Descubre todo sobre el Rosario en Honor al Sagrado Corazón de Jesús

El rosario al sagrado corazón de Jesús, se trata de una de las más potentes conexiones que se pueden realizar con nuestro amado maestro y guía Jesús. Siendo que ha sido bastante larga e importante, la forma que llegó a implementarse la aparición de esta abdicación en la religión católica.

Rosario al Sagrado Corazón de Jesús

Teniendo como su pilar a la Santa Margarita María Alacoque, con la cual se comunicó directamente el Sagrado Corazón de Jesús, para dar sus revelaciones. No te puedes perder este interesantísimo artículo. De seguro que aprenderás y conocerás cosas, que ni siquiera imaginabas. Continúa leyendo y lo verás.

Solemnidad al sagrado corazón de Jesús

Coloca tu mirada en este mi corazón, que aún cuando se consume de un abrasador amor que entrego a los hombres, no goza de recibir a partir de los cristianos ninguna otra cosa que no se trate del desprecio, o del sacrilegio. Así como también se suma a esto la indiferencia y también una infinita ingratitud. Siendo todo ello aún cuando es mediante el mismísimo sacramento del amor que les profeso.

Y he de confesar, que aquello que, de una manera más desgarradora, se encarga de traspasarme fuertemente el corazón, es que todos dichos insultos, son provenientes de las personas que más bien se han consagrado de forma especial a mi servicio. Esto fue una revelación hecha a Santa Margarita de Alacoque por Jesús.

Rosario al Sagrado Corazón de Jesús y meditaciones de Santa Margarita María

Rosario 

Este Rosario al Sagrado Corazón de Jesús, está compuesto por lo que son, cinco decenas. Siendo esto para honrar, lo que fueron las cinco llagas, que le propinaron al amado maestro Jesucristo.

Rosario al sagrado corazón de Jesús

En un principio, ha de realizarse para comenzar la señal de la Cruz. Posteriormente, se debe repetir cada una de las oraciones en diez oportunidades. Así como también, debe luego recitarse el Padre Nuestro, con una Ave María y terminarlo con un gloria.

  • Oh Mi Señor, tú que dijiste que sólo había que buscar para hallar, que sólo había que llamar para que fuera abierto, y que solamente había que pedir, para que fuera recibido. En este momento yo estoy buscando. Asimismo, yo estoy llamando y además, estoy pidiendo esta concesión y gracia.
  • Oh Mi Señor, tú que dijiste que todo aquello que fuera pedido al Padre, mediante tu nombre, sería concedido. En este momento, a tu Padre y en el nombre tuyo, yo estoy pidiendo esta concesión y gracia.
  • Oh Mi Señor, tú que dijiste que, seguro que podrán pasar tanto los cielos, como la tierra. Pero que nunca pasarían tus palabras. Amado Maestro Jesús, dame el favor de esta concesión y gracia.
  • Oh Mi Señor, tú que dijiste que, no olvidáramos, la hermosa enseñanza: “Yo soy el amor, la luz y la paz”. Concédeme en este momento, y en lo adelante, tanta paz que sienta tu remanso. Tanto salud, que reboce a mi derredor y que sea en mi hogar tanta tranquilidad, como en el sereno seno de tu pecho.
  • Oh Mi Señor, tú que dijiste que, todo aquel que se dedicara a creer en ti, sería entonces salvo. Manifiesto ante tu presencia, mi profunda fe en ti. De cierto en ti creo, y me encuentro esperando que, por ti, mi alma sea salvada.

Luego de recitar estas cinco oraciones que anteceden, ha de finalizarse, este rosario irresistible al sagrado corazón de Jesús, rezando un Credo.

Rosario al Sagrado Corazón de Jesús

Al comienzo

Ánima Christi

Oh amada Alma de Cristo, por favor santifícame

Oh amado Cuerpo de Cristo, por favor sé mi salvador, sálvame

Y tú oh amado corazón de Cristo, vivifícame, dame vida

Oh Santa Sangre de Cristo, dame la embriaguez de tu baño

Oh Santa Agua que manó del costado de Cristo, procede a lavarme completo

Siempre Oh Santa Pasión de Cristo, dame el confort que requiere mi alma

Oh Mi Amado Maestro Jesús, escúchame

Te pido me escondas por dentro de tus llagas

Que no puede en ningún momento apartarme de ti

Defiéndeme siempre del enemigo que es maligno

Procede a llamarme, cuando me llegue la hora de mi muerte

Y da la orden para que sea mandado directamente hacia a ti.

Sea todo esto, a fin de que conjuntamente con San José, y también con la madre Virgen María. Así como también con tus ángeles y con tus santos.

En las cuentas grandes

En el lugar de decir el Padre Nuestro, se recita:

Oh, mi amado Maestro Jesús, tú que eres tan dulce, y profesas tanta humildad en tu Corazón, haz que mi corazón sea semejante al tuyo.

Conoce el Santo Rosario y sus misterios Dolorosos, te invito a conocerlo.

En las cuentas pequeñas

En el lugar de recitar la Avemaría, se dice:

Oh, mi sagrado Corazón de Jesús, yo en ti confío.

Finalizando cada una de las decenas

En el lugar de la breve oración, se recita:

Santo e inmaculado eres Oh Corazón de María, por favor sé mi salvación.

Para concluir

Oh mi Sagrado Corazón de Jesús, te pido que tengas Misericordia.

Tú Oh Corazón agonizante, te pido piedad para los moribundos

En este lugar es rezado un Padrenuestro, así como una Ave María, por alguna persona que se encuentre con problemas de salud, que esté enferma.

Letanías al sagrado corazón de Jesús

Oh Señor, apiádate de nosotros

Cristo, apiádate de nosotros

Oh Señor, apiádate de nosotros

Por favor Cristo, te pido nos oigas

Por favor Cristo, te pido nos escuches

Cuando se procedan a decir, las invocaciones que se indican a continuación, de este rosario irresistible al sagrado corazón de Jesús, es necesario que se responda con:

“Ten piedad de nosotros”

Oh mi Dios Padre que estas en el cielo…

Dios Hijo, el que es Redentor del mundo…

Oh mi Dios en el Espíritu Santo…

Oh mi Santísima Trinidad…

Mi sagrado Corazón de Jesús, que eres Hijo del Padre Eterno…

Oh mi Sagrado Corazón de Jesús, que fuiste el fruto del seno de la Virgen María, todo ello por la obra del Espíritu Santo…

Sagrado Corazón de Jesús, que te encuentras unido en sustancia con el verbo de Dios…

Sagrado Corazón de Jesús, que te convertiste en el Santo Templo de Dios…

Oh Sagrado Corazón de Jesús, que eres del Altísimo su tabernáculo…

Sagrado Corazón de Jesús, que albergas la casa de Dios, y eres la puerta del cielo…

Sagrado Corazón de Jesús, tú que eres el ardiente horno de la caridad…

Oh Sagrado Corazón de Jesús, que de la Justicia y del Amor, eres el santuario…

Sagrado Corazón de Jesús, que te encuentras lleno de todo el amor y la bondad…

Sagrado Corazón de Jesús, que te has convertido en el abismo de todas las virtudes…

Alabanzas y gracias sean dadas

Oh Sagrado Corazón de Jesús, a quien toda alabanza le es digna…

Oh Sagrado Corazón de Jesús, que eres el Rey, y estás en pleno centro de todos los corazones…

Sagrado Corazón de Jesús, dueño de todos los tesoros que otorga la sabiduría y la ciencia…

Sagrado Corazón de Jesús, donde la plenitud divina está residida…

Oh Sagrado Corazón de Jesús, que es la complacencia del Padre…

Inspirarse en la Pura Fe

Oh Sagrado Corazón de Jesús, de quien todos somos receptores de tu plenitud…

Sagrado Corazón de Jesús, siendo de los eternos collados el deseado…

Sagrado Corazón de Jesús, que eres tan misericordioso y lleno de paciencia…

Oh Sagrado Corazón de Jesús, cuya generosidad derramas a quien te invoca…

Oh Sagrado Corazón de Jesús, que eres la fuente de santidad y toda vida…

Sagrado Corazón de Jesús, que por nuestros pecados procuras propiciación…

Sagrado Corazón de Jesús, que por nuestros pecados fuiste triturado…

Oh Sagrado Corazón de Jesús, que hasta la muerte fuiste obediente…

Oh Corazón de Jesús, que por una lanza fuiste traspasado…

Sagrado Corazón de Jesús, que de todo consuelo eres la fuente…

Sagrado Corazón de Jesús, tú que eres nuestra vida y resurrección…

Oh Sagrado Corazón de Jesús, que eres toda nuestra paz y reconciliación…

Oh Sagrado Corazón de Jesús, que de los pecadores fuiste la víctima…

Sagrado Corazón de Jesús, que te conviertes en la salvación de quien espera en ti…

Sagrado Corazón de Jesús, de los que en ti mueren eres la esperanza…

Oh Sagrado Corazón de Jesús, que de todos los santos eres la delicia…

Cordero de Dios, tú que el pecado del mundo has de quitar, perdónanos Señor.

