Conoce a Abraham, nuestro padre de la fe

Abraham es el primero de los tres patriarcas que forman parte del judaísmo. La fe de Abraham juega un papel importante en el mundo de la religión judía, cristiana y el islam. Su narración nació en la denominada edad de los metales. En la historia bíblica los temas que resaltan son los de la posteridad y la tierra. Abraham se establece en la tierra originalmente de Canaán, en donde Dios habla con él, prometiendo a él y a su descendencia dicha tierra.

Abraham

Abraham

Su historia no tiene una fecha específica, pero sin embargo se le denomina Era Patriarcal, como es el caso de Éxodo y el periodo de los Jueces. Muchos estudiosos de la historia bíblica creen que se inició en el periodo Persa temprano en el siglo VI.

Muchos se preguntan en donde nació Abraham, el patriarca hebreo, nace en Ur, que hoy en día es Irak, cercano a Mamré, que forma parte actualmente de Israel. Abraham salió de Ur, según la descripción de la biblia, pues su padre Teraj se fue de allí junto a todos sus familiares, pues deseaba dejar de pertenecer a la tierra de los caldeos. Es de esta forma que llega a Jarán.

Posterior a ello, mediante un mandato del Señor Creador, Abraham se marcha junto a su mujer Sara y también con todos sus seguidores, hacia Canaán, en ese lugar llevó una vida como nómada.

La vida de Abraham en la biblia indica, que tras la época de hambre se dirige hacia Egipto. Después de superar esta situación se dirige y establece en la llanura de Mamré, ubicada en la cercanía de Hebrón.

Gracias al pacto de Dios con Abraham llamado “la Alianza”, se genera una promesa, entregando la tierra de Canaán para Abraham y sus descendientes, que según palabras de Dios serían tan numerosos como el polvo que hay en la tierra.

Abraham película completa

La esposa de Abraham, Sara, no había podido concebir. Sin embargo Abraham tuvo un hijo llamado Ismael, con Agar, la esclava de Sara. Posterior a esta situación, nuestro Padre Creador, en Mamré, a favor de la alianza de Dios con Abraham, volvió a aparecer. Y entonces, ¿qué le dijo Dios a Abraham? pues le indicó que tendría un hijo con la propia Sara.

Cuando Sara escuchó esto se rió pues ya contaba con noventa años. A pesar de ello el Señor Celestial cumplió con su promesa y de esta forma nació Isaac hijo de Abraham. Para ese entonces ambos tenían cien años. Cuando ocurrió esto, Agar fue expulsada de la casa, hacia el desierto, junto con Ismael.

Años después
Años después, nuestro padre Celestial quiso probar la obediencia que tenía Abraham hacia él. Según la biblia Dios le pidió de sacrificio a su hijo Isaac, en busca de demostrar su fe. El patriarca aceptó la petición de Dios, demostrando que sería capaz de hacer el sacrificio.

Sin embargo, cuando estaba por cumplirse el sacrificio de abraham, a punto de matar a su propio hijo, Dios le quitó tan dura carga.

En el momento en el que muere su esposa Sara, Abraham compra un sepulcro y la lleva a la cueva de Macpela, ubicada en Hebrón. Luego cuando muere a los 175 años es sepultado en el mismo lugar.

La familia de Abraham

El árbol genealógico de Abraham se enfoca en su hijo Isaac. De igual forma, cubre un rango principal su nieto Jacob. Ambos son catalogados al igual que el profeta Abraham, como patriarcas.

abraham

Por otro lado, Jacob fue denominado con el nombre de Israel. Además de ello, contó con doce hijos que también formaron parte del patriarcado de las doce tribus de Israel. Según la narrativa de la biblia, la familia de los descendientes de Abraham creció hasta el punto de convertirse en una nación.

Para muchos estudiosos es complejo valorar el trasfondo representativo de la historia de Abraham, muchos se preguntan si realmente vivió. A pesar de ello no existe duda de que fue una figura legendaria que tuvo gran importancia para su pueblo.

