¿Qué es la Doctrina Social de la Iglesia? y su principio

La iglesia católica presenta diversos principios aplicados para la sociedad y para sus creyentes, entre ellos se destaca la Doctrina Social de la Iglesia (DSI).

doctrina social de la iglesia

Doctrina Social de la Iglesia

Corresponde a un conjunto de ideas políticas, sociales y sexuales que son consideradas por la iglesia católica para ser practicada por los cristianos. También son conocidas por costumbres, hábitos y formas de pensar por parte de personas que poseen buena voluntad.

Son prácticas para cualquier tipo de personas, sin importa su origen, lugar o nacionalidad. Fue fundado por el evangelio, el magisterio y la Tradición.

El fin principal de la Doctrina Social es ser sumamente prácticos y personal. Es tomar en serio las responsabilidades dentro de la iglesia pero también con los que no se encuentran dentro de ella. Es no olvidarse del mundo alrededor que se pierde día a día sin conocer de Dios. Tener amor por Dios es más allá que las paredes de una iglesia, existe una sociedad que necesita de nuestro apoyo.

Pertenece al campo de la teología, específicamente la teología moral. Abarca las complejas realidades del hombre en la sociedad incluyendo aquellas que se encuentran en el contraste de la fe. Puede abarcar un conjunto de reflexiones, donde se hacen referencia a juicios para poder tomar una acción específica.

La Doctrina Social de la Iglesia (DSI) corresponde a unos principios que se encuentran reflejados en relación a la iglesia y la sociedad. Mediante estas normativas no se pretenden organizar o imponer o tomar decisiones con algún tema sociopolítico o temas referentes a la comunidad.

Ellas simplemente se encargan de orientar a las personas que lo componen o sus fieles. Los temas que abarcan son la ética, el aborto, la eutanasia, la familia, la ideología de géneros, ideas anticristianas, ideas políticas, entre otras.

La Doctrina Social de la Iglesia (DSI) se basa en dos (2) leyes principales, la primera mediante la Ley Moral y la segunda mediante la relación de la palabra de Dios.

  • Ley natural moral

La moral corresponde a un conjunto de normas y valores que guían la conducta de la sociedad. Va relacionado directamente con las actitudes del ser humano, orientándolo en hacer lo correcto. Orientando a las personas en las actitudes buenas y malas, correctas o incorrectas hacia su persona o hacia la sociedad.

  • Palabra de Dios

La palabra de Dios es la que se encuentra plasmada en las enseñanzas bíblicas, enfocadas principalmente en presentar el amor de Dios por la humanidad. Puede ser leída o sino escucha e interpretada por las eucaristías y compartir de la palabra de Dios. Las enseñanzas de Jesús son el centro de todo compartir de la palabra de Dios.

doctrina social de la iglesia

¿Qué no es la doctrina Social?

No es, una tercera vía, no representa una propuesta económica, ni una propuesta política. No tiene que ver con socialismo ni con capitalismo, no representa una vía intermedia.

Representa una doctrina moral y de conciencia, naciendo en la categoría Cristiana por hacer referencia al amor al prójimo.

No es una utopía, no un paraíso terrenal donde el hombre puede alcanzar todas sus cosas. No representa una doctrina fija, constantemente se encuentra en desarrollo y evolución.

Su definición puede ser un contraste y se adapta de acuerdo a la situación.

Historia de la Doctrina Social de la Iglesia

La filosofía de la doctrina social  nace mediante la expresión de justicia social, expresado por el jesuita Luigi Taparelli. Era un sacerdote italiano que presento libros donde reflejaba diferentes expresiones, tales como:

«La justicia social debe igualar de hecho a todos los hombres en lo tocante a los derechos de humanidad…»

Fue considerado como uno de los pioneros de la doctrina social de la iglesia, enfocándose realmente en la justicia social.

El término de “Doctrina Social” nace realmente con el papa Pío XI expresado en la encíclica Quadragesimo anno. Donde se expresa la preocupación por los diversos problemas económicos y sociales de la humanidad.

Pero en el siglo XIX en la época de la revolución industrial, explota un caos mediante las diversas posiciones sociales. Además del gran crecimiento de las ciudades produjo una gran cantidad de desigualdades sociales y a su vez económicas. Tomando en cuenta todas las situaciones de la sociedad obrera para lograr establecer una relación entre trabajo y capital.