Oh Cordero de Dios, tú que el pecado del mundo has de quitar, escúchanos Señor.

Cordero de Dios, Tú que el pecado del mundo has de quitar, apiádate de nosotros Señor.

Oh manso y humilde de corazón maestro Jesús, que sea el corazón nuestro semejante al tuyo.

Oración

Todopoderoso y eterno Dios, pon tus ojos en el corazón de quien es tu hijo amantísimo, que todas las satisfacciones. Y también las alabanzas que te ofrece en el nombre de los son los pecadores, sean recibidos. Y que sea concedido el perdón, a todos esos que, en el nombre de tu Hijo Jesucristo, piden la misericordia. Porque él contigo vive y reina, por los siglos de los siglos. Amén.

Rosario y letanías al Sagrado Corazón de Jesús

Rosario y letanías 2

En este segundo Rosario al Sagrado Corazón de Jesús, es posible hacer el rezo honrando al Sagrado Corazón de Jesús, mediante una corona. Siendo que la misma, habrá de encontrarse compuesta, con lo que son cinco cuentas mayores, así como también con 33 menores. Motivado a una reverencia dada a los 33 años de edad, que fueron los años de vida de nuestro Maestro Jesús, en este mundo.

En relación a las 5 cuentas, son motivadas por la honra a las cinco llagas de Jesucristo. Luego entonces la totalidad se dedica a los piadosos afectos. Que corresponden a lo que fue corona de penetrantes espinas, con la cual fue coronado el Corazón Santísimo, de la Madre Margarita tan venerable.

Oración

¡Santifícame!, Oh Alma de Cristo

¡Enciéndeme! Oh Corazón de Cristo

¡Sálvame! Oh Cuerpo de Cristo

¡Embriágame! Oh Bendita Sangre de Cristo

¡Lávame! Oh Agua que sale del costado de Cristo

¡Confórtame! Oh Pasión de Cristo

Te pido mi Amado Jesús, que me oigas, que en la parte interna de tus llagas procedas a esconderme. Y que no permitas, que pueda en algún momento separarme de ti. Así como también seas mi defensor, delante de todo aquel enemigo que sea maligno. Que cuando me encuentre en mi lecho de muerte, seas tú el que me llame. Y así sea que me mandes a venir hacia ti, para así alabarte, con tus santos, por los siglos de los siglos. Amén.

Antes de cada cuenta mayor

Se habrá de decir antes de cada una de estas cuentas:

Oh Mi Dulce Jesús. Haz que mi corazón sea según es el tuyo.

En cuanto a cada una de cuentas mayores, se habrá de decir:

Oh Cristo afligido en el huerto, cuánto te adoramos. Aunque aun seas despreciado por los ingratos hombres, en el Santísimo Sacramento de la Eucaristía. Tu sólo Santo, tú Solamente Señor, Solamente Altísimo Jesús.

Luego en las cuentas menores habrá de recitarse:

Por ti siento adoración Sagradísimo Corazón de Jesús. Que el fuego de mi corazón sea encendido con el fuego divino en el cual tu estás abrazado.

Y para finalizar, se procede a rezar el Padrenuestro, que se acompaña con el Ave María y la oración que sigue.

Oración final

Mi Amado maestro Jesús, tú que con el más grande y puro amor que emana desde tu Sagrado Corazón, te entregaste por completo a nosotros, mediante lo que es el Sacramento del Altar. Danos la concesión de que aquellos que  sufrimos y lloramos, con todo nuestro corazón, por todas aquellas injurias y tan grandes sacrilegios, que fueron cometidos por aquellos mortales, llenos de una profunda ingratitud para contigo.

Logremos ser encendidos, con todos aquellos afectos que proceden justo de ese sacrosanto Corazón tuyo. Y de esa manera ensalcemos, con alabanzas dignas, toda esa misericordia que brota desde el mismo Divino Corazón Sagrado. Por la eternidad entera. Amén.

Breve explicación de la forma de rezarlo  

  • En primer lugar, se va a partir del Alma de Cristo. ¡Santifícame!, Oh Alma de Cristo
  • Por ti siento adoración Sacratísimo Corazón de Jesús. Que el fuego de mi corazón sea encendido, con el fuego divino en el cual tú estás abrazado.
  • Oh Mi Dulce Jesús. Haz que mi corazón sea según es el tuyo.

Luego entonces, en el Rosario al Sagrado Corazón de Jesús, para cada una de las cuentas de las mayores se va a repetir:

Oh Cristo afligido en el huerto, cuánto te adoramos. Aunque aun seas despreciado por los ingratos hombres, en el Santísimo Sacramento de la Eucaristía. Tu Sólo Santo, Tú Solamente Señor, Solamente Altísimo Jesús.

Posteriormente se ha de repetir seis veces:

Por ti siento adoración Sacratísimo Corazón de Jesús. Que el fuego de mi corazón sea encendido, con el fuego divino en el cual tú estás abrazado.

Luego entonces se ha de repetir el N° 3, nueve veces más. Para finalmente recitar el Padre Nuestro, así como también una Ave María. Rezando la siguiente oración.

Oración

Mi Amado Maestro Jesús, tú que con el más grande y puro amor que emana desde tu Sagrado Corazón, te entregaste por completo a nosotros, mediante lo que es el Sacramento del Altar. Danos la concesión de que aquellos que sufrimos y lloramos, con todo nuestro corazón, por todas aquellas injurias y tan grandes sacrilegios, que fueron cometidos por aquellos morales, llenos de una profunda ingratitud para contigo.

Logremos ser encendidos, con todos aquellos afectos que proceden justo de ese sacrosanto Corazón tuyo. Y de esa manera ensalcemos, con alabanzas dignas, toda esa misericordia que brota desde el mismo Divino Corazón Sagrado. Por la eternidad entera. Amén.

En cuanto al rosario, el mismo es uno que es común, pero que las cuentas son en número de seis y no de diez, además de ser de pequeño tamaño.

Otras oraciones y afectos piadosos 

Oh Amado Corazón de Jesús, tú que eres el digno Templo de Nuestro Eterno Padre, por favor que sea inflamado mi corazón, con el divino amor perfecto, en el que te encuentras abrazado.

Oh Amado Corazón de Jesús, tú que eres el verbo Divino, por favor que sea inflamado mi corazón, con el divino amor perfecto, en el que te encuentras abrazado.

Amado Corazón de Jesús, tú que eres la morada del Espíritu Santo, por favor que sea inflamado mi corazón, con el divino amor perfecto, en el que te encuentras abrazado.

Oh Amado Corazón de Jesús, tú que eres el Sagrario de la Santísima Trinidad, por favor que sea inflamado mi corazón, con el divino amor perfecto, en el que te encuentras abrazado.

Oh Amado Corazón de Jesús, tú que eres en quien habita toda la plenitud de la Divinidad, por favor que sea inflamado mi corazón, con el divino amor perfecto, en el que te encuentras abrazado.

Amado Corazón de Jesús, tú que eres el depositario de toda la sabiduría eterna, por favor que sea inflamado mi corazón, con el divino amor perfecto, en el que te encuentras abrazado.