Importancia de Abraham

El legendario Abraham constituye una parte sumamente importante de los personajes que conforman las escrituras sagradas de la biblia. Además de ello refleja la posibilidad de salvación cuando se tiene una fe verdadera. Por otro lado, Abraham, es catalogado como el padre del judaísmo.

Este personaje es conocido, tanto para los judíos como para los cristianos, como el depositario de bendiciones hacia el pueblo de Dios. Para los judíos es Abraham un modelo de hombre y es por ello que es alabado a través de muchas tradiciones.

Cuando se presentaron las épocas oscuras de Israel, los profetas catalogados como hebraicos, siempre buscaron que su pueblo volviera a recobrar la confianza a través de Abraham y su alianza con el Señor.

Abraham

Por otro lado, es importante resaltar que Abraham no es únicamente un personaje de gran importancia para los judíos, también lo es para los cristianos y los islámicos. Es importante resaltar además, que San Juan Bautista y San Pablo se oponen a la idea de que solamente los descendientes carnales de Abraham son los merecedores de la salvación y llegarán al día del Juicio Final.

Para estos dos santos, la promesa que le hizo nuestro Señor Creador a Abraham no se relaciona únicamente al pueblo judío, es más bien una filiación espiritual. Además de ello, para los islámicos esta corriente es llamada Millat Ibrahim lo que significa religión de Abraham. Esto porque en el Corán se refleja a Abraham como el precursor religioso de su más grande profeta, Mahoma.

Etimología

La biblia indica que Abraham se traduce como “padre de muchos pueblos”. A pesar de ello su nombre se divide en ab que significa “padre” y ram que tiene como significado “alto excelso”.

Es importante mencionar además, que en la narración del Génesis, el Padre Creador le entregó a un hombre llamado Abram, el nombre de Abraham. Esto fue lo que les otorgó la descripción de padre de múltiples pueblos, lo que lo deriva a ab hamón.

Por ello, es que la semejanza entre raham y hamón no tenía un propósito etimológico, era más bien una asociación de ideas. Además de ello es importante mencionar que su bautizo fue realizado cuando Dios hizo una alianza con él. Es de esta forma que se demuestra el deseo de Dios por convertir a un pueblo en sus discípulos.

Abraham

De esta forma Dios les entregó la tierra de Canaán a Abraham y a su descendencia, bajo una posesión perpetua. Se debe mencionar que Abraham fue el padre de Ismael y también de Isaac. Es por ello que para los judíos se convirtió en el fundador de esta religión.

Fue Jacob, el hijo de Isaac y nieto de Abraham que tuvo doce hijos, los cuales fundaron las doce tribus de Israel. Es importante mencionar, por otro lado, que el pueblo judío se cataloga como descendiente de Judá y también de Benjamín, estos dos eran bisnietos de Abraham.

De la línea de Judá nacen los reyes David y también su hijo Salomón, que a su vez son los originarios de los judíos, cristianos y musulmanes. Es por ello que todas estas religiones consideran a Abraham como el padre de los fieles de Dios.

Relato bíblico

Se debe destacar que Abraham en la biblia es relatado en el Génesis. Inicia en el capítulo once versículo veintiséis y finaliza en el capítulo veinticinco versículo dieciocho.

Nacimiento y vocación

La narrativa de las escrituras sagradas indica que la familia de Abraham se ubicaba en Ur Kásdim. Este a su vez le denominan Ur de los caldeos. Es importante mencionar que Taré es descendiente de Noé a través de Sem. Sus hijos fueron Abraham, Nacor y también Harán. Igualmente, Harán fue padre de Lot y murió en su ciudad natal.

Abraham se casó con Sara, esta era su media hermana y era estéril. Se debe mencionar que Abraham, Sara y Lot se fueron a Canaán con su padre. En donde se quedaron en Jarán, Mesopotamia, es ahí en donde Taré muere, con 205 años.

