenidos y cargados de suma angustia, por una serie de cosas por las cuales no hacia falta, ni merecía la pena haber luchado y vivido.

Asimismo, el amor de Dios resulta ser sumamente sólido y por supuesto que es muy firme, tal como lo es la roca de la cual nos es hablado en el evangelio. Siendo el caso que, en cuanto al amor humano, el mismo debe ser sostenido de manera continua. Requiriendo que sea alimentado de manera continua y constante, puesto que en caso contrario tiene el peligro de apagarse y desaparecer.

El Amor de Dios fresco y bello

De igual manera el amor de Dios en todo momento se presenta siempre como nuevo, siendo muy fresco y bello en cada instante que es sentido. Es bueno destacar la expresión tan hermosa, acerca del Amor de Dios, que fuera dicha por san Agustín, la cual muestra una gran revelación, y es la que dice:

¡Tarde te amé, hermosura tan antigua y tan nueva, tarde te amé! Y Tú estabas dentro de mí y yo fuera, y así por fuera te buscaba; y deforme como era me lanzaba sobre las cosas hermosas que Tú creaste.

Tú estabas conmigo más yo no estaba contigo… Me llamaste y clamaste y quebrantaste mi sordera; brillaste y resplandeciste y curaste mi ceguera; exhalaste tu perfume y lo aspiré y ahora te anhelo; gusté de Ti, y ahora siento hambre y sed de Ti; me tocaste y deseé con ansia la paz que procede de Ti (Confesiones).

Características del Amor

Una de las primeras características relativas al amor se trata de la sinceridad y de la pureza. Siendo que el amor tiene que en principio nacer desde el interior de la persona, desde su interioridad.

Por lo tanto, no es posible que el amor sea de apariencias. Teniendo siempre presente que Jesús, procedió a mirar en todo momento, con el corazón a toda la gente. Siendo que, en todo momento, lo sigue haciendo. Mirando siempre lo que es el corazón de las personas.

Es por ello que procede a alabar a la mujer que era acusada de pecadora, y que estaba arrepentida. Echando entonces en cara todo lo que fue la hipocresía, que era manifestada por los fariseos.

Luego entonces se tiene, lo que se refiere a las virtudes teologales de la fe, esperanza y caridad. Lo que está relacionado con el servicio, que se le brinda a quien esté necesitado. Siendo el caso de brindar socorro, a quien por alguna razón se encuentra en necesidad tanto en el cuerpo como en el alma.

Es así que entonces, las enfermedades son curadas por Cristo, y además le da de comer. Así como también le brinda el consuelo a quienes se encuentran tristes. Y proyecta de su mágica luz, iluminando tanto la mente como el corazón de aquellos afligidos. Ofreciendo a quien lo necesite el perdón.

Brindar servicio

Por lo tanto, se trata del hecho de brindar servicio al otro. Debido a que es percibido el valor de las almas. Y también el que es correspondiente a su salvación.

Luego entonces, nos encontramos con el perdón y la misericordia, las cuales se consolidan como las más exquisitas expresiones del amor que Dios nos profesa. Siendo esto mediante el ejemplo que fuera otorgado por el Amado Maestro Jesús.

Es posible que una de las facetas del perdón, la cual pudiera ocasionar más dificultad para las personas, resulta ser el olvido. Cuando se trata de lo que son las injurias, así como también la difamación.

Siendo que es solamente mediante la gracia de Dios, que es posible que nos conceda la paz. Así como además el perdón. Y también el amor a entregar hacia aquella persona, que profirió la difamación y las injurias.

Luego entonces, nos encontramos dentro del ámbito de las virtudes teologales de la fe, esperanza y caridad. De forma específica en cuanto a la caridad, en lo que es el amor. Teniendo en cuenta lo que abarca acerca de la universalidad y la delicadeza del mismo.

Puesto que sin duda alguna el amor es universal, debido a que es necesario expresarlo y entregarlo a todos. Sin tener distinción de razas, credos, o clases, etc. Debido a que todos por ser hijos de Dios son amados por Él. Por lo tanto, somos llamados a seguir el ejemplo dado por Dios.

Con relación a la delicadeza, se debe a que el amor busca la manera de hacerse manifiesto en las cosas que son pequeñas. Así es que tiene en cuenta las características y la sensibilidad de cada una de las personas en particular.

Himno a la Caridad de san Pablo

Una de las más bellas expresiones de lo que es el amor se encuentra en 1 Cor. 13, 1ss. Siendo que allí quedo plasmado el bello Himno a la caridad de san Pablo. El cual dice acerca del Amor:

Aunque hablara las lenguas de los ángeles,

si no tengo amor, nada.

Aunque tuviera el don de profecía,

y conociera todos los misterios;

aunque tuviera plenitud de fe

y pudiera trasladar montañas,

si no tengo amor, nada.