A mediados del año 1864 el papa Pío IX se encarga de condenar el socialismo y el liberalismo económico. Denunciando la pretensión del socialismo XIX donde se encarga de sustituir la Providencia Divina por el Estado.

En el año 1891, el papa Leon XIII se encargó de reflejar el apoyo para favorecer el derecho laboral. Con ello se fundamentó formar las uniones y los sindicatos, todo esto con la intención de dar derecho a la propiedad privada. De esta forma se refleja las relaciones entre el gobierno, las empresas, los trabajos y la iglesia para el desarrollo social.

A mediados del año 1901 el papa León XIII, se centra en rechazar los sindicalismos y con ello fomenta la lucha de las clases. Aparte de ello, se empieza a observar el gran surgimiento y crecimiento de las empresas, viéndose como un auge internacional.

El Papa Pío XII fue uno de los más caracterizados en defender los derechos sociales durante el periodo pos guerra. Publicando y realizando intervenciones y realizando radiomensajes con todo lo relacionado a la moral y el derecho positivo.

Principios o Fundamentos de la Doctrina de la Iglesia

Los principios corresponden a las bases en que se apoyan la doctrina de la iglesia. Toda filosofía, proyecto o meta debe estar fundamentado con fundamentos que sustenten su importancia. Debe destacarse que los principios de la doctrina Social de la iglesia (DSI) se centran en principios cristianos y religiosos.

Todos los fundamentos, que principalmente se debe destacar es amar a Dios y al prójimo.

«Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento en la ley?

Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.

Este es el primero y grande mandamiento.

Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.

De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas».

(Mateo 22: 36- 40)

El principal mandamiento que Jesús mando a toda la humanidad es primeramente debemos amar a Dios. Por sobre todas las cosas y por sobre toda necesidad, centrar tu amor primero que todo en Dios. Olvidándonos de nuestro yo y de nuestros propios deseos, siempre honrando con nuestros bienes, nuestras finanzas, nuestras emociones y principalmente con nuestro tiempo.

Además, no queda solo allí el amor al prójimo es paralelo a este mandamiento. Amar al prójimo es fácil cuando es familia, cuando son amigos o son seres queridos. Pero es muy difícil, amar al prójimo que te hace daño, que te ha maltratado, insultado e incluso aquel prójimo que llegaste amar y ahora odias.

El amor al prójimo no excluye, engloba a todas las personas que te rodean. Es uno de los sentimientos más difíciles, pero es uno de los sentimientos más liberadores porque nos impulsa al perdón y a dejar atrás al rencor. Por ello, al observar esto, los fundamentos de la Doctrina Social de la Iglesia (DSI) esta centrada en las enseñanzas de Jesús.

Jesús indica que es un mandamiento doble, siendo considerado un resumen de la Ley de Dios. Indicando que amar al prójimo corresponde a una obligación sentimental, debe ser una actitud que impregne toda su vida como creyente y cristianos. La iglesia se ha encargado de destacar el derecho Social de la Iglesia en los siguientes puntos.

Dignidad de la Persona Humana

La dignidad de la persona humana es de donde surgen todos los derechos humanos. Mediante este principio nace el pensar correctamente sobre la sociedad, la economía y la política.

“La justicia social solo puede obtenerse respetando la dignidad trascendente del hombre. Pero este no es el único ni el principal motivo. Lo que está en juego es la dignidad de la persona humana, cuya defensa y promoción nos han sido confiadas por el Creador, y de las que son rigurosas y responsablemente deudores los hombres y mujeres en cada coyuntura de la historia”.

(Sollicitudo Rei Socialis, nº 47)

Además engloba la cultura de buscar cual es el bien verdadero de cada persona.

Toda persona nace de la mano de Dios, por lo tanto debe ser tratada siempre con un objetivo y con un propósito pero nunca como un simple medio.

Mediante este principio se refleja cómo nos ve Dios, no como masas, ni como objetos sino como ovejas descarriadas que necesitan al gran Pastor.

«Volvió, pues, Jesús a decirles: De cierto, de cierto os digo: Yo soy la puerta de las ovejas.

Todos los que antes de mí vinieron, ladrones son y salteadores; pero no los oyeron las ovejas.

Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos.

El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.

Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas.

Mas el asalariado, y que no es el pastor, de quien no son propias las ovejas, ve venir al lobo y deja las ovejas y huye, y el lobo arrebata las ovejas y las dispersa.