Cuando Abraham tenía 75 años el Señor Creador le ordenó salir de su tierra, tras esto le indico que él le indicaría hacia dónde debía ir. Es acá en donde Abraham se convertiría en el ascendiente de un gran pueblo. Por ello, Abraham emigró desde Jarán, junto a Sara y a Lot. Su familia y sus seguidores lo siguieron hasta Canaán.

En el momento en el que llegó a este lugar le colocó un altar al Señor Creador, para posteriormente seguir viajando hacia el sur, pasando por el desierto de Neguev. Este relato coincide con la migración de gran cantidad de pueblos del sur de Cáucaso en el levante mediterráneo y también al este de Europa.

Para la época de Abraham, la vida nómada era muy común. Además de ello se vivía usualmente de la ganadería trashumante. Por otro lado, el relato de Abraham cumple con algunas tradiciones de la época para esos tiempos, según estudios arqueológicos.

Igualmente, la biblia indica que para estos tiempos hubo una gran hambruna sobre toda la tierra.

El faraón y Abimelec

En el momento en el que Abraham se dirige desde Neguev a Egipto, se da cuenta que su esposa es hermosa ante los hombres. Es por ello que los príncipes de Egipto codician a Sara. Por esta razón Abraham le pide a Sara que diga que es su hermana, para evitar el peligro de ser asesinado.

El faraón decide tomar a Sara y gracias a ella Abraham es muy bien tratado, ofreciéndole ovejas, asnos, siervos y camellos. Sin embargo, el faraón es maldecido por el Creador. Además de ello el faraón le reclama a Abraham, pues él no le había dicho que era esposo de Sara. Es por ello que los devuelven a la frontera, y de esta forma salieron de Egipto.

Posterior a ello ocurre otro acontecimiento en Abimelec. El gobernante de la nación se encuentra atraído por la esposa de Abraham y es por ello que intenta casarse con ella. Igual que en la ocasión anterior, quien la pretendió fue maldecido por Dios.

Este relato es parte de la tradición yahvista que tiene parecido a la historia de Isaac y Rebeca. Lo que a su vez resalta la providencia de Yahveh de su promesa fiel en medio de las dificultades.

Melquisedec

Melquisedec es el rey de Salem y también Sumo Sacerdote. El recibió a Abraham tras la derrota de los reyes y a su vez le bendice y le da los diezmos. Su nombre tiene como significado: “rey de justicia” al igual que el rey de Salem.

Este era además comparado con el hijo de Dios pues permanece sacerdote para siempre. Además de ello, en el relato del Génesis, Lot no aparece en el encuentro que tiene Abraham con Melquisedec. De esta forma la relación que tiene Abraham con Dios se hace más fuerte.

Superlibro - La gran prueba HD

Algunos teóricos religiosos consideran a Melquisedec como un cristian. A pesar de ello los hebreos consideran que él forma parte de una analogía entre el pan y el vino. Su ritual es instituido por Jesucristo en la última cena.

Además de esto se agrega que el cristianismo primitivo no contaba con los castos sacerdotes hebreos, quienes lo veían como parte de una herejía. Es por ello que, de esta forma, se entiende que los primeros sacerdotes cristianos no podían derivar de la casta de sacerdotes hebrea. Igualmente, se entiende que no cuentan con el linaje.

Mambré

Tras el proceso que se dio en Egipto, Abraham, Sara y Lot regresan a Hai, ubicada en Canaán, en ese lugar vivieron por algunos años. Esto se suscitó, hasta que se produjo la discordia entre los pastores de Abraham y los de Lot.

Es debido a esto que Abraham le propone a su sobrino que se separen, de esta forma le permite a Lot que elija el lugar. Lot se decide por las tierras fértiles del este del río Jordán cercano a Sodoma y Gomorra. Por otro lado, Abraham vivió en Canaán, justo encima de Mambré cercano al Hebrón, justo en donde realizó el altar al Señor.