Aunque repartiera

todos mis bienes a los pobres,

y entregara mi cuerpo a las llamas,

si no tengo amor, nada.

 

PORQUE EL AMOR,

EL AMOR, EL AMOR,

ES PACIENTE, ES SERVICIAL;

NO ES ENVIDIOSO,

NO SE JACTA, NO SE ENGRÍE;

ES DECOROSO;

NO BUSCA LO SUYO; Y NO SE IRRITA;

NO TOMA EN CUENTA EL MAL,

Y NO TOMA EN CUENTA EL MAL;

NO SE ALEGRA DE LA INJUSTICIA;

SE ALEGRA CON LA VERDAD.

 

TODO LO CREE.

TODO LO EXCUSA.

Y TODO LO ESPERA.

SOPORTA TODO, SOPORTA TODO.

PORQUE EL AMOR, EL AMOR,

PORQUE EL AMOR,

ES DIOS, ES DIOS, ES DIOS.

La caridad es el distintivo de todos los cristianos

Así es que por ahora, mientras nos encontramos habitando en este mundo. Se consolida la virtud teologal de la caridad, como el distintivo de todos aquellos que se consideran como cristianos. Siendo el caso que se refiere, a la síntesis correspondiente a toda su vida, puesto que se trata de lo que cree y de lo que hace.

Por lo tanto, el amor resulta ser justamente la propia esencia del mismísimo Dios. Siendo el sentido mismo de la propia creación, así como de la historia. Se convierte pues en la luz que da tanto la bondad, como también la belleza a toda la existencia misma de cada uno de los hombres.

Igualmente, al mismo tiempo el amor es, por decirlo de alguna forma, el “estilo” que tiene Dios y también el creyente. Siendo el caso que se trata entonces del comportamiento de aquel que respondiera al amor de Dios. Y que además hace el planteamiento de su propia vida, tal como un don de sí mismo hacia Dios, y también hacia su prójimo.

Lo que expresa la caridad

La caridad resulta ser paciente, no se irrita. Siendo que la paciencia no se trata de encogerse de hombros cuando se presentan las contrariedades y tener que aguantar hasta que se vea mejoría en los tiempos. No tampoco es ese “que se la va a hacer”.

Se trata pues del aguante que es más bien positivo, con la fe puesta en Dios, el que se sobrepone a todo lo que es producto de la negatividad, tal como:

  • Indiferencia
  • Contrariedades
  • Malos tiempos
  • Ingratitud

Todo esto porque se encuentra descasando en las manos de Dios.

Igualmente es benigna debido a que procede a engendrar el bien y la dulzura. Así como también la bondad. De igual forma no es envidiosa, ni tampoco procede a hincharse, puesto que se da con toda simplicidad. En todo momento es tolerante dado a que la caridad, no tiene ningún tipo de interés.

Así es que todo lo excusa, no se comporta de manera descortés, puesto que todo lo espera. Teniendo además la verdad como su complacencia. Por todo lo anterior es que la caridad, no pasará jamás.

Resumen de la ley

Para todos es conocido que el Maestro Jesús, a través de su prédica, inculcaba lo relacionado con el Amor a Dios por sobre todas las cosas. Así como también el amor al prójimo, como a sí mismo. Siendo que este es el principal mandamiento de la ley de Dios.

Por lo tanto, se puede observar cómo, su prédica se encuentra basada, en dos reglas principales como el único mandamiento a seguir en la vida.

Ahora bien, entonces quiere decir que el amor de Dios y también a Dios, al momento que resulta ser verdadero, va a hacer que broten de una manera necesaria. Aquello que es el amor también hacia los hombres, que son nuestros hermanos.

Así es que la caridad divina, tiene como una peculiaridad especial, el hecho sacar de adentro del hombre, todo aquel egoísmo que le hace daño. Y de vivir entonces en toda la entrega y la generosidad que sea posible. Es decir, el en Amor. Es de destacarse que cuando se presentan las discordias y también el egoísmo, se pudiera decir que Dios no se encuentra presente en esa alma.

Más, sin embargo, al momento en el cual se hace presente la apertura, así como también:

  • El desapego
  • La disponibilidad
  • El servicio
  • Y el Perdón

Entonces no hay duda de que la señal, de la presencia de Dios en dicha alma, es evidente. Teniendo en cuenta también que el amor al prójimo, tiene como significado, el de la búsqueda del bien correspondiente a todos los hombres que se encuentran al alcance de las obras que cada uno realice, tales como son:

  • Familiares
  • Amigos
  • Compañeros de estudio o trabajo

Todos los que caminan con nosotros, aunque los mismos hayan ocasionado algún tipo de daño.

Finalmente te invito a consultar los siguientes enlaces relacionados al tema religioso:

(Visited 933 times, 1 visits today)

Deja un comentario