Oh Amado Corazón de Jesús, tú que eres el guardián de las riquezas que corresponde al amor aún no creado, por favor que sea inflamado mi corazón, con el divino amor perfecto, en el que te encuentras abrazado.

Oh Amado Corazón de Jesús, tú que te encuentras afligido por todos nosotros, por favor que sea inflamado mi corazón, con el divino amor perfecto, en el que te encuentras abrazado.

Por el amor y la fe

Amado Corazón de Jesús, tú que recibiste las injurias y las ingratitudes de los humanos, por favor que sea inflamado mi corazón, con el divino amor perfecto, en el que te encuentras abrazado.

Oh Amado Corazón de Jesús, tú que fuiste herido con una lanza por causa de los pecadores, por favor que sea inflamado mi corazón, con el divino amor perfecto, en el que te encuentras abrazado.

Oh Amado Corazón de Jesús, tú que eres de toda consolación la mayor fuente, por favor que sea inflamado mi corazón, con el divino amor perfecto, en el que te encuentras abrazado.

Amado Corazón de Jesús, tú que eres el refugio, de todos aquellos que se encuentran atribulados, por favor que sea inflamado mi corazón, con el divino amor perfecto, en el que te encuentras abrazado.

Oh Amado Corazón de Jesús, tú que eres el amparo y la defensa de todos aquellos que te profesan adoración, por favor que sea inflamado mi corazón, con el divino amor perfecto, en el que te encuentras abrazado.

Amado Corazón de Jesús, tú que eres de todos los Santos la delicia, por favor que sea inflamado mi corazón, con el divino amor perfecto, en el que te encuentras abrazado.

Oh Amado Maestro Jesús, tú que eres manso y humilde de corazón, te pido que hagas de mí un corazón de acuerdo a como es el tuyo.

Oración

Amado Señor Jesucristo, tú que lograste hacer el descubrimiento, de todas las más puras riquezas que guarda tu corazón, con el nuevo beneficio para quienes son tu iglesia. Danos la concesión, con el fin de que podamos dar en correspondencia, a ese maravilloso amor de tu sacratísimo corazón.

Así como que también, podamos dar en compensación, con muchos obsequios dignos, de todas aquellas injurias de las cuales fuiste víctima. Y que realizarán los ingratos hombres, a ese tan afligido corazón en aquel momento. Amén.

Son todas estas las fórmulas, las cuales pudieran servir de ejemplo, a quienes sean afectos. Todo ello, para ejercitar sus almas espirituales, en cuanto a la devoción, que se puede expresar mediante el Rosario al Sagrado Corazón de Jesús, y las oraciones, de acuerdo a como sea la inspiración que él mismo reciba.

Para esos momentos de tanta angustia y sufrimiento, descubre la novena de súplica a Santa Rita, una de las más poderosas novenas para solucionar los problemas difíciles.

Afectos para ejercitarse en el suavísimo culto 

Luego de que se haya realizado la explicación de manera general, en cuanto a los ejercicios. Así como también, al rosario irresistible al Sagrado Corazón de Jesús, los cuales son el componente para este culto celestial. Así como también, confirmadas las prácticas del mismo, mediante personas que dieron su enseñanza. Siendo ellos muy ilustres y con santidad y mística conocidas.

Todo esto con el fin de que sea, además, comprendido de mejor manera, se van a colocar algunos otros afectos. Y también otras oraciones al Amado y Sagrado Corazón de Jesús. A fin de que se conviertan en ejemplos, e inspiración a cada uno, de acuerdo a la devoción que profesan.

Alabanza y adoración al corazón de Jesús

Amado y Divino Corazón de Jesús, el cual es digno de que los hombres y los ángeles te adoren. Oh Corazón de Jesús inefable, y de una incompresible verdad. Tú que eres digno de que seas adorado, con alabanzas que sean infinitas, debido a que eres la fuente que provee de todos los bienes. Así como también eres el principio de todas las virtudes. Igual que eres el objeto en el cual, es más agradada la Santísima Trinidad, entre todas las otras criaturas.

¡Oh! amado y dulce corazón de Jesús. De una manera profunda yo te adoro, lo cual hago, con todos mis sentidos, y además con un corazón pobre. Yo procedo a alabarte, y voy a ofrecerte todas las alabanzas que provienen de los serafines amantes. Así como también, de toda la corte celestial. Y además de todas las que pueden ser dadas mediante el corazón de la Santísima Madre tuya.

Ejercicio de amor al Corazón de Jesús

Oh Amado Corazón de Jesús, que tienes tanta nobleza en tu corazón. Que además brindas tanta generosidad. Así como liberalismo, mansedumbre y gran humildad y abordas con tu ardiente amor que profesas a los hombres. Oh Amado Corazón de Jesús, de mi Padre y Redentor, de mi Esposo. ¡Oh! Corazón, que eres el refugio que mi alma busca.

Oh tan amable y maravilloso Corazón, que has sido herido, con mi amor por medio de una lanza. Yo te amo, así te lo digo con todo mi corazón, al igual que con mi alma. De igual manera, que, con todas mis fuerzas, que es mi más profundo deseo el que continúe con este gran amor, por todos los instantes que mi vida posea, y que te ame con todo el gran amor de todos los hombres.

Invocación al corazón de Jesús

Grande y poderoso corazón de Jesús, Señor y dueño de todos los corazones. Pido que sean sujetados nuestros corazones, a tu imperio. Procura obligar a todos los corazones que son rebeldes e ingratos, a que te sirvan con amor. Oh Corazón, tú que eres el ejemplar y más perfecto de todos los corazones.

Transforma nuestros corazones, para que sean convertidos en semejanza a ti mismo, que seamos poseedores de toda tu humildad, y la mansedumbre que tú procuraste, que aprendiéramos de tu actuación y paso por esta tierra.

Invocaciones al Sagrado Corazón de Jesús

Dolor por las injurias cometidas contra el corazón de Jesús

Amado y adorado corazón de Jesús, que has sido ultrajado por lo que es el olvido de tu amor. Me he sentido tan conmovido por todas aquellas ofensas y las tantas injurias que has padecido, motivado a tanta de nuestra ingratitud. De forma muy especial en lo que es el Santísimo Sacramento del amor.

Así es que llego hasta ti, haciendo en primer lugar mi propio reconocimiento, pidiendo me sea perdonado todo rasgo de ingratitud, tanto mío como de todos los hombres del mundo.

Oh dulce y amado Corazón de Jesús, en el caso que estuviera en mis manos, el poder borrar mediante mis lágrimas, todas aquellas ofensas, que tan duramente fueran cometidas hacia ti, te confieso cuanto lloro y sufro, por tan injusto y mal comportamiento, que fuera proferido contra ti, Oh Amado Corazón de Jesús.

Es por todo ello, que pido nos perdones y sean perdonados, todos aquellos que se encuentran en tan terrible situación. Que sea tu bendición y grande amor, lo que prevalezca por los siglos de los siglos. Amén.

Ofrecimiento de sí mismo y de todas sus cosas al Corazón de Jesús, del venerable Padre Colombiére

¡Amado y Adorado Corazón de mi tan Amado Jesús! El cual eres el digno corazón de todo lo que es mi adoración y el amor más profundo. Yo (Colocar el nombre) Con los más extremos deseos, ofrezco que pueda yo hacer la compensación. Y poder borrar tan graves y tan grandes injurias, que fueran cometidas en tu contra.

Así como también huir, de lo que pudiera ser el vicio de la ingratitud por parte mía. Es por lo cual doy la entrega, y la consagración de mi corazón con todos los afectos que poseo. Y también a mí mismo con todo aquello cuando soy por entero.

Doy en protesta que, mediante el deseo propio, que es el más puro y sincero, pueda olvidarme del todo, que se encuentra en esta hora y momento. Así como también de mi propia persona y de todas aquellas cosas, consideradas como mías.

Con el fin de que puedan quitarse, todos aquellos impedimentos, y de esa manera poder hacer mi entrada en ese tu Sacrosanto Corazón, el cual me has abierto con tan grande misericordia. Para de esa manera, poder habitar en él tanto vivo como muerto, con quienes son tus más fieles siervos.