Abraham tras la revolución efectuada para liberarse de Mesopotamia, regresa a su hogar y se encuentra con el rey de Salem, quien lo bendice. El rey de Sodoma, por otro lado, le ofrece los bienes recuperados como recompensa, sin embargo Abraham no los acepta.

Hijos de Abraham
Durante esta época Sara ofrece a su esclava Agar a Abraham. Posterior a ello huye, pero Dios le dice que se devuelva con su ama y se humille, ya que su hijo Ismael sería padre de su propio pueblo. Él es padre de los ismaelitas, beduinos nómadas.

En el momento en el que Abraham cumple noventa y nueve años, Dios le indica que Sara dará a luz a Isaac y este a su vez tendrá doce príncipes que formaran una gran nación. Además de ello, le indica que a partir de entonces su casa deberá ser circuncidada.

Tras esto dos ángeles se dirigen hacia Sodoma, en este lugar son recibidos en la casa de Lot. Pronto se reúnen muchos pobladores en las afueras de dicha casa y Lot ofrece a sus hijas pero los hombres quieren a los ángeles. Por la mañana los ángeles le indican a Lot que huya sin mirar hacia atrás, sin embargo, su esposa no sigue la orden y se convierte en estatua de sal.

Convenio abrahámico

A lo largo de la historia de Abraham existen numerosos convenios entre él y Dios, que en el transcurso de la historia se van reafirmando, es por ello que a través de sus acciones se cumple la promesa de Dios de hacer un gran pueblo a través de él.

Es importante mencionar que posterior a la separación que tuvo con Lot, el Padre Celestial le promete a Abraham darle a él y a su descendencia toda la tierra que veía en el horizonte. A su vez, Dios le indica que multiplicaría sus riquezas, así como el polvo en la tierra.

Después de la batalla que aconteció en el Valle de Sidim, el Creador le aparece a Abraham, indicando que su promesa sería cumplida. Además de ello, Dios le profetiza que sus descendientes vivirían como extranjeros en una tierra extraña y en ella serían esclavos y estarían oprimidos durante 400 años.

Posterior a ello, el padre de la fe realiza un sacrificio y acepta el tratado con Yahveh. Tras esto Dios le dice que su descendencia será propietaria de esa tierra, desde el torrente de Egipto, pasando hasta el río Éufrates.

El trato

El tratado que hizo Yahveh con Abraham se refiere específicamente de la descendencia de él, a través de su hijo Isaac. Es importante mencionar que el pacto no se dio hasta que llegaron los descendientes de Isaac, pues el convenio pasó hasta Jacob, José y Efraím.

Esto quiere decir que por ello se profetizó que el Mesías seria de Judá, pues vendría de los hijos de Jacob, hasta conformar al pueblo judío. Además de ello, el derecho que existía de nacimiento de muchas naciones estaba conformado por Efraím que era el hijo de José.

En el momento en el que Abraham cumple noventa y nueve años, el Creador se le aparece de nuevo y le pide que cambie su nombre de “Abram” por el de “Abraham”. Además de ello, Dios le indica que debe circuncidar a todos los varones de su hogar como muestra del convenio con él.

El sacrificio de Isaac

El personaje bíblico de Abraham es muy reconocido por la narración del sacrificio de su hijo Isaac a nuestro Padre Celestial Yahveh. Tiempo después del nacimiento y evolución de Isaac, nuestro Creador le pide a Abraham que ofreciera como sacrificio a su hijo Isaac.

Esta situación se realizó en la región de Moriah según la explicación de la exégesis. En este relato se justifica el abandono de la práctica que realizan las culturas cananeas que indican que se deben realizar sacrificios en torno al primogénito.

Por otro lado, se tiene la creencia de que Isaac era solo un pequeño niño cuando el Creador pidió a Abraham que debía sacrificar a su primogénito. Esto se comprueba pues la palabra que se utiliza en el relato bíblico es muchacho, justo en el Génesis 22:12. Náar que es como lo describen, tiene como significado muchacho en la edad de la infancia o adolescente.

