Colores litúrgicos: Significado y ¿Cuándo se usan?

El color es uno de los símbolos más importantes en la misa, tradición de la iglesia católica instruida por Cristo en el sacramento eucarístico, y reforzado por él mismo en los cuarenta días progresivos a la resurrección. Veamos cuales son los colores litúrgicos y cuál es su significado.

colores litúrgicos

Colores litúrgicos

La variedad de colores en los vestidos sagrados expresa de manera física y visual el carácter propio de los misterios de la fe que se celebran, y el sentido sucesivo de la vida cristiana en el paso del año litúrgico; en otras palabras los colores litúrgicos manifiestan las vivencias de la iglesia o casa de Dios.

Breve historia del origen

En los ritos más antiguos como era el caso de los ritos de Jerusalén se utilizaba una túnica sin color, pulida, de lino, de lana, inclinándose al color blanco, que representa la inocencia, la pureza, el manto cándido del divino cordero. Se dice que se inclinaba porque el blanqueamiento de las telas en su momento era muy costoso.

A partir el siglo VII, se comenzó a incluir una gran variedad de colores que representaban algunos tratados litúrgicos que aún no tenían efecto, solo a nivel diocesano. Eran tres los colores principales; el rojo, el blanco y el negro. Estos se utilizaban en varias tonalidades según la celebración, se tenían dos blancos, tres rojos y dos negros, y estos eran diferenciados según la intensidad del color, lo que generaba una totalidad de siete colores.

Para este tiempo no existían un significado uniforme de los colores, cada sacerdote realizaba su celebración según su potestad, algunos para celebrar la pascua usaban blancos y otros rojos.

En el siglo VIII surgieron los debates entre los teólogos y prelados con respecto a definir los colores para la liturgia.

Existían dos inclinaciones, la de los cluniacenses que fueron nacidos en el siglo X quienes mantenían la idea de la naturaleza luminosa del color y sugerían usar solamente en el momento de liturgia, y los cistercienses nacidos en el siglo XII quienes sostenían que el color no debía ser usado durante la liturgia donde se exaltaba la naturaleza espiritual de Dios.

Cromofobia que se mantuvo en todo el medioevo influyendo también en los exponentes de la reforma protestante, quienes renegaban el uso de las imágenes y colores.

Siendo en el XII donde se comenzó a establecer la uniformidad de los colores de los ritos de la iglesia. Se establecieron los tres colores principales. El rojo representando la pasión, del martirio y del espíritu santo. El blanco fue destinado como el color pascual y el negro para la penitencia, el luto y la abstinencia. También se usaron los colores como; el morado en sustitución del negro por tan razón fue sustituido en los tiempos de adviento; el gris y el amarillo para sustituir el blanco.

Entre los años 1194 y 1195 el cardenal Lotario de los Condes de Segno escribió un tratado, el cual fue reproducido después de su elección como papa Inocencio III; donde se mencionó la uniformidad de los colores litúrgicos en todas la diócesis, incluso as más lejanas. Este tratado se toma en cuenta en el Concilio de Trento, dando un significado a los colores con el fin de evitar distintas y malas interpretaciones.

Se definió el color rojo de la pasión, del martirio y del Espíritu Santo, para ser utilizado en las celebraciones de los apóstoles, de la santa cruz, del pentecostés y delos mártires.

El blanco fue definido para ser utilizado en las celebraciones de la pascua, la navidad, ascensión, de los jueves santos, la epifanía y de todos los santos.

El negro representaba el luto y la penitencia, solo era utilizado en las fiestas de los difuntos, durante el Adviento y la Cuaresma, y para la fiesta de los Inocentes mártires. El color morado era utilizado para sustituir el negro, se trataba de un tono más azul oscuro.

El resto de los días se utilizaba en color verde, ya que el Inocencio III en su tratado sugirió este color como representante del intermedio de los colores rojo, blanco y negro.

El morado puede sustituir a veces el negro y el amarillo puede sustituir, en casos particulares, solo el verde.

En el siglo IX comienza a difundirse el color azul como símbolo del cielo, los santos fueron representados con ornamentos azules para simbolizar su presencia en el cielo, este mismo color fue utilizado en el siglo XII para representar la luz divina frecuentemente acompañado con el rojo y el verde.

Es para los siglos XIII y XIV que se introduce el color azul, en especial en los ritos de España y luego se va difundiendo en otras zonas europeas. La difusión de este color azul en la liturgia se debía a la revaloración que recibía a nivel artístico y literario.