Ofrecimiento

Así es que, al encontrarme encendido entonces, en todo ese tu amor inmenso, es por cual, con tanto gusto, ofrezco todo lo que es el mérito. Y también la satisfacción que es posible que se tengan, en lo que son los sacrificios, más la santa de la misa.

Así como también en oraciones, al igual que en penitencia, con humildad y mucha obediencia. Al igual que, de todo el resto de las virtudes que se pueden ejercitar, en el transcurso de la vida, hasta llegar al aliento final. Siendo que no solamente, es mi deseo hacer todo lo dicho en alabanza. Y también a la honra del Amado Corazón de Jesús.

Sino que, además, de una forma humilde y también instantánea, sea digno de que se me acepte toda esta donación perfecta de mis cosas, que estoy haciendo al Amado Santísimo Sagrado Corazón de Jesús. Para que él pueda hacer la disposición de todas las mismas, a su arbitrio y proceda a aplicarlas. O haciéndolas llegar al fin que más le sea agradado. Que todo esto sea mediante el beneplácito, mediante la oración y el Rosario al Sagrado Corazón de Jesús. Amén

Así es que mi Amado Corazón de Jesús, tan santo, enséñame, te pido, aquel camino por el cual debo seguir. A fin de que, cuando me olvide por completo de mí mismo. Pueda llegar a encontrar, lo que es la pureza de tu grande amor, del que me has inundado de deseo.

Es por ello que me abrazo, de forma vehemente, al gran deseo de agradarte. Siempre con la más grande fe, en que tú vendrás en mi auxilio. Pues solamente tú, mediante la oración, la entrega y el Rosario al Sagrado Corazón de Jesús, podrás dármelo.

Solicitando perfección

Es así pues Oh mi amadísimo Corazón de Jesús, que pido que des la perfección a todo esto que sea de tu agrado y que se encuentre conforme a lo que es tu voluntad. No me quiero engañar, por lo que no opondré resistencia, para que seas tú el que me otorgue toda la perfección que sea necesaria en esta, mi entrega.

Así es que será solamente mediante tú intervención, Oh Santísimo y Sagrado Corazón de Jesús, que recibiré toda mi santidad, si es mi merecimiento el recibirla. Pues solamente aspiro a conseguir esa santidad, solamente con el fin de que sea para tu gloria y alabanza. Amén.

Otra forma de rezar el Rosario al Sagrado Corazón de Jesús

Cabe señalar que este Rosario irresistible al Sagrado Corazón de Jesús, está compuesto por cinco decenas. Siendo que las mismas, son dedicadas al honor de lo que fueron las cinco llagas que fueron propinadas a Nuestro Amado Maestro Jesús.

Comienzo

En este caso, en lugar de que sea rezado el acto de contrición, se procederá a recitar a San Ignacio, la siguiente oración:

Ánima Christi

Oh amadísima Alma de Cristo, por favor santifícame

Amado Cuerpo de Cristo, por favor sé mi salvador

Dulce y Amado Corazón de Cristo, por favor vivifícame

Amadísima Sangro de Cristo, por favor embriágame

Oh agua del costado de Cristo, por favor lávame

Santa pasión de Cristo, por favor, dame el confort

Mi amado maestro Jesús, por favor escúchame

En el interior de tus llagas, por favor escóndeme

¡Amado Señor Mío!, no permitas que yo de ti me aparte

De todos los enemigos malignos, por favor sé mi defensor

Que, al momento de mi muerte, seas tú el que me llame

Y dame la orden de dirigirme hacia ti.

Y sea que conjuntamente con el Gran San José, con la Amantísima Virgen María. Así como con tus amados Ángeles y queridos Santos. Pueda yo alabarte y bendecirte, por toda la eternidad. Amén. (Son dados 300 días de indulgencias*).

Comenzando cada decena

Ha de recitarse cuando se va a empezar, cada una de las decenas:

Amado maestro, tú que posees tan dulce y tan humilde corazón, por favor haz que el mío sea semejante al tuyo. (Son ganados 300 días de indulgencias)

Ha de recitarse diez veces: Amadísimo y Sagrado Corazón de Jesús: En ti confío. (Son ganados 300 días de indulgencias)

Para las cuentas grandes

En esta parte del Rosario al Sagrado Corazón de Jesús, se ha de recitar:

Madre María por tu Inmaculado Corazón: por favor, sé de mi alma la salvación. (Son ganados 300 días de indulgencias)

Cuando se finaliza la decena número cinco

Oh Corazón de Jesús tan dulce y manso: por favor apiádate de nosotros, y conviértete tú en mi más grande amor. (Son ganados 300 días de indulgencias).

Corazón manso y dulce de María. Por favor, Ruega por nosotros. (Son ganados 100 días de indulgencias).

Siempre se presentan casos tan duros de injusticia, que requieren de la eficaz y poderosa oración al justo juez, para que se solucionen esas injustas situaciones, no la dejes de visitar, de seguro te será de gran ayuda.

Un tesoro verdadero

En cuanto a este Rosario irresistible al Sagrado Corazón de Jesús, es necesario señalar, que se trata de un tesoro verdadero, para ganar indulgencias. Siendo esto debido, a que las oraciones de las cuales se encuentra compuesto, se encuentran enriquecidas de gran manera. Dado a que, en base a su duración, de aproximadamente unos 3 minutos, es posible que sean ganados unos 18.500 días de Indulgencias.

Oh mi amado y Sagrado Corazón de Jesús: por favor ten misericordia de nosotros. (Son ganados 50 días de Indulgencias)

Amado corazón Agonizante: Apiádate de todos aquellos, que están en la hora de su muerte.

En esta oración se ha de rezar, una Padrenuestro y también un Avemaría, por alguna persona, que se encuentre en mal estado de salud.

Asimismo, es bueno señalar que, en la actualidad, la Iglesia procedió a la definición de las indulgencias, solamente en dos clases de la misma, las cuales son las Plenarias y las Parciales.

Plenarias: Con estas es posible conseguir que sea salvada un alma del Purgatorio. Siendo el caso que solamente podrá ser ganada una al día.

Parciales: En este caso, es ganado el doble de lo que es el mérito, que se ha alcanzado mediante la oración que se ha rezado. O también mediante la acción, que haya sido realizada. Y la cual se encuentre enriquecida, con lo que es la indulgencia.

Con la finalidad de que sean ganadas indulgencias, se hace necesario el hecho que se encuentre la persona en la gracia de Dios. Así como también rezar por lo que son las intenciones propias del Santo Padre.

Las letanías para el Sagrado Corazón de Jesús

  • Señor, ten piedad de nosotros
  • Cristo, ten piedad de nosotros
  • Señor, ten piedad de nosotros
  • Cristo, óyenos
  • Cristo, escúchanos.

Luego se han de recitar las invocaciones, a las cuales habrá de responderse con la frase: “Ten piedad de nosotros”.