En el relato él hombre se dirige hacia el tumulto que le indica el Señor, por tres días. Posterior a ello ordena a su siervo que se espere mientras que él e Isaac se dirigen a la montaña. Su hijo llevaba la leña con la que sería sacrificado, en el relato una y otra vez su hijo le pregunta en donde se encontraba el animal para efectuar el holocausto. Con esta pregunta Abraham le indicaba a Isaac que Dios le entregaría uno.

Cuando Abraham se disponía a sacrificar a su hijo, Dios se lo impide mediante un ángel que le indicó que ya había demostrado su lealtad hacia Dios y que no tenía que realizar el sacrificio.

En su lugar él le entregó un carnero, que sirvió como sacrificio, es de ahí de donde salió la oración que indica que Yahveh provee. Como recompensa por su lealtad, Abraham recibió la promesa de que tendría una descendencia prospera.

Posterior a este suceso él nunca volvió a Hebrón, que era el campamento de Sara. Más bien se dirigió a Beerseba que era el campamento de Quetura. Es justo ahí, en donde un siervo le trajo a Rebeca, que era la sobrina segunda de Isaac por parte paterna. Isaac la convirtió en su esposa.

Últimos años

Sara, la esposa de Abraham, muere a los ciento veintisiete años. Esta fue enterrada por Abraham en la caverna de los Patriarcas, en las cercanías de Hebrón. Este territorio fue comprado por su esposo a Efrón el jeteo, al igual que el campo adyacente al mismo.

Su descendencia

Además de ello realizó esta acción recordando su propia ancianidad. Por otro lado, Abraham buscó una alianza entre Isaac y su prima Rebeca, quien formaba parte de una rama femenina de sus familiares.

Su siervo que normalmente era Eliazar, tuvo la encomienda de dirigirse hasta Mesopotamia, con la misión de conseguir una buena mujer para su hijo Isaac, que formara parte de su parentela.

Cuando Eliazar efectuó esta misión, lo hizo con prudencia y regresó con su familiar, Rebeca. Esta era hija de Batuel, lo que quiere decir que era la nieta de Najor, es por ello que era la sobrina nieta de Abraham y a su vez sobrina segunda de Isaac.

En muchas pruebas bíblicas se cree que Rebeca era apenas una niña en el momento en el que se casa con Isaac, mientras tanto Isaac ya contaba con cuarenta años.

El padre de la fe, tuvo una vida larga tras estos acontecimientos. Posterior a la muerte de Sara, él tomó como esposa a Cetura, con ella procreó seis hijos, llamados Zimram, Jocsán, Medán, Madián, Isbac y Súa.

Y entonces, ¿cuántos años vivió Abraham? Este personaje bíblico de gran importancia, falleció a los ciento setenta y cinco años. Fue enterrado en Hebrón, junto a Sara y el resto de su familia, que estaba conformada por Isaac, Jacob, Rebeca y también Lea. Esto fue efectuado en la Tumba de los Patriarcas llamada Macpela.

Ejemplos de fe (I): Abraham el padre de la fe

La vida de Abraham se basó en la demostración de la cercanía que existía entre él y el Señor Creador. Él es un buen ejemplo de representación de la fe y la unión que existe entre Dios y los hombres.

Es importante mencionar que la mejor forma de narrar y entender la historia de Abraham es conociéndola a través de las escrituras. Demostrando así que la mejor forma de vivir es uniendo nuestras vidas con el Señor.

En el libro del Génesis se habla de la vida de Abraham, tras el momento en el que el Creador se cruza con él, lo que provoca que se transforme su vida radicalmente. Es importante mencionar que la biblia no detalla su biografía, sin embargo si se resalta la gran fe que sentía este patriarca hacia Dios. Por esta razón, es que él dejó que el Señor dominara su vida y lo guiara hacia el mejor camino.