Así que el asalariado huye, porque es asalariado, y no le importan las ovejas.

Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las mías me conocen, así como el Padre me conoce, y yo conozco al Padre; y pongo mi vida por las ovejas.

También tengo otras ovejas que no son de este redil; aquéllas también debo traer, y oirán mi voz; y habrá un rebaño, y un pastor».

(Juan 10: 7- 16)

El Bien Común

El segundo principio de la doctrina social de la iglesia se conoce como el bien común es conocido como:

“El bien común está siempre orientado hacia el progreso de las personas: ‘el orden social y su progreso deben subordinarse al bien de las personas y no al contrario’ […]. Este orden tiene por base la verdad, se edifica en la justicia, es vivificado por el amor”.

(CIC, n. 1906-9 y 1912)

Es considerado como un bien directamente relacionado a la sociedad.

El bien común permite que la persona logre expresarse como un equipo, en conjunto incluso como un “nosotros”. Pero se debe estar consciente que los seres humanos no solo es lo social, también esta relacionado con las relaciones interpersonales. Destacando que los seres humanos se perfeccionan en la sociedad.

Una frase común para este tipo es “muchas veces mi bien y tu bien se encuentran en nuestro bien”. Oponiéndose completamente a la máxima felicidad (placer), es decir, se oponen al individualismo y a la búsqueda individual de la felicidad.

Subsidiariedad

“Como no se puede quitar a los individuos y darlo a la comunidad lo que ellos pueden realizar con su propio esfuerzo e industria, así tampoco es justo, constituyendo un grave perjuicio y perturbación del recto orden, quitar a las comunidades menores e inferiores lo que ellas pueden hacer y proporcionar y dárselo a una sociedad mayor y más elevada.

Ya que toda acción de la sociedad, por su propia fuerza y naturaleza, debe prestar ayuda a los miembros del cuerpo social, pero no destruirlos y absorberlos.”

(Quadragesimo anno nº 203)

Corresponde en el tercer principio de la doctrina social de la iglesia, se encarga de centrar las decisiones de la sociedad. Centrado y formulado principalmente bajo las amenazas continuas de que los individuos deben servir al estado.

El Papa Leon XII, destacaba que era necesario poner límites sobre la intervención del Estado, irrespetando a los individuos, familias y a la sociedad. Indicando que el Estado no estaba primero que los seres humanos y por lo tanto, no debería sofocarlos ni degradarlos por debajo del sistema.

Solidaridad

“Es así que en este mundo dividido y perturbado por toda clase de conflictos, aumenta la convicción de una radical interdependencia, y por consiguiente, de una solidaridad necesaria, que la asuma y traduzca en el plano moral.

Hoy quizás más que antes, los hombres se dan cuenta de tener un destino común que construir juntos, si se quiere evitar la catástrofe para todos. […] El bien, al cual estamos llamados, y la felicidad a la que aspiramos no se obtienen sin el esfuerzo y el empeño de todos, sin excepción; con la consiguiente renuncia al propio egoísmo”.

(Sollicitudo rei Sociallis, nº 26)

La solidaridad, hace referencia a la solidaridad humana, donde se observa una gran globalización. Independencia y separación de los seres humanos, pero debemos recordar que la principal familia somos los humanos. Por ello, somos hermanos de cada uno del prójimo que tenemos cerca.

La solidaridad permite tener es vena de sensibilidad con los demás y todo aquello que nos rodea. Pero debe destacarse, que la solidaridad no es un sentimiento sino una verdadera virtud. Es completamente diferente a la compasión o a la ternura superficial por las demás personas.

En realidad corresponde a una determinación firme de hacer el bien a todos y cada una de la personas cercanas o distantes. Siendo estos cuatro (4) los principales principios de la Doctrina Social de la Iglesia (DSI) pero destacando también las siguientes.

Destino Universal de los bienes y Propiedad Privada

Dios nos puso en esta tierra para multiplicarnos y fructificar la tierra, trabajar su tierra y favorecerse de ellas

«Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra».

(Génesis 1:28)

Por lo tanto este principio hace referencia que toda persona tiene derecho de tener sus propios bienes. De esta forma se puede vivir de forma segura y equitativa para la sociedad.