Oh mi Dios Padre del cielo…

Oh mi Dios Hijo, el cual fue en Redentor de este mundo…

Mi Dios, Espíritu Santo…

Mi Amada Santísima Trinidad…

Santo Corazón de Jesús, que eres del Eterno Padre su Hijo…

Oh mi Santo Corazón de Jesús, que recibiste tu formación desde el seno de la Amada Virgen María, y fuiste concebido por la obra del Espíritu Santo…

Corazón de Jesús, que te encuentras en unión sustancial con el Verbo de Dios…

Amado Corazón de Jesús, tú que eres el Santo templo de Dios…

Oh Corazón de Jesús, que eres tabernáculo del Altísimo…

Amado Corazón de Jesús, que eres la puerta del cielo y la casa de Dios…

Corazón de Jesús, que te convertiste en el horno que arde de la caridad…

Corazón de Jesús, que eres el santuario que hace posible la Justicia y el Amor…

Oh Amado Corazón de Jesús, que te encuentras lleno de tanta bondad y puro amor…

Corazón de Jesús, que eres de todas las virtudes el abismo…

Corazón de Jesús, que eres de toda la alabanza el más digno…

Reconociendo la grandeza del Corazón de Jesús

Amado Corazón de Jesús, que de todos los corazones eres el centro y el Rey…

Amado Corazón de Jesús, dueño de todo lo que son tesoros tanto de la sabiduría, como también de la ciencia…

Oh, Corazón de Jesús, donde toda la plenitud que corresponde a la divinidad, está residida…

Amado Corazón de Jesús, complacencia del Padre…

Amado Corazón de Jesús, de quien todos hemos recibido su plenitud…

Corazón de Jesús, que eres el deseado de los collados eternos…

Corazón de Jesús, que eres lleno de misericordia y tan paciente…

Oh Corazón de Jesús, que eres tan generoso con quienes a ti te invocan…

Oh Corazón de Jesús, tú que eres la fuente de la vida y también de la santidad…

Corazón de Jesús, que eres nuestra resurrección y vida…

Corazón de Jesús, que te conviertes en nuestra reconciliación y nuestra paz…

Amado Corazón de Jesús, que fuiste la víctima por los pecadores…

Amado Corazón de Jesús, que te convertiste en la salvación por quienes en ti esperan…

Oh Corazón de Jesús, que eres la esperanza de quienes en ti mueren…

Oh Corazón de Jesús, que de todos los santos eres la delicia…

Cordero de Dios, tú que el pecado del mundo puedes quitar, perdónanos Señor.

Cordero de Dios, tú que el pecado de mundo puedes quitar, escúchanos Señor.

Oh Cordero de Dios, tú que el pecado del mundo puedes quitar, apiádate de nosotros.

Amado Maestro Jesús, tú que eres tan manso y humilde de Corazón, danos el privilegio de tornar nuestros corazones a semejanza del tuyo. Amén.

Letanías al Sagrado Corazón de Jesús

Las 12 promesas del Sagrado Corazón de Jesús

A continuación, se van a enumerar las 12 promesas, que fueran reveladas por el mismísimo Jesucristo, a quien fuera la Santa Margarita María de Alacoque, y que son las siguientes:

  • A todas aquellas almas, que se consagren a mi Corazón, le voy a dar todas las gracias que sean necesarias, para su condición civil de vida legal.
  • Asimismo les daré a sus familias toda la paz.
  • Me encargaré de darles consuelo en todo lo que sean sus aflicciones.
  • Igualmente a la hora de la muerte, me convertiré en un amparo y su refugio seguro durante toda su vida.
  • Me encargaré de derramar bendiciones en abundancia sobre todas sus empresas.
  • En cuanto a los pecadores, los mismos encontrarán, la fuente y el océano de infinito tamaño de las misericordias.
  • Todas aquellas almas que sean tibias, se convertirán en fervorosas.
  • Mientras que aquellas almas, que son fervorosas pasarán a elevarse de forma rápida, en una gran perfección.
  • Daré la bendición, a todas aquellas casas, en las cuales sea expuesta la imagen de mi Sagrado Corazón. Así como también, sea expuesta y honrada.
  • Será dada la Gracia a los sacerdotes que puedan mover aquellos corazones que sean pecadores empedernidos.
  • Aquellas personas que hagan la propagación de esta devoción, van a tener su nombre escrito en mi corazón y nunca más va a ser borrado de allí.
  • A todos aquellos que practiquen la comunión, todos los primer viernes, durante el transcurso de nueve meses consecutivos, les será concedida la gracia de la “penitencia final”.

Novena 

1.- Oh Amado Jesús mío, tu que dijiste muy claramente: “En verdad os digo: Pedid y recibiréis; buscad y encontraréis, llamad y se os abrirá”. Es por tal razón que yo, en este preciso momento estoy llamando, busco y pido que me sea concedida la gracia de (Pedir la Gracia).

Luego de esto se reza un Padrenuestro, un Ave María y un Gloria.

¡Oh Sagrado Corazón de Jesús, En ti confío.

2.- ¡Oh Jesús mío!, tu que dijiste en tus enseñanzas: “En verdad os digo, todo aquello que pidiereis en mi nombre al Padre, Él os lo concederá”: Es por esto que, Padre Eterno, en el nombre de tu Hijo Jesucristo, yo acudo a ti, para pedirte la gracia de: (Hacer el pedido de la gracia).

Rezar un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria.

¡Oh Sagrado Corazón de Jesús, En ti confío.

3.- ¡Oh Jesús mío!, Tú que dijiste las santas palabras: “En verdad os digo, pasarán los cielos y la tierra, pero mis palabras, jamás pasarán”. Es por ello que, en este momento, me baso en tus palabras santas, y te pido la gracia de (Hacer el pedido de la Gracia)

Luego se reza un Padre Nuestro, así como también un Ave María y finalizar con un Gloria.

¡Oh Sagrado Corazón de Jesús, En ti confío!

Oración para finalizar

¡Oh, Amado Sagrado Corazón de Jesús!, a quien no le resulta posible el que no sienta la compasión por todos aquellos que son infelices, apiádate de nosotros, como pobres pecadores. Y haznos la concesión de todas aquellas gracias que te hemos pedido. Que sean mediante la intervención del inmaculado Corazón de María. Amén.

Oh San José, tú que eres el custodio de aquellos corazones tan Sagrados de Jesús y de María, ruega por nosotros. Amén.

Para finalizar, se reza una salve.

Escogidos para difundir Los secretos del Sagrado Corazón de Jesús

El Amado Padre, eligió a fin de que fueran conocidos y a su vez difundidos, en este mundo lo que eran los secretos de su “Sagrado Corazón”. Luego entonces fueron escogidos para hacerles tales revelaciones, Santa Margarita María Alacoque, a quien escogió para depositar con toda su confianza, las Revelaciones del Sagrado Corazón de Jesús.

Así como también escogió a San Claudio de La Colombière, el cual se encargó de propagar todo su amor al Sagrado Corazón de Jesús, por todo el mundo. De la misma forma como fue recibido por él mediante la vidente Margarita.

Así es que conozcamos parte de las biografías de estos siervos, tan importantes, en todo lo que ha sido desde el Rosario al Sagrado Corazón de Jesús, como en sus novenas, oraciones, letanías, etc.

Santa Margarita María Alacoque

El nacimiento de Margarita, tiene como fecha el día 22 de julio del año de 1647. Hecho ocurrido en un pueblo de pequeño tamaño, de nombre Lautecour, el cual queda en Francia. Se trata pues, de la más pequeña de cinco hermanos. Siendo sus padres, el juez y notario de nombre Claudio Alacoque, y su madre Filiberta Lamyn.

Asimismo, tenía como tío al párroco el cual llevaba por nombre, el de Antonio Alacoque. Quien además era tío de Margarita. Siendo el caso que procede a bautizarla, luego de tener tres días de nacida.

Asimismo, de acuerdo a lo que cuenta ella misma en su autobiografía, indica que Dios le concedió la gracia de que fuera el único dueño de su corazón Nuestro Señor Jesucristo. Y que además sintiera gran horror al pecado. Es por ello que aún cuando fuera muy pequeña la falta, esto le resultaba, además, demasiado insoportable.

Un voto de castidad

Aún cuando todavía era una niña, fue durante la elevación de la Hostia Santa, en una Misa, cuando le prometió a Dios. Que siempre se mantendría pura y casta. Así es que aprendió, entre otras oraciones y rezos, a rezar el Rosario al Sagrado Corazón de Jesús.

Siendo que, además, le ponía mucho fervor al momento en el cual lo recitaba. También la Virgen Santísima, procedió a corresponderle a su devoción, cuando la liberó de una gran cantidad de peligros.

Luego entonces fue llevada al Colegio de las Clarisas. Siendo que también cuando cumplía sus 9 años, realizó su primera comunión. Así fue que ella comentó que, a partir de dicho día, le había sido concedido por el buen Dios, una muy grande amargura.

Todo esto en relación a lo que eran los placeres mundanos, que aún cuando, como una muchacha muy joven. Así como también algo inexperta que era, en ocasiones iba en su búsqueda. Siendo el caso que entonces, se tornaban en hechos muy desagradables y también muy amargos. Mientras que, con la oración, encontraba en cambio un muy especial gusto.