Al padre de la fe se le promete una tierra abundante y una descendencia numerosa. Es por ello que él inicia con el camino que el Padre desea para él. De esta forma inicia con su proceso de migración, hacia la tierra que Dios le mostraría, prometiendo entonces un gran pueblo para él.

Dios lo bendijo e hizo que su nombre fuese motivo de bendiciones. Además de ello, el Señor decidió cambiar su nombre, a su vez darle una misión nueva y por lo tanto también una nueva personalidad. Abraham se convirtió en el padre de multitudes. Por otro lado, se demostró que cuando se vive una vida bajo el servicio de Dios, él está para nosotros como los hijos que somos.

En la obediencia de la fe

Abraham es la mejor descripción de obediencia que proviene de la fe. Es entonces la aceptación que se tiene como persona de la palabra de nuestro Señor. Por lo cual, nos demuestra que siempre debemos buscar y seguir la voluntad de Dios.

Abraham

Tenemos que someternos como lo hizo Abraham, garantizando en nuestras vidas la verdad de Dios. Es de esta forma Abraham el mejor modelo de obediencia en la biblia.

Abraham demostró su propia fe cuando ejecutaba todo lo que le indicaba el Padre Celestial. Es él el mejor ejemplo de obediencia, pues él escuchaba todo lo indicado por Dios. Siempre conociendo su voluntad y dando respuesta a ella a través del cumplimiento de la misma.

En las sagradas escrituras se expresa que él cumplía mecánicamente lo que Dios decía. Lo que a su vez trae consigo actitud activa hacia él. Esto quiere decir que Abraham somete su corazón a la palabra de Dios con real obediencia.

Con confianza y abandono en Dios

Cuando se habla de la vida de Abraham, podemos entender que la fe siempre estuvo presente. La fe es la que permite que la oscuridad no entre en nuestras almas, lo que a su vez permite que nuestro ser no falle.

Por otro lado, se indica y cree que, en muchas ocasiones, la fe implica cierta oscuridad, pues se vive bajo los misterios, siempre en busca de respuestas, lo que permite que se logre la fe.

La fe de éste se demuestra en una forma elevada, cuando debido a la petición de Dios se dispone a renunciar a su hijo primogénito, Isaac. Este proceso funciona como profecía de entrega, como fue también, en años posteriores, Jesús, quien vino con el objetivo de salvar a la humanidad.

Este sacrificio que pretendía hacer demuestra su amor por Dios y lo hace un buen ejemplo para nosotros. Él nunca se rebeló contra el Señor, nunca lo cuestiono, pues él era fiel a Dios.

Siempre buscó la atención de la voluntad de Dios. Es por ello, que Dios retira su petición, pues no desea la sangre de Isaac. Lo que le permitió entender que el Señor solo quería demostrar que le temía.

Fe que es fidelidad

La fe de Abraham forma parte de la fidelidad que se preserva en las decisiones que toma en relación a la voluntad del Señor. Abraham siempre fue sometido a grandes pruebas y en respuesta todas las logró vencer.

Incluso fue sometido a sacrificar a su fruto, sin embargo, tras su decisión Dios decidió acabar con esta petición pues entendió su fidelidad.

El santo patriarca fue testigo notable de esperanza en Dios. Nunca juzgo la voluntad divina pues siempre fue fiel a él.

Es importante mencionar que, a nosotros también nos ocurren este tipo de situaciones. Pues el Señor siempre nos da señales para realizar su voluntad. Por esta razón, es importante que mantengamos una vida cristiana buena. Renunciando, si es necesario a cualquier elemento de nuestra personalidad que favorecerá la vida con nuestro Señor.

La voluntad divina permite que nos olvidemos de la tentación de dejar atrás a nuestro Padre el Creador. Logrando siempre estar junto a nuestro amado Padre, el Creador.

Historia de Abraham para niños

Conoce un poco más sobre temas religiosos como los siguientes artículos:

(Visited 25 times, 1 visits today)