Conoce los Misterios Gozosos del Santo Rosario

Los misterios gozosos son cinco hermosas oraciones que nos permiten acompañar a José y María desde el momento de la anunciación de la concepción del Hijo de Dios hasta momentos importantes de la infancia y niñez de Jesucristo. Conoce los misterios gozosos aquí.

MISTERIOS GOZOSOS

Introducción

Antes de comenzar a rezar los misterios gozosos es importante que nos preparemos para que nuestra oración sea realmente merecedora de la escucha de Nuestro Padre Redentor, así que luego de hacer un “mía culpa” por los pecados cometidos.

Realizaremos la señal de la Santa Cruz y comenzaremos a rezar un Credo, luego un Padre Nuestro y tres Ave María uno por la fe, otro por la esperanza y otro por la caridad, para finalizar la preparación para los misterios gozosos rezaremos un Gloria.

La persona que dirige el rezo puede comenzar consagrando ante Dios nuestro Señor:

¡Oh Dios Padre Todopoderoso!, tú que enviaste a tu único Hijo, quien con su sacrificio, muerte y resurrección nos ha dado la oportunidad de saber que sí somos merecedores la salvación eterna, te pedimos Dios Padre nos concedas, al venerar estos misterios del Santo Rosario de la Virgen María, que nos llene su palabra y meditando en su contenido podamos imitar su mensaje y podamos ser merecedores de lo prometido“.

“Por Jesucristo nuestro Señor”. Todos dicen: “Amén”.  Luego de conocer cada uno de los misterios Gozosos, se debe rezar un Padrenuestro, un Ave María y un Gloria.

El primero de los Misterios Gozosos: La Anunciación

Dios había tomado la decisión, y envió a la ciudad de Galilea a uno de sus ángeles, para entregar un mensaje de mucha importancia a una joven virgen. Este ángel emisario se llamaba Gabriel, quien llegó específicamente a la ciudad de Nazaret y se reveló ante María, una bella joven comprometida para desposarse con uno de los descendientes de David, de nombre José.

MISTERIOS GOZOSOS

El ángel se acercó a María y le dijo “Debes alegrarte, llena de Gracia eres, el Señor está contigo”. María se sorprendió ante la presencia del ángel Gabriel, pero aún más con el mensaje que le había entregado, confundida trataba de entender el significado de aquellas palabras.

El ángel pudo reconocer el temor y la inquietud, así que para disipar sus dudas le dijo: “No debes temer María, tú has sido elegida y encontrado la Gracia de Dios, por ello, concebirás en tu vientre a un hijo, al que llamarás Jesús, él será Grande y lleno de Gloria y le llamarán hijo del Altísimo, le será entregado, por el Señor, el trono de David y reinara para siempre sobre la casa de Jacob”.

María no podía entender cómo podría ser eso posible, si aún ella no se había desposado, el ángel Gabriel tenía una respuesta: “El Espíritu Santo vendrá hasta ti y el poder del Altísimo te cubrirá toda, es por eso que el niño que nacerá de tu vientre será santo, él será el Hijo de Dios”.

Debes creer María, recuerda como Isabel pudo concebir un hijo siendo ya anciana, creyendo que era estéril y ya tiene seis meses de embarazo, ¿sabes porque le fue concedido un hijo a tu parturienta?, porque para Dios no hay nada que sea imposible. Entonces María inclinó su cabeza y dijo “He aquí entonces la esclava del Señor, que se haga en mí según su palabra”. Luego el ángel Gabriel se alejó. “Amén”.

El segundo de los Misterios Gozosos: La visita de María a Isabel

Luego de haber sido visitada por el ángel Gabriel, María sintió la necesidad de contarle a su prima Isabel, así que a los pocos días fue a la ciudad de Judá. Al llegar entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. Llena de alegría Isabel en voz alta se dirigió a María diciéndole “Bendita eres entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre”.