Participación Social

En el mundo existe una gran desigualdad social, ya sea por raza, géneros, clases sociales, entre otras. Debido a ello, se observan grande y altos números de pobreza, donde una de las partes sociales posee alto ingreso económico mientras que el resto viven en pobreza.

En este principio presenta el siguiente fin relacionado a la doctrina social de la iglesia:

“Tanto los pueblos como las personas individualmente deben disfrutar de igualdad fundamental, igualdad que es el fundamento del derecho de todos a la participación en el proceso de desarrollo pleno”.

(Sollicitudo rei Socialis)

Cultura de la Vida y la calidad de vida

Los hombres están llamados a vivir en una plenitud de vida. La vida con Dios te lleva más allá de lo que los ojos humanos ven y te hace experimentar lo sobrenatural.  La vida humana es importante y es valiosa, a pesar de ser considerada corta en el tiempo de esta tierra.

«Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque no le conoció a él».

(1 Juan 3:1)

Existencia de la Ley Moral

La moral consiste en una actitud mental de todas las personas, donde se activa la ética y el respeto

Está relacionado directamente con el hacer el bien o hacer el mal, todo dependerá de nuestra actitud.

«Si no existe una verdad última, la cual guía y orienta la acción política, entonces las ideas y las convicciones humanas pueden ser instrumentalizadas fácilmente para fines de poder. Una democracia sin valores se convierte con facilidad en un totalitarismo visible o encubierto, como demuestra la historia».

(Juan Pablo II “Centesimus Annus”, nº 46)

Reflexiones y Consejos Prácticos

Existen un conjunto de consejos facilitados por la iglesia católica que tiene que ver con la Doctrina Social de la Iglesia (DSI):

  1. Conocer sobre el magisterio social de la iglesia, exponiendo de esa forma sobre la seguridad y conocer la posición de la iglesia con respecto a esta filosofía y fuera de nuestra opinión personal.
  2. No sobrepasar los límites establecidos por cada uno de los principios, evitado hacer juicios de manera categórica y destacando sobre cualquier cosa humildad con todas las personas.
  3. Tener siempre presente la condición del hombre como pecador pero también tener presente la gracia divina obtenida por Cristo. Por lo tanto, estar consciente de la vocación y corazón de cada uno de los hombres.
  4. Evitar usar la Doctrina social de la iglesia (DSI) como arma para juzgar a los otros, al contrario tener presente siempre las diversas responsabilidades personales, sociales, económicas y políticas.
  5.  Colaborar con aquellos hombres y mujeres laicos (con familia e hijos) que son considerados verdaderos expertos en la materia de la Doctrina Social de la Iglesia (DSI)

Las actividades de los Derechos Sociales de la Iglesia son asignados a los laicos, son aquellas personas dedicadas a las obras de la iglesia católica. Estas personas se caracterizan por tener hijos y esposas, por tener familia.

Principales documentos Sociales de la Iglesia

Los documentos destacados de la Doctrina social de la Iglesia (DSI) son aquellos escritos e impuesto por los papas regentes de cada año, que se reflejan los mas destacados:

León XIII

  • Rerum Novarum(1891)

Pío XI

  • Quadragesimo Anno(1931)
  • Non abbiamo bisogno(1931)
  • Divini Redemptoris(1937)
  • Mit Brennender Sorge(1937)

Pío XII

  • Radiomensaje «Solennitá», 50 años de la encíclica Rerum Novarum (1941)
  • Radiomensaje de Navidad (1942)
  • Radiomensaje de Navidad (1944)

Juan XXIII

  • Mater et Magistra(1961)
  • Pacem in Terris(1963)

Concilio Vaticano II

  • Gaudium_et_Spes(1965)
  • Dignitatis humanae(1965)

Pablo VI

  • Populorum Progressio(1967)
  • Humanae Vitae(1968)
  • Octogesima adveniens(1971)

Juan Pablo II

  • Laborem Exercens(1981)
  • Sollicitudo Rei Socialis(1987)
  • Centesimus Annus(1991)
  • Veritatis splendor(1993)
  • Evangelium Vitae(1995)
  • Fides et Ratio(1998)

Benedicto XVI

  • Deus Caritas Est(2005)
  • Caritas in Veritate(2009)

Francisco

  • Laudato si'(2015)

Espero este artículo haya sido de tu agrado, aquí te dejamos otros más que seguro te interesarán:

(Visited 439 times, 1 visits today)

Deja un comentario