De igual forma, fue afectada por lo que era una enfermedad, la misma entonces la paralizó, por el transcurso de varios años. Luego entonces, termina consagrándose a la Virgen Santísima y le ofreció que propagaría toda su devoción. Así que al pasar cierto tiempo de esto. Nuestra Señora, le devolvió el don de la salud.

Queda huérfana de padre

Lamentablemente, quedó huérfana de padre, cuando aún era muy joven. Luego entonces, la que fuera madre de Don Claudio Alacoque. Así como dos de sus hermanas, pasaron a apoderarse tanto de la casa, como de todo lo que él poseía. Siendo que entonces, tanto la madre de Margarita, como también el resto de los 5 hermanos, pasaron a ser esclavizados.

Así es que, todo se encontraba bajo llave, y sin que fuera otorgado el permiso, por aquellas tres mujeres tan mandonas, nadie podía salir de la casa. Por lo cual fue así, como no le fue permitido a Margarita, ni tan siquiera que pudiera ir a la Iglesia en los días de semana. Así como también, era regañada constantemente. Por lo cual ella procedía, a retirarse hacia algún rincón. Y era allí, donde procedía a orar y rezar constantemente.

Luego entonces, mediante tantas penas, a ella le pareció, que era un mensaje de Nuestro Señor. Siendo el mismo, donde le indicaba, el deseo de que ella se encontrara imitando, de la mejor manera posible, lo que se trataba de una vida dolorosa al Divino Maestro. El cual había sufrido, además, tantas penas y dolores en el transcurso de su pasión y muerte.

Fue a partir de allí, cuando a ella, no solamente no se molestaba por que le llegaran tantas penas y sufrimientos. Sino que, además, aceptaba con el más grande gusto, el parecerse lo que mas fuera posible al Cristo sufriente.

Siendo el caso, que lo que más le producía sufrimiento, era mirar lo tan mal. Y duramente era el trato que se le daba a su madre. Sin embargo, ella constantemente le insistió a su madre, para que le diera en ofrecimiento, todo esto que estaba ocurriendo por el amor a Dios.

Apariciones de Jesús a Santa Margarita Alacoque

Enfermedad de su madre

Posteriormente su madre enfermó, de una forma tan grave de la dolencia de Erisipela. Lo cual el médico realizó el diagnóstico, de dicha enfermedad cuando ya no se podía lograr la curación. Fue entonces cuando Margarita, asistió a la misa santa, para orar por la salud de la enferma. Luego entonces de arribar a su casa, pudo percatarse de que su madre, comenzaba a sanar. Todo ello de una forma muy admirables, además de ser inexplicable.

Es de señalarse, que lo que más le era atractivo, resultaba ser el sagrario, en donde se encontraba Jesús Sacramentado, en la Sagrada Hostia. Inclusive cuando iba hasta el templo, entonces se ubicaba en un lugar, que se encontrara lo más cerca posible al altar. Lo cual era debido, a que su amor era inmenso hacia Jesús Eucaristía. Por lo cual, ella siempre quería hablarle y también escucharle.

Luego entonces, a partir de los 18 años de edad, y debido al deseo de algunos familiares, entonces comenzó a arreglarse de una forma más esmerada. Así como también a frecuentar a distintas amistades. Al igual que a asistir a fiestas, de tipo sociales con otros jóvenes.

Sin embargo, dichos pasatiempos de tipo mundanos, solamente le producían en su alma una tristeza muy profunda. Mientras que su corazón, solamente deseaba, que se dedicara más a lo que se refería a la oración, y también a la soledad. Sin embargo, la familia se lo prohibía.

La tentación

Asimismo, el demonio le llevaba la tentación que hacía creerle que, en el caso de ser religiosa, no tendría la capacidad de la perseverancia. Y que, además, se volvería a su casa llena de mucha vergüenza. Así como también, con mucho desprestigio. Así fue que comenzó a rezarle a la Virgen María, y fue ella la que la alejó de tan cruel engaño y tentación. Siendo que también la convenció, de que en todo momento la defendería, y también le prestaría toda su ayuda.

Así fue como un día, luego de que practicara la comunión, percibió que le era dicho por Jesús: “Yo soy lo mejor que en esta vida, puedes elegir. Si te decides dedicarte a mi servicio, tendrás paz y alegría. Si te quedas en el mundo, tendrás tristeza y amargura”. Fue así como a partir de ese momento, tomó la decisión de convertirse en religiosa, al costo que fuera.

Ingresa al convento

Es de esa manera como para el año de 1671, la admiten en la comunidad de La visitación, la cual fue fundada por San Francisco de Sales. Siendo que procede a entrar al convento de Paray-le-Monial, y entonces una de las que eran sus compañeras en el noviciado, procede a dejar por escrito lo siguiente, textualmente:

“Margarita dio muy buen ejemplo a las hermanas, por su caridad. Jamás dijo una sola palabra que pudiera molestar, a alguna. Y demostraba una gran paciencia, al soportar las duras reprimendas y humillaciones que recibía frecuentemente”.

Siendo el caso que la colocaron como ayudante de una hermana, la cual poseía un carácter muy fuerte, y la misma sentía mucha desesperación cuando miraba que Margarita, presentaba un carácter muy tranquilo, y era muy callada.

Asimismo, la superiora, utilizaba métodos, los cuales eran muy duros y también con la práctica de violencia. Los mismos procuraban mucho sufrimiento a la joven religiosa. Sin embargo, en ningún momento daba muestras de que se encontrara disgustada.

Así es que con todo esto, estaba siendo preparada por nuestro Señor, a fin de que pudiera ser digna, de las revelaciones tan importantes, que serían recibidas por ella.

La primera aparición del Sagrado Corazón de Jesús

Luego entonces para el día 27 de diciembre del año de 1673, es cuando por vez primera recibe la presencia del Sagrado Corazón de Jesús. Siendo el caso que ella, había solicitado el permiso para poder ir los días jueves, en un horario entre las 9 y 12 de la noche, a realizar sus rezos, ante la presencia del Santísimo Sacramento del Altar. Siendo esto en recuerdo a lo que eran las tres horas, en las cuales Jesús se dedicó a la oración y sufrimiento en el Huerto de Getsemaní.

Así que de repente, se abrió el sagrario, en donde se encontraban las Hostias consagradas, y fue allí donde se manifestó la presencia de Jesucristo. Tal como es visto en algunos de los cuadros, que se tienen en las casas ahora. Siendo que, en la parte superior de su manto, su sagrado Corazón, se encontraba rodeado de llamas.

Además de tener una corona de espinas en la parte de encima, y también poseía una herida. Y fue entonces cuando Jesús, haciendo señal hacia su corazón, con la mano, procedió a decirle, textualmente: “He aquí el corazón, que tanto ha amado a la gente, y que en cambio recibe ingratitud y olvido. Tú debes procurar desagraviarme”

Asimismo, el Amado Maestro, también le hizo la recomendación de que se dedicara a propagar, lo que era la devoción hacia el Corazón de Jesús. Debido a que el mundo, se manifestaba muy frío en amor hacia Dios. Y resultaba necesario, que se despertara en las personas, todo este grande amor.

Otras apariciones

Fue así como en el transcurso de 18 meses, el Corazón de Jesús le fue haciendo sus apariciones, y también le pidió que fuera celebrada, lo que sería la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús, durante los días Viernes, de la semana que le seguía a la fiesta del Cuerpo y la Sangre de Cristo, cada año.

Igualmente, el Corazón de Jesús, también le hizo a Santa Margarita una serie de promesas, todas maravillosas para todos aquellos, que practicaran esta devoción tan hermosa. Dentro de las mismas, se encuentran, por ejemplo, la siguiente, textualmente dijo:

“Bendeciré las casas donde sea expuesta, y honrada la imagen de mi Sagrado Corazón. Daré paz a las Familias. A los pecadores los volveré buenos y a los que ya son buenos, los volveré santos. Asistiré en la hora de la muerte, a los que me ofrezcan la comunión de los primeros viernes de cada mes, para pedirme perdón por tantos pecados que comenten”.

Asimismo, Margarita le conversaba al Sagrado Corazón de Jesús, que por qué no elegía a otra que fuera santa, a fin de que propagara todos esos mensajes de tanta importancia. Y le replicaba que, además, ella era demasiado pecadora. Así como también muy fría, a fin de amar a su Dios.

La escogencia de Jesús por Margarita

Por lo cual entonces, la respuesta de Jesús fue, textualmente: “Te he escogido a ti que eres un abismo de miserias, para que aparezca más mi poder. Y en cuanto a tu frialdad, para amar a Dios, te regalo una chispita del amor de mi Corazón”.

Así que entonces, le fue enviada una chispa de lo que es la llama que arde sobre el Corazón de Jesús. Y a partir de ese mismo día, esta Santa, comenzó a sentir un grandísimo amor hacia Dios.

Siendo que era tal ese calor, que le era producido en su corazón que, en el pleno invierno, cuando la temperatura se encontraba a una cantidad de grados bajo cero. Le era necesario abrir la ventana, que se encontraba en su habitación. Todo esto debido, a que ella sentía que se iba a quemar, con una tan grande llama de amor hacia Dios, la cual ella sentía en su propio corazón.

Santa Margarita María de Alacoque: las 12 promesas del Sagrado Corazón de Jesús

Luego de muchos años

Fueron muchos los hechos que ocurrieron en el transcurso de los años, posteriormente a que Jesús, le diera sus revelaciones a Margarita. Siendo el caso de que, no le creían todo lo que ella contaba acerca de sus encuentros, con el Sagrado Corazón de Jesús.

Luego entonces, transcurrieron mucho más de diez años, antes de que fuera instituida la devoción hacia el Sagrado Corazón de Jesús, en donde fuera el conocido monasterio de La Visitación.

Así que, durante todos estos diez años, fueron muy duras las experiencias de Margarita. Siendo el caso que la Madre Superiora, finalmente logró creer en lo que decía Margarita, más procedieron a trasladarla hacia otro monasterio.

Sin embargo, antes de que se marchara, le dio la orden a Margarita de que procediera a relatar, ante el resto de la comunidad. Todo aquello que le había sido revelado por el Señor. Siendo que su obediencia, le hizo que accediera a esto.

Motivo por el cual, procedió a comunicar todo aquello que le había sido revelado por el señor. Donde se incluían inclusive, todos los castigos, los cuales haría caer Él mismo, sobre aquella comunidad, y también sobre ellas mismas. Siendo el caso que todos, comenzaron de una forma enfurecida, a hablarle de una manera muy dura a Margarita, pero ella se contuvo, y procedió a mantenerse callada, y aguantó humildemente todo lo que decían de ella.

Asignada como Maestra

Luego entonces es asignada en contra de su voluntad como Maestra de las novicias, así como también de asistente a la superiora. Siendo todo esto parte del plan del Señor, a fin de que se pudiera finalmente comenzar a conocer y abrazar lo que se relacionaba con la devoción hacia el Sagrado Corazón de Jesús. Sin embargo, no pudo ver Margarita en vida terrenal, lo que sería el reconocimiento pleno hacia esta devoción.

Es así como se llega a la tarde del día 17 de octubre del año de 1690, donde siendo indicado por Margarita de forma previa, que ese sería el día de su muerte. Procedió a encomendar su alma al Señor Dios, a quien toda su vida, y con todo su corazón, le había amado.

Comienza el movimiento luego de su muerte

Siendo el caso que esta Santa contaba con la edad de 43 años, de los cuales 18 le había entregado a la profesión de religiosa. Luego entonces de transcurridos, apenas tres años luego de su muerte, fue cuando comenzó un movimiento que abriría las puertas, a lo que era la devoción por el Sangrado Corazón de Jesús, promovido por el Papa Inocencio XIII.

Inclusive hizo la proclama de una bula papal, en donde daría indulgencias a todos aquellos monasterios Visitantinos, la cual terminó convirtiéndose en la institución de fiesta del Sagrado Corazón de Jesús, en la mayor parte de dichos Monasterios.

Luego entonces para el año de 1765, quien fuera el Papa Clemente XIII hizo la introducción de la fiesta dedicada al Sagrado Corazón de Jesús, en la localidad de Roma. Y para el año de 1856, quien fuera el Papa Pío IX hizo la extensión de dicha fiesta, hacia todo el resto de la Iglesia. Luego entonces para el año de 1920, se realizó la elevación de Margarita hacia los altares por el Papa Benedicto XV.

En relación a su personalidad

Cabe señalar que Santa Margarita, era en extremo sensible, además de tener dentro de su personalidad, una mujer tímida, así como también bastante juiciosa y también muy discreta. Asimismo, su espíritu era muy humilde y bueno, con un temperamento bien constante, y un corazón muy caritativo casi hasta llegar a lo imposible.

En cuanto a su educación, la misma no era nada formal, más es impresionante la profunda sabiduría que de ella emanaba, acerca de las verdades que eran más bien sobrenaturales.

Asimismo, poseía un gran juicio y su valentía era extrema para tener fidelidad a lo que es la verdad. Siendo que su corazón estaba siempre dispuesto a perdonar. Tanto así que todas aquellas persecuciones, tan humillantes que tuvo que soportar, quedaron sepultadas para siempre.

Hasta llegar a convertirse en un ser en extremo atenta, a todos quienes le hicieron tanto daño y causaron sufrimiento. Siendo el caso que inmolaba su ser de manera continua siempre por amor en adoración.

Santa Margarita María Alacoque

San Claudio de la Colombière

Se trata esta persona, de un sacerdote, de la orden de los jesuitas, el cual fue quien primeramente creyera, en las revelaciones que de tipo mística, habían sido recibidas por Santa Margarita, acerca del Sagrado Corazón de Jesús.

Hecho ocurrido, en el convento de nombre Paray-le-Monial, en Fracia. Siendo que gracias al apoyo por él brindado, fue que la Superiora de Margarita, logró finalmente creer lo que ella decía. Así es que la devoción acerca del Sagrado Corazón de Jesús, se comenzó a propagar.

Siendo el caso que San Claudio, no solamente se convirtió en creyente, sino que también, le dedicó su vida, a realizar la propagación sobre la devoción. Teniendo en cuenta que se encontraba en todo momento, unido de forma espiritual a Santa Margarita, dado a que confiaba de una plena en su discernimiento.

Su carácter e inteligencia

Se trata pues de un sacerdote, con una gran sabiduría, siendo hasta santo, el cual, de manera inteligente, tuvo la capacidad de discernir, de una forma muy clara. Todo lo que se relaciona con una intervención auténtica y divina que se produjo en el alma de Santa Margarita. Siendo ello, a pesar de que, hasta ese momento, todos aquellos teólogos al igual que las religiosas, se encargaron de despreciar y hasta pensar, que se encontraba más bien poseída

Es dicho que al momento en el cual Claudio hizo su entrada a la compañía de Jesús, más bien se trataba de un hombre muy robusto, que tenía un carácter bastante alegre y que poseía unos ideales muy elevados. Así como también era bastante prudente y de muy agradable carácter. Siendo el caso que en lo que se refiere a su vida religiosa, lo que hizo fue desarrollar más bien sus naturales dones.

En cuanto a su inteligencia, la misma era innata, y procedió siempre a acostumbrarse a realizar juicios, enmarcados en la agudeza. Y por demás siempre bien certeros. Así como también, se caracterizaba por ser amante de las bellas artes. Siendo el caso, que sostuvo también correspondencia con Oliverio Patru, el cual era miembro de la Academia Francesa, y quien además hacia muchas alabanzas a sus escritos.

El designio de Dios

Luego de transcurridos dos meses, de que hubiere hecho la profesión solemne, lo cual ocurrió en el mes de febrero del año de 1675. Procedieron a nombrarlo como superior, del colegio del monasterio Paray-le-Monial. Siendo que, por una parte, se trataba de un excepcional honor. El hecho de que confiaran a un joven profeso, lo que era el gobierno de una casa.