¿A qué debo el honor de que la madre de mi Señor venga a mi humilde morada a visitarme? Al escuchar tu voz el niño saltó en mi vientre. María contestó: Dichosa eres tú que crees que se cumplirán las cosas que te ha dicho el Señor.

Jesús Padre nuestro Salvador, te pedimos de corazón que perdones nuestros pecados, aléjanos por favor de las llamas del infierno, lleva contigo a los cielos a todas las almas, llenalas de tu misericordia infinita. “Amén”

Santo Rosario: Misterios Gozosos (Lunes y Sábado)

Tercer Misterio Gozoso: Nacimiento del Hijo de Dios

Surgió una solicitud de César Augusto en la que ordenaba que todos los habitantes se empadronaran, y debían hacerlo todos en su ciudad de origen. En obediencia al edicto, José debió subir desde Galilea, ciudad de Nazaret hasta Judea, la ciudad de David, llamada Belén, así debía ser porque José era de la casa de David.

El viaje lo realizó con María quien se encontraba en cinta, debían empadronarse porque ella era su esposa. Estando en Belén ya María se hallaba al término de su embarazo, sucediendo que mientras se encontraban allí dio a luz al hijo primogénito, al nacer lo envolvió en mantas y lo acostó en un pesebre, porque no tenían posada donde quedarse.

Rezar un Padre Nuestro, 10 Ave María y un Gloria.

Cuarto Misterio Gozoso: Presentación en el templo

Se le dio el nombre de Jesús, tal como el ángel Gabriel le había indicado a María, antes de circuncidarle se le dio su nombre. Cumpliendo la Ley de Moisés debieron esperar los días de la purificación de ellos, para llevar a Jesús hasta Jerusalén en donde sería presentado al Señor, así está escrito en su Ley: “Todo varón primogénito será debe ser consagrado al Señor y se deben ofrecer en sacrificio dos tórtolas o dos pichones, así está indicado en la Ley del Señor”.

Quinto Misterio Gozoso: El niño perdido y hallado en el templo

Ya Jesús cumplió 12 años, como era costumbre, sus padres José y María tenía la tradición de asistir anualmente a las fiestas de la Pascua en Jerusalén. Ellos, como todos los años asistieron a la fiesta, al finalizar la misma regresaron, pero sin notarlo ellos, Jesús se había quedado en Jerusalén.

Angustiados regresaron a buscarlo, cuando notaron su ausencia, a los tres días lo encontraron en el Templo, Jesús estaba sentado rodeado de los maestros, quienes le preguntaban y escuchaban con atención, se encontraban impresionados de la inteligencia de Jesús y de sus respuestas.

Los Misterios Gozosos meditados nos permiten realizar un viaje que acompaña a José y María cuando son anunciados como los padres que traerán al mundo al Hijo de Dios, es un recorrido hermoso desde la anunciación realizada por el ángel Gabriel, hasta su nacimiento y su infancia. Los misterios gozosos del rosario se rezan de manera tradicional los días lunes y los días jueves, sin embargo, actualmente se rezan  los días lunes y los días sábados.

En oportunidades, algunos prójimos encuentran confusión en cuales son los misterios gozosos, existe una manera muy sencilla de reconocerlos y es simplemente recordando la historia de Jesús, desde el momento de la noticia por parte del ángel Gabriel: Primer misterio Gozoso, La Anunciación, luego cuando María lleva la noticia a su prima Isabel: segundo misterio Gozoso, La Visita de María a Isabel.

Luego recordar el viaje de José y María a Belén: tercer misterio gozoso, El Nacimiento de Jesús. Luego el cuarto misterio gozoso, La presentación de Jesús en el Templo del Señor y por último recordar a Jesús ya de 12 años perdido en Jerusalén: quinto misterio gozoso, El niño Jesús perdido y hallado en el Templo.

Si este artículo ha sido de tu agrado y te hemos ayudado a aclarar inquietudes y motivado a mantenerte en el camino del Señor, te invitamos a leer los artículos de los siguientes enlaces:

(Visited 5.280 times, 1 visits today)

Deja un comentario