En la época del siglo XVII se introdujeron dos nuevos colores litúrgicos; estos fueron el oro y el rosa. El rosa se encontraba sustituyendo el blanco y el verde, el cual fue utilizado en las solemnidades marianas en los ritos romanos. En cuanto al oro se estableció en la mayoría de las partes para representar la majestad de Dios, en sustitución de cualquier color, sin incluir el negro o violeta.

Significado de los colores litúrgicos

Sabiendo que son los colores litúrgicos y para qué sirven veamos cual es el significado de cada uno de ellos en la actualidad.

Blanco

Representa a Dios, simboliza pureza, la alegría, la paz y el tiempo de júbilo. Es usado en los momentos principales del calendario litúrgico; tiempos de Navidad y de Pascua.

También es utilizado en las celebraciones y solemnidades del Señor Jesucristo que no tienen que ver con la  pasión como el Sagrado Corazón de Jesús, Ascensión, Cristo Rey, en las fiestas relacionadas con la institución o culto de la Eucaristía (Misa de la Cena del Señor, Corpus Christi), en las celebración y solemnidades que se realizan a la Virgen María, a los santos que no murieron mártires como es el caso de San Juan, San José, apóstol y evangelista, a santos ángeles y arcángeles, y la Natividad de San Juan Bautista.

También en las celebraciones de todos los Santos, en las fiestas de la Cátedra de san Pedro, de san Juan Evangelista, y de la Conversión de san Pablo. Y utilizado también en la celebración del bautismo y el matrimonio. Relacionado a esto te invitamos a ver nuestro artículo: Signos del Bautismo.

Morado

Simboliza una profundización espiritual y penitencia. Es utilizado en Adviento y en Cuaresma, en los tiempos de preparación para la Navidad y la Pascua. También es utilizado en los funerales y misas de difuntos. En la administración del sacramento de la penitencia y todos los actos penitenciales. Este color también es utilizado según el calendario litúrgico los días lunes, martes y miércoles santo siendo tiempos de cuaresma.

Verde

Simboliza la virtud de la esperanza. Es utilizado después de Navidad, Cuaresma, y después de la Pascua hasta el Adviento. Es tiempo de esperanza por la venida del Mesías y por la Resurrección salvadora respectivamente. Este tiempo se conoce como Tiempo Ordinario dentro del calendario litúrgico. Es utilizado los días domingos y en los días que no se exige el uso de un color en específico.

colores liturgicos

Rojo

Este color representa la sangre, el martirio y la fuerza del Espíritu Santo; en relación a la virtud del amor de Dios. Es usado en las celebraciones de Santos Martirizados, domingo de Ramos, Viernes Santo y Pentecostés. Este color también es usado en la administración del sacramento de confirmación cuando las liturgias son dedicadas a los instrumentos de la pasión. También es usado en las exequias de los cardenales o del sumo pontífice en la santa sede.

Negro

Este color representa el duelo y la tristeza, se utiliza para misa de difuntos y para Miércoles de Ceniza, luego de la reforma litúrgica de Pablo VI, su uso es alternativo en lugar del morado. Es utilizado los Viernes Santo y las misas de Réquiem o de los difuntos. En algunas celebraciones católicas europeas y americanas es utilizado para conmemorar a la Virgen María de los Dolores el 15 de septiembre.

Rosado

Este color representa la relajación del rigor penitencial, se utiliza en la misa de la tercera semana de Adviento para indicar la proximidad a la Navidad y la cuarta semana de la Cuaresma para indicar pausar la penitencia.

Azul

Este color representa la pureza y la virginidad. Es utilizado para las fiestas de la Virgen María, especialmente para la Inmaculada Concepción y en las festividades marianas donde las conferencias episcopales den autorización. Relacionado a esto te invitamos a ver el Fiat de la Virgen María, seguro te encantará.

Dorado

Representa el triunfo y jubilo, es utilizado en las celebraciones en especial en las misas del domingo de resurrección, la misa del gallo de la natividad del señor Jesucristo, también en la celebración de Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote, fiestas de Cristo  Rey y Jesús Maestro Eucaristía. En ocasiones los ornamentos de fondo dorado y plateado se pueden sustituir de otro color que no sean el morado ni el negro.

(Visited 2.493 times, 1 visits today)

Deja un comentario