Sin embargo, por otra parte, lo que era la comunidad de Paray, la cual era muy pequeña, solamente contaba con 4 o 5 padres, se consideraba como insignificante, para lo que eran las dotes tan grandes de Claudio.

Así es que más bien, realmente se trataba de lo que era un designio proveniente de Dios, a fin de que se pusiera en contacto, con un alma la cual estaba necesitada de su ayuda, la misma era la de Margarita María Alacoque.

Siendo esta religiosa, la que se encontraba en un periodo considerado como de perplejidad y también de muchos sufrimientos. Lo mismo era motivado, a las revelaciones tan extraordinarias, de las cuales ella había sido objeto por parte del Sagrado Corazón de Jesús. Y que, al pasar los días, se hacían tanto más claras y más íntimas.

Así fue que, en base a seguir las instrucciones que le fueron dadas por su superiora, la madre de Saumaise, Fue que se confío Margarita a un sacerdote, el cual era bastante erudito. Sin embargo, sus conocimientos acerca de la mística resultaban muy deficientes.

Motivo por el cual, este sacerdote entonces, hizo el dictamen de que Margarita, más bien era víctima de los engaños procedentes del demonio. Así que más bien la santa terminó desconcertada.

Fue enviado por Dios

Luego entonces, al ser movido por los ruegos y oraciones de Margarita, es por lo que Dios le envía a su siervo fiel y amigo perfecto, Claudio de la Colombière. Siendo el caso que el Padre Claudio, una cierta ocasión, se fue ha realizar la prédica hacia la comunidad de La Visitación. Y luego entonces, escribió Margarita, que Mientras él hablaba, en su corazón escuchó palabras, que le decían, textualmente: “he aquí el que te ha enviado”.

Así que, a partir de la primera vez que practicara la confesión Margarita, con el sacerdote Claudio, el mismo le dio un trato tal como si él estuviera al tanto de lo que estaba ocurriendo. Siendo el caso que, la santa hasta sintió una repugnancia muy grande, cuando procedió a abrirle su corazón.

Motivo por lo cual, no se atrevió a hacerlo. Muy a pesar que se encontraba convencida, de que lo relacionado con la voluntad de Dios, era que procediera a confiarse a este santo.

Sin embargo, cuando se produjo la confesión siguiente, el Padre procedió a decirle que se encontraba muy contento de que, para ella, fuera una ocasión de vencerse. Y de inmediato, dijo Margarita, que sin que le realizara ningún daño, puso al descubierto todo aquello que tanto bueno como malo, se encontraba en su corazón.

Es brindado el apoyo y consuelo necesario

Siendo que entonces, él procedió a darle mucho consuelo, y además le hizo la exhortación, a que no tuviera ningún tipo de miedo a lo que eran los caminos que correspondían al Señor. Teniendo en cuenta el que se mantuviera también, obediente a quienes eran sus superiores. Y haciendo la reiteración, a que procediera a entregarse de una forma total a Dios.

San Claudio de la Colombiere

A fin de que Él, la tratase como quisiera. Por lo tanto, fue este padre, el que le dio la enseñanza, en relación a apreciar todos los dones, procedentes de Dios. Y también a que fuera la receptora, de todas sus comunicaciones, con la más amplia humildad y con mucha fe. Siendo pues esto lo que fue el gran servicio que le pudo brindar el Padre Lucio a Margarita María. De igual forma, por otro lado, el santo procedió a realizar un incansable trabajo. Siendo esto en cuanto a la propagación, en relación a la devoción correspondiente al Sagrado Corazón de Jesús, debido a que veía en sus ojos que era ella, el mejor antídoto contra lo que era el jansenismo.

Testimonio ante la persecución

Luego entonces este Santo, tuvo poco tiempo en Paray, debido a que su ocupación siguiente resultó ser bastante diferente. Lo cual fue indicado, mediante la recomendación del Padre La Chaize, que se trataba del confesor de Luis XIV. Siendo entonces el caso, de que sus superiores procedieron a enviarlo hacia Londres, como un predicador de María Beatriz D’Este, la cual era la duquesa de Cork.

Así fue que entonces este Santo, se dedicó a realizar su prédica en Inglaterra, siendo como pilar su ejemplo y su palabra. Además de tener como su tema favorito, el amor al Sagrado Corazón de Jesús.

En cuanto al proceso de la beatificación da cuenta de todo lo que fue su apostolado en Inglaterra, y también de los numerosos protestantes, que se encargó de convertir.

Lo relacionado a la posición que tenían los católicos en dicho país, se trataba de algo sumamente difícil, dado a que se practicaba bastante hostilidad contra quienes eran de dicha religión.

Siendo el caso que, fue formado un movimiento en la corte, con la finalidad de que fuera excluido el Duque de Cork, el cual había decidido convertirse al catolicismo. En cuanto a la sucesión a la Corona, había sido sustituido por quien fuera el príncipe de Oragne, o quizás algún, otro candidato.

Consagración al Sagrado Corazón de Jesús de San Claudio de la Colombiere

El complot

Luego entonces, quien fuera el Infante Titus Oates, así como también sus secuaces, procedieron a inventar una historia, relacionada con un complot de los papistas. Siendo el caso de que el Padre Lucio, se encontraba aquí complicado con los demás católicos.

En base a esto, el complot era con la finalidad de acuerdo a estos calumniadores, de que sería asesinado el Rey Carlos II. Y también a lo que sería la destrucción de la Iglesia de Inglaterra. Siendo el caso que el Padre Claudio, resultó ser acusado de que ejercía, todos los ministerios sacerdotales y por lo tanto convertía a muchos de los protestantes.

Aun cuando lo hicieron prisionero, se produjo la intervención de Luis XIV, quien impidió entonces que fuera sellada la vida, de este Santo, con el martirio. Por lo cual el santo simplemente fue desterrado de dicho país.

Sin embargo, lo que fue la prisión se encargó de acabar con la salud débil del Padre Lucio. Así que, al retornar a Francia, en el año de 1679, ya el santo se encontraba enfermo mortalmente. Y aún, cuando se rehacía algo en algunas temporadas. E inclusive era capaz de hacer el ejercicio de los ministerios sacerdotales.

Lamentablemente, sufría de una enfermedad en los riñones, la cual no le permitía reposo alguno. Por lo tanto, sus superiores lo que pensaron fue, que requería de aires del campo. Los cuales le pudieran ayudar a recobrar su salud, y fue entonces cuando lo remitieron a Lyon y también a Paray.

Su llegada a Paray su último destino

Es de señalarse, que en el transcurso de una de sus visitas a la ciudad de Paray, Santa Margarita le dio aviso, de que sería allí en donde el tendría su lugar de muerte. Así es que, para el mes de abril del año de 1681, llega el Padre Claudio a Paray. Siendo enviado por sus médicos, tratando de buscar la salud, debido a que el clima le podía prestar, más que en otros lugares.

Siendo el caso que inclusive se estableció la comunicación con la Santa Margarita. Donde se habló de los ardores de sus almas, y de lo que fueron los proyectos en pos de dar a conocer al Sagrado Corazón de Jesús. Fue aquí cuando entonces, le fue agravada la enfermedad y se encontraba ya listo para irse hacia otros climas.

Sin embargo, Santa Margarita, le dio un aviso el que decía que era necesario que se quedara en Paray, puesto que textualmente le dijo: “Él me ha dicho que quiere aquí el sacrificio de vuestra vida”. Fue entonces que decidió deshacer todo lo relacionado con su viaje.

Fue así como en efecto, luego de que diera tan grande y maravilloso ejemplo, tanto de humildad como también de paciencia, Claudio de la Colombiére, dio su alma en entrega a Dios en un atardecer del día 15 de febrero del año de 1682. La beatificación del Padre Claudio se produjo en el año de 1929. Siendo declarado como santo por el papa Juan Pablo II, en el año de 1992. Teniendo como fecha de celebración universal de la Iglesia su santo el día 15 de febrero.
Acto de confianza de San Claudio de la Colombiere
(Visited 2.316 times, 2 visits today)

Deja